LOS LITEGATOS II. ESTA VEZ CON CANAUTORES Y UN CONEJO COMECABLES…

Y no es el conejo blanco de Alicia, ya lo veréis. Aunque para no defraudaros, la imagen del artículo es de cuento, en concreto Los Músicos de Bremen, de los Hermanos Grimm. Y es que los animales son omnipresentes en la literatura universal.

Un pequeño arañazo en el antebrazo, mordiscos y ronroneos melosos varios de Mico, el ama de este cotarro de los Litegatos, me han recordado que le prometí un artículo más sobre los compañeros de nuestros ilustres escritores y blogueros. Y qué mejor que hacerlo para conmemorar el próximo día mundial del gato el 8 de Agosto.

Por cierto, si alguien me encuentra un día del año que no sea día de algo le pongo un monumento como mínimo. Tomad reto.

No hemos inventado nada, pues genios como Baudelaire, Bukowski, Virginia Wolf, o Borges adoraban a sus animales de compañía. Os dejo este link a un artículo sobre ello por si os pica la curiosidad: Escritores famosos y sus mascotas. Predominan sus majestades los gatos, pero veréis que hay quien tenía hasta gallinas, águilas ¡y osos! Es francamente curioso.

Sin embargo, esta segunda entrega Desde El Redondal la vamos a inaugurar con algo poco frecuente por estos lares, más dados a la prosa que al verso, porque viene a cuento, y es tan divino como el ser al que está dedicado:

A UN GATO (Jorge Luis Borges)

Homenaje particular de La Eremita a Borges y su gato


No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

Estos son los amables autores y blogueros que, previa persecución de esta Eremita incluyendo amenazas de azuzarles a Mico, mi pantera-gato, han accedido a presentarnos a sus mascotas. Y Desde el Redondal las compartimos con vosotros en riguroso orden de recepción/éxito de las amenazas y chantajes felinos:

DIANA BUITRAGO. ESCRITORA DE FANTASÍA

Bichita, la dama felina de ojos misteriosos e insondables que muestra la foto, es la gata de Diana, a la que casi vimos “nacer” o más bien ser adoptada. Realmente al verla, es tan aristocrática que merecía llevar tratamiento nobiliario. Creo que hubiera elegido para ella algo tan Dumasino como Milady De Winter Diana nos cuenta de ella:

Bichita llegó a mi vida en diciembre del 2020, en plena pandemia y mientras esperaba que me practicaran dos biopsias del pecho, que podían cambiar mi vida para siempre. Fue mi talismán protector, me trajo alegría y suerte en la salud. Es una gata malvada con la que juego cada día y me deja la huella de sus dientes por todas partes. Pero también es cariñosa y ladronzuela, lista y obediente. Le encantan las pinzas de la ropa, las gomas del pelo y los calcetines. Y le gusta estar siempre rodeada de gente, es la reina de la casa. No la puedo querer más
Saber más sobre Diana:

Bichita llegó a mi vida en diciembre del 2020, en plena pandemia y mientras esperaba que me practicaran dos biopsias del pecho, que podían cambiar mi vida para siempre.

JESSICA GALERA ANDREU. ESCRITORA DE FANTASÍA

Jessica amplía la familia con Fetuchini, Chamote y Kyra.

“Estos dos son: Fetuchini (el siamesín; los nombres son obra y gracia de mi hijo). y Chamote (el vacachula; los pesudónimos son míos jajajajajja). Una gata vino a parir a casa y pues aunque han hecho nido en el jardín, el otro día vimos una doña serpiente, que como vivimos en el campo abundan y, por si las moscas, los metimos en casa. Aquí siguen de momento.

Como este año has abierto la cosa a otros seres, pues ahí va la perrilla: Kyra-Kyrina-Kirasol-Kiki-Kikipú. Tiene 13 años, es una yaya pero solo lo dirías porque se le está poniendo el morro blanquito. La tía camina dando saltitos y se vuelve loca jugando a la pelota (aunque ahora dura menos tiempo jajajajaj). Es un cacho de pan, aunque a veces la riñamos porque es mu follonera y hace cosas que no debe. Pero bueno, a estas alturas…”
Saber más sobre Jessica:

Una gata vino a parir a casa y pues aunque han hecho nido en el jardín, el otro día vimos una doña serpiente, que como vivimos en el campo abundan y, por si las moscas, los metimos en casa. Aquí siguen de momento.

KEREN TURMO. BLOGUERA

Kenia es la perrita de Keren, de los blogs Historias con K y El Rincón de Keren. De Kenia nos cuenta su ama:

“Pues… hoy puedo mostrarte en qué posición me la encontré un día en pasillito del piso de mi madre. Todas las tardes voy a mi habitación y pongo música, normalmente por la mañana lo dedico al blog y repaso de todo lo que tenga que ver con escribir, asi que cierro la puerta: ¿esto está preparado?, sí; ¿he repasado lo otro? vale; esto quedaría mejor así o mejor le doy un descanso. Y así se me dan las tantas pero ese día era de tarde y salí a por agua en la cocina. Y me la encontré boca arriba tirada en el suelo, la mire y tenía la lengua para afuera , pero su barriguilla no se inflaba y se contraía. Estará fingiendo. Fui a la cocina pensando en mi pastor alemán, el que tuve cuando vivía en el sur de España, ¡qué bonito era! Y qué recuerdos con el american stanford de mi hermano, volví hacia mi habitación y la vi todavía tirada en el suelo, hacía un calor de mil demonios, abrí absolutamente todas las puertas porque las ventanas estaban de par en par. ¿Y si le ha dado un golpe de…Calor? La miraba y con los dedos decía su nombre ¡kenia? Nada. ¡kenía! Y abrió los ojos colgando la lengua. Volvi a gritar extrañada ¡kenia? Y se incorporó bostezando. Y yo pensando, qué vida más perra y qué susto me ha dado”
Saber más sobre Keren:

La miraba y con los dedos decía su nombre ¡kenia? Nada. ¡kenía! Y abrió los ojos colgando la lengua. Volví a gritar extrañada ¡kenia? Y se incorporó bostezando. Y yo pensando, qué vida más perra y qué susto me ha dado

GG VELASCO. ESCRITOR DE NOVELA, VARIOS GÉNEROS

Este simpático caballerete canino que parece saber latín es Floyd, el perrete de G.G. Velasco. Tengo que reconoceros que cuando visité la web del escritor caí rendida a las cuatro patas de este bichejo, y eso que soy de gatos. Esto nos dice GG de él:

“Te envío estas dos fotos de Floyd. Son viejunas, pero es que le ha salido una cosa rara en el ojo hace unos días y ahora mismo no está muy presentable que digamos.

No sé muy bien qué contarte sobre él, así que soltaré algunas partidas aleatorias. Se llama Floyd en honor a Pink Floyd, aunque por las caras que pone cuando le pongo sus discos no sé yo si le gustan mucho. Nació en Sevilla pero al mes y pico lo trajeron para Galicia que es cuando yo me hice cargo de él. Tenía siempre frío porque era diciembre y yo lo llevaba en la mochila para que no temblara todo el rato.

Su desarrollo sexual fue muy precoz y ha desarrollado una técnica infalible para deshacerse de mí cuando se escapa (le encanta fugarse para ir a los contenedores de una carnicería cercana), consistente en plantar un pino express para que así yo me tenga que parar a limpiarlo y así proseguir con su escapada. Es enormemente inteligente pero demasiado inquieto y estresado.

¿Qué más? Nunca jamás estuvo enfermo (y ya tiene ocho tacos), hasta lo del ojo. Un día lo lleve a hacer una etapa del camino De Santiago y se canso a falta de cinco km para terminarlo y tuve que llevarlo yo en brazos (quince kilos, pesa).

Le encanta robar comida a los turistas del parque donde lo llevo a pasear y es un auténtico experto en ello. Cada vez que salgo a pasear con el tengo un montón de líos con la gente por estos y otros motivos. Creo que mi el no yo estamos muy hechos para la vida en sociedad…😅😅

No tiene rabo porque se lo cortaron antes de traerlo para acá, pero lo que sí tiene es un huevo de cada color: uno rosa y otro negro. Hay un colgado en el parque que dice además que la mancha del negro tiene la forma de la virgen.😅😅

Pierde pelo a punta palo, pero es que además ese pelo es blanco, recio y puntiagudo, lo cual complica bastante que yo pueda vestir prendas negras, Mis favoritas. Come cualquier cosa sin medida. Hasta las cáscaras de los mejillones, pero la pastilla desparasitadora ya la puedes triturar y desmenuzar u ocultarla en otros alimentos que tiene un don para localizarla y no tragársela.

También le gusta mucho subirse a la cabeza, no sé muy bien por qué.
Saber más sobre GG:


Floyd no tiene rabo porque se lo cortaron antes de traerlo para acá, pero lo que sí tiene es un huevo de cada color: uno rosa y otro negro. Hay un colgado en el parque que dice además que la mancha del negro tiene la forma de la virgen.😅😅

FRANCISCO JAVIER RÓDENAS. ESCRITOR DE NOVELA, VARIOS GÉNEROS

Estas monadas felinas son April, Silver y Echo, de Francisco Javier Ródenas. Y aquí su historia contada por su humano: “Aquí están, de derecha a izquierda y por orden cronológico.

Primero April, cuyo nombre responde al mes que entró en nuestras vidas. Sí, el abril de hace siete años. 
Mi hijo llegó a casa tras el instituto jurando y perjurando que aquella bolita de pelo que a duras penas conseguía abrir los ojos, estaba tirada en una papelera y que él la había rescatado. Aunque aquella versión nunca pudo ser confirmada ni desmentida, acogimos a la criatura con el instinto maternal (también paternal) de quien sabe que tiene que sacar una vida adelante. Los biberones a altas horas de la madrugada me recordaron tiempos que creía ya superados. No así el continuo y frustrante estímulo para que la criatura hiciera su primera y saludable deposición. En este caso, mejor no entrar en detalles.
Nuestro modo de entender el mundo animal, el de toda la familia, cambió no obstante a partir de entonces. El que se siente por una mascota, es un amor distinto, pero tan auténtico como el que nos profesamos los seres humanos entre nosotros.

El caso es que, con tal de que no se quedara sola, decidimos adoptar a la parejita, un macho blanco que ha terminado siendo marrón. Silver fue el nombre elegido aunque ahora no parezca tener mucho sentido. Es el guiri de la casa, el raro, el que se ve menos que Rompetechos, el que hace un ruidito a modo de esos muñecos de goma cuando aterriza tras un salto.

Un año después, quizás movidos por ese modo nuevo de ver a nuestros congéneres animales, decidimos acoger también a Echo, un gatito desvalido que apareció maullando bajo un contenedor.
Es el más cariñoso de los tres, aunque solo con los humanos de la casa. A los demás gatos, especialmente a April, la lleva a mal traer. Con los extraños, por el contrario, es un cagares. En cuanto suena el timbre, corre a esconderse en cualquier rincón.

En estos siete años, nuestras vidas han sufrido un gran cambio a mejor. Es evidente que un gato no tiene nada que ver con un perro. El que espere del felino una clara manifestación de afecto, lo lleva claro. El gato es un ser independiente que tiene su forma particular de darte a entender que eres de los suyos (que no él de los tuyos), que te acepta y te quiere, pero a su manera. Una manera, por otra parte, maravillosa.”
Saber más sobre Francisco Javier:

El que espere del felino una clara manifestación de afecto, lo lleva claro. El gato es un ser independiente que tiene su forma particular de darte a entender que eres de los suyos (que no él de los tuyos), que te acepta y te quiere, pero a su manera. Una manera, por otra parte, maravillosa.

ELÍAS SAAVEDRA. ESCRITOR DE FANTASÍA

Este adorable ser tiene 16 añitos y se llama Lúa. Es la gata de Elías Saavedra, y esto nos cuenta desde los mundos de Maurania, donde ha ido a vivir otra de sus mascotas, de ella:

“Cuando la adoptamos estaba muy malita, pero por suerte salió adelante. En ella destaca su “rabucho”, porque su cola forma una especie de nudo.

Tiene un ronroneo superpotente. Le gusta merodear cuando escribo y a veces me siento observado, pero no sé por qué.. Mientras escribo también se me acuesta en las piernas y cuando se me duermen tengo un truco para que se vaya: leer en alto. La cabrita no lo soporta.

También le encanta “ayudarme” cuando estoy trabajando poniéndose delante de la pantalla, del teclado o del ratón. 

A pesar de todo, es un honor ser su esclavo.
Saber más sobre Elías:

A Lúa le gusta merodear cuando escribo y a veces me siento observado, pero no sé por qué.. Mientras escribo también se me acuesta en las piernas y cuando se me duermen tengo un truco para que se vaya: leer en alto. La cabrita no lo soporta.

CAROLINA. BLOGUERA ESPECIALIZADA EN FANTASÍA Y ROMANCE SOBRENATURAL

Carolina tiene un blog, The Blood Lines, al que acudo cuando busco lecturas que me hagan escupir corazones pero algo sangrientos. Me encantan sus análisis y recomendaciones de sagas de romance sobrenatural y de buena fantasía. Nos presenta a los simpáticos Tequila y Luka, aunque uno de ellos esté solo en espíritu pero siempre presente:

“Tequila fue mi hermano. Estuvimos juntos desde los 8 años y era el que mejor me conocía. Hacíamos todo juntos y siempre que nos metíamos en un lio íbamos a buscar al otro para tener compañía en el castigo.
Después de 12 años, llego Luka. Con esas orejas tan características de el. Fue el que mas me ayudo cuando Tequila se fue.
Le encanta estar en la calle y comer (tiene un agujero negro en el estomago) y además pide comida a todo el mundo.”
Saber más sobre Carolina:

Tequila fue mi hermano. Estuvimos juntos desde los 8 años y era el que mejor me conocía. Hacíamos todo juntos y siempre que nos metíamos en un lio íbamos a buscar al otro para tener compañía en el castigo.

DEBORAH P. GÓMEZ. ESCRITORA DE NOVELA DE SUSPENSE Y ROMANCE

Desde El Redondal hemos conocido recientemente a Deborah P. Gómez en la primera entrega de la posible saga La Piedra del Sol. Y este elegante y presumido can es su Yako. ¿Y quién es él que decía aquella canción tan oldie? Que nos lo cuente ella:

“Encontramos a Yako en la protectora y nos enamoramos instantáneamente de sus orejas puntiagudas, las manchitas marrones que dibujan el arco de sus cejas y su carita de trasto. Y él debió de sentir el mismo amor por nosotros porque inmediatamente vino corriendo… y me vomitó encima. Ese fue el comienzo de una bonita amistad que dura ya cinco años.

Juguetón insaciable y cariñoso como él solo, a veces este pequeño mastodonte no es consciente de su tamaño real y se te tira encima para que le abraces, ocasionando los más disparatados accidentes.  A Yako le encanta ver la tele, la música rock y que le hagan fotos.
Mas fotos con sus hermanos”
Saber más sobre Deborah:

Encontramos a Yako en la protectora y nos enamoramos instantáneamente de sus orejas puntiagudas, las manchitas marrones que dibujan el arco de sus cejas y su carita de trasto. Y él debió de sentir el mismo amor por nosotros porque inmediatamente vino corriendo… y me vomitó encima.

MÓNICA GUTIERREZ ARTERO. ESCRITORA DE NOVELA FEELGOOD

Y aquí llega Pooh, el conejo comecables que interviene en “Próxima Estación” de Mónica Gutierrez Artero. Esto es lo que ella nos cuenta de esta esponjosa criaturita:

“Pooh tiene cinco años y llegó a nuestra familia en abril, cuando tenía cuatro meses de vida. Es un conejo enano cabeza de león y tenía pocas posibilidades de encontrar hogar porque es positivo en E. cuniculi, un parásito que cuando se activa produce problemas en los riñones y en la vista.

En casa es uno más: tiene su esquinera, su dispensador de agua y heno, pero corretea por toda la casa a su antojo. Cuando hace frío sube al sofá en busca de mimos, le encanta que le acariciemos la cabecita y el lomo; en verano es un poco más arisco y pasa mucho tiempo en la terraza. Si me siento en el suelo, tarda poco en acercarse para darme besitos y pedir sesión de caricias. Le encanta mordisquear cables y libros, por lo que todos los estantes inferiores de mis librerías están vacíos. Su verdura preferida es la escarola y las hojas de las fresas, y hay que cepillarlo una vez al día para evitar que se le hagan nudos en el pelaje. Si me ve entrar en la cocina se viene conmigo, se sienta sobre mis pies y me mira con anhelo hasta le doy alguna hojita verde.

Pooh me ha enseñado a querer y respetar a los animales, a entender que la Naturaleza es sabia y que la familia no entiende de especies. Houdini, el conejito que aparece en “Próxima estación”, está basado en él, fue una manera de expresar todo mi cariño por Pooh.” 
Saber más sobre Mónica:

Pooh me ha enseñado a querer y respetar a los animales, a entender que la Naturaleza es sabia y que la familia no entiende de especies. Houdini, el conejito que aparece en “Próxima estación”, está basado en él, fue una manera de expresar todo mi cariño por Pooh

Hasta aquí la entrada litegata segunda parte. Quién sabe si a Mico se le antojará otra en algún momento y hacemos trilogía. He hecho las imágenes con mi poca pericia pero con todo mi cariño, y por supuesto son de libre uso para los implicados en ellas.

Agradezco muchísimo a los que han colaborado en este artículo distinto. Gracias por vuestro cariño y vuestro tiempo dedicado a este aprendiz de blog chiquito pero ya algo matón, y a la pesada que suscribe. Y a los lectores, que disfrutéis de estas monadas. Miau.

Antes de irme ¿os cuento un secreto? Tengo algo de miedo… he juntado tantos animalicos tradicionalmente enemigos que no sé yo si por las noches, cuando no les vigilemos, no se van a pelear entre ellos y petarnos el garito este (Icono de ojos rodantes y risa nerviosa). Que síii que ya me voy.

3 Comentarios

  1. Lo que comentaba en redes, todo un honor que mis peques figuren aquí y se sumen a Pipa, que lucía toda señorona el año pasado y que sigue siendo la dueña del cortijo jajajaj! Por suerte, la niña me ha salido tolerante y pone pocas (ninguna) pegas a que se vayan sumando gatitos, que son mi debilidad. Kyra es más antisocial y prefiere tener a los gatetes lejos porque, además, son muy traviesos y ella quiere tranquilidad. Pero en definitiva somos una familia bien avenida, con nuestros más y nuestros menos 😛
    Lo dicho, un lujazo que figuren aquí y que sea por muchos años más.
    Preciosos todos los litegatos, los liteperretes, conejetes y todo lo achuchable que aquí desfila.
    Gracias, Pilar, por hacerles un hueco tan especial.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Me encanta el zoológico que has juntado en este post, Pilar! No sé si los escritores tenemos más o menos mascotas que el común de los mortales, pero presupongo un mayor hacia los animales que la media ya que es síntoma de una mayor sensibilidad. Ojo, que eso no quiere decir que no haya también escritores insensibles 😁. Son todos un amor 🥰.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s