LA TESIS DE NANCY – RAMÓN J. SENDER

Hace mucho tiempo que tenía ganas de recomendaros encarecidamente este libro si no lo conocíais ya de vuestra época escolar, pues creo recordar que era de obligada lectura. Si os lo perdisteis, estáis a tiempo de remediarlo. Y si no, creedme cuando os digo que vale la pena releerlo y volver a soltar unas risas con las aventuras y desventuras de una inocente americana en Sevilla, y cómo se las cuenta a su prima Betsy mediante las diez cartas que le remite a los Estados Unidos.

Ramón J. Sender

Me vais a permitir hablaros someramente de este autor de la Generación del 36, a la que pertenecen mis admirados Miguel Hernández, Cela, Buero Vallejo, Celaya, Delibes, Laforet… Y tantos otros ilustres que no me da la entrada.

Nacido en Chalamera (Huesca). Tomó parte en las guerras de Marruecos en las décadas de 1910 y 1920. A su regreso se instaló en Madrid y trabajó como periodista en El Sol hasta 1929, fecha en la que empezó a escribir para periódicos más radicales. Participó en actividades anarquistas, que terminaron decepcionándole, por lo que se hizo comunista, aunque más tarde, durante la Guerra Civil española, renegó también de esta ideología y en 1938 se exilió a Francia y posteriormente a México y Estados Unidos. Su obra, de carácter realista, analiza con crudeza la realidad social desde una óptica revolucionaria. Es autor de Imán (1930), una novela sobre la guerra de Marruecos; Mr. Witt en el cantón (1935), con la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura; Crónica del alba (1942), de carácter autobiográfico; Requiem por un campesino español (1960; primera edición de 1953 con el título de Mosén Millán); El bandido adolescente (1965), sobre el pistolero norteamericano Billy el Niño; y La aventura equinocial de Lope de Aguirre (1968), entre otras muchas. Falleció en 1982 en San Diego. Podéis encontrar más detalle de su biografía en su web (ramonjsender.com)

Nancy viaja a Sevilla a fin de investigar el folklore y las costumbres españolas para su tesis doctoral. Experimenta todos los tópicos andaluces que a la velada crítico-humorística pluma de Don Ramón J. Sender se le antojan, vistos desde la perspectiva de una inocente y literal jovencita rubia americana, como un novio gitano, aventura con un señorito andaluz trasnochado en un cortijo, querer subir a caballo a La Giralda… Lo que podáis imaginar como estereotipo andaluz para un extranjero.

Los malos entendidos por una traducción e interpretación de los dichos populares por parte de Nancy, y la forma de narrárselo a Betsy en su epistolario son francamente hilarantes. Os dejo unas muestras como aperitivo, pues son la mejor presentación de la obra:

¿Qué decirte de la gente española? En general, encuentro a las mujeres bonitas e inteligentes, aunque un poco…, no sé cómo decirte. Yo diría afeminadas. Los hombres, en cambio, están muy bien, pero a veces hablan solos por la calle cuando ven a una mujer joven. Ayer pasó uno a mi lado y dijo:

—Canela.

Yo me volví a mirar, y él añadió:

—Canelita en rama.

Creo que se refería al color de mi pelo.

En Alcalá de Guadaíra hay cafés, iglesias, tiendas de flores, como en una aldea grande americana, aunque con más personalidad, por la herencia árabe. Al pie de mi hotel hay un café con mesas en la acera que se llama La Mezquita. En cuanto me siento se acercan unos vendedores muy raros —algunos ciegos—, con tiras de papel numeradas. Dicen que es lotería. Me ofrecen un trozo de papel por diez pesetas y me dicen que si sale un número que está allí impreso, me darán diez mil. Yo le pregunté al primer vendedor que se me acercó si es que tenía él tanto dinero, y entonces aquel hombre tan mal vestido se rio y me dijo: «Yo, no. El dinero lo da el Gobierno». Entonces resulta que todos esos hombres (y hay millares en Sevilla) son empleados del Gobierno. Pero parecen muy pobres.

Me suceden cosas raras con demasiada frecuencia. Y no se puede decir que los hombres sean descorteses, no. Al contrario, se preocupan del color de mi pelo y hasta de mi salud. En la puerta del café hay siempre gente joven, y cuando vuelvo a casa veo que alguno me mira y dice: «Está buena». Yo no puedo menos de agradecerles con una sonrisa su preocupación por mi salud. Son muy amables, pero no los entiendo. A veces se ruborizan sin motivo. O se ponen pálidos. Sobre todo cuando les pregunto cosas de gramática.

De veras, a veces no entiendo las reacciones de la gente. Verás lo que me pasó en el examen de literatura clásica. Estaba sentada frente a tres profesores ya maduros, con su toga y un gorro hexagonal negro —el gorro no en la cabeza, sino en la mesa—. Y uno de ellos se puso a hacerme preguntas sobre el teatro del siglo XVII. Tú sabes que en eso estoy fuerte. Bueno, voy a decirte exactamente lo que preguntó y lo que contesté, y tú me dirás si hay algo que justifique los hechos. El profesor me dijo:

—¿Puede usted señalar algún tipo característico del teatro de capa y espada?

—El gracioso —dije.

—Bien. Otro.

—La dueña.

—Otro, señorita.

—El cornudo.

Y los tres profesores, que eran calvos, se pusieron terriblemente rojos, hasta la calva, hasta las orejas. Yo miré disimuladamente a ver si mi vestido estaba en desorden, y luego a mi alrededor por si había sucedido algo inesperado; pero todo era normal.

En fin, me aceptaron el plan de estudios que había hecho cuando decidí venir aquí. Con objeto de celebrarlo fuimos varias muchachas a Alcalá de Guadaíra y las invité a merendar en el café de La Mezquita. Había una tertulia de toreros, seguramente gente de poca importancia, aunque son muy jóvenes y tal vez no les han dado todavía su oportunidad. Hablaban a gritos y yo apunté bastantes palabras que ignoraba. Por cierto que uno de ellos dijo que no torearía si no le ponían diez mil beatas delante. Beatas son mujeres piadosas que van a misa cada día. Entonces yo pensé que aquel joven deseaba atraer a la plaza a la población femenina de buenas costumbres. Eso debe dar reputación a un torero. Pero más tarde me dijo Mrs. Dawson que al hablar de beatas tal vez se referían a una moneda antigua que es la que usan los gitanos para sus negocios.

No digo que sea lo uno o lo otro. Solo digo lo que escuché.

La Tesis de Nancy. Ramón J. Sender

Por fin salió el toro. Había en el ruedo más de quince personas, todas contra un toro indefenso. Y el animal no atacaba nunca a las personas-era demasiado humanitario y bondadoso-, sino solamente a las telas que tenía delante. Con toros que no atacan más que a la tela, cualquiera podría ser torero ¿verdad? Pero yo no lo sería a ningún precio, aunque se dice que hay mujeres toreras. Los americanos que estaban conmigo reaccionaron igual que yo. Tal vez porque en nuestro país todo el mundo toma leche y amamos a las apacibles vacas y sus maridos. Aquí sólo toman leche los bebes. Bueno tengo motivos para pensar que a Mrs. Dawson le gustan los toros. No me extraña porque es escocesa y cruel.

La Tesis de Nancy. Ramón J. Sender

En fin, ya veis que pasaréis buenos ratos. Hay tantos fragmentos que te hacen soltar la carcajada que no sabía cuál escoger. Eso sí. no dejéis de percibir la crítica soterrada y no tan soterrada a los «mitos españoles» de la época, y una vez «bien reídos», mirad más allá de la hilaridad que provoca Nancy y poneos en su piel… y veréis como no da tanta risa (o si, que es bueno reírse de uno mismo y dejar de «españolear», «alemanear», «inglesear», «australianear» o lo que sea… sin sentido del humor).

Os dejo el enlace a la edición que leí pues me resultó cómoda, aunque hay bastantes. Solo buscad

  • Editorial ‏ : ‎ Magisterio Español; Quinta edición (17 marzo 1989)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 321 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8426571344
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8426571342
  • Link de amazon : https://amzn.to/3xNWEo2

Publicado por

La Eremita

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces (Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carroll)

12 comentarios en «LA TESIS DE NANCY – RAMÓN J. SENDER»

  1. Pedazo de autor, Sender. Y variado. La tesis de Nancy es entretenidísima, pero tiene otros libros duros con avaricia, y algunos que rozan el realismo mágico. Lo leí con pasión en la adolescencia y todavía recuerdo frases literales de Imán, concretamente de las tres páginas terribles de cómo se ocultaba el personaje DENTRO del vientre de un caballo. Me marcó para los restos. Una cosa tremenda.

    De Sender contaba un profesor de literatura anciano que todos los chavales estaban como locos por conocerle cuando regresó a España. ¡El anarquista! Se lo imaginaban prendiendo fuego a las iglesias. Y fueron todos en manada a su conferencia. Y salieron decepcionadísimos porque a Sender en aquel momento lo que más le interesaba era la mitología y la magia y les hizo una disertación sobre el diablo…

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajaja PreAn, me estoy imaginando la cara de los chavales. Me he reído con la anécdota.

      Yo recuerdo que mi profesora de literatura se empeñó en que definiéramos lo que era una mujer “jamona” con este libro. Incapaces. Aún hoy no te sabría decir exactamente qué es. Y haberme reído tela con lo de miarma y my gun.

      No he leído Imán, va a los pendientes pero cuando tenga el cerebro para impresiones, je. ¿Sabes cuál me causó trauma a mí? Los Santos Inocentes. He sido incapaz de leer a Delibes desde entonces. Es mi asignatura pendiente. Es que me angustia mucho. Es que, tela de generación eh? (Por cierto, escucha a Serrat cantando a Miguel Hernandez. Es a-c-o-j-o-n-a-n-t-e- No la Elegía a Ramón Sijé, que también. Escucha La Boca si no lo has hecho ya.

      Te debía lo de Proust del otro que se me pasó… A medias lo tengo, siempre a medias, pero es que para rizar el rizo lo estoy leyendo en francés, ya ves XDD ¿te digo más? ¿a que no? Igual nos ayuda a pasar el trago imaginar a la Deneuve, que es mucha Deneuve, pero ni eso…

      Abrazote (aunque no se yo, que está volviendo el calor a la capital del reino XD)

      Me gusta

  2. Delibes es espectacular. Nadie ha hecho una cosa tan ambigua y ambiciosa como Cinco horas con Mario. Los santos inocentes revuelve por dentro más que nada, pero Cinco horas con Mario te enfrenta a lo que piensas mientras lo estás leyendo. Recuerdo que en el instituto nos quedábamos en una lectura superficial y nos caía como el culo la mujer de Mario, por superficial y estúpida, mientras Mario era el bueno, el culto, el inteligente… Y la profesora solo decía: «Leed mejor. Si Mario es tan bueno y tan perfecto, ¿por qué se casó con ella y la hizo sufrir tanto? No hay buenos ni malos: nunca. Y es de lo que va este libro, entre otras cosas».

    Si quieres hacer las paces con Delibes, antes que Cinco horas con Mario, que es lo mejor del mundo pero muy muy angustioso, su aventurita con la novela histórica es deliciosa y nada densa: El hereje. Cuando un escritor como la copa de un pino decide jugar a hacer un bestseller comercial no le sale una obra maestra porque ya tiene varias y sería repetirse XD, pero le sale una gran novela de playa totalmente disfrutable.

    Pero algún día lee Cinco horas con Mario porque es la cosa más redonda y a la vez más abierta y ambigua de toda la literatura española.

    Brutal Serrat con Miguel Hernández, sí. Lo conocía, pero de Serrat casi me emociona más lo que tiene de Machado, aunque prefiera a Hernández a Machado, cosas XD La saeta es musicalmente la hostia. A cambio, un regalo: escucha la Canción de la mariposa de Lorca cantada por Amancio Prada.

    Es de la primera obra de Lorca, El maleficio de la mariposa, aquella que escribió con veintiún añitos y se rieron de él en el teatro… porque era muy rara, medio infantil, los protagonistas iban disfrazados de cucarachas y el protagonista un cucaracho poeta que se enamoraba de una mariposa… Al margen de la lectura obvia, la obrita es muy curiosa y tiene un lirismo salvaje.

    Le gusta a 1 persona

    1. Wow gracias! Menudo descubrimiento Lorca cantado por Amancio Prada. Buscaré más. Preciosa. Menamorao XD Me hubiera gustado verlo en teatro (joe quiero ir al teatro otra vez, puta pandemia, puta economía 😦 Y al Real y a… a… )

      Vale, he estado este finde en casa de mi chico (aka mi viceversa) que se muere por Delibes, y le he robado/tomado prestado El Hereje – es que ando en economía de supervivencia, imposible comprar libros y duele, duele mucho. Por cierto una anécdota: Centro Comercial enorme en Mar de Cristal, Madrid. Ni una puñetera librería. Pero ni un garito de esos que hay en aeropuertos y estaciones que no me acuerdo del nombre y antes había uno que ha cerrado. Solo la sección de libros del Carrefour. Me han dado ganas de llorar te lo juro –

      Cinco horas con Mario… voy a ver si la pillo en youtube con Lola Herrera. Decían que estaba soberbia (Mi vocación frustrada es ser actriz qué le vamos a hacer, hice mis pinitos en mi juventud en aficionado claro. Quería estudiar arte dramático pero papás pagaban y dijeron que Derecho XD. Toqué Mihura, Casona, unos cuantos XD)

      Me gusta

  3. Jelou, Maesa Eremita.
    Feliz de leerte por aquí.
    Pues estoy seguro que leí algo de este autor en mis años estudiosos, allá por el Pleistoceno, pero este libro en concreto no lo recuero. Lo apunto en mi agenda.
    Supongo que haríamos comentarios de textos con él como con los demás autores que has citado.
    Mucho se critican las lecturas «obligadas» en el colegio, pero si no fuera por eso es evidente que muy pocos se atreverían a disfrutar de ellas. Otra cosa es la forma en que se obliga a trabajarlas.
    Pero recuerdo mis inicios lectores, en donde pasé de los tebeos a los libros. Cómo disfruté del Buscón de Quevedo, de las travesuras del Lazarillo, algún episodio de Galdós… Aunque tuve que adentrarme yo solo en las bibliotecas para descubrir otros géneros menos académicos, pero que también me enseñaron a amar la literatura, como las historias de aventuras, fantasía, misterio, ciencia ficción, negra… Para ciertas edades, sobre todo en estos tiempos, creo que son ideales para crear el germen lector en nuestros niños. Aunque sea a través de las pantallas.
    Gracias por la recomendación y me alegro un montón de leerte.
    Besucos y abrashashos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Ska! Pos claro. Además de nacer con el gen lector, jeje, el colegio, si tenías la suerte de tener profesores adecuado, te hacían amar ya sin remedio la buena literatura. Ojalá siguiera así en el plan nuevo. Tú que eres profe, me ha parecido entender, ¿cómo funciona la cosa ahora?

      Besotes

      Me gusta

  4. Pues no tuve yo este libro como lectura obligatoria en el cole ni en el instituto. Lo leí hace unos años por pura curiosidad y me arrancó más de una carcajada. Un gran libro con mucho humor y con mucha crítica. Pero no he vuelto a leer nada suyo. ¿Alguna recomendación?
    Besotes!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola gaditana! Muack! Pues mira, por ahí arriba dice PreAn que Imán le marcó. Prueba el Requiem por un campesino español tambien… y si no que nos lo diga el experto que da gusto leerle cuando se pone jajaja (A tí me refiero PreAn) XD

      Le gusta a 1 persona

      1. No había visto esto. Gracias por la parte que me toca, es lo más bonito que se puede decir. Me encanta hablar de literatura 😛 A mí también me gusta mucho leerte, de no ser así no seguiría pasándome por aquí desde aquel día que caí en tu entrada sobre los autoeditados; creo que se llamaba la biblioteca de los prodigios. Transmites auténtica pasión por lo que lees. Lo mismo un día de estos me animo y abandono el PREfiere ANonimato XD

        ¡Abrazo!

        P. S. De Amancio Prada, te recomiendo mucho mucho mucho la versión con zampoña medieval de El enamorado y la muerte (una de las muchas versiones tradicionales del romancero viejo del tema de la Cita en Samarcanda, el gesto de la muerte de Cocteau, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=U6RPC_zTObY (el vídeo es de un aficionado, pero la música, dios…) Los pelos como escarpias con la zampoña, la voz, el poema, el tema, el FINAL. Madre mía.

        Ah, y también el Cántico espiritual de San Juan de la Cruz. Es brutal, lo tiene entero. Una de las pistas: https://www.youtube.com/watch?v=hSCoxsFahCE

        Le gusta a 1 persona

        1. Se te había quedado el comentario en moderación, ni idea de por qué si no tengo filtros puestos, no van conmigo. Solucionado.

          Jo, me has alegrado el Domingo diciéndome que te gusta leerme. Viniendo de ti que se ve que vives la buena literatura, sabe a mucho. ¿Sabes qué pasa? Que hacer reseñas sesudísimas creo que podría, pero no me apetece. Me gusta más hablar de libros así como quien lo hace tomándose unas cañas con los amigos, sin tanto respeto y miedo, y hacer la lectura accesible a todo el que quiera acercarse a ella, pues cuando leo reseñas de esas que son la rehostia pienso que si, que están genial, pero si me acerco con ánimo de ver si intento leer algo por pasar el rato si no soy lectora habitual, saldría corriendo. Algo así es lo que he querido hacer en El Redondal. Aunque siempre me sale por ahí la vena de gafapasta, pero bueno… 😀

          Voy a ver lo de Amancio Prada ya mismo, que me da que me voy a quedar flipando.

          Lo del anonimato, como tú te sientas más cómodo o cómoda. Estás en tu casa, ya lo sabes. Curiosidad la justita si la conversación es buena (aunque al decir que te planteas desvelarte si que me has despertado un pelín la vena cotilla jajaja)

          Abrazos!!!

          Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s