Las 1001 Noches – Anónimo

Tengo tanto, tanto calor, que no paro de sentirme en el desierto. Aunque es curioso; cuando estuve en el Sahara no recuerdo que me sobrara para nada un jersey negro jaspeado sobre camiseta y vaqueros… he estado en Moscú a 20 grados bajo cero y sin embargo el frío más intenso que recuerdo haber pasado en mi vida fué en una jaima en pleno desierto tunecino por la noche… por mucho cántico para niños que nos enseñaran los beduinos alrededor de una hoguera… Alah Akhbar, Sidi Mansour, Ia baba… Por cierto, no es práctico arroparse con mantas en tal situación. Es muy poético, pero de las hogueras saltan chispas, y chispas y mantas… total que quieres dormir al raso pero te vas a la jaima por peligro de combustión…

Tampoco es muy lírico viajar en 4 x 4 entre las dunas llevando un corderito vivo monísimo cuando te dicen que, como vas a adentrarte hasta donde no llega la civilización, será tu cena… En fin, perdonadme que divague, solo son recuerdos de Al-Sahra (El Desierto. Sí, esa es su traducción. Literalmente)

Aún así, uno no debería morirse sin adentrarse en esa inmensidad de arena que aterra tanto como fascina, sin sentir en el cuerpo la sensación de dejarse caer rodando desde lo alto de una duna y acabar rebozado cual croqueta en arena finísima con matices de colores alucinantes… Vale, que divago aún más.

Y es que cuando mi mente vuelve a tales recuerdos, al desierto, a los zocos laberínticos, a los corrillos de mujeres veladas sentadas en un patio en Khan-Al-Khaliili, a la fiesta de todos los sentidos en un atardecer en ramadán, cuando la vida vuelve y el cuerpo y el alma abandonan por unas horas el ayuno, pienso inevitablemente en las 1001 Noches.

Todos, y digo TODOS vosotros conocéis gran parte de esta obra maestra de la literatura que el diplomático y orientalista Galland (1646-1715) dio a conocer a Occidente recopilando cuentos árabes, comenzando por los encontrados en un manuscrito sirio, y los transmitidos oralmente por un maronita en Alepo.

Lo afirmo tan convencida porque quién no recuerda a Scherezade, contando cada noche un cuento al rey persa Schahriar, su esposo, que dejaba inconcluso al amanecer para no perder la cabeza de un alfanjazo, dado que el hombre había decidido que ponerse el turbante llevando una bonita cornamenta no era cómodo, y para no correr riesgos se casaba con una por la mañana, y cuando ya había satisfecho sus necesidades varoniles, cabeza de la chica fuera y a otra cosa, mariposa (se ve que ni de los eunucos se fiaba, aunque ya se sabe, hay una leyenda urbana que escuché en Topkapi que dice que la lengua de éstos era prodigiosa).

Y así pasaron 1001 noches noches con sus 1001 cuentos, que comienzan con la historia de Schahriar y Scherezade y terminan con la misma, con ambos ya padres de dos hijos y la reina Scherezade indultada del castigo, para alivio de las mozas del lugar.

Y si no habéis oído esta historia, aunque sea por el Señor Walt Disney o porque a todos nos lo han contado nuestros papis antes de dormir, seguro sabéis de los viajes de Simbad, de Ali Baba y los 40 ladrones, de Aladino… Pues sí. Son cuentos de las 1001 noches ¿A que flipa?

Y a pesar de que lo conozcáis, yo os invito a leerlo en la fuente original (bueno, más o menos, la original de verdad probablemente solo la tenga aquel maronita de Alepo). Porque es una delicia – árabe. no turca, que si a un turco le relacionas con un árabe igual no terminas muy bien – . Te traslada a las noches del desierto, te hace encontrarte con los malvados djinns que hoy conocemos como genios, y con criaturas míticas; corres aventuras, escuchas música con la imaginación mientras lees, tu olfato se llena con aromas de mil especias que hacen que sueñes con bazares lejanos.. Te sientes a veces un Sultán como Schahriar escuchando a su esposa, o una pequeña Doniazada, hermana de Scherezade, escuchándola desgranar maravillada leyendas, tradiciones, fantasías…. Como si fuera no ya un libro de viajes a lugares exóticos, sino una alfombra mágica que hace que tu imaginación vuele allá donde la narradora quiera llevarte.

¿Sabíais que Calleja incluye algunos de estos cuentos en su obra? Sí sí, los Cuentos de Calleja, de donde sale eso de Tienes más cuento que Calleja que te decían tus abuelos. ¿Sabías que Blasco Ibáñez, el de La Barraca, publicó una traducción del libro? ¿Que Rimski Korsakov musicó a Scherezade?

Os recomiendo encarecidamente leerlo, por mucho que conozcáis gran parte del contenido, porque es una experiencia para los sentidos.

Tenéis una versión baratita en ebook en Amazon Las Mil y Una Noches

Y aquí La Eremita se sienta en la posición del loto sobre una alfombra plata y añil, pronuncia con fuerza en voz alta ¡Shazam! y alza el vuelo hacia la luna roja que ilumina un palmeral allende las dunas.

EL 31 DE JULIO LLEGA NOCTEA: EL IMPERIO DEL CUERVO DE DIANA BUITRAGO

Y viendo la portada no me digáis que no tiene pintaza. A Diana la leí en una historia de vampiros. Vampiros muy diferentes a los que nos tiene acostumbrados Hollywood (y no Nosferatu o Drácula, esos sí eran vampiros y no príncipes azules con colmillitos, que no sabes muy bien si te van a chupar la sangre para convertirte en un ser de la noche o para hacerte una estética y lipo gratis) y toda la literatura creada como spin off de Crepúsculo. Me gustó su bilogía “Por tu sangre”, así es que estoy deseando hincarle el colmillo a Noctea, o echarle el ojo no me vaya a cargar mi reader.

Aquí va la Sinopsis:

La noctea es una extraña enfermedad que ha empezado a recorrer las calles de Missana, sembrando de muerte a la capital del imperio larkyano. La ciudad se divide entre los muertos, los cobardes y los vivos; acompañados de un ejército de cuervos que empieza a invadir la urbe lentamente.

Solo un misterioso objeto podrá salvarlos. ¿Pero qué esconde la imagen tras el espejo? Algunos ya se preguntan cuál es el precio a pagar y otros deambulan por la noche como fantasmas, con la mirada en blanco y la piel carcomida por la humedad.

Cientos de cuervos, que se alimentan de los ojos de los cadáveres, aguardan en la muralla su turno para conquistar su antiguo imperio. ¿Pero quiénes son en realidad aquellos siniestros esclavos del cielo?

Una marcada y un fugitivo. Un orador con una promesa de amor. Una princesa condenada a muerte. Una misteriosa hechicera con un secreto. Una ninfa guerrera con una misión. Dos hermanas separadas por un trono. Un emperador en decadencia. Una enfermedad divina…

Intrigas, tesoros, magia, ninfas, piratas y oradores contra hechiceras, maldiciones y demonios marinos, donde nada es lo que parece y tan solo la imagen especular te devuelve la mirada más sincera.

¿Quién hay al otro lado del espejo? Salvación, libertad, sangre y muerte.

La noctea no es una enfermedad, es la cura…

Promete de todo, asi es que yo lo voy a tener en cuantito que salga. Habiendo leído previamente a Diana confío en que me va a gustar. Os tendré informados o… vosotros a mi.

No os derritáis que tenemos que llegar a Otoño aunque ahora no veamos cómo. Qué calor. Si estuviéramos en una novela de fantasía apostaría a que andamos cerca del infierno.

PONGA UN INDIE EN SU VIDA

No voy a hablaros de cine independiente ni de música indie, sino de escritores que han tenido la valentía de perseguir su sueño y autopublicarse con mayor o menor fortuna.

Les descubrí gracias a mi suscripción a Kindle Unlimited, y aunque al principio tuve la mala suerte de dar con algunas cosillas algo aberrantes, con el tiempo y con la práctica fui descubriendo tesoritos que empezaron a cambiar mi idea preconcebida de “publicado por editorial = bueno / autopublicado = rechazados”

Mi curiosidad me impulsó a querer saber qué llevaba a alguien a intentar la aventura de publicar por sus medios y en solitario, pues no entendía cómo algunas obras indies que leí hubieran podido ser rechazadas por las Editoriales, cuando a mí me parecían mejores que algunas novelitas infumables que circulan por las librerías.

Bien, no estoy muy segura de haber dado con las conclusiones correctas, pero creédme cuando os digo que he preguntado hasta a los gatos – y un conejo, de los que tienen orejas, a ver qué vais a pensar que os conozco – de los escritores para intentar saber. Y la razón “rechazo” es la menos frecuente.

Algunos me cuentan que ciertas editoriales les piden hacerse un semi-Juan Palomo, tú te lo guisas y yo me lo como. Es decir, te publicamos, pero poquito, de vender te encargas tú, de corregirte también, hazlo todo y luego te paso la factura y ya te daré un poquito. Obviamente el autor decide que para ese viaje no necesita alforjas y que prefiere un Juan Palomo entero.

Otros quieren ir a su ritmo, sin plazos, según disponibilidad de tiempo y ganas, la mayoría porque son conscientes de que si no se llaman Pepito Superstar Megaventas, de escribir no van a vivir, y fijaos qué cosas, tienen el vicio malísimo de comer a diario, y claro, esos vicios inadmisibles hay que sufragarlos con un empleo; y cuando uno llega reventao y con ganas de asesinar al jefe, igual surge una Novela Negra que te pasas de buena, que de la imaginación de estos muchachos dotados para el arte de inventar puede salir cualquier cosa, pero lo más habitual es que si le ponen un teclado delante lo tire por la ventana y a sí mismo en el sofá…

A otros sí les han rechazado por criterios no de calidad, sino comerciales, que una Editorial es tan negocio como la inmobiliaria de la esquina y tiene gastos que cubrir y quiere ganar dinero, lógicamente, que para eso tiene unas infraestructuras adecuadas, personal… y experiencia que es un muy buen grado (Eso si, en el post “La biblioteca de los Prodigios” que no vuelvo a enlazar porque ya lo he hecho más arriba, pinchad en lo naranjita vagonetas, que hay miga, tenéis un enlace a un artículo de autores rechazados por Editoriales que vais a alucinar pepinillos)

Y otros, directamente no valen un pimiento, que también los hay (acabo de darme cuenta de que estoy mencionando una huerta completa en dos párrafos. Qué comestible es el lenguaje. O yo tengo hambre)

Me gustaría dejar muy claro que este post no es una crítica a las editoriales, cuya labor respeto y admiro, y cuyo producto pienso seguir consumiendo con la misma avidez de siempre. Por si acaso.

Pero quiero informaros, lectores, de que existe esta alternativa, que es buena, y que es económica. Muy económica. Os permite leer novelazas por el precio de un café. Vale, igual hay que escarbar un poquito y no va a ser oro todo lo que reluce. Pero cuando das con alguna joya de la corona, cosa que con la práctica va pasando más y más, compensa, vaya si compensa.

Hay muchos pros, pero tambien algún contra, tal como una corrección de estilo y edición a veces algo deficientes, sobre todo en los muy noveles en autopublicación. Da gusto ver cómo evolucionan en sus siguientes obras, que van cuidando cada vez más.

También tienen el contra de que salen económicas si leéis en digital, no en papel, pero a ver chicos, vamos en nave supersónica hacia la completa digitalización del mundo, y la literatura debe adaptarse a ello, aunque tener un libro en las manos siempre nos evoque un momento poético y maravilloso del cual no hay que prescindir. Pero en este caso sí se puede tener todo. Los estantes llenos de libros son increíbles, pero llevar una biblioteca en un USB o en una tablet es más práctico. De hecho yo no sé qué me pasa últimamente que aunque tenga un libro físico acabo leyéndolo electrónicamente. Bueno, si que lo se, la tablet o el reader casi no pesan en el bolso, tienen luz para leer en la cama en cualquier postura…

Además de presentaros a los redondaleros esta alternativa de lectura de la que ya os he hablado en muchas ocasiones, hoy, Dia del Libro porque lo dicen Twitter e Instagram, quiero hacer constar que Desde El Redondal apoyamos a los autores independientes en el mismo grado que a los editorializados; que la calidad de la mayoría nos ha barrido los prejuicios, y queremos darles las gracias por permitirnos leer económicamente cuando los bolsillos están castigados y no pueden permitirse nada que no sea básico.

Gracias. De corazón.

Venga gente, pasaos por Amazon kindle, echad un vistazo. Se puede leer barato o gratuitamente sin recurrir a la piratería.

Por último, espero que a los indies de Twitter no os importe que haya usado vuestra imagen para daros un poquito más de visibilidad dentro de mis modestas posibilidades. Porque lo valéis.

¡EN EL NOMBRE DE DIOS! ¡QUE “SE” VIENE!

¡Ay! ¡Que me he emocionado y todo! ¡Que el 3 de Septiembre nos viene historión histórico de José Zoilo Hernández! Y tiene pintaza, qué os voy a decir. Mirad, mirad:

Sinopsis

Tras la trilogía de «Las cenizas de Hispania», José Zoilo despliega el apasionante escenario bélico de la batalla de Guadalete, uno de los episodios cruciales de la historia de España.

Cuenta la leyenda que el rey Salomón mandó construir un objeto en el que dejaría escrito todo el conocimiento del mundo: una mesa plagada de oro y joyas capaz de colmar con su poder la ambición de quien la poseyera.

Año 711 d. C.: las tropas musulmanas desembarcan por primera vez en el sur de la península Ibérica con un afán imparable de conquista que hasta el momento no ha conocido rival. Sorprendido mientras luchaba en el norte de su territorio, el rey visigodo Roderico debe partir para defender la provincia más meridional de un reino que se enfrenta ahora a demasiados enemigos.

A la vez que los ejércitos se preparan para la lucha y las viejas rencillas comienzan a aflorar entre los nobles godos, un religioso escoltado por una pequeña partida se dirige hacia el campo de batalla portando una reliquia que podría cambiar el curso de la contienda. Es el momento de comprobar si su poder sagrado será suficiente para hacerse con la victoria, o si, por el contrario, terminará convirtiéndose en la perdición del reino.

AUTOR GALARDONADO CON EL I PREMIO DE NOVELA HISTÓRICA DE POZUELO DE ALARCÓN. Jurado compuesto por Isabel San Sebastián, Antonio Pérez Henares, Almudena de Arteaga y Juan Eslava Galán.

«José Zoilo es el gran descubrimiento de la novela histórica española.»

Los que conocéis a Attax El Alano sabréis por qué me emociona tanto, y los que no ya estáis tardando, incluso si no os va mucho la histórica, pues os aseguro que como novelón de aventuras épicas es lo más. Haced patria leñe, que ya está bien de darle de comer hamburguesas a Marvel con lo buena que está la tortilla de patata. O las arepas. O la cochinita pibil. Que tenemos un héroe que no lo es pero sí, que habla como nosotros.

Y particularmente a mí me hace muchísima ilusión, pues fue la primera lectura conjunta que hice mis chicas y chico Yincaneras, y mi primer contacto con este mundo complejo del bloguerío (aunque os confieso que todavía no tengo muy claro si me gusta o quiero salir corriendo, para qué nos vamos a engañar). Y porque José Zoilo y su costilla me caen de pm y quiero que les vaya genial, es lo que hay, y si encima él es la repanocha escribiendo histórica pues yo ahora voy y lo cuento.

Así es que redondaleros y mis chicas de Burgos, a marcar el 3 de Septiembre como día para tener ahorrados unos euricos e ir a la librería.

Y a mí para que me llegue, pinchadme en los anuncios que aparecen por aquí de vez en cuando (si quitáis la manita roja claro, o sea el adblock), que si os decía que mi monedero tenía telarañas, ahora lo último que supe es que me puso una denuncia por maltrato, alegando que no le alimentaba, que le mataba de hambre.

Y os lo contaré, claro, porque estoy 200 % convencida de que me va a gustar.

PD: Para uno que igual me lee ¿vikingos? ya te daré yo a tí vikingos ca… pullito de alhelí, que me has engañado como a un romano de los de Astérix.

Tenía que editar, hoy 22 de Julio de 2020, porque acabo de leer un pedazo de artículo-entrevista de Su Majestad La Reina Lectora a José Zoilo Hernández que me ha dejado boquiabierta y que no quiero perder. Están a otro nivel claro, son profesionales, no una aficionada como yo. Y se nota. Hala hala, haced click en lo naranjita si sabéis lo que es bueno.

LA MONJA GUERRERA EN NETFLIX

Buenas gente. Aprovechando que es Domingo por la tarde y que con el puñetero COVID algunos no salimos, quería hacer una entradita rápida para contaros que me lo he pasado cual chancho en charca viendo los 10 capítulos de la primera temporada de La Monja Guerrera en Netflix.

La serie está inspirada en el Comic Areala, la monja guerrera, y cuenta las aventuras y desventuras de una chica tetrapléjica que vive (y muere) en un orfanato en España.

Cuando está de cuerpo presente se lía la de Dios es Cristo (nunca mejor dicho) y unas monjas ninja (vale, guerreras de una Orden Secreta del Vaticano bla bla bla, pero vamos, que son monjas ninja de toda la vida de Dios) aparecen en escena junto con su líder que se va a morir. La líder es la portadora del halo del Ángel Adriel, que le confiere poderes sobrehumanos.

Como la palma, hay que pasar el halo a la sucesora, bien preparadita ella, pero llegan los malos liándose a tiros y la que transfiere el halo lo esconde en el cadáver de Ava la huérfana tetrapléjica. Que resucita y obviamente ni tetrapléjica ni leches.

A raíz de ahí las monjas ninja que si ven con nosotras que eres la elegida, la elegida que me dejéis, que a mi no me metáis en vuestros marrones, que si, que no, que caiga un chaparrón… ostras qué miedo da ese demonio mejor si nos juntamos y vamos a cazarlo…

Muchos curas, muchas monjas ninja, mucho vaticano, científica loca y demonios… y bastantes porrazos. Pero entretenidísima. Y está rodada en el sur de España. Que sí, que es yanqui pero salen Marbella y Ronda. Que mola vamos. Que la veáis, que parece, salvando las distancias y los sobrenaturales, un poquito Buffy pero no. Tiene scoobies y todo: una monja asiática experta en artes marciales, una semimonja bruta con pistolones y un cura tatuado hasta donde llega la sotana.

Y salen Tristán Ulloa y Joaquim d´Almeida (corazoncitos). Y el ángel Adriel se parece un poco a Viggo Mortensen y es exactamente mi marca de he… anda Eremita deja de creerte Edward Cullen… mi tipo de hombre. Maaadre mía. Pena que sale poco (eso sí, dejadme que os diga que mis gustos son tan raros como yo misma).

Ficha de Filmaffinity

Cuando la experta en series se decida a escribir, habrá críticas y recomendaciones guays. Mientras habrá que apañarse, que lo mío son los libros.

No se me derritan que congeladores industriales para recomponerles no tengo a mano.

BEREN Y LúTHIEN DE j.R.R. TOLKIEN POR TES NEHUÉN DE LA BESTIA LECTORA

Hace algunas semanas, alguien que había encontrado El Redondal por esos azares de las redes, me escribió proponiéndome una colaboración entre nuestros blogs en forma de intercambio de artículos.

No era algo que me hubiera planteado hacer a priori, pero su tono era tan educado y simpático que decidí al menos visitarla. Me encontré con esta maravilla:

https://www.bestialectora.com/

Fisgando un poquillo supe que La Bestia lectora es un proyecto conjunto entre el programador Damián Álvarez y la que se llama a sí misma tan solo Lectora – para mí visto el contenido de su blog es una experta en la materia de la que habla, libros, por supuesto – Tes Nehuén. Mejor dejo que os lo cuenten ellos, pues tienen una sección explicativa, Bestias

Ambos han dado vida a un blog literario muy especializado en Poesía, aunque encontraréis igualmente ensayo y ficción. Y es una gozada leerlo, porque además se aprende. Sus biografías de autores son más que destacables, las colaboraciones ¡Y los juegos! ¡Que tienen una sección dedicada a juegos con el Ahorcado que es un vicio de los malos!

Tenía que aceptar la colaboración. No me sentía muy a la altura de semejante pedazo de blog, pero me dije: “Tes escribe con la cabeza, metódica, seria y detallista, yo lo hago con las tripas, más a bulto y a emociones, riéndome hasta de mi sombra… igual la mezcla resulta”

Y resultó. No le pido que nos hagamos blogs hermanos como el asunto ese de las ciudades hermanas porque no existe tal cosa – jajaja. Vamos que paso de reírme literariamente porque onomatopéyicamente libera más potenciales –

Y ese resultado que resultó, aquí y a continuación lo tenéis. Decía que no sabía de Fantasía, y con Tolkien no me atrevo ni yo que soy una iconoclasta. Aún estoy boquiabierta. Vosotros, cuando acabéis de leerla, cerrad la boca que entran moscas.

La gran historia de amor de J.R.R. Tolkien: Beren y Lúthien

Por Tes Nehuén de La Bestia Lectora Desde El Redondal

Beren y Lúthien es la gran leyenda de amor escrita por J.R.R.Tolkien. Una historia que cabalga a través de dos personajes que, perteneciendo a pueblos distintos, se aman y luchan por consolidar ese amor frente al mundo cueste lo que cueste. Una historia de amor fascinante, atravesada por la guerra y la desesperación, que apareció por primera vez en El Silmarillion y que ahora ve la luz de forma independiente, en una exquisita edición de Minotauro, con notas y comentarios de Christopher Tolkien, el hijo del escritor, y unas fabulosas ilustraciones de Alan Lee.

El amor y la guerra

Beren y Lúthien son dos personajes que han acompañado a Tolkien lo largo de toda su vida y que aparecen, a veces con otros  nombres, en todas sus obras. Se cree que a través de esta relación indestructible el escritor anglosajón inmortalizó su amor y devoción hacia su esposa, Edith Mary Bratt. De hecho, en la lápida que ambos comparten, son éstos los nombres que aparecen. ¿Cómo no íbamos a dedicarle un libro único y delicado a los amantes amados de Tolkien?

A través de esta lectura podemos descubrir la ternura siempre presente en la obra de Tolkien y también su visión pesimista respecto al mundo de los hombres. Sin embargo, la historia de amor entre Beren y Lúthien nos invita a redescubrir y pararnos, sobre todo, en esa mirada luminosa que no falta tampoco en ninguna de sus narraciones. Aquí podemos disfrutar de una historia donde la guerra modifica el mundo y amenaza al amor, se lo traga todo, y consigue romper incluso aquello que parecía destinado a sobrevivir para siempre.

Seguramente es ésta una de las más épicas historias de Tolkien, en tanto y en cuanto narra el viaje del héroe en un tono que a ratos tira de la poesía épica y, que en su tono narrativo, va abrazando diversas voces, intentando conglomerar todas las experiencias y emociones en pos de un objetivo claro: alcanzar una mayor conciencia del mundo, es decir, explicar mejor el corazón de la humanidad. En lo que respecta a su forma, cumple con creces con lo que una espera de una buena aventura épica.

El equilibrio que se establece entre violencia y ternura es otro de los rasgos fundamentales de esta obra. A lo largo de la historia asistimos a las imágenes más crueles de la batalla, pero también a situaciones cotidianas de fidelidad, amistad y amor, que pueden servirnos para comprender la amplitud del pensamiento tolkiano. De este modo, Tolkien consigue ofrecernos luz en medio de las tinieblas y nos invita a pensar en la parte clara de la existencia.

En lo contextual habría que señalar que Tolkien escribió esta novela cuando volvió de Somme, donde combatió durante la Primera Guerra Mundial, y donde vivió algunas de las experiencias más significativas y dolorosas de su vida: en el campo de batalla perdió a dos de sus grandes amigos. Es posible que el dolor de la pérdida sea el responsable de cierta ensordecedora tristeza que abarca el tono de este libro; no obstante, quizá gracias el recuerdo de esa amistad y el amor que sentía hacia Edith le hayan servido de aliciente para sobrevivir con ilusión a tan devastadora experiencia. Probablemente, es gracias a ello que ha podido dejarnos aquí algunas de las escenas más hermosas de toda su obra, donde el amor y la lealtad son protagonistas.

Por qué hay que leer esta novela

Entre las buenas razones para no perderse esta historia hay que destacar los fabulosos comentarios y aclaraciones de Christopher, que resultan muy útiles no sólo para comprender esta historia en particular, sino también para tener una idea más amplia de todo el universo de Tolkien, de su forma de trabajar y de pensar. Asimismo, las ilustraciones de Alan Lee también merecen muchísimo la pena, y constituyen otra buena razón para no perderse esta maravillosa historia.

Respecto a la tristeza que señalaba antes, es importante aclarar que también tiene que ver con el tipo de historia que Tolkien se proponía escribir. No debemos olvidar que la melancolía por el tiempo perdido es uno de los rasgos principales de cualquier historia épica. Es la pérdida lo que lleva al poeta o al narrador a contar sus aventuras, y el deseo de conseguir resignificar de alguna forma el sufrimiento de los que han quedado por el camino. Quizá podría ser ésta una buena novela para internarse en la lectura de este tipo de narraciones, para llegar más tarde a obras indispensables como la Eneida de Virgilio y la Odisea de Homero, que nadie NADIE debería perderse.

Por último, si ya has leído a Tolkien, conocerás de sobra a Lúthien y Beren y quizás pienses que no es necesario leer este libro. No obstante, creo que merece la pena leer esta novela para acercarte a ellos en solitario y conocer más detalles de su historia.

En cuanto al tono y el ritmo es un libro que se acerca más a El Simarillion, evidentemente. Esto significa que por momentos el ritmo es lento porque aparecen extensas descripciones y largos poemas que ralentizan el curso de los acontecimientos. O sea que no vas a encontrarte con El señor de los anillos, donde la acción ocupa gran parte de la narración y el ritmo es bastante ágil, sino con una historia llena de pausas, de imágenes detalladas, de reflexiones y de silencios. Si te gustan este tipo de narraciones, entonces, este libro te fascinará como a mí.

En conclusión, Beren y Lúthien es un libro maravilloso, poético y tierno; por lo que creo que ningún amante de la fantasía, por ende, ningún seguidor del maravilloso blog «Desde el Redondal», debería perdérselo.

Qué ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo tras esta pedazo de reseña? Porque ésto sí es una reseña. Yo tengo unas ganas locas de desempolvar a Tolkien.

Solo puedo añadir que ha sido un honor colaborar con La Bestia Lectora, que inaugura la sección de Colaboraciones Desde El Redondal.

El chico de las bobinas – Pere Cervantes

Por segunda vez en la existencia del Redondal os traigo una novela que no me permite emplear el tono humorístico al que os tengo acostumbrados. Espero sepáis disculparme, porque las páginas que acabo de terminar son tan duras y emotivas que es imposible no tratarlas con cierta seriedad.

No sé si tenéis la costumbre de mirar las “etiquetas” con las que suelo catalogar los libros que os recomiendo. Si lo hacéis, veréis que he incluido “histórica”.

Y lo es. Pero no nos habla de Historia con mayúsculas, sino de la historia cotidiana de una ciudad española y la lucha por la supervivencia diaria de sus habitantes, una bella Barcelona herida por las secuelas de la guerra con el alma subyugada por el Régimen, que pisa libertades con una bota policial y militar, hecha de violencia sin consecuencias para vencedores sobre vencidos.

El chico de las bobinas nos cuenta todo esto de la única mano de Nil Roig, un pequeñuelo manco como secuela de la guerra, que a su tierna edad ya adora el cine. Vive con su madre, Soledad, como única familia, pues su padre ha huido para no ser apresado y su hermana pequeña murió en el bombardeo que a él le costó un brazo (el revival que Soledad tiene del momento es una de las escenas con las que más he llorado en todos mis tiempos lectores, que son ya largos). En sus ratos libres trabaja entregando con su bici bobinas de películas en los cines. Con él, con Bernardo el proyeccionista, con Leo, dueño de la tienda “La Gran Mentira” y autor a través del escritor de una de las mejores frases que he leído sobre el cine:

—El cine, hijo, el cine es la más grande y bella mentira. Todos aceptamos que nos engañen con una historia bien contada. Que nos lleven a lugares inexistentes, que nos hagan soñar con besos irreales…, depositamos nuestra fe en las palabras de un vaquero, un detective o una mujer fatal que desaparece de nuestras vidas en cuanto regresa la luz en la sala. Es sin duda la mentira más aceptada, ¿no crees?

rememoraremos a aquellos astros de la gran pantalla y sus películas ya míticas, tales como John Wayne y La Diligencia, el Tarzán de Johnny Weismuller, ídolo de Nil, Rita Hayworth. Fay Wray conocida como la Reina del Grito por su interpretación del primer King Kong en 1933… hasta aquel Raza favorito del gallego bajito (¿por qué todos los dictadores europeos serán bajitos? Es algo que siempre me he preguntado) con Alfredo Mayo como principal, denostado por los protagonistas de la novela de Pere Cervantes, rebeldes de fondo y conformistas de forma.

El viaje cinematográfico en el trascurso de la novela es tan mágico como el cine mismo.

Mas siendo el cine un medio para narrar la historia, la novela es otra cosa. Es la de Soledad, la madre de Nil, mujer valiente, independiente, superviviente nata, que no acepta vivir a la sombra de un hombre:

Vivía en un mundo de hombres autoritarios, deprimidos y ausentes. Un mundo en que solo las mujeres eran capaces de gestionar la miseria que ellos habían provocado. Ser soltera, viuda o una mujer abandonada en el nombre de una bandera perdedora te convertía en objeto de escarnios, abusos y chascarrillos.

He de contaros que conozco de referencias cercanas lo que supone. Yo no conocí a mi abuelo materno. Fue uno de tantos, piloto de combate desaparecido durante la guerra, dejando solas a mi abuela con mi madre recién nacida – nació en Abril del 40 – , y con ellas a mi bisabuela. Con una partida de matrimonio que nunca se encontró. Ellas también tuvieron que sobrevivir solas y marcadas en un mundo de hombres, hasta el punto de marcharse a Francia porque en España no tenían lugar hasta mucho después. Tal vez por eso, por las vivencias que me contaba mi madre, conecto con Soledad y con esta novela a niveles muy profundos.

Nos habla también de nazis escondidos en nuestro país tras la derrota preparando su huida a otros lugares, de tráfico de obras de arte esquilmadas a los judíos, de policías carniceros sin escrúpulos como Valiente, uno de los caracteres más detestables que he leído en mucho tiempo…

No quiero contaros de más, aunque realmente importaría poco, porque lo que tiene el libro no es la trama en sí bajo mi punto de vista, sino el preciosismo descriptivo de personajes, lugares y emociones, y eso, por mucho que lo contemos los “reseñadores” o “recomendadores”, no se puede trasmitir sin experimentarlo uno mismo. Por eso estáis teniendo dificultades para hacerlo, colegas blogueros, porque no se puede.

Os dejo sin embargo la sinopsis de la editorial:

Barcelona, 1945. Nil Roig es un chiquillo que se pasa el día en bicicleta transportando de un cine a otro viejas bobinas de películas. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un crimen cometido en el portal de su casa. Mientras el asesino huye después de haberlo amenazado de muerte en caso de no mantener la boca cerrada, el moribundo le entrega el misterioso cromo de un actor de cine de la época; un objeto perseguido y anhelado por un excomandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. El hecho de que el moribundo le dé el cromo a Nil pronunciando el nombre de David, el padre desaparecido del muchacho, arrastrará a este a resolver un secreto del pasado por el que pagará un alto precio.

En una Barcelona de claroscuros, El chico de las bobinas nos habla de la incomparable fortaleza de esas mujeres, víctimas de la guerra, que enseñaron al mundo cómo sobrevivir, y de esas salas de cine de barrio que permitieron soñar en los años de plomo y se convirtieron en refugio de infancias maltrechas.

Un thriller nostálgico cargado de emotividad y misterio que nos muestra la fragilidad y la ambigüedad de la naturaleza humana.

Por último deciros que los personajes de Cervantes trasmiten y emocionan porque el autor les arranca la piel para exponer su descarnada esencia, sus miserias y sus riquezas, su cruda realidad. Su verdad. Y digo verdad porque aquellos que hayáis oído hablar del periodo de posguerra a vuestros familiares ancianos les reconoceréis en alguno de ellos. A la Madre, al Niño que fueron, al Vecino extraño o el golfillo Limpiabotas del bar de la esquina. Todos ellos aunando ingenio y fortaleza para poder tan solo sobrevivir a las circunstancias de una época en la que había que sacarse las propias castañas del fuego como se podía, incluso con la mano procurando que el daño de las quemaduras fuera mínimo.

Se escuchaban las primeras voces de la mañana, todavía desperezándose del mal sabor de una pesadilla. En tiempos de carencias las ciudades madrugan. Quedarse en la cama era conformarse con una realidad que hedía.

Leedlo, de verdad. Eso sí, aprovisionaos de Kleenex en cantidades industriales. Gracias, Pere Cervantes. Ha sido mi primera experiencia contigo. Y repetiré. Un privilegio leerte.

Este es uno de los libros que me encantaría tener en formato papel, aunque desgraciadamente no pueda permitírmelo en estos momentos.

Os dejo el link a la versión digital en Amazon

El Chico de las bobinas

  • Tapa blanda: 544 páginas
  • Editor: Planeta; Edición: 1 (3 de marzo de 2020)
  • Colección: Áncora & Delfin
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8423357171
  • ISBN-13: 978-8423357178

HABLEMOS DE MUNDOS FANTÁSTICOS Y AMORES ÉPICOS CON JESSICA GALERA ANDREU

Os contaba anteriormente que había hecho bajar a la Tierra desde esos mundos oníricos en los que suelen evadirse, a dos autores de fantasía amigos míos, para inaugurar la sección de entrevistas Desde El Redondal. Si Rubén andaba por el Olimpo con Calíope y Clio, nuestra autora de hoy tiene trato con Melpómene y Erato, porque guerrera es un rato (vaya, sin haberlo planeado me ha salido un pareado)

Antes de entrar en materia debo deciros que esta vez también hay regalito para 10, pues si no lo hago al principio, Terremoto Jess me va a volver del revés. Vale, ésta fue a propósito, un poco lamentable pero rima – ríe La Eremita que sigue sin saber cómo se ríe uno aceptablemente de forma literaria, sin escribir onomatopeyas o poner iconitos –

Sabemos por su web que Jessica Galera Andreu nació en Barcelona un 16 de Abril de… de… No, eso no os lo digo, lo leéis si queréis, pues soy firme partidaria de la solidaridad de género; la edad y el peso no se confiesan si una no lo desea. Taytantos. Eso es. Colaboró un tiempo con un diario deportivo, hasta que se decidió a dedicarse de lleno a escribir, por suerte para nosotros, sus ávidos lectores.

Tiene una máxima en su vida. ¿De Schopenhauer? ¿De Santa Teresa? Pues no queridos: ¡Del Príncipe! ¿de Maquiavelo? ¿de Felipe VI? Otra vez no, queridos: ¡de Bel Air!

Venga va, matizamos:

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo; si tienes un sueño, ve a por él”.

(En busca de la felicidad) – Will Smith. 

Así ya es otra cosa ¿verdad? Jessica tiene eso, es voluntariosa, una grandísima luchadora pero de risa fácil y sonrisas acogedoras, con un gran sentido del humor; estoy segura de que me permitirá esta broma sin regañarme demasiado.

La descubrí por casualidad en una de mis incursiones en Kindle Unlimited. Vi un libro de fantasía sobre ángeles titulado Letargo, de la saga Divano, y a pesar de mi reticencia con el tema, lo descargué pensando que podía devolverlo enseguida si no me gustaba.

Devoré la saga completa en pocos días, y a pesar de que era reacia a escribir comentarios en Amazon – aún no existía El Redondal como tal. Lo había abierto sí, pero lo abandoné a la tercera entrada y no lo retomé hasta Enero de 2020 – escribí mi opinión en aquella plataforma:

Realidades alternativas, muchos mundos en una sola historia… de verdad me encantó. Y cumplí lo de seguirla. Quién me iba a decir entonces que nos haríamos amigas y las charlas con ella se convertirían en algo tan bueno y cotidiano como el café matutino. Pero a pesar de ello, gracias a Dios, separo a la escritora de la amiga, y me dejo llevar por Jessica Galera, que no por Jess, a viajes por una cantería de mundos tan compleja como la de Trece Tronos, su nueva e increíble saga.

Finalmente me pongo en modo Literazzi (paparazzi literaria) y le incrusto a la señorita Galera la alcachofa-micrófono hasta la campanilla:

P: Buenos días Jessica comenzamos por tus inicios. ¿Cómo fue tu primer contacto con la Literatura de Fantasía?

R: Yo empecé a leer en la adolescencia y mi primer contacto fue con La Historia Interminable. De pequeña había visto la película y luego, leer el libro fue todo un descubrimiento. Por esa época le daba a los clásicos por una colección de estos que a mis padres les regalaron pero entrar en el mundo de Michael Ende fue otra cosa. Y desde ahí hasta hoy.

(Aquí la entrevistadora pone cara de poker, porque aunque el libro de Ende es de lo mejor que ha leído, la película le parece lo que vulgarmente se llama un truño de los épicos, pero prosigue impasible el ademán)

P: ¿Piensas que te influye algún autor de los considerados Grandes del Género?

R: Yo creo que nos influyen todos los autores que leemos, en una u otra medida, sean grandes o no. De todos te empapas de algo, coges lo mejor, aprendes. Y luego tienes que buscar tu propio estilo, tu propia voz, ser tú.

P: ¿Sabes Jessica? Siempre he creído que tienes pequeñas pinceladas del estilo de Sarah J. Maas e Ilona Andrews, pero es cierto que eres muy particular, especialmente en la manera de tratar los romances sin distinción de géneros. Dinos, ¿hiciste algún intento fallido antes de publicar tu primer libro?

R: El primer libro que escribí lo publiqué. Es ‘La Última Alianza’. Por aquel entonces (2009) fue en régimen de coedición, un tochete de 700 páginas. Tiempo después, rescindí contrato con la editorial y lo autopubliqué en dos volúmenes: ‘La Profecía’ y ‘El Último Rey’. Antes jamás me había propuesto escribir y mucho menos publicar. Era algo que me gustaba y no se me daba mal del todo en el colegio, pero jamás me planteé nada más allá.

P: Y ahora eres una autora muy prolífica con decenas de libros autopublicados. Tu cantería de mundos es compleja y variadísima. ¿Puedes hablarnos un poco del proceso de creación? ¿Es intuitivo, según surge o lo has imaginado antes?

R: Yo soy muy brújula escribiendo, aunque como me gustan las sagas largas, cada vez me toca más hacer de mapa para intentar que no queden cabos sueltos y que toda la trama que se abre, se termine cerrando. Con los mundos me pasa algo parecido. A medida que la historia va necesitando nuevas ciudades, reinos o tierras los voy creando sobre la marcha, pero luego, a medida que la historia crece, sí va tocando sentarse y reagrupar un poco, hacerse el mapa y estructurarlo.

P: ¿Tienes claro algún proyecto a futuro? (La Eremita ríe para sí misma, pues sabe que Jessica es un proyecto andante, no para de idear)

R: ¡Si fuera solo uno! Habitualmente mientras escribo una novela me bullen mil ideas para otras tantas más en la cabeza. En esta ocasión se da todo en el Universo Trece Tronos. Después de haberle puesto punto y final a la saga principal, me quedan por delante seis volúmenes más. Por lo pronto ni puedo ni quiero salir de este mundo. Tampoco me puedo imaginar ahora mismo escribiendo otra cosa.

Damos las gracias por su tiempo a Jessica Galera Andreu, La Jess, no sin que antes nos deje 10 ejemplares digitales de Dryadalis, el primero de la saga Trece Tronos, como regalo para los lectores del Redondal, que estoy segura os va a encantar.

Los enviaremos por correo en el formato que nos indiquéis a los primeros 10 que comenten este artículo con su mail (no es para spam, no os enviaremos nada más allá del libro a no ser que os suscribáis al blog).

Si viajáis a Noctia, manteneos alejados de la Via Negra.

Nos leemos el Miércoles que viene con otra entrevista que estamos preparando.

EL MAESTRO DE ILUSIONES – ALEJANDRA DE SAN CRISTÓBAL

Hace ya algunos años solía acudir cada cierto tiempo a un curioso local en Madrid, la Sala Houdini. La había abierto el mago Pablo Segóbriga, popular en los círculos del ilusionismo y maestro de magos muy talentosos.

Algunas noches a la semana, en aquel lugar tan particular, a veces escalofriante, ya que tenía como decoración objetos con tradición de malditos que fueron comprando a lo largo del mundo (muñecas espeluznantes, pianos que se decía tocaban solos, estatuas que no te quitaban la vista de encima…), pero siempre muy interesante, varios magos ofrecían a pequeños grupos, pues el aforo era limitado, sesiones de magia de cerca tras pedir tu copa, que dejaban atónito y admirado al espectador.

Pensé que había cerrado, pues intenté volver en algunos ocasiones en años recientes y nadie me daba razón. Hoy veo con sorpresa que está en la web (es decir, tengo que volver cuando el COVID quiera darnos al fin su venia de salir con seguridad). Es uno de esos lugares curiosos en Madrid que vale la pena visitar para pasar un rato inolvidable. Un mago en vuestra mesa, a muy poquito espacio de vosotros ¿Lo imagináis?

Una de las salas de Houdini

“Pero a ver que nos aclaremos, Eremita ¿Ahora tienes un blog de bares de copas?” – os diréis – Pues no gente no, aunque podría hablaros de algunos sitios pintorescos sin problemas, pero no es el caso. El asunto es que volviendo a bucear en los candidatos al Amazon Storyteller, he encontrado una apasionante historia de magos que me ha recordado aquellos viejos buenos tiempos.

Porque El Maestro de Ilusiones trata entre otros temas de Houdin y Houdini, presentes en una historia mágico-detectivesca muy intrigante. Ésta es la sinopsis de la autora:

En 1825, un joven relojero recibe por error unos libros de magia que cambiarán su vida para siempre.
Durante el siglo XX, el gran Harry Houdini sorprende al mundo con sus habilidades.
En la actualidad, un profesor de universidad verá cómo su tranquilo mundo se desvanece sin previo aviso.
Tres hombres, tres épocas distintas, pero un solo misterio que los mantiene unidos

Para ampliarla un poquito: un solitario y huraño profesor de Historia del Ilusionismo, Alexander Castro, tras realizar una exhibición ante sus alumnos, se desvanece, y al despertar ha perdido los recuerdos de los últimos 9 meses de su vida.

Él, que nunca ha tenido amigos pero si una fortuna en el banco, se encuentra con un compañero de piso al que ha alquilado una habitación, y una amiga con la que los últimos contactos no fueron precisamente amistosos. Descubre con sorpresa que ha invertido su dinero en comprar la que fuera la casa de Houdini en Nueva York…

¿Qué ha ocurrido en ese tiempo que ha puesto su vida patas arriba? Sin memoria, con dos desconocidos que poco a poco van colándose en su vida, se lanza a una investigación que le llevará a Estados Unidos y Francia, a encontrar personajes que parecen conocerle y a los que él no ha visto en su vida, hasta encajar las piezas del puzzle.

Intriga a manos llenas es lo que tiene esta novela bien escrita y argumentada, muy facilita de leer, que os hará pasar un buen rato y conocer secretos del ilusionismo ¿O será magia?

Dejad que os lo cuente Alejandra San Cristóbal. Y suerte para ella en el Premio Amazon Storyteller 2020

Enlace a Kindle Unlimited para descarga gratuita : El Maestro de Ilusiones


Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 1773 KB
Longitud de impresión: 268
Números de página – ISBN de origen: B087RGBV6W
Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
Idioma: Español
ASIN: B087Z3N9LQ

HABLEMOS DE FANTASIA CON RUBÉN H. ERNAND

Tengo que confesaros dos cosas:

La primera es que para inaugurar esta nueva sección de entrevistas y colaboraciones Desde El Redondal, he abusado de la confianza de dos buenos amigos y grandes autores indies, sacándoles de sus conversaciones con Calíope, Clio, o cualquier otra de las musas que les inspiren, y casi obligándoles a venir a charlar con esta mortal y por tanto con vosotros.

La segunda es que, no contenta con distraerles ¡Me he atrevido a pedirles que nos hagan un regalazo! Pero para saber qué es, tendréis que llegar al final del artículo; ya se sabe que nadie da duros a peseta – ya chicos, qué queréis que os cuente, hoy se diría euros a céntimo pero, qué narices, queda más literario a la antigua usanza –

Hoy viene al Redondal Rubén H. Ernand, autor de la saga Grimdark El Trastorno de Elaranne, de dos de cuyos libros, La Primavera Ausente y La Corona Marchita ya os he hablado, pues me parecieron soberbios y a la altura de los autores consagrados.

Rubén nació en Canarias, aunque no reside allí en la actualidad. Por alguna razón ha decidido venirse a vivir entre godos. Estudió Filología Inglesa, y él dice que empieza a ser madurito. No pongo su edad no vaya a ser que me retire el saludo, que nos ha salido coqueto cual señorita victoriana (ahora me lo retira seguro). Claro que eso lo dice él que es escritor y vive de inventarse historias; mejor creedme a mi cuando afirmo que no es cierto.

Y aunque con tales antecedentes nos preguntemos aquello de ¿Qué hace un chico como tú en un sitio como éste?, escribiendo largas horas de su vida en vez de andar con su chica, a la que martiriza teniéndola como lectora beta, de copas (sé de sobra que no es un martirio para ella), nuestro lector egoísta de fantasía no puede hacer otra cosa que dar palmas con las orejas visto el resultado.

Dicho lo cual, La Eremita se pone en modo reportera literazzi (literario – paparazzi), de las pesadas, de esas que meten la alcachofa-micrófono en la boca del que quieren que hable, e inicia la ronda de preguntas. Rubén, hablemos de eso que nos apasiona a ambos, de Fantasía:

P: Dinos ¿Cómo fué tu primer contacto con la Literatura de Fantasía?

R: Debía de tener unos diez años, tengo memoria de mosquito, cuando una de mis hermanas compró el primer libro de la saga El señor del tiempo de Louise Cooper en aquella cosa maravillosa, que todos los lectores de este país usábamos en los años 80/90, llamada Círculo de Lectores. Flipé muchísimo con lo que estaba leyendo. Warps, magos, gente con espadas, dioses y planos de conciencia superiores… ¿pero se puede escribir sobre estas cosas? Pues sí, se podía, y es lo que me gusta hacer ahora.

P: Vaya, parece que bloguera y escritor nos iniciamos casi con la misma saga. Se lo contaba hace poco a Tes, de La Bestia Lectora. Parece que El Iniciado, primer libro de la trilogía, tiene algún hechizo en su nombre y llama a más iniciados. Para los que nos leen, un warp en la saga de Louise Cooper es un tornado que se lleva a la gente por delante dejándola en otros lugares más o menos deseados. ¿Piensas que te influye algún autor de los considerados Grandes del género?

R: Siempre te influye algún autor, sea grande o no, porque escribir es interiorizar y hacer tuyo lo que has leído (y vivido, pero esa es otra historia). En mi caso, siempre digo que mis mayores influencias son Abercrombie, Tad Williams, Robert Jordan, David Eddings y, por que no, la propia Louise Cooper.

P: Permíteme indicar a nuestros lectores que en la Sección Cazamundos hay un índice de autores de fantasía con los links a la wiki, donde pueden consultar la obra de los escritores que mencionas con un solo click, si desean saber más. Siempre digo que los autores de fantasía sois como pequeños dioses creadores; ¿Puedes hablarnos un poco del proceso de creación de tus mundos? ¿Es intuitiva esa cantería de mundos, según surge o lo has imaginado antes? ¿Qué puedes decirnos?

R: En mi caso es una mezcla de ambas. Antes de ponerme a escribir diseño las líneas maestras del mundo en el que va a desarrollarse. Hay que sentarse y contestar a unas cuantas preguntas: ¿Cómo es físicamente el mundo? ¿Qué cosas han ocurrido de importancia? ¿Quiénes lo pueblan? ¿Qué creencias y culturas tienen esos moradores? ¿Cuáles son las formas de gobierno que tienen? Y así hasta agotar todos los pronombres interrogativos xD. Después, mientras voy escribiendo la historia me centro en los detalles que necesito según las necesidades de la historia. Es decir, voy de lo macro a lo micro. En general, es un proceso intuitivo en general, pero hay que sentarse muchas veces e imaginar opciones y las ramificaciones que puedan tener para la historia que quieres contar.

P: Tenemos tus dos libros publicados en la mano ¿Tienes claro algún otro proyecto a futuro?

R: Hoy por hoy, estoy centrado en acabar la saga que constará de 4 volúmenes más un spin-off.

P: Yo los espero con impaciencia, y seguro que quienes nos estén leyendo y “te prueben” se unirán a mí. Por último ¿Porqué te decidiste por la autopublicación en vez de por los canales “tradicionales”?

R: Porque creía que era lo que me proporcionaba más control sobre mi obra y lo que me dejaba más tiempo para escribir. Creo que también es una forma de estar más en contacto con tus lectores, los precios son más ajustados y hay herramientas, como Kindle Unlimited, que benefician muchísimo al lector. Y, por supuesto, soy de los que creen que ser autopublicado es una decisión personal y no implica que seas mejor o peor que un autor que ha publicado con una editorial tradicional. Al final lo importante es hacer lo mejor posible tu trabajo y respetar a los que van a leerte.

No te robamos más tiempo Rubén. Esperamos ansiosos el tercer libro de El Trastorno de Elaranne que sabemos está a punto de salir del horno. Gracias y sabes que esta es tu casa.

Y bueno gente, aquí va la sorpresa: Rubén nos ha dejado 10 ejemplares digitales del primer libro de la saga, La Primavera Ausente, para que lo regalemos enviándolo por mail a las 10 primeras personas que comenten este artículo contestando correctamente lo siguiente:

¿Puedes decirnos un personaje de la saga de Libros o serie de TV Juego de Tronos de George RR Martin indicando la Casa a la que pertenece si la tiene? Comentad con la respuesta, un mail de contacto y si preferís formato MOBI (para Kindle) o EPUB y a los 10 primeros que contestéis correctamente os haremos llegar un ejemplar en los próximos días.

Los no afortunados o más tardones, os recuerdo que lo tenéis gratuitamente en préstamo en Kindle Unlimited, o podéis comprarlo por apenas 2,99 Euros.

Si estáis interesados en saber más de Rubén H. Ernand, podéis encontrarle en su página web.

Volvemos a vernos el próximo Miércoles en esta sección. Id por la sombra que se derriten las piedras.

ANNABEL LEE – EDGAR ALAN POE

Me gustaría celebrar con vosotros el traslado exitoso del blog de alguna manera. Dado que no puedo enviaros un buen riberita – una copita de buen vino de la Ribera del Duero -, se me ha ocurrido que sí puedo compartir con vosotros belleza en palabras y música. Eso se traduce en un poema y canciones.

Hoy no os voy a hablar de un buen libro para que lo consigáis y lo leáis, no. Os invito a quedaros un ratito conmigo en este rincón para leer y escuchar un bello poema que se ha hecho canción. Me consta que la poesía es difícil, pero he escogido uno que es una historia narrada en sí mismo. Y encima tiene una versión bellísima en español cantada por el gran Santiago Auserón, aquel integrante de un grupo famosísimo en tiempos de la histórica Movida Madrileña, Radio Futura.

Hago un inciso para aconsejar a esas nuevas generaciones, tan amantes del reggaeton y esa música electrónica que no permite ni oirte a ti mismo, que busquen a Radio Futura en Youtube y escuchen un poquito (imagino que recomendar los poemas de Miguel Hernández cantados por Serrat puede ser un poco demasiado, pero Auserón versionando un poema de Poe es apto para casi todos los gustos y públicos).

Annabel Lee es el último poema compuesto por el romántico Edgar Allan Poe en el año de su muerte, 1849.

Sí, gente, sí. Poe escribió poemas además de relatos góticos escalofriantes. Aunque Annabel Lee, ya lo veréis, tiene mucho de gótico, romántico y aterrador: su temática es la muerte muy joven de una mujer hermosa de la que el narrador está enamorado hasta más allá de su muerte, tanto que causa la envidia de los ángeles, pero “ni los Ángeles del Cielo ni los demonios del Mar, separarán jamás mi alma del alma de Annabel Lee“. Ahí queda eso.

Antes de entrar en materia me gustaría copiaros unas anécdotas que he leído en la wiki; las desconocía por completo (dos de ellas) y me han resultado la mar de curiosas:

  • La banda estadounidense Alesana sacó un álbum completo de once canciones respecto al tema del poema de Poe.
  • La banda española Radio Futura publicó en 1987 la canción «Annabel Lee» en su disco La canción de Juan Perro, en la que se reproduce el poema.
  • El poema sirvió de inspiración para la novela “La Bella Anabel Lee”, del escritor japonés Kenzaburō Ōe, ganador del Nobel de Literatura. En la novela, la protagonista femenina Sakura recita el poema de Poe cuando tenía 13 años para una película, además de esconder otro oscuro secreto que la ata aún más al personaje de Annabel Lee.
  • La saga Cazadores de Sombras: Renacimiento (Cassandra Clare) sienta sus bases en este poema de Edgar Allan Poe. En esta nueva saga, Annabel era un antiguo amor de un poderoso brujo de Los Ángeles. Ella es una pariente lejana de la familia Blackthorne y al ser resucitada, se convierte en una de las principales antagonistas de la saga.
  • “Annabel Lee” fue una gran inspiración para el escritor ruso Vladimir Nabokov, especialmente en su novela Lolita (1955), en la que el narrador, de niño, queda enamorado de la enferma en etapa terminal Annabel Leigh en un «principado junto al mar». Originalmente, Nabokov llamó a su novela El reino junto al mar.

Vamos a ello. Voy a dejaros el poema en inglés recitado por un actor al que conoceréis por la serie de TV Mentes criminales, Matthew Gray Gubler, y la canción de Radio Futura. Pongámonos cómodos y disfrutemos juntos, como si estuviéramos sentados en la arena de una playa, ante una hoguera, contando historias góticas en un anochecer tormentoso.

Annabel Lee recitado por Matthew Gray Gubler
Annabel Lee. Radio Futura

(Y ahora esta propinita para los amantes de los versos. Nada que ver con Poe. De hecho merecería una entrada aparte, pero no me atrevo mucho con la Poesía. Ésto combinado sí que es belleza superlativa. Lo adoro)

La Boca. Miguel Hernández cantado por Serrat

Gracias por mudaros conmigo. Y a los nuevos bienvenidos, si es que os perdéis por El Redondal

Próxima Estación – Monica Gutierrez

Mónica : @MnicaSerendipia
¡Jajajajaja! ¿Pero qué haces leyendo feelgood?


La Eremita: @EremitaLa
En respuesta a @MnicaSerendipia
Lo necesito. En vena. Era eso o la farmacia, y sin dudas es mucho mejor leer feelgood

La Eremita: Hola preciosa! Una pregunta ¿tienes gato?
Mónica: No. Tengo conejo XD

(Extracto de conversaciones twitteras “delirantes” entre ésta que suscribe y la autora de libro que nos ocupa)

Estaba pasando días personalmente complicados, y andaba enzarzada en una lectura muy buena y preciosa, que ya os contaré cuando logre acabarla – es decir, cuando mi ánimo me permita retomar un libro altamente emotivo, que describe entre otros temas las circunstancias de una dura realidad que vivió nuestro país en tiempos de posguerra – . Me era imposible en estos momentos. Necesitaba algo que me hiciera sentir bien, y recordé a Mónica y su género feelgood.
No tengo claro aún si me gusta el género, pues creo que sólo la he leído a ella. Pero me pasa una cosa, y es que conecta con mis gustos y emociones de una manera total. Es como si escribiera para mí (de pronto y casi sin venir a cuento saca a colación la Villa Diodati, donde Mary Shelley dió a luz a su Frankenstein para entretener a Lord Byron, Percy Shelley y Polidori, una de las escenas con las que sueño como momento literario que me hubiera gustado vivir, y claro, me mata) de alguna forma me reconforta leerla, porque en cada página me provoca una sonrisa o me devuelve a una ensoñación (no tiene nada que ver con autoayuda, por si las moscas lo aclaro). Y por eso no estoy segura de ser totalmente imparcial cuando afirmo que Próxima Estación me ha parecido soberbia. ¡Qué demonios! pues claro que lo estoy, ando ya curtida en muchas batallas literarias como para poder afirmarlo sin inseguridades de por medio y recomendárosla sabiendo que merece la pena.
Pero es que, vamos a ver, a mí me mezclas un viaje de Cuento en un adecuadamente renovado Orient Express, algo que yo me muero por hacer (vendería un trocito de mi alma si me pagara el pasaje), toques eduardianos y victorianos adaptados a la época loca y tecnológica en que vivimos, unos personajes a cual más excéntrico y a la vez adorable, y una mascota peludita, que no es un gato, sino un conejo, qué le vamos a hacer, le pones un poquito de glamour del de verdad, que no glam, cutrelux o brillibrilli, una narrativa excelente y bonita, y me tienes. Vaya si me tienes.
Os dejo la sinopsis de la autora:

Sigrid está a punto de cumplir el sueño profesional de trabajar de conservadora en un museo y, como despedida de su actual empleo, su amiga Ángela la ha reclutado para la convención anual hotelera que este año se celebra a bordo del extraordinario Venice-Simplon Orient Express. Entre ninfas, flores y lámparas Art Decó de la exquisita restauración de los vagones del mítico Express d’Orient, la historiadora atraviesa el corazón de Europa cuando un reencuentro inesperado la hace descarrilar a toda máquina.
A menudo fuera de ruta, atribulada por un lúgubre pianista, el encanto de Ed Sheeran, la inagotable batería de anécdotas de Gilberto, la presencia imponente del señor Rochester, una abogada en crisis y un conejo rebelde, Sigrid comprenderá que es preferible que te rompan el corazón a quedarte sin ningún pedazo que hacer añicos.

He decidido que no os voy a contar absolutamente nada de lo que pasa en la novela, porque uno de sus secretos está en descubrirlo con sorpresa. Cualquier cosa que os diga al respecto va a fastidiarlo. Menuda recomendadora de pacotilla, os diréis, pero no, creedme que os estoy haciendo un favor, porque odio las “reseñas” que destripan hasta la talla de calzoncillos del protagonista, pues se supone que si acudís a leer lo que os contamos es con la intención o posibilidad de leer un libro ¿Y dónde está la gracia si os quitamos la capacidad de sorprenderos? No sería justo cuando los que hacemos esta cosa pretenciosa de aconsejaros qué leer si hemos podido disfrutar del proceso de la lectura.
Solo voy a deciros que vais a abordar un tren histórico (el Titanic de los Trenes, o mejor el Queen Mary si me permitís el símil), compartir literariamente el mismo aire que en su día respiraron Agatha Christie, Churchill, espías , aristócratas de todo pelaje, traficantes de armas y decenas de personajes fascinantes en si mismos (Gilberto, Agente de Acompañamiento, os lo va a contar mucho mejor que yo a bordo), con todo el lujo y glamour de las clases acomodadas de la Vieja Europa, y de la mano de personajes con nombre de reina guerrera de comic o cantante de moda, chefs prestigiosos y pianistas… ay que no sigo, vedlo vosotros. Bueno sí. Es que hay conejos. Dos. Houdini, la pequeña mascota de Sigrid devoracables y canónigos, y el Conejo Blanco de Alicia, el de ¡Llego tarde, Llego tarde! como metáfora del tiempo.
Sobre todo, prestad atención a esos diálogos hilarantes, un tanto surrealistas, ingeniosos, y cargados de una ironía tan fina que pocos saben valorar. Y en eso, Mónica Gutiérrez es una especialista.
Me asombraba la capacidad descriptiva de Mónica en cuanto a hechos y lugares históricos y literarios. Leí su biografía por curiosidad y, disculpadme este pequeño toque de esnobismo que me permito, pero al César lo que es del César, supe que estaba en buenas manos. Si llegáis al final tenéis unos retazos de la misma, donde nos cuenta que es periodista e historiadora, además de escritora.
El libro está lleno de reflexiones, pero he escogido una para dejárosla aquí, que deberíamos tatuarnos como máxima de vida en la piel del antebrazo para tenerla siempre presente:

No importa lo mucho que se ría de nosotros o lo torpes que le parezcamos, si la vida te invita a bailar síguele la corriente.

Yo os invito a bailar con Mónica en un vagón del Orient Express al son de  la Próxima Estación. Dejaos llevar. Os gustará.

Como siempre los links. 

Versión Kindle Unlimited 

Versión papel tapa blanda

    •  
Nos vemos en el Orient Express (las ganas)- Edito para aconsejaros algo: Vale que el Orient Express desgraciadamente no está al alcance de muchos de nuestros bolsillos, pero pasaos por la página de renfe, que os van a sorprender los itinerarios y trenes, no solo el famoso Tren de la Fresa. Yo tuve oportunidad de recorrer el Canal de Castilla en un tren tirado por una máquina de vapor, o conocer el trenecito de Soller que es una pasada)
  •  
  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 3918 KB
  • Longitud de impresión: 181
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B088DHCBRX
 
  • Tapa blanda: 240 páginas
  • Editor: Independently published (17 de mayo de 2020)
  • Idioma: Español
  • ISBN-13: 979-8644480456
  • ASIN: B088N5G6G7