¿Debate? Juvenil Vs. Adulta

¿Ya ha pasado un mes desde el último debate? Eso parece, el tiempo no espera por nadie así que va tocando subirse al atril, encender los micrófonos y comenzar a defender nuestras posturas en el segundo debate escritoril-iterario del Redondal. En esta ocasión hablaremos de las etiquetas —las literarias, no las que cuelgan de las prendas del Bershka— centrándonos en aquella que cataloga a una obra como juvenil o adulta. Nos ponemos el casco, por si llueven piedras metafóricas, y bajamos al barro, pues.

Ya estamos con la etiquetitas… y luego ni caso a las de la comida y la ropa.

Antes de comenzar quiero contaros que los componentes del Redondal odiamos las “etiquetas” ya que creemos que no es más que una limitación y en muchos casos desembocan en prejuicios. Y nos negamos a meternos en los corsés que ha creado la sociedad para tratarnos como estereotipos y no como personas individuales y completas. Dicho esto, hay que aclarar que esta semana a pesar de tener una ideas similares sí que hemos conseguido una mayor diferencia entre las perspectivas de cada uno.

Desde vuestro punto de vista: ¿qué diferencia hay entre juvenil y adulta?

Jessica: Para mí, la “etiqueta” (cosa que odio, por cierto), la marca la edad de los protagonistas. Única diferencia para novelas adultas y novelas juveniles. Obviamente esto conlleva comportamientos, caracteres y formas de afrontar las cosas distintas a la edad adulta. Nada más. Para mí en una novela juvenil hay personajes adultos, pero estos no son los protagonistas.

Diana: La edad de los personajes, porque en juvenil creen que todo es posible, a medio camino entre la ilusión infantil y la rebeldía de enfrentarse a lo nuevo. En adulta los personajes han vivido lo suficiente, tienen experiencia como para no cometer ciertos errores, para explorar menos y no sentirse dioses de su pequeño mundo (normalmente XD).

La Eremita discrepa de las chicas respecto a que esté definida únicamente por la edad de los personajes. Nos pone un gran ejemplo, IT de Stephen King la protagonizan niños y no es infantil ni juvenil; nadie osaría calificarla así.

Rubén: Para mí es un poco de todo. Para empezar la etiqueta de juvenil para su obra la suele adoptar el propio autor para seleccionar el público a la que va dirigida, normalmente edades de 16 a 30 años, a brocha gorda. Evidentemente, siempre se trata de obras protagonizadas por adolescentes o adultos muy jóvenes. Y los temas pueden ser tan complejos como los de la literatura más adulta, pero creo que la forma de tratarlos no es igual. Esa para mí es la principal diferencia. No sé si es profundidad, verosimilitud, atmósfera o qué, pero hay una diferencia ahí en el cómo, no en el qué.

La Eremita dice entre dientes que Rubén le ha plagiado la respuesta y que justo ella iba a decir lo mismo. Nos cuenta una teoría científica sobre la creencia que tiene de que cuando era niña le clonaron una pequeña parte del cerebro y que se la insertaron a Rubén…

De esto a una teoría conspiranoica no hay ni medio paso

Desde luego por aquí la imaginación no nos falta, y aunque yo soy más de ciencia, centrémonos, que hemos venido a hablar de literatura.

Entonces, ¿qué marca la etiqueta de juvenil? ¿La edad a quien va dirigida la historia? ¿La edad de los personajes? ¿La trama?

Diana: En cierto sentido, también lo marca la intención de la novela. En una infantil no puedes explicar la historia de la misma forma. Quizás en juvenil lo marca el aire rebelde y pasional, de que todo es posible. Y la adulta es más dura y real, cuando ya estamos más acostumbrados a sufrir y resistir en esta vida

Rubén: Quizá en la adulta haya más desencanto, Diana. Pero bueno, hay novelas adultas muy buen rolleras. Es decir, que no es solo eso, pero algo de eso hay. Pero insisto, no es tanto lo que pasa: cosas duras, muertes, tragedias, apocalipsis varios, sino la forma de contarlo la que las diferencia, en mi opinión. Creo que es un error etiquetarse a uno mismo y lo que escribe. Evidentemente escribes fantasía, sobre personajes de cierta edad, y sobre unos temas determinados, los que a mí me inquietan, pero yo dejaría que lo catalogasen los lectores. Para mí es cerrarse puertas.

Etiquetar algo ajeno es complicado, pero autoetiquetarse uno mismo aún es más difícil ya que al final todo es tan subjetivos como seres humanos hay en el mundo, y lo que a uno le parece blanco, el otro lo ve negro y muchos otros se quedan en el gris. Quizás como autor definas tu obra en unos términos que muchos autores redefinan luego a su manera. Todos coinciden que en ocasiones una etiqueta o una portada algo más “infantil” pueden crear prejuicios y hacerte descartar historias que si les dieses la oportunidad te harían borrar todos los prejuicios de un plumazo.

Todos: Hay que desterrar los prejuicios de la literatura

Yo iría aún más lejos: hay que luchar contra los prejuicios, así en general no solo en la literatura. Nos perdemos historias, personas y experiencias maravillosas por esas ideas preconcebidas y lo peor de todo es que la mayoría ni siquiera son nuestras, sino introyectos de la sociedad.

¿Condicionáis vuestra lectura al hecho de que sea juvenil o adulta?

La Eremita: Solo condiciono mis lecturas a que me llame el argumento, no sus etiquetas. Lo siento, es que no tengo ni idea, yo leo de todo y si me parece muy “juvenil” abandono. Y la razón es que a veces es como si leyera lo que dicen las conversaciones adolescentes de una sobrina que no están en mi longitud de onda. Si lo están, me importa un bledo la edad. No lo puedo decir más técnico, no me sale, lo siento. Pero también abandono literatura adulta por parecerme demasiado simple.

Jessica: Yo solo condiciono mi lectura a que me llame la historia

¿Un adulto puede leer novelas juveniles y un joven novelas de adultos?

Jessica: Por supuesto, ambos pueden leer tipos de novela no “tipificados” para ellos por su edad.

Diana: es que el público es muy complejo porque cada uno lee lo que quiere. A mí me encanta leer juvenil y adulta a veces XD y tengo mis años.

¡Ay Dios mío! cierro esta cadeneta y subo de lvl

Entonces, ¿estamos todos de acuerdo en que los temas a tratar en juvenil y adulta pueden ser los mismos o hay algunos adonde una u otra no llegan?

Jessica: yo sí, creo que los temas son los mismos (o pueden serlo, vaya).

Diana: yo creo que se pueden tratar todos los temas por igual.

Rubén: Yo pienso que sí, los temas pueden ser los mismos y más en los últimos años que la literatura juvenil de fantasía se ha vuelto más oscura. Ojo, más oscura no necesariamente quiere decir más seria o adulta.

Por último, autores ¿cómo enfocáis este tema?

Diana: Me gusta escribir fantasía juvenil por la ambientación irreal y las emociones desbordantes de los personajes. Cuando eres joven sientes que puedes con todo, los miedos aún no se han alojado en tu interior y eres capaz de cualquier cosa, el corazón aún no se ha roto en mil pedazos y la rebeldía se impone como un idioma natural ante las amenazas del mundo. Esto se pierde con la edad. Quizás por eso me he autocatalogado como escritora de literatura juvenil, por los personajes que componen mis obras y por la intención de transmitir esos valores que vamos olvidando mientras la madurez nos impone responsabilidades y la experiencia coarta nuestra libertad. Me pongo en su piel e intento sentirme como una adolescente, porque a fin de cuentas, todos hemos sido más jóvenes e inexpertos, rebeldes, inconformistas, pasionales y libres. Leer juvenil es volver a la edad de las emociones a flor de piel, las dudas, el inicio del conocimiento de uno mismo y la lucha entre el instinto y las normas sociales.

Jessica: Personalmente considero que lo único que delimita lo que es novela juvenil de la que no es juvenil es, tan solo, la edad de los personajes. Disfruto creando personajes adolescente o jóvenes porque puede ser alguien que aún no esté desengañado, que se crea en posibilidad de ‘comerse el mundo’, que aún tiene que aprender a caerse y es bonito vivir todo ese proceso con él o con ella. Y así es como me gustan los personajes: humanos, con mil defectos, con ideales que la trama premiará o abofeteará; pasionales, emocionales, que te permiten pausar la acción más trepidante y darle parcela al sentimiento, a las emociones, a reír, a llorar.

Rubén: No me gustan las etiquetas, aunque entiendo la necesidad de usarlas. En mis obras hay elementos que podríamos catalogar como típicos de la literatura juvenil: edad de los protagonistas, su visión del mundo, una pizca de salseo adolescente, pero no creo que pueda englobarla dentro de esa etiqueta. Pero. En mi caso, me cuesta decidir si lo que escribo es fantasía épica, oscura a grimdark. Atiendo poco a ese tipo de cosas y procuro escribir sobre aquello que siento, me obsesiona o me surge. Ya vendrán luego los lectores a decidir qué están leyendo.

Y ahora visitantes del Redondal, contarnos para vosotros ¿qué marca la etiqueta de juvenil? ¿La edad a quien va dirigida la historia? ¿La edad de los personajes? ¿La trama?

Por último, recordad las grandes historias, al igual que las personas, no entienden de edades y perduran en el alma de aquellos que las leyeron y las amaron. El cerrar la última página de un libro no supone ponerle un punto y final, sino que lo leído y aprendido conviva para siempre con nosotros.

La vida ausente

«Cuando el vampiro entró en el bar, yo llevaba años esperándole»

Muerto hasta el anochecer

Charlaine Harris

Ahora que entra el otoño y se caen las hojas, que los días se acortan y el frío nos recuerda la crueldad de la vida, es cuando recuerdo que Halloween está a la vuelta de la esquina y que a modo de avatar cibernético, tengo que decantarme por un personaje de ficción terrorífica. Así que me coloco la capa de murciélago, los colmillos de plástico, la sangre falsa y me pinto una mordedura en el cuello para que todos sepan del porqué de tan oscuro y conocido disfraz. No hace falta que me presente porque todo el mundo conoce al vampiro, adorados y odiados a partes iguales, su presencia no puede desligarse de esa noche de mágica fantasía ni de la literatura. Nos guste o no, los no-muertos han venido para quedarse y saborear las mieles del éxito.

Cuando decidí enfrentarme a esta nueva entrada, estaba hechizada por la creación de mi tercer libro de la saga Canción de Vampiro y me pregunté por qué estas criaturas eran tan atrayentes. ¿Qué posee el vampiro que nos produce tanta curiosidad?

No nos engañemos, nos gusta la oscuridad. Este personaje clásico se ha convertido en un icono de las historias más oscuras y perversas, y se encuentra ya en todo tipo de géneros literarios, no solo en fantasía clásica. Por lo que su expansión y colonización de la literaria ha sido un abordaje de éxito rotundo.

Un ser a medias entre la vida y la muerte, con poderes sobrenaturales, capaz de absorber la esencia vital de las personas a través de su sangre y con todo un abanico de capacidades mágicas inquietantes. Romántico o sangriento, sensual o terrorífico, más terrenal o puramente demoníaco, melancólico o letal. O quizás todo a la vez, porque no olvidemos que las criaturas de la noche tienen esa polaridad extraña que los hace balancearse entre el bien y el mal, son héroes y villanos, matan y devuelven la vida… y eso da mucho juego en el arte de la creación.

Creando al personaje

Pero, ¿cómo se ha introducido este fenómeno vampírico en la literatura? Su transformación en el tiempo ha sido inevitable, pues los vampiros permanecen en nuestros mitos y leyendas y evolucionan con nosotros. Primero como un personaje diabólico y misterioso, para ir humanizándose lentamente, hasta ser perseguido por un ejército de adolescentes (y no tan jóvenes) e incluso, erotizar cada uno de sus movimientos creando nuevo público. Ya hablaban de seres que se alimentaban de sangre en los comienzos bíblicos y algunos atribuyen a Lilith, la primera esposa de Adán según los hebreos, este macabro cometido. En las antiguas mitologías de todo el mundo hay dioses o seres del inframundo capaces de saciar su sed con la sangre humana. En época medieval, el este de Europa se vio invadido por un ejército de vampiros al que todos recurrían cuando no tenían explicación para muertes repentinas, enfermedades o incluso plagas. Hoy en día no deja de ser una leyenda enraizada en el folclore más tradicional como las brujas o los hombres-lobo. Superados los miedos de antaño, nuestra sociedad ensalza la figura de estas criaturas de la noche dotándolos de misticismo, seducción y magia, en un ideal casi romántico y bello, desdibujando las terroríficas historias que se contaban sobre ellos. La literatura lo deja claro: desde Drácula de Bram Stoker, pasando por Entrevista con el Vampiro de Anne Rice, deteniéndonos en los vampiros modernos de Crepúsculo de Stephenie Meyer o los eróticos de Sokkie Stackhouse (True Blood) de Charlaine Harris. Lazos de sangre de Amanda Hocking, La casa de la noche de P.C.Cast/Kirsten Cast, las Crónicas Vampíricas de L.J. Smith, la saga Medianoche de Claudia Gray, Blood Magic de Tessa Gratton, La Sociedad de la Sangre de Susan Hubbard… y un largo etcétera. Sin olvidarnos de todos los libros que hablan de los orígenes de los vampiros remontándose a Vlad Dracul (Vlad Tepes) y los confines de la Historia, como Vlad de C.C. Humphreys.

Imagen de ana carla en Pixabay

La llamada del vampiro

Pero, ¿qué es lo que atrae realmente de estos seres?

Como humanos tenemos el tiempo justo para vivir, dejar descendencia o amar. Tememos decir adiós para siempre. La idea de la inmortalidad es un dulce pecado al que muchos desearían aferrarse para no morir jamás. Combatir la enfermedad o la vejez a cambio de beber la sangre de otros, una especie de pacto con el diablo que proporcionaría eternas noches y ningún día soleado. Renunciar a la luz en pos de la oscuridad, renunciar a la vida por una muerte eterna, un limbo terrenal en el que drenar la esencia vital hasta convertirla en una sed incontenible, una adicción más poderosa que regirse por una sola ley: la inconsistencia humana.

Odiamos ser fugaces, frugales, banales. Queremos permanecer en el tiempo, que nos recuerden, que nos teman si hace falta, pero que no se extinga la obra de nuestra vida por la que tanto hemos luchado. Por ello renunciaríamos a todo por un poco de inmortalidad. Que no nos recuerden como una sombra, sino convertirnos en ella y pervivir por los siglos de los siglos.

Lejos de este ideal romántico sobre una criatura perniciosa para la raza humana, existen infinidad de leyendas que ya hablaban sobre ellos hace varios siglos. Nada nuevo que no sepáis ya, demonios que causaban enfermedades y que volvían de la muerte matando a sus vecinos para sembrar el terror. Os puedo asegurar que en mis viajes por Rumanía, cada vez que observaba un banco de niebla acercarse sobre los maizales se me ponía un nudo en la garganta. Y es que hay paisajes que evocan esa aura oscura que representa al vampiro, también me sucedió con las gárgolas de algunos edificios de Budapest. La oscuridad, el mal retorciéndose en todas sus formas y de repente, una figura humana. Una criatura tan parecida a nosotros que puede llegar a tener sentimientos humanos. ¿Una ilusión? ¿No utiliza el cazador cualquier recurso para atraer a su presa?

No olvidemos que no se refleja en los espejos, por lo que carece de alma y que en lo único en lo que nos parecemos es en su misión terrenal: sobrevivir al paso del tiempo.

¿Por qué escribir sobre ellos?

Cuando decidí escribir sobre vampiros me encontraba en una encrucijada en mi vida nada fácil de solucionar. Soñaba con vampiros de noche y lo escribía al despertar. Estos seres terroríficos personificaban la enfermedad que se estaba comiendo mi vida y que no me dejaba avanzar. Para mí siempre fueron seres místicos y fuertes, lobos con piel de cordero capaces de todo por seguir en este mundo. Sin embargo, habían sido humanos alguna vez y comprendí que la nostalgia debía rodear sus figuras con un halo de misterio y dolor insoportables. ¿Os imagináis sobrevivir a todos los vuestros? Yo no. Por muchos sentimientos que te arranque esa no-muerte, algo debe quedar ahí, aunque sea en el recuerdo, que te convierta en un ser desdichado. En resumen, melancolía y poder.

No sé si existen o no, no me toca a mí descifrar ese enigma, pero su leyenda ha trascendido hasta nosotros con la certeza de la inmortalidad. Nosotros caeremos o venceremos, pero los vampiros seguirán pasando de generación en generación, oscuros, únicos, temidos, eternos

Preparad los ajos, el crucifijo y la estaca, que si el viento va a favor llegaré a vuestras moradas de madrugada. Me he permitido unos versos:

Toda oscuridad es ausencia,

de vida con la que soñar;

a cada paso la muerte acecha,

como si fuéramos su rival...

Noctea: El Imperio del Cuervo – Diana Buitrago

«¿Puedes tú cruzar las Puertas y volver de la nada? El honor nace con la sangre y con la muerte se derrama».

Cantos y rezos Libro de los Oradores de Däna

Buitrago, Diana. Noctea: El Imperio del Cuervo (Dioses de Ceniza nº 1) (Spanish Edition) . Edición de Kindle.

Preparad vuestro equipaje. Partimos a Hollkast. Viajad ligeros, pues corren tiempos extraños, y no es tarea fácil desplazarse por los portales que se abren en los círculos de blancas flores que se conocen como Nekolis.

Los crueles dioses que habitan en la Tierra Sagrada reclaman ahora su lugar en el mundo de los mortales, mas su llegada lleva consigo la podredumbre.

La joven Däna ayudó al Dios caído a cerrar los pórticos entre ambos mundos hace mucho tiempo. Ahora sus Oradores cuidan desde su templo que nada ni nadie atraviese la brecha que quedó semiabierta. Pero los dioses quieren entrar, y su llamada trae la enfermedad, el dolor y la destrucción a los humanos.

Así son las líneas maestras de esta nueva aventura fantástica que nos propone Diana Buitrago en Noctea: El Imperio del Cuervo, el primero de una saga de la que aún desconocemos la duración.

No os preocupéis ni os asustéis, pues podríamos decir que el libro es autoconclusivo, aunque nos quedaremos con ganas de más, eso seguro.

Qué os voy a contar de Diana que no sepáis ya. Además de ser una de las escritoras de este Redondal, Jessica Galera realizó una fantástica entrevista con ella que nos hizo conocerla bien.

Pero no vamos a darle trato especial y traemos, como en todos los casos, lo que cuenta de sí misma al final del libro:

Diana Buitrago nació el 3 de octubre de 1982 en Barcelona (España). Y a pesar de haber nacido en una gran ciudad, ha pasado la mayor parte de su vida en Les terres de Ponent (Lleida), rodeada de campos de trigo y almendros, de amapolas y de nieblas.

Por motivos laborales y personales ha vivido cortas estancias en Inglaterra, Turquía y Rumanía. Viajes que han impregnado sus relatos de misticismo y esoterismo.

Con la mayoría de edad se incorporó al mundo laboral, pero retomó sus estudios y se diplomó en Turismo. Actualmente, trabaja en la industria textil y estudia el grado en Psicología de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), que compagina con su gran pasión: escribir.

La presente obra, Noctea-El Imperio del Cuervo, forma parte de la serie Dioses de Ceniza (Libro 1). Entre sus libros autopublicados se encuentran las dos primeras partes de la trilogía Canción de Vampiro (Por tu sangre y Sangre a la sangre), Kharos-Almas de Plata (autoconclusivo), Crisálida-La luz de Ithaerna (Bilogía Crisálida, libro 1) y Ónice-El destierro de los dragones (escrito a cuatro manos junto a Jessica Galera Andreu). En cuanto a próximos proyectos, aguardan la tercera y última parte de la saga Canción de Vampiro y el fin de la bilogía Crisálida, así como un libro de tweets poéticos.

Para conocer más sobre la autora y sus libros, visita: https://dianabuitrago111.wixsite.com/saliralaluna https://dianabuitrago.dbook.com

Redes sociales: @DianaBBuitrago → Twitter @dianabbuitrago → Instagram E-mail dianabuitrago111@gmail.com

La noctea es una extraña enfermedad que ha empezado a recorrer las calles de Missana, sembrando de muerte a la capital del imperio larkyano. La ciudad se divide entre los muertos, los cobardes y los vivos; acompañados de un ejército de cuervos que empieza a invadir la urbe lentamente.

Solo un misterioso objeto podrá salvarlos. ¿Pero qué esconde la imagen tras el espejo? Algunos ya se preguntan cuál es el precio a pagar y otros deambulan por la noche como fantasmas, con la mirada en blanco y la piel carcomida por la humedad.

Cientos de cuervos, que se alimentan de los ojos de los cadáveres, aguardan en la muralla su turno para conquistar su antiguo imperio. ¿Pero quiénes son en realidad aquellos siniestros esclavos del cielo?

Una marcada y un fugitivo. Un orador con una promesa de amor. Una princesa condenada a muerte. Una misteriosa hechicera con un secreto. Una ninfa guerrera con una misión. Dos hermanas separadas por un trono. Un emperador en decadencia. Una enfermedad divina… Intrigas, tesoros, magia, ninfas, piratas y oradores contra hechiceras, maldiciones y demonios marinos, donde nada es lo que parece y tan solo la imagen especular te devuelve la mirada más sincera.

¿Quién hay al otro lado del espejo? Salvación, libertad, sangre y muerte.

La noctea no es una enfermedad, es la cura…

Sinopsis de Amazon kindle

La historia comienza con el periplo de Bel, una joven marcada con la señal del Dios caído que le otorga poderes proféticos. Detestada por los habitantes de Larkya huye de ser ejecutada hasta un bosque de cyntras, los tenebrosos árboles de los dioses. En su huída conoce a Kondor, un Orador de Däna escapado del templo para cumplir una misión que solo él conoce.

La Alta Oradora Undriel envía a otros oradores en su persecución, y así conoceremos a Luddo, formándose así la tríada de héroes de la historia.

Hay decenas de personajes destacados más. Diría que cada dos capítulos surge uno nuevo de carácter trascendente en la novela; algo que resulta quizá desconcertante hasta la mitad del libro, donde empezamos a asignar su papel a cada uno y se vuelven familiares para nosotros.

No es algo que sorprenda al lector habituado a la fantasía, pues los escritores de este género suelen enloquecernos con sus saltos de línea argumental como característica del mismo; voluble es la fantasía. Pero lo sabéis, las piezas del puzzle sueltas van encajando hasta que nos dejamos llevar y somos capaces de identificarlas y colocarlas en el lugar adecuado.

Ha tenido el detalle de poner un glosario al final. Gracias Diana, gracias (Aprovecho para decir a aquellos que solo lo miran cuando se acuerdan, que ayudan a entrar en materia con más facilidad. Son la brújula cuando nos perdemos en las complejidades del inicio.)

Conocí a Diana en mis tiempos de novatilla con Kindle Unlimited, cuando no sabía ni qué leer porque nada me sonaba. Empecé con los dos libros de su trilogía Canción del Vampiro, y me sorprendieron muy gratamente.

Además de traernos vampiros diferentes a los que nos tiene acostumbrados la literatura de romance sobrenatural, su forma de escribir tiene un lirismo poco común. Es francamente bonito leerla. A veces sus textos son prosa poética.

Pero no os engañéis pensando que vais a encontrar dulzura. Cuando Diana es dulce, es muy dulce, pero cuando es cruel, es mejor. No creáis que porque el romance sea una parte importante del libro vais a encontrarlo “blandito”, porque es puro Grimdark, tan oscuro como Diana puede serlo a veces. Puestos a idear escenas sobrecogedoras, no se anda con chiquitas.

Con Noctea tengo que deciros que me ha sorprendido. Diana Buitrago escribe lo que yo llamo “Alta Fantasía” : con los ingredientes de los clásicos que tanto nos gustan a los amantes del género, las dosis justas de romance aunque ella se empeñe en destacarlo como tal en su obra, y acción, aventura y violencia sin pausas para respirar. A raudales.

No Diana, querida, al menos en Noctea, no eres una escritora de romance juvenil. Estás bastante lejos, y más cerca de la fantasía épica a poquito giro que le des; se intuye que llegará.

Esta escritora no tiene una cantería de mundos (wordlbuilding) compleja. En cambio su cosmogonía y su panteón de dioses es francamente notable, digno de una historia por sí mismo.

En definitiva, tras una primera parte algo desconcertante por el batiburrillo de personajes, una vez los encajas, la adicción es inevitable.

Algun errorcillo ortográfico hay por ahí, pero nada que nos saque de la lectura.

Va el enlace de descarga en sus dos versiones. Picad encima:

–> Kindle

–> Versión impresa

Hasta muy pronto.

  • Tamaño del archivo : 5838 KB
  • Longitud de impresión : 332 páginas
  • Word Wise : No activado
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B08DZRXQ7Q
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles

  • Peso del producto : 599
  • Tapa blanda : 352 páginas
  • ISBN-13 : 979-8670955836
  • Dimensiones del producto : 15.24 x 2.24 x 22.86 cm
  • Editorial : Independently published (30 julio 2020)
  • ASIN : B08DSNCXP6
  • Idioma: : Español

Néo Kósmo – Francisco Javier Rodenas

…pero lo que hizo con Néo Kósmo fue un hito de la ciencia. Es solo que obvió un factor fundamental en su ecuación.

─¿Cuál?

─Que la naturaleza, que nuestra condición humana, siempre se abre paso. Lo hace para bien, pero también para mal.

Javier Rodenas, Francisco. Néo Kósmo (Spanish Edition) . Edición de Kindle.

Acabo de terminar el libro que os recomiendo hoy y aún estoy anonadada. Reconozco que tengo algo de miedo. ¿Síndrome de la página en blanco? No debe ser eso, yo no soy escritora. Me encuentro ante un pedazo de novela, mitad ciencia ficción no tan ficticia, mitad negra, que me ha sorprendido como a los muñecos de Toy Story, hasta el infinito y más allá, y no se cómo reseñarlo sin desvelar de más. Ya sabéis que me gusta que paladeéis las cosas cuando valen la pena… y no sé qué contaros sin contároslo.

Pero vamos allá, porque desde luego, París bien vale una misa, o en este caso Néo Kósmo bien vale una reseña de las buenas.

Podría deciros que es una mezcla de Orwell y Huxley aunque no exactamente – tiene ciertas reminiscencias – y puede que así os diera una pista sobre lo que vais a leer. Venga, entrando en faena.

La información que aquí reflejo viene del final del propio libro. Son palabras textuales, y hay algo que me ha encantado: escribe porque lee. Cuánto ganaríamos los lectores si algunos escritores lo hicieran también en vez de empezar la casa por el tejado.

Francisco Javier Rodenas (Villena, 1971), es una persona que escribe porque lee y que lee porque escribe, sin que importe el orden de los factores. Por ese motivo busca en la lectura y la escritura mundos perfectos (o imperfectos, tanto da) donde la ficción, aunque sea a veces, pueda superar a la ficción. Es autor de las novelas Atardeceres desde la ventana (Libros.com, 2016), El mar cuando nos habla (2018), El club Homero (Libros Indie, 2019) y Néo Kósmo (2020), además de muchos relatos y artículos de opinión en su columna del periódico Portada.info.

Néo Kósmo es un lugar idílico donde no tienen cabida la ira, el rencor o la codicia; donde no se miente, no se roba, no se mata; donde nada es de nadie ni nadie es de nadie; donde leyes y policía no existen.¿Qué harías tú si fueras uno de sus habitantes? ¿Qué harías si un día se produjera un asesinato? ¿Y luego otro, y otro más? ¿Qué harías si se decretase el toque de queda ante la imposibilidad de asumir los hechos? ¿Cómo actuarías cuando empezaras a cuestionarte todos esos principios que creías inamovibles? Esas y otras preguntas se hace Corfú, el joven científico encargado de la investigación, antes de desaparecer más allá de los territorios prohibidos.

Néo Kósmo lo habita una sociedad perfecta, cuyos individuos perfectamente coordinados y adaptados a su forma de vida trabajan sin salirse jamás de las pautas establecidas. No existe la violencia, las casas no necesitan cerraduras y no se concibe sentimiento negativo ni apego excesivo alguno hacia el prójimo. Los cargos de responsabilidad de los departamentos que constituyen lo que podríamos llamar el gobierno son rotativos, a turnos y por tiempo limitado. Nadie siente deseos de abandonar la ciudad, pues más allá solo existen los Territorios Prohibidos, inhóspitos y peligrosos; no hay nada más fuera de Néo Kósmo.

Rügen, Comisionado del Orden, no tiene orden que mantener, puesto que todo funciona por si mismo como un engranaje perfectamente engrasado. Hasta que un día se produce un hecho inaudito: un asesinato. Con la ayuda de Menorca, Comisionada del Departamento de Procreación, y Corfú, un joven y brillante científico del Departamento de Estudio de la Conducta Humana, inicia la investigación mientras germina en ellos ante desconcierto y la intranquilidad, cierto grado de duda y cuestionamiento de lo que conocen.

Corfú vive en un faro algo alejado del núcleo urbano. Practica como todo el mundo el sexo libre, y sin embargo siente una extraña e incalificable atracción por su compañera Hidra. En su afán por descubrir al culpable de tal aberración, se adentra en los Territorios Prohibidos.

─¿No tenéis a veces la impresión de que nuestras vidas están definidas de antemano?

─Rügen hace la pregunta sin dejar de mirar el mar hipnotizado. ─¿A qué se refiere? ─Corfú parece especialmente interesado en lo que plantea el comisionado.

─En realidad es algo vago, casi diría que una duda que de cuando en cuando me asalta. Lo que intento decir es que difícilmente nos cuestionamos algo; lo hacemos y ya está. Bien porque lo hacen otros, bien porque forma parte de nuestro ADN. No sé.

Javier Rodenas, Francisco. Néo Kósmo (Spanish Edition) . Edición de Kindle.

Ya en la segunda parte conoceremos las causas remotas y próximas de la fundación de Néo Kósmo, y a personajes como Guido y Gabriel Santorini y Enzo Barone. Aquí es donde la novela toma un cariz de Ciencia Ficción que tal vez no sea tan ficticia, y que nos hace reflexionar sobre cuestiones filosóficas, éticas y morales a cada párrafo, mientras se desarrolla una trama no por esperada menos inquietante.

En la tercera parte, con el regreso de Corfú a Néo Kósmo, tendremos el desenlace al más puro estilo de la novela negra, tanto que nos hace olvidarnos que nos encontramos en un mundo utópico aunque subyace constantemente y vuelve a aparecer en el imprevisible final.

Sin duda calificaría esta novela como estremecedora. No es solo por el argumento en si mismo, sino porque vivimos actualmente una situación tan similar al punto de partida de la historia que hace que se piense en ella como un futuro factible. Si a eso le sumamos la forma tan creíble de narrar del autor, que sabe llevar al lector de su mano hacia conclusiones y desenlaces que el argumento justifica como lógicos, da que pensar.

Eso os lo garantizo. Vais a pensar. Vais a asumir como propios los dilemas de personajes como Guido Santorini, a comprender sus acciones éticamente reprochables porque, tal vez actuaríais como él en su lugar. Seréis incapaces de quedaros indiferentes y no cuestionarios lo que Rodenas pregunta en la sinopsis :

¿Cómo actuarías cuando empezaras a cuestionarte todos esos principios que creías inamovibles?

En Néo Kósmo, los villanos son muy villanos, pero los héroes… no, esa palabra es grande. Cambiemosla por los buenos. Los buenos son tal vez más villanos que los que tienen ese rol.

Disfrutaréis además de una historia ágil, adictiva, con una narrativa impecable, de esas que no puedes dejar hasta que no acabas. Cuando interrumpes la lectura te quedas cavilando un buen rato.

Y por supuesto querréis saber quién es el asesino. Debo deciros que esta vez lo intuí en la primera parte . Y no es que Francisco lo pusiera fácil. ¿O si? (guiño)

Gracias autor por contactarme y proponerme tu novela. Me ha encantado. Es diferente. Volveré a leerte sin dudas.

Os dejo el enlace de descarga, como siempre. En Kindle unlimited. Néo Kósmo

¿Puedo pediros algo? Que nunca lo hacéis y la verdad es que me gustaría: cuando hayáis leído el libro, volved y contadme qué os ha parecido. Hay cosas que nos dan para un buen debate.

Mañana tormentas dicen. Y últimamente no fallan, asi es que pillad el paraguas.

  • Edición Digital
  • Tamaño del archivo : 8791 KB
  • ASIN : B087ZJSC6V
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 331 páginas
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Texto a voz : No activado
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Idioma: : Español
  • Edición papel
  • ISBN-13 : 979-8640167924
  • Tapa blanda : 483 páginas
  • Dimensiones del producto : 13.97 x 3.07 x 21.59 cm
  • Editorial : Independently published (2 mayo 2020)
  • Peso del producto : 708 g
  • ASIN : B087SLMSYX
  • Idioma: : Español

Hablamos de Fantasía épica con Amanecer González Cantero

Once upon a time que me dejaron un día colarme en un sitio muy molón de literatura y le cogí el gustillo. Ahora, como ocurre con esos sitios especiales y, sobre todo, con esas personas especiales (quien me abrió las puertas, en este caso, mi Pilar), no solo lo siento como mi casa, sino que, de alguna manera lo es . Y además tengo la gran fortuna de que cada vez que asomo el morrete por estos lares es con grandes acompañantes que, tal vez, os descubra y eso es ORO PURO. Siempre he pensado que era una de las grandes cosas de este blog: el dar a conocer a escritores sin grandes focos de atención mediática, pero con historias maravillosas, únicas y mágicas.

Decía Umberto Eco que “el mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee”. Y es verdad. Por desgracia, los gigantes del márketing copan la atención del público lector y aunque eso nos permite conocer auténticos tesoros literarios, quizás convendría también atreverse a dar un paso fuera de la “zona iluminada”, de las bombillas y el ‘glamour’. Y es que en ese complejo entresijo de laberínticos caminos hacia el éxito, hay muchos valientes batallando por un lector más. Parece una meta nimia. No lo es.

Imagen: Tama66 (Pixabay).

En el caso de los autores que he tenido la fortuna de entrevistar aquí, no es que nadie los lea; por suerte, cada vez son más los que rompen con los prejuicios y se adentran en mundos fascinantes con historias que te conquistan y personajes que te enamoran, pero ojalá ese número siga creciendo porque lo merecen; ellos y sus historias. En esta ocasión quien me acompaña es Amanecer González Cantero.

Que los libros son magia, no lo descubro aquí; amigos capaces de abstraerte de la cruda realidad y sumergirte en la ilusión, en la fascinación y hasta en el amor. Pero es que además son también vías directas, no solo hacia grandes autores, sino hacia fantásticas personas. Leer un libro que te enamora y poder hacérselo saber a su autor, o vivir el camino a la inversa no tiene precio y es uno de los regalos que te concede muchas veces el mundo literario. Así conocí yo a Amanecer, a través de una novela, y así pude descubrirla también como autora. He tenido la inmensa suerte de que, además, me permitiera formar parte del camino en su última aventura: ‘Los Möerden, el origen de la magia’. Y hoy quiero que también vosotros la conozcáis, si no lo hacíais ya.

Imagen de Twitter de Amanecer González Cantero

De inicio, nadie mejor que uno mismo para presentarse, así que queremos saber:

¿Quién es Amanecer González Cantero?

Soy una soñadora compulsiva, maestra de las llaves para abrir puertas a otros mundos y narradora de historias imposibles.


Pues para qué queréis más. Claro y conciso. Eso son los libros, al fin y al cabo, llaves a otros mundos, y sus creadores, magos capaces de convertir sueños en realidad.

Una vez la conocemos a ella, llega el turno de sus criaturas. Y es que Amanecer tiene publicadas, nada más y nada menos que siete novelas de fantasía épica. Pregunta obligada, pues: ¿qué podemos encontrar en una novela de Amanecer González Cantero?

Principalmente fantasía, en el sentido más amplio de la palabra.  Me han inspirado los grandes del género de la fantasía épica, por lo que mis escenarios son esencialmente medievales, con seres fantásticos de todo tipo. La magia es algo inevitable cuando me siento a escribir, así que los lectores también encontrarán mucho de eso en mis historias. Pero sobre todo hay personajes muy reales que sufrirán, dudarán acerca de sus capacidades, se enamorarán, se levantarán cuando tropiecen y se enfrentarán al destino.

Todas las novelas de la autora

Menuda pinta tienen todas estas portadas: color, dragones, magia… fantasía en estado puro. Desde luego, no pasan inadvertidas y doy fe de que el contenido de más de una es una delicia para los sentidos (en mi lista de pendientes andan otros tantos). De estas siete novelas, ‘Los Möerden, el origen de la magia’ ha sido la última y está, prácticamente recién salida del horno. Queremos saber más cositas de ella. ¿Qué puedes contarnos?

Es una novela que me ha dado muchas satisfacciones a lo largo del proceso creativo y con la que he disfrutado como nunca dando rienda suelta a hechizos, conjuros y poderes ancestrales. Hay mucha  magia en esta historia, más que en el resto de mis novelas.


¿Os dan o no os dan ganas de leerla? Además, puedo dar fe de que ‘Los Möerden, el origen de la magia’, es un estallido de fantasía, magia y hechizos porque, como decía al principio, he tenido la gran suerte de que Amanecer me permitiera leerla antes de su publicación y realmente es una historia que os va a enganchar desde la primera página, si decidís darle una oportunidad. Sin embargo, aunque es la última, no tiene por qué ser, necesariamente, la más especial. ¿O sí? ¿Cuál es la novela más especial de cuantas has escrito hasta la fecha y por qué razón?

Historias y leyendas de los Cuatro Reinos, El Bosque Encantado, es la más especial porque fue la primera novela que publiqué (no la primera que escribí, pero sí la que vio la luz en primer lugar) y me abrió las puertas a experiencias increíbles en el mundo literario, por lo que tiene un lugar privilegiado en mi corazón.


Sin duda, la primera novela que publicamos es siempre especial; de alguna manera nos da un empujón hacia ese nombre que a algunos aún nos da vértigo utilizar: escritor.

Hemos conocido antes los ingredientes que aderezan las novelas de Amanecer. Pero háblanos un poco más del tipo de personajes sobre los que te gusta escribir, esos que nos guían a través de mundos de ensueño y aventuras imposibles.

Sobre todo reales, como cualquiera de nosotros y de la gente que nos rodea. Todos tenemos “claro-oscuros”, no somos perfectos, nos equivocamos, tenemos un mal día, tomamos malas decisiones… Pero luchamos por continuar, por alcanzar nuestro objetivo o por encontrar ese algo que nos haga sentirnos bien. Aunque debo reconocer que los personajes femeninos son mi debilidad y procuro construirlos llenos de matices, mujeres capaces que, pese a tropezar, saben reponerse y seguir adelante cargando con las heridas.


Aplauso. Escribimos fantasía, pero nos gustan los personajes reales, con sus miedos y sus virtudes, defectos, fortalezas… Al final, uno siempre busca identificare con ese personaje que lo lleve de la mano por un mundo muy lejos de este.

Bien, bien, bien: Hemos conocido los trabajos publicados de esta súper escritora y también los presentes, su primera novela… Pero somos insaciables y queremos más, queremos multiplicar la pila de pendientes, eternizarla, elevarla hasta lo más alto. Momento de mirar hacia el futuro y saber qué nos depara esa imaginación en alianza con esos deditos. ¿Qué proyectos futuros tienes?

El más inmediato es finalizar la trilogía de Historias de Leyendas de los Cuatro Reinos, que se titulará La Batalla de la Luz. Está prácticamente finalizada y creo que en los próximos meses verá la luz, si todo marcha como espero. Pero también tengo varios proyectos iniciados: historias muy diferentes a las que he escrito hasta ahora, pero que me devuelven a mis mundos medievales de magia, fantasía y seres ancestrales…


Pues ya lo sabéis, aquí hay cuerda para rato. Y nosotros nos alegramos mucho porque queremos libros, libros y más libros. Si encima son de autoras como Amanecer, no sé vosotros, pero yo me los agencio todos.

Vamos llegando a la recta final y yo no quiero terminar esta entrevista sin preguntarle a nuestra autora qué le diría a esas personas que consideran que el género de la fantasía juvenil es literatura de segunda.

Que se están perdiendo historias increíbles que los harán disfrutar como con ningún otro libro. El adjetivo “juvenil” puede ser un handicap a la hora de escoger una lectura, pero hay que desterrar esos prejuicios absurdos y elegir lecturas que nos transporten a mundos imposibles para vivir aventuras que no encontraremos en otros géneros. No debemos encajonar un género literario en un tramo de edad concreto, porque muchas personas que no son precisamente adolescentes (tramo en el que se suelen encajar las novelas de fantasía juvenil) disfrutan leyendo novelas juveniles. Debemos acabar de una vez con los tapujos y los juicios de valor que sobrevuelan la fantasía juvenil como si fueran aves carroñeras. 


¡RE-APLAUSO! De verdad, la literatura es, ante todo, libertad, fuera prejuicios, fuera etiquetas, fuera estrechez de miras. Las historias no se catalogan por otra cosa más que por la cantidad de emociones que son capaces de despertar en nosotros.

Y última pregunta porque de grandes maestros salen otros grandes maestros. Queremos saber, ¿qué referentes tienes en el mundo de la literatura ? Dinos un par de libros que te hayan marcado.

Tengo dos que marcaron un antes y un después en mí como lectora, y que recomiendo a todo el mundo: La Historia Interminable y Los Pilares de la Tierra.


¡¡¡¡Ohhhhh!!!! Ha dicho ‘La Historia Interminable’. ¡A tus pies, Amanecer! (Sí, también es mi gran referente).

Y pues nada más, hasta aquí esta entrevista con una autora extraordinaria, pero sobre todo y lo más importante, con una persona fabulosa, cercana, humilde, trabajadora como la que más y entregada a su pasión por la literatura. Si no la conocíais, seguidla de cerca porque vais a oír hablar de ella.

Saga Divano, la tentación celestial de Jessica Galera Andreu

Cuando entré en redes sociales como escritora todo era un caos y no me conocía ni el tato (más o menos como ahora jajaja), pero no tenía ni idea de por dónde empezar a promocionar o qué leer y solo los dioses saben cómo me quedaba pasmada frente a la pantalla del pc suplicando por una señal celestial que nunca llegaba. Poco después conocí a Jess y todo cambió; sus ángeles me estaban esperando.

Nos os voy a aburrir con mi relación de amistad con esta increíble mujer porque todo lo que hemos vivido en estos dos años queda en la más estricta intimidad (da para otro libro), pero lo que sí os digo fue que le dio una oportunidad a mi primera novela y yo decidí hacer lo mismo con una de las suyas; no sabía dónde me estaba metiendo.

Me decanté por la saga Divano porque había ángeles y una no es de piedra. En un mundo de terribles sufrimientos, la esperanza de seres celestiales es como una estela de rocío. No me defraudó. Me enamoré de su ambientación urbana mezclada con épica en algunas partes y fantasía juvenil desbordante. Haciendo hincapié en esa parte de la vida en que nos creemos dioses indestructibles, cuando somos más tercos e inocentes, cuando el amor aún no nos ha destrozado el corazón mil veces y lo daríamos todo mil veces más.

La saga comienza con una pérdida, la muerte del novio de Tayra y ella se hunde en una espiral de abandono y lucha por volver a la superficie de su propia vida. No lo tendrá fácil, la vida nunca lo es, pero descubrirá poco a poco lo fuerte que puede llegar a ser, el destino que planta a sus peones para que hagan su magia y las estrictas normas que rigen el cielo, tan implacable y cruel como la espada más llameante de todas.

Género de fantasía, dedicado al romance paranormal, juvenil.

Es una lectura fresca y dinámica, con descripciones escogidas con muy buen gusto que te harán trasladarte al caótico mundo interno de Tayra. Escrito en primera persona, no podrás dejar de sentir toda esa maraña de emociones que sorprenden a la protagonista.

LETARGO (Libro 1)

Portada de Alexia Jorques

Creo que me gusta el personaje de Tayra porque la entiendo. Cuando pierdes a alguien muy importante y sabes que aún no le tocaba marcharse parece que el mundo pierde sentido. Nada te reconforta, te enfadas con la vida, con todo el mundo. No quieres escuchar a nadie y nada te importa.

Que existan mundos paralelos no es una idea tan descabellada. Yo misma he pensado a veces en ello y en la reencarnación. Encontrarte a alguien a quien no conoces, pero a la vez, sientes que sí. O en la posibilidad de que todo lo que te sale al revés en esta vida, en otro mundo te salga genial. Como si las oportunidades nunca se acabaran.

Las almas perdidas que vagan entre mundos buscando paz y luz. Y luego están los ángeles (Diorah, Asalian y Deos), esos seres alados que gobiernan nuestros destinos. Tan lejanos, tan distantes y a la vez tan parecidos.

Jessica nos descubre diferentes tipos de ángeles, a errantes y caídos. La lucha del Cielo que se deja sentir en la Tierra. La autora crea mundos mágicos sorprendentes con los que verdaderamente te echas a soñar. El amor prohibido e imposible de evitar. Cómo nos empeñamos en reconducir nuestro camino y el destino se dedica en volvernos a juntar. Eso es lo que le ocurre a Tayra. Destinada a amar, a sufrir y a olvidar, en un círculo que parece no tener fin. Porque los ángeles te cambian la vida y no solo porque rigen tu destino, también porque su intervención divina te hace recapacitar sobre cómo llevas tu vida.

En resumen: Pon un ángel divano en tu vida, o si eso, que venga él…

Si no te he convencido ya o te queda alguna duda, debes saber que Letargo me sorprendió gratamente, no solo por todo lo que he dicho anteriormente, sino por todo lo que no he dicho para no incluir spoilers. Los escenarios, los personajes, los giros en la trama, el ritmo trepidante… ¿Te laterá el corazón a mil? Seguro que sí 🙂

QUID PRO QUO (Libro 2)

Portada de Alexia Jorques

Es la trepidante historia de una lucha, pugnando por un alma, la de Tayra.

Con esta novela, la encantadora Jessica nos sumerge en el entramado de los mundos paralelos donde todo es confuso y caótico. Sin embargo, algo queda claro: que todo lo que haces en este mundo, repercute en otro de alguna manera. Que cuando sientes; sientes. Que cuando amas; amas. Y no importa lo lejos que vayas, o las fronteras dimensionales que puedas traspasar porque no es algo de lo que te puedas zafar con facilidad.

Encontrarse con su otra “yo” en otros mundos, la sumirá en una confusión brutal, una maraña de sentimientos inquietantes entre los dos hombres que ama. Tan difícil separarlos, como inalcanzable es que todo vuelva a ser como antes.

Los enemigos estarán cada vez más cerca, retándola a sobrevivir. El círculo se estrecha y cuando parece que ya nada tiene solución, las despedidas dejarán su mundo patas arriba de nuevo.

Lectura entretenida, pasional y autorreflexiva que nos hace pensar en las consecuencias de nuestra vida y lo que hacemos por ella. Donde existen muchos caminos a tomar, aunque acabemos volviendo al mismo punto de partida. El valor, la determinación y el amor serán las claves para salir de todas las penas que, en este caso, el Cielo nos depare…

Como curiosidad os comento que Jessica cree que esta es la novela más difícil de la saga, quizás por el enfoque entre mundos y las reflexiones con las que nos invita a pensar en lo que nos rodea. A mí me fascinó precisamente por ello, por esa capacidad para salir de las meras palabras y golpearte directamente en el corazón. ¿Cuántas veces hemos pensado en lo que hay después de la muerte, en la posibilidad de la existencia de mundos paralelos, en enmendar esos caminos escogidos sin pensar…? Madurar implica enfrentarte al destino y conquistarlo, aunque a veces parezca que te ha vencido, adentrarte como un caballo de Troya en la raíz de todos los problemas y doblegarlos desde dentro. La protagonista caerá del todo para volver a levantar la cabeza, seguro que muchos os sentiréis identificados.

LAS FORJAS DEL AVERNO (Libro 3)

Portada de Alexia Jorques

En este tercer libro la ambientación urbana da paso a la épica más cruel y aterradora, comprobando que la imaginación de la autora es increíble y su pluma buenísima.

Es una de esas historias con misterio donde te sumerges y aguantas la respiración hasta el final. Tayra siente que lo ha hecho todo mal y que ha arrastrado con ella a todos los que la quieren. Ángeles caídos ocupan su cuerpo, pero ella solo piensa en hacer lo correcto mientras el olvido es una especial condena a la que no quiere sucumbir. Luchará para mantener la cárcel de su cuerpo con vida, pero necesitará la ansiada libertad para no volverse loca. Fracasada su misión y convertida en una errante más, su nueva vida se convertirá en una pesadilla. Un lugar donde solo impera la ley del más fuerte y se sentirá sola y desamparada bajo la sombra de la única suerte que le queda.

Encontrarse con las dos almas que ocupan su corazón será la lucha más dura que tendrá que llevar a cabo. Incluso en la aventura de encontrar las Forjas y conseguir un alma nueva, su misión será aclarar sus sentimientos y atreverse a amar sin contemplaciones. Pero las dudas la asaltarán tantas veces que habrá de tomar una decisión a ciegas. Lo justo, lo correcto, en contra del egoísmo del amor y el deseo. Porque en la batalla del amor solo hay vencidos y muchas posibilidades de error…

Fantástica novela de ritmo frenético y arrollador. Una montaña rusa de sentimientos que no culminarán hasta la última página.

VANGELIS (Libro 4)

Portada de Alexia Jorques

Cuarta entrega de esta trepidante historia cargada de aventuras, misterios y amor. Lo más destacable para mí es el mensaje de esperanza que marca toda la novela, porque la redención es posible, porque no todo está perdido.

Aquellos errantes que creían haber caído en el olvido, resurgen con fuerza, llevando con ellos la llave de un final muy poco claro. Tayra seguirá sufriendo en su vida las consecuencias de ese amor celestial que lo arrastra todo. Un vínculo tan profundo que zarandeará sus vidas con fuerza. Cada vez hay más implicados en esta lucha ancestral que quiere traer el infierno a la tierra. Todo salpicado de destrucción y terror. Mark será su gran apoyo, un destino reservado únicamente para ella, y con él recuperará la fe. Una lucha irrefrenable entre ángeles, caídos, demonios y vangelis, donde solo puede ganar un bando, aunque pierdan todos por el camino. Mucho amor, implacable y un sacrificio final, doloroso y terrible como la sangre que se necesita para trazar un vínculo entre dos almas. Una vez más, espectacular.

LUCEM (Libro 5)

Portada de Alexia Jorques

¿Os ha subido la tensión alguna vez leyendo un libro? ¿No? Pues entonces no habéis caído aún en las redes de la saga Divano. Este libro, último de la saga, me ha hecho llorar, sufrir y reconciliarme con el Cielo en un vaivén de emociones irrepetibles.

Lloré con los primeros capítulos porque me recordaron la fragilidad humana y lo terrible que es decir adiós para siempre. Nadie debería pasar por eso y, sin embargo, lo hacemos constantemente. ¿Nunca os preguntáis a dónde van las personas que ya no están? Esta saga me ha hecho recordar que, en realidad, no sabemos nada.

Tayra sufrirá de nuevo, muchos años después, las arremetidas del corazón y sucumbirá ante su última aventura. Todo por Deos, por encontrarlo de nuevo, un sacrificio más en una lucha perdida. Él siempre será un ángel de la guerra, un divano, y su destino estará siempre ligado a la Ancestral. Tayra buscará un hueco de nuevo junto a él, y sacrificará uno de sus más preciados tesoros, se condenaría sin dudarlo, para salvarlo a él y a su causa: la vida y la libertad.

Pero esta vez será la definitiva, no habrá marcha atrás. La espada de los dioses volverá a brillar en los cielos contra caídos y demonios, y las ánimas acatarán la voluntad de una sola voz.

Final inesperado, teñido de nostalgia y de un amor inmortal que sobrepasa cualquier barrera. Porque el límite entre la salvación y la condena eterna es tan fino que solo puede superarse con la voluntad inquebrantable del amor…

Fin de la saga y agujero en mi corazón.

After Life y lo agridulce

Como ya sabréis los habituales a este blog, la redonda del Redondal se ha convertido en un pentagrama ya que cuatro voces más se han unido a este proyecto que ha dejado de ser hermético y estanco para pasar a ser mágico y diverso. Pues bien, a la hora de decidir quién debía empezar a crear nuevo contenido y artículos, (sin contar con los artículos reciclados de semanas anteriores) nos lo jugamos a la pajita más corta. ¿Adivináis a quién le tocó? Aún tengo sospechas de que la Eremita en su variante de Loki, se metamorfoseó en una ramita minúscula para que fuese yo el que pringase. No tengo pruebas, pero tampoco dudas. Pero, en fin, lo pasado, pasado está. ¿O quizá no? Ya veréis que el pasado va a tener una gran importancia en el tema del que voy a hablaros a continuación.

No tendrá los hue… de hacer un juego de palabras con figuras geométricas que no va a entender nadie, ¿verdad?… Pues sí, lo ha hecho.

Como la originalidad no es mi fuerte, para este segundo artículo de la nueva era del Redondal voy a hablar de otra serie. Si la última vez hablé de The Boys (por cierto, ¿habéis visto ya el inicio de la segunda temporada? Y si no, ¿a qué esperáis?), la serie que nos ocupa hoy no podría ser más diferente. No es otra que After Life, que podríamos traducir como “La vida restante”. Una producción que ha estrenado hace escasos meses su segunda temporada en Netflix, que juro que me paga aún menos que la Eremita por mencionarla.

La serie tiene como mayor reclamo a la figura de Ricky Gervais, cómico británico superconocido allende de nuestras fronteras, que suele acaparar minutos en los telediarios, programas de zapping y Trending Topics cada vez que presenta los Globos de Oro por alguno de sus exabruptos. Yo lo conocí hará cosa de 11 años, escuchando un monólogo suyo en, atentos a la alocada superposición de medios audiovisuales, el videojuego Grand Theft Auto 4. Sí, aparte de robar coches, apalear prostitutas y ser, en general, un mafioso, podías ir a escuchar algún monólogo y echarte unas risas entre tiroteo y tiroteo. El caso es que cuando lo escuché, supe que Gervais era uno de los grandes y desde entonces lo sigo de forma esporádica. Básicamente, decidí ver la serie en cuanto supe que él era el protagonista.

¿A que parezco buena persona? ¿A que sí? Pues los actores de Hollywood me ven y se echan a temblar. ¿Te lo puedes creer? ¡Lol!

Mi sorpresa fue mayúscula al leer la sinopsis de After Life:

Tony (Ricky Gervais) llevaba una vida perfecta. Pero tras el repentino fallecimiento de su esposa, en vez de suicidarse decide llevar al límite lo que se puede o no hacer y empieza a hacer y decir todo lo que le da la gana. Algo que será complicado cuando todo el mundo decide intentar salvar a la buena persona que conocían. 

Había margen para la comedia, desde luego, pero aquello parecía más un drama que otra cosa. Por lo que yo sabía de Gervais, ni el drama ni la profundidad emocional eran lo suyo y era un actor bastante justito. Como suele pasar con los prejuicios, no podía estar más equivocado. Esta serie es un drama, cierto, pero también una comedia, una crítica social y, en general, un canto a la vida sin desdeñar el lanzarle una mirada a los ojos a la muerte. En un mismo episodio puedes soltar unas buenas carcajadas mientras aún te estás limpiando las lágrimas que te ha provocado la escena anterior. Es agridulce y a menudo absurda, como la vida misma.

No quiero destripar mucho del argumento, pero nos cuenta la historia de Tony un periodista cincuentón que pierde a su mujer y se pasa las mañanas mirando los vídeos que ella le dejó, muchos de ellos llenos de recuerdos felices y de consejos para que él siga cuando ella ya no esté. Tony es un hombre que no quiere vivir sin el que fue su gran amor a su lado y que se convierte en un cínico por el mero hecho de tocarle las narices a los que le rodean antes de saltar por la ventana. Pero unos cuantos personajes se empeñan en mantenerlo a flote, incluido su perro, Brandy. Mientras tanto, veremos una estrafalaria procesión de personas que aparecen a su alrededor. Son los inadaptados o “loosers” que el sistema se empeña en expulsar hacia el exterior con su descomunal e indiferente fuerza centrífuga, pero también son los que muchas veces comprenden mejor que nadie lo que significa ser humano y acaban por dar con la elusiva tecla que, al ser pulsada, provoca la alegría de estar vivos. Una tecla que a menudo no vemos por no ser, precisamente, grande, lustrosa ni estar iluminada por LEDs.

Así que no esperes ostias, superpoderes ni humor descerebrado (aunque sí faltón, ofensivo y con carretadas de palabrotas, marca de la casa de Gervais). Tampoco esperes un drama sesudo para señores gafapastas. Aquí solo verás sonrisas y lágrimas, pero, por suerte, sin nazis ni canciones que supuren almíbar.

¿Debate? Sagas vs. Autoconclusivos

La semana pasada navegando por el ciberespacio nos encontramos con un mensaje sobre Sagas vs. Autoconclusivos. Nos cortocircuitó el cerebro, no podemos negarlo. Vemos a menudo en los comentarios que dejáis en los blogs que muchos de vosotros, lectores, rehuís las sagas, aunque os atraiga el argumento, y lo único que os tira para atrás a la hora de iniciar esa lectura es, precisamente, que se trate de varios libros.

Soy una ardilla, no me pidáis que sepa de ortografía…

Así que esa fue la chispa que dio lugar a esta entrada. Intentábamos generar una especie de debate entre nosotros. pero nos ha resultado imposible, ya que la balanza del Redondal se decanta por aceptar las historias, cualquiera que sea su extensión. Somos devoradores de libros, sobre todo de esos que calan y te marcan. Y lo bueno no tiene que ser siempre breve para seguir siendo bueno.

Hicimos unas rondas de preguntas rápidas para conocer las posiciones de cada uno en este asunto. Y como no también tener la visión de los autores desde su parcela de creadores de mundos. Aquí en esta casa los tres que tenemos no se caracterizan precisamente por escribir una historia en un solo libro y ya, no… Aquí son de ocupar kilómetros de estantería con muchos, que el que menos nos promete cuatro.

Como lectores, ¿libros autoconclusivos o sagas?

  • Jessica: La verdad es que leo pocos libros autoconclusivos y suele darse cuando no tengo clara una próxima lectura, aunque también es cierto que encuentras auténticas joyas y tesoros entre estos. Libros que te marcan y que te demuestran que a veces menos es más. Me encantan las sagas porque me aseguran horas y más horas en compañía de esos personajes de los que me enamoro. Terminar un libro que me fascina con la sensación de que esto no acaba aquí, sino que volveré a reunirme con esos personajes mágicos, es una gozada, un sentimiento muy diferente -aunque igualmente maravilloso aun siendo agridulce- a ese otro que te embarga cuando cierras la última página de un libro y sabes que con él se acaban muchas cosas.
  • Diana: Como lectora y devoradora de libros de fantasía, acepto cualquier extensión. Entiendo que cada autor otorga a su historia el tiempo que cree conveniente y debo adaptarme a esa criatura naciente que cae en mis manos (o ante mis ojos) con el mismo respeto que si fuera una persona.
  • La Eremita: A mí me gustan las sagas. Me gusta pensar que cuando una historia me agrada me va a durar tiempo, que voy a vivir cómo crecen los personajes,
  • Rubén: Me es indiferente. Lo que necesite la historia que el autor ha escrito. Las sagas me gustan porque te permiten acompañar durante más tiempo a unos personajes con los que, si el autor ha hecho bien su trabajo, te encariñas y de los que quieres saber siempre un poco más. Pero es cierto que a veces necesitas leer historias más cortas y, quizá, ligeras.

Entonces ¿para vosotros no tienen ningún pero las sagas? ¿No habéis dejado ninguna a medias? ¿Cuándo hacéis pop con una saga hay stop o no paráis hasta devorarla por completo?

  • La Eremita: A mí me impacientan las inacabadas, cuando hay un parón porque aún no se ha publicado es un anticlimax, y si pasa tiempo, luego tengo que refrescar. Yo no he abandonado sagas propiamente dichas. Si he abandonado libros a la primera, da igual en saga o no, porque no conectaba con él. Si leo el primero probablemente leeré todo.
  • Diana: Yo intercalo lecturas, no suelo leer una saga completa, aunque este publicada.
  • Rubén: Para mí la parte negativa es, como no, el factor tiempo. A ciertas edades es muy difícil sacar tiempo para leer sagas enormes. Ese, por ejemplo, es el motivo por el que no haya terminado de leer Malaz o haya empezado a leer El archivo de las Tormentas; son sagas kilométricas y muy complejas que requieren tiempo y mucha atención. En ese aspecto, los autoconclusivos se agradecen. Por eso, ya no suelo leer los diferentes volúmenes de una saga de corrido, sino que los intercalo con otras lecturas generalmente menos complejas o extensas para desestresar un poco a mi pobre cerebro. Así que no, las sagas no son para mí como las Pringles. Las primeras las puedo dejar para otro momento, las segundas no paro hasta terminar la última.
  • Jessica: Sí he dejado alguna saga, porque a veces las historias se eternizan. Pienso que un autor debe saber cuándo poner punto y final a una saga, porque si no lo que saciaba acaba por empachar. Creo firmemente que cada historia reclama una extensión distinta y propia, y que son los personajes y la propia trama quienes piden más o dicen “hasta aquí”.

Y ahora vuestra opinión como autores ¿qué os hace decantaros por escribir sagas o autoconclusivos?

  • Rubén: Prefiero las posibilidades y la profundidad que brinda una saga a un único volumen. Eso te permite crear historias más complejas, explorar mucho más el “lore” del mundo, desarrollar más los arcos de los personajes y su evolución y crear más subtramas para los secundarios. Tienes más espacio y más posibilidades. Pero se tiene que hacer bien para no rellenar páginas con información y párrafos que no aporten nada. La ventaja de los autoconclusivos es que te permiten cerrar historias con más rapidez y centrarte en otros proyectos. Y también es cierto que puedes escribir autoconclusivos desarrollados en un mismo mundo e incluso con unos mismos personajes, lo cual me parece algo muy interesante y que probablemente exploraré en el futuro. Y por encima de mis preferencias personales, incluso, está lo que necesite la historia. Si necesita ser más extensa, o más corta, yo procuro darle esa extensión sin cuestionarme demasiado los pros y los contras. La historia manda.
  • Diana: He de reconocer que mi vena poética (y muchas horas resumiendo tochos para la Uned) me hace escribir novela corta, yendo siempre al grano y pasando por alto obviedades que mi atascado cerebro ha dejado de procesar por ser mero adorno. No suelo enrollarme mucho y eso es algo que intento mejorar en los últimos tiempos. Sin embargo, debo mencionar a Jessica Galera y la frase que siempre me repite cuando le hablo del tamaño de mis novelas: «Cada obra tiene su extensión», suele decirme para que se me grabe en este coco loco que tengo por cabeza (otro día os hablo de lo que le digo yo…). Y tiene razón. No es mejor una saga por ser más larga o una autoconclusiva por lo contrario. La buena historia nace y se concibe en su tiempo justo de desarrollo, es un ente propio que no entiende de convencionalismos ni modas.
  • Jessica: Como escritora, intento ofrecer lo que me gusta recibir como lectora en todos los sentidos. También pienso que un autor debe saber cuándo poner punto y final a una saga, que no puedes eternizarlas porque al final, lo que saciaba acaba por empachar. Creo firmemente que cada historia reclama una extensión distinta y propia, y que son los personajes y la propia trama quienes piden más o dicen “hasta aquí”.

Total, que como estábamos todos de acuerdo ni debate ni nada… Y nos quedamos con las ganas de que alguien anti-sagas nos contara las razones por las que dejar pasar las sagas.

¡Iluminadnos, oh ilustres, lectores! ¡Sacadnos de este bucle eterno de “sagas sí” contándonos por qué “sagas no”! O uníos a nosotros. ¿Qué nos contáis? ¿Sois #Equipodamesagas (suena como sugus ¿no? Igual podemos hacer un día un debate sobre sugus de piña sí o no…) o #Equiposagasbromeasoqué?