El Redondal me llama y yo respondo, como Rohan ante Gondor, un alumno ante su profesor o un político cuando recibe la llamada de sus amigos del Ibex-35. Y es que toca pergeñar un nuevo artículo, para solaz de la Eremita que habita en lo profundo del desierto de Tattooine, como jefaza de los jawas, y en esta ocasión vuelvo a revisitar mis raíces audiovisuales. Hoy vengo a hablaros de una serie que estoy viendo ahora mismo, junto a unos cuantos millones de espectadores más, y que no es otra que The Mandalorian. Sí, he dicho The Mandalorian porque de un tiempo a esta parte las plataformas de streaming ya ni se molestan en traducir los nombres de las series porque pa qué…

Hablar de The Mandalorian es hablar de Star Wars. La primera película de la saga fue estrenada un poco después de mi concepción (aproximadamente, los detalles exactos no los sé ni quiero saberlos xD), pero no sería hasta casi los 90 cuando pude verla. De hecho, visioné antes a la competencia, Star Trek, que no a las películas de George Lucas. Eso sí, cuando por fin pude verlas siendo un pipiolo de 13-14 años, me volaron la cabeza. Y es que en Star Wars encontré dos de mis, hasta hoy, grandes pasiones: la astronomía y la fantasía. ¿Que qué tiene que ver la astronomía con Star Wars, te preguntas? Pues no mucho, el realismo científico no es el fuerte de esta saga, pero sale un planeta llamado Alderaan que tiene un curioso parecido con el nombre de la estrella Aldebarán. And that´s all, folks xD Ah, no, que te preguntas por qué he dicho que Star Wars es fantasía. Bueno, es más que evidente, pero para eso no hay nada mejor que remitirme a las palabras de un personaje de The Mandalorian: “Los jedi son una antigua orden de hechiceros”. Y mejor no hablo del viaje del héroe…

Pero centrémonos en The Mandalorian. Con su segunda temporada a punto de acabar, se ha convertido, de facto, en el mejor producto de Star Wars de la era Disney y, me atrevo a decir que el mejor desde El retorno del jedi. Y es que las precuelas, los episodios 1 a 3, fueron una pequeña decepción en su momento. Y de la nueva trilogía sólo he sido capaz de ver el episodio 7. En pocas palabras, no era para mí y no lo sentí como parte de Star Wars. Pero, ¿cómo ha conseguido una serie tal hazaña? ¿Con efectos especiales? ¿Con un guion enrevesado? ¿Con personajes complejos? En absoluto, el arma supersecreta usada por su director y guionistas es…

Tan feliz como un perrete sacando la cabeza por la ventanilla.

Sí, Baby Yoda, El Niño, o Redacted, es en buena medida el culpable de ese éxito. Un personaje entrañable, genial y que nos hace esbozar una sonrisa a quienes recordamos a Yoda por las similitudes, y especialmente por las diferencias, con aquel. Hasta yo, que soy más flemático que un inglés puesto a tranquimazines, tengo ganas de comprarme uno de los peluches de B.Y. y estrujarlo un poco. Pero él no es el único acierto, desde luego. Acción y efectos especiales con una calidad similar a la de cualquier blockbuster, un sentido del humor agudo pero dosificado, aire de western y de libro de aventuras añejo, capítulos enlazados por una trama interesante pero no omnipresente y conexiones evidentes con el lore de Star Wars, incluidas sus series de animación que cada vez me resultan más tentadoras. Dave Filoni, el director de The Mandalorian y de dichas series de animación, ha dado con la tecla que consigue volver a emocionar a los viejos fans de la saga y congregar a las nuevas generaciones en torno a la pantalla. Y, creedme, amigos, no es nada fácil conseguir tal cosa. Lo sé de buena tinta porque mi mujer, que siempre ha detestado todo lo relacionado con la saga, tenía más ganas de que empezara la segunda temporada que yo 😅.

Y por cierto, ¿cuál es el argumento de la serie? Sin entrar en detalle y en mis propias palabras, cuenta la historia de un Clint Eastwood espacial que trabaja como mercenario y carece de demasiados escrúpulos. Antiguo huérfano acogido por los legendarios mandalorianos como uno de ellos, se verá ante un desacostumbrado conflicto moral cuando un cliente exmiembro del antiguo imperio le pague una suma asombrosa por secuestrar y entregarle nada más y nada menos que a un niño pequeño.

Lo cierto es que a la serie no le sobra nada. Ni el omnipresente casco de Din Djarin (aunque es llamado Mando de forma coloquial), interpretado por Pedro Pascal, ni esos planos largos en los que vemos a la pareja protagonista viajando, ya sea por el espacio a bordo de la Razorcrest, o en speeders o motos gravitacionales por el desierto. Como he dicho, The Mandalorian tiene mucho de novela ajada del far west o incluso de las novelas de aventuras de los 50 ambientadas en continentes extraños y salvajes. Hay referencias constantes a esos géneros que he comentado y a las viejas películas de samuráis de Kurosawa; es decir, a todo lo que inspiró en su momento a George Lucas para crear Star Wars.

Aunque lo parezca, no es un selfie de la muerte. Pero también os digo que el tusken en primer plano acaba en la morgue.

Desde luego tampoco echa en falta el exceso de dramatismo y de épica, a menudo impostados e inefectivos, de las últimas películas. Aquí no encontraremos dobleces: es el viaje de un hombre lacónico envuelto en metal y un niño, que por muy verde que sea actúa como tal, creando un evidente contraste con el mandaloriano. Y ya está. La fórmula funciona, ¡vaya si funciona! Y nos mantiene deseando que llegue el viernes para ver otro y comprobar qué nuevas conexiones, o referencias a la saga, salen a la luz. O simplemente para ver al mandaloriano aterrizar en un nuevo planeta y visitar un pueblo que parece sacado de la Oklahoma de 1890 mientras B.Y. persigue a unos cuantos sapos alienígenas para zampárselos. Bon appétit, pequeño.

Escrito por:Ruben H. Ernand

Fantasía, dragones y espadas que hieren la carne y el alma. Soy lector, escritor y árbol enraizándose. Me falta un hervor porque nací sietemesino.

9 comentarios en “Por un puñado de beskar: The mandalorian

  1. Jo, yo quería decir algo ingenioso y sesudo y hablar de Star Wars y tal (Tuve la marcha imperial como tono de móvil muchos años, pero en algunos sitios me miraban raro y… y seguí con ella 😁) pero es que veo a Baby Yoda y solo puedo decir: Awwwwwww 😍🥰😍🥰😍🥰😍🥰😍🥰 Seguramente veré la seie, pero sobre todo quiero un baby Yoda tanto como quise un Gizmo. Y lo quise mucho

    Le gusta a 2 personas

  2. Es que dan unas ganas de pegarle un abracito bien grande a Baby Yoda… Ays… Yo esperaré a que la segunda temporada esté enterita para hacerme el maratón. La primera me gustó mucho y me reconcilió un poco con el mundo de Star Wars. En cuanto a pelis las he visto todas, pero la magia de las tres primeras, ninguna ha sabido captarla.
    Besotes!!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Buenos días, Margari. A mí la segunda me está pareciendo aún más redonda que la primera. Los episodios 1 y 5, por ejemplo, son espectaculares y tienen muchas conexiones con el resto de la saga. Y el 5, por cierto, es puro homenaje al cine de samuráis. Estoy seguro de que te van a gustar 🥳.

      Me gusta

  3. Buenos días, Ruben.
    Pues no tenía ni idea de la serie hasta que me la comentó mi hijo, desde tierras Granaínas.
    Salí corriendo con el mando en ristre y me di con el en los dientes porque era de paganini.
    Ya estoy suscrito a Netfix, HBO, Amazon… Si le digo a mi mujé que “es que Disneyyyy…”, la siguiente película la veo junto al contenedor que hay en mi barrio.
    Así que esperaré a que se cambie de plataforma o tendré que buscarla en habla mexicana allá por los pirates del caribean.
    Yo sí pude ver la primera Star Wars en el cine, aunque tenía algunos añitos más que tú. Me quedé prendao, sobre tó de las ensaimadas de la princesa Leia. Ahora ando más despegao, porque después de las nuevas películas estoy más perdío que un disléxico en el Ikea.
    Leyendote se me hace la boca agua, pero viendo a mi mujé con la sartén en la mano se me seque del tirón.
    Así que, paciencia, que seguro que en ná está en la tele (quién no se consuela es porque no tiene suela).
    Felicidades por el artículo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias, como siempre, por pasarte por nuestra Reondá, Kahi. Te puedo asegurar que no he visto nada tan Star Wars como esta serie desde los lejanos 80. Lo malo es, como tú dices, que es de paganini. Pero, si te puedo hacer una sugerencia bienintencionada que te permitirá verla sin llevarte un sartenazo en los morros, ¿por qué no cancelas alguna de las otras plataformas de streaming un par de meses, te suscribes al D+ durante ese tiempo, ves todo lo que quieres ver y luego te vuelves? Es lo que hago yo, que voy surfeando entre Netflixes, Primes, Disneyses y demás, para pagar una o a lo sumo dos durante el mismo mes.

      Ya me dirás si cuela o no.

      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Hola!
    Ay! Baby Yoda es de lo más tierno que hay pero lo que a mí me tiene enganchada y dado botes son
    *SPOILER
    SPOILER
    SPOILER
    la cantidad de personajes que están saliendo que no creía que fuese a ver en pantalla. Además, están las menciones a pesos pesados que prometen escenas épicas ya sea por tierra o por aire si se hacen en condiciones y, visto lo visto, nada parece indicar lo contrario.
    SPOILER
    SPOILER
    SPOILER*

    Pues eso, que no me pierdo la serie y está segunda temporada me parece mucho mejor que la anterior.
    Besos!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola, María!

      Es que, por suerte, la serie ha sabido jugar bien sus bazas. Y es que Baby Yoda solo no podría mantener el interés durante demasiado tiempo. El universo conectado que está tejiendo Filoni y compañía, los viejos y grandes personajes que están reapareciendo o mencionándose, hacen que esta temporada sea aún mejor que la primera.

      A ver qué sorpresas nos deparan los episodios finales de esta temporada. Que me huelo que alguno sí que vamos a tener en forma de jedi 😉.

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s