El chico de las bobinas – Pere Cervantes

Por segunda vez en la existencia del Redondal os traigo una novela que no me permite emplear el tono humorístico al que os tengo acostumbrados. Espero sepáis disculparme, porque las páginas que acabo de terminar son tan duras y emotivas que es imposible no tratarlas con cierta seriedad.

No sé si tenéis la costumbre de mirar las “etiquetas” con las que suelo catalogar los libros que os recomiendo. Si lo hacéis, veréis que he incluido “histórica”.

Y lo es. Pero no nos habla de Historia con mayúsculas, sino de la historia cotidiana de una ciudad española y la lucha por la supervivencia diaria de sus habitantes, una bella Barcelona herida por las secuelas de la guerra con el alma subyugada por el Régimen, que pisa libertades con una bota policial y militar, hecha de violencia sin consecuencias para vencedores sobre vencidos.

El chico de las bobinas nos cuenta todo esto de la única mano de Nil Roig, un pequeñuelo manco como secuela de la guerra, que a su tierna edad ya adora el cine. Vive con su madre, Soledad, como única familia, pues su padre ha huido para no ser apresado y su hermana pequeña murió en el bombardeo que a él le costó un brazo (el revival que Soledad tiene del momento es una de las escenas con las que más he llorado en todos mis tiempos lectores, que son ya largos). En sus ratos libres trabaja entregando con su bici bobinas de películas en los cines. Con él, con Bernardo el proyeccionista, con Leo, dueño de la tienda “La Gran Mentira” y autor a través del escritor de una de las mejores frases que he leído sobre el cine:

—El cine, hijo, el cine es la más grande y bella mentira. Todos aceptamos que nos engañen con una historia bien contada. Que nos lleven a lugares inexistentes, que nos hagan soñar con besos irreales…, depositamos nuestra fe en las palabras de un vaquero, un detective o una mujer fatal que desaparece de nuestras vidas en cuanto regresa la luz en la sala. Es sin duda la mentira más aceptada, ¿no crees?

rememoraremos a aquellos astros de la gran pantalla y sus películas ya míticas, tales como John Wayne y La Diligencia, el Tarzán de Johnny Weismuller, ídolo de Nil, Rita Hayworth. Fay Wray conocida como la Reina del Grito por su interpretación del primer King Kong en 1933… hasta aquel Raza favorito del gallego bajito (¿por qué todos los dictadores europeos serán bajitos? Es algo que siempre me he preguntado) con Alfredo Mayo como principal, denostado por los protagonistas de la novela de Pere Cervantes, rebeldes de fondo y conformistas de forma.

El viaje cinematográfico en el trascurso de la novela es tan mágico como el cine mismo.

Mas siendo el cine un medio para narrar la historia, la novela es otra cosa. Es la de Soledad, la madre de Nil, mujer valiente, independiente, superviviente nata, que no acepta vivir a la sombra de un hombre:

Vivía en un mundo de hombres autoritarios, deprimidos y ausentes. Un mundo en que solo las mujeres eran capaces de gestionar la miseria que ellos habían provocado. Ser soltera, viuda o una mujer abandonada en el nombre de una bandera perdedora te convertía en objeto de escarnios, abusos y chascarrillos.

He de contaros que conozco de referencias cercanas lo que supone. Yo no conocí a mi abuelo materno. Fue uno de tantos, piloto de combate desaparecido durante la guerra, dejando solas a mi abuela con mi madre recién nacida – nació en Abril del 40 – , y con ellas a mi bisabuela. Con una partida de matrimonio que nunca se encontró. Ellas también tuvieron que sobrevivir solas y marcadas en un mundo de hombres, hasta el punto de marcharse a Francia porque en España no tenían lugar hasta mucho después. Tal vez por eso, por las vivencias que me contaba mi madre, conecto con Soledad y con esta novela a niveles muy profundos.

Nos habla también de nazis escondidos en nuestro país tras la derrota preparando su huida a otros lugares, de tráfico de obras de arte esquilmadas a los judíos, de policías carniceros sin escrúpulos como Valiente, uno de los caracteres más detestables que he leído en mucho tiempo…

No quiero contaros de más, aunque realmente importaría poco, porque lo que tiene el libro no es la trama en sí bajo mi punto de vista, sino el preciosismo descriptivo de personajes, lugares y emociones, y eso, por mucho que lo contemos los “reseñadores” o “recomendadores”, no se puede trasmitir sin experimentarlo uno mismo. Por eso estáis teniendo dificultades para hacerlo, colegas blogueros, porque no se puede.

Os dejo sin embargo la sinopsis de la editorial:

Barcelona, 1945. Nil Roig es un chiquillo que se pasa el día en bicicleta transportando de un cine a otro viejas bobinas de películas. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un crimen cometido en el portal de su casa. Mientras el asesino huye después de haberlo amenazado de muerte en caso de no mantener la boca cerrada, el moribundo le entrega el misterioso cromo de un actor de cine de la época; un objeto perseguido y anhelado por un excomandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. El hecho de que el moribundo le dé el cromo a Nil pronunciando el nombre de David, el padre desaparecido del muchacho, arrastrará a este a resolver un secreto del pasado por el que pagará un alto precio.

En una Barcelona de claroscuros, El chico de las bobinas nos habla de la incomparable fortaleza de esas mujeres, víctimas de la guerra, que enseñaron al mundo cómo sobrevivir, y de esas salas de cine de barrio que permitieron soñar en los años de plomo y se convirtieron en refugio de infancias maltrechas.

Un thriller nostálgico cargado de emotividad y misterio que nos muestra la fragilidad y la ambigüedad de la naturaleza humana.

Por último deciros que los personajes de Cervantes trasmiten y emocionan porque el autor les arranca la piel para exponer su descarnada esencia, sus miserias y sus riquezas, su cruda realidad. Su verdad. Y digo verdad porque aquellos que hayáis oído hablar del periodo de posguerra a vuestros familiares ancianos les reconoceréis en alguno de ellos. A la Madre, al Niño que fueron, al Vecino extraño o el golfillo Limpiabotas del bar de la esquina. Todos ellos aunando ingenio y fortaleza para poder tan solo sobrevivir a las circunstancias de una época en la que había que sacarse las propias castañas del fuego como se podía, incluso con la mano procurando que el daño de las quemaduras fuera mínimo.

Se escuchaban las primeras voces de la mañana, todavía desperezándose del mal sabor de una pesadilla. En tiempos de carencias las ciudades madrugan. Quedarse en la cama era conformarse con una realidad que hedía.

Leedlo, de verdad. Eso sí, aprovisionaos de Kleenex en cantidades industriales. Gracias, Pere Cervantes. Ha sido mi primera experiencia contigo. Y repetiré. Un privilegio leerte.

Este es uno de los libros que me encantaría tener en formato papel, aunque desgraciadamente no pueda permitírmelo en estos momentos.

Os dejo el link a la versión digital en Amazon

El Chico de las bobinas

  • Tapa blanda: 544 páginas
  • Editor: Planeta; Edición: 1 (3 de marzo de 2020)
  • Colección: Áncora & Delfin
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8423357171
  • ISBN-13: 978-8423357178

Escrito por

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces (Alicia en el País de las Maravillas). Solo que soy más Sombrerero Loco que Alicia.

13 comentarios sobre “El chico de las bobinas – Pere Cervantes

  1. Ays, Pilar, tienes el don de encandilar con esas recomendaciones tuyas tan salás y de hacerlo de igual manera cuando la cosa se pone seria. No es el tipo de lectura que escogería normalmente, pero pones la miel en los labios de tal manera que no la descarto. Ante todo y sobre todo, lo que uno busca en una novela es sentimiento, que te remuevan para bien o para mal, hasta que te dejen hecha polvo y aquí parece que el meneo emocional está asegurado. Lo pintas tan bonito… Gracias por acercarnos esta novela y me alegra muchísimo que la hayas disfrutado así, aunque soy TESTIGA de que la has sufrido. Eso es que el autor lo ha hecho muy bien. Enhorabuena también a él. ¡Besote!

    Le gusta a 2 personas

  2. Hola de nuevo por aquí Eremita, que me estás haciendo adicto a tus artículos. 😍
    Comienzas diciendo que no puedes usar el tono humorístico y yo solo con ver la portada he lanzando una carcajá que ha venío hasta mi mujé asustá preguntando.
    No, tú no tienes la culpa. La tiene mi cabeza loca, que a veces lee lo que le da la gana.
    ¿Sabes la de veces que he visto la portada de este libro y he leído el título como EL CHICO DE LAS “BOINAS”? ¡Así, sin anestesia! Llámalo influencia de la fotografía de la portada o torpeza general mía. Que uno a veces mira el espejo y se suelta: hijodemividaydemicorazón. 😱😱😱
    Me encanta también la frase que has resaltado, aunque yo la transportaría también a la lectura. Posiblemente, con los libros, aceptemos más esa gran mentira que nos cuentan y que gozamos “vivir”.
    Para los de mi generación, aquellos que conocimos la tele en blanco y negro, con solo dos botones (canales) y servíamos de mando a distancia a nuestros padres (niño, pon la UHF que va a empezar…), tras cachete en el cogote; para los que entrar en el cine era un día de fiesta y abríamos los ojos como platos para intentar meternos dentro de la pantalla; para los que soñábamos en blanco y negro porque el color era demasiado lujo; para los que ya tenemos canas hasta en el ombligo… El cine era una experiencia fascinante, increíble y fantástica.
    Y digo “era” porque hace ya mucho que no voy. Me echaron de las salas: el precio de las entradas, la incomodidad de algunas butacas, pero sobre todo, la falta de educación y civismo de la gente que va a las salas a contarse sus vidas molestando a los demás. Con lo barato que les saldría hacerlo tomándose un cafetito en una terraza. 😩
    Por ello este libro me ha tentado varias veces para leerlo. Sin embargo, sé que es mu dramático, porque lo que cuenta es tan real que forma parte de nuestras familias, de nuestros padres, de nuestros abuelos, de nuestra historia. Tu reseña me ha vuelto a hacer la boca agüita, pero ahora mismo, en estos momentos, me niego a meterme en un libro que me haga llorar lágrimas oscuras como una magdalena mojá en chocolate. Para ello solo tengo que ver todos los días el telediario o simplemente poner la tele. Aparato que me genera más odio que los personajillos que aparecen en él.
    Tal vez en otro momento.
    Muchas gracias por tu reseña. Me encanta como las escribes y me encanta leerlas. 😍😍😍
    Y perdona la extensión del comentario. Que me creo que estoy en mi blog y me alargo, me alargo y me alargo más que la zancá de un galgo. Para una vez que me salgo del bloqueo escritoril me lo vas a permitir, ¿verdad? 😜
    Abrazote güeno gaditano para tu cuerpo serrano. 😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

    1. A ver Kahitano (Copyright Jess), no es que te lo permita, es que te lo ruego :D. Aún no sé del todo qué he hecho para ganarme un comentarista como tú, pero sea lo que sea lo he hecho muy bien 😀 El Redondal es tu casa (bueno no, es la de mi pareja en físico, pero literariamente es nuestra :D) Y las risas que me sacan no se pagan con dinero.
      Ostras el UHF, la tele en blanco y negro… no se si deprimirme o alegrarme por lo vivido jajaja. Yo el cine lo recuerdo como tardes con mi madre en el Benlliure – una sala de Madrid, del Madrid de antes – viendo el último estreno de pelis para niños, y las noches de cine de verano en Benidorm con mis abuelos y mis padres.
      Hoy en día yo requisaría los jodíos móviles, pero además Netflix, amazon, Movistar… aunque la pantalla grande tiene lo que tiene
      Y quizá sea mejor que dejes el libro para ánimos propicios. Es durete para aquellos a los que nos han contado de primera mano como fué
      Besotes, boinero XD

      Le gusta a 1 persona

      1. 🤣🤣🤣🤣🤣
        Si Jess me puso Kahitano, Kahitano soy (aunque la h se mueve más que un garbanzo en la boca de un agüelete 😅).
        Y ¿Cómo me has ganao? (más un castigo que un premio) Pues con tu arte escribiendo, con tu buen humor y porque eres mu güena gente. 😉

        ¡Ay el pasado! No te deprimas con él. Vivido está, que es lo importante.

        Shí. Dejo el librete para cuando necesite regar las plantas (me las pongo en la barbilla mientras leo 😅).
        Ahora necesito, buen humor, poca vergüenza y fantasía o Cifi. Cosas del “dream life”.

        Aquí va una de recomendaciones 😜

        Uno de los libros con los que más me he reído es: “Tres Enanos y Pico” de Ángel Sanchidrián.
        Fantasía descacharante. Mis carcajadas se escucharon en sebastopol.
        https://www.goodreads.com/book/show/34621234-tres-enanos-y-pico

        También te puedo recomendar “Los Muertos No Pagan IVA”, de Sergio Sánchez Morán.
        Segundo de la saga de la detective de lo paranormal Parabellum.
        También para reírte con sus locas aventuras.
        https://www.goodreads.com/book/show/42845133-los-muertos-no-pagan-iva

        Aunque los últimos leídos que más fuertesito me han dao son:

        “Proyecto Marte” de JL Salart
        Un güenisimo Cifi, aunque drama (no me di cuenta de dónde me metía 😅)
        https://www.goodreads.com/book/show/26532980-proyecto-marte

        “Flores para Algernon” de Daniel Keyes
        De este no te cuento ná, por si lo lees que el bombazo sea como el mío.
        https://www.goodreads.com/book/show/6630432-flores-para-algernon

        Y mi gran descubrimiento como autor fantástico/Cifi, César Mallorquí.
        Escribe cuentos que son un pelotazo (bastinazo que se dice en mi pueblo).
        “El Círculo de Jericó” será inspiración algún día para mi primera novela de cuentos (su formato, no su contenido).
        https://www.goodreads.com/book/show/6827378-el-c-rculo-de-jeric

        Y hasta aquí mis cuenteretes. Como no tendrás libros en tu cola de lectura, pos viene Southern Khaitan y te hace la boquita agüita. 😅😂🤣
        Besote mascarillado. 😷

        Le gusta a 1 persona

        1. Jajajajajajajja

          Oye ¿cómo que Souther Kahitan? Di que si, sigue añadiendo letras que te quedas en SK .. Ská como el ritmo… pues mira no es mal apócope jajajja.
          ¿Qué has hecho? ¿qué has hecho alma de cántaro? Ahora ya ando babeando con esas recomendaciones, de hecho tenía ganas a Mallorquí, y de lo de los muertos y el IVA había oído hablar. Peeeeero… me he quedao tó intrigá con las flores del guiri así es que a por él voy 😀
          (una chica que ha venido a casa enmascarillada en vez de besos me ha dicho “dame un codito” – choque ligero de codos – me he quedao de pasta de boniato pero me ha hecho gracia XD) así es que un codito pa tí XD

          Le gusta a 1 persona

  3. Pilar de mis amores, aunque lo intento de vez en cuando, no puedo avanzar en la lectura de esta novela, es tan dura que, aunque me lo propongo no puedo, se ve que mi ánimo no esta para tanto drama. Lo he empezado dos veces y ahora de momento lo he dejado hasta que encuentre las fuerzas perdidas. Después también me pasaré por aquí para darte mi opinión, aunque te adelanto que será la de una lectura estupenda, como todo lo que he leído hasta ahora de Pere. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s