¿Debate? Juvenil Vs. Adulta

¿Ya ha pasado un mes desde el último debate? Eso parece, el tiempo no espera por nadie así que va tocando subirse al atril, encender los micrófonos y comenzar a defender nuestras posturas en el segundo debate escritoril-iterario del Redondal. En esta ocasión hablaremos de las etiquetas —las literarias, no las que cuelgan de las prendas del Bershka— centrándonos en aquella que cataloga a una obra como juvenil o adulta. Nos ponemos el casco, por si llueven piedras metafóricas, y bajamos al barro, pues.

Ya estamos con la etiquetitas… y luego ni caso a las de la comida y la ropa.

Antes de comenzar quiero contaros que los componentes del Redondal odiamos las “etiquetas” ya que creemos que no es más que una limitación y en muchos casos desembocan en prejuicios. Y nos negamos a meternos en los corsés que ha creado la sociedad para tratarnos como estereotipos y no como personas individuales y completas. Dicho esto, hay que aclarar que esta semana a pesar de tener una ideas similares sí que hemos conseguido una mayor diferencia entre las perspectivas de cada uno.

Desde vuestro punto de vista: ¿qué diferencia hay entre juvenil y adulta?

Jessica: Para mí, la “etiqueta” (cosa que odio, por cierto), la marca la edad de los protagonistas. Única diferencia para novelas adultas y novelas juveniles. Obviamente esto conlleva comportamientos, caracteres y formas de afrontar las cosas distintas a la edad adulta. Nada más. Para mí en una novela juvenil hay personajes adultos, pero estos no son los protagonistas.

Diana: La edad de los personajes, porque en juvenil creen que todo es posible, a medio camino entre la ilusión infantil y la rebeldía de enfrentarse a lo nuevo. En adulta los personajes han vivido lo suficiente, tienen experiencia como para no cometer ciertos errores, para explorar menos y no sentirse dioses de su pequeño mundo (normalmente XD).

La Eremita discrepa de las chicas respecto a que esté definida únicamente por la edad de los personajes. Nos pone un gran ejemplo, IT de Stephen King la protagonizan niños y no es infantil ni juvenil; nadie osaría calificarla así.

Rubén: Para mí es un poco de todo. Para empezar la etiqueta de juvenil para su obra la suele adoptar el propio autor para seleccionar el público a la que va dirigida, normalmente edades de 16 a 30 años, a brocha gorda. Evidentemente, siempre se trata de obras protagonizadas por adolescentes o adultos muy jóvenes. Y los temas pueden ser tan complejos como los de la literatura más adulta, pero creo que la forma de tratarlos no es igual. Esa para mí es la principal diferencia. No sé si es profundidad, verosimilitud, atmósfera o qué, pero hay una diferencia ahí en el cómo, no en el qué.

La Eremita dice entre dientes que Rubén le ha plagiado la respuesta y que justo ella iba a decir lo mismo. Nos cuenta una teoría científica sobre la creencia que tiene de que cuando era niña le clonaron una pequeña parte del cerebro y que se la insertaron a Rubén…

De esto a una teoría conspiranoica no hay ni medio paso

Desde luego por aquí la imaginación no nos falta, y aunque yo soy más de ciencia, centrémonos, que hemos venido a hablar de literatura.

Entonces, ¿qué marca la etiqueta de juvenil? ¿La edad a quien va dirigida la historia? ¿La edad de los personajes? ¿La trama?

Diana: En cierto sentido, también lo marca la intención de la novela. En una infantil no puedes explicar la historia de la misma forma. Quizás en juvenil lo marca el aire rebelde y pasional, de que todo es posible. Y la adulta es más dura y real, cuando ya estamos más acostumbrados a sufrir y resistir en esta vida

Rubén: Quizá en la adulta haya más desencanto, Diana. Pero bueno, hay novelas adultas muy buen rolleras. Es decir, que no es solo eso, pero algo de eso hay. Pero insisto, no es tanto lo que pasa: cosas duras, muertes, tragedias, apocalipsis varios, sino la forma de contarlo la que las diferencia, en mi opinión. Creo que es un error etiquetarse a uno mismo y lo que escribe. Evidentemente escribes fantasía, sobre personajes de cierta edad, y sobre unos temas determinados, los que a mí me inquietan, pero yo dejaría que lo catalogasen los lectores. Para mí es cerrarse puertas.

Etiquetar algo ajeno es complicado, pero autoetiquetarse uno mismo aún es más difícil ya que al final todo es tan subjetivos como seres humanos hay en el mundo, y lo que a uno le parece blanco, el otro lo ve negro y muchos otros se quedan en el gris. Quizás como autor definas tu obra en unos términos que muchos autores redefinan luego a su manera. Todos coinciden que en ocasiones una etiqueta o una portada algo más “infantil” pueden crear prejuicios y hacerte descartar historias que si les dieses la oportunidad te harían borrar todos los prejuicios de un plumazo.

Todos: Hay que desterrar los prejuicios de la literatura

Yo iría aún más lejos: hay que luchar contra los prejuicios, así en general no solo en la literatura. Nos perdemos historias, personas y experiencias maravillosas por esas ideas preconcebidas y lo peor de todo es que la mayoría ni siquiera son nuestras, sino introyectos de la sociedad.

¿Condicionáis vuestra lectura al hecho de que sea juvenil o adulta?

La Eremita: Solo condiciono mis lecturas a que me llame el argumento, no sus etiquetas. Lo siento, es que no tengo ni idea, yo leo de todo y si me parece muy “juvenil” abandono. Y la razón es que a veces es como si leyera lo que dicen las conversaciones adolescentes de una sobrina que no están en mi longitud de onda. Si lo están, me importa un bledo la edad. No lo puedo decir más técnico, no me sale, lo siento. Pero también abandono literatura adulta por parecerme demasiado simple.

Jessica: Yo solo condiciono mi lectura a que me llame la historia

¿Un adulto puede leer novelas juveniles y un joven novelas de adultos?

Jessica: Por supuesto, ambos pueden leer tipos de novela no “tipificados” para ellos por su edad.

Diana: es que el público es muy complejo porque cada uno lee lo que quiere. A mí me encanta leer juvenil y adulta a veces XD y tengo mis años.

¡Ay Dios mío! cierro esta cadeneta y subo de lvl

Entonces, ¿estamos todos de acuerdo en que los temas a tratar en juvenil y adulta pueden ser los mismos o hay algunos adonde una u otra no llegan?

Jessica: yo sí, creo que los temas son los mismos (o pueden serlo, vaya).

Diana: yo creo que se pueden tratar todos los temas por igual.

Rubén: Yo pienso que sí, los temas pueden ser los mismos y más en los últimos años que la literatura juvenil de fantasía se ha vuelto más oscura. Ojo, más oscura no necesariamente quiere decir más seria o adulta.

Por último, autores ¿cómo enfocáis este tema?

Diana: Me gusta escribir fantasía juvenil por la ambientación irreal y las emociones desbordantes de los personajes. Cuando eres joven sientes que puedes con todo, los miedos aún no se han alojado en tu interior y eres capaz de cualquier cosa, el corazón aún no se ha roto en mil pedazos y la rebeldía se impone como un idioma natural ante las amenazas del mundo. Esto se pierde con la edad. Quizás por eso me he autocatalogado como escritora de literatura juvenil, por los personajes que componen mis obras y por la intención de transmitir esos valores que vamos olvidando mientras la madurez nos impone responsabilidades y la experiencia coarta nuestra libertad. Me pongo en su piel e intento sentirme como una adolescente, porque a fin de cuentas, todos hemos sido más jóvenes e inexpertos, rebeldes, inconformistas, pasionales y libres. Leer juvenil es volver a la edad de las emociones a flor de piel, las dudas, el inicio del conocimiento de uno mismo y la lucha entre el instinto y las normas sociales.

Jessica: Personalmente considero que lo único que delimita lo que es novela juvenil de la que no es juvenil es, tan solo, la edad de los personajes. Disfruto creando personajes adolescente o jóvenes porque puede ser alguien que aún no esté desengañado, que se crea en posibilidad de ‘comerse el mundo’, que aún tiene que aprender a caerse y es bonito vivir todo ese proceso con él o con ella. Y así es como me gustan los personajes: humanos, con mil defectos, con ideales que la trama premiará o abofeteará; pasionales, emocionales, que te permiten pausar la acción más trepidante y darle parcela al sentimiento, a las emociones, a reír, a llorar.

Rubén: No me gustan las etiquetas, aunque entiendo la necesidad de usarlas. En mis obras hay elementos que podríamos catalogar como típicos de la literatura juvenil: edad de los protagonistas, su visión del mundo, una pizca de salseo adolescente, pero no creo que pueda englobarla dentro de esa etiqueta. Pero. En mi caso, me cuesta decidir si lo que escribo es fantasía épica, oscura a grimdark. Atiendo poco a ese tipo de cosas y procuro escribir sobre aquello que siento, me obsesiona o me surge. Ya vendrán luego los lectores a decidir qué están leyendo.

Y ahora visitantes del Redondal, contarnos para vosotros ¿qué marca la etiqueta de juvenil? ¿La edad a quien va dirigida la historia? ¿La edad de los personajes? ¿La trama?

Por último, recordad las grandes historias, al igual que las personas, no entienden de edades y perduran en el alma de aquellos que las leyeron y las amaron. El cerrar la última página de un libro no supone ponerle un punto y final, sino que lo leído y aprendido conviva para siempre con nosotros.

Publicado por

Rebeca Egea

Buscándome, reconstruyendo mi mejor versión. No importa las veces que has caído, lo importante es que cada vez que te levantas eres más fuerte.

23 respuestas a “¿Debate? Juvenil Vs. Adulta

  1. Muy buena entrada, Rebeca, no sé cómo pudiste encolarlo todo tan bien. Que ya sabes que cuando le damos a los dedos, somos voraces jejeje. Si me preguntaran a quien van dirigidas mis novelas, sinceramente, no tengo ni idea. Por juvenil, deberían ser para jóvenes, pero la realidad es que ese límite o barrera nunca se cumple. Si conectas con una historia da igual los años que tengas, la devoras 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Diana 😘😘. La verdad es que esta vez me costó un poco poner en orden todo, pero al final algo conseguí algo resultón. Estoy de acuerdo más allá de la edad ¿objetiva? Lo realmente importante es conectar con la historia y los personajes, si el autor consigue eso no te planteas nada más.

      Le gusta a 2 personas

  2. ¡Hola!
    Qué buena entrada os ha quedado^^ La verdad yo odio las etiquetas, tanto hablando de literatura como de cualquier tema, como bien dices tan solo sirven para crear prejuicios que a veces hacen que nos perdamos historias, personas o incluso situaciones increíbles.

    Personalmente no condiciono mis lecturas a ninguna etiqueta más que a si me llama el argumento de la historia y que abandone o no la lectura no tiene tanto que ver en que sea más juvenil o más adulta a que pueda conectar mejor o peor con los personajes o la historia. (Aunque suelo leer más libros de corte juvenil x’D)

    Tanto los libros dirigidos a un público juvenil como a otro más adulto pueden tratar exactamente los mismos temas, para mí solo lo diferencia la forma de contarlo, por lo general más fluido y más fácil a la hora de comprenderlo en un estilo más juvenil pero no por ello más serio y comprometido con el tema a tratar.

    ¡Besos!
    Krazy Book Obsession

    Le gusta a 2 personas

    1. Maria me alegro de que ta haya gustado. Muchas gracias por compartir con nosotros tu opinión.
      El tema de los prejuicios me daría para una entrada entera, que difícil es en ocasiones ser conscientes de ellos y ya ni hablamos de ser capaz de ponerlos en cuarentena y poder forjar una nueva opinió sin estar condicionada por ellos. Un abrazo.

      Le gusta a 3 personas

  3. Una entrada muy buena. La diferencia más clara para mí es la edad a la que va dirigida la historia, que hace que cambie el tono y la forma en que se narra. Hace tiempo que no me acerco a una novela “juvenil”, ahora que lo pienso… Ya voy a aprovechar. Recomendaciones, please!
    Besotes!!!

    Le gusta a 4 personas

    1. ¡Hola Margari! Atendiendo a tu llamada sobre lecturas “juveniles” y, aunque sus historias son para adultos también, te recomiendo cualquier libro de Jessica Galera. No te arrepentirás. Hay autoconclusivos, bilogías y sagas 😉. Ya depende de cuántos libros quieras leerte jejeje. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    2. Hola, Margari.
      Me voy a permitir recomendarte, además de los que mencionada Diana, cualquier libro de Jose Antonio Cotrina, para mí el mejor autor de fantasía juvenil/oscura español. Si no has leído “La canción secreta del mundo”, te animo a darle una oportunidad.
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Me asomo por aquí en primer lugar para felicitar a Rebeca porque la entrada ha quedado estupenda.
    Quizá me equivoco, pero creo que esto del público destino se viene utilizando desde tiempos inmemoriales y debería ir, si no desapareciendo, sí adaptándose a los cambios. Al igual que las etiquetas y no sólo lo digo por la literatura, claro está.
    Los jóvenes de hoy no son los de antes ni los adultos de antes son como los de hoy.
    Creo que hay una conjunción entre la psiquis de los personajes, sus edades y la temática de la historia que, puede influir en el tono en el que se narra. Como bien han dicho por aquí, la forma en cómo se cuenta lo que ocurre.
    ¿Qué pasa? que al ser las generaciones tan distintas, nos podemos encontrar el fenómeno que, en mi opinión es más frecuente de lo que nos imaginamos: muchos adultos leen lo que se supone está escrito para jóvenes y muchos jóvenes leen lo que les llama la atención, esté o no esté escrito para ellos.
    Hablando desde mi experiencia, yo leo lo que me llama la atención y, siendo honesta, no me pregunto si es juvenil, adulto, adulto joven, etc. Disfruto de la lectura ni más ni menos.
    me encantaría que desapareciera esa tendencia a menospreciar la calidad de una historia por tantos deberes ser que hay arraigados en el mundillo y que son de los años de mariacastaña; cosas mías que sueño a lo grande a veces, jajaja.
    Enhorabuena a todo el equipo y gracias por ofrecernos estos espacios.
    Un abrazo gigante.

    Le gusta a 4 personas

  5. Un estupendo debate del que comparto un poco de todas las opiniones. La mía es un poco más pragmática. Para mí es juvenil aquella obra que al estar en la librería la editorial ha decidido que sea juvenil. No solo porque esté en el estante así etiquetado, sino por el diseño de portada y la sinopsis. Tampoco soy muy de etiquetas, pero reconozco que nunca me llamó la atención. En mi adolescencia, hace ya muuchos años no estaba tan segmentado el mercado, pero digamos que “para mi edad” prefería leer cómics y en cuanto a lecturas me decantaba por novelas “para adultos”, me resultaban más atrayentes por aquello de leer algo “no para mi edad”. Excelente debate. Enhorabuena a los participantes. Saludos!

    Le gusta a 2 personas

  6. Un estupendo debate del que comparto un poco de todas las opiniones. La mía es un poco más pragmática. Para mí es juvenil aquella obra que al estar en la librería la editorial ha decidido que sea juvenil. No solo porque esté en el estante así etiquetado, sino por el diseño de portada y la sinopsis. Tampoco soy muy de etiquetas, pero reconozco que nunca me llamó la atención. En mi adolescencia, hace ya muuchos años no estaba tan segmentado el mercado, pero digamos que “para mi edad” prefería leer cómics y en cuanto a lecturas me decantaba por novelas “para adultos”, me resultaban más atrayentes por aquello de leer algo “no para mi edad”. Excelente debate. Enhorabuena a los participantes. Saludos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Uf hola David! No entiendo por qué wordpress llevó tu comentario a spam, mil disculpas (nada que ver con nosotros, está todo abiertísimo, no entiendo nada) Eso que dices de leer cosas no aptas para mi edad me llev´p a leer de niña el Decameron a escondidas de mis padres, y la Divina COmedia más adelante entendí nada y menos lo confieso, lo pillé después jajaja)

      Le gusta a 1 persona

  7. Hablo desde el mundo de la edición, donde está clara la diferencia (la comparta o no, es que los editores compran las novedades en diferentes ferias, mediante distintos agentes; cada “género” tiene su sistema): la diferencia entre la LIJ y la literatura contemporánea (que algunos editores llaman pomposamente “literatura seria”) es el estilo.

    En la LIJ no hay una intención estilística: lo que se pretende es contar una historia (y vender… La LIJ mueve millones; la contemporánea, no). No hay un “cómo”. Hay un “qué”. En los informes editoriales de LIJ jamás se habla de la forma de escritura; solo se hace una valoración comercial (para edades tempranas, también educativa y/o moral) de las perspectivas económicas del libro a partir de su trama y argumento. La prosa está al servicio de la peripecia, no tiene entidad en sí y los libros acaban teniendo un tono muy plano y sencillo que hace que muchos libros de LIJ sean estilísticamente bastante intercambiables y solo se diferencien en la historia. Podrían ser todos del mismo autor; es difícil diferenciar a un escritor de otro porque todos emplean la misma técnica narrativa: una redacción simple, sin recursos literarios.

    Otro de los detalles más habituales es la superabundancia de diálogos. No hay LIJ en la que no predomine el diálogo sobre la narración y la descripción. Esto hace que sean libros mucho más ligeros y rápidos de leer: aunque tengan 600 páginas, se devoran a gran velocidad sencillamente porque tienen poco texto; están llenos de diálogos breves que dejan en blanco la mitad derecha de muchas de las páginas.

    Para mí LIJ es otra cosa, francamente, y mucho de lo que meten en la categoría de LIJ lo considero bestseller ramplón, mientras que se saca de la categoría de infantojuvenil auténticas maravillas que son menos comerciales. Estas se van al saco de contemporánea, donde las ventas son discretas, aunque sí están pensadas para niños y jóvenes.

    Por cierto, King era considerado una lectura juvenil en los noventa, porque escribía terror, y el terror era, por definición, juvenil. Su legitimación como literatura “adulta” (con todas las comillas que se quiera) es reciente.

    Le gusta a 4 personas

    1. ¡Gracias por compartir la visión de “edición” Prean! me encanta aprender estas cosas. Me ratificas la opinión de varios escritores, rama o etiqueta negra, histórica, política y feelgood. Me decían que el etiquetado era una cuestión comercial entre editoriales básicamente. Y es un matiz interesante eso de que la LIJ ” la prosa está al servicio de la peripecia” y tiene bastante base en general.

      De acuerdo también en que se encuentran auténticas obras de arte en lo clasificado como infantil-juvenil. Una curiosidad: ¿Cómo clasificaría un editor “La Historia Interminable” ? Esa tal vez sea fácil pero ¿y Momo? ¿Y los cuentos no ya de Grimm y Andersen sino de Perrault?

      Y alucinada me encuentro conociendo que King fue considerado juvenil alguna vez Ni idea tenía,

      Bienvenid@ al Redondal por cierto, estás en tu casa, y más con opiniones tan enriquecedoras o didácticas 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. Se catalogan como clásicos; dentro de clásicos, son clásicos de LIJ en el caso de Ende, pero aunque para cierta generación fueran libros importantísimos hoy no venden absolutamente nada. La historia interminable y Momo tienen una complejidad temática y estilística que no casa con el gusto actual.

        Los cuentos tradicionales tienen otro público y son muy minoritarios, aunque sean longsellers. Esos son los libros que no dan pelotazo, pero que tienen ventas continuadas en el tiempo. Además, se sacan cien mil ediciones: anotadas, ilustradas, simplificadas… Y normalmente se venden más por lo bonito de la edición que por el texto.

        Gracias por la bienvenida, pero ya llevo un tiempo pasando por aquí. Escribía como Prefiere Anonimato XD Era un poco largo y lo acorté.

        ¡Saludos!

        Le gusta a 2 personas

        1. Jajaja te queda mejor ese nick Prean, sin dudas es más corto y práctico.

          El hecho de que Ende sea un clásico acaba de hacerme sentir un fósil, te lo juro XD. Los cuentos…. es que los amo. Tenía una preciosísima edición de cuentos de Perrault, muy de toda la vida, pero la perdí en una de mis mudanzas, o me la “perdieron”, a saber. Aún la lloro. He aprendido un termno nuevo. “Longseller”. Primera vez que lo oigo. No sabes lo que me gustaría conocer un proceso editorial completo… estoy en pañales absolutamente en la meteria, solo consumo el producto.

          Me gusta

      2. Respecto a King, su obra más interesante está firmada con el pseudónimo de Richard Bachman; prohibió posteriormente su publicación y la retiró de todas las librerías. En mi opinión, será la única que resista el paso del tiempo y acabe siendo recordada y estudiada en el futuro, al menos desde el punto de vista sociológico. Me refiero, por supuesto, a Rage. Quien no la conozca que la busque; se llevará una sorpresa. Se publicó en español como Rabia y se encuentra todavía en librerías de viejo y digitalizada en páginas piratas.

        Le gusta a 1 persona

        1. Juraría que he leído Rabia…. tengo que refrescarlo a ver, si no, lo llevo a mis pendientes, porque no estoy muy segura de no estarlo confundiendo con Cujo, que es la del perro monstruoso. Pero el caso es que quiere sonarme….

          Me gusta

    2. Interesante comentario. Cuando comencé a escribir lo que se supone que es literatura juvenil, me preguntaron si era de esas novelas con muchos diálogos y frases cortas. Después de eso siempre me he preguntado qué escribo realmente. Las etiquetas no son inmutables y cambian con los tiempos y con la sociedad que las otorga. El tiempo nos encasillará o nos elevará a la gloria, pero lo escrito ya permanecerá por siempre en la memoria literaria de nuestra generación.

      Le gusta a 2 personas

  8. Creo que vivimos en un mundo de etiquetas solo hay que ver los hashtags XD en serio, creo que el que lee juvenil quiere volver a rememorar esa vida ambiciosa, alocada, otro foco de mira. El prisma de lo adulto o juvenil solo condiciona si crees que el vocabulario de un joven no puede ser el mismo que el de un adulto, sintiendo así, la condición de que, es que para escuchar a los de mi barrio solo tengo que bajarme a la plazoleta. Pero hay que entender que muchas de edas obras “Juveniles” han dado la oportunidad de que se adentren mucha juventud a la lectura cosa que el estado ha hecho hincapie en que, los españoles, no leemos o la lectura es escasa. Por favor, miren instagram twitter y etceteras (No las voy a citar ahora todas) las novelas adultas nos dan pistas para mejorar y humanizar en esta etapa adulta que puede resultar pesado pero a la vez enriquecedor. No soy de novelas juveniles porque leo de todo. Leí uno que me gustó mucho porque el concepto de forjar una amistad, un ejemplo simplista, es muy fuerte a esas edades. Y luego la famosa poesía descatalogada, y aunque parece que está en desuso está tomando fuerza. (Vertiginosamente) entonces, yo creo que hay libro para cada etapa de tu vida pero no condiciona tu edad. Sino el estado de animo y las ganas que tengas, el argumento.¿Etiquetas? nunca. ¿Juvenil ? o ¿Adulto? las dos porque se aprende de unos y de otros.

    Llevaba mucho tiempo queriendo soltar esto. jajajajaj maravilloso debate. Saludos!!

    Le gusta a 3 personas

  9. Buenas Keren, ¿Qué tal? Me alegro que el debate te haya servido para desahogarte! jajaja
    Toda la razón, vivimos en un mundo que nos hiperetiqueta, pero algunos seguimos luchando para no caer más de lo necesario en ellas, o se intenta, al menos.
    Estoy de acuerdo contigo en que las novelas donde los personajes son jóvenes te ayudan a conectar con esa parte más alocada y revives experiencias o momentos que ya pasaron… Creo que hay momento que por tu estado de animo te conectas con más facilidad a novelas más ligeras, buenrolleras o complejas y eso no tiene que ver con la edad de uno ni la edad a la que esta dirigida una obra.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s