MORIR, EL ÚLTIMO TABÚ – TONI SANCHEZ BERNAL

Tenía muchas, muchas ganas de leer el libro que os traigo hoy. Puede que, como el autor, ande en busca de respuestas. Aun sabiendo de antemano que no voy a obtenerlas. No de un libro. No mientras viva, y cuando muera ya no habrá preguntas, bien sea porque mi ego se ha disuelto o porque obtendré las respuestas.

Este artículo va a ser un poco un batiburrillo entre lo personal y la presentación de un libro. Me disculpo de antemano, pero no veo otra forma de hacerlo cuando se trata del tema del que aquí se habla.

No es fácil enfrentarse a la posible desaparición total. ¿Os habéis planteado el porqué, de un tiempo a esta parte, se adorna y mitifica tanto la figura del vampiro? Y a lo largo de lo siglos ¿por qué ese interés del ser humano pudiente en dejar huella en forma de construcciones funerarias monumentales, y del no pudiente en dejar esa misma huella en la forma que sea? Uno encara la posible Nada gritando ¡Al menos, recuérdame!, o soñando con convertirse en un ser bello e inmortal obviando el lado depredador o incluso con su coste.

He reflexionado mucho sobre la muerte, tanto como el autor, con cuyas premisas me identifico, así como lo hará todo aquel que, con la mente sin prejuicios, se atreva a hacer tales reflexiones. A aquel que ose y no se las haya tenido que plantear aún, el libro de Toni Sanchez Bernal le dará que pensar.

Y digo bien, a aquel que se atreva. Yo he tenido que hacerlo. Seguramente como varios de vosotros. En esta etapa de mi vida he tenido que mirar a la muerte a la cara, muy de cerca, en tres ocasiones. Primero mi marido, luego mi mejor amiga, y después mi madre. En dos casos han muerto con mi mano en su mano. Las tres, han sido muertes anunciadas. He vivido de cerca la aproximación, la agonía y el momento. Y el después. Contemplar la posibilidad de que la pérdida es total, o intentar tener esperanzas de verlos en otra vida o lo que sea (bienaventurado el que lo cree a ciegas)…

Nunca un título fue tan acertado. Es el último tabú. Aquel al que los que no se han tenido que enfrentar de cerca, rehuyen como si no existiera. No es fácil vivir para morir, y sin embargo, es la consecuencia y conclusión más deseable. A las reflexiones del teólogo al que el autor entrevista os remito.

También he vivido esos miedos. Cuando tuve que encarar la muerte por primera vez, con un diagnóstico de cáncer incurable de mi marido, con “fecha de vencimiento”, era tremendamente difícil encontrar a alguien que quisiera escucharme hablar sobre el hecho del fallecimiento próximo, que yo necesitaba procesar. Dos minutos de reloj por cortesía, o por el cariño que me tenían, y luego huían mediante un cambio de tema u obligaciones inexcusables. Creedme que no suelo regodearme paladeando el dolor. Casi nunca. Necesitaba entender, respuestas, que obviamente no podían darme. Les hacía enfrentarse a ellos con lo que de momento no contemplaban en sus vidas. El fin de ellas. Y fue para mi más que evidente que no era por falta de deseo de consolar, sino por reparo a tener la muerte cerca de alguna manera. Desistí de hablarlo con los amigos e incluso familiares cercanos, y dejaron de huir. Lo entendía, pues yo había estado en su lugar recientemente. Mi alternativa fueron la brutal aunque humana sinceridad de un médico, de mi padre, que día a día y casi sin que me diera cuenta me preparaba para ello y me hacía vislumbrar la aceptación, y el aliento espiritual de un sacerdote. Bueno, el sacerdote el pobre hombre lo intentó, porque, lamentablemente (qué fácil sería la vida si, como decía Unamuno, pudiera tener fe), mi conclusión es como la que menciona el teólogo al que Toni entrevista:

La religión es consuelo para el futuro, coartada para el pasado y evasión del presente

Entrevista a Juan José Tamayo. Teólogo. Morir, el último tabú. Toni Sanchez Bernal

Aunque debo reconocer que en todas y cada una de las muertes encontré cierto consuelo en una Iglesia. Soy de las que piensan que religiones hay muchas, pero en el fondo, la creencia es la misma y si me han educado en una tradición, no necesito otra. Y conste que busqué. Y esta fue mi conclusión:

Creo, no creo o lo dejo en puntos suspensivos, pero todos los caminos llevan al mismo lugar, y si he iniciado uno, por ese sigo. Si lo abandono, no es para escoger otro que me lleve al mismo sitio, porque de alguna manera tengo la impronta por nacimiento, y mi espíritu, si lo tengo, vibrará más en esa frecuencia que en otras inconsciente o subconscientemente.

No se lo que me espera cuando muera. Afronto mi muerte con el miedo a la disolución del ego, pero también con la paz y el descanso de tal disolución. Pero sin dudas, quiero conocer teorías, las respuestas que tienen mi congéneres al fin último. Y el libro que tengo entre manos es un buen medio. Corto, denso, pero meditado y con las preguntas adecuadas. Al menos las que emiten en mi longitud de onda. Vamos con él, aunque a estas alturas sé con certeza que varios de vosotros habréis abandonado la lectura del artículo, y otros ni lo habréis abierto. A los realistas que os quedáis, os cuento lo que podéis leer.

Para ver la bio de este escritor y cineasta, voy a remitiros a su página web, donde además podréis encontrar un booktrailer del libro que nos ocupa

Toni Sánchez Bernal – Escritor y cineasta (tonisanchezbernal.com)

Os dejo además su cuenta de Instagram, pues en mi escasa experiencia en redes sociales, es de los perfiles más interesantes que me he encontrado. Echadle un vistazo: @tonisanchezbernal

Morir, el último tabú, empieza como acaba; con una elegía a la vida, con la filosofía del “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, por si te mueres, pues aunque no lo pienses, sabes que puedes morirte durante los próximos segundos. Elige vivir, y vivir el presente sin asuntos pendientes. Pero si te mueres ¿Qué pasa?

Toni entrevista a varios líderes espirituales de distintas religiones, corrientes de pensamiento y filosofías de vida, que intentan darnos una respuesta. Y digo bien cuando escribo “intentan”, porque si algo he sacado en claro es que nadie lo tiene claro. Y que predomina la teoría de la reencarnación en la mayoría de las creencias. Tal vez sea la más fácil de asumir. A mi modo de ver las razones las explica perfectamente el teólogo Juan José Tamayo en la primera entrevista, sin dudas la que más me ha marcado, pues su visión aséptica del todo va con mi mente analítica:

Entre las causas del arraigo cultural de esta creencia [La Reencarnación] cabe citar las siguientes:

Búsqueda de una justa igualdad de oportunidad, de una segunda oportunidad, de un volver a empezar para la gente que vio truncada su vida.

Un proyecto humano no tiene por qué realizarse en el espacio de una sola y única existencia.

La ley del karma parece una respuesta más atractiva que la tan realista y con frecuencia terrorífica visión católica de las postrimerías (fuego eterno del Infierno, torturas, Dios sanguinario).

Morir, el último tabú. Toni Sanchez Bernal

Para ser muy sincera, tengo que reconocer dos cosas:

La primera es que me he saltado por completo la entrevista con los responsables de la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid. La razón es que me da miedo. No quiero saber de momento. Sé que para alguien que dice no creer es algo antitético, pero es lo que hay. Ruego me disculpéis. Más adelante la leeré, pues la curiosidad me puede, pero quiero dormir por las noches, que ya me cuesta.

La segunda es que hubiera dado un riñón por estar presente, aunque calladita eso si, pues el entrevistador no juzga, tan solo plantea y escucha, y yo hubiera ido a la yugular en algunas respuestas, en cada una de las entrevistas reflejadas en el libro, pues son personas notables que derrochan sabiduría en lo que tratan, esté o no de acuerdo con sus planteamientos o la doctrina que siguen y/o predican. Y ellos son:

  • Juan José Tamayo: UNA VISION GLOBAL
    Secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII. Escritor y colaborador en publicaciones como El País.
  • Padre Ángel: CATOLICISMO
    Sacerdote fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994.
  • José Luis Sáenz-Díez: CATOLICISMO
    Sacerdote desde el 1972. Actualmente encargado de las exequias de la iglesia. «Mi trabajo es orar por los difuntos.»
  • Lama Thubten Wangchen: BUDISMO
    Discípulo del Dalai Lama desde los dieciséis años y director de la Casa del Tíbet de Barcelona desde su fundación en 1994.
  • Hussam Khoja: ISLAM
    Imam y responsable de asuntos islámicos en la mezquita de la M-30, la más grande de España.
  • Sergio García: FE BAHA´I
    Coordinador de la Oficina de Asuntos Públicos de la comunidad Bahá’í de España
  • Tian Xin Xian: TAOISMO
    Regresó de China como Maestra Taoísta occidental. Actualmente es directora de la escuela Aquí y Ahora, situada en Madrid.
  • Juan Carlos Ramchandani: HINDUISMO
    Sacerdote brahmana. Primer presidente de la Federación Hindú de España y vicepresidente del Hindu Forum of Europe de Bruselas.
  • Moshe Bendahan: JUDAISMO
    Presidente del Consejo Rabínico de España y rabino principal de la Comunidad Judía de Madrid.
  • Marta Matarín: BRAHMA KUMARIS
    Responsable de la coordinación del centro Brahma Kumaris de Barcelona y profesora de Raja Yoga.
  • Mª Jesús Albertus y Juan Miguel Fernández: ESPIRITISMO
    Responsables de la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid, el principal centro espírita de España.
  • Sheik Shojaeddin: SUFISMO
    Maestro Sufi de la Orden Molaviye Persa para Europa

(Nota personal aunque no le importe a nadie: Creo que conozco a Moshe Bendahan. Me prestó un libro en francés sobre Cábala que tardé un siglo en devolverle, bendita sea su paciencia. Era un Bendahan seguro y era rabino, aunque igual era su hermano. Y se que estar a su alrededor daba mucha paz. Mucha. No, no soy judía, fue el azar)

Ha sido interesante y clarificador leer cada una de las entrevistas. Temas que conocía de sobras, pues tuve una época larga muy espiritual, y toqué muchos palos, y otros que se me han desvelado o aclarado. Me ha resultado curioso que a su manera, todos tienen como norma de conducta el sistema de Retribución o castigo con las mismas premisas, aunque lo disfracen más o menos. Y muy, muy humanas, a pesar de su liderazgo, sus respuestas a la pregunta de cómo afrontarían su propia muerte. Ellos, en el fondo, también dudan. Aunque no lo digan. Es algo que se percibe.

Os aconsejo sinceramente leer este libro que clasificaría casi como documental. No es un libro fácil, pero yo no me lo perdería. ¿Sacarme de dudas? Definitivamente no.

Y ahora, si tenéis lo que hay que tener, respondedme:

¿Cómo crees que afrontarás tu propia muerte?

Pregunta de Toni Sanchez Bernal a todos los entrevistados en Morir, el último tabú
  • Editorial ‏ : ‎ Kolima; Primera edición (22 mayo 2019)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 176 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8417566384
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8417566388
  • Peso del producto ‏ : ‎ 253 g
  • Dimensiones ‏ : ‎ 14 x 2 x 22 cm
  • Enlace ebook : https://amzn.to/3yoxsFa
  • Enlace libro en papel : https://amzn.to/3dKlwpb

Una última observación para la Editorial: ¡Por el Amor de Dios! ¡Pensad un poco en los que ya no tenemos la vista tan joven! ¡La letra es de pulga! Juro que he estado a punto de buscar una lupa y vale que no soy joven, pero tampoco tengo edad para eso!!!!!!!

14 Comentarios

  1. Imposible aclarar las dudas con este tema tabú. No creo qeu me anime con su lectura, sobre todo, porque tengo demasiado pendiente, pero desde luego es interesante saber todos los puntos de vista que aparecen reflejados. Y creo que sí, que en más de una entrevista nos quedaremos con ganas de poder estar ahí y preguntar, y preguntar, y preguntar.
    Besotes!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Verdad Margari? Oir hablar a toda esa gente debió ser alucinante, aunque me los imagino revolviéndose un poco en la silla. Creo que todos esperan que les pregunten sobre cómo hacer la vida más fácil, no qué pasa cuando termina. Besotes

      Me gusta

  2. Me he leído la entrada, por cierto, muy buena, desde el principio hasta el final. Supongo que eso quiere decir que me estoy haciendo mayor y este tema ya no me incomoda tanto como antes 😅. Me quedo con lo que has dicho: todos tenemos dudas, no hay una figura de autoridad en este tema, aunque sí que hay mucha sabiduría que nos puede servir para afrontarlo a nuestra manera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias 🙂 Ha sido un poco catártico escribirla en cierto modo. No creas que la edad influye, no la tuya al menos jajaja. Mira, mi padre ahora vive pendiente “del momento”, y tampoco se puede vivir así, pero es desde que cumplió los ochenta y obviamente desde que murió mi tío que era su hermano mediano, más joven que él, y muy de cerca mi madre aunque llevasen muchos años separados y odiándose. le afectó mucho. Creo que le cuesta levantar cabeza desde entonces. Estuvieron 30 años juntos después de todo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Es normal y no se le puede dar lecciones al respecto porque, como ya he dicho, todos la afrontamos a nuestra manera. Aquí en occidente es un tema tabú, como bien dice el título de la obra, y no se nos enseña nada sobre ella. En eso es en lo que influye la edad. Cuando te das cuenta de que la vida es como los yogures, normalmente ya has vivido casi la mitad de ella. Y después, cuando comienzas a saber gestionar la idea de la muerte, ya han pasado unos cuantos años más 😅. Total, que te congracias con la mortalidad cuando estás a punto de doblar la servilleta 😂.

        Le gusta a 1 persona

        1. Ya… 😀 ¿Sabes lo que me da escalofríos? Con la reciente pandemia hablábamos de cifras de muertos como quien habla de subidas y bajadas del IBEX… Hasta que vimos la foto de los ataudes en el Palacio de Hielo… Pero lo curioso de la mente humana es que días después seguíamos hablando de ello como del IBEX. Excepto quien sufrió la tragedia que son muchos claro…

          Me gusta

  3. Sí que era duro, sí…

    Yo, personalmente, intento no pensar en la muerte. Si lo hago no puedo evitar considerar que somos animales, somos carne, somos vísceras. Puede que seamos más complejos que otros animales, de acuerdo, pero hay una gradación de complejidad: no somos tan especiales. No es lo mismo el cerebro de una serpiente que el de un perro… y un perro puede resolver problemas simples para obtener comida y tener pesadillas cuando gime de noche. Nosotros, además, podemos inventar, crear, razonar (y mentir) con esa víscera particular, pero no es más que un pasito más en la escala de complejidad. La pregunta, para mí, no es si hay algo más. Es si tienen alma las serpientes, y los perros, y los simios, que son capaces de reconocerse ante un espejo y cobrar conciencia de su propio ser distinto de otros… Si la respuesta es no, si la respuesta es que todos esos animales pertenecen al mundo natural, el ser humano tampoco tiene alma, porque se puede observar perfectamente la gradación de complejidad de nuestros sistemas nerviosos. Café para todos, entonces… No somos tan especiales, ¿por qué íbamos a tener distinto final? Creo que nuestro cerebro sueña y nuestro cerebro muere. Considero que morir es como dormirse sin sueños: fin, se acabó todo. Creo que no tenemos alma, solo mente, producto de nuestro cerebro, y el cerebro se deteriora y finalmente todo lo que somos desaparece. No encuentro consuelo alguno en esta idea. Preferiría creer otra cosa, he intentado creer en otra cosa en periodos de duelo, pero no soy capaz. Lo único positivo de esta visión tan deprimente es que obliga a ponerse las pilas y a intentar vivir al máximo cada momento, ya sea bueno o malo, porque… es irrepetible. Porque tiene un final.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Te avisé PreAn, quien avisa no es traidor jajaja.

      Coincido contigo aunque te confieso que no quisiera. Soy más partidaria del “se acabó” que de promesas esperanzadas y nada demostrables (y aun así me tuve que saltar la parte de los espiritistas)

      Mi madre y yo teníamos un pacto: si hay algo, encontraríamos la manera de hacérselo saber a la otra. Fue el 25 de Septiembre de 2020. Y hasta hoy, la nada absoluta de señales o de sentir su presencia. Solo en mi recuerdo. Y te aseguro que conociéndola, habría hecho lo imposible que para cabezona ella 😀 Aunque… en el libro hay un cuento sufí:

      “Unos insectos están bajo el agua y hablan entre ellos: <>.Pero uno se atrevió y salió del agua por un bambú y notó el calor del sol y se convirtió en libélula. Volando…<>. Y quiso volver y decirles a sus amigos que aquello era buenísimo, pero no pudo bajar al agua. Ya no.”

      Mira, de todos los entrevistados, solo uno tocaba el tema de los animales, el brahmán. Te lo copio. Uff no, es larguísimo, te lo resumo: según ellos los animales tienen alma pero un grado distinto de conciencia al nuestro, más bajo. Mira, aquí dice una de esas cosas que me harían “saltarle a la yugular” al justificar el vegetarianismo, que no es lo mismo matar un borrego que comerte un tomate, porque justifica que como el grado de conciencia del tomate es más bajo que el del borrego se lo puede comer. Eso es una perogrullada. Y básicamente, que un humano no reencarnaría en animal porque su conciencia está desarrollada al máximo, pero un animal sí en humano… Como tú dices, cogido con pinzas el asunto.

      Como todo. Si analizas, se va todo al garete y nos vamos a la nada.

      Abrazote

      (Nota: cómo me gustaría que este blog fuera un espacio de debate, incluso entre vosotros… los comentarios de “hola, vengo porque has venido a mi blog a verme, a ver, los agradezco pero… tú ya me entiendes XD”)

      Me gusta

      1. Yep… te entiendo, sí. Yo también tuve un blog de literatura (y autobombo, lo admito) hace muchos años, en la época dorada. Y lo dejé porque… pues imagina. Suma todos los peros habituales. Primero no te muerdes la lengua y te metes en movidas, luego te sientes culpable y mala persona porque hasta el peor libro del mundo lleva trabajo y tiempo detrás, decides que no merece la pena enfangarte y pasas a cerrar el buzón por *presiones*, a leer lo que no deseas por *presiones*, a decir que todo muy bonito por *presiones* y a sentirte una estafa por sucumbir a las *presiones*. Al final cortas la baraja.

        Abrazo. Lo mejor de internet no eran los blogs, en retrospectiva. Eran los foros, en mi opinión.

        Le gusta a 1 persona

        1. ¿De autobombo? jajaja bueno bien está reconocerlo (ahora si que tengo curiosidad por saber quién eres, pero bueno, me la aguanto :D) Lo mío es más divertimento personal y lanzar ideas al aire para quien quiera escucharlas, por eso mi promoción es limitadita, añadiendo que soy una inconstante. Pero no te niego que me gusta que me lean, como a todo hijo de vecino, y que opinen bien, claro… pero soy consciente de que en cuanto me aburra o me de problemas adios Redondal. Por eso no me meto en berenjenales.

          Lo que si quiero mantener por ética personal es independencia de opinión, me regalen libros o no (que me regalan poquitos y todo a través del grupo de las Yiincaneras, es decir, no personal sino al grupo, y ahí lo tengo fácil porque Ana, la jefaza, no suele escoger malas lecturas, rechaza directamente una que a priori no encaje)Sí me han mandado algunos autopublicados, pero he hecho la crítica en privado cuando no he reseñado, y procurando hacerlo con el máximo respeto, porque además no soy una experta (salvo flagrantes tomaduras de pelo, que me callado a todo nivel)

          Lo bueno de este blog chiquitito es que la presiones son mínimas.

          Ah los foros… lo mejor de lo mejor! Pena que ya no estén en auge, cambiaria el blog por un foro sin dudar
          Abrazote

          Me gusta

  4. Felicidades, Pilar.
    Interesantísimo y muy acertado tu artículo. 👍🏻
    Aunque el libro parece interesante, me quedo con tus preciados pensamientos.
    La muerte siempre ha sido y será un tema tabú, creo más por el miedo a descubrir lo inevitable que por la curiosidad que nos debería llevar a reflexionar. Y también, porque desde pequeño, la sociedad, la familia, la religión… nos incuba el miedo a hablar de ella y tomarla como algo natural e ineludible.
    Yo también la he visto de cerca demasiadas veces, no tengo ya ascendientes y me he convertido en el más viejo de la familia. (También el que más canas tiene 😝), quizás por eso pienso en ella a menudo.
    Casualidades de los azares del Universo, mi último relato trata también sobre este tema.
    Como ves, a mí no me da miedo hablar de doña Parca, así que, si necesitas filosofar sobre ella y sus entresijos, ya sabes dónde estoy. 😉
    Besote gordo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay Mi Ská que me subes la moral y siempre me pones una sonrisa 😘

      Estás más o menos en mi situación, aunque si no tengo en cuenta el poco contacto creo que me quedan algunos ascendientes más, un tío carnal, dos tías políticas y mi padre… aún así siento a la Dama del Alba que decía Casona, bastante cerquita…

      Si me viene la inspiración te escribo un relato (A ver, pedazo de capullo – en plan cariñoso- que yo no quería escribir y eres el único ser vivo del planeta que ha logrado que me ponga un poquito, que hasta le escribí dos a Jess… pero sigo en mis trece eh?)

      Achuchones, y gracias por estar ahí, lo valoro a millones aunque no te lo diga demasiado.

      Me gusta

  5. Por cierto ya que estamos en familia os cuento una anécdota: desde que puse la foto en mi perfil de instagram, pese a estar con mi pareja, me están empezando a seguir yankis maduritos y a mandarme privados 😂😂😂😂 Que no respondo obviamente, pero es que hay gente pa tó eh? Si veis mis perfiles creo que están bastante lejos de cualquier intento de buscar pareja, primero porque la tengo desde hace tiempo y segundo porque no tengo el ese pa farolillos 😂😂😂 ¿Veis una de las cosas que pasan con la edad? que me estoy riendo pero no me halaga nada, más bien me resulta molesto 😡😁😁

    Me gusta

  6. Hola guapa.
    Pedazo entrada para un tema tan tabu. Eso si, ya te digo que este tipo de libro no es para mi así que no creo que lo vaya a leer.
    Por otro lado espero que la próxima vez que leas algo de esa editorial la letra sea mas grande, yo es que no tengo problema con la letra, eso si, espero que no veas nunca lo que escribo porque tengo una letra pequeña y si quiero puedo hacerla aun mas pequeña (en los exámenes un profesor me pedía que la hiciera mas grande porque no veía mis respuestas).
    Nos leemos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s