¡Don Juan, Don Juan, yo lo imploro, tráeme un puré de calabaza!

Me van a disculpar Lady Dark Diana y Lady Dirty Jess, así como Lord y Lady Bloody Rubeca*, pero llega el turno de la señora Doña María del Pilar de Querencia y Luis y olé, españoleando en vuestro Halloween que es mi Todos los Santos. Bueno vale, la Toussaint y Sahmain también, pero eso hacéis como que no lo leéis. Es mi respuesta a los Susurros de Dark Diana y a los adoradores de las sajonadas. Que vamos a ver, almas de cántaro ¡tanto jalogüin tanto jalogüin! Tanto “truco o trato” con voz de flautín y vestidos de mamarracho para que os den una bola de palomitas peguntosas, o unos cuantos caramelos…

¡Caramelos! Si es que hoy los tiempos no son como antaño. Antes, que te diera caramelos un extraño sí que daba miedo… ¿no os lo decía mamá, que no comierais nada que os ofrecieran en la calle? Si es que me dan ganas de tener unos cuantos rellenos de cicuta, que sabe a almendras y no debe de notarse, para cuando los mamarrachos llamen a mi puerta…

Vamos, molestar al vecindario para pedir caramelos… que me dan ganas de salir cual Gorgona furiosa a ver quién asusta a quién. Eso sí que es un disfraz. Caramelos… de leche les daba yo pero en plural. ¡Truco! ¡Elijo truco, que vais a saber lo que es un truco!

Mirad, jovenzuelos, me vais a comparar a mí unos caramelitos sobaos con los dulces de Todos los Santos de toda la vida de Dios:

Sí, son huesos de santo y buñuelos rellenos de crema, nata, chocolate, trufa, y esos de cabello de ángel y batata que nadie quiere nunca pero que hay que poner, porque así lo manda la tradición. Ja. Caramelitos. Venga ya.

Encima de casa en casa, que decoran con telarañas como si no hubieran quitado el polvo en veinte años y que se pegan a todo. ¿Eso da miedo? Eso lo que da es un asquete que te pasas… Con lo bien que se estaba en el sofá viendo ese Don Juan Tenorio que siempre daban esa noche en lo que era Televisión Española.

¡Cómo! ¿Que no conocéis a Don Juan Tenorio de Don José Zorrilla?. El de Johnny Depp no, que os veo venir. Digo el de Zorrilla.

Igual no sabéis por qué al ligón de turno, a ese que va cada día con una le dicen que es un Don Juan. Pues para eso estoy yo aquí con todo este paripé, para contaros de qué va así como quien no quiere la cosa. Bueno no, mentira, siií quiero cosas. Me mandáis un ciberbuñuelo en los comentarios por lo que os guste. Y si no os gusta un hueso de santo (os confieso que no puedo con ellos pero no se lo digáis a nadie, que no queda bien cuando estoy aquí españoleando tanto).

Veréis, hay algunos personajes más, pero nos vamos a centrar en los principales o la entrada nos dura hasta el próximo Jalogüin y no quiero, Si estamos aquí en tan largo plazo igual cambio de idea y el año que viene, en Halloween, os hablo de Sleepy Hollow. Y os pido caramelos vestida de Drusilla la de Spike (si no sabéis quiénes son no me hablo con vosotros). Vamos al lío.

El caso es que la cosa – cosa que es una obra de teatro escrita por José Zorrilla durante el Romanticismo español, o sea, siglo XIX, el de Bécquer y Espronceda con sus cañones por banda – empieza hablando de una apuesta que un tal Don Luis Mejía y otro tal Don Juan Tenorio – que son algo así como pijos sevillanos metrosexuales del XVIII – hicieron el año anterior en una taberna.

Básicamente se apostaron su reputación a ver quién era más capullo, hideputa que dirían antes, de los dos. Al cabo del año se encuentran en el bareto y se cuentan las cabronad… estooo… sus oscuras hazañas:

JUAN: La apuesta fue…

LUIS: Porque un día
dije que en España entera
no habría nadie que hiciera
lo que hiciera Luis Mejía.

JUAN: Y siendo contradictorio
al vuestro mi parecer,
yo os dije: Nadie ha de hacer
lo que hará don Juan Tenorio.
¿No es así?

LUIS: Sin duda alguna:
y vinimos a apostar
quién de ambos sabría obrar
peor, con mejor fortuna,
en el término de un año;
juntándonos aquí hoy
a probarlo

JUAN: Y aquí estoy.

Copa (jarra de vino) va, copa viene, van fardando de que no hay una que no se hayan tir… digo que haya caído ni pelea que no hayan ganado matando a todo lo que se menea sin cortarse un pelo

«Aquí está don Juan Tenorio,
y no hay hombre para él .
Desde la princesa altiva
a la que pesca en ruin barca,
no hay hembra a quien no suscriba;
y a cualquier empresa abarca,
si en oro o valor estriba.
Búsquenle los reñidores;
cérquenle los jugadores;
quien se precie que le ataje,
a ver si hay quien le aventaje
en juego, en lid o en amores.»
Esto escribí; y en medio año
que mi presencia gozó
Nápoles, no hay lance extraño,
no hay escándalo ni engaño
en que no me hallara yo.
Por donde quiera que fui,
la razón atropellé,
la virtud escarnecí,
a la justicia burlé,
y a las mujeres vendí.
Yo a las cabañas bajé,
yo a los palacios subí,
yo los claustros escalé,
y en todas partes dejé
memoria amarga de mí.
Ni reconocí sagrado,
ni hubo ocasión ni lugar
por mi audacia respetado;
ni en distinguir me he parado
al clérigo del seglar.
A quien quise provoqué,
con quien quiso me batí,
y nunca consideré
que pudo matarme a mí
aquel a quien yo maté.

Total, que comprueban que en número de muertos y conquistas, gana de largo Don Juan. Pero no les basta con tanta tropelía, qué va. Don Luis reta a Don Juan a conquistar a una novicia inconquistable (ya os podéis imaginar que es Doña Inés). Acepta, pero añade que además va a conquistar a Ana de Pantoja, la prometida de Don Luis, y entre “Venga ya fantasma, tú de qué vas” pero a lo dieciochesco, y “¿que no? sujétame el cubata” pero a lo dieciochesco también, cierran la apuesta, que pa chulo Don Juan:

JUAN: Desde una princesa real
a la hija de un pescador,
¡oh!, ha recorrido mi amor
toda la escala social.
¿Tenéis algo que tachar?

LUIS: Sólo una os falta en justicia.

JUAN: ¿Me la podéis señalar?

LUIS: Sí, por cierto: una novicia
que esté para profesar.

JUAN: ¡Bah! Pues yo os complaceré
doblemente, porque os digo
que a la novicia uniré
la dama de algún amigo
que para casarse esté.

LUIS: ¡Pardiez, que sois atrevido!

JUAN: Yo os lo apuesto si queréis.

LUIS: Digo que acepto el partido.
Para darlo por perdido,
¿queréis veinte días?

JUAN: Seis.

LUIS: ¡Por Dios, que sois hombre extraño!
¿cuántos días empleáis
en cada mujer que amáis?

JUAN: Partid los días del año
entre las que ahí encontráis.
Uno para enamorarlas,
otro para conseguirlas,
otro para abandonarlas,
dos para sustituirlas
y una hora para olvidarlas.
Pero, la verdad a hablaros,
pedir más no se me antoja,
porque, pues vais a casaros,
mañana pienso quitaros
a doña Ana de Pantoja.

Pero resulta que dos pares de oídos escuchaban la conversación de Luis y Juan: Don Gonzalo, el padre de Doña Inés, y Don Diego, el propio padre de Don Juan. Y claro, al escucharles se cabrean bastante y recriminan a Don Juan. Don Gonzalo, el Comendador, le espeta a Don Juan que había acordado con Don Diego que se casara con su hija Inés que está en un convento, pero vamos, que ahora ni de broma la toca, y Don Diego llama de todo a su hijo y anula el compromiso.

Don Juan viene a contestar que a él no le metan en sus marrones que el vive muy bien haciendo lo que le place, y que ya veremos si toca o no toca… Y vaya si la toca. Primero se liga a doña Ana Pantoja y después va al convento en el que está Doña Inés y la rapta. Por supuesto, la seduce. Peeeero…. ah, se enamora también. Y esta escena, la famosa escena del sofá, de la declaración de amor, seguro que os suena a todos, en su versión buena o en otra que habla de morcilla (madre mía). Que os lo cuenten Paco Rabal y Concha Velasco (no son los mejores Don Juan Y Doña Inés pero no he encontrado otros)

Don Gonzalo les encuentra y se pelean. Don Juan le mata y para que no le pillen tiene que huir a Italia.

Al cabo de cinco años vuelve a Sevilla. Por alguna razón visita el cementerio y se entera que que la pobre Inés murió de amor tras su abandono. Allí están las tumbas de casi todos, vamos, de TODOS los personajes importantes menos la suya: El Comendador padre de Doña Inés, Don Diego el padre de Don Juan, Don Luis Mejía y Doña Inés. No queda títere con cabeza. Es de noche. Tras una charla con el escultor de las estatuas de las tumbas, que le pone al dia de lo que ocurrió en Sevilla con sus allegados mientras no estaba, se queda solo. Y las estatuas de las tumbas empiezan a moverse….(y os lo juro, en esta escena es cuando yo empezaba a acojo.. digo acongojarme pero de verdad)

Sí, sí; ¡sus bustos oscilan,
su vago contorno medra…!
Pero don Juan no se arredra
¡alzaos, fantasmas vanos,
y os volveré con mis manos
a vuestros lechos de piedra!
No, no me causan pavor
vuestros semblantes esquivos;
jamás, ni muertos ni vivos,
humillaréis mi valor.
Yo soy vuestro matador
como al mundo es bien notorio;
si en vuestro alcázar mortuorio
me aprestáis venganza fiera,
daos prisa; aquí os espera
otra vez don Juan Tenorio.

Parece que sigue todo bravucón ¿verdad? Pues no. Llega Avellaneda, su ayudante, y le encuentra con el semblante demudado y tembloroso, pero lo cierto es que vuelve a sacar esa chulería que le caracteriza al ver que Avellaneda se ríe un poco de él, y se atreve a invitar a cenar a los muertos para intentar demostrar que no tiene miedo. Hasta al Comendador, que os juro que en todos los Don Juanes que he visto siempre da mucho miedo. La escena es digna de un maestro del terror. Y a Don Juan también, aunque lo niegue:

CAPITÁN CENTELLAS Don Juan,
dejad tranquilos yacer
a los que con Dios están.

JUAN: ¡Hola! ¿Parece que vos
sois ahora el que teméis,
y mala cara ponéis
a los muertos? Mas, ¡por Dios
que ya que de mí os burlasteis
cuando me visteis así,
en lo que penda de mí
os mostraré cuánto errasteis!
Por mí, pues, no ha de quedar
y a poder ser, estad ciertos
que cenaréis con los muertos,
y os los voy a convidar.

AVELLANEDA:  Dejaos de esas quimeras.

JUAN: ¿Duda en mi valor ponerme,
cuando hombre soy para
hacerme
platos de sus calaveras?
Yo, a nada tengo pavor.

(Dirigiéndose a la estatua de DON GONZALO, que es la que tiene más cerca.)

Tú eres el más ofendido;
mas si quieres, te convido
a cenar comendador.
Que no lo puedas hacer
creo, y es lo que me pesa;
mas, por mi parte, en la mesa
te haré un cubierto poner.
Y a fe que favor me harás,
pues podré saber de ti
si hay más mundo que el de
aquí,
Y otra vida, en que jamás,
a decir verdad, creí.

CAPITÁN CENTELLAS: Don Juan, eso no es valor;
locura, delirio es.

JUAN: Como lo juzguéis mejor:
yo cumplo así. Vamos, pues.
Lo dicho, comendador.

Para no alargarlo más, aunque confío en que leáis o veáis la obra si tenéis ocasión: El Comendador aparece, claro, y se quiere llevar a Don Juan al Infierno. La escena es de verdad terrorífica. Pero aparece Doña Inés, que también ha hecho una apuesta con su padre: Don Juan la llora y entiende que la ama de verdad a pesar de haberla abandonado. Por ella recapacita y se arrepiente de sus pecados. Dios le perdona, así es que irá al cielo.

Hala, podéis llamarme de todo por haberme metido con Halloween, pero yo os contestaré finalizando como empieza el tenorio, declamando a voz en cuello:

¡Cuál gritan esos malditos!
Pero, ¡mal rayo me parta
si en concluyendo la carta
no pagan caros sus gritos!

¡Mi señor Don Juan Tenorio!

Si no os gusta este jolgorio

que aquí montan en Octubre

Usad como disuasorio

de tan nefasta costumbre

Una espada para hacer

un puré de calabaza!

¡Don Juan, Don Juan, yo lo imploro

de tu hidalga condición

acaba con el follón

o te quitarán la plaza!

(Iba a firmar como la Eremita Zorrilla pero mejor no. Queda un poco raro ¿no? Pero vamos, que es una coplilla de las mías tuneando un poco a Doña Inés)

Y ahora dejadme que os diga que todo es un postureo para contaros el Tenorio, que Halloween me hace mucha gracia, porque tan español como el Tenorio es, como dice mi cuñada Yaque, que es cubana, apuntarse a todas las fiestas. Hasta a Halloween.

Venga. Que no paséis mucho miedo. O sí si es lo que os gusta

*Es que en El Redondal somos así de glamourosos, que si Hollywood tiene Brangelina (Brad y Angelina) nosotros tenemos Rubeca (Rubén y Rebeca)

22 comentarios

  • Jejeje me ha encantado, Pilar! Te envío cargamento de buñuelos y dos o tres calabazas. Muy divertido 😘😘😘

    Le gusta a 2 personas

  • Ays, Pilar, con posts así, hasta yo estaría dispuesta a pasar del ‘Jalowín’ jajajajaja! Nah, en serio, recuerdo los Días de Todos los Santos de pequeña yendo al cementerio con mis padres. Días grises, fríos y tristones (no como ahora que te refrenas para ponerte el bañador a 30 grados) en los que mi único anhelo era volver a casa e inflarme a castañas. Claro, llegan los americanos y te dicen “olvídate del día triste, decora la casa como una mansión de terror, dale rienda suelta a la vena friki y celebra, que son dos días, leñe!!!”. Y pues claro, tú sabes que yo soy débil. En serio, no me gusta eso de “el día de”, como si el resto del año no tocase. Tampoco necesito excusas para inflarme ni a castañas -las buenas tradiciones hay que mantenerlas- ni a los dulces de Todos los Santos y a lo que se tercie.
    Dicho lo cual, me parece una forma fantástica de presentar El Tenorio, libro que se encontraba en mi colección de clásicos (una es muy fantástica ahora, pero empezamos a darle a la lectura, con el permiso de La Historia Interminable, con El Tenorio, El Lazarillo, La Celestina y demás).
    Como decía, una forma diferente, divertida y original de presentar esos libros que a muchos les pueden parecer más tediosos o menos apetecibles, pero que no necesariamente lo son. Gracias por traernos siempre la nota simpática sin que eso reste en absoluto a la reseña, presentación, opinión o lo que toque en cada momento, de las diferentes obras.
    ¡UN BESAZO!

    Le gusta a 3 personas

    • Dios Jess no como castañas desde “el año de maricastaña” 😆. A ver si encuentro una castañera un dia de estos, que un cucurucho calienta las manos (esa era una de las finalidades de comprar castañas a las castañeras, esas del bidon con fuego, hace no tanto tiempo: una calefacción de manos. No soy anti-halloween ni mucho menos, era todo una pose para contar el tenorio coloquialmente, porque es una tradición muy nuestra y me gusta recordarla. Y el Tenorio es un obrón, esa versificación clásica en el XIX me admira, y hay frases legendarias, que sirven asi para decir aquí estoy yo 😁 Y si a alguien le resulta útil mi iconoclasta manera de presentar un clásico, mejor saberlo así que no saberlo 😉

      Le gusta a 2 personas

  • Genial e hilarante, Pilar. Creo que Don Juan acaba de miccionar sobre esas estiradas e insoportables tradiciones anglosajonas 🤣. La globalización ha difuminado las fronteras, entre otras, culturales. No sé si eso es bueno o malo, pero sin duda es triste. Es bueno recordar de vez en cuando de dónde venimos y que aquí tenemos a nuestros monstruos autóctonos, sin necesidad de recurrir a los de fuera 😉

    Le gusta a 3 personas

    • 😂😂😂 y oye, puestos a crear monstruos autóctonos, que sean bonitos. Monstruo-bonito es como antitético ¿no? Pues no. Dorian Grey era bello y era un monstruo. Ostras. Anglosajón 🥴 También tienen cosas buenas, hasta Halloween 😆 Pero si, no está de mal tirar de la tierra de tanto en tanto. ¿Sabes? Me ha faltado un pasaje glorioso pero no me encajaba para no alargarlo. Pero eso de “No os podéis quejar de mí, aquellos a quien maté, si buena vida os quité, mejor sepultura os dí” Tooooma castaña (de las de Jess) la chulería poderosa. Eso es tener flow, swing, y todos esos palabros 😂

      Le gusta a 3 personas

      • A Dorian Gray lo salvamos de la quema porque… bueno porque mola y ya está. En cuanto a Don Juan y su never-ending-flow (muy castizos, pero hay que ver lo que nos gusta meter una frase en inglés xD), hay que decir que a los españoles no nos gana nadie a chulería y sobradez, pero también es cierto que es ver a un fantasma y se nos va toda la fuerza por la boca 😅.

        Le gusta a 2 personas

  • Pilar me ha encantado el post jajaja yo la verdad es que no soy ni de Jalogüin ni de todos los Santos, estoy de acuerdo con Jessica, y ¿el resto de días qué?. No necesito un día que me diga que toca hacer tal o cual cosa. Y para que veas que todo se puede arrejuntar y quedarse con lo mejor de cada cosa te paso estos buñuelos: https://www.unileverfoodsolutions.es/receta/bunuelos-de-muerte-por-chocolate-R0069818.html
    El título del post no tiene desperdicio “Buñuelos de muerte por chocolate” xD

    Le gusta a 3 personas

  • Oleee!!!! Me has alegrado el día hoy encontrándome aquí nuestro Don Juan. Y me has arrancado más de una carcajada con tu forma de contarlo. Y oye, que yo también me acojonaba en la escena del cementerio. Todavía ahora cuando la leo. A mí también me gustaría encontrar otra representación de Don Juan que no sea la de Francisco y Concha, pero me he acostumbrado ya a verla que ya hasta me gustan. Y si te cansas un poquito del Don Juan de Zorrilla puedes animarte, si no lo has hecho ya, con el don Juan de Tirso de Molina, que el final todavía es hasta más… Bueno me callo, por si no lo has leído, pero acaba un poquito diferente.
    Y de dulces no soy, en esta época mejor mis castañitas, mis nueces, mis almendras… Ays, espero que no nos confinen para poder andar e intentar quitarme todos los kilos que voy a coger…
    Besotes!!!

    Le gusta a 2 personas

    • ¡A mis brazos gaditana! ¡Otra fan del Tenorio! ¿Te puedes creer que no he leído el de Tirso? Tengo que arreglar eso pero ya. A mí en cambio los buñuelos me pueden. Creo que son mi dulce tradicional favorito. En cuanto a versiones de Don Juan, yo recuerdo haber visto una insuperable de aquel Juan Luis Galiardo, pero no me acuerdo quién era Doña Inés jatetú. Yo creo que este año voy a ver cuál encuentro en youtube. Si encuentro una guay te lo digo 😘😘

      Me gusta

  • Me ha echo gracia porque parece que todo se ha hecho en inglés ultimamente. Y lo de aquí parece muerto Ups!! pero me ha llevado a pensar que la musica, el arte, la literatura parece más atrayente si viene de afuera y os lo dice una mujer que le gusta el popurri inglés (musica) y los clasicos españoles pero bueno, Ya estoy dando la chapa jajajajja me ha gustado mucho el post. Saludos a el redondal, que pronto a ver si no me hago un lío y adquiero el libro de Diana. Hablaré con ella porque estoy un poco harta de las mismas lecturas. Saludos nocturnos mi horario ha cambiado con esto de que la inspiración me viene de noche. Ups!!!

    Le gusta a 3 personas

    • Ay Kerencilla, la inspiración nocturna es una constante en mi vida, bienvenida a la noche 😆 Y a la Fantasía. Diana, Jess, y cuando te acostumbres y puedas con la fantasía de linea dura, Rubén jajaja. Aquí tenemos cosas grandiosas, pero tendemos a denostar lo que otros envidian y admiran, así somos. De todas formas lo importante es conocer, venga de donde venga, conocer. Cada tradición, cada manifestación artística es en si maravillosa. Ya te digo que me gusta Halloween, me hace muchísima gracia, pero tenía que poner la pose de señora rancia para que pegara con el tono de la entrada (españoleando una medio-francesa que ha pasado tanto tiempo fuera de España como dentro, y detesta las banderas por definición 😉)

      Me gusta

    • Ohhhh ¿Un libro mío? Se me ha quedado cara de de calabaza de terror jijijiji 😱. Pues nada, cuando quieras, por aquí estamos 😘😘😘

      Le gusta a 1 persona

  • JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
    ¡Qué arte más grande, pilariña!
    Valiente peazo de entrada te has marcao.
    ¡¡¡Ole, ole y ole!!! 👏👏👏

    Cuando he visto la foto de los “huesos de santo” se me han caio dos lagrimones como las agüitas del Niágara.
    Cuando llegaban estas fiestas mi abuelita se empeñaba en irse a la pastelería y traerse una ración de todos sabores que hubiera.
    Aquí el nieto, que no le gusta comer, más por complacer, arramplaba con ellos. Eso sí, a uno diario que el azúcar subía más rápido los precios.
    A ella se le ponía una cara de felicidad por verme comer y a mi mare una de angustias sabiendo la de abdominales que me esperaban más adelante.
    Ya no está mi abuela y el riesgo del azúcar me da más miedo que el jaloguín, así que ni los compro ni los como.

    Recuerdo, años ha, esa escena del cementerio que has descrito con más mieo que el principio de curso.
    En mi memoria está en blanco y negro, en un Estudio1 o algo así.
    Entre el aposturamiento de los actores, los grises de la escena, la gigantotele de entonces y que un cementerio da mieo aunque sea de cartón piedra. 😖
    Ahora te viene un frankenstein, un hombre lobo y un vampiro a la puerta a decirte “troco o traca” y te partes de risa, porque además en mi barrio se hacen el disfraz con dos cartones y tres planchas de goma espuma. Y las caras más mal pintá que una invitá en la postrera barra libre de una boda.

    Pero como bien dices al final. Con lo que nos gusta una fiesta, sobretó a los andaluces, nos vamos a privá de jalogüin, tosantos, Samhain o el día de los Muertos mexicano que nos quieran implantá. ¡¡¡Será por ganas de cachondeo!!!

    Me alegro de volver a leerte y disfrutar de tu grandísimo arte y buen humor.
    Un besote gordo, ashushón sureño y codito-codazo-manoenelpecho (en el mío, que no hay que pasarse con la confianza). 😉
    😘😘😘

    Le gusta a 4 personas

    • Ay Ská, a nuestros años estas cosas siempre van asociadas a recuerdos tan gratos como dolorosos, es lo que hay… De Estudio 1 me acuerdo muy bien; creo que por ese programa amé el teatro (y amo claro) En cuanto al humor… bueno poquito a poco, que no estoy en mi mejor momento es obvio, pero quien tuvo retuvo 😆 No se, me pareció que llamar la atención y contar un clásico coloquialmente es una forma de acercárselo a quien con sólo escuchar la palabra “clásico” le da un ataque de urticaria 😅
      Te acepto los ashushones, los coditos, y hasta la mano en tu pecho, pero no me des codazos por favor, que estoy lesionada de una cosa que no sabía ni que tenía hasta que empezó a dolerme el jodío, el nervio cubital, y ya duele solo sin codazos, que me he apodado a mi misma “Manoymedia” XD
      😘😘😘

      Le gusta a 1 persona

      • Pues sí, Pilarica.
        La verdad es que el programa “Estudio 1” era bueno y necesario. Creo que ahora, aunque tuviera poca audiencia también lo sería.
        Recuerdo con este programa una anécdota que me hizo amarlo por co… conseguir aprobar. 🤷‍♂️
        Teníamos una maestra de literatura a la que le gustaba mandarnos trabajos sobre las obras que emitía este programa. Una tarde hizo mucho énfasis en que el que no lo trajera al día siguiente se iba a llevar un buen cate (de nota, no de mano abierta, que a veces también). Pero resultó que la muchacha no se había dao cuenta que a esa misma hora por la otra cadena echaban un partido del Madrí. (sí, queridos pipiolos, solo había dos cadenas). Como además en aquellos tiempos solo había una tele y había que darle gracias al tío de alemania, se montó una mu gorda en mi casa entre los que me defendían para ver el teatro y el que defendía ver el furbo (mi padre solo, que era uno pero con el genio y la mano mu grande). No recuerdo como terminó aquello, pero creo que la profe mandó menos trabajitos a partir de entonces. 😝
        ¿Tienes chungo el nervio cubital? ¿Ese cuál es el que sirve pa tomarse los cubatas? Yo lo tengo que tener bien entrenao o gastao, según se mire. 😊
        Vale, besitos gordos y ashushón cortito.
        P.D. Los chaveas de este rincón deben estar diciendo: “No veas los canosos cebolletas con sus batallitas” 😂😂😂

        Le gusta a 1 persona

        • 😂😂😂 a quién se le ocurre pedir que se vea un estudio 1 o lo que sea si hay futbol 😂😂😂 ¿sabes que hice teatro amateur pero un poco semiprofesional, y en una obra, Sublime Decisión de Mihura nos trajeron los trajes del mismo taller que usaba TVE, y alquilaron para mí un vestido que habían llevado un montón de actrices famosas? Ojalá encontrara las fotos. Sí, más batallitas jajaja

          Le gusta a 1 persona

          • ¡¿Eras teatrera?! 😱
            Yo solo hacía teatro para no ir al cole. 😅
            ¿”Sublime Decisión” era el nombre de la obra? ¿O es que Mihura tuvo la maravillosa decisión de contratarte? 😝
            ¡¡¡Busca esas fotos pardiez!!!
            Y Haz con ellas una entrada para que podamos admirar los pinitos de la Ermita. 😍😍😍

            Le gusta a 1 persona

  • Qué bueno, Pilar
    Cómo lo he disfrutado, incluso más que los huesos de santo, que son mi debilidad otoñal. Enhorabuena por esta magnífica perspectiva de nuestra tradición y gracias por traerme a la memoria ese Tenorio que tenía tan olvidado.

    Le gusta a 1 persona

    • Ays,,, te gustan los huesos de santo? No nos pelearíamos créeme, te los dejaría todos a ti (como el mazapán jajaja, es que se parecen) Me alegra mucho que mi entrada te haya sacado alguna sonrisa Francisco

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s