Nota: Tal vez la estética esté un poco rara. En esta reseña he intentado seguir las instrucciones de inclusión que nos trajo Lehna Valduciel para facilitar la lectura a personas invidentes, evitando utilizar el formato predeterminado para citas y entrecomillados, sin cursivas, enlaces a la vista y añadiendo descripción de imágenes. Si no lo he logrado del todo, irá mejor con la práctica, e incluso perfeccionaré la estética sin omitir la inclusión. Gracias por compartir conmigo este viaje para mejorar las cosas y seguir leyendo pese a que no quede muy <<bonito>>.


<<La novela que tenéis entre manos nace justo de ello: de un beso nunca dado, de una eternidad particularmente interminable y de un silencio demasiado prolongado.(…) este libro es el particular cyborg que yo mismo me he encargado de enviar al pasado para tratar de reencauzar desde la ficción un presente y una realidad en serio peligro de empantanamiento.

G. Velasco, G. . Todas las veces que nos dijimos adiós (Spanish Edition) (p. 6). Edición de Kindle.>>

Veamos, ¿qué os parece si le damos un poquito al romance? Espero que aquellos a los que no os llama demasiado este género no huyáis despavoridos ante mi recomendación. Si acaso fruncid un poquito el ceño preguntándoos por qué a esta Eremita le da de nuevo por proponer novelitas rosas, y luego asombraos cuando descubráis que no es así en absoluto. El autor de esta novela no es de esos que limitan su narrativa a aquello de chico con problemas conoce a chica con carencias o viceversa, se encuentran, se desencuentran drama mediante, y después son felices, comen perdices, y se convierten, por obra y gracia de su amor, en seres humanos objeto de culto y ejemplo para los libros de autoayuda y coaching emocional. O tal vez sí, al menos en parte de la trama, pero con más, con mucho más.

Diría que es apta para ser leída tanto por los seres con cromosoma X dominante como por los de cromosoma Y – Me váis a perdonar, pero qué difícil es escribir de forma políticamente correcta en cuanto a distinción de características atribuidas al género, acertadamente o no, se refiere. Sobre todo ahora que hay más acepciones que hetero y homo, así es que seguiré adjudicando tendencias por predominancia cromosómica. Quizá se acerque bastante a lo que quiero expresar; aunque ahora que lo pienso podría denominarlo venusianas y marcianas… puede que fuera más poético… pero qué demonios, X e Y es más adaptable, y encima nos han dicho siempre que son incógnitas a despejar. Lo elijo así.- Madre mía, me percato en el repaso de en qué charco me he metido para evitar decir que los machos hetero no leen romántica o eso dicen. Pero ahora voy y lo dejo, no vaya a menguar mi fama de pisacharcos.

Como es mi primer contacto con la obra de G.G. Velasco, he ido a fisgar su web (https://www.ggvelasco.com/sobre_mi/) para saber quién es. He encontrado a un escritor independiente, nacido en Galicia y licenciado en periodismo, viajero impenitente y gran amante del cine. Tiene un perrito adorable llamado Floyd como homenaje a Pink Floyd (os lo cuento ahora que no me está mirando Mico con esos ojos felinos que me piden que nunca hable de perros, pero es que a mí me pueden los animales, qué le voy a hacer)

Todas las veces que nos dijimos adiós es su séptimo libro publicado. Cuenta en su haber con otros títulos como Nadie vendrá a rescatarnos (https://amzn.to/2QyxDtt), finalista del Premio Literario Amazon 2019, y parece ser un explorador, no solo del mundo, sino de diversos aspectos de la psique humana que plasma en forma de novela, ya sea negra, misterio, thriller… o romántica como en el caso que nos ocupa.

<<A veces basta con cuatro horas de especial trascendencia y un puñado de canciones para definir el sentido de toda una vida…

Cuando Selene Ézaro y Elio Quirán se ven obligados a separarse tras haber disfrutado de varias semanas inolvidables juntos en la Florencia de 1998, ambos protagonizan una de esas horas clave, pero lo que ninguno de ellos imagina es que solo será la primera en que se digan adiós, pues el destino, cuyos planes parecen seguir una misteriosa agenda propia, aún les tiene reservadas algunas despedidas a contrarreloj más.

Todos esos momentos decisivos componen, a lo largo de cuatro décadas, cuatro estaciones, cuatro países y cuatro bandas sonoras distintas, una conmovedora historia de amor en tiempo real, con un trasfondo autobiográfico insólito en el género, destinada a encoger el corazón de quienes todavía creen en la excepcionalidad de ciertas emociones.

Sinopsis de la contraportada>>

Velasco comenta en redes sociales a sus lectores habituales que esta novela <<no tiene nada que ver con lo que esperabais de mí>> Y esto os lo cuento queridos míos, por si algunos ya le habíais leído, puesto que yo parto sin prejuicios al ser el primero de toda su obra para mí. Ya avanzo que no será el último.

Es un libro con banda sonora, que el autor ha incluido al principio de las cuatro etapas en las que transcurre la trama. En forma de lista de reproducción en Spotify, con código de barras, acompaña y complementa la lectura, ya que la música referenciada ayuda a contextualizar las escenas, a la evocación, y es una parte esencial en su desarrollo. Una novela en la que se invita al lector a usar un sentido más. Pink Floyd, Battiato, Garbage, Aerosmith… canciones que no resultarán desconocidas al lector de mi generación, excepción sea hecha de ciertas inclusiones culturales islandesas de las que Velasco es admirador, que yo particularmente desconocía y me agrada descubrir.

Inciso: ya sabéis que mi frase favorita durante el cálido, desértico, tórrido verano madrileño es <<El año que viene, en Abril emigro a Islandia hasta Noviembre>> Lo haré. Algún día.

Viene al caso, especialmente Battiato, pues a lo largo de la historia podremos afirmar casi con seguridad que Elio es para Selene, y Selene para Elio, el sol y la luna, sus propios Centros de gravedad permanentes (título de una de sus canciones más conocidas).

La primera etapa, narrada desde el punto de vista de Elio, transcurre en Florencia, donde los jóvenes protagonistas se conocen en una escuela de idiomas. Podríamos decir que trata de inseguridades y besos anhelados y no dados. Los protagonistas viven su primera veintena, descubriendo el mundo y descubriéndose, dudando si lo que sienten es producto de un amor de verano en un entorno libre, asumiendo que es más y cuestionándose si <<Marcelino>>, eufemismo que Selene usa para referirse al destino predeterminado, volverá a cruzar sus caminos.

La segunda etapa, diez años después, narrada desde el punto de vista de Selene, se da en un lugar y circunstancias que nosotros, lectores, no habríamos podido imaginar como relacionados con ella. Narra un reencuentro más amargo que dulce y la constatación de los sentimientos que nacieron en la lejana Florencia, una vez más irresolutos. Sin embargo deja en esta lectora una sensación como la que describe Elio en la primera parte… ¿es cierto o es la sublimación de un amor de verano por parte del protagonista masculino? :

<<El carrusel de emociones contradictorias que acababa de zarandearme era lo más parecido a una esquizofrenia que había vivido nunca: casi como un péndulo, mi mente había oscilado en un mismo minuto de estar segura de que Selene, en cierto grado, también me deseaba a derretirse como un reloj de Dalí ante la perspectiva de que lo anterior solo hubiera sido una bonita película que yo mismo, con mi característica inclinación a envolver la monotonía de un aura épica, como en las películas, había orquestado en mi cabeza para no tener que aceptar la cruda realidad.

G. Velasco, G. . Todas las veces que nos dijimos adiós (Spanish Edition) (p. 31). Edición de Kindle.>>

Otros diez años pasan hasta la tercera Etapa, con Elio narrando en primera persona desde Japón, su residencia tras años viajando por el mundo y recuperándose de la depresión en que le sumieron varias circunstancias confluyentes. Con una bellísima descripción de Japón y sus tradiciones, otro amor en escena y una Selene ausente pero siempre presente en Elio, <<Marcelino>>, ese caprichoso indicador de lo que debe ser, usa todos los recursos a su alcance, incluídos fenómenos naturales, para impedir con contundencia lo que no debe ser y dar lugar a la cuarta etapa. Debo decir que leer este capítulo ha sido vivir una mezcla de El camarote de los hermanos Marx y aquella comedia romántica de 1999 interpretada por Sandra Bullock y Ben Affleck, Fuerzas de la naturaleza. Tan delirante que pese a lo dramático de la situación, resulta realmente hilarante.

«And even though our love is doomed», decía su parte más lograda, «even though we´re all messed up. We´re still waiting for tomorrow. We are still aching for tomorrow…».

G. Velasco, G. . Todas las veces que nos dijimos adiós (Spanish Edition) (pp. 187-188). Edición de Kindle.

Garbage. Even though our love is doomed.

La cuarta parte va a transcurrir en México. Y digo bien cuando utilizo el futuro, pues es el año 2028. Durante la colorida festividad de Los Muertos.Un reencuentro. Al partir, un beso y una flor como en la canción de Nino Bravo. Un Siempre. Un Nunca. Un Hasta Siempre. Tal vez un hasta nunca… porque:

<<—Nadie que haya cumplido sus sueños se dedica a escribir. Tal y como yo lo veo, la literatura es precisamente una forma alternativa de cumplirlos. —O de verter sobre el papel la frustración de no haberlos cumplido. —Eso también, claro.

G. Velasco, G. . Todas las veces que nos dijimos adiós (Spanish Edition) (p. 226). Edición de Kindle.>>

He leído una fantástica y atípica novela ¿romántica? sobre un amor que es porque no fue. Dos personas cuyo <<centro de gravedad permanente>> vital es amar el enamoramiento de los veinte años; esos sentimientos y sensaciones sublimadas que uno no vuelve a vivir en los treinta, cuarenta, cincuenta… cuando la vida nos atempera, ni conserva cuando se consuma, enfrentado a la realidad y al peso de la cotidianeidad y la costumbre.

Si a ello le unimos el aderezo de verlo literariamente narrado en un libro, en vez de en la consulta de un psicólogo, tenemos, me vais a permitir que me repita, pero esta vez sin interrogantes: Una fantástica Novela Romántica. No al estilo de Danielle Steele, ni tan siquiera de las Brönte, sino del movimiento literario romántico que pondera el sentimiento sobre los que lo sienten.

¿Autobiográfica? Puede que tenga retazos, o alguna historia haya servido de inspiración al autor… (si llega a leer ésto quisiera ver una foto de su mano y muñeca; quien lea la novela entenderá)

Elio, Selene, la música y un amor florentino son sus personajes protagonistas. Hay otros, pero son mero atrezzo en la historia. Historia cuya calidad va in crescendo en cada capítulo hasta llegar a su gran final, en que el autor establece casi un diálogo revelador con el lector a través de sus personajes. Bueno, y está Rita. Todas tenemos o hemos tenido una Rita en nuestra vida, la mejor amiga a la que nunca le parecen bien nuestras parejas.

He disfrutado la historia. Quizá me haya impacientado en ocasiones con una narrativa descriptiva larga del entorno queriendo desenlaces, acción, ver qué pasa. Hasta que he parado y he visto que, como buena viajera/lectora, el proceso consiste en saborear el camino/el detalle hasta llegar al destino/la conclusión. La puesta en escena de Velasco, con sus descripciones de lugares y sensaciones, tiene tanta belleza como el argumento en si mismo. El mismo Elio lo dice en la cuarta parte:

<<—La acción, claro —rezongó entretanto—. Todos adoramos la acción cuando nos enfrentamos a una historia y pocas veces nos damos cuenta de que los disparos, las explosiones y todos esos trucos tan efectistas casi nunca son lo verdaderamente sustancioso.

G. Velasco, G. . Todas las veces que nos dijimos adiós (Spanish Edition) (p. 234). Edición de Kindle.>>

Sin duda, una buena novela. Va el link de descarga, como siempre: https://amzn.to/31EJwEo para la versión kindle y https://amzn.to/31EepZH para la versión en papel.

Id por la sombra. O no, paraguas que hay tormentas este finde.

Versión digital:

  • Tamaño del archivo : 5259 KB
  • Longitud de impresión : 270 páginas
  • Word Wise : No activado
  • ASIN : B08FRT6M5S
  • Idioma: : Español
  • Texto a voz : No activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Tipografía mejorada : Activado

Versión impresa :

  • Tapa blanda : 294 páginas
  • ISBN-10 : 1651831122
  • ISBN-13 : 978-1651831120
  • Dimensiones del producto : 13.97 x 1.88 x 21.59 cm
  • Editorial : Independently published (12 agosto 2020)
  • Peso del producto : 449 g
  • Idioma: : Español

10 pensamientos

  1. Una reseña profesional y exhaustiva sobre una novela que bien la merece. Me enamoré de la obra de Velasco con Lo que define a una llama y,.desde entonces, no he perdonado ni una. Todas las veces que nos dijimos adiós es la demostración del brillante y camaleónico autor que tenemos entre manos. Cómo decía al principio, una reseña excepcional. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias y Bienvenid@al Redondal. Había que hacer honor a la novela, que realmene es para disfrutarla. Ha sido un gustazo descubrir a este autor. Seguiré con la que comentas en cuanto le retome, porque desde luego quiero leerle completo, estoy muy gratamente sorprendida 🙂 Un saludo

    Me gusta

  3. No conocía la obra. Suena interesante. Pero las largas descripciones aunque peco de que me gustan, la acción también es importante. (Yo también soy de perretes) si tuviera que comprármela yo creo que sería para después de navidades, tengo mucha obras pendientes.
    Muy bien redactado, información detallada, y sobre todo, me he reído. Un saludo!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Ahora sí me has sorprendido. Personalmente a las románticas las tomo con pinzas o cuando me las recomiendan, y sin embargo, no puedo evitar sentirme con Keanu Reeves enterrado hasta el cuello y amordazado obligado a ver algo que no es de su agrado, ya sabes, el meme, te diría el nombre de la película pero lo ignoro jaja.

    Pero debido a tu recomendación, que vale un montón, creo que programaré mi dosis semestral de novela romántica para antes 😆. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  5. Anda que no has liao ná, Pilarica, con las incógnitas. 😝😝😝
    Te comento lo que dicen las mates:
    Si es una SOLA ecuación se usa la X. ¿Por qué los biólogos le otorgaron esta incógnitas a las mushashas? cualquiera sabe. Hay quién dice que la que primero apareció en el mundo fue Eva, y no Adán. Perooooo, yo no me meto en el fango que estoy acabaito de dushá! 😅
    Si es una PAREJA se forma un sistema de ecuaciones y se usan X e Y. Aquí, según los biólogos, entraría en juego el cromosoma masculino. Y ¡qué casualidad!, se empiezan a complicar las mates. Hay quien despeja una incógnita para resolver la otra; hay quién lo hace al revés; y hay quien sale corriendo para despejarse la cabeza que bastante tiene con resolverse a sí mismo.
    Pero si es un TRÍO, sistema de tres ecuaciones, llega la incógnita Z para unirse a las otras dos. Se complicaron las mates del tirón. ¿Y quién es Z? Yoquejé!!! Soy yo biólogo acaso. 🤷🏻‍♂️
    A lo mejor, la metáfora es que todos somos incógnitas hasta que alguien nos despeja.
    (Eah, después dirán que las mates no son poéticas)
    Con respecto al libro que has reseñado… Quizás más adelante. Ahora prefiero leer cosas sin shentimiento. Que ya lloro bastante cuando veo de refilón el Telediario o el Tuister.
    Codito-Codazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s