Yo de mayor quiero ser Buffy Cazavampiros

Quiero dedicar una entrada a esta icónica serie de Josh Whedon . Podría hacerlo con Firefly, su gran serie de culto, o elegir una de esas alabadísimas por la crítica y los seriéfilos como Breaking Bad o Los Soprano, dado el caracter semisesudo que está tomando últimante El Redondal.
Pero qué le vamos a hacer gente, en las más de las ocasiones soy básica y lúdica, y de mucho tiempo a esta parte me apetece ver Buffy Cazavampiros en bucle una vez al año. Si por eso soy menos culturalmente selecta que me quiten el grado, que de snob tengo poquito; soy más de noblesse oblige…
Aunque vosotros, que me estáis leyendo, si sois críticos de los buenos, no podréis negarme que tan “de culto” puede ser considerada Buffy como Firefly. Ha creado tendencia en el universo vampírico de ficción, y aunque es a priori una serie para adolescentes, va madurando con los personajes hasta convertirse en una para todos los públicos. No en vano existe todo un Buffyverso casi a la altura de los trekkies en la red. Ojo que he dicho casi; es imposible igualar a los trekkies.
La serie parte de donde acaba la película de 1992 Buffy la Cazavampiros , que cuenta en su elenco con actores como Donald Sutherland, Rutger Hauer, y hasta con el malogrado Luke Perry, el famoso Dylan de Sensación de Vivir.

Ya en 1997, Sarah Michelle Gellar toma el relevo a Kristy Swanson para dar vida a Buffy Summers, una jovencita de 15 años que ha sido designada como La Cazadora, destinada a destruir a todo vampiro que se le ponga por delante. Tras los acontecimientos narrados en la película, se muda con su madre a Sunnydale con la intención de llevar una vida normal, pero el bibliotecario de su nuevo instituto y  vigilante, Rupert Giles (Anthony Steward Head), le recuerda que el mal está presente y hay una Boca del Infierno en el pueblo, con lo que Buffy deberá retomar la lucha.
No lo hará sola, sino que contará con sus inseparables Scoobies (así llamados en referencia a la serie de detectives de dibujos animados del perrito Scooby-doo) Willow (Alyson Hannigan), Xander  (Nicholas Brendon) permanentemente, Cordelia (Charisma Carpenter) casi permanentemente hasta que se fué para coprotagonizar “Angel”, e incorporando en otras temporadas a la demonio Anya (Emma Caulfield), el hombre lobo Oz (Seth Green) o la bruja Tara (Amber Benson), de mayor o menor duración en la serie pero todos con un peso específico propio.
Buffy tiene dos amores que han creado verdaderos enfrentamientos entre los fans, ambos vampiros (hay un tercero, el soldado Riley, aunque muy intrascendente a mi modo de ver): Angel (David Boreanaz), que dejó la serie en la tercera temporada para hacer el Spin-off que lleva su nombre y es regularcita salvo cuando tiene crossovers con Buffy, y el fascinante Spike, interpretado por un soberbio y americanísimo James Marsters que obtuvo el papel por su capacidad para simular el acento británico. Con esa costumbre tan yanqui de juntar el nombre de los dos componentes de una pareja, se formaron dos equipos: el equipo Bangel y el equipo Spuffy. Aquí una incondicional de ese amor tan perverso y nada adolescente de Spuffy.
Hablar de 7 temporadas y todos los personajes que van pasando por ellas es imposible en un post, se necesitaría un blog entero, así es que aquí os dejo un Wikienlace para que os empapéis.
Quiero traeros algunas frases míticas de la serie y anécdotas de la misma, os aseguro que valen la pena:

Pasión. Está dentro de todos nosotros, durmiendo, esperando. Y aún sin desearlo, sin pedirlo, se desata, abre sus fauces y aúlla. Nos habla, nos guía. La pasión nos gobierna a todos y nosotros obedecemos. Que remedio nos queda. La pasión es la fuente de nuestros mejores momentos, la alegría de vivir, la claridad del odio y el éxtasis del dolor. A veces duele más de lo que podemos soportar. Si pudiéramos vivir sin pasión, tal vez encontraríamos algo de paz, pero estaríamos vacíos, habitaciones vacías, destartaladas y húmedas. Sin pasión, estaríamos realmente muertos.

(Monólogo de Angel)

¿Quién no está loco? Mirá a tu alrededor. Todos beben, fuman, se drogan, se hieren los unos a los otros o se machacan el cerebro porque ya no lo quieren. ¿Estoy loca? Cariño, yo soy la tuerta original del reino de los ciegos. Porque al menos admito que el mundo me vuelve loca.

¿Te parece muy viejo porque está en último año? ¡Por favor! Mi novio ya tuvo un bicentenario
(Buffy)

Lo que significa que seguimos siendo el pueblo favorito de los muertos en busca de parranda.
Yo me río cuando veo el peligro y luego me escondo hasta que desaparece
(Xander)
Y por último ¿Sabíais que…
– Charisma Carpenter, que interpreta a Cordelia, audicionó originalmene para el papel de Buffy?
– Desde la concepción de la serie, Whedon sabía que o Willow o Xander acabarían saliendo del armario. Al final, se decidió por Willow, que se convirtió en todo un referente al ser uno de los personajes LGTB más relevantes de aquellos años.
– La prótesis que se ponían los actores que actuaban como vampiros en la serie tardaba hora y media en colocarse
– Spike iba a morir en la segunda temporada, pero fué tal el éxito de su personaje que permaneció en el elenco principal.
– Nicholas Brendon tiene un hermano gemelo que participó en algún capítulo de la serie.
– Conseguir una audición en ‘Buffy’ era algo importante, aunque al final no te quedaras con el papel que querías. Si no, que se lo digan a Julie Benz, Mercedes McNab, Julia Lee o Elizabeth Anne Ellen, que hicieron la audición de para interpretar a ‘Buffy’ pero finalmente acabaron interpretando a otros papeles. Otro que lo intentó fue Nathan Fillion, uno de los actores fetiche de Josh Whedon, quien se presentó para el papel de Spike y no consiguió el papel, pero años después recibió el papel de Caleb. Otro caso interesante es el del papel de Anya, un personaje que en principio iba a aparecer solamente en dos episodios, y que por ello fue rechazado por una actriz. Emma Caufield fue la encargada de interpretarla, y gustó tanto que al final se convirtió en un personaje regular. A veces, quedarse con los restos merece la pena. (Fotogramas)
– En el capítulo musical, son los mismos actores los que cantan, dando un brillante resultado pese a que pocos de ellos sabían cantar y bailar.
– Tal fue la relevancia de ‘Buffy’ que se ha convertido en materia de estudio en numerosas universidades o centros de investigación, bajo el nombre de “Buffy studies”. Evidentemente, no en todas partes es considerada una disciplina académica, pero la serie ha sido estudiada desde diversas perspectivas, como la sociología, la psicología, la filosofía, estudios de género. Eso sin olvidarnos de su importancia en los campos de la cultura popular o los medios de comunicación.(Fotogramas)
Espero que os haya gustado este reencuentro nostálgico con Buffy ¿No os dan ganas de verla de nuevo?
Buenos días

2 comentarios

  • Y a mí que nunca me enganchó esta serie… Ni Breaking bad… Y Los soprano es que no he visto ningún episodio. Pero en algún momento me animaré.Besotes!!!

    Me gusta

  • Argh calla pienso en Breaking Bad y me da repeluco, seguro que cuando me ponga a verla me daré de leches por tonta porque debe ser muy buena pero es que la temática a priori me rechina. Tienes que ver Sense8, me parece que le voy a dedicar una entrada, es espectacular

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s