Hablamos de literatura juvenil con francisco rosell del río

Encaramos ya las fiestas navideñas y me parece una ocasión propicia para acercaros un poquito más al autor que os traigo: Francisco Rosell Del Río. Algunos lo conoceréis y otros, seguramente no. ¿Y qué tiene que ver Francisco con la Navidad? Pues con la Navidad en sí, poco, pero en una época que, tradicionalmente se asocia con la generosidad, los regalos y una serie de valores altruistas, tener aquí a Francisco es lo más parecido. Porque, además de escribir sus propias historias, es alguien que se vuelca en la ayuda a otros autores. Desde su cuenta de Instagram nos habla de manera asidua de otras novelas, de otros autores, nos hace sus recomendaciones y está siempre dispuesto a ayudar a muchos autopublicados y autores de todo tipo. Pocos más entregados que él en este mundillo que, a veces, aparenta un compañerismo lejos de la realidad.

Como siempre, toca pedirle presentación al autor. ¿Quién mejor que uno mismo para definirse? Así pues: ¿Quién es Francisco Rosell Del Río?

Un loco. También un soñador y alguien que no sabe darse por vencido, uno de esos extraños personajes que prefieren vivir en la esperanza y narrar historias que permitan a los demás vivir en ellas. 

Lo digo siempre: bendita locura. Parece que hay que adolecer un poco de ella para lanzarse a este mundillo de la escritura y traernos historias a los demás. Y bendita, también, esa osadía, esa lucha por los sueños de las que habla Francisco y su voluntad por regalarnos mundos e historias en los que disfrutar. (Servidora lo ha hecho ya en su novela y he de deciros que no tiene desperdicio). De esta, precisamente, vamos a hablar, de la que, hasta el momento, es su única novela publicada.

Queremos saber de qué está hecha, cuáles son los ingredientes, qué encontraremos ene ella?; en definitiva, ¿qué contiene un libro ‘made in Francisco’?

FANTASÍA. Así, con mayúsculas. Yo, no solo soy un gran fan de la literatura fantástica en todos sus repertorios, también es que me encanta crear mundos, romper con los imposibles y responder a las preguntas de ¿Y sí…? Creando con ello algo que sorprenda; así que la magia, lo irracional y sobre todo los sueños que todos tenemos desde nuestra infancia, cuando empiezan a narrarnos cuentos de hadas, están siempre en mis historias. 

También, para que negarlo, hay amoríos. Soy de los que piensa que un buen romance puede ser la guinda del pastel de toda historia. Que le voy a hacer, soy un romántico.

Comefreak (pixabay).

Francisco es de los míos. Y desde luego, los elementos que compondrían cualquiera de sus libros son un reclamo más que considerable. No me perdería un libro con todo eso y estoy segura de que muchos de vosotros, tampoco.

Ahora, como buenos escritores, antes del nudo y el desenlace, vamos a la introducción, los orígenes, los albores, los inicios: ¿Cómo empezaste en el mundo de la literatura? Háblanos del momento en el que decidiste dar el paso y publicar.

Lo creas o no, por la insistencia de un compañero escritor. Yo llevo escribiendo desde hace mucho tiempo, pero lo hacía por diversión, muchas veces simplemente para regalar historias a mis amigos, o como forma de desestresarme. Un día, mi amigo Valentín, me dijo que por qué no me animaba a publicar. Yo no estaba muy decidido, no conocía nada del mundo de la publicación y demás, pero al final él terminó por convencerme y aquí estoy, preparando la publicación de mi segundo libro.


¡Sí, señor! Le debemos una buena a Valentín. Como dices, estás preparando -me consta- la publicación de tu segunda novela, la que seguirá a ‘La Ciudad Cambiante’, con la que te presentas ante el público. Ahora que ya sabemos qué caracteriza a un libro tuyo, ¿nos desgranas un poco más acerca de esta primera novela?

La Ciudad Cambiante es un sueño, una historia que tenía en la cabeza desde hacía muchísimo tiempo y tenía que contar. 

En ella nos encontramos con Alicia, su protagonista. Una adolescente soñadora que simplemente vive la vida que le ha tocado, sin preocuparse por nada más, al menos hasta una fatídica noche, donde todo su mundo cambiará. Será atacada por criaturas que parecen salidas de las historias de terror y entonces, conocerá a un misterioso chico que le enseñará que la magia es real, que los cuentos de hadas no son invenciones y sobre todo, que no existen los imposibles. 


Una novela que se lee con rapidez, que va de menos a más y que nos atrapa en un mundo con un sistema de magia muy bien definido y trabajado. Recomendada, palabrita. Y para los que ya hemos tenido la suerte de adentrarnos en el mundo de Alicia y sin desvelar nada a aquellos que aún no lo han hecho, ¿qué nos cuentas de la novela en la que trabajas actualmente? ¿Qué habrá de nuevo en esta segunda parte?

Que tendrá un toque algo más adulto que la primera parte y muchísima más acción. Todo los personajes están ya en el tablero y ahora veremos hasta dónde pueden llegar y qué destino aguarda al mundo.


Intrigada me dejas. La verdad es que no se me ocurre por dónde pueden ir ahora los tiros. En todo caso tocará esperar. Hemos hablado ya de los elementos que caracterizan tus novelas. Centrémonos en lo personajes. ¿Cómo te gusta que sean aquellos que nos guiarán a través de las aventuras y desventuras de tus páginas?

Los grises. Detesto a los personajes planos. Eso malos que lo son sin explicación alguna, o los héroes que todo lo pueden por que sí, me aburren sobremanera. Los personajes que se mueven en el punto intermedio, que tienen un gran trasfondo y un objetivo, esos son los que me encantan.

Luces y sombras. Ciertamente son los más creíbles y los más ‘humanos’, personajes imperfectos con sus virtudes, defectos y motivaciones, que ya dicen que los extremos no son buenos.


Una de mis partes favoritas de la entrevista. Fragmentos, fragmentos, fragmentos. Me encanta que sea el autor el que nos hable de su obra ¿quién si no iba a ser? Pero cuando es el propio libro el que, de alguna manera abre sus páginas y comienza a hablar, exponiéndonos sus argumentos para que apostemos por él, es sencillamente maravilloso. En este caso, Francsico nos regala dos extractos des u novela (si cuando digo que es todo generosidad…). Vamos con ellos:

“La Ciudad Cambiante no está en ninguna parte. Está situada entre el tic y el tac de los relojes, en el espacio en blanco que hay entre las páginas de los libros, dentro del mundo real. Pero a la vez tan alejado de este que es imposible que ambos se toquen.”


“No terminó la frase. Se giró hacia mí y se quedó blanco. Vi miedo en la expresión de su rostro, estaba asustado. No sé qué fue lo que vio exactamente cuando me miró, yo solo podía sonreír. Él estaba vivo. Le había salvado la vida. Los ojos se me nublaban, los párpados me pesaban. Apenas podía ver. Intenté levantar la mano. Quería tocarle.–Estás a salvo –fue lo último que dije antes de perder el conocimiento.”

Una vez que hemos profundizado en la obra de Francisco, me gustaría saber por qué ha apostado él por la autopublicación:

Por la libertad. No dispongo de mucho tiempo libre al día y la autopublicación me da la libertad de controlarlo todo sobre mi obra, de poder decidir qué hacer en cada momento y qué me parece lo mejor para ella y eso me encanta.


Otro autor que nos confirma lo que ya deberíamos empezar a naturalizar: que la autopublicación es una opción más, un camino, como lo es la edición tradicional o la coedición para llegar a los lectores y, ciertamente, ofrece una libertad total que hace fácil entender su elección una vez que el autor ha sopesado pros y contras.

Mohamed Hassan – (Pixabay).

Y para poner el punto y final a la entrevista, me gustaría que Francisco diera algún consejillo a las personas que estén empezando en este mundo que no es sencillo, que se plantean la posibilidad de escribir o que dudan ante el paso de la publicación.

Que ignoren lo que les digan los demás, sobre todo si lo que les dicen es malo o no encaja con ellos. Muchos dirán que es un sueño imposible, o incluso una perdida de tiempo, que escribir no da para comer o yo que sé, mil idioteces del estilo. Que todas esas cosas no sirvan para desanimarlos, que busquen su propio camino y lo sigan, por que al final son ellos quienes tiene que hacer frente a todo y si se esfuerzan, sin duda lo conseguirán. Además, después de esto, les diría que se dejen llevar por sus historias, ya que estas a menudo nos dicen más a nosotros de lo que nosotros podemos decirles a ellas.


Pues ya lo sabéis, pocos consejos mejores que los que sugiere Francisco. Y en lo que a mí respecta, solo me queda darle las gracias por el tiempo concedido y por su amabilidad y , de paso, dejaros el enlace a su novela, así como a sus redes sociales para que, si os apetece, podáis seguirlo. ‘La Ciudad Cambiante’ es un fantástico regalo para estas navidades, ya lo sabéis, así que… ¡felices fiestas y cautela!

Enlace a la novela

Instagram

Hablemos de fantasía con carlos ruiz garcía

Habitualmente los escritores que llegan a estas sección de mi mano, lo hacen tras haber sido leídos. En esta ocasión, aunque el libro está en mis pendientes desde hace tiempo, admito que aún no he podido hincarle el diente. ¿Ventajas? Que no os puedo hacer spoiler y que puedo aprovechar la entrevista para saciar mi curiosidad con respecto a varios temas en torno a ‘Soy Yunque’ y, de paso, presentaros esta obra a vosotros, si no la conocíais.

El título de la saga, de entrada, me parece de lo más evocador y llamativo; un golpe de efecto en toda regla, como ese que cae sobre el yunque. Y como siempre, empecemos por el principio, el autor, a quien suelo pedirle que se presente a sí mismo. Es difícil, me consta, a pocos nos gusta, pero nos debemos al público, así que:

¿Quién es Carlos Ruiz García?

Difícil cuestión, pues resulta complicado definirse a uno mismo. Diré, simplemente, que soy una persona que se gana la vida como técnico de mantenimiento en un hospital y que, como vía de escape a mis locuras, escribo historias (entre otras cosas).


¡La escritura! ¡Qué bonita y qué difícil vivir de ella! Pero al mismo tiempo, eso le confiere ese punto romántico: es difícil no haber de compaginarla con otro trabajo -el que paga las facturas-, pero al mismo tiempo te pide espacio, tiempo y, en definitiva, existir. Por lo que a mí respecta, gratitud y el mayor reconocimiento a esas personas que arrancan tiempo al tiempo para deleitarnos con sus historias y que, aun no siendo tan conocidas, le ponen empeño para llegar al mayor número de lectores posible y permitirnos, así, descubrir pequeños tesoros. De eso sabemos mucho en ‘El Redondal’.

Vamos al lío: ya conocemos algo más de Carlos; ahora queremos saber qué podemos encontrar en un libro tuyo.

Si me centro en la saga de fantasía épica que estoy desarrollando (de nombre «Soy Yunque»), encontraréis aventuras de corte clásico, con personajes de personalidades muy variopintas, pero con un trasfondo en el que es fácil encontrar valores que, considero, hoy en día están bastante perdidos, como el honor, el respeto a la palabra dada, la fidelidad incuestionable hacia quienes te ayudan… Y todo eso envuelto en un mundo medieval donde conviven personas normales con magos, nigromantes y criaturas fantásticas.


¡Fantasía en estado puro, vaya! Importante también resaltar valores tales como los que Carlos nos cita y llamativo, al mismo tiempo, que haya que recurrir a las novelas de fantasía para dar con ellos. Como bien nos dice el autor, en la cruda realidad, están bastante perdidos. ¡Bendita fantasía!

Uno de los aspectos que, personalmente, más me gusta conocer de los autores son sus orígenes en el mundo literario, en qué momento y cómo uno se plantea empezar a crear sus propias historias, así como dar el valiente y nada sencillo paso de publicar y compartirlas con el mundo.

¿Cómo fueron tus inicios, Carlos?

A escribir comencé desde los once años, nada más aprender mecanografía gracias a la máquina de escribir con la que también se enseñó mi madre. No obstante, fueron historias cortas, inspiradas en el cine de fantasía y ficción de los ochenta.

Pero si hablamos de empezar «seriamente», fue alrededor del año 2009, justo cuando comenzó la crisis económica de la década pasada. Al igual que le ocurrió a muchísima gente, me quedé en el paro y tuve tiempo para plasmar, negro sobre blanco, esa historia que llevaba años rondándome por la cabeza. Así, tras reescribir mi primera novela tres veces y releerla otras tantas, surgió «Las dos lunas», publicada en junio de 2017.

Desde entonces, he publicado una antología de relatos de misterio y terror junto a otro compañero: Manuel Tomás Llinares Morales, titulada «Pesadillas del otro lado» y seis colaboraciones con el Círculo de Fantasía; cuatro relatos en sendas antologías, y dos bloques d.e poemas en otros tantos poemarios; todos ellos con la fantasía como telón de fondo


Pues ya lo dicen: no hay mal que por bien no venga: Convertir algo complicado, como pueda ser una situación de desempleo en mitad de una crisis económica, en una oportunidad para empezar a darle forma a ese sueño que está ahí, esperando su momento. ¡Aplauso!

Vamos, ahora, al meollo de la cuestión. Entramos en el mundo de ‘Soy Yunque’. Lo decía al inicio de la entrevista: me parece un título llamativo, evocador y contundente. La portada también es toda una declaración de intenciones y la sinopsis, una invitación a tomar asiento, mantita y algo caliente para deleitarse en lo que apunta a ser una gran lectura.

¿Nos hablas de esta obra?

«Soy Yunque» narra la historia de un cambio; de cómo un mundo que lleva dos mil años sometido al capricho de un conjunto de nigromantes, de repente, por una simple decisión, se verá arrastrado a una serie de acontecimientos que conducirán a una guerra nunca vista. Esa decisión de la que hablo, es la que toma el gran Emperador inmortal, Drockon, de exigir al rey de Nakanya, Lako, la entrega de su hija, la preciosa Alía. Nadie en veinte centurias le ha negado nada a este oscuro ser. En la primera entrega de la saga: «Las dos lunas», eso va a cambiar.

El mundo que recrea esta aventura es medieval; por tanto, en cada página se habla de princesas, caballeros, reyes, nobles, vasallos, magos, castillos, fortalezas y criaturas dotadas de dones mágicos. Por otro lado, se incide mucho en los juramentos, la palabra dada, el valor de la sangre, de la amistad, la fidelidad, el amor paterno filial… y, por supuesto, no pueden faltar los personajes mezquinos, taimados, traicioneros y sin escrúpulos, que suponen el contrapunto. A partir de ahí se producirán desequilibrios hacia uno u otro lado.

A cualquiera que goce con la fantasía y las tramas cruzadas, es muy probable que le guste la saga del Yunque.

Por cierto, «Yunque» es el sobrenombre con el que las futuras generaciones, una vez finalizado el conflicto, conocerán a quien se alzó contra Drockon.

Ilustración en la página web del autor.

Pues lo dicho: tiene todos los números para ser una de esas novelas que uno disfruta leyendo, paladeando y deleitándose en mil detalles porque realmente parece que no le falta de nada (576 páginas que, a buen seguro, no se han desaprovechado). Y ¿qué suele pasar con esas novelas? Pues que uno siempre quiere más. Por suerte, ‘Las Dos Lunas’ es solo la primera parte, de modo que seguimos tirando del hilo, a ver si le sonsacamos más información a Carlos:

¿Puedes hablarnos de la segunda parte?

Claro. La segunda entrega comienza en el punto exacto donde termina la primera. En realidad es la misma historia cortada en varias partes (creo que serán cinco), como ocurre con «El Señor de los anillos». No puedo contarla entera en un solo tomo, pues tendría aproximadamente cuatro mil páginas jajajajaja.

Si el primer libro («Las dos lunas») narra una historia de amor y la lucha por mantenerlo, en la segunda («Los caballeros lacrimarios») se vivirá un viaje iniciático para encontrar objetos de poder con los que doblegar al nigromante. Así que, el segundo libro está perlado de persecuciones, batallas, viajes increíbles a lugares que no aparecen en los mapas del mundo conocido, y aparición de más y más personajes, monstruos y razas. Con cada libro el mundo se va ampliando para los protagonistas y también para el lector o lectora. Personalmente disfruté más escribiendo la segunda parte que la primera, y quienes han tenido la «suerte» de leer el manuscrito (aún no publicado) coinciden conmigo en que la lectura les ha resultado apasionante.


«Persecuciones, batallas, viajes increíbles a lugares que no aparecen en los mapas del mundo conocido, y aparición de más y más personajes, monstruos y razas». Desde luego, si ‘Las Dos Lunas’ ya nos pone la miel en los labios, ‘Los Caballeros Lacrimarios’ nos da el golpe de gracia para arrancarnos a leer. Carlos nos habla de un mundo que va creciendo y ampliándose en el desarrollo de las novelas y yo os invito a visitar su página web y deleitaros en lo que en El Redondal llamamos ‘la cantería de mundos’; más conocida entre el resto de mortales como ‘worldbuilding’. Impresionante el universo ‘Soy Yunque’ e impresionante todo el material que podéis encontrar en soy-yunque.com.

Ilustración de la web del autor.

Además del mundo creado por Carlos, ponemos también especial atención en los personajes, que son quienes llevan todo el peso de la trama, quienes nos emocionan, nos hacen enfadar, odiarlos, amarlos. Queremos saber:

¿Qué tipo de personajes te gustan?

No tengo un perfil claro y definido, pero sí te diré que, basándome en las películas que más me han impactado, me gustan los personajes como William Wallace: de carácter noble, dotados de gran inteligencia y astucia militar. Aunque también ocupa un lugar muy especial en mi corazón Mc Mardigan, el antihéroe de mirada sagaz y sonrisa picarona que protagoniza «Willow». No me olvido de Navar, el noble caballero de «Lady Halcón», de carácter férreo pero de corazón justo. Me gustan los personajes que, aún en el sufrimiento, son fieles a sus amigos hasta la muerte. A mis cuarenta y siete años soy muy de clichés, no me importa reconocerlo. Soy de una generación que disfrutó con «La historia interminable», «Dentro del laberinto», «Willow», «Cristal Oscuro», «Krull» y tantas otras películas de la época, por tanto, en mis libros se notará esa influencia.

Ilustración de la página web del autor.

¡Casi na! Poco más puede añadirse, aunque desde luego, dan ganas de seguir preguntando hasta la saciedad. ‘Soy Yunque’ puede tener, a priori, todos los ingredientes para que cualquier editorial se interese en ella. Pero Carlos ha optado por la autopublicación y sería genial que nos explicases:

¿Por qué autopublicación?

Porque esa es la única opción que tiene cualquier autor al que solo conocen su familia y amigos. Siendo desconocido y, sin tener «padrinos», es imposible que una editorial tradicional arriesgue su dinero en un autor que, por muy buena que sea su obra, nadie conoce.

Hoy en día las editoriales enganchan a los posibles lectores a través del autor, no de la obra. Si no me creéis, os invito a hacer un ejercicio: Marchar a cualquier centro comercial, visitar la zona de libros y contarme qué veis. Ya os adelanto que veréis tomos con el nombre del autor en tamaño más grande que el propio título: Stephen King (y el título), Arturo Pérez Reverte (y el título). Te venden al autor porque ya tiene un currículum y porque ya ha escrito otros bestsellers como tal o cuál. Los coges y, aunque luego el libro sea flojo, pero ya has picado y las editoriales ya han ganado.

El autor desconocido solo tiene dos opciones: Ahorrar bastante para poder pagar lo que las editoriales de coedición le piden para poder ver su libro en lugares como FNAC, Casa del Libro, etc. En mi caso son libros gordos, por lo que me piden una pasta que no tengo.

La segunda opción es la autopublicación. Eso sí, tienes que aprender a maquetar, diseñar, dibujar y mil cosas más si quieres mostrar un producto digno y que no se desmerezca ante los libros publicados por «los grandes». En mi caso espero haberlo conseguido.


Está claro que el número de seguidores que uno sea capaz de mover ahora es de capital relevancia en las posibilidades de que apuesten por ti, aunque yo me reitero en que al final, el destino es el lector y las opciones de publicación son el camino para llegar a él. No hay más. Una editorial es una opción más.

¡Llegar al lector, casi nada! Una de las maneras en las que puede hacerse es a través de ferias, firmas y eventos. Antes de que el dichoso virus parase tantas cosas, me consta que Carlos era un autor muy activo en este tipo de acontecimientos, así que:

¿Nos hablas de tu actividad en este tipo de eventos de cara al público?

Al principio no fui muy activo. De hecho, tras la publicación en Amazon de «Las dos lunas» ni siquiera hice una presentación. No tenía pasta para pagar una gran tirada y me conocían cuatro gatos, por lo que hacer una presentación me parecía muy pretencioso por mi parte. Así que opté por ir poco a poco, vendiendo cada libro en mano, haciéndome ver en las redes sociales y consiguiendo alguna que otra entrevista.

Fue así como me hice un huequecillo.

Foto de la web del autor.

Hoy ya puedo decir que he salido hablando de mi libro en una televisión local de Alicante y en dos entrevistas en radio, tengo dos páginas web bastante completas Y me he recorrido la provincia en diversas ferias junto a una Asociación Literaria y Cultural que se llama «La Estación de las Palabras». En dicha Asociación he podido conocer otros autores y autoras junto a las cuales hemos visitado diversas poblaciones de Alicante, mostrando nuestros libros al público en ferias y mercadillos. Son experiencias bonitas en las que hemos podido subirnos (a veces) a un estrado para leer fragmentos de nuestras historias y ver cómo reacciona la gente. Es muy bonito cuando se te acerca alguien a preguntar cómo es tu mundo, qué aventuras suceden en él, cuánto de fantasía hay en sus páginas, etc.

Para terminar, diré que con mi último proyecto colaborativo estoy muy emocionado.

Se trata de un canal de Youtube, llamado, «Frikeame Deluxe», que hemos abierto entre tres autores indies de fantasía épica a los que ya puedo considerar amigos: Angar Marthor, Jesús Ureña Ibañez y un servidor. En él tratamos de hablar de todo tipo de cosas que pueden denominarse «frikis». Entrevistamos a magos, cómicos, cantantes, escritores, ilustradores, gamers, coleccionistas e incluso directores de cine, como David Galán Galindo, autor, guionista y director de la película de Netflix «Orígenes secretos». Nuestra intención es darnos a conocer a través dicho canal, ganar suscriptores y llamar la atención de posibles editoriales, así de sencillo. Tal y como respondí anteriormente, si no te conocen no vendes.

Así que, en resumen, hoy por hoy no podría ser más activo. De hecho, me faltan horas del día.

Cabecera del canal de youtube Frikeame Deluxe

¡Increíble! Desde luego tenemos medios de sobra para seguir a Carlos en uno y otro lado, lo cual es de agradecer.

Por último, me gustaría que le pusiéramos punto y final a la entrevista mediante un extracto de la novela, que sean las propias páginas las que hablen y traten de convencer al lector para que le dé esa apreciada oportunidad por la que tanto peleamos.

Le pedimos a Carlos un fragmento de ‘Las Dos Lunas’.

Por supuesto. Hay muchos momentos de gran tensión en «Las dos lunas», y no me es fácil elegir uno, pero os muestro un fragmento en el que la princesa Alía visita a su amor imposible (un plebeyo de nombre Álastor) en la celda del Justiciorum (algo así como un circo romano) poco antes de que se lo lleven para afrontar un combate a muerte en la arena. En esta parte de la historia Álastor está ciego (por algo que sucede que no contaré para no hacer spoiler). Espero que os guste:

Con paso tímido, Alía salvó la distancia que la separaba de la celda que retenía a su amor. Para cuando escrutó en su interior, las lágrimas nublaron su vista impidiendo localizarle.

—¿Alía?, ¿eres tú? —preguntó Álastor con voz debilitada.

—¿Dónde estás? —gimió ella, aferrándose a los barrotes—. No puedo verte.

Tras escucharse el tintineo de unas cadenas, Álastor emergió desde el fondo, al abrigo de las sombras. Alía sintió un puño de hielo atenazarle el corazón al contemplar su lamentable estado. Sucio y semidesnudo, avanzaba hacia ella dubitativo, tanteando con sus manos cuanto le rodeaba.

—Sigue avanzando… sigue mi voz… —Trató de guiarlo entre lágrimas, estirando su brazo a través de los barrotes para poder asir sus manos. Pero las cadenas que lo retenían se tensaron, impidiendo a su héroe avanzar más cuando tan solo los separaba un suspiro. Alía sollozó, impotente por su funesto destino.

—No llores, por favor —musitó sonriendo para tranquilizarla.

—¿Cómo esperas que no lo haga? —sollozó con la voz rota—. ¿Por qué le hablaste a mi padre de Norgoriah y los reyes benditos? Él estaba dispuesto a mostrarse benévolo contigo… pero tus palabras no le dejaron otra salida que esta…

—No puedo traicionar mis principios por miedo a lo que la gente pueda pensar… y lo sabes —respondió con tono conciliador—. ¿Hubieses preferido que renegara de todo en cuanto creo?

—No, Álastor —contestó agotada—. Hubiese preferido tu silencio. El silencio es prudencia.

—El silencio es cobardía —objetó severo—. No negué a tu padre que te amaba cuando él ya lo sospechaba. Nunca te negaría aunque con ello salvara mi vida. Lo mismo ocurre con mis principios.

—No digo que dejes de creer en lo que quieras, sino de escoger el momento apropiado para hablar de ello —le reprochó con dulzura, entendiendo que jamás lo cambiaría. Tal vez por eso comenzaba a amarlo con locura.

THE END

Y hasta aquí. Le doy las gracias a Carlos por su amabilidad y predisposición y os dejo aquí todos los enlaces para que podáis conocerlo y seguirlo si así lo deseáis.

Twitter del autor:c_ruiz_garcia

Instagram del autor: carlosruizgarcia1973/

Página web del autor: soy-yunque

Hablemos de literatura con Adella Brac

El tiempo es uno de esos ‘amigos’ que logra mitigar sensaciones con su discurrir, tanto las buenas como las malas. Por eso, hoy templo un poco cada una de las percepciones que me embargaba cuando empecé a preparar esta entrevista. No han sido unos días fáciles para ‘Desde El Redondal’, especialmente para la patrona de este barco de sueños literarios que un día nos invitó a subir a bordo y al que unos cuantos ya hemos convertido en nuestra casa. Lo que, además, consiguen personas como ella, tan cercana y sencilla, es un lazo de empatía más allá de la distancia que hace tuyo su dolor y también tuyas sus risas.

El destino suele enviarnos guiños en mil formas diferentes y, que en unos momentos así, fuera Adella Brac la autora a entrevistar me parece muy significativo. Porque Adella es una de esas autoras capaces de llegar al corazón de quien la lee, de tocar el alma y de la que guardo, casi tatuada, una frase que viene muy al cuento aplicar para esta ocasión: “Todos estamos rotos; la vida consiste en unir esos pedazos”. A veces el puzzle se hace complejo y hay piezas que parecen no encajar en ninguna parte porque son demasiado pequeñas, demasiado grandes, de complejas formas o porque la ‘rotura’ es significativa. Pero tienen su lugar, seguro. Lo acabamos encontrando, encaja y seguimos avanzando en esa nueva realidad. Pilar lo hará algún día, estoy segura.

Y ahora, como todos sabemos, la literatura es balsámica, leyendo, escribiendo, en todas sus vertientes, así que un poco de cura mediante una autora que, como decía, es diferente, algo que puede captarse en todas y cada una de sus novelas: Adella Brac. Lo resumo en una frase: he leído todo lo que ha escrito y seguiré haciéndolo porque Adella tiene una sensibilidad especial y hoy me apetece acercárosla un poco más. De inicio y como hago siempre, me encantaría que fuera ella quien se presente:

Soy escritora de fantasía juvenil. Amo las historias de personajes que buscan su lugar en el mundo y ayudo a la gente a escribir más y mejor con mis retos.

»En los últimos años me he ido formando en varios aspectos relacionados con el mundo editorial y ofrezco servicios de informe de lectura, maquetación y consultoría.

Foto de Adella Brac en Redes sociales

¡Ahí es nada! Supongo que es inevitable que cuando un mundo te apasiona (el literario en este caso), personas inquietas como Adella busquen ahondar en él en todas sus facetas y en este caso, mediante su generosidad, no solo el aprendizaje la ayuda a ella a que sus obras sean cada vez mejores, sino que pone su conocimiento al servicio de los demás. Buscadla si la necesitáis, no os vais a arrepentir.

La autora ya se nos ha presentado, pero yo soy de las que piensa que nada mejor que una obra para hablar de quien la creó porque ponemos mucho de nosotros en esas letras. Por eso me gustaría compartir con vosotros un fragmento elegido por la propia autora para que podáis conocer un poquito más, en este caso, ‘La Historia de Tilansia’. (Lo confieso, la favorita de entre las novelas de Adella).

—¡Vaya una manera de conocer a alguien! —dijo tendiéndole la mano para ayudarla a levantarse—. Por cierto, gracias. Me llamo Boje, pero puedes llamarme Bo.

—Yo me llamo Tilansia, pero no puedes llamarme Ti —contestó de malos modos.

Rechazó su mano y se levantó con torpeza.

Su chaqueta empezó a chorrear agua.

—¿Tú eres Tilansia? Te estaba buscando. —Su mirada subió desde los pies hasta sus ojos, inspeccionándola. Arrugó el rostro como si hubiese olido algo en mal estado—. ¡Pareces un pirata!

Ella levantó una ceja.

—Y tú pareces un maleducado. ¡No, espera! Creo que lo eres.


Fresco, ágil y llamativo. Hay mucho de eso en los libros de Adella Brac y si queréis saber qué más podréis encontrar en ellos, nadie mejor que la propia Adella para contarnos de qué están impregnadas sus páginas:

Magia, aventuras y un poco de amor. Me gusta cuidar mucho la redacción porque estoy enamorada de las palabras, pero nunca permito que el estilo desvíe la atención del lector. Las palabras deben ser una herramienta para contar una historia, no una manera de presumir de vocabulario.


Y es que el literario es un camino muy largo de constante mejora y aprendizaje, un camino que en el caso de Adella tuvo uno (o dos ) inicios muy especiales. La autora gallega nos habla de sus orígenes literarios así:

El primero, con once años, cuando decidí que quería ser escritora. Un tiempo después, cuando llegó el momento de escoger mi futuro profesional, asumí que nunca iba a llegar a ser tan buena como aquellos a los que admiraba, que nunca podría ganarme la vida como escritora, así que elegí otra profesión y aparqué la escritura.

»El segundo llegó veinte años después, cuando me di cuenta que no necesito ser una virtuosa de las letras para tocar el corazón de los lectores con mis palabras.

»Costó entenderlo, pero cuando lo hice, prometí no volver a cerrarle nunca más la puerta a mi sueño.

El largo camino del aprendizaje en la escritura – Imagen: mathey (Pixabay).

Adella tiene libros mágicos llenos de pasajes que enamoran, personaje que te conquistarán y mundos de ensueño, pero es que leyéndola no es difícil hacerse una idea. Dos mensajes importantísimos aquí: No necesitas ser el mejor para tocar el corazón de un lector, e importante la promesa: “no cerrarle nunca más la puerta a un sueño”. ¿Qué es la vida sin sueños? Más fáciles o más difíciles, son nuestro motor y es fantástico hacer de ellos el camino y no la meta (aportación personal, si se me permite).

Los orígenes, el camino, el fin. Como decía, aprendizaje constante y un continuo intento por mejorar, evolucionar y plasmarlo en las letras. A eso nos ayudan nuestros grandes referentes. Le he preguntado a Adella por algo así, un libro especial, inspiración, una luz guía en este complejo y apasionante mundillo:

Tengo varios que han sido especiales en distintos momentos de mi vida, pero puestos a escoger solo uno me quedo con «Robinson Crusoe», de Daniel Dafoe. Cuando acabé de leerlo pensé: «yo quiero hacer esto». Es importante porque fue el libro con el que supe que quería ser escritora.

Una de las ediciones de Robinson Crusoe

¿Y qué son las historias sin personajes? Pues nada, claro y en el caso de Adella, como os digo, ninguno de los suyos pasa inadvertido. Todos son capaces de llegarte mediante caracteres muy variopintos y marcados, directos al corazón. Así son los personajes de Adella Brac:

Como lectora y como escritora, amo las historias de personajes un poco rotos, un poco perdidos. Cada uno de mis protagonistas tiene algo que aprender.

»Y también algo que enseñarme, por eso les tengo especial cariño a todos.

Lola me enseñó que podía escribir sin presiones, solo por el placer de hacerlo. Bellasombra que podía publicar, que había opciones más allá del sistema tradicional. Tilansia me enseñó que podía hacer de escribir una profesión. Y Keera me demostró que podía dejar a un lado el ego para crecer como escritora creando una historia a cuatro manos.


Curioso y a la vez mágico lo que los personajes pueden enseñar, no solo a los lectores, sino especialmente al propio escritor, a aquel que los creó, pero doy fe de que son capaces de darnos auténticas lecciones y eso es un plus en las novelas que escribimos y leemos.

Una vez llegados a este punto, necesitamos saber más. Ya nos ha quedado claro que no es necesario exigirse ser el número uno para hacer disfrutar a los lectores (nos exigimos el máximo, claro que sí pero sin perder de vista el suelo). Ahora bien, en esa línea, me gustaría saber cuáles son las aspiraciones literarias de Adella Brac:

Escribir cada día un poquito mejor. Y publicar al menos un libro al año.


Claro y conciso. Y en esta línea futura, planteo: Adella tiene cuatro libros publicados (me llena de orgullo y satisfacción decir que uno de ellos, escrito a cuatro manos con una servidora – SPAM: La Biblioteca de los Libros Olvidados -CIERRO SPAM), pero como una aquí ya se los ha leído todos, necesito saber qué hay por delante, cuáles son los futuros proyectos de Adella Brac:

En un futuro inmediato; lanzar una plataforma de retos de escritura y publicar un libro con 365 disparadores creativos para tener ideas para escribir cada día durante un año.

»A medio plazo, primavera de 2021, publicar nueva novela de fantasía juvenil, #proyectoCantharella.


¡Casi nada! Dientes largos. Ya lo veis, tendremos libro pronto y, por si eso fuera poco, también plataforma de retos. Y es que Adella ya nos desafía cada mes en su blog con el reto 5 Líneas. Si no lo conocéis os sugiero que os paséis a echarle un ojo porque es genial para mantener despierto el gusanillo creativo. Y es que, como os decía al principio, Adella no se limita solo a escribiir sus propias novelas, sino a fomentar la creatividad, la imaginación y la escritura en todos nosotros.

Reto 5 Líneas de Adella Bac

Dos cuestiones inamovibles e innegociales antes de ponerle punto y final a esta entrevista. No puedo hacerlo sin preguntarle a Adella por su iniciativa #DiAlgoBonitoAUnaEscritora. Esta tuvo lugar hará ya unos pocos años y la respuesta en las redes sociales (concretamente en Twitter) fue tan abrumadora que llegó a convertirse en TT nacional durante varias horas, algo con un mérito incontable si tenemos en cuenta que le despelleje ajeno suele triunfar muy mucho sobre el elogio. ¿Cómo se te ocurrió esta iniciativa?

El oficio de escritor es solitario. Pasamos demasiado tiempo a solas con nuestros fantasmas y es fácil caer en la autocrítica feroz. Me di cuenta de que muchos damos más valor a las cosas malas que nos dicen de nuestros libros que a las buenas. Creo que porque lo bueno lo damos por sentado.

»Pero los comentarios positivos de nuestros lectores son muy valiosos, energía pura. Por eso lancé esa propuesta, #DiAlgoBonitoAUnaEscritora. Mi intención era repartir algo de luz y el resultado fue deslumbrante.


¿Es o no es Adella un ser de luz? Lo es, os lo dice una que, además de conocer a la escritora, conoce también a la persona. Entusiasta, inquieta, dulce y tranquila; un lujo para el mundo literario y para la parcela personal, en mi caso, al tenerla como amiga.

Por último y en consonancia con la particular cruzada en este blog de acercarle al mundo la literatura juvenil autopublicada, ¿quién mejor que una autora que consigue cosas tan potentes con sus novelas como Adella Brac para cubrir de argumentos a esos reacios reticentes a hincarle el colmillo a una novela juvenil solo por los (injustos) prejuicios que la rodean? ¿Y si encima es autopublicada? ¡Escuchadla! (Bueno, leedla).

Es cierto que todavía hay muchos prejuicios entorno a la literatura juvenil y especialmente, con la autopublicada.

»Creo que el camino es el que ya hemos tomado muchos compañeros; invertir tiempo y dinero para publicar nuestras novelas con calidad editorial.

»Confío en que en algún momento aquellos que tienen reparos se den cuenta de que la literatura juvenil no es exclusiva para jóvenes. Y de que pueden encontrar historias maravillosas en cualquier género.


Pues ya la habéis oído. Poco más que añadir. Espero que hayáis disfrutado de esta entrevista y, sobre todo, que os haya servido para descubrir -si no la conocíais aún- a otra pedazo de escritora de fantasía juvenil, autopublicada y con todas esas etiquetas que tanto recelo generan y ante la que solo teneís que rendiros para sucumbir a su ‘pluma’.

Aquí os dejo sus redes sociales para que podáis seguirla si os apetece:

Twitter: @adellabrac

Instagram: @adellabrac

Novelas publicadas por la autora gallega Adella Brac

Adella también tiene disponibles dos libros gratuitos en Lektu, un relato de fantasía y un libro que compila los microrrelatos de los usuarios que han ido participando en su reto literario 5 Líneas con motivo de su quinto aniversario.

De igual manera cabe destacar que la novela ‘La Leyenda de Bellasombra’ está disponible en inglés.

Hablamos de Fantasía épica con Amanecer González Cantero

Once upon a time que me dejaron un día colarme en un sitio muy molón de literatura y le cogí el gustillo. Ahora, como ocurre con esos sitios especiales y, sobre todo, con esas personas especiales (quien me abrió las puertas, en este caso, mi Pilar), no solo lo siento como mi casa, sino que, de alguna manera lo es . Y además tengo la gran fortuna de que cada vez que asomo el morrete por estos lares es con grandes acompañantes que, tal vez, os descubra y eso es ORO PURO. Siempre he pensado que era una de las grandes cosas de este blog: el dar a conocer a escritores sin grandes focos de atención mediática, pero con historias maravillosas, únicas y mágicas.

Decía Umberto Eco que “el mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee”. Y es verdad. Por desgracia, los gigantes del márketing copan la atención del público lector y aunque eso nos permite conocer auténticos tesoros literarios, quizás convendría también atreverse a dar un paso fuera de la “zona iluminada”, de las bombillas y el ‘glamour’. Y es que en ese complejo entresijo de laberínticos caminos hacia el éxito, hay muchos valientes batallando por un lector más. Parece una meta nimia. No lo es.

Imagen: Tama66 (Pixabay).

En el caso de los autores que he tenido la fortuna de entrevistar aquí, no es que nadie los lea; por suerte, cada vez son más los que rompen con los prejuicios y se adentran en mundos fascinantes con historias que te conquistan y personajes que te enamoran, pero ojalá ese número siga creciendo porque lo merecen; ellos y sus historias. En esta ocasión quien me acompaña es Amanecer González Cantero.

Que los libros son magia, no lo descubro aquí; amigos capaces de abstraerte de la cruda realidad y sumergirte en la ilusión, en la fascinación y hasta en el amor. Pero es que además son también vías directas, no solo hacia grandes autores, sino hacia fantásticas personas. Leer un libro que te enamora y poder hacérselo saber a su autor, o vivir el camino a la inversa no tiene precio y es uno de los regalos que te concede muchas veces el mundo literario. Así conocí yo a Amanecer, a través de una novela, y así pude descubrirla también como autora. He tenido la inmensa suerte de que, además, me permitiera formar parte del camino en su última aventura: ‘Los Möerden, el origen de la magia’. Y hoy quiero que también vosotros la conozcáis, si no lo hacíais ya.

Imagen de Twitter de Amanecer González Cantero

De inicio, nadie mejor que uno mismo para presentarse, así que queremos saber:

¿Quién es Amanecer González Cantero?

Soy una soñadora compulsiva, maestra de las llaves para abrir puertas a otros mundos y narradora de historias imposibles.


Pues para qué queréis más. Claro y conciso. Eso son los libros, al fin y al cabo, llaves a otros mundos, y sus creadores, magos capaces de convertir sueños en realidad.

Una vez la conocemos a ella, llega el turno de sus criaturas. Y es que Amanecer tiene publicadas, nada más y nada menos que siete novelas de fantasía épica. Pregunta obligada, pues: ¿qué podemos encontrar en una novela de Amanecer González Cantero?

Principalmente fantasía, en el sentido más amplio de la palabra.  Me han inspirado los grandes del género de la fantasía épica, por lo que mis escenarios son esencialmente medievales, con seres fantásticos de todo tipo. La magia es algo inevitable cuando me siento a escribir, así que los lectores también encontrarán mucho de eso en mis historias. Pero sobre todo hay personajes muy reales que sufrirán, dudarán acerca de sus capacidades, se enamorarán, se levantarán cuando tropiecen y se enfrentarán al destino.

Todas las novelas de la autora

Menuda pinta tienen todas estas portadas: color, dragones, magia… fantasía en estado puro. Desde luego, no pasan inadvertidas y doy fe de que el contenido de más de una es una delicia para los sentidos (en mi lista de pendientes andan otros tantos). De estas siete novelas, ‘Los Möerden, el origen de la magia’ ha sido la última y está, prácticamente recién salida del horno. Queremos saber más cositas de ella. ¿Qué puedes contarnos?

Es una novela que me ha dado muchas satisfacciones a lo largo del proceso creativo y con la que he disfrutado como nunca dando rienda suelta a hechizos, conjuros y poderes ancestrales. Hay mucha  magia en esta historia, más que en el resto de mis novelas.


¿Os dan o no os dan ganas de leerla? Además, puedo dar fe de que ‘Los Möerden, el origen de la magia’, es un estallido de fantasía, magia y hechizos porque, como decía al principio, he tenido la gran suerte de que Amanecer me permitiera leerla antes de su publicación y realmente es una historia que os va a enganchar desde la primera página, si decidís darle una oportunidad. Sin embargo, aunque es la última, no tiene por qué ser, necesariamente, la más especial. ¿O sí? ¿Cuál es la novela más especial de cuantas has escrito hasta la fecha y por qué razón?

Historias y leyendas de los Cuatro Reinos, El Bosque Encantado, es la más especial porque fue la primera novela que publiqué (no la primera que escribí, pero sí la que vio la luz en primer lugar) y me abrió las puertas a experiencias increíbles en el mundo literario, por lo que tiene un lugar privilegiado en mi corazón.


Sin duda, la primera novela que publicamos es siempre especial; de alguna manera nos da un empujón hacia ese nombre que a algunos aún nos da vértigo utilizar: escritor.

Hemos conocido antes los ingredientes que aderezan las novelas de Amanecer. Pero háblanos un poco más del tipo de personajes sobre los que te gusta escribir, esos que nos guían a través de mundos de ensueño y aventuras imposibles.

Sobre todo reales, como cualquiera de nosotros y de la gente que nos rodea. Todos tenemos “claro-oscuros”, no somos perfectos, nos equivocamos, tenemos un mal día, tomamos malas decisiones… Pero luchamos por continuar, por alcanzar nuestro objetivo o por encontrar ese algo que nos haga sentirnos bien. Aunque debo reconocer que los personajes femeninos son mi debilidad y procuro construirlos llenos de matices, mujeres capaces que, pese a tropezar, saben reponerse y seguir adelante cargando con las heridas.


Aplauso. Escribimos fantasía, pero nos gustan los personajes reales, con sus miedos y sus virtudes, defectos, fortalezas… Al final, uno siempre busca identificare con ese personaje que lo lleve de la mano por un mundo muy lejos de este.

Bien, bien, bien: Hemos conocido los trabajos publicados de esta súper escritora y también los presentes, su primera novela… Pero somos insaciables y queremos más, queremos multiplicar la pila de pendientes, eternizarla, elevarla hasta lo más alto. Momento de mirar hacia el futuro y saber qué nos depara esa imaginación en alianza con esos deditos. ¿Qué proyectos futuros tienes?

El más inmediato es finalizar la trilogía de Historias de Leyendas de los Cuatro Reinos, que se titulará La Batalla de la Luz. Está prácticamente finalizada y creo que en los próximos meses verá la luz, si todo marcha como espero. Pero también tengo varios proyectos iniciados: historias muy diferentes a las que he escrito hasta ahora, pero que me devuelven a mis mundos medievales de magia, fantasía y seres ancestrales…


Pues ya lo sabéis, aquí hay cuerda para rato. Y nosotros nos alegramos mucho porque queremos libros, libros y más libros. Si encima son de autoras como Amanecer, no sé vosotros, pero yo me los agencio todos.

Vamos llegando a la recta final y yo no quiero terminar esta entrevista sin preguntarle a nuestra autora qué le diría a esas personas que consideran que el género de la fantasía juvenil es literatura de segunda.

Que se están perdiendo historias increíbles que los harán disfrutar como con ningún otro libro. El adjetivo “juvenil” puede ser un handicap a la hora de escoger una lectura, pero hay que desterrar esos prejuicios absurdos y elegir lecturas que nos transporten a mundos imposibles para vivir aventuras que no encontraremos en otros géneros. No debemos encajonar un género literario en un tramo de edad concreto, porque muchas personas que no son precisamente adolescentes (tramo en el que se suelen encajar las novelas de fantasía juvenil) disfrutan leyendo novelas juveniles. Debemos acabar de una vez con los tapujos y los juicios de valor que sobrevuelan la fantasía juvenil como si fueran aves carroñeras. 


¡RE-APLAUSO! De verdad, la literatura es, ante todo, libertad, fuera prejuicios, fuera etiquetas, fuera estrechez de miras. Las historias no se catalogan por otra cosa más que por la cantidad de emociones que son capaces de despertar en nosotros.

Y última pregunta porque de grandes maestros salen otros grandes maestros. Queremos saber, ¿qué referentes tienes en el mundo de la literatura ? Dinos un par de libros que te hayan marcado.

Tengo dos que marcaron un antes y un después en mí como lectora, y que recomiendo a todo el mundo: La Historia Interminable y Los Pilares de la Tierra.


¡¡¡¡Ohhhhh!!!! Ha dicho ‘La Historia Interminable’. ¡A tus pies, Amanecer! (Sí, también es mi gran referente).

Y pues nada más, hasta aquí esta entrevista con una autora extraordinaria, pero sobre todo y lo más importante, con una persona fabulosa, cercana, humilde, trabajadora como la que más y entregada a su pasión por la literatura. Si no la conocíais, seguidla de cerca porque vais a oír hablar de ella.

Su forma de ver el mundo – relato –

Me gusta imaginar el cielo como un escudo de bronce con el que trato de proteger todo lo que un día viví aquí, lo que aprendí en este lugar privilegiado. Lo envuelvo entre los suaves contornos del sol del ocaso, entre la fresca hierba que flanquea los caminos enlosados de piedra gris y entre los bosques que se extienden allá en la lontananza, encerrando el valle, abrazándolo. Después, el astro rey empieza a descolgarse sobre el firmamento, sus rayos oblicuos proyectan una luz anaranjada a través de las nubes que le confiere al mundo un aspecto dorado. Como esos tesoros que buscan los hombres y que parecen poseer más valor cuanto más brillan, cuanto más pesan. Así guardo yo esa vida de recuerdos que late en el silencio de este sitio.

Cuando él llegó, yo ya vivía aquí, y desde el primer día en que lo vi, me fascinó por completo. Me podía pasar las horas muertas mirándolo. Solía venir todos los días con su cámara de fotos e invertía largos minutos en buscar el mejor enfoque, el ángulo más favorecedor, aquel que capturase toda la esencia de lo que encierra cualquier cosa, por insignificante que parezca. Sin duda alguna, ponía mimo en lo que hacía y eso dejaba patente su amor por la fotografía.

photography-336685_1920
Free photos (Pixabay).

Si hablaba con alguien, solía explicarle que en aquellas imágenes, capturaba momentos únicos que nunca antes habían sucedido y que nunca más volverían a suceder, aunque en los breves lapsos del inconmensurable tiempo, las diferencias no pudieran apreciarse. Yo lo oía hablar con esa voz serena y pausada, y aunque no entendía bien a qué se refería, escucharlo era como el arrullo del agua en una tarde de verano, como muchas de esas que fueron testigo de nuestras meras presencias.

Me encandilaba verlo con aquella sonrisa tranquila que parecía no ser consciente de todo cuanto irradiaba, de la luz que podía concederle a un día gris solo con la forma que tenía de mirar el mundo, de ver las cosas.

En cierta ocasión lo sorprendí fotografiándome. Nunca se había acercado lo suficiente como para que yo pudiera imaginar que le gustaba, que algo en mi banal presencia pudiera llamar su atención, pero nunca se escondió para hacerlo. A partir de ese momento, parecía haberse centrado solo en mí. Desde diferentes posiciones, más cerca, más lejos, empezó a fotografiar distintas partes de mí y yo no podía creerlo. No me molestaba en absoluto. Al contrario. En aquel maravilloso universo de colores, formas, ángulos y tonalidades, yo era tan vulgar que nunca entendí su predilección hacia mí. Jamás cruzaba una palabra conmigo. Solo se limitaba a colocar su cámara de fotos y captar mi esencia desde uno y otro lado. Y yo me sentía la criatura más fascinante del mundo, única, especial, dueña de una luz diferente que nadie más era capaz de proyectarle.

spring-276014_1920
Larisa-K (Pixabay).

Después, desapareció. Sin más, sin previo aviso, sin una razón que pudiera justificar su ausencia, me faltó la luz de sus ojos, sus perenne sonrisa; me faltó el aire mismo. El tiempo me trajo un vacío extraño vestido de soledad. Nunca antes la había sentido de ese modo, tan pesada, tan profunda, casi asfixiante.

Hasta el valle llegaban muchas personas todos los días, especialmente en las apacibles tardes de primavera y en las calurosas noches de verano, cuando el cielo se vestía de lentejuelas y el titilar de las estrellas emulaba mi propio temblor. Nunca la soledad fue completa de un modo físico para mí y sin embargo… nadie miraba las cosas de esa forma especial en que lo hacía él, con la curiosidad de un niño y la pasión de un enamorado, con la latente nostalgia de un viejo o la admiración de quien tiene algo único ante sí. Y en esos días aciagos me aferré a la idea de que la luz de las cosas irradia en los ojos de quienes las miran y las admiran, que por uno mismo, nadie es capaz de brillar; ni siquiera las estrellas que se habían apagado para mí por más que un fuego devorador las prendiera allí, en esa distancia imposible.

Y en su ausencia me hice fuerte. El paso del tiempo convirtió en costumbre la soledad y yo simplemente tomaba aire y volvía a soltarlo; me limitaba a transcurrir con la normalidad que me correspondía, sin aquella corona, sin aquel aura que, de algún modo, él había puesto a mi alrededor.

aesthetic-4571211_1920
As-Toko (Pixabay).

Cuando ya no lo creí posible, cuando las nieves del invierno habían encallecido heridas que la lluvia había sanado y el calor había quemado, cuando la primavera sonaba tan lejos que la sentía ajena a mí, regresó.

Su vuelta fue diferente. Consigo ya no traía la cámara de fotos ni buscaba ángulos ni encuadres ni luces ni matices. Sus ojos dorados se parapetaban tras unos oscuros cristales que enjaulaban una luz ausente. Había perdido la vista.

Al principio daba paseos cortos sin salirse del las blancas piedras, como si siguiendo su trazado adquiriera una seguridad necesaria. Seguramente lo hacía. Durante aquellos días ni siquiera se mostró consciente de mi presencia; no podía hacerlo, aunque de algún modo supiera que yo seguía ahí, aunque hubiera sabido que siempre estaría ahí, esperando. Y si la luz partía de los ojos que miraban, yo ya no poseía brillo alguno para él. O eso creí.

Poco a poco y a medida que se familiarizaba con los pasos que contaba, fue atreviéndose a abandonar el camino y a trazar los suyos propios. Se acercó y empezó a pasar largas horas sentado en aquel sencillo banco, a mi lado. No decía nada. Solo se sentaba allí y dejaba que las tardes se hicieran noche. Entonces volvía a levantarse y se marchaba. Y lo hizo así durante más de cuarenta años.

tiempo
Yummymoon (pixabay).

Sus silencios me parecían solemnes y yo me limitaba a acompañar sus horas, de igual manera. Poco a poco empezó a hablar y aunque muchos lo tomaron por loco, el sonido de su voz volvió a despertar en mí toda aquella luz que un día me habían dado sus ojos. Solía explicarme cómo imaginaba el mundo que un día lo había enamorado y aseguraba mantener clavada en su alma la más mínima esencia de cada cosa, de cada flor, de cada brizna de hierba o de cada nube del cielo. Incluso de mí. Describía fielmente cada elemento y cuando algún detalle no se ajustaba a la realidad, en su voz y en su imaginación, era mil veces más maravilloso.

Cerraba los ojos y hablaba del sol del ocaso, dorado, brillante, tiñendo el cielo de un ocre antiguo. Hablaba de los lejanos árboles, superpuestos sus verdes, jugando sus tonos unos con otros hasta conformar un lienzo de acuarelas con los primeros tonos anaranjados del otoño. Incluso era capaz de describirme a mí, tal y como me recordaba. Añadía nuevos detalles en mi fisonomía que, sin duda, debía haber acusado el paso del tiempo, no como algo que diezmase mi belleza, sino como algo que la fortaleciera, que la hiciese más regia y serena.

Y entonces comprendí que la luz en las cosas hermosas ni siquiera irradia de los ojos que lo miran, sino del corazón que lo siente porque en ese particular paraje dentro de sí mismo, el mundo era aún más hermoso que aquí fuera. Y así sería siempre.

Por eso, aunque él ya no está y su ausencia es ahora irreversible, no he dejado de ver el brillo en las cosas ni su luz ni su belleza. Mi copa sigue ofreciéndole sombra al banco que ocupó durante tantos años y su compañía, de algún etéreo modo, sigue aquí. Porque él me enseñó a ver el mundo a través del corazón, de esa luz diferente que desprenden las cosas, de cómo las sentimos y cómo las imaginamos. Y en ese universo de matices, hasta las ausencias tienen un color que las convierte en presencias. Y aunque ni mi tronco ni mis hojas tienen la capacidad de ver, percibo cada brizna de aire con el color con el que él me la describió. Con su forma de ver el mundo.

tree-753069_1920
huevocosmico (pixabay).

Hablemos de literatura e inclusión con Lehna Valduciel

Pues el gustillo a la casa de Pilar ya se lo tenía yo tomado desde fuera, como fiel lectora de sus fantásticas entradas, pero oye, que también se lo estoy pillando a esto de colarme entre bambalinas y teclear desde ‘los adentros’. Y es que tengo la buena costumbre de acompañarme de manera inmejorable. Si la primera vez que me colé en casa de Pilar, os traía de la mano a la escritora Diana Buitrago, hoy vengo con otra pedazo de artista en este maravilloso arte de juntar letras: Halena Valduciel. En sus novelas la conoceréis mejor como Lehna Valduciel. Y esta vez, además de hablarnos de su trabajo, Lehna nos acercará a una realidad que no siempre es fácil, que nos toca más de cerca de lo que creemos y que no siempre tenemos presente.

Además y como nos gustan los regalos, Lehna nos trae su ebook ‘El Ardid’ GRATIS para los diez primeros comentarios de esta entrada. Comentarios que deberán destacar lo que más les ha gustado o llamado la atención de las palabras de la autora. ¡Vamos con ello!

Para empezar, y por si alguien aún no la conoce, le pedimos a Halena que se presente:

¿Quién es Lehna Valduciel?

Es una hispanovenezolana que reside en Venezuela. Ama los libros y aprende de la vida todo lo que puede. Escribe historias y cuenta sentimientos. vive la vida a vuelaplumas. La escritura es su principal motivación y robar carcajadas a la gente que quiere la segunda.


Añado yo que es una persona maravillosa, siempre dispuesta a echarte una mano y con un corazón que no le cabe en el pecho. Ella sabe que es mi heroína por muchas cosas que entenderéis si seguís leyendo. Y todo esto tiene muchísimo valor en cualquier aspecto de la vida y de manera específica en el que nos atañe aquí: la literatura.

heart-157895_1280

Ahora bien, empecemos por el principio: ¿Cómo arrancó tu aventura con el mundo de la escritura?

Empezó un poco después de quedarme ciega. entré en depresión y al ser una persona altamente sensible necesitaba una vía de escape para tantas emociones y sentimientos que llevaba dentro. Aunque nadie me lo sugirió, el instinto habló por sí solo y un día me senté a escribir mi primera historia. Era una forma eficaz de sosegar mi mente inquieta.


Y aquí llegamos a uno de los aspectos importantes de esta entrevista. ¿Cómo moverse en un mundo tan visual (letras, imágenes, ilustraciones, banners, títulos, portadas, contraportadas, booktrailers…) como el de las letras cuando se carece del sentido de la vista? No me atrevería a decir de qué manera lo afrontaría yo. Cada persona es un mundo y seguramente toda forma es lícita. Lo que sí sé es cómo lo afronta Lehna, porque tengo la gran suerte de contarla como amiga, y esa es la razón por la que la he convertido en un ejemplo en mayúsculas: porque lo hace todo: lee, escribe, diseña, hace montajes, TODO. Sin embargo, prefiero que sea ella quien nos lo cuente:

¿Cuáles son las dificultades extra con las que te encuentras a la hora de escribir una novela?

Hay varias. Algunas relacionadas con la corrección, otras con la maquetación. Sin embargo, creo que la que más trabajo me lleva resolver es la de la documentación descriptiva; aunque tengo memoria visual y la ejercito, no siempre es suficiente; sobre todo si vas a meterte con lugares que existen en el mundo real. Mucha documentación la hago por internet. Es una herramienta fabulosa, pero también muy visual. Cientos de páginas, blogs, wikis, etc. Tienen fotos estupendas sin texto alternativo que te dé una idea de lo que aparece en la foto. Cuando cuentas con la vista con mirar una imagen o un mapa te ubicas y puedes escribir las descripciones de lo que requiera tu historia sin demasiados tropiezos.

Al estar a tientas necesitas información en formato texto que te permita hacerte una idea más precisa de lo que necesitas describir. Ahí es donde yo me puedo llevar días enteros sin encontrar la información que me sirva para lo que necesito. No suelo quejarme porque investigar es parte de la diversión; pero reconozco que puede ser frustrante a veces porque consume mucho más tiempo del que me gustaría. Lo otro va de seleccionar la imagen de portada. Por fortuna no soy muy vergonzosa y pido ojitos prestados siempre que puedo; pero toca ser paciente y entender que los demás no siempre están cuando te gustaría. Las palabras claves de algunos repositorios de imágenes ayudan; sin embargo, no siempre son precisas y uno puede llevarse unos buenos chascos.


Con respecto a esto, sólo pueden tomar nota quienes ponen los recursos a mano de muchos de nosotros, escritores que recurrimos a bancos de imágenes y demás material de soporte y ayuda para la creación de nuestras novelas. ¡¡¡POR LOS DIOSES, INCLUSIÓN!!!

TEXTO

Pero desde nuestra parcela como lectores y escritores, también tenemos nuestra parte de “culpa”. Compartid las imágenes con TEXTO ALTERNATIVO -la mayoría de plataformas y rrss disponen de él- y no estaréis cerrando las puertas de vuestros libros o los de otros autores a muchísimas personas.

Suficientemente complicadas son las cosas para algunos como para sumar nosotros dificultad. Al fin y al cabo, siempre pedimos inclusión, ¿no? INCLUSIÓN INCLUYE A TODOS.

Halena nos explica aquí de qué manera podemos echar una mano desde nuestra posición: ¿En qué medida el entorno o el mundillo literario puede ayudar? ¿Crees que las personas con dificultades visuales de cualquier tipo, ¿tienen su parcela de inclusión en el mundo literario?

No me atrevería a decir que tenemos una parcela en realidad. La ventaja del mundillo literario es que yo puedo escribir, autopublicarme o que una editorial me publique sin tener que mencionar siquiera que tengo discapacidad. Eso es un plus que en cierta forma te permite incluirte. Además, si no haces de tu discapacidad una bandera, lo que contará al final es tu obra, no la condición que pueda acompañarte en el camino. No se trata de ocultar la condición; se trata de entender que somos autores como cualquier otra persona; ni más ni menos.


APLAUSO. SIN MÁS.

A pesar de todo, los escritores con dificultades visuales o de cualquier otro tipo, tienen que tener claro que se puede conseguir si es su sueño y Lehna os lo deja claro, algo que me parece importantísimo.

¿Qué le dirías a esas personas que pueden estar en tu misma situación y que no se crean capaces de algo como escribir una novela?

Que los sueños se alcanzan soñando y trabajando. Escribir tiene que ver con talento, inspiración y ganas; pero no lo es todo. el trabajo, el hábito de escribir no por obligación, sino por el placer de crear es fundamental. Más allá de lo que diga el mundo, si tenéis un sueño id a por él. No hay nada peor que quedarse con la duda de lo que hubiese ocurrido si os hubiéseis atrevido.


“Los sueños se alcanzan soñando y trabajando”. ¿Me la puedo comer ya? Aguanto porque aún hay entrevista, pero ganas no me faltan. Sin embargo, no se puede obviar la realidad. Soñar, y trabajar. Trabajar mucho. Pero a veces estas dificultades extra pueden acabar pasando factura:

¿Alguna vez te has planteado abandonar?

Muchas veces. De hecho, estuve muchos años sin escribir. al igual que muchos otros colegas el síndrome del impostor, la falta de retroalimentación de los lecctores me han afectado por mucho tiempo. Para mí escribir inició como algo terapéutico que se convirtió en un entretenimiento y que apenas desde 2019 se transformó en una posibilidad real. No negaré que a veces me pregunto si vale la pena el esfuerzo. Luego, cuando veo que al menos hay una persona que me lee y lo disfruta, me respondo que sí. sí porque me hace feliz y sí porque puedo hacer feliz a alguien más.


Totalmente de acuerdo. ¿Qué puedo decir? Escucharla, leerla, es inspiración pura. Y hablando de inspiración, vamos enterarnos de qué se la concede a Halena:

¿Qué te inspira y quiénes son tus referencias en el mundo literario?

Me inspira la vida misma; los pequeños detalles, las emociones propias y ajenas. Hay muchos autores que me encantan; algunos conocidos, otros autopublicados; pero sin duda una referente para mí es Nora Roberts. Es una autora que logra conjugar en sus obras el romance con temas diversos y lo mismo hace una historia de intriga, crímen y misterio que una de magia, leyendas, paranormal o hasta apocalíptico. Y eso es a lo que aspiro. Lograr crear historias que contengan de todo un poco para que los lectores se paseen por un sin fin de experiencias y sensaciones; que disfruten la experiencia de inmiscuirse en la lectura.

Y mucho y muy bien debe de funcionarle a Lehna la inspiración porque mirad si no, este es su trabajo, el que está aquí ya y del que puedes disfrutar y el que está por venir:

Cuéntanos qué tienes publicado y qué publicarás próximamente:

Tengo dos relatos publicados en lektu: Ardiente Venganza y alma Cautiva: la verdadera Historia de gothel. también tengo dos novelas publicadas en amazon: El ardid y La joya de Nefertiti, la primera entrega de la trilogía Secretos de El Cairo. Lo que viene, si todo sale bien es la publicación de mi tercera novela: Búsqueda en el acantilado que está en face de lectura beta; después seguirá Juego de traiciones, la primera entrega de la bilogía Cazador inmortal. Actualmente trabajo en la segunda entrega de Secretos de El Cairo, El papiro sagrado y acabo de terminar una novela corta que todavía no tiene título y que se enmarca en fantasía épica

¡Casi nada! Esto es voluntad y lo demás son tonterías y así se consiguen las cosas, claro que sí. Ahora, para los que aún no es han atrevido a adentrares en un mundo creado por Lehna, dinos qué podemos encontrar en una de tus novelas.

Historias que incluyen de todo un poco escritas con un lenguaje sencillo; Temas tratados con naturalidad; giros que pueden sorprender y, a veces, finales insospechados.


¿No es, acaso, todo lo que llamaría a cualquier ávido lector? Pues ya sabéis dónde encontrarlo.

Y una última como curiosidad insana personal:

Encontramos tus novelas en la modalidad autopublicación. ¿Te gustaría probar suerte con una editorial?

No negaré que a veces me tienta probar la experiencia; sin embargo, la autopublicación me ha abierto las puertas a un sueño que creí que no lograría alcanzar y es difícil que me aparte de esa senda por el momento.


Poco que añadir. Yo desde luego, he tenido el gran placer de leerla y estoy enamorada de su estilo, de sus historias frescas, con magia, ese toque de romance y erotismo. En definitiva, Lehna Valduciel tiene sello propio y si os atrevéis a darle una oportunidad, no os va a decepcionar. Creo firmemente que una novela contiene buena parte de su autor y ya veis que Helena es fuerza y magia.

Y para muestra, un botón, como se suele decir. Esta fue la primera novela que Halena publicó y que servidora pudo devorar. Os a a encantar y os dejo aquí la sinopsis. Dadle velocidad a vuestros deditos inquietos, sed los primeros en comentar lo que más os ha gustado o llamado la atención e IIMPORTANTE: dejad vuestro correo electrónico para que Lehna pueda haceros llegar su ebook de ‘El Ardid’. Lo vais a disfrutar y no os vais a arrepentir.

A mí solo me queda darle las gracias a Lehna por su tiempo y por acceder a tocar cualquier tema que quisiera y cómo no, a Pilar por fiarse de nuevo de dejarme entrar en su casa.

51a-hEurD2L

SINOPSIS:

El cambio de milenio está a punto de sucederse. En el mundo mortal, humanos, ángeles y demonios conviven en una tensa calma que está a punto de romperse. Un demonio superior, mitad humano, mitad bestia ha sido convocado con urgencia por el maligno.

Una misión que develará secretos inimaginables. Un demonio superior y una mujer con un don especial que se verán envueltos en un ardid en el que sus vidas y sus almas correrán un alto riesgo.

Una historia de romance paranormal que atrapará al lector en un torbellino trepidante con un final insospechado donde el libre albedrío tendrá la voz cantante.

Sigue a la escritora Lehna Valduciel en su Twitter. 

Hablemos de mundos fantásticos con Diana Buitrago

En el curioso escenario de que un escritor entreviste a otro escritor, mi queridísima Pilar, gran amiga y mejor persona, ha tenido ¿a bien? permitirme esta osada intromisión en la sala de máquinas de su Redondal que tan buenos ratos nos permite vivir para hacer de las mías. Y aunque voy con más miedo que vergüenza para no meter la zarpa donde no toque, al menos estoy inmejorablemente acompañada.

Como bien sabéis, este es un blog comprometido con los autores autopublicados y aquí habéis podido conocer a más de uno, entre los que se incluye una servidora. Hoy os traigo de la mano a otra de esas escritoras a las que Pilar descubrió en su día  través de los farragosos senderos de Kindle Unlimited: Diana Buitrago que, además de responder a unas preguntillas para ayudarnos a conocerla un poco más, nos trae, también, regalito. ¡ATENTOS! LOS DIEZ PRIMEROS EN COMENTAR EN ESTA ENTRADA SE LLEVARÁN UN EJEMPLAR DIGITAL DE UNA DE SUS NOVELAS GRATIS. Si queréis saber de cuál, tendréis que llegar hasta el final y ahí os lo desvelo. ¡Eps, sin trampas, que la entrevista es muy, muy interesante, PALABRA!

Por partes: Diana es una de esas personas diferentes de las que yo me harto de repetir: Todo el mundo debería tener a alguien como ella en su vida porque Diana es magia y es luz, aunque le guste la fantasía con tintes oscuros. En ella he encontrado una palabra de ánimo siempre, una sonrisa cuando más cuesta arriba están las cosas, un empujón sereno para seguir adelante y mil cosas sin las que ahora me costaría mucho más estar aquí.

3MDUzGi9_400x400

Diana es de mi quinta (¡gran cosecha la de aquel 82!) y vive muy cerquita de donde vivo yo, concretamente en tierras ilerdenses, cuyos climas y paisajes parecen ser una gran inspiración para esas novelas oscuras de nieblas que reptan sobre las húmedas baldosas en esas noches inquietantes. Y no me enrollo más, que a quien tenéis ganas de leer es a ella. Con Diana hemos hablado sobre fantasía, acercándonos a sus novelas.

Y como buena escritora: introducción, nudo y desenlace. Después de la parrafada anterior, vamos a empezar por el principio, los primeros contactos con la literatura, la escritura, las novelas:

P: Háblanos un poco de la primera vez que te sentaste a escribir una novela. La necesidad que te empujó a ello y si esa novela es alguna de las que hoy conocemos.

R: La primera novela que escribí fue a los 17-18 años, se llamó Vida Somnium. Me habían pasado cosas muy horribles y sentí la necesidad de narrarlas, aunque fuera mediante la fantasía y a través de muchas metáforas. Ya entonces, la literatura me proporcionó herramientas para enfrentarme a la realidad y lo sigue haciendo. Cada vez que me sumerjo en un mundo inventado o una historia fantástica, lo hago con el lápiz bien afilado como una espada. Y no, nunca la publicaré por ser demasiado personal, pero se puede versionar, nunca se sabe.


-El título es muy llamativo. Ojalá algún día podamos conocerla en una versión que permita disfrutar de la trama y sufrirla, respetando esa parcela personal e íntima. En todo caso, celebro que esos malos momentos quedasen atrás y te hayan hecho más fuerte porque me consta que es así.

Esta otra pregunta tengo ganas de hacértela porque ya sabes lo denostada que está la fantasía juvenil. Atreverse con ella es casi una misión de valientes, así que…

P: ¿Por qué fantasía juvenil?

R: La juventud, la adolescencia es esa etapa en que crees que puedes con todo, nada te da miedo y estás dispuesta a enfrentarte a lo que sea, también tienes menos que perder y estás llena de sueños por cumplir. Es también una época dura, de muchos vaivenes emocionales, de forjar la experiencia, de aprender a caer… por eso me encanta, es vida en estado puro. Siempre me habían gustado las historias juveniles y por supuesto, tenía que escribirlas. La fantasía es un bálsamo en un mundo tóxico, donde la realidad supera a la ficción. Necesitamos abstraernos de un mundo que evoluciona tan deprisa que se pierden sus cimientos. El refugio de la imaginación es una maravillosa forma de aprender a amar las cosas que no vemos, de construir mundos mejores y de valorar la esencia de la vida sin recrearla como en un espejo.


¿Queréis más? Estoy taaaaaan de acuerdo contigo: la edad de la magia, de creer en todo, de ser valiente y de equivocarse, un compendio, al final, de lo que es la vida y recalco: no solo dirigido a un público juvenil, sino a todos aquellos que no hemos perdido buena parte de eso.

P: Cuéntanos un poco sobre tu estilo, qué podemos encontrar en un libro de Diana.

R: Adoro la poesía como medio para expresar sentimientos y mi prosa está muy “contaminada” de ella, es inevitable. También me gustan las descripciones y las reflexiones. No me suelo explayar demasiado en la narración, así que todas mis novelas son relativamente cortas. Me gusta el misticismo, el esoterismo, la magia, la historia… mis libros son una miscelánea de todas mis pasiones.


Seguro, pues que de todo esto podremos encontrar en tu última novela, recién salida del horno y publicada el pasado viernes, 30.

P: Háblanos concretamente de Noctea: el imperio del cuervo, tu última publicación.

R: Noctea. El Imperio del Cuervo, nació de un desafío literario del blog de Jessica Galera Andreu. Concretamente del reto de diciembre si no recuerdo mal. No es la primera novela que prospera de uno de sus desafíos y es siempre un placer sacarla adelante con la chispa de su imaginación.

Cuando terminamos, Jessica y yo, de escribir Ónice, sentía que quería seguir escribiendo épica. Empapada de todo lo que me había enseñado mi compañera y con ganas de sacar todo lo acumulado durante el confinamiento. Una vía de escape fantástica, como un portal hacia otros mundos.

En Noctea os podéis encontrar un mundo, Hollkast, amenazado por una rara enfermedad e ignorando un peligro mayor, que se cierne sobre el mundo a través de sus cuervos mensajeros. Dioses de leyenda, una misteriosa puerta, un objeto divino, sacerdotes guerreros, magia, ninfas, piratas, emperadores, sacrificios, demonios… y la fe puesta a prueba mil veces. ¿Dónde moran los dioses en realidad? ¿En tierra sagrada o en el alma? Tendréis que leerlo para descubrirlo.


Ya lo sabéis. ¡MUHAHAHAHA!

Otra más sin enrollarme:

P: ¿Referencias literarias? ¿A quién lee Diana?

R: No soy una gran devoradora de libros, pues tampoco dispongo de mucho tiempo para ello, pero siempre leo lo que quiero. Hay épocas en las que me apetece un género y otras en que suelo cambiar. Sin embargo, la fantasía es recurrente en mis lecturas porque me encanta, sin más.

La primera saga de fantasía que leí fue “El Señor del Tiempo” de L. Cooper y me enamoró por completo, después le siguió “El Señor de los Anillos” de Tolkien y “La Rueda del Tiempo” de R. Jordan. Sin embargo, también me gusta la fantasía urbana y recomiendo a A. Hocking o C. Harris.

Actualmente, leo mucha autopublicación para conocer el mercado y para apoyar a compañer@s. Los libros siempre suman, nunca restan.


¡Totalmente de acuerdo!

P: Hasta ahora tienes publicadas dos de las tres novelas de ‘Canción de Vampiro’: ‘Por tu Sangre’ y ‘Sangre a la Sangre’; ‘Crisálida: la luz de Ithaerna’; ‘Kharos: Almas de Plata’, ‘Ónice: El destierro de los dragones’ (junto a una servidora) y la recientemente publicada ‘Noctea: el imperio del cuervo’. Ahora queremos saber: ¿Proyectos futuros? ¿Qué vendrá después?

R: Quiero terminar la trilogía vampírica “Canción de Vampiro” con la tercera entrega, seguir con la bilogía Crisálida (libro 2) y después ver cómo encarrilo la saga Dioses de Ceniza. Y por supuesto, lo que caiga entre medio, porque ya me conozco y me animo enseguida. Con Jessica tenemos ahí un proyecto aparcado y en algún momento lo retomaremos, cuando las musas y el tiempo dispongan.


Y la última: si ya vamos de palos con la fantasía juvenil, ser autopublicado es la guinda para ir con el ‘Sambenito’ colgado. Tú publicas sin sello editorial, libre como el viento. Explícanos por qué:

P: ¿Autopublicación o publicación editorial? ¿Por qué tú te has decantado por la primera opción?

R: Soy una persona bastante práctica y siempre tuve claro que si publicaba mis novelas lo haría de la forma que mejor me permitiera compatibilizar mi vida personal y privada con esta pasión por las letras. El hecho de cobrar por escribir no es para nada con ánimo de lucrarnos hasta las cejas, sino una manera de que valoren lo que haces y te respeten por ello. A veces es complicado hacer entender que nos dejamos muchas horas escribiendo y que, aunque nos guste, necesitamos retroalimentación positiva para seguir con esto.

Las editoriales no dejan de ser negocios para las que no puede publicar todo el mundo porque no es rentable. Con esa premisa tuve claro que mi mejor opción era la autopublicación, que me permitía esa libertad anhelada para ser dueña de mi trabajo y de mi tiempo, y al mismo tiempo me proporcionaba cierta remuneración por mi esfuerzo.

L@s autopublicad@s intentamos mejorar día tras día, sabiendo que esas novelas son nuestro pequeño negocio y que debemos cuidarlas al máximo. Nos comunicamos y nos ayudamos, con la única finalidad de conseguir una calidad editorial. Nos sentimos muy orgullos@s de lo que hacemos y solo pedimos respeto y reconocimiento, como nos merecemos.


¿Queda claro? Elección, no resignación.

Y nada más, Diana. Mil gracias por acompañarme en esta incursión “redondalera”. Sin Pilar en la casa me siento un poco como una intrusa, pero la compañía de Diana convierte en hogar cualquier sitio.

Y ahora, lo prometido es deuda: Diana quiere regalar diez ejemplares en edición digital de una novela que he tenido la gran fortuna de poder leerme y es una joyita: Kharos: Almas de Plata.

51bgxDxRVGL

Si quieres llevarte un ebook totalmente gratis, sé el más rápido del oeste ‘redondalero’ deja un comentario en esta entrada comentando lo que más te ha llamado la atención, si conoces a Diana, si has leído algo de ella, LO QUE QUIERAS en relación a la entrada y déjanos también tu correo electrónico para poder enviarte la novela. Recuerdo: ¡solo a los diez primeros!

Nada más, le agradezco mil a Pilar la oportunidad de entrevistar a quien yo considero una hermana en este mundillo de letras y ahora que hemos llegado hasta aquí sin que explote nada, te devuelvo los mandos. A quienes acostumbráis a visitar Desde el Redondal, habréis echado en falta en esta entrada la gracia única e incomparable de Pilar; en todo caso, valoradme la voluntad y sobre todo, valorad a la pedazo de autora que os he traído.

Gracias a todos.