PREMIO LITERARIO AMAZON STORYTELLER 2020

Acabo de saber que las inscripciones para el Premio Literario Storyteller de Amazon estarán abiertas desde el 1 de Mayo hasta el 31 de Agosto de 2020. Picando encima de la imagen tenéis el enlace que os lleva a la página de información y supongo que de inscripciones.
El jurado está compuesto por escritores tan reconocidos como Isabel AcuñaJavier AznarFernando Gamboa y Blanca Miosi.
Sobre el 30 de Septiembre conoceremos los 5 finalistas y el ganador antes de fin de año.
Realmente no le envidio la labor a ese jurado, teniendo en cuenta que puede optar al concurso casi cualquiera y con cuantas obras quiera, y viendo lo que he visto en kindle, no se muy bien si no saldría corriendo si me propusieran formar parte. Aunque por otro lado, el placer de encontrar una perla entre tantas ostras igual compensa…

También quiero pensar que esa figura amplia de “El Patrocinador” (madre mía, casi merece ser un título), que presupongo son, aparte del Departamento correspondiente,  muchos curritos de Amazon leyendo de todo, se ocupará de filtrar un poco lo que llegue a los Exmos. miembros del Jurado… Me encantaría conocerle las tripas al sistema, como buena Virgo curiosa que soy…
El premio consta de 4.500 Euros, la posibilidad de publicar un audiolibro, y promoción en la plataforma a nivel nacional e internacional.
A cambio, el ganador cederá todos los derechos de primera publicación a Amazon, ofreciéndole un periodo de un mes para negociar “de buena fé” los términos y condiciones. No debe ser mal negocio con ese gigante que seguro hará una promoción a gran escala.
A los 5 finalistas les dan un Kindle Oasis y menciones en Amazon y medios. Los que no resulten finalistas pueden negociar con Amazon permanecer con ellos en exclusiva durante 30 días si el mismo Amazon se lo propone.
Realmente no lo veo mal, es un buen certamen para autores indies, noveles y aspirantes, aunque hay algunas cositas pequeñas que me chirrían un poquito leyéndolo todo pero supongo que es por mi desconocimiento del sector (aunque ando poniéndome al día, por mera curiosidad científica, no porque quiera escribir y publicar nada, qué pereza, yo con este aprendiz de blog alabando y criticando lo ajeno me sobro y basto – ríe la autora preguntándose cómo se reirá uno de forma aceptable por los amantes del buen castellano en un artículo – )
Me encantaría, gustaría, satisfaría hasta el infinito y más allá conocer la opinión de los autores sobre esta convocatoria. Cruzo los dedos para que alguno se pase por aquí, me lea y comente aunque sea de forma anónima.
Estaremos atentos a los participantes.
Con Dios, muchachos.

Yo de mayor quiero ser Buffy Cazavampiros

Quiero dedicar una entrada a esta icónica serie de Josh Whedon . Podría hacerlo con Firefly, su gran serie de culto, o elegir una de esas alabadísimas por la crítica y los seriéfilos como Breaking Bad o Los Soprano, dado el caracter semisesudo que está tomando últimante El Redondal.
Pero qué le vamos a hacer gente, en las más de las ocasiones soy básica y lúdica, y de mucho tiempo a esta parte me apetece ver Buffy Cazavampiros en bucle una vez al año. Si por eso soy menos culturalmente selecta que me quiten el grado, que de snob tengo poquito; soy más de noblesse oblige…
Aunque vosotros, que me estáis leyendo, si sois críticos de los buenos, no podréis negarme que tan “de culto” puede ser considerada Buffy como Firefly. Ha creado tendencia en el universo vampírico de ficción, y aunque es a priori una serie para adolescentes, va madurando con los personajes hasta convertirse en una para todos los públicos. No en vano existe todo un Buffyverso casi a la altura de los trekkies en la red. Ojo que he dicho casi; es imposible igualar a los trekkies.
La serie parte de donde acaba la película de 1992 Buffy la Cazavampiros , que cuenta en su elenco con actores como Donald Sutherland, Rutger Hauer, y hasta con el malogrado Luke Perry, el famoso Dylan de Sensación de Vivir.

Ya en 1997, Sarah Michelle Gellar toma el relevo a Kristy Swanson para dar vida a Buffy Summers, una jovencita de 15 años que ha sido designada como La Cazadora, destinada a destruir a todo vampiro que se le ponga por delante. Tras los acontecimientos narrados en la película, se muda con su madre a Sunnydale con la intención de llevar una vida normal, pero el bibliotecario de su nuevo instituto y  vigilante, Rupert Giles (Anthony Steward Head), le recuerda que el mal está presente y hay una Boca del Infierno en el pueblo, con lo que Buffy deberá retomar la lucha.
No lo hará sola, sino que contará con sus inseparables Scoobies (así llamados en referencia a la serie de detectives de dibujos animados del perrito Scooby-doo) Willow (Alyson Hannigan), Xander  (Nicholas Brendon) permanentemente, Cordelia (Charisma Carpenter) casi permanentemente hasta que se fué para coprotagonizar “Angel”, e incorporando en otras temporadas a la demonio Anya (Emma Caulfield), el hombre lobo Oz (Seth Green) o la bruja Tara (Amber Benson), de mayor o menor duración en la serie pero todos con un peso específico propio.
Buffy tiene dos amores que han creado verdaderos enfrentamientos entre los fans, ambos vampiros (hay un tercero, el soldado Riley, aunque muy intrascendente a mi modo de ver): Angel (David Boreanaz), que dejó la serie en la tercera temporada para hacer el Spin-off que lleva su nombre y es regularcita salvo cuando tiene crossovers con Buffy, y el fascinante Spike, interpretado por un soberbio y americanísimo James Marsters que obtuvo el papel por su capacidad para simular el acento británico. Con esa costumbre tan yanqui de juntar el nombre de los dos componentes de una pareja, se formaron dos equipos: el equipo Bangel y el equipo Spuffy. Aquí una incondicional de ese amor tan perverso y nada adolescente de Spuffy.
Hablar de 7 temporadas y todos los personajes que van pasando por ellas es imposible en un post, se necesitaría un blog entero, así es que aquí os dejo un Wikienlace para que os empapéis.
Quiero traeros algunas frases míticas de la serie y anécdotas de la misma, os aseguro que valen la pena:

Pasión. Está dentro de todos nosotros, durmiendo, esperando. Y aún sin desearlo, sin pedirlo, se desata, abre sus fauces y aúlla. Nos habla, nos guía. La pasión nos gobierna a todos y nosotros obedecemos. Que remedio nos queda. La pasión es la fuente de nuestros mejores momentos, la alegría de vivir, la claridad del odio y el éxtasis del dolor. A veces duele más de lo que podemos soportar. Si pudiéramos vivir sin pasión, tal vez encontraríamos algo de paz, pero estaríamos vacíos, habitaciones vacías, destartaladas y húmedas. Sin pasión, estaríamos realmente muertos.

(Monólogo de Angel)

¿Quién no está loco? Mirá a tu alrededor. Todos beben, fuman, se drogan, se hieren los unos a los otros o se machacan el cerebro porque ya no lo quieren. ¿Estoy loca? Cariño, yo soy la tuerta original del reino de los ciegos. Porque al menos admito que el mundo me vuelve loca.

¿Te parece muy viejo porque está en último año? ¡Por favor! Mi novio ya tuvo un bicentenario
(Buffy)

Lo que significa que seguimos siendo el pueblo favorito de los muertos en busca de parranda.
Yo me río cuando veo el peligro y luego me escondo hasta que desaparece
(Xander)
Y por último ¿Sabíais que…
– Charisma Carpenter, que interpreta a Cordelia, audicionó originalmene para el papel de Buffy?
– Desde la concepción de la serie, Whedon sabía que o Willow o Xander acabarían saliendo del armario. Al final, se decidió por Willow, que se convirtió en todo un referente al ser uno de los personajes LGTB más relevantes de aquellos años.
– La prótesis que se ponían los actores que actuaban como vampiros en la serie tardaba hora y media en colocarse
– Spike iba a morir en la segunda temporada, pero fué tal el éxito de su personaje que permaneció en el elenco principal.
– Nicholas Brendon tiene un hermano gemelo que participó en algún capítulo de la serie.
– Conseguir una audición en ‘Buffy’ era algo importante, aunque al final no te quedaras con el papel que querías. Si no, que se lo digan a Julie Benz, Mercedes McNab, Julia Lee o Elizabeth Anne Ellen, que hicieron la audición de para interpretar a ‘Buffy’ pero finalmente acabaron interpretando a otros papeles. Otro que lo intentó fue Nathan Fillion, uno de los actores fetiche de Josh Whedon, quien se presentó para el papel de Spike y no consiguió el papel, pero años después recibió el papel de Caleb. Otro caso interesante es el del papel de Anya, un personaje que en principio iba a aparecer solamente en dos episodios, y que por ello fue rechazado por una actriz. Emma Caufield fue la encargada de interpretarla, y gustó tanto que al final se convirtió en un personaje regular. A veces, quedarse con los restos merece la pena. (Fotogramas)
– En el capítulo musical, son los mismos actores los que cantan, dando un brillante resultado pese a que pocos de ellos sabían cantar y bailar.
– Tal fue la relevancia de ‘Buffy’ que se ha convertido en materia de estudio en numerosas universidades o centros de investigación, bajo el nombre de “Buffy studies”. Evidentemente, no en todas partes es considerada una disciplina académica, pero la serie ha sido estudiada desde diversas perspectivas, como la sociología, la psicología, la filosofía, estudios de género. Eso sin olvidarnos de su importancia en los campos de la cultura popular o los medios de comunicación.(Fotogramas)
Espero que os haya gustado este reencuentro nostálgico con Buffy ¿No os dan ganas de verla de nuevo?
Buenos días

El Met emite en ‘streaming’ la ‘Gala en casa’ que reúne a 40 estrellas de la ópera

Noticia copiada textualmente del estupendo blog Diario Lírico al que voy a suscribirme en cuanto acabe el post. Y mañana a las 19h00 que me olvide el mundo. Amantes de la Ópera, no vamos a vernos en una igual a no ser que seamos millonarios.

“La Metropolitan Opera House de Nueva York ofrecerá este sábado 25 de abril la ‘Gala en casa’ en ‘streaming’ en la que intervendrán 40 cantantes de ópera desde distintos lugares del mundo. El concierto, que podrá verse gratuitamente en la página web del coliseo a partir de las 19.00 horas españolas (las 13.00 horas locales), estará disponible durante 24 horas. El director general del teatro, Peter Gelb, y su director musical, Yannick Nézet-Séguin, serán los anfitriones de la gala desde sus casas de Nueva York y Montreal, respectivamente y entre los participantes se encuentran tenores como Roberto AlagnaJavier Camarena o Jonas Kaufmann, sopranos como Anna NetrebkoRenée Fleming o Sonya Yoncheva, la mezzosoprano Elīna Garanča, el barítono Bryn Terfel o el bajo René Pape.

La ‘Gala en casa’ forma parte de la campaña de recaudación de fondos ‘La voz debe ser escuchada’ del Met (‘The Voice Must Be Heard’) “para apoyar a la empresa y proteger su futuro”, iniciada tras la suspensión de la temporada por la crisis del coronavirus. Se da la circunstancia de que los artistas trabajarán desinteresadamente, a pesar de que el teatro ha despedido temporalmente a los trabajadores de su coro y orquesta, además de hacer recortes salariales al personal administrativo y de no pagar los contratos suspendidos de los solistas. Además, según denuncian algunos cantantes, ni el director general ni el director musical han recortado sus elevados salarios, algo que sí han hecho por ejemplo sus homólogos de la Ópera de Dallas, que los han reducido un 25% y que, a pesar de haber rescindido los contratos de los cuerpos estables del teatro, mantienen sus seguros de salud, imprescindibles en un país cuya Sanidad es mayoritariamente privada.
Los cantantes actuarán en directo desde sus hogares y transmitirán vía Skype a All Mobile Video, cuyo equipo se usa en las transmisiones de alta definición del Met a otros teatros durante la temporada. Algunos artistas que están pasando la cuarentena en pareja cantarán juntos: Netrebko y el tenor Yusif Eyvazov desde Viena; Alagna y la soprano Aleksandra Kurzak en Le Raincy, Francia; Terfel y Hannah Stone, la ex arpista oficial del príncipe Carlos de Gran Bretaña, en Gales; el tenor Stephen Costello y la violinista Yoon Kwon Costello en Nueva York; y la soprano Nicole Car y el barítono Etienne Dupuis en París. En el único fragmento pregrabado, el director musical del coliseo, Yannick Nézet-Séguin, interpretará una versión en piano de la meditación de ‘Thaïs’ de Massenet desde su apartamento en Montreal, con el concertino del Met, David Chan, desde Closter, Nueva Jersey.
La soprano estadounidense Nadine Sierra intervendrá desde Valencia, en la única actuación que se hará desde España. El marido de la cantante es valenciano y ambos viven en la capital del Turia. De trayectoria internacional, la soprano ha actuado en dos ocasiones en el Palau de les Arts, en los títulos ‘Don Pasquale’ de Donizetti, y ‘El sueño de una noche de verano’ de Britten. Además de los ya citados, el reparto de la gala incluye:
Ildar Abdrazakov (que cantará desde Moscú, Rusia),  Marco Armiliato (Lugano, Suiza), Jamie Barton (Atlanta, Georgia), Piotr Beczał (Zabnica, Polonia), Angel Blu (Alpone Nueva Jersey), Lawrence Brownlee (Niceville, Florida), Joseph Calleja (Mellieha, Malta), Javier Camarena (Zurich, Suiza), David Chan (Closter, Nueva Jersey), Anthony Roth Costanzo (Nueva York), Diana Damrau y Nicolas Testé (Orange, Francia), Michael Fabiano (Bonita Springs, Florida), Renée Fleming (Virginia), Elīna Garanča (Roga, Letonia), Christine Goerk (Teaneck, Nueva Jersey), Gunther Groissböck (Lugano, Suiza), Jonas Kaufmann (Munich, Alemania), Quinn Kelsey (Toronto, Canadá), Isabel Leonard (Nueva York), Ambrogio Maestri (Lugano, Suiza), Peter Mattei (Bromma, Suecia), Erin Morley (New Haven, Connecticut), Lisette Oropesa (Baton Rouge, Louisiana), René Pape (Dresde, Alemania), Ailyn Pérez y Soloman Howard (Chicago, Illinois), Matthew Polenzani (Pelaham, Nueva York), Anita Rachvelishvili (Tbilisi, Georgia), Golda Schultz (Baviera, Alemania), Elza van den Heever (Montpellier, Francia), Michael Volle (Berlín, Alemania) y Sonya Yoncheva (Ginebra, Suiza).
La página del teatro recoge donaciones, bien en este enlace o bien por mensaje de texto: “envíe un mensaje de texto con METOPERA al 44321 en Estados Unidos o al 1-917-999-0700 para otros países. Se aplican tarifas estándar de mensajes de texto.

Mi regalo del día del libro para vosotros

Me encantaría poder regalaros un libro a cada uno de vosotros (¡Pero querría la rosa! ¡Me encanta recibir la rosa de Sant Jordi!) No puedo, por la situación y porque hasta que la lotería de Navidad no quiera caer en mis manos andamos achuchaos.

Asi es que se me ha ocurrido leeros yo misma, grabándome como he sabido y con mi móvil, así a pelo, uno de mis poemas favoritos, Itaca de Constantino Cavafis, que nos recuerda los muchos viajes de nuestra vida, lo importante del camino y la llegada final.
Antes se me daban bien estas cosas, ahora bueno… se nota el óxido, pero tomadlo por favor como un regalo que os quiero hacer de corazón para conmemorar un día señalado y recordad que lo que cuenta es la intención

Itaca (pinchar aquí)

La Biblioteca de los Prodigios

Mi bienestar blogueroemocional… A ver, un momento… ¡Vaya por Dios Corrector del demonio, ya estamos subrayando en rojo los palabros que a mi me sale de mi santo moño componer, porque a ti te incomodan!… pues le dan énfasis a lo que quiero decir y pienso seguir haciéndolo aunque tú me empapes el escrito de rojo. Que lo sepas. Verás tú cuando te hable de la canteríademundos la que me lías… pero esa es otra historia.
A lo que iba, que me disperso. Mi bienestar blogueroemocional (quieto Corrector que te estoy mirando mal) me pedía postear esta entrada como contrapunto a La Biblioteca de los Horrores, pues no sería justo que la una existiera sin la otra.
Conste que no me desdigo de ninguna de las palabras que escribí entonces, pues sigo encontrando horrores que no menciono porque ni dignos son de ello.
Autocita (este post va a estar lleno de Autocosas me parece):

El 60% del contenido de lo que os ofrece Kindle unlimited es muy bueno, bueno o aceptable, tal vez por eso lo mantengo. Incluso descubro algunos autores que se autopublican, que están a la altura de los consagrados y a veces la sobrepasan con creces.

Desde que descubrí que La Librería del Señor Livingstone es autopublicada, es decir, que ninguna editorial lo quiso, siento que, desde mi poco alcance, debo echar una manita a aquellos autores a los que les rechazan obras que los lectores leeríamos con gusto sin dudas, con mucho más gusto que algunas que sí publican.
Les aplaudo el valor de creer en ellos mismos cuando saben que tienen algo bueno entre manos, e inician la aventura de autopublicarse. Como hizo Proust. Si si, como os lo cuento, Al grandísimo Marcel Proust le rechazaron tantas veces que terminó pagando para que le publicaran.
No solo a él, a William Faulkner le rechazaron el Santuario por impublicable. A James Joyce su Ulises, y más cercano, Harry Potter de Rowling fué rechazado 12 veces.  En este enlace podréis ver cuántos autores y obras consagradísimos fueron rechazados por mentes editoriales preclaras.
Asi es que la autora de este aprendiz de blog va a traeros aquí todo aquello que lee que cree que merece la pena, ya sea mediante entradas comunes como esta, o dedicadas a cada libro en concreto. Por el momento os cuento las que leí hace algún tiempo y ya no tengo tan frescas como para dedicarles un post, pero me dejaron huella y ganas de volver a leer al autor. Vamos con la primera entrega:
  • Esteban Navarro, escritor de novela negra policiaca del que ya os recomendé El Ajedrecista y aún tengo en mi lista de lecturas descargadas La marca del Pentágono. Si picáis en el enlace os llevará a su página de Amazon, y las críticas de los lectores de casi todas sus obras son muy buenas en general.
  • Jessica Galera Andreu, escritora de Fantasía Young Adult que muchos adultos no tan jóvenes apreciarán como si lo fueran. Su “canteríademundos” angélica (bueno va, los entendidos lo llamarían worldbuilding pero tanto anglicismo no es bueno para nuestra literatura, así es que ella, Rubén H. Ernand y yo hemos rebautizado el término). De su saga “Trece Tronos” iremos hablando por entregas en entradas aparte, porque ella lo vale.
  • Diana Buitrago Los vampiros de esta escritora de Fantasía Urbana son algo serio, original, bien escrito y que te dejan con ganas de seguir leyendo. Se entremezclan ratos “crepusculares” con ratos “stokerianos”, y curiosamente combinan bien. Su estilo narrativo es además impecable.
  • Joana Arteaga Si tengo que volver a leer romántica me quedo con ella. Sus Chicas de Bleeker Street, aunque la historia sea típica tópica, son adorablemente feelgood. Para pasar un buen rato sin más, pero el caso es que lo pasas.
  • R.M. André es algo serio en fantasía, tanto su Senda del Arquero como su Tierra de Bestias son libros para no perderse. Si yo fuera una editorial ya os digo si le publicaría, que cosas infinitamente peores han caído en mis manos bien encuadernaditas y famosas.
  • Rubén H. Ernand Le vamos a dejar aparte de momento que acabo de empezar. Y lo poco que he leído me gusta, vaya si me gusta.
Hasta aquí llegamos por hoy, pero prometo intentar una entrada mensual similar mínimo dedicada a los valientes autopublicadores que valen la pena a mi entender. Los que publicáis redacciones del sobrino rezad para que no os pille que ando con ánimos belicosos; pero claro, eso es hoy, mañana seguramente os ignore.
No olvidéis el paraguas si vais a sacar al perro que está cayendo la del pulpo. Para el perro digo, vosotros mojaos que da gusto.

Nadie muere en Wellington – Carmen Sereno

Hoy toca mi última incursión en romántica durante un tiempecito. Fantasía e Historia me echan de menos y me reclaman; dicen que me encuentran dispersa últimamente y que les va a costar abrirme la portada cuando vuelva a llamar. Bueno ya haré que me perdonen al volver de Wellington.
Aunque… pssssst ¿os cuento un secreto? Ahí voy: si la novela romántica actual es como “Nadie muere en Wellington” y no como Mividaenungloborosa, Llénamedewhatsappsonomeamas u otras calamidades semejantes, igual le vuelvo a dar una oportunidad un poquito más adelante, porque a ver, sabéis que idolatro a Austen y me encantan las Brönte, y claro, la romántica contemporánea suele andar muy lejos de satisfacer a esta austeniana de pro.
Pero si cambio el chip y dejo de buscar el siglo XIX en el XXI igual Emma Lavender y David Hunter desde Welly aportan a la parte rosada de mi cerebelo, esa que TODOS repito TODOS tenemos más o menos desarrollada, casi tanto como Catherine y Heathcliff desde Yorkshire (Discúlpeme Señora Brönte por

utilizarla de base para explicar mi argumento, salvando las distancias por supuesto. Valga como pago lo presente que está usted en el libro de Carmen Sereno).

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fué su portada. La encuentro preciosa, y aunque suene superficial una bonita portada es un buen reclamo para la atención. Lo segundo, que Australia y Nueva Zelanda son dos de mis asignaturas pendientes, así es que ver la suma de estos dos factores y

pensar  “tengo que leerla” fué todo uno. Me hubiera encantado tenerla en papel, pero dada la situación he tenido que conformarme con la versión digital.

Vamos con la Sinopsis de la Editorial

«Con él aprendí que el amor no se mide en tiempo, sino en intensidad.»
Noviembre de 1999, Londres. Emma lleva una existencia triste y anodina desde la muerte de sus padres, pero cuando la tragedia la golpea de nuevo, decide dar un giro a su vida y empezar de cero en Wellington, la ciudad más feliz del planeta. Allí conoce a David, el misterioso dueño de una pequeña cafetería que la ayudará a instalarse, aunque también esconde muchas cicatrices que lo atormentan.
¿Serán capaces Emma y David de dejar atrás los fantasmas del pasado y concederse una segunda oportunidad? La esperadísima nueva novela de la autora de Maldito síndrome de Estocolmo

No creo en eso de que los amores reñidos son los más queridos, sino los más necesitados de un terapeuta de pareja o de un buen divorcio express, pero claro, y voy a citarme a mi misma en otra entrada,

“Vais a encontrar el inicio, desarrollo y típica conclusión de novela romántica que trata sobre una relación tóxica, esa de la que huiríamos en la vida real pero en los libros queda bonito; porque siendo sinceros una relación sana no da para un alarde literario (qué hubiera sido de nosotros, los lectores, si Anna Karenina siguiera viviendo tranquila con su esposo o si Madame Bovary no se dejara llevar por sus instintos más primarios y atolondrados)”

Sin embargo adoro las historias de sanación mediante el amor, y eso es justo lo que vamos a vivir en esta novela, una mujer que huye de una vida que no le satisface, con una infancia marcada por la pérdida y cierto grado de sordidez ambiental, y un hombre aferrado al dolor de una tragedia, con claros indicios de sufrir estrés postraumático. Y mientras se van enamorando, van sanando sus heridas, hasta llegar al bendito y sano final feliz.
Todo ello ocurre mientras viajamos por Wellington y sus alrededores, y conocemos un poquito de la cultura maorí de la mano de la gran capacidad descriptiva de Carmen. Eso fué lo que me gustó de su saga Estocolmo y lo que corrobora en su nueva obra. El entorno adquiere tanta importancia como los mismos personajes, valor añadido importante para que sus páginas no ahoguen en almíbar.
No lo hacen. Si vais a leer romántica contemporánea, “Nadie muere en Wellington” es toda una opción, Sin ñoñerías. Eso sí, los protas son muy guapos, sobre todo él, lo que está bien porque, seamos sinceros, es más fácil soñar con Chris Hemsworth que con Billy Crystal.
Añadir por último que bajo mi punto de vista la evolución de Carmen en esta novela con respecto a la saga Estocolmo es más que notable.
  • Tapa blanda: 384 páginas
  • Editor: Chic; Edición: 1 (11 de marzo de 2020)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8417972110
  • ISBN-13: 978-8417972110

Cava dos fosas – Félix García Hernán

Os traigo un Novelón. Si, así, con mayúsculas. Una obra buena hasta decir basta. Narrativa impecable, argumento intachable, sólido y creíble, desarrollo de infarto, engancha como la que más. ¿Si la recomiendo? A ojos cerrados. Con un pero: contraindicada para “ánimos en estado de alarma” Y ese ha sido justo mi estado de ánimo durante la lectura.
Tal vez no esté hecha esa miel para la boca de esta asna, pues debo reconocer que la lectura de Cava dos fosas me ha producido sentimientos encontrados: por un lado quería abandonarla para dejar de pasarlo mal con los personajes; por otro pasaba páginas y páginas como una posesa a ver si al fin se solucionaba todo o simplemente conocer el desenlace.
No es lectura para pusilánimes, desde ya lo advierto. No se trata de que tenga una violencia física exacerbada, pues tiene la justa. Pero la violencia psíquica, la radiografía de un secuestro, esa si es, bajo mi punto de vista, brutal, de la que más duele y más huella deja. Si a ello le sumamos la maestría de Félix García Hernán para introducirnos en la mente y sensaciones de secuestradores y secuestrados, tenemos como resultado un cocktail molotov en forma de novela que no deja indiferente a nadie.

Sinopsis de la Editorial

Javier Gallardo, a sus cincuenta y cinco años, es uno de los comisarios de policía más respetados y brillantes del país. Sin embargo, desencantado, decide aislarse un tiempo en la Vall de Boí y replantearse su futuro en el cuerpo. Allí, mientras disfruta de este retiro, tendrá que enfrentarse a una oscura y reaccionaria forma del mal con la que se encaró recién salido de la academia y que marcó su carrera y su corazón para siempre.
Porque los inicios de Gallardo en el cuerpo, en una sociedad frágil que afrontaba sin ninguna garantía su transición hacia la democracia, no fueron fáciles. A fuerza de desengaños, pronto aprendió que el enemigo, a veces, estaba mucho más cerca de lo que podía imaginar. Treinta años después, sus adversarios, que ya creía sepultados, volverán con más inquina que nunca para saldar cuentas pendientes con un plan maquiavélico que atacará directamente a aquello que más le importa.
Con una tensión dramática digna de los mejores autores del género y una prosa directa y contundente, Félix García no da tregua al lector hasta la última palabra y lo sumerge en un viaje sin concesiones por las más oscuras trincheras del poder, para descubrir que treinta años no son suficientes para enterrar todos los demonios del pasado.
Yo viví mi primera juventud durante la transición, y reconozco a la perfección cada hecho narrado por el autor. Algunos, aunque son ficción, hasta puedo identificarlos con ciertos sucesos, quizá no tengan que ver. A los más jóvenes leer Cava dos fosas os puede resultar educativo para saber cómo se movían las instituciones y cuál era el ambiente por aquel entonces, pues García Hernán los plasma tal cual en la vida y obra de los protagonistas de la novela, Javier Gallardo y Diego de Arbeloa, así como en los “secundarios”

Sobre todo me ha llamado la atención la absoluta solvencia y credibilidad de unos personajes que se sostienen por sí solos, tan reales que no parecen materia de una ficción.

De nuevo, como parece ser usual en la novela negra según lo poco que he leído, pasado y presente saltan constantemente para hacernos entender con absoluta claridad el momento de la trama y por qué se llegó a ella, que en definitiva es la venganza psicótica y nunca mejor dicho, maquiavélica,  de un extremista de derechas contra el policía que lo encarceló.
¿Me ha gustado? Mmmmsssssnnnnioio ¿Me ha removido? Por completo. ¿Es buena? buenísima; no le pongo seis gatitos porque cinco es el máximo que contemplé. ¿Volveré a leer a Félix García Hernán? Pues me quedo con ganas de echarle el guante a Delfines de plata, pero sin dudas cuando esté más entera.
Tremendo el final, tremendo.

Por último gracias a las chicas de #SoyYincanera con las que siempre es un placer compartir Lectura Simultánea.

Páginas 352

Idioma Español

Año de publicación 2020

Numeración 103

ISBN 978-84-17847-45-6

Recomendación y pequeña entrevista con la autora: La Librería del señor Livingstone – Mónica Gutiérrez

Receta. Mezclamos los siguientes ingredientes batiéndolos bien hasta que adquieran la consistencia de una crema inglesa:

  • Un buen pedazo de arquitectura con encanto.
  • Un maduro gentleman victoriano (que no me oiga) entero de profesión librero.
  • Un niño superdotado entero con nombre de personaje de Dickens.
  • Una grácil e intuitiva arqueóloga barcelonesa entera que ha marchado a Londres a buscarse la vida como tantos españoles.
  • Una bella dama inglesa que sueña con publicar algo de Tolkien en su modesta editorial, en porciones generosas.
  • Media ancianita de rizos violetas y calcetines de pollitos ávida lectora.
  • Medio apuesto policía de Scotland  Yard.
  • Media joven británica muy amistosa.
  • Un cuarto de escocés malencarado pero bonachón.
  • Un cuarto de anciano sastre cegato.
  • Mitad de cuarto de escritor residente con querencia por las lámparas azules.
  • 100 gramos de abogada soberbia y 100 de aupair que ni está ni se la espera.
  • El manuscrito original del diario del Dr. Livingstone, supongo.
  • Muchos libros, pero muchos, sin escatimar, eso si de buena calidad.
  • Un puñado de conocimiento de lugares reseñables de Londres, especialmente pero no solo, de la City.
  • Una buena dosis de diálogos hilarantes y fino sentido del humor.
  • Una pizca de amor de pareja y mucho amor a la humanidad.
  • Otra de magia de la que existe, de esa que creamos los humanos cuando sabemos apreciar la belleza de la vida y que no precisa de varitas.

Las cantidades se miden por protagonismo bajo mi punto de vista, que después de todo cocino yo.

Removemos todo bien et voilà! tenemos La Librería del señor Livingstone leída. Durante el proceso, los vapores de cocción pueden provocar movimientos musculares bucales en forma de continua sonrisa, pero no hay que preocuparse, pues cuando esté listo, el resultado nos dejará el corazón ligero, feeling good.

Sinopsis, por si no he sido suficientemente explícita con la receta:

Agnes Martí es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood…Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

Os puedo asegurar que es la novela más deliciosa que he leído en mucho tiempo. Narrativa adorable. Ni un ápice de sufrimiento, sabes que cualquier situación imprevisible tendrá buenas consecuencias… Risas, muchas risas con las interacciones entre los personajes, y como muestra un botón:

 —Quiero escribirle una carta al profesor Gervase Fen —dijo sin preámbulos—, ¿sería tan amable de proporcionarme proporcionarme su dirección postal? Vive en Oxford.
(…)
—Señora Dresden, Fen es de ficción —advirtió el librero.

—No. Es de Oxford, estoy segura.

***

—A mí me parece un plan deleznable, ya te puedes imaginar —sonrió—. Mi abuela y la tía Prudence viven juntas en una casita en plena campiña, entregadas a sus tres pasiones: el bridge, la búsqueda de peregrinas excusas para despedir al jardinero que cuida de su pequeño cottage y los sombreros estrambóticos. Hasta la fecha han coleccionado unos veintidós.
—¿Sombreros?
—Jardineros.

En estos días de confinamiento es fácil encontrarte a los escritores en twitter. Encontré a Mónica, le eché cara y le pregunté. Además de contestarme me aclaró a qué se refiere el género feelgood que me traía tan de cabeza

LE : Mónica, disculpa que te moleste, primero gracias, conocí el libro por la iniciativa  del escritor invisible y me está encantando, de verdad ¿me contarías con tus palabras cómo surgió la idea del libro?
Mónica ; Hola, guapa. Claro, ninguna molestia. “La librería del señor Livingstone” es mi novela más personal hasta la fecha, quería que fuese un homenaje a toda la literatura que me gusta, como una pequeña historia que hiciese guiños a mi bagaje lector. El personaje del librero gruñón nació en un relato anterior y me gustaba tanto que me apetecía darle más recorrido. Añade a eso que estaba leyendo “Oliver Twist”, que me encanta Londres y que como buena lectora adoro las historias sobre librerías y ya tienes “La librería del señor Livingstone”.
 Hace años, tropecé con casualidad con el género feelgood en la figura de D. E. Stevenson y pensé que si me animaba a escribir novela sería feelgood. Para dramas realistas ya tenemos los telediarios, quería apostar por una literatura amable que me ayudase a desconectar del ruido.
Si tienes curiosidad los cuatro pilares de la novela feelgood son:
1. Final feliz
2. Evolución positiva del personaje protagonista como hilo principal. Puede haber historia de amor, pero no puede ser la trama principal porque sino sería novela romántica.
3. Ambientación y paisaje tan importantes como los personajes.
4. El punto dramático no puede ser una muerte
Igual me dejo algo, pero en términos generales es la línea que sigue Stevenson y todas mis novelas.

Yo me declaro adicta al género en tiempos difíciles ¿Y vosotros? Leedlo y me decís.

Ahora una bronca para las editoriales : ¡No tenéis gusto! ¡Pero si esta novela es una joyita de las raras! ¿Cómo ha tenido que autopublicarse?… con lo que sacáis a veces, que no pedimos que nos devolváis el dinero porque nos pilláis lejos, pero no por ganas…

Podéis encontrarla en Amazon kindle

  • Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform (19 de octubre de 2017)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1977843077
  • ISBN-13: 978-1977843074

Algunas palabras. 112 MicroRelatos – Sonia López Diaz

Hace unos pocos días, Sonia, So Sunny, me hizo llegar sus 112 microrrelatos.
Y me he encontrado con algo que podríamos definir con el título de uno de sus relatos: su “Teatro mágico”. Sentimientos íntimos plasmados en una bella prosa con tintes de poema. Textos sobre el amor, la pérdida, la redención y la superación, amargos algunas veces, descarnados otras, sensuales y optimistas siempre.
Sonia es cordobesa criada en Alemania, pero su estilo tiene toques centroamericanos. Salvando las distancias, su forma de escribir me recuerda un poco a una Gioconda Belli de la New Age.
Si no os  gusta o no estáis acostumbrados a leer poesía, probad la prosa poética de So Sunny. Aligera el espíritu.
Os dejo una muestrecita que me ha encantado:

Me imagino contigo pegando salticos por la muralla china y tomando pizza en el coliseo romano, volcando la torre de Pisa. Me imagino jugando al escondite contigo en las ruinas del Machu Picchu, enredándonos en el laberinto de la pirámide de Keops y escuchando una fabulosa ópera en Sidney, me imagino cautivándote y seduciéndote por las calles de la Judería y la Mezquita en Córdoba.

Editorial Aliar Ediciones
Disponible en Kindle unlimited

El día que dejó de nevar en Alaska – Alice Kellen

Si si chicas y chicos con el corazón tierno, os estoy trayendo otra novelita romántica  de las de “chicamonaacomplejada”, “chicoquetemueres” al verlo con abdominales de infarto… en fin, los ingredientes básicos de toda novela rosa que se precie. Pero esta vez confieso que me ha dejado con una sonrisilla en la boca porque, al contrario que muchas, empieza de base con dos personajes rotos, que van recomponiéndose y sanándose a sí mismos hasta llegar ¡a una relación sana! Y eso, lectores acostumbrados a las Anastasias, los Christians y derivados, es un antídoto a los litros de toxicidad que empapan tantas páginas de este género.
Así pues, tenía que reseñar y recomendar esta obrita, ya que, si como yo, buscáis estos días algo que os aligere la cabeza de tanta tragedia,  algo… como diría, como comerse una palmera de chocolate tras unos días de aburrida dieta saludable, “El día que dejó de nevar en Alaska” es una lectura más que recomendada. Sin más pretensiones.
Tiene un valor añadido importante además: la narrativa de Alice es ágil, fresca, nada repetitiva y suficientemente descriptiva como para trasladarte a los hielos de Alaska por un ratito y dejarte vislumbrar, sin excesiva profundidad pero bastante para hacerse una idea, sus paisajes, tradiciones y cultura.

La leí en unas 3 horas aproximadamente. Vamos con el argumento :
Heather llega a Inovik Lake destrozada, huyendo de una vida problemática en San Francisco. Abandona a su familia para no dañarla más, pues como adolescente conflictiva dada a los excesos ha cometido algunos errores. Escoge el lugar casi al azar, simplemente porque adora un poster de Alaska que decora su habitación, un lago, montañas y un oso.
Nada más llegar conoce a Caos, un simpático pero rebelde cachorro de husky, y a John, anciano criador  y entrenador de perros para trineos. Y con ellos, y otros peculiares habitantes del pueblo de raíces inuit, comienza su proceso de autoconocimiento y autosanación.
Nilak llegó tres años antes. Es huraño, antisocial, y guapo, muy guapo, de presencia imponente. Regenta junto con Seth el bar en el que trabajará Heather.
Por supuesto parecen no soportarse, típico tópico del género, pero se van descubriendo el uno al otro poco a poco y junto con ellos vamos conociendo las tragedias acontecidas en sus vidas, que les han llevado a romperse y encontrarse en ese lugar remoto. Y mientras hablan, se relacionan, comparten y se enamoran, van curándose el uno al otro hasta llegar a su final feliz como adultos emocionalmente sanos. Y se lo merecen, es bello leer el proceso. Cuando llegas al epílogo sonríes y por unos momentos subes a la nube de colores que te producen las endorfinas que la novela ha conseguido generarte.
Algo que me ha gustado muchísimo es que no solo Heather y Nilak son los pilares de la novela; tambien lo es Caos, el Husky que se entrega a Heather sin condiciones. Es tan, tan bonito vivir la relación entre humana y perro como la relación amorosa entre los protagonistas. O incluso más. Alice describe tan bien el poder sanador de una relación humano-animal que me ha hecho querer reseñar su novela y compartirla con vosotros.
Que os aproveche.

Editorial : Titania
Disponible en Kindle entre otros

Ficha técnica

ISBN:
978-84-16327-39-3
Publicación:
09/10/2017
Estado:
Publicado
Encuadernación:
Rústica con solapas
Formato:
150 x 225
Páginas:
352
Colección:
Código BIC:
FR Narrativa romántica
Código BISAC:
FIC027000 FICTION / Romance / General

El Ajedrecista – Esteban Navarro

En estos días de aislamiento, en los que Twitter está más activo que nunca, he tenido ocasión de “conocer” a autores desconocidos para mí, que no para el gran público (el autor del libro que reseño tiene unos cuantos premios y es considerado de los mejores en su género). Ya sabéis todos de mi escasa querencia hacia la novela negra, con la que he sido muy prejuiciosa.
La #Yincanera Ana, mi mentora en estas lides, me está introduciendo en el género, así es que he abierto la mente y me he encontrado a Esteban Navarro, que ofrece de vez en cuando poder descargar sus obras en kindle de forma gratuíta o por lo que cuesta ese café que en estos días no tomamos.
Tuve la suerte de descargar así “El Ajedrecista”, una novela negra policíaca que os hará pasar un buen rato y conocer un poco más los intríngulis de la policía española, no en vano Navarro fué agente entre 1994 y 2018, por lo que (a veces lamentablemente, ya me comprenderéis cuando leáis la novela) se aprecia que conoce en profundidad aquello de lo que trata.
Lo primero que debéis saber nos lo avisa el propio autor mediante una cita del cineasta Jean-Luc Godard en el inicio:

‘Una historia debe tener un comienzo, un medio y un fin, pero no necesariamente en ese orden’.

Vamos, como siempre, con la sinopsis:

Un matrimonio de recién casados adquiere un piso de segunda mano. En el trastero hay pertenencias del propietario, fallecido diez años atrás, y la intermediaria de la venta (una amiga de la actual propietaria) les dice que una vez adquieran el piso se pueden deshacer de esos efectos.Antes de cerrar el trato les hace un suculento descuento con una única condición: tendrán que conservar el baúl de tres cerrojos que hay en el trastero hasta que la propietaria (que reside en una residencia de ancianos) fallezca.

Eso le dijeron los dioses a Pandora: no abras esta caja… y llegaron los males al mundo.

Sergio, un policía nacional recién destinado a Mataró, y su mujer, Ángela, compran un piso cuyo bloque fué construído por el propietario del mismo piso que ellos compran, Anselmo Calenda, para pasar sus últimos años de vida con Aurora, su mujer. No es excesivamente grande, pero tiene un trastero de quince metros cuadrados, en el que se encuentran un baúl de tres cerrojos que no pueden abrir hasta que muera Aurora.
Al cerrar el trato, por un precio más que ventajoso, Sergio y Ángela averiguan que Calenda murió diez años antes en el trastero, cuando una estantería le cayó encima. Realmente ¿le cayó o se la tiraron?
No os desvelo demasiado, pues Navarro nos lo cuenta casi al inicio de la novela, que efectivamente no fué un accidente sino un crimen, perpetrado por la sobrina del anciano Anselmo, Rita, personaje fascinante donde los haya.
Creo que es de las pocas veces en que “voy con el malo”, con la mala en este caso, aunque tengo que usar ese dicho tan manido de que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos, y de hecho si un carácter del libro me enamora, es la asesina.
Partiendo de esa premisa, Navarro nos enloquece un poco con saltos de tiempo, haciéndonos viajar del presente al pasado y de nuevo al presente en cada capítulo, recorriendo la vida y la trayectoria de todos los implicados en la trama. Y aunque no soy partidaria de este estilo, pues prefiero la narración de línea continuada en el tiempo, debo reconocer que es absolutamente necesario para saber las motivaciones de cada quién, y qué los ha llevado a la situación que nos ocupa.
Y de fondo, casi siempre físicamente ausente pero constantemente presente como un vigía intuído, esa figura inquietante del Ajedrecista, un autómata del siglo XVIII con un solo brazo, capaz de jugar partidas de ajedrez.
El final se vislumbra en los últimos capítulos, aunque debo confesar que el último ha conseguido dejarme algo atónita. Yo esperaba que… creía que… en fin, tendréis que leerlo para saberlo.
  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 1537 KB
  • Longitud de impresión: 241
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B0826Z9F14
  • ISBN: 9781670264602
  •  
  • Navarro, Esteban. EL AJEDRECISTA (Spanish Edition) . Publisher. Edición de Kindle. 

No voy a olvidarte Aute

Vaya racha negra. No voy a olvidarte Aute, mira que eres canalla, te has ido, nos has dejado sin tu latido hoy antes de las cuatro y diez. Viví mi duelo con tus cinco minutos, me bebí la belleza en tus letras, sentí cómo amaste con alevosía, anda, que siento que te estoy perdiendo. Lástima Luis, que Las Musas cuiden tu Alma

Fuiste una parte importante de la BSO de mi vida. Vivirás mientras viva. Que la tierra te sea propicia (Espero no tener que escribir esto otra vez en un tiempo)

Yo quiero bailar un slow with you tonight,  mi trovador de los tiempos modernos