Hablemos de mundos fantásticos con Diana Buitrago

En el curioso escenario de que un escritor entreviste a otro escritor, mi queridísima Pilar, gran amiga y mejor persona, ha tenido ¿a bien? permitirme esta osada intromisión en la sala de máquinas de su Redondal que tan buenos ratos nos permite vivir para hacer de las mías. Y aunque voy con más miedo que vergüenza para no meter la zarpa donde no toque, al menos estoy inmejorablemente acompañada.

Como bien sabéis, este es un blog comprometido con los autores autopublicados y aquí habéis podido conocer a más de uno, entre los que se incluye una servidora. Hoy os traigo de la mano a otra de esas escritoras a las que Pilar descubrió en su día  través de los farragosos senderos de Kindle Unlimited: Diana Buitrago que, además de responder a unas preguntillas para ayudarnos a conocerla un poco más, nos trae, también, regalito. ¡ATENTOS! LOS DIEZ PRIMEROS EN COMENTAR EN ESTA ENTRADA SE LLEVARÁN UN EJEMPLAR DIGITAL DE UNA DE SUS NOVELAS GRATIS. Si queréis saber de cuál, tendréis que llegar hasta el final y ahí os lo desvelo. ¡Eps, sin trampas, que la entrevista es muy, muy interesante, PALABRA!

Por partes: Diana es una de esas personas diferentes de las que yo me harto de repetir: Todo el mundo debería tener a alguien como ella en su vida porque Diana es magia y es luz, aunque le guste la fantasía con tintes oscuros. En ella he encontrado una palabra de ánimo siempre, una sonrisa cuando más cuesta arriba están las cosas, un empujón sereno para seguir adelante y mil cosas sin las que ahora me costaría mucho más estar aquí.

3MDUzGi9_400x400

Diana es de mi quinta (¡gran cosecha la de aquel 82!) y vive muy cerquita de donde vivo yo, concretamente en tierras ilerdenses, cuyos climas y paisajes parecen ser una gran inspiración para esas novelas oscuras de nieblas que reptan sobre las húmedas baldosas en esas noches inquietantes. Y no me enrollo más, que a quien tenéis ganas de leer es a ella. Con Diana hemos hablado sobre fantasía, acercándonos a sus novelas.

Y como buena escritora: introducción, nudo y desenlace. Después de la parrafada anterior, vamos a empezar por el principio, los primeros contactos con la literatura, la escritura, las novelas:

P: Háblanos un poco de la primera vez que te sentaste a escribir una novela. La necesidad que te empujó a ello y si esa novela es alguna de las que hoy conocemos.

R: La primera novela que escribí fue a los 17-18 años, se llamó Vida Somnium. Me habían pasado cosas muy horribles y sentí la necesidad de narrarlas, aunque fuera mediante la fantasía y a través de muchas metáforas. Ya entonces, la literatura me proporcionó herramientas para enfrentarme a la realidad y lo sigue haciendo. Cada vez que me sumerjo en un mundo inventado o una historia fantástica, lo hago con el lápiz bien afilado como una espada. Y no, nunca la publicaré por ser demasiado personal, pero se puede versionar, nunca se sabe.


-El título es muy llamativo. Ojalá algún día podamos conocerla en una versión que permita disfrutar de la trama y sufrirla, respetando esa parcela personal e íntima. En todo caso, celebro que esos malos momentos quedasen atrás y te hayan hecho más fuerte porque me consta que es así.

Esta otra pregunta tengo ganas de hacértela porque ya sabes lo denostada que está la fantasía juvenil. Atreverse con ella es casi una misión de valientes, así que…

P: ¿Por qué fantasía juvenil?

R: La juventud, la adolescencia es esa etapa en que crees que puedes con todo, nada te da miedo y estás dispuesta a enfrentarte a lo que sea, también tienes menos que perder y estás llena de sueños por cumplir. Es también una época dura, de muchos vaivenes emocionales, de forjar la experiencia, de aprender a caer… por eso me encanta, es vida en estado puro. Siempre me habían gustado las historias juveniles y por supuesto, tenía que escribirlas. La fantasía es un bálsamo en un mundo tóxico, donde la realidad supera a la ficción. Necesitamos abstraernos de un mundo que evoluciona tan deprisa que se pierden sus cimientos. El refugio de la imaginación es una maravillosa forma de aprender a amar las cosas que no vemos, de construir mundos mejores y de valorar la esencia de la vida sin recrearla como en un espejo.


¿Queréis más? Estoy taaaaaan de acuerdo contigo: la edad de la magia, de creer en todo, de ser valiente y de equivocarse, un compendio, al final, de lo que es la vida y recalco: no solo dirigido a un público juvenil, sino a todos aquellos que no hemos perdido buena parte de eso.

P: Cuéntanos un poco sobre tu estilo, qué podemos encontrar en un libro de Diana.

R: Adoro la poesía como medio para expresar sentimientos y mi prosa está muy “contaminada” de ella, es inevitable. También me gustan las descripciones y las reflexiones. No me suelo explayar demasiado en la narración, así que todas mis novelas son relativamente cortas. Me gusta el misticismo, el esoterismo, la magia, la historia… mis libros son una miscelánea de todas mis pasiones.


Seguro, pues que de todo esto podremos encontrar en tu última novela, recién salida del horno y publicada el pasado viernes, 30.

P: Háblanos concretamente de Noctea: el imperio del cuervo, tu última publicación.

R: Noctea. El Imperio del Cuervo, nació de un desafío literario del blog de Jessica Galera Andreu. Concretamente del reto de diciembre si no recuerdo mal. No es la primera novela que prospera de uno de sus desafíos y es siempre un placer sacarla adelante con la chispa de su imaginación.

Cuando terminamos, Jessica y yo, de escribir Ónice, sentía que quería seguir escribiendo épica. Empapada de todo lo que me había enseñado mi compañera y con ganas de sacar todo lo acumulado durante el confinamiento. Una vía de escape fantástica, como un portal hacia otros mundos.

En Noctea os podéis encontrar un mundo, Hollkast, amenazado por una rara enfermedad e ignorando un peligro mayor, que se cierne sobre el mundo a través de sus cuervos mensajeros. Dioses de leyenda, una misteriosa puerta, un objeto divino, sacerdotes guerreros, magia, ninfas, piratas, emperadores, sacrificios, demonios… y la fe puesta a prueba mil veces. ¿Dónde moran los dioses en realidad? ¿En tierra sagrada o en el alma? Tendréis que leerlo para descubrirlo.


Ya lo sabéis. ¡MUHAHAHAHA!

Otra más sin enrollarme:

P: ¿Referencias literarias? ¿A quién lee Diana?

R: No soy una gran devoradora de libros, pues tampoco dispongo de mucho tiempo para ello, pero siempre leo lo que quiero. Hay épocas en las que me apetece un género y otras en que suelo cambiar. Sin embargo, la fantasía es recurrente en mis lecturas porque me encanta, sin más.

La primera saga de fantasía que leí fue “El Señor del Tiempo” de L. Cooper y me enamoró por completo, después le siguió “El Señor de los Anillos” de Tolkien y “La Rueda del Tiempo” de R. Jordan. Sin embargo, también me gusta la fantasía urbana y recomiendo a A. Hocking o C. Harris.

Actualmente, leo mucha autopublicación para conocer el mercado y para apoyar a compañer@s. Los libros siempre suman, nunca restan.


¡Totalmente de acuerdo!

P: Hasta ahora tienes publicadas dos de las tres novelas de ‘Canción de Vampiro’: ‘Por tu Sangre’ y ‘Sangre a la Sangre’; ‘Crisálida: la luz de Ithaerna’; ‘Kharos: Almas de Plata’, ‘Ónice: El destierro de los dragones’ (junto a una servidora) y la recientemente publicada ‘Noctea: el imperio del cuervo’. Ahora queremos saber: ¿Proyectos futuros? ¿Qué vendrá después?

R: Quiero terminar la trilogía vampírica “Canción de Vampiro” con la tercera entrega, seguir con la bilogía Crisálida (libro 2) y después ver cómo encarrilo la saga Dioses de Ceniza. Y por supuesto, lo que caiga entre medio, porque ya me conozco y me animo enseguida. Con Jessica tenemos ahí un proyecto aparcado y en algún momento lo retomaremos, cuando las musas y el tiempo dispongan.


Y la última: si ya vamos de palos con la fantasía juvenil, ser autopublicado es la guinda para ir con el ‘Sambenito’ colgado. Tú publicas sin sello editorial, libre como el viento. Explícanos por qué:

P: ¿Autopublicación o publicación editorial? ¿Por qué tú te has decantado por la primera opción?

R: Soy una persona bastante práctica y siempre tuve claro que si publicaba mis novelas lo haría de la forma que mejor me permitiera compatibilizar mi vida personal y privada con esta pasión por las letras. El hecho de cobrar por escribir no es para nada con ánimo de lucrarnos hasta las cejas, sino una manera de que valoren lo que haces y te respeten por ello. A veces es complicado hacer entender que nos dejamos muchas horas escribiendo y que, aunque nos guste, necesitamos retroalimentación positiva para seguir con esto.

Las editoriales no dejan de ser negocios para las que no puede publicar todo el mundo porque no es rentable. Con esa premisa tuve claro que mi mejor opción era la autopublicación, que me permitía esa libertad anhelada para ser dueña de mi trabajo y de mi tiempo, y al mismo tiempo me proporcionaba cierta remuneración por mi esfuerzo.

L@s autopublicad@s intentamos mejorar día tras día, sabiendo que esas novelas son nuestro pequeño negocio y que debemos cuidarlas al máximo. Nos comunicamos y nos ayudamos, con la única finalidad de conseguir una calidad editorial. Nos sentimos muy orgullos@s de lo que hacemos y solo pedimos respeto y reconocimiento, como nos merecemos.


¿Queda claro? Elección, no resignación.

Y nada más, Diana. Mil gracias por acompañarme en esta incursión “redondalera”. Sin Pilar en la casa me siento un poco como una intrusa, pero la compañía de Diana convierte en hogar cualquier sitio.

Y ahora, lo prometido es deuda: Diana quiere regalar diez ejemplares en edición digital de una novela que he tenido la gran fortuna de poder leerme y es una joyita: Kharos: Almas de Plata.

51bgxDxRVGL

Si quieres llevarte un ebook totalmente gratis, sé el más rápido del oeste ‘redondalero’ deja un comentario en esta entrada comentando lo que más te ha llamado la atención, si conoces a Diana, si has leído algo de ella, LO QUE QUIERAS en relación a la entrada y déjanos también tu correo electrónico para poder enviarte la novela. Recuerdo: ¡solo a los diez primeros!

Nada más, le agradezco mil a Pilar la oportunidad de entrevistar a quien yo considero una hermana en este mundillo de letras y ahora que hemos llegado hasta aquí sin que explote nada, te devuelvo los mandos. A quienes acostumbráis a visitar Desde el Redondal, habréis echado en falta en esta entrada la gracia única e incomparable de Pilar; en todo caso, valoradme la voluntad y sobre todo, valorad a la pedazo de autora que os he traído.

Gracias a todos.