La Biblioteca de los Prodigios

Mi bienestar blogueroemocional… A ver, un momento… ¡Vaya por Dios Corrector del demonio, ya estamos subrayando en rojo los palabros que a mi me sale de mi santo moño componer, porque a ti te incomodan!… pues le dan énfasis a lo que quiero decir y pienso seguir haciéndolo aunque tú me empapes el escrito de rojo. Que lo sepas. Verás tú cuando te hable de la canteríademundos la que me lías… pero esa es otra historia.
A lo que iba, que me disperso. Mi bienestar blogueroemocional (quieto Corrector que te estoy mirando mal) me pedía postear esta entrada como contrapunto a La Biblioteca de los Horrores, pues no sería justo que la una existiera sin la otra.
Conste que no me desdigo de ninguna de las palabras que escribí entonces, pues sigo encontrando horrores que no menciono porque ni dignos son de ello.
Autocita (este post va a estar lleno de Autocosas me parece):

El 60% del contenido de lo que os ofrece Kindle unlimited es muy bueno, bueno o aceptable, tal vez por eso lo mantengo. Incluso descubro algunos autores que se autopublican, que están a la altura de los consagrados y a veces la sobrepasan con creces.

Desde que descubrí que La Librería del Señor Livingstone es autopublicada, es decir, que ninguna editorial lo quiso, siento que, desde mi poco alcance, debo echar una manita a aquellos autores a los que les rechazan obras que los lectores leeríamos con gusto sin dudas, con mucho más gusto que algunas que sí publican.
Les aplaudo el valor de creer en ellos mismos cuando saben que tienen algo bueno entre manos, e inician la aventura de autopublicarse. Como hizo Proust. Si si, como os lo cuento, Al grandísimo Marcel Proust le rechazaron tantas veces que terminó pagando para que le publicaran.
No solo a él, a William Faulkner le rechazaron el Santuario por impublicable. A James Joyce su Ulises, y más cercano, Harry Potter de Rowling fué rechazado 12 veces.  En este enlace podréis ver cuántos autores y obras consagradísimos fueron rechazados por mentes editoriales preclaras.
Asi es que la autora de este aprendiz de blog va a traeros aquí todo aquello que lee que cree que merece la pena, ya sea mediante entradas comunes como esta, o dedicadas a cada libro en concreto. Por el momento os cuento las que leí hace algún tiempo y ya no tengo tan frescas como para dedicarles un post, pero me dejaron huella y ganas de volver a leer al autor. Vamos con la primera entrega:
  • Esteban Navarro, escritor de novela negra policiaca del que ya os recomendé El Ajedrecista y aún tengo en mi lista de lecturas descargadas La marca del Pentágono. Si picáis en el enlace os llevará a su página de Amazon, y las críticas de los lectores de casi todas sus obras son muy buenas en general.
  • Jessica Galera Andreu, escritora de Fantasía Young Adult que muchos adultos no tan jóvenes apreciarán como si lo fueran. Su “canteríademundos” angélica (bueno va, los entendidos lo llamarían worldbuilding pero tanto anglicismo no es bueno para nuestra literatura, así es que ella, Rubén H. Ernand y yo hemos rebautizado el término). De su saga “Trece Tronos” iremos hablando por entregas en entradas aparte, porque ella lo vale.
  • Diana Buitrago Los vampiros de esta escritora de Fantasía Urbana son algo serio, original, bien escrito y que te dejan con ganas de seguir leyendo. Se entremezclan ratos “crepusculares” con ratos “stokerianos”, y curiosamente combinan bien. Su estilo narrativo es además impecable.
  • Joana Arteaga Si tengo que volver a leer romántica me quedo con ella. Sus Chicas de Bleeker Street, aunque la historia sea típica tópica, son adorablemente feelgood. Para pasar un buen rato sin más, pero el caso es que lo pasas.
  • R.M. André es algo serio en fantasía, tanto su Senda del Arquero como su Tierra de Bestias son libros para no perderse. Si yo fuera una editorial ya os digo si le publicaría, que cosas infinitamente peores han caído en mis manos bien encuadernaditas y famosas.
  • Rubén H. Ernand Le vamos a dejar aparte de momento que acabo de empezar. Y lo poco que he leído me gusta, vaya si me gusta.
Hasta aquí llegamos por hoy, pero prometo intentar una entrada mensual similar mínimo dedicada a los valientes autopublicadores que valen la pena a mi entender. Los que publicáis redacciones del sobrino rezad para que no os pille que ando con ánimos belicosos; pero claro, eso es hoy, mañana seguramente os ignore.
No olvidéis el paraguas si vais a sacar al perro que está cayendo la del pulpo. Para el perro digo, vosotros mojaos que da gusto.

Publicado por

La Eremita

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces (Alicia en el País de las Maravillas). Solo que soy más Sombrerero Loco que Alicia.

19 respuestas a “La Biblioteca de los Prodigios

  1. Creo que partes de una premisa errónea, ya que muchos de los autores que autopublican lo hacen porque no quieren publicar con editorial, o bien ese libro en concreto (hay autores que navegan en los dos mares, es decir, editorial y autopublicación) o bien todos sus libros, para así controlar el proceso. Coincido contigo en que La librería del señor Livingstone es una maravilla, como todo lo que escribe Mónica.Un abrazo, y a seguir descubriendo lecturas

    Me gusta

  2. Buenos días carmen. Gracias por tu comentario. Anda no sabía que la auopublicación pudiera ser por elección… siempre he tenido la idea de que contar con el paraguas de una editorial en cuanto a costes de edición y promoción era lo óptimo ¿Qué razones a parte del rechazo pueden llevar a un autor a optar por la autopublicación? Me encantaría saberlo. Un abrazo y gracias por descubrirme algo nuevo, estoy aún aprendiendo a andar en este mundillo.

    Me gusta

    1. En mi caso, que pertenezco al mundo editorial desde hace veinte años: trabajo para ellos. Y eso acabó con todas mis ilusiones y casi destruyó mi vocación, porque cuando comencé era inocente y creía en la literatura, pero una editorial vende libros como si fueran salchichas y la labor del editor consiste en convertir un libro malo en uno digerible y uno bueno en comercial. Todo lo que sea mínimamente original se recorta y se publica auténtica bazofia porque se sabe que va a vender.
      Yo jamás he enviado un manuscrito a una editorial. Primero, porque me pagan los garbanzos y no hay que mezclar trabajo y placer. No puedes quemar tus contactos; los necesitas para que te den de comer. Segundo, porque lo he visto desde el otro lado. Y, francamente, no me ha gustado. No quiero estar ahí.
      La autopublicación fue la ventanita que me permitió volver a creer en la literatura. No vendo gran cosa ni me interesa. No hago publicidad. No tengo página web ni redes sociales. Escribo, lo subo y me olvido. La gente lo lee si le apetece. Tengo pocos libros a la venta y me dan unos 100 euros al mes. Ya es más de lo que me pagaría una editorial convencional, que se nos olvida lo poquísimo que gana un escritor en España al margen de los veinte superventas. Esto no da para comer. Tampoco es eso lo importante.
      Naturalmente, uso pseudónimo para escribir.
      Y como yo, supongo que muchos otros.

      Le gusta a 1 persona

      1. Muchas, muchísimas gracias por dejar tu opinión aquí Anónimo. Realmente me faltaba conocer la postura de Editoriales y la voy teniendo clara… si alguien que trabaja en una editorial elige autopublicarse realmente veo por dónde pueden ir los tiros. Fijate, ya hace algún tiempo que escribí esta entrada y cada vez estoy más convencida de que puedo encontrar cosas tan buenas o más que en las editorializadas. Solo tengo que hacer el esfuerzo de buscar un poquito más porque ciertamente hay de todo.

        Entiendo que una editorial es un negocio y tiene que sobrevivir, y no voy a dejar de consumir productos de editorial, pero ¿ves? casi me reafirmas en lo que empiezo a tener cada vez más claro: un indie no ha de seguir una línea editorial, con lo cual artísticamente es tal vez más “pura” puesto que no tiene que adaptarse a criterios comerciales si el autor no lo desea.

        Muy esclarecedor tu comentario, de nuevo te doy las gracias

        Me gusta

        1. Ojalá bastara con buscar un poquito… es una selva. En autoedición sucede exactamente lo mismo que en edición: la mayor parte de lo que se publica es malo o muy malo. Y Unlimited está lleno de erótica y romántica que parece redactada por bots, nefastísima, y alcanza tranquilamente los primeros puestos porque se descarga y se mira aunque no se lea, pero entierra todo lo demás en muchas categorías. Esto es especialmente llamativo en algunas subcategorías de fantasía, donde casi todo es novela de sonrojos y turgencias y no debería, que hay categorías propias para romántica. Pero lo meten ahí para que se vea y se venda, y Amazon no hace nada.

          Te recomiendo buscar por palabras clave, por temática y por las recomendaciones de “los clientes también compraron”. No te quedes en la lista de más vendidos. Es buena idea echar un vistazo a los que ponen gratuitos: hay mucha mierda, pero también tesoros, porque suele ser el único sistema de promoción de los que no se promocionan jamás. Las descargas, si son muchas, te meten en lista de más vendidos y eso da lecturas posteriormente, si no se reciben votos negativos, claro. Es inteligente no confiar gran cosa en los votos. He visto novelas magníficas con un único voto negativo porque el lector esperaba encontrar porno… Inmediatamente el libro queda enterrado por el algoritmo, que penaliza cada venta y le costará el cuádruple entrar en lista; solo aparecerá en búsquedas. Con suficientes votos positivos cada descarga vale más puestos y una sola venta te puede llevar a lo más alto de la lista. Sí, una sola venta. Comprobado. Por eso hay una mafia considerable de compra de opiniones. Es todo un mundo; uno muy asquerosito si lo que te interesa es vender y ganar mucho. Si te da igual, es hasta divertido, por lo que tiene de esperpéntico. Para la máquina, cinco estrellas significa “todo correcto”, cuatro estrellas supone que “algo ha ido mal con el producto” y tres estrellas es un voto negativo; no en vano suelen destacarlo en “principal opinión crítica”.

          Amazon no es la panacea. Amazon es el mal. Exactamente igual que todas las editoriales. Todos buscan lo mismo: dinero. Pero sí es cierto que gracias a Unlimited te leen desconocidos y el sistema te paga 0,005 céntimos (sí, con dos ceros) por cada página que pasa un lector. Pues bueno.

          Yo los únicos libros que compro de editorial son los clásicos. Ahí quiero un editor crítico que haga anotaciones y sobre todo quiero un traductor profesional. Para autores vivos en lengua española prefiero leer en crudo. Si su prosa es tan mala que el libro necesitaría corrector ortotipográfico, corrector de estilo, corrector de contenido y editor, cierro el libro. Si la novela que leo tiene más responsables que una película me gustaría ver sus nombres ahí. Y nunca salen… Es bastante sangrante cuando todos esos puestos de trabajo los cubre la misma persona gracias a los recortes: un puñetero free-lance, autónomo, que paga un pastón al mes por trabajar, colabora con más de veinte editoriales, no le da la vida, declara trimestralmente y cobra miserias, y ese, ese y no otro, es el auténtico coautor, y más que coautor, cuando el original era nefasto y prácticamente se ha reescrito. Es lo que hay… y eso, en las editoriales buenas que se molestan en corregir porque les da vergüenza. En las malas sale la piltrafa prácticamente tal cual. Si se va a vender igual porque Fulanito tiene muchos seguidores, qué más da.

          Un saludo.

          Le gusta a 1 persona

          1. En todas partes cuecen habas ya veo… no tengo muy claro si me gusta conocer los entresijos del mundillo literario visto lo visto… Menos mal que cuando leo un buen libro éste sigue teniendo la capacidad de hacer que me olvide del mundo y sus corruptelas 😉

            Me gusta

  3. Gracias Pedro! Luego me paso a echar un vistazo tranquilamente 🙂 La verdad es que tenéis valor. Me sigue llamando la atención eso de, por elección, decidir no contar con el apoyo editorial, que debe ser importante ¿no? A ver si alguien que se pase por aquí me lo explica y entiendo un poco más el mundillo. Es curiosidad, no tengo intención de publicar nada de nada (ni imaginación para ello), libre Dios a la buena gente de eso jajaja.

    Me gusta

  4. Estoy anonadada con tu blog Pedro. Es para leer despacio, y primero tu novela. Me la voy a guardar para cuando acabe Las Cenizas de Hispania, pues es como su continuación natural, ya que acaba en los godos y tú pareces empezar desde ahí. Me ha encantado. A quien le interese, en mis blogs favoritos, en la barra lateral, encontrareis el enlace al blog de Pedro. Vale la pena

    Me gusta

  5. Pues después de llegar a tu blog por casualidad, me alegra saber que no soy tan rara.Soy muy proautopublicación. Existen muchísimos autores abocados a autopublicarse porque algunos tienen un talento innato que para sí quisieran algunos consagrados.Te recomiendo muy mucho \”Nina\” de Emilio Casado y cualquiera de Myriam Millán o de Alicia G. García.Encantada de haberte encontrado.

    Me gusta

  6. Hay autopublicados por convicción y otros por necesidad, coincido contigo, hay sutopublicsdos que Dan sopas con hondas a algunos consagrados, otros no tanto. Te leo, que me rio mucho con tus entradas y tus \”palabros\” son lo más. 😘

    Me gusta

  7. El autocorrector debería estar prohibido, ¿qué sería de nosotras si le hiciésemos caso? Bueno, aguantar que nos emborronen lo que escribimos y poco más. A lo que iba, el mundo autopublicación es muy complejo, porque te puedes encontrar muchos truños de tronío, pero también hay mucho mirlo blanco. Es verdad que empezar cuestas mucho, pero también, con paciencia, los buenos afloran. O eso quiero creer.Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s