HABLEMOS DE MUNDOS FANTÁSTICOS Y AMORES ÉPICOS CON JESSICA GALERA ANDREU

Os contaba anteriormente que había hecho bajar a la Tierra desde esos mundos oníricos en los que suelen evadirse, a dos autores de fantasía amigos míos, para inaugurar la sección de entrevistas Desde El Redondal. Si Rubén andaba por el Olimpo con Calíope y Clio, nuestra autora de hoy tiene trato con Melpómene y Erato, porque guerrera es un rato (vaya, sin haberlo planeado me ha salido un pareado)

Antes de entrar en materia debo deciros que esta vez también hay regalito para 10, pues si no lo hago al principio, Terremoto Jess me va a volver del revés. Vale, ésta fue a propósito, un poco lamentable pero rima – ríe La Eremita que sigue sin saber cómo se ríe uno aceptablemente de forma literaria, sin escribir onomatopeyas o poner iconitos –

Sabemos por su web que Jessica Galera Andreu nació en Barcelona un 16 de Abril de… de… No, eso no os lo digo, lo leéis si queréis, pues soy firme partidaria de la solidaridad de género; la edad y el peso no se confiesan si una no lo desea. Taytantos. Eso es. Colaboró un tiempo con un diario deportivo, hasta que se decidió a dedicarse de lleno a escribir, por suerte para nosotros, sus ávidos lectores.

Tiene una máxima en su vida. ¿De Schopenhauer? ¿De Santa Teresa? Pues no queridos: ¡Del Príncipe! ¿de Maquiavelo? ¿de Felipe VI? Otra vez no, queridos: ¡de Bel Air!

Venga va, matizamos:

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo; si tienes un sueño, ve a por él”.

(En busca de la felicidad) – Will Smith. 

Así ya es otra cosa ¿verdad? Jessica tiene eso, es voluntariosa, una grandísima luchadora pero de risa fácil y sonrisas acogedoras, con un gran sentido del humor; estoy segura de que me permitirá esta broma sin regañarme demasiado.

La descubrí por casualidad en una de mis incursiones en Kindle Unlimited. Vi un libro de fantasía sobre ángeles titulado Letargo, de la saga Divano, y a pesar de mi reticencia con el tema, lo descargué pensando que podía devolverlo enseguida si no me gustaba.

Devoré la saga completa en pocos días, y a pesar de que era reacia a escribir comentarios en Amazon – aún no existía El Redondal como tal. Lo había abierto sí, pero lo abandoné a la tercera entrada y no lo retomé hasta Enero de 2020 – escribí mi opinión en aquella plataforma:

Realidades alternativas, muchos mundos en una sola historia… de verdad me encantó. Y cumplí lo de seguirla. Quién me iba a decir entonces que nos haríamos amigas y las charlas con ella se convertirían en algo tan bueno y cotidiano como el café matutino. Pero a pesar de ello, gracias a Dios, separo a la escritora de la amiga, y me dejo llevar por Jessica Galera, que no por Jess, a viajes por una cantería de mundos tan compleja como la de Trece Tronos, su nueva e increíble saga.

Finalmente me pongo en modo Literazzi (paparazzi literaria) y le incrusto a la señorita Galera la alcachofa-micrófono hasta la campanilla:

P: Buenos días Jessica comenzamos por tus inicios. ¿Cómo fue tu primer contacto con la Literatura de Fantasía?

R: Yo empecé a leer en la adolescencia y mi primer contacto fue con La Historia Interminable. De pequeña había visto la película y luego, leer el libro fue todo un descubrimiento. Por esa época le daba a los clásicos por una colección de estos que a mis padres les regalaron pero entrar en el mundo de Michael Ende fue otra cosa. Y desde ahí hasta hoy.

(Aquí la entrevistadora pone cara de poker, porque aunque el libro de Ende es de lo mejor que ha leído, la película le parece lo que vulgarmente se llama un truño de los épicos, pero prosigue impasible el ademán)

P: ¿Piensas que te influye algún autor de los considerados Grandes del Género?

R: Yo creo que nos influyen todos los autores que leemos, en una u otra medida, sean grandes o no. De todos te empapas de algo, coges lo mejor, aprendes. Y luego tienes que buscar tu propio estilo, tu propia voz, ser tú.

P: ¿Sabes Jessica? Siempre he creído que tienes pequeñas pinceladas del estilo de Sarah J. Maas e Ilona Andrews, pero es cierto que eres muy particular, especialmente en la manera de tratar los romances sin distinción de géneros. Dinos, ¿hiciste algún intento fallido antes de publicar tu primer libro?

R: El primer libro que escribí lo publiqué. Es ‘La Última Alianza’. Por aquel entonces (2009) fue en régimen de coedición, un tochete de 700 páginas. Tiempo después, rescindí contrato con la editorial y lo autopubliqué en dos volúmenes: ‘La Profecía’ y ‘El Último Rey’. Antes jamás me había propuesto escribir y mucho menos publicar. Era algo que me gustaba y no se me daba mal del todo en el colegio, pero jamás me planteé nada más allá.

P: Y ahora eres una autora muy prolífica con decenas de libros autopublicados. Tu cantería de mundos es compleja y variadísima. ¿Puedes hablarnos un poco del proceso de creación? ¿Es intuitivo, según surge o lo has imaginado antes?

R: Yo soy muy brújula escribiendo, aunque como me gustan las sagas largas, cada vez me toca más hacer de mapa para intentar que no queden cabos sueltos y que toda la trama que se abre, se termine cerrando. Con los mundos me pasa algo parecido. A medida que la historia va necesitando nuevas ciudades, reinos o tierras los voy creando sobre la marcha, pero luego, a medida que la historia crece, sí va tocando sentarse y reagrupar un poco, hacerse el mapa y estructurarlo.

P: ¿Tienes claro algún proyecto a futuro? (La Eremita ríe para sí misma, pues sabe que Jessica es un proyecto andante, no para de idear)

R: ¡Si fuera solo uno! Habitualmente mientras escribo una novela me bullen mil ideas para otras tantas más en la cabeza. En esta ocasión se da todo en el Universo Trece Tronos. Después de haberle puesto punto y final a la saga principal, me quedan por delante seis volúmenes más. Por lo pronto ni puedo ni quiero salir de este mundo. Tampoco me puedo imaginar ahora mismo escribiendo otra cosa.

Damos las gracias por su tiempo a Jessica Galera Andreu, La Jess, no sin que antes nos deje 10 ejemplares digitales de Dryadalis, el primero de la saga Trece Tronos, como regalo para los lectores del Redondal, que estoy segura os va a encantar.

Los enviaremos por correo en el formato que nos indiquéis a los primeros 10 que comenten este artículo con su mail (no es para spam, no os enviaremos nada más allá del libro a no ser que os suscribáis al blog).

Si viajáis a Noctia, manteneos alejados de la Via Negra.

Nos leemos el Miércoles que viene con otra entrevista que estamos preparando.

HABLEMOS DE FANTASIA CON RUBÉN H. ERNAND

Tengo que confesaros dos cosas:

La primera es que para inaugurar esta nueva sección de entrevistas y colaboraciones Desde El Redondal, he abusado de la confianza de dos buenos amigos y grandes autores indies, sacándoles de sus conversaciones con Calíope, Clio, o cualquier otra de las musas que les inspiren, y casi obligándoles a venir a charlar con esta mortal y por tanto con vosotros.

La segunda es que, no contenta con distraerles ¡Me he atrevido a pedirles que nos hagan un regalazo! Pero para saber qué es, tendréis que llegar al final del artículo; ya se sabe que nadie da duros a peseta – ya chicos, qué queréis que os cuente, hoy se diría euros a céntimo pero, qué narices, queda más literario a la antigua usanza –

Hoy viene al Redondal Rubén H. Ernand, autor de la saga Grimdark El Trastorno de Elaranne, de dos de cuyos libros, La Primavera Ausente y La Corona Marchita ya os he hablado, pues me parecieron soberbios y a la altura de los autores consagrados.

Rubén nació en Canarias, aunque no reside allí en la actualidad. Por alguna razón ha decidido venirse a vivir entre godos. Estudió Filología Inglesa, y él dice que empieza a ser madurito. No pongo su edad no vaya a ser que me retire el saludo, que nos ha salido coqueto cual señorita victoriana (ahora me lo retira seguro). Claro que eso lo dice él que es escritor y vive de inventarse historias; mejor creedme a mi cuando afirmo que no es cierto.

Y aunque con tales antecedentes nos preguntemos aquello de ¿Qué hace un chico como tú en un sitio como éste?, escribiendo largas horas de su vida en vez de andar con su chica, a la que martiriza teniéndola como lectora beta, de copas (sé de sobra que no es un martirio para ella), nuestro lector egoísta de fantasía no puede hacer otra cosa que dar palmas con las orejas visto el resultado.

Dicho lo cual, La Eremita se pone en modo reportera literazzi (literario – paparazzi), de las pesadas, de esas que meten la alcachofa-micrófono en la boca del que quieren que hable, e inicia la ronda de preguntas. Rubén, hablemos de eso que nos apasiona a ambos, de Fantasía:

P: Dinos ¿Cómo fué tu primer contacto con la Literatura de Fantasía?

R: Debía de tener unos diez años, tengo memoria de mosquito, cuando una de mis hermanas compró el primer libro de la saga El señor del tiempo de Louise Cooper en aquella cosa maravillosa, que todos los lectores de este país usábamos en los años 80/90, llamada Círculo de Lectores. Flipé muchísimo con lo que estaba leyendo. Warps, magos, gente con espadas, dioses y planos de conciencia superiores… ¿pero se puede escribir sobre estas cosas? Pues sí, se podía, y es lo que me gusta hacer ahora.

P: Vaya, parece que bloguera y escritor nos iniciamos casi con la misma saga. Se lo contaba hace poco a Tes, de La Bestia Lectora. Parece que El Iniciado, primer libro de la trilogía, tiene algún hechizo en su nombre y llama a más iniciados. Para los que nos leen, un warp en la saga de Louise Cooper es un tornado que se lleva a la gente por delante dejándola en otros lugares más o menos deseados. ¿Piensas que te influye algún autor de los considerados Grandes del género?

R: Siempre te influye algún autor, sea grande o no, porque escribir es interiorizar y hacer tuyo lo que has leído (y vivido, pero esa es otra historia). En mi caso, siempre digo que mis mayores influencias son Abercrombie, Tad Williams, Robert Jordan, David Eddings y, por que no, la propia Louise Cooper.

P: Permíteme indicar a nuestros lectores que en la Sección Cazamundos hay un índice de autores de fantasía con los links a la wiki, donde pueden consultar la obra de los escritores que mencionas con un solo click, si desean saber más. Siempre digo que los autores de fantasía sois como pequeños dioses creadores; ¿Puedes hablarnos un poco del proceso de creación de tus mundos? ¿Es intuitiva esa cantería de mundos, según surge o lo has imaginado antes? ¿Qué puedes decirnos?

R: En mi caso es una mezcla de ambas. Antes de ponerme a escribir diseño las líneas maestras del mundo en el que va a desarrollarse. Hay que sentarse y contestar a unas cuantas preguntas: ¿Cómo es físicamente el mundo? ¿Qué cosas han ocurrido de importancia? ¿Quiénes lo pueblan? ¿Qué creencias y culturas tienen esos moradores? ¿Cuáles son las formas de gobierno que tienen? Y así hasta agotar todos los pronombres interrogativos xD. Después, mientras voy escribiendo la historia me centro en los detalles que necesito según las necesidades de la historia. Es decir, voy de lo macro a lo micro. En general, es un proceso intuitivo en general, pero hay que sentarse muchas veces e imaginar opciones y las ramificaciones que puedan tener para la historia que quieres contar.

P: Tenemos tus dos libros publicados en la mano ¿Tienes claro algún otro proyecto a futuro?

R: Hoy por hoy, estoy centrado en acabar la saga que constará de 4 volúmenes más un spin-off.

P: Yo los espero con impaciencia, y seguro que quienes nos estén leyendo y “te prueben” se unirán a mí. Por último ¿Porqué te decidiste por la autopublicación en vez de por los canales “tradicionales”?

R: Porque creía que era lo que me proporcionaba más control sobre mi obra y lo que me dejaba más tiempo para escribir. Creo que también es una forma de estar más en contacto con tus lectores, los precios son más ajustados y hay herramientas, como Kindle Unlimited, que benefician muchísimo al lector. Y, por supuesto, soy de los que creen que ser autopublicado es una decisión personal y no implica que seas mejor o peor que un autor que ha publicado con una editorial tradicional. Al final lo importante es hacer lo mejor posible tu trabajo y respetar a los que van a leerte.

No te robamos más tiempo Rubén. Esperamos ansiosos el tercer libro de El Trastorno de Elaranne que sabemos está a punto de salir del horno. Gracias y sabes que esta es tu casa.

Y bueno gente, aquí va la sorpresa: Rubén nos ha dejado 10 ejemplares digitales del primer libro de la saga, La Primavera Ausente, para que lo regalemos enviándolo por mail a las 10 primeras personas que comenten este artículo contestando correctamente lo siguiente:

¿Puedes decirnos un personaje de la saga de Libros o serie de TV Juego de Tronos de George RR Martin indicando la Casa a la que pertenece si la tiene? Comentad con la respuesta, un mail de contacto y si preferís formato MOBI (para Kindle) o EPUB y a los 10 primeros que contestéis correctamente os haremos llegar un ejemplar en los próximos días.

Los no afortunados o más tardones, os recuerdo que lo tenéis gratuitamente en préstamo en Kindle Unlimited, o podéis comprarlo por apenas 2,99 Euros.

Si estáis interesados en saber más de Rubén H. Ernand, podéis encontrarle en su página web.

Volvemos a vernos el próximo Miércoles en esta sección. Id por la sombra que se derriten las piedras.

BAJO EL CIELO DE BERLIN – CARMEN SERENO

El calor insano que está apretando en este Junio madrileño invita a perderse por latitudes más frescas. Y como entre bichos pandémicos y carteras achuchadas no podemos permitirnos tomar aviones, trenes o barcos, siempre nos queda el recurso de los libros que nos hacen viajar tan lejos como el autor, en connivencia con el lector, quiera llevarnos. Y encima decidimos si queremos un viaje de aventura, romántico, fantástico… todo un chollo vamos.

Yo he elegido perderme con Carmen Sereno como guía, por Berlín y asomos de Estambul. Ya viajamos con ella, si recordáis, por Estocolmo y Wellington.

Lo que nos propone la autora en esta ocasión es conocer ese Berlín vivido por un alemán de ascendencia turca, Kriminalinspektor de la BKA, Jamal Birkan, y una enfermera alemana con cara de ángel, Nina Haas. Además, están muy buenos. Como siempre con Carmen. No os digo más que como aliciente, Herr Birkan es exactamente Can Yaman. Y mira que yo quería imaginarme a mi Serkan Cayoglu, pero ella no me deja. Su descripción del personaje lo hace imposible, y ves al actor turco como Jamal Birkan sin poder conceder otra licencia a tu imaginación. Pero oigan, si todas las obligaciones imaginativas son así, que me obliguen mucho que me dejo. Ay Allah Allah, qué calor.

Con un hilo argumental lamentablemente muy actual, pues gira en torno a la investigación de una serie de asesinatos racistas de ciudadanos de origen turco afincados en Alemania por parte de neonazis, recorreremos Kreuzberg, Charlottenburg, parte del antiguo Muro, Alexanderplatz, y otros lugares emblemáticos de Berlín. Todo ello mientras vivimos el incipiente romance entre el policía y la enfermera, que si bien es parte fundamental de la trama, no lo es todo, pues conocer la problemática social que plantea la autora y llegar a incriminar a los asesinos, que se conocen desde casi el principio, pero son difíciles de incriminar y cazar, es la trama en si misma.

Estamos ante una mezcla sorprendente de novela negra y romántica, pues tiene todos los ingredientes de crítica social, estructura policial y criminal bien estamentada e historia de amor que posibilita su inclusión en ambos géneros sin ningún género de dudas. Un libro que no decepcionaría a los detractores del romance. Os lo aseguro.

Lo dije y lo repito: la señora Sereno no me decepciona. Entretiene, pues aunque se mete en ciertos berenjenales que podrían hacer demasiado densa su novela, no es el caso, ya que aunque trata ciertos temas someramente se nota la labor de investigación y quedan reflejados en su justo punto. De hacerlo más en profundidad sería otro género. Apuesta segura en mis lecturas. Leedla. Si os place claro.

«¿Cómo puede volar un ángel cuando tiene las alas rotas?» Berlín, año 2015. El inspector Jamal Birkan se enfrenta al caso que cambiará su vida. Durante la investigación de unos asesinatos a ciudadanos turcos en la capital alemana, conoce por casualidad a Nina, una bella enfermera de rasgos angelicales por la que se siente poderosamente atraído. Sin embargo, la joven está relacionada con el caso, y Jamal deberá luchar con todas sus fuerzas contra esa atracción prohibida. ¿Serán capaces Nina y Jamal de mantener las distancias o se lanzarán al abismo sin mirar atrás? Un thriller romántico con sabor a Turquía de la autora ganadora del Premio Chic

Sinopsis. Bajo El Cielo de Berlín. Carmen Sereno
  • Editorial ‏ : ‎ Chic; N.º 1 edición (26 mayo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 496 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8417972501
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8417972509
  • Peso del producto ‏ : ‎ 550 g
  • Dimensiones ‏ : ‎ 15 x 3 x 23 cm
  • Version Papel https://amzn.to/3xsynUx
  • ASIN ‏ : ‎ B0953CSK27
  • Editorial ‏ : ‎ Chic Editorial; N.º 1 edición (26 mayo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 1901 KB
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Lector de pantalla ‏ : ‎ Compatibles
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 438 páginas
  • Version ebook https://amzn.to/3vqRCfC

GENTE DE SIGNOS – INÉS GONZALEZ

Haced una pausa en la lectura de novelas de ritmo frenético. Dejad en paz al asesino y a su implacable perseguidor, al mago y a los monstruos con los que combate; regresad de esos mundos ignotos… que los amantes se amen sin el voyeur que los contempla allende las páginas… Y leed. Sólo por el placer de paladear las palabras, las frases, los párrafos, las páginas… por apreciar cuando un texto tiene la métrica exacta, la simétrica belleza de un cuadro o la melódica cadencia de una sinfonía…

Eso nos da Inés Gonzalez en su Gente de signos, la armonía del lenguaje en 84 páginas con relatos cortos de toda índole, en los que lo que menos importa es lo que cuenta sino cómo lo cuenta.

Leer este librito participante en el Pla 2021 ha sido para mi como saborear una copa de vino Gran Reserva entre crianzas y reservas (que están bien, pero un lujo al año no hace daño)

Es Leer Por Amor al Arte.

Los signos son consustanciales a la humanidad. Los personajes de este libro son víctimas, obsesos o partícipes de ese universo. Caen en la trampa de las palabras, los números, las imágenes, las notas musicales u otras señales. Se reconocerán en estos relatos los escritores, los que imaginan, los que se hacen preguntas y los que gustan de sumergirse en las ficciones un poco extrañas. Este libro obtuvo mención honorífica única en la Bienal Ramos Sucre del año 2011.

Gente de Signos

LO QUE VIENE: TRIO DE ASAS

Antiguamente se diría Ases, pero a ver si me va a pillar la Montero en un renuncio, se chiva al Coletas y mi centrista convencida alma acaba perdida en el Valle de los Caídos por designio de la ministra, ministro o ministre. Y va a ser que no, que los dos ángeles de entrada en la basílica con los dos espadones me daban un yuyu considerable. Siempre los pasaba corriendo y sin mirar, no fueran a cobrar vida como en las Leyendas de Bécquer… Si hay que decir asas pues se dice.

Siempre me quedaría recurrir a la jovencita pelirroja, pero la he escuchado hablar a la muchacha, y aunque la oratoria hubiera podido venirle de cuna se ve que se ha saltado una generación. Será que el material de la nueva chaqueta paterna perjudicó la trasmisión genética. Quien quiera entender que entienda que diría Lope.

En fin, vamos al lío. Una escritora de fantasía cuyo libro tengo pendiente para cuando me de la cabeza (Alia Salazar. El Ocaso del Sol) me comentó que en mi estado actual era mejor retomar lecturas de mi época infantil o juvenil. Un buen consejo que iba a seguir. Pero al reanudar mi cibervida social aprendí que tres de mis escritoras favoritas, que me han hecho pasar ratos increíbles leyéndolas, habían publicado. Consciente de que son apuestas seguras, serán mis próximas lecturas.

Podría haberlos leído y hecho directamente las reseñas. Pero decidí que igual queréis compartir conmigo el tiempo de lectura y me atrevo a recomendarlas a ciegas, porque se que no me/nos va/n a defraudar. Así confío en ellas.

Jessica Galera concluye la Saga Trece Tronos con Uilmel. Un lujazo reencontrarnos con Adrien, Res, June, Eugene, y tantos otros:

“El tatuaje élfico es una marca destinada a que los amantes que se la trazan se reencuentren en otra vida, una y otra vez. Pero entre los trazos de su tinta se ocultan ancestrales secretos, ecos de leyendas olvidadas por el paso implacable del tiempo.

Y el Uilmel es, precisamente, la única esperanza para Adrien y Resryon. Elegir el paso adecuado, sin embargo, en mitad de la tensión existente se convierte en todo un desafío en el que cualquier mínimo error puede desencadenar el conflicto.

Oscuras fuerzas reclaman su lugar en el Imperio de la Noche y también en las tierras de la luz. Las piezas se preparan para la batalla más antigua del mundo, llegada desde la última puerta.

¿Será el amor suficiente para detenerla? ¿Lo será para afrontarla?

“Esta es la historia de un dios oscuro que se enamoró de la luz”.

Jessica Galera. Uilmel

Disponible en Amazon

Ana Lena Rivera vuelve con Gracia Sansebastián, la detective que nos atrapó en las dos entregas anteriores, con Los muertos no saben nadar.

“La tercera novela de la autora de Lo que callan los muertos, ambientada entre Oviedo y Gijón. Una nueva investigación de Gracia San Sebastián, que ahora colabora con la policía.

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus tesoros. El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.”

Ana Lena Rivera. Los muertos no saben nadar

Disponible en Amazon y Maeva Noir

El 26 de Mayo podremos viajar a Berlín con Carmen Sereno. Con ella fuimos a Estocolmo y a Nueva Zelanda. De la mano de la Editorial Chic/Principal de libros podremos vivir una historia de amor con mucho sabor a delicias turcas. No os puedo avanzar mucho más, pero si deciros que leer a Carmen no es solo leer romántica. Berlín bien vale sus páginas.

Disponible 26 de Mayo 2021

Y eso, que a la próxima, reseñitas y tal. Pero fiaros de mi que estas “asas” gustan seguro

HERCAI: ¡QUÉ MALA MÁS BUENA!

Hace tanto, tanto, que casi ni recuerdo cómo usar este editor de wordpress, pero vamos a ponernos la memoria en automático y a ver qué pasa. No se muy bien si disculparme por la ausencia o continuar con el “Decíamos ayer…” de Fray Luis de León al retomar su cátedra tras años encarcelado.

Opto por esa opción, que la vida ahoga y hace que una se quede de vez en cuando sin palabras. Cuando vuelven a fluir, se rehabla y listo.

¿Y qué es lo que he hecho en mi tiempo de silencio? El mío, no el de Martín Santos (En eso no he cambiado, no podía dejar de soltar alguna perlita de cultureta literaria trasnochada hasta cuando hablo de entretenimiento de medio pelo, qué le vamos a hacer) Pues me he empachado a series turcas, descubriendo que algunas son bastante buenas, además de la ración de vista de esos nuevos galanes mezcla de macho alfa con metrosexual que a una, bueno, a casi todas, nos alegran un poco la visión de la vida.

Entre tantas, tengo que recomendaros ver Hercai. Vale que es un poco lenta y repetitiva, como todas estas series, pero la historia, la escenografía, los personajes, la realización, etc, son sencillamente brillantes. Y si sois amantes de los viajes y las tradiciones, vais a quedar más que encantados conociendo Mardin y sus anacrónicas costumbres en la Turquía profunda en pleno siglo XXI.

Hercai​ está basada en una novela escrita por Sümeyye Koç, una escritora turca nacida en AnkaraTurquía en el año 1995. El título, que en español se traduce como “orgullo”, se debe al trasfondo de la historia y a la sinopsis, “una historia de amor imposible iniciada por la venganza” pero también significa amapola, por una historia en la que dos flores se enamoran en primavera.

En Mardin, hay dos familias enfrentadas en una vendetta, los Aslanbey y los Sadoglu. El nieto de la cabeza de familia Azize Aslanbey, enamora a la nieta del cabecilla de los Sadoglu, Nassuh, llevándola a un matrimonio falso y abandonándola tras la noche de bodas habiéndole “robado la honra” (Dios es tan, tan Bernarda Alba en ocasiones…). Así se inicia la vendetta de Azize Aslanbei, la mala malísima (os lo juro, nunca he visto una mala tan mala, es la piel del diablo, una de las mejores malas que he visto en mi vida, sin piedad, sin compasión, sin corazón… una maravilla de mala), pues uno de los Sadoglu, Hazar, habría matado a uno de sus hijos en el pasado.

Así se desarrolla la serie, con una preciosa historia de amor entre Reyyan de los Sadoglu y Miran de los Aslanbey, cual Romeo y Julieta con pistolas y a lo mafia turca, sorpresas a cada minuto, paisajes increíbles, descripción de tradiciones, acción sin respiración y miradas turcas. Porque algo que he descubierto es la capacidad de los actores turcos para expresar con la mirada. Flípolo, os lo juro. Esos primeros planos de los ojos expresando emociones te roban el aliento. Aunque confieso que me pregunto qué presupuesto gastarán en cebollas o colirios, pues las lágrimas son constantes. Las de ellos. En nosotros se queda en esa sensación de cuando vas a llorar pero no, o en mirar hipnotizados esos ojos increíbles. De todos. Además la teatralidad de la serie es notable. A veces sientes que estás en un patio de butacas de una sala esperando ver caer el telón.

En fin, que la serie tiene 3 temporadas, la tercera inacabada aún, la podéis ver en Nova TDT y no se si en netflix. Y que no os la perdáis. Al menos un par de capitulitos.

Y bueno, volveré a empezar a leer. Si, llevo meses sin leer nada trascendente, ni tan siquiera bueno. Ya me pongo a ello. Bienhallados. Para la ficha de la serie os dejo el enlace en la wiki.

NEIMHAIM, LA ESTRELLA POLAR DE LA FANTASÍA ESPAÑOLA

Hace no mucho hice una de esas socorridas listas de las mejores X (inserte aquí la variable que se desea) del año, tan típicas de la última semana de cualquier diciembre. En mi caso, la lista versaba sobre mis tres mejores lecturas de 2020. La novela que ganó el oro no fue otra que El azor y los cuervos, segundo volumen de la saga de fantasía Neimhaim. La disputa se dirimía entre los veinticinco libros que pude leer durante el año pasado. No son muchos, lo sé. Por desgracia no puedo leer tanto como quisiera durante el año ya que tengo la fea costumbre de trabajar demasiadas horas, escribir mis propias novelas, pasar tiempo con mi familia y atender mil obligaciones que hacen que apenas recuerde qué es eso de tener quince minutos desocupados. Pero ya os digo que si hubiese leído cien novelas, probablemente el primer puesto no hubiese variado. El azor y los cuervos me devolvió esa añorada ilusión por leer una saga de fantasía que no sentía desde que leía los primeros volúmenes de CdHyF.

Todo eso, sumado al vudú que La Eremita, transformada en la sádica Erzulie, me practicó como incentivo para que escribiese, me ha llevado a querer compartir con vosotros las claves de esta saga de fantasía nórdica, como es definida en su página web. ¿Por qué nórdica? La cantería de mundos (también conocida como worldbuilding si no amáis el idioma de Cervantes 😋) de esta saga, su ambientación y temática está unida estrechamente a los mitos escandinavos. Y digo bien, escandinavos, porque la autora no sólo se inspira en dicha mitología, sino que la adapta para sus novelas, con los cambios necesarios. Así pues, veremos los nueve mundos y conoceremos a algunos de los Altos (como son conocidos los aesir entre las gentes de Neimhaim): Odín, Thor, Hela o Tyr. No son estos, ni mucho menos, los únicos elementos tomados de las eddas o inspirados por ellas. Y, no obstante, la autora incorpora su propio sello personal, matices y grandes diferencias que consiguen que el mundo de Neimhaim encuentre su propio camino y se sienta diferente a los mitos que todos conocemos.

A mí me ponen un Árbol de la Vida milenario en una novela y ya me compran 😍

Sí, amigos. Neimhaim se ha convertido para mí en la estrella Polaris, en el norte magnético, en el nuevo patrón con el que medirse y en la referencia a la que tomar como inspiración para decidir si una obra de fantasía escrita en España es buena, mala o regular. Es un listón, colocado a mucha altura, para motivarse a la hora de saltar. Quizá perdamos los dientes en el intento, pero sonreiremos igualmente tras levantarnos (previo paso por la clínica dental, claro). Si Aranzazu Serrano ha podido, los demás debemos, al menos, intentarlo al grito de: ¡Por la fantasía!

Quizá os estéis preguntando de qué va Neimhaim. Lo primero que hay que decir es que la saga estará compuesta por cinco volúmenes, de los cuales hay dos ya publicados, y que cada uno pretende ser, más o menos, autoconclusivo. Nos contará la historia de dos pueblos muy diferentes, entre los que no existe otra cosa que no sea desconfianza, pero que por azares del destino deben unirse para sobrevivir. Neimhaim pretende ser la crónica de esa unión, que tiene como potencial dar una suma mucho mayor que el valor de ambas partes, y de los avatares que deberán recorrer los distintos personajes para fomentarla u obstaculizarla. También nos contará la historia de un linaje profetizado, el de los primeros reyes de ambos pueblos, y de sus descendientes. Hasta llegar al quinto de ellos, ya que entonces otra profecía cuenta que el pasado volverá a repetirse y cierto dios de corazón helado reaparecerá…

¿Por qué recomiendo Neimhaim a todo amante de la fantasía que se precie? Evidentemente, por su calidad, en todos los aspectos. La edición en papel está cuidadísima. Las ilustraciones son maravillosas. Y el estilo de Aranzazu es una gozada. Si en el primer volumen ya era bueno, en el segundo se supera. Y lo mismo reza para cualquier otro aspecto. El primer libro me pareció notable, pero con algunas partes más “de relleno”. El ritmo no era perfecto, pero eso no desmerecía al libro. En la segunda parte no hay nada que sobre y eso, en un libro que ronda las 800 páginas, no es nada fácil de conseguir. Porque a la vista de esta progresión, y salvo desastre mayúsculo, auguro que el resto de la saga estará a un nivel magistral, similar a la de cualquiera de los grandes de la fantasía. Porque la historia que cuenta es compleja, interesante y adulta. Aranzazu no se corta en narrar lo feo y lo bello, la sangre y el sexo, lo mezquino y lo desinteresado; todo tiene cabida en estos libros ya que todo tiene cabida en el género humano. También lo recomiendo por sus personajes: hay muchos, pero todos son complejos y poseen matices. Y hay varios que te van a encandilar, seguro, porque son espectaculares y se alejan del arquetipo del héroe de literatura fantástica.

¿Y qué decir de sus temas? Son universales, así que encontraremos el amor, la incomprensión, las relaciones entre padres e hijos, la lucha entre la modernidad y la tradición, la venganza… Pero el hilo conductor y tema principal de la saga es, sin duda, que no somos tan diferentes como creemos y que debemos aceptar al otro. Y eso, para un pueblo que se asemeja tanto al vikingo, al que todos tenemos por violento y rudo, puede ser un mensaje muy potente.

Kirk Douglas no sólo fue Espartaco, sino también Einar en los años 50. Nada más y nada menos que el hijo bastardo de Ragnar Lodbrok. Me quedo muerta 😱😂

No es una razón para leerlo, per se, pero creo que hay que ponerlo de relieve: Neimhaim es una obra escrita en España. Yo defiendo que todo el mundo lea lo que le apetezca y detesto el corporativismo, pero que una obra de tanta calidad se escriba en este país, es digno de mención, de elogio y de apoyo. Porque eso nos da una pizca de esperanza a los que escribimos fantasía y creemos que aquí podemos hacerlo tan bien como allá. Neimhaim tiene ese aire que tienen las grandes obras de fantasía, ese que te impide precisar dónde se ha escrito o quién estaba tecleando (sin perjuicio para tener un estilo propio y reconocible). No es falta de personalidad, sino una prueba de la universalidad de la propia obra.

En estos momentos, la autora se encuentra inmersa en la escritura del tercer volumen, por lo que hablar de fechas para la finalización de la saga no tiene sentido. Siempre digo que en sagas tan largas, y en general en cualquier aspecto de la vida, hay que procurar disfrutar del camino y no de la meta. Algo curioso, que me hizo identificarme en su momento con la autora y la saga, es que Neimhaim tardó 22 años en gestarse hasta la publicación del primer libro. En mi caso, sólo fueron 19, pero me sentí un poco menos solo al ver que no era el único que tardaba lustros en escribir y publicar el primer libro de una saga xD. Y sí, ya sé que Sanderson se avergüenza de mí, pero es lo que hay. I regret nothing 😎.

Y, sin más, me despido, Espero que esta pequeña incursión por las frías tierras de Neimhaim os haya resultado interesante y que no os haga acordaros de cierta borrasca de nombre curioso. Como persona nacida en una tierra de clima subtropical, soy de los que piensan que la nieve, mejor en las montañas y en la helada Karajard 😁.

SAGA TRECE TRONOS VI: ARKANAI – JESSICA GALERA

Trece tronos ha vuelto con su sexta entrega, Arkanai, para mover nuestros cimientos junto con los de Noctis y Luzaria. Si os apetece una lectura que no os permita ni un segundo de respiro, ni parar porque todo es tan intenso, tan veloz, que tenéis la imperiosa necesidad de saber qué ocurre de inmediato, pasando páginas diciéndoos “venga, esta es la última, mañana sigo”, pero no podéis evitar devorar una y otra y otra hasta acabarlo… y después de hacerlo os quedáis con la sensación de ¿ya? bueno ¿y ahora?… para después pensar que queréis el siguiente para ayer, tenéis que leer esta saga.

No os apuréis, Jessica es una autora rápida en sus entregas, no os dejará en vilo demasiado tiempo. Y a pesar de que son ya cinco libros, aún tenemos mucho que explorar en el mundo conformado por Luzaria, Noctis, y ahora Necron.

La saga tiene ya cinco libros publicados. Buceando un poquito en el blog podéis encontrar reseñas de los cuatro primeros. Falta uno, Leggion, que es una precuela y a la vez aclara aspectos de Arkanai, aunque os confieso que no lo he leído aún y he podido seguir perfectamente el hilo. El orden que recomienda Jessica es:

1.- Dryadalis

2.- Reo

3.- Praes

4.- Kaisar

5.- Leggion

6.- Arkanai

Si en Kaisar pensábamos que la maldición de Caronte había llegado a su fin, el muro que dividía Luzaría y Noctis había caído y Adrien y Res, June y Elain podrían vivir su amor en paz, estábamos bien equivocados… pero dejo que Jessica os resuma el argumento antes de arriesgarme a hacer algún spoiler indeseado contándooslo yo:

Entre las ruinas de la antigua catedral élfica, June encuentra una vieja moneda dorada que encierra la rúbrica de un pacto ancestral. Y es que, a pesar de ser distinta a las trece que protagonizaron sus más recurrentes pesadillas en los últimos meses, no le cuesta reconocerla: es un arkanai, las monedas que sellan los pactos alcanzados con Caronte. Si la moneda sigue allí, en Luzaria, es porque uno de ellos aún no se ha saldado.

​Cuando Adrien se entera, decide no contarle nada a Resryon, cuya situación en Noctia es más que complicada: no todas las terras están dispuestas a olvidar y firmar tratados de paz, y el miedo a una nueva guerra se convierte en un fantasma que planea sobre las cabezas del propio Res, Anven y Elain.

Sin embargo, los secretos serán imposibles de contener cuando los elfos antiguos lleguen a Luzaria dispuestos a poner en jaque a aquella que los desafió: la reina Lada, cuyo amor por el rey brujo Laubrok podría desatar un nuevo desastre.

El pasado regresa con sorprendentes revelaciones y disyuntivas que pondrán a prueba a Resryon, obligado a tomar decisiones definitivas si desea que la historia recuerde a la Vakko de una forma distinta.

Ya os lo he avanzado: de nuevo la autora no nos da tregua. Dice que escribe de amores, que los hay, y a raudales, pero si esperáis que sean de los que os hacen salir corazoncitos rosas por los ojos, no la conocéis; serán corazones sí, pero con sangre, barro, y magia, mucha magia de todo tipo y color. Cada romance “galeriano” mueve guerras sin cuartel hasta convertirse más en una fantasía épica aderezada con romances no menos épicos y finales inesperados.

Y en esos romances guerreros, hay en Arkanai una sexualidad más explícita que en anteriores entregas, que nos deja cosas como ésta que voy a citaros, porque ha encantado mi espíritu guerrero, con un grado de erotismo que merece la pena leer:

—En esta mesa se han trazado mil estrategias de conquista. —El beso con el que pausó sus palabras fue lento, profundo, intenso, deslizando su lengua sobre la boca de Adrien mientras movía ligeramente la cadera sobre él. Las manos del lúzaro acariciaban sus costados, sintiendo que se derretía—. No podía evitar preguntarme —continuó susurrando— qué estrategia seguiría para conquistarte a ti, el imperio de tu cuerpo… y de tu alma.

Andreu, Jessica Galera. Arkanai : El Fin de la Dinastía (Trece Tronos) (Spanish Edition) (p. 320). Edición de Kindle.

Y yo, que ya estaba enamorada de la historia de Resryon y Adrien, me he derretido como el lúzaro, lo confieso. Pero no os confiéis, Jessica sigue poniendo a sus personajes en situaciones imposibles y a sus lectores con el alma en vilo sufriendo con ellos hasta el… ¿final?

No, no es el final. Aún nos quedan muchos Tronos por descubrir. No sobra ni uno. Falta.

Una última pista: no deis los amores por consolidados, las vidas por vivas ni las muertes por muertas ¿o si?…

Y una nota para todos los escritores de fantasía: ¿Queréis dejar de enloquecerme con los puñeteros elfos? ¿Son bien o son mal? ¿En qué quedamos? Unos hacéis que los ame, otros que los odie… Y encima la maldita cancioncita navideña esa de “Si tú tambien la cantas eres….” Pero después de leer Arkanai, aunque no pueda evitar cantarla cuando la oigo, no, no, no soy elfooooo (a menos que sea como mi Eugenne, mi personaje favorito de toda la saga)

Links de descarga : Formato mobi amazon Formato papel tapa blanda Y por supuesto la teneis disponible en kindle unlimited.

  • ASIN : B08R31VGZB
  • Idioma: : Español
  • Tamaño del archivo : 6084 KB
  • Uso simultáneo de dispositivos : Sin límite
  • Texto a voz : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 583 páginas
  • En Papel:
  • ASIN : B08R4K61F1
  • Editorial : Independently published (20 diciembre 2020)
  • Idioma: : Español
  • Tapa blanda : 670 páginas
  • ISBN-13 : 979-8583843787

LOS BRIDGERTON O LA PRECUELA PÓSTUMA DE GOSSIP GIRL

Yo me imagino que Shonda Rhimes andaba un día leyendo tranquilamente a Julia Quinn en su sofá de florecitas, y de pronto levanta la cabeza a la tele que tiene así como de fondo, porque le llama la atención una reposición de Gossip Girl.

Ella, que para diva de las series de TV (Soy acérrima de Anatomía de Grey, lo reconozco), va y se dice:

  • ¿Qué? ¿Que esto de los cotilleos de una anónima que pone a parir a todo bicho viviente mientras vista de Channel o Armani y lleve bolsos de Louis Vuitton tiene éxito? ¿Cómo es que a mi, con lo shondísima que soy, no se me ha ocurrido?… Apartaos que voy.

Y claro, no es por no ir, pero ir para nada es tontería, así es que va y nos hace una serie no de señoritingos nuevos ricos americanos, por muy descendientes del Mayflower que sean. Ella tiene que ir a lo más mejor, o sea, a lo más rancio de la nobleza inglesa, o sea, Cayetana, te lo juro por Snoopy. Encima está leyendo esa novelita georgiana cuya serie es todo un best seller en romántica.

Pues dicho y hecho. Se marca una serie de señoritas previctorianas en edad de cazar un buen partido en los salones de Almack´s, protagonizada por una Daphne muy english rose y un pedazo de Duque atormentado, millonario, canalla de los de “a mi no me cazas pero caigo el primero de cabeza” tan arquetípico de estas novelas, que encima es un mulato a la caribeña que se os caen… los palos del sombrajo, a ver qué pensábais que iba a poner (pues lo pensáis bien, pero no queda adecuado escribirlo tan claro ¿no?). Y la Gossip Girl que en este caso escribe como  Lady Whistledown nos cuenta todos los dimes y diretes en una gacetilla que la Alta Sociedad Londinense admira y denosta a partes iguales.

Y además, como ella, ya os lo he dicho, es shondísima de la muerte, va y me pone una reina Carlota negra – Ay, me encantaría ver a Su Graciosa Majestad la veteranísima Isabel II, la inglesa inmortal, con lo que sufrió ella con la parentela de la Megan, la de su Harry, ver la serie en el Buckingham Palace, os lo juro, por Snoopy o por lo que queráis – Y gran parte de la rancia y albina nobleza inglesa, lo mismo. Que no tengo nada en contra, pero yo me planteo hacer una versión de Raíces con un Kunta Kinte más noruego que el de Vikings. A ver qué pasa. Ya os lo digo yo: que acabo entre rejas porque no me llamo Shonda Rimes.

A pesar de todo, funciona. Es entretenida, bien ambientada, tonos de bronceado dermatológico aparte (que hasta lo olvidas), y con un enredo digno de Mucho ruido y pocas nueces del so british Shakespeare – Ved la versión de Kenneth Branagh y Emma Thompson. Es buenisísima – .

Que me ha gustado vaya, que un par de tardes entretenidas haciendo un minimaratón pasas. Veré la segunda temporada. Shonda es Shonda hasta cuando se britaniza a su shondísima manera. Ocho capítulos muy, muy amenos. Ah, está en Netflix.

Pero no, no es ni de lejos Downtown Abbey, ni Arriba y Abajo. Es una Very American England.

Ficha de Sensacine para argumento y reparto

encontré un tesoro: COLECCIONES DE OBRAS MAESTRAS POR MENOS DE 1 EURO en amazon

Buena noticia empezar el año. Seguro que muchos de vosotros ya lo sabíais pero resulta que yo me lo acabo de encontrar y ardo en deseos de compartirlo porque me parece increíble: He encontrado colecciones de obras maestras por menos de un euro en amazon. Formato Kindle claro.

Me ha dado la british vein y me he autoregalado una de Oscar Wilde. Y ganitas de Dickens y Balzac.

Eso si, no se muy bien cómo está la edición, ya os contaré. Os dejo enlaces por aquí para ahorraros el curro de buscar. Y si, confieso que si pilláis alguna por aquí igual le caen al blog mediocéntimos (céntimos enteros no creo dado que la cosa no llega a un euro en ningún caso, pero quién sabe, tacita a tacita igual me ayuda a pillar un hosting para esta casa redondalera).

De Nada. Que los disfrutéis con salud.

Y edito para aconsejaros encarecidamente que leáis los comentarios a esta entrada, que por lo visto no es oro todo lo que reluce

>> Colección integral de Jane Austen: Emma, Lady Susan, Mansfield Park, Orgullo y Prejuicio, Persuasión, Sentido y Sensibilidad, La abadía de Northanger Versión Kindle

>> Colección integral de Charles Dickens: Cuento de Navidad, David Copperfield, Grandes Esperanzas, Historias de Fantasmas, Oliver Twist, Historia en dos ciudades, El grillo del hogar Versión Kindle

>> Colección integral de Edgar Allan Poe: Cuentos y Poemas Versión Kindle (Esta cuesta 1,99 aviso)

>> Colección integral de Fiódor Dostoyevski Versión Kindle

>> Colección integral de León Tolstoi: Guerra y Paz, Ana Karenina, La muerte de Iván Ilich, Resurrección Versión Kindle

>> Obras de Honoré de Balzac: Biblioteca de Grandes Escritores Versión Kindle

>> Colección integral de Oscar Wilde Versión Kindle

Hay muchísimas más, como Shakespeare, Zola, Virginia Wolf, Stendhal… pero ya os dejo que las descubráis

FELIZ AÑO Y PRIMER AÑO

Mañana hace un año que Mico, como apoyo moral, y yo, empezábamos a dar nuestros primeros pasos Desde El Redondal, tras aquella fantástica iniciativa de Ana Kayena en Twitter, #Quierosertuautorinvisible. Recibir en mi casa el primer libro de Ana Lena Rivera a cambio de comentarlo en redes, y las palabras de Ana fueron el detonante para retomar un poco más en serio, si es que ésto tiene algo de serio, la forma de compartir las lecturas que me gustan en un blog.

Se me abrió un mundo. Presentaciones de libros, la blogosfera, interactuar con autores de tú a tú… verter mi pasión en una afición que me llena y me gusta compartir a mi manera, por si unas palabras en el ciberespacio ayudan a alguien a pasar momentos con ese placer indescriptible que es la lectura, mientras llenan los más difíciles de mi vida dándome una razón para volver a mirar el mundo con ilusión… Quería en suma, contar a la gente que incluso en los tiempos más aciagos, perderse en páginas que narran historias, que se convierten en un avión, barco o tren que te desplaza a lugares ignotos, que te cambian la piel de ciudadana media del siglo XXI por la de un pirata, un vampiro, un bárbaro, una guerrera o una indefensa damisela decimonónica, un presidente de República Bananera, una reina, una campesina, una asesina, una sufragista… y todo ello sin moverse del sitio cuando las circunstancias no te lo permiten, es un privilegio para el ser humano.

Item más, o sea, además dicho de manera redicha, valga la redundancia, he hecho amigos y conocidos con derecho a aprecio – a roce no, que, amén de no tener el ese pa muchos farolillos, estoy en esa etapa de mi vida en que me gratifica más llenar lo que se posa en la almohada que lo que se posa en el resto del colchón, que también, pero eso está bien servido gracias – Creo que enemigos no, o al menos mi cerebro no los ha registrado, con lo que me amparo en la felicidad de la inconsciencia.

Un inciso: Odio, absolutamente odio, toda palabra que para designar a los genitales femeninos contenga la letra ch. Ya veis. Maniática que es una.

Aunque… realmente si hubiera hablado podría haberlos hecho. Porque a fuer de sincera, no entiendo mucho el mundo del bloguerío. Veréis, es que a mi, eso de dar me gusta como un bot para conseguir interacciones, como que no va conmigo. Si tenéis un “me gusta” mío o un comentario, tened por seguro que lo he leído, me ha gustado, y si he comentado, algo me ha movido a hacerlo. Son de verdad. Al principio quise seguir la tendencia, pero en un tiempecito decidí que para ese viaje no necesitaba alforjas, que pesaban mucho y que prefería pocos y bien avenidos, calidad a cantidad.

Porque el objetivo de la muchedad es que te regalen libros a cambio de críticas. Y si algo he aprendido es que quiero seguir siendo libre, opinando sin condiciones. Podéis darme, pero no lo hagáis esperando recibir. Si algo no me gusta, no va a estar aquí, por mucho que sea caballo regalado. Le voy a mirar el diente. Quien quiera entender que entienda. Eso sí, cuando doy, doy desde las tripas, y es de verdad, como la española cuando besa, que ya no tengo edad para besar por frivolidad.

Otro inciso para decir que amo de verdad la riqueza del refranero español. Creo que este año le voy a dedicar una sección, que bien lo vale

También advierto que algo va a cambiar. Hasta ahora solo traía lo que me gustaba. Este año me planteo cambiar eso. Si no me gusta, os lo voy a contar, y os voy a decir por qué. Después vosotros decidís porque, salvo casos flagrantes de ineptitud, para gustos los colores.

Y hasta aquí hemos llegado. Esta Yo sin máscaras y en crudo quiere daros las gracias. Os nombraría uno por uno pero mi consabido despiste hará que me deje a alguien y, con lo sensibles que estáis cualquiera se arriesga, que si algo no soporto son los ofendiditos. Superior a mis fuerzas, a las pocas que me quedan oigan. Pero sabéis quienes sois. Se os quiere, de aquella eremita manera.

No os perdáis, que seguiré por aquí dando lo que pueda y más. A veces, hasta un poco de ingenio que sale de vez en cuando de la reserva de un agotado depósito. Y agarraos, que pueden venir curvas redondaleras… y quien avisa no es traidor, que como buena soy muy buena, pero como mala, soy mejor (ay, benditos dichos)

Cedo la micro-palabra (micro de micrófono no de palabra pequeña, que si algo tienen mis compañeros de aventuras, es que son grandes) a aquellos de mis cuatro colegas que quieran tomarla. Y haced una entrada, que igual que no respeto las interacciones “ir por que vengan”, me importan un comino los tiempos interposts. He dicho.

Ah, y feliz 2021

Una auténtica navidad – Angela bennet

Mirad chicos, no soy buena reseñando romántica, asumiendo que se me de bien hacerlo con algún otro género… pero tenía que traeros esta novelita por varias razones:

1.- Porque ha sido capaz de enternecer mi corazón de Grinch.

2.- Porque está muy, pero que muy bien escrita.

3.- Porque es como ver una teleserie navideña de Hallmark, de esas que no eliges, pero cuando te encuentras con ellas en la pantalla por casualidad sigues viéndola porque, en tiempos de cinismo y maldad es como salir al balcón y respirar un poco de aire limpio tras estar mucho tiempo en una habitación cargada. Te devuelve al corazón ingenuo de la infancia, a cuando creías en el género humano.

4.- Porque pasa en uno de esos pueblos yanquis entre montañas que parecen vivir en una eterna navidad, donde, aunque sea en los libros, no se ha olvidado el espíritu de comunidad.

5.- Porque la historia de amor es bonita sin excesos, lógica y creíble. Y no es tóxica (¡oh, milagroooo navideño!)

6.- Porque hay una niña encantadora nada repelente.

7.- Porque tiene magia navideña de la que puedes creerte.

8.- Porque hay una casa victoriana que se cae a trozos pero ah… promete y a mi me encantan las novelas que hablan de construir o reparar algo bonito.

9.- Porque a este guiso literario no le falta ni le sobra azúcar. Está en su punto.

Y qué demonios, porque es Navidad y me ha gustado. Gracias Kate, Lucy, Chris, y a ti Angela por crearlos.

Lamento la imagen chapucera, pero se adecua al estado que me ha provocado la novela. No me regañes mucho Rebeca, no quería darte trabajo de más.

Kate y su hija Lucy acaban de llegar a Telluride, un pueblo situado en las montañas de Colorado, en busca de un nuevo comienzo.

Chris, bombero de profesión, vive centrado en su trabajo y volcado en su pueblo. Arrastra un pasado doloroso y no busca tener una relación.

Sus caminos se cruzan, lo que surge entre ambos es inesperado y cambiará sus vidas.

Un pueblo encantador, un entorno idílico y una casa que supondrá un gran reto.

¿Conseguirán Kate y Chris superar sus miedos? ¿Podrán Kate y Lucy tener al fin una auténtica Navidad?

Sinopsis de Amazon

Enlace de Descarga: Una auténtica Navidad

  • ASIN : B08P7MRKXZ
  • Idioma: : Español
  • Tamaño del archivo : 1832 KB
  • Texto a voz : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 221 páginas

Tres Centímetros

TRES CENTÍMETROS

A mi tío Vicen, que en paz descanse.

Gracias por enseñarme que los ángeles no tienen por qué tener alas ni ser perfectos.

Los ángeles solo aman…

Tres centímetros. Nunca un número había marcado tanto su vida. Había nacido un tres, del tercer mes, de un año acabado en tres. Esa misma cifra había pasado fugaz entre sus manos en varias ocasiones como si el destino lo hubiera marcado con un número en lugar de un nombre.

Se frotó las manos para entrar en calor, aunque la lluvia seguía calándole hasta los huesos. Miró hacia abajo y contempló sus pies desnudos bajo el aguacero. ¿En qué momento había perdido los zapatos? Iba a enfermar. Se rio.

La barba de varios días se había convertido en un confortable abrigo para las bajas temperaturas y el revuelto cabello también, aunque el peso del agua lo hubiera pegado a su rostro y gotas desperdigadas le resbalaran por la piel.

Lloraba, pero las lágrimas se confundían con la lluvia y dotaban a sus ojos claros de un brillo sobrenatural. Nunca le había gustado expresar demasiado sus emociones, como si pudieran herir esa secreta fragilidad interior, que intentaba disimular para el resto del mundo. Una coraza para que nadie lo viera jamás dudar, vulnerable, expuesto. Sin embargo, ahora que esos tres centímetros marcaban a fuego su vida, no le quedaba más opción que reírse de todas sus costumbres, porque ocultarse a uno mismo no dejaba de ser un ritual. Abrirse no era sencillo cuando se había pasado la vida huyendo de todo lo que dolía, ajeno a las entrañas que devoraban a los demás en silencio. Nunca se preguntaba si los demás sufrían, a pesar de que él mismo escondía sus emociones hasta un punto enfermizo. Y ahora todo se desbordaba como el caudal de un río seco anegado por el torrente. ¿Y ahora qué?

La noche había caído hacía un par de horas, pero ni siquiera se había fijado en ello. Su reflejo en un escaparte de juguetes le recordó la hora que era. No se inmutó. Nadie lo esperaba allí fuera, ni dentro de ningún hogar. Se había encargado bien de que sus relaciones fueran cortas y superficiales, sin llegar a la raíz donde se forjan las amistades y el amor. No tenía a nadie ni ningún hombro sobre el que llorar.

La Navidad estaba a la vuelta de la esquina y las tiendas resplandecían de luces y música. Se preguntó por qué no lucían tan atrayentes el resto del año. Quizás había alguna magia extraña que impelía a los comercios a derrochar fantasía solo en aquella época, dejando para otros momentos la monotonía y el gris deslucido del pavimento.

Lo odiaba todo. Odiaba las luces, las canciones navideñas, las risas… Y había descubierto que la felicidad le causaba pavor. Siempre huyendo de todo lo que merecía la pena, como si esa vieja y aprendida carrera de fondo fuera una meta alternativa que solo él conocía. Porque en realidad, nunca había querido ser feliz, le aterraba serlo y despertar una mañana y darse cuenta de que lo había perdido todo.

La traidora memoria le recordó el único tesoro que guardaba muy adentro, lo único que había conseguido penetrar en el muro infranqueable de su coraza y latía al son de su guerrero corazón. La imagen de sus padres decorando un viejo y destartalado abeto, sus sonrisas, los dulces, los villancicos, los abrazos, los besos… sus recuerdos siempre se interrumpían en la parte dolorosa, eran el límite para no escarbar más adentro de donde puede que no existiera forma de regresar. Como si el dique de contención se rompiera y todo lo que él creía ser fuera arrastrado por una marea negra y espesa.

Gritó, pero el ímpetu de la música navideña era tan potente que nadie lo escuchó. La risa de los niños era un poder superior que enmascaraba toda tristeza. Se dio media vuelta, intentando alejarse de aquella parte recargada de la ciudad, necesitaba escapar y recuperar el anhelado silencio. Echó a correr y topó de bruces con una mujer.

La joven rubia posó su mirada de asombro en su rostro mientras lo cubría con su propio paraguas, después observó sus pies desnudos y comprendió que algo no estaba bien en él. Sin embargo, no le preguntó nada. Cogió su mano y él la miró sorprendido a su vez. La desconocida la colocó en el mango del paraguas, regalándoselo. Le guiñó un ojo, se echó la capucha del abrigo sobre la cabeza y desapareció corriendo bajo la lluvia.

Vincent se quedó muy quieto, temblando. Después de todas aquellas horas desafiando al destino y a la muerte, una sola persona había conseguido que volviera a sentir frío y miedo, fragilidad. Era un tirano de los sentimientos y aquel paraguas había sido el arma definitiva para arrancarle el corazón sangrante.

Caminó, ahora sin mojarse el torso, con el lindo paraguas rosa creando coloridas formas sobre su cabello húmedo. Había dejado de importarle lo que pensaran de él. Tres centímetros, eso era todo lo que importaba ahora.

Consiguió escapar de la calle principal y las farolas titilaron para que supiera que lo habían visto. Todo estaba plagado de mensajes divinos a los que nunca prestaba atención. Todas las almas elegían a sus padres al nacer y él siempre lo había tenido claro. Se había enfrentado a todos por ellos y había escogido a aquella pareja no por casualidad, eran increíbles. Aunque los había perdido con suma facilidad. La vida le había enseñado aquella primera lección dolorosa: todo lo bueno es efímero.

Era curioso como los demás no podían recordar la razón por la que eligieron sus cuerpos, ignorando las razones que los habían llevado a soñar con vivir. Porque esto era a lo que aspiraban todas las cúspides celestiales y los coros de ángeles, a poder llegar a sentirse vivos.

Él recordaba cada palmo de su existencia y los motivos que lo habían llevado a querer gastar su única vida en la Tierra. Sin embargo, la realidad era muy distinta a lo soñado. Sentir era tan maravilloso como cruel y doloroso.

Lentamente, había deseado no haber nacido, haber podido retractarse de su deseo y seguir siendo un ángel cualquiera. La vida era para una clase de valientes a los que no podría nunca más que elogiar. Todo le había salido al revés y se había vuelto introvertido y oscuro, banal y oculto para el mundo con el que un día se había atrevido a soñar.

Un gato negro se paró enfrente y Vincent dio un respingo al escuchar una voz muy poco felina.

—Tienes que volver.

—¡De ningún modo! —exclamó el hombre malhumorado.

—No has aprovechado tu vida como prometiste.

—¿Por qué no? ¿De qué hablas?

—Miedo. Te has vuelto un cobarde que vive escudado en el miedo a sentir nada.

—Conozco mayores traiciones al Cielo.

—No hay mayor traición que mentirse a uno mismo.

—Yo…

—Lo quisiste todo y comprendiste que la vida dolía, muchos aprenden la lección como tú, pero no creas que todos son tan necios como para no valorar el regalo que se les ha dado. Has fracasado, Astart.

—¡No me llames así!

—El hijo pródigo vuelve a casa —canturreó el gato alejándose de él en otra dirección.

Vincent maldijo en silencio. Toda la eternidad esperando y después de todo el sufrimiento, su futuro lo decidirían tres centímetros. Los mismos que iban creciendo en el interior de su pulmón izquierdo, bajo el corazón, como si la vida y la muerte se engendraran siempre en lo profundo e interior del ser humano. Como si en las entrañas estuviera el origen y el fin de la vida y a él le tocara aquella clase de suerte siniestra.

Se volteó rápidamente y localizó al gato escabulléndose calle abajo, plegó el paraguas y apuntó en su dirección. Una ráfaga de luz cruzó la distancia que los separaba y alcanzó al felino justo en la cola. Maulló contrariado y salió huyendo echando humo. Pero, ¿era el paraguas un arma divina?

Lo observó con detenimiento y recordó quién se lo había regalado. Levantó la vista al frente, sobrecogido por un presentimiento siniestro y ahí la encontró.

La joven rubia ladeó la cabeza para inspeccionarlo, luego una sonrisa afloró a sus labios. No se había fijado la primera vez, pero tenía una expresión rígida en su rostro, imposible de modificar. Era una de ellos, una elfa. A diferencia de los ángeles, los elfos no tenían que reencarnarse para sentir como humanos, eran almas errantes atraídas por la luz. Los Ancestros contaban que aquellos míticos seres solo se presentaban en vísperas de la Navidad. Que llegaban a la Tierra para traer luz en mitad del invierno, guiar a los extraviados y luchar contra la oscuridad. Era hermosa. La forma nunca había sido un obstáculo para las misiones del Cielo y él parecía un caso perdido.

—¿Qué queréis de mí? —bramó Vincent consternado. Era consciente de que su tiempo se acababa.

—¿Recuerdas por qué quisiste vivir? —demandó la elfa que ahora sujetaba un báculo dorado sobre sus manos.

—Sí, claro. Quería, quería sentir.

—¿Y qué más?

—Y ser amado. —La contundencia de sus propias palabras le heló la sangre. Después de sus padres, ¿lo había amado alguien más? La coraza se le cayó a los pies y gimió herido. Había fracasado en su cometido terrenal y ahora ya era demasiado tiempo para volver atrás. Tantos años perdidos fingiendo que era feliz, tantas horas desperdiciadas pensando que vivir solo consistía en respirar.

Se miró los mismos pies desnudos y manchados de barro. La lluvia había amainado y se sintió perdido sin la cortina de agua, ahora sus lágrimas dibujarían surcos sobre su piel, como viejos tatuajes visibles para todos.

Tres centímetros…

—No todo está perdido, Vincent.

—¿Por qué estás aquí?

—Para que cumplas tus sueños.

—No era esta la vida que yo quería.

—La vida es neutra, nosotros le damos valor. Perder a los que amas duele, pero mucho peor es no haberlos tenido jamás. Amar es un avenida de dos sentidos, amas y te aman, incluso cuando ya no están. ¿Por qué escondes el dolor?

Vincent sintió sus mejillas húmedas y tembló. Siempre se había sentido seguro de sí mismo, fuerte, capaz de afrontar cualquier cosa y ahora se hallaba frente a una elfa de la Navidad, abriéndole su corazón a una extraña.

—¿Podré recuperar el tiempo perdido?

—Oh, Vincent, tú sabes que el tiempo solo discurre en una dirección. Lo pasado, pasado está. Solo importa lo que sientes ahora, eso es lo que te da valor. Solo importa este momento, este instante. ¿Sientes cómo te desborda la emoción?

El hombre se colocó la mano sobre el pecho y sintió el corazón latirle con fuerza, era un dragón que llameaba en sus entrañas, esas que ya estaban dañadas de tanto aguantar la marea. El amor era un sentimiento tan fuerte que lo creaba y destruía todo a su paso, un huracán.

Se quedó plantado con la palma de la mano regocijándose del alborotado interior. Amar dolía y era tan agradable como volar. Un solo minuto de una vida plena no podía compararse a toda una vida vacía.

La elfa alargó la mano y Vincent la tomó lentamente. El báculo dorado se agitó y el hombre volvió a volar por el cielo, el viento secando sus cabellos, la etérea sensación de ingravidez, la luna coronando el firmamento y la falsa convicción de que todo había sido un sueño.

Un golpe contra el suelo le recordó quién era. ¿Cómo había llegado allí? Se sentía sucio y destemplado. Tiritando de frío se levantó aturdido y se llevó la mano al pecho, el corazón le latía muy deprisa y le gustaba aquella sensación. Un recuerdo surgió en su mente y lo estrujó para darse el valor que le faltaba a veces, era un guerrero, iba a luchar hasta el final. El tres siempre había sido su número de la suerte…

Imagen de Susan Cipriano en Pixabay

©Diana Buitrago

TRILOGÍA SEXTO INFIERNO – AMAYA FELICES

Vosotros, gentes del Redondal, que no tenéis memoria de pez como una servidora, recordaréis que hace nada os hablaba de sagas de seres sobrenaturales detectives, cazarrecompensas, etc… ligeritas de leer, de esas para no pensar, y me comprometía a traeros unas cuantas.

Pues da la casualidad de que he descubierto una nueva, leída de una sentada, y me lo he pasado cual niña viendo una Cabalgata de Reyes, ya que estamos en la época. Esta vez se trata de Violeta, o Klinyt´Atz traducido a “demoniano”, una semisúcubo rubia platino, nieta del Rey del Sexto Infierno, que dice no ser tonta y, muy pero que muy bestia. En eso estamos de acuerdo.

Lo de que no es una rubia tonta… puede que no del todo, pero esa tendencia suya a meterse en cualquier berenjenal que se le cruce, aun sabiendo que no saldrá muy bien parada, o la tendencia a vivir al son de sus amantes pues… hace que lo dudemos un poquito. Aun así es una chica dura e implacable, con buen sentido del humor, tozuda como ella sola, y que no dice no a una buena pelea, así es que se lo perdonamos.

La trilogía se llama Sexto Infierno y nos la trae Amaya Felices, una profesora e ingeniero madre de dos niños que encontró su voz y su forma de expresarse ante los avatares de la vida mediante la escritura.

Se trata de fantasía urbana pura y dura, con toques juveniles, pero de esos con los que los adultos comulgamos sin demasiado problema. De lectura fácil y ligera, Amaya nos lleva de la mano de Violeta, a conocer a los seres sobrenaturales que conviven con nosotros en las sombras; vampiros, licántropos, brujas negras y demonios. Y cuando unos alquimistas ambiciosos amenazan con salir del anonimato y llevar al mundo al Armagedón mediante seres mutados en un laboratorio, los sobrenaturales han de tomar partido y prepararse para librar la madre de todas las batallas.

Pensé que encontraría mucho de romance paranormal, pero aunque subyace en el eje de la trama y está muy presente en las acciones de la protagonista, tiene mucho más de combate, aventura y acción trepidante que de amor y sexo, pese a que nos movamos entre bellísimos íncubos y súcubos.

Si bien los mundos de la novela no son complejos, me ha sorprendido para muy bien la estructura de las sociedades de seres sobrenaturales que crea la autora, particularmente la de las brujas y hechiceras, con jerarquías y costumbres brillantemente descritas.

Para no perderse el segundo libro, donde nuestra protagonista infernal debe robar un objeto sagrado en El Vaticano. He disfrutado especialmente ese tomo en el que se nos describen las defensas antidemonios de la Ciudad de San Pedro, y las órdenes ultrasecretas que lo protegen (Me acordé mucho de la serie “La Monja Guerrera” y me encantó)

Si queréis echar un par de tardes con esta trilogía, pasaréis muy buenos ratos. Yo repetiré con la autora, ya que he visto que es bastante prolija.

La imagen base de esta entrada es de Enrique Meseguer en Pixabay

Súcubo, transgresora, letal.

Nacida para ser perfecta, con un cuerpo capaz de hacer que cualquiera entregue su alma a cambio de poseerlo. Criada sin más alegrías que sus clases de lucha. Creyéndose maldita por un corazón cuyo dolor no entiende. Alimentada a través de la carne. Diseñada para ser el segundo ser más poderoso del mundo aunque ella misma piense que su vida no vale nada.
Pero cuando se acerca la noche de su quincuagésimo quinto cumpleaños, la mayoría de edad para los suyos, descubre una antigua venganza que debe completar. Se da cuenta de que es un peón importante en una guerra que lleva siglos fraguándose y duda de lo que siempre ha creído ser.
Cazarrecompensas, de madre asesinada y padre ejecutado, sarcástica y transgresora, protegida del único vampiro al que no desea estacar con sus tacones… por sus venas corre la sangre demoníaca más seductora y peligrosa. Así como el potencial para acceder al poder del pozo de todas las almas.

Link : El Pozo de todas las almas

La guerra ha llegado. Violeta es ahora uno de los generales de los ejércitos demoníacos del sexto infierno y, como tal, debe conquistar el primer plano. Sin embargo su amiga Marta, la bruja moon-wolf, la necesita para recuperar un antiguo grimorio de su clan, uno que sobrevivió a la Inquisición. El problema es que el libro está guardado nada menos que en la sede del poder de la Iglesia: el Vaticano.
Con el vampiro Casio hecho prisionero y Lucas embarcado en una misión secreta, el único que puede ayudar a Violeta es uno de los guardias personales íncubos de su abuelo.

Más acción, más magia, más sangre. El grimorio de la luna llena es el segundo libro de la saga Sexto infierno.

Link : El Grimorio de la Luna Llena

El fin del mundo está a punto de llegar.
El padre Bruno tiene que pasar las pruebas de un arcángel si quiere ser digno de impedirlo. Las brujas snake están intentando despertar una magia antigua y prohibida. Marta desafía a su matrona por el mando de la casa de la luna llena y tiene una visión de una mujer y un niño pequeño a los que debe ayudar. Arianhrod observa los posibles futuros y se da cuenta de que algo muy malo está acercándose.
El fin del mundo.
El día del juicio final.
El despertar de los antiguos dioses.
Sin embargo, tan solo un cura cristiano y un puñado de brujas y demonios estarán allí para impedirlo.
Sigue la acción, la magia y la sangre. El día del juicio final es el tercer libro de la saga Sexto infierno.

Link: El día del Juicio Final

UNA DE DETECTIVES SOBRENATURALES – VARIOS AUTORES

¿Habéis pasado por una de esas etapas en las que vuestra cabeza no asimila lectura seria ninguna, y aún así os apetece leer? Yo suelo tener varias al año, y a lo largo de mi vida las he ido solventando con maratones de series, que no está mal, o novelitas pseudovictorianas de corte rosa, con la esperanza de encontrar a la reencarnación de Jane Austen en el siglo XXl, que me dejaban rebozada en almíbar cual pastelito borracho, con ganas enormes de darle a mi cerebro café amargo en dosis insanas, y la piel tan peguntosa que me convertía durante meses en una hater y hasta troll del amor… no fuera que se me acercaran y se me quedaran adheridos cual pegatina de Hello Kitty, con lo caros que están los divorcios por muy express que sean. Que no era para mí vaya.

(Y ya que estamos, consejo no solicitado del día : queridas mías, queridos míos, ya habéis oído lo que destiñen los príncipes azules y las princesas rosas. Buscad mejor un/a buen/a plebeyo/a que ya vienen desteñidos de serie y hay pocas sorpresas desagradables en la colada. Y para Reinas nosotras/os. Funciona, creedme. Os lo dice Mamá Eremita que sabe más por vieja que por diabla, que también)

Y entonces, cuando me estaba planteando seriamente no leer y sentarme a ver spaghetti westerns de sobremesa con mi padre o mi chico, por aquello de que me suele gustar más una bala que una flecha al corazón, qué le voy a hacer, cayó en mis manos el primer libro de la Saga Los Hollows protagonizada por la bruja Rachel Morgan.

¡Ostras! Monísima protagonista femenina – todas y todos están muy buenos en este género, porque oye, ya puestos, no está tan mal que les doten de un arma más que les acarree tantos problemas como ayudas en los que ya tienen – bruja, patosa y especialista en meterse en líos de los que se resuelven a leches de las buenas. Con tramas sorprendentes dignas de la mejor novela de detectives, pero en fantasía. Secundarios adorables como el pixie Jenks, la vampira Yvy, y protas masculinos, objetivo amoroso de Rachel, que van desde vampiros hasta elfos, con más sangre y pimienta que azúcar y flores, y más golpes que besos.

Y así descubrí este género ligero y entretenido, englobado por lo general en Fantasía Urbana, protagonizado por seres de toda índole paranormal, cazarrecompensas, detectives, o involuntariamente arrastrados a arreglar situaciones que escapan al alcance humano o apocalípticas, con muchas dosis de humor, violencia y hasta romance del bueno. Para pasar amenísimos ratos sin más, y a veces, hasta para aprender más sobre ellos. Ya quisieran muchos libros “serios” estar a la altura de este fantástico entretenimiento.

Entre nuestros mágicos detectives encontraréis brujas y brujos, vampiros, lobos, súcubos e íncubos, otros demonios no identificados, druidas… todo lo que podáis desear rebuscando un poquito. Os dejo mis favoritas, además de la ya mencionada:

Crónicas del Druida de Hierro de Kevin Hearne: Atticus O´Sullivan es un druida de tropecientosmil años que tiene una librería en Arizona nada menos. Comienza sus andanzas impulsado, o más bien chantajeado por la Morrigan, de la mitología irlandesa y los Thuata De Danáan o Hadas. Trepidante, con un sentido del humor excelso y con una visión muy iconoclasta de la mitología celta.

Anita Blake de Laurell K. Hamilton: El don de Anita es levantar muertos. En este caso va de vampiros y zombies. Son más conocidos los comics, aunque los libros no tienen desperdicio alguno.

Harry Dresden de Jim Butcher: En ésta el prota es un mago. Si conocéis la serie de TV The Dresden Files, poco más puedo añadir. Solo que vale la pena.

Con tiempo os iré hablando de cada saga por separado. Si buceáis un poquito en El Redondal podéis ver alguna muestra. Hoy sólo os traigo un aperitivo ligerito pero intenso como este tipo de lecturas.

Inconveniente: por alguna razón sólo unas pocas están en español o catalogadas en editoriales, con lo cual en este caso sí estaría justificado buscar donde se suelen buscar estas cosas (pero solo en estos casos por favor, que rascarse el bolsillo con los que nos dejan su alma en el papel bien vale unos euritos, no me seáis piratas)

No salgáis sin guantes y bufanda que hace un frío que pela (Hasta con gorro. He descubierto que me encantan gorros y boinas. Y que tapándose la cabeza se tiene menos frío. Estoy por ir por cada con los caperuzos esos de borla, júrolo)

(Imagen de Rebeca Egea @Bekiesser para el Redondal)

Hablamos de literatura juvenil con francisco rosell del río

Encaramos ya las fiestas navideñas y me parece una ocasión propicia para acercaros un poquito más al autor que os traigo: Francisco Rosell Del Río. Algunos lo conoceréis y otros, seguramente no. ¿Y qué tiene que ver Francisco con la Navidad? Pues con la Navidad en sí, poco, pero en una época que, tradicionalmente se asocia con la generosidad, los regalos y una serie de valores altruistas, tener aquí a Francisco es lo más parecido. Porque, además de escribir sus propias historias, es alguien que se vuelca en la ayuda a otros autores. Desde su cuenta de Instagram nos habla de manera asidua de otras novelas, de otros autores, nos hace sus recomendaciones y está siempre dispuesto a ayudar a muchos autopublicados y autores de todo tipo. Pocos más entregados que él en este mundillo que, a veces, aparenta un compañerismo lejos de la realidad.

Como siempre, toca pedirle presentación al autor. ¿Quién mejor que uno mismo para definirse? Así pues: ¿Quién es Francisco Rosell Del Río?

Un loco. También un soñador y alguien que no sabe darse por vencido, uno de esos extraños personajes que prefieren vivir en la esperanza y narrar historias que permitan a los demás vivir en ellas. 

Lo digo siempre: bendita locura. Parece que hay que adolecer un poco de ella para lanzarse a este mundillo de la escritura y traernos historias a los demás. Y bendita, también, esa osadía, esa lucha por los sueños de las que habla Francisco y su voluntad por regalarnos mundos e historias en los que disfrutar. (Servidora lo ha hecho ya en su novela y he de deciros que no tiene desperdicio). De esta, precisamente, vamos a hablar, de la que, hasta el momento, es su única novela publicada.

Queremos saber de qué está hecha, cuáles son los ingredientes, qué encontraremos ene ella?; en definitiva, ¿qué contiene un libro ‘made in Francisco’?

FANTASÍA. Así, con mayúsculas. Yo, no solo soy un gran fan de la literatura fantástica en todos sus repertorios, también es que me encanta crear mundos, romper con los imposibles y responder a las preguntas de ¿Y sí…? Creando con ello algo que sorprenda; así que la magia, lo irracional y sobre todo los sueños que todos tenemos desde nuestra infancia, cuando empiezan a narrarnos cuentos de hadas, están siempre en mis historias. 

También, para que negarlo, hay amoríos. Soy de los que piensa que un buen romance puede ser la guinda del pastel de toda historia. Que le voy a hacer, soy un romántico.

Comefreak (pixabay).

Francisco es de los míos. Y desde luego, los elementos que compondrían cualquiera de sus libros son un reclamo más que considerable. No me perdería un libro con todo eso y estoy segura de que muchos de vosotros, tampoco.

Ahora, como buenos escritores, antes del nudo y el desenlace, vamos a la introducción, los orígenes, los albores, los inicios: ¿Cómo empezaste en el mundo de la literatura? Háblanos del momento en el que decidiste dar el paso y publicar.

Lo creas o no, por la insistencia de un compañero escritor. Yo llevo escribiendo desde hace mucho tiempo, pero lo hacía por diversión, muchas veces simplemente para regalar historias a mis amigos, o como forma de desestresarme. Un día, mi amigo Valentín, me dijo que por qué no me animaba a publicar. Yo no estaba muy decidido, no conocía nada del mundo de la publicación y demás, pero al final él terminó por convencerme y aquí estoy, preparando la publicación de mi segundo libro.


¡Sí, señor! Le debemos una buena a Valentín. Como dices, estás preparando -me consta- la publicación de tu segunda novela, la que seguirá a ‘La Ciudad Cambiante’, con la que te presentas ante el público. Ahora que ya sabemos qué caracteriza a un libro tuyo, ¿nos desgranas un poco más acerca de esta primera novela?

La Ciudad Cambiante es un sueño, una historia que tenía en la cabeza desde hacía muchísimo tiempo y tenía que contar. 

En ella nos encontramos con Alicia, su protagonista. Una adolescente soñadora que simplemente vive la vida que le ha tocado, sin preocuparse por nada más, al menos hasta una fatídica noche, donde todo su mundo cambiará. Será atacada por criaturas que parecen salidas de las historias de terror y entonces, conocerá a un misterioso chico que le enseñará que la magia es real, que los cuentos de hadas no son invenciones y sobre todo, que no existen los imposibles. 


Una novela que se lee con rapidez, que va de menos a más y que nos atrapa en un mundo con un sistema de magia muy bien definido y trabajado. Recomendada, palabrita. Y para los que ya hemos tenido la suerte de adentrarnos en el mundo de Alicia y sin desvelar nada a aquellos que aún no lo han hecho, ¿qué nos cuentas de la novela en la que trabajas actualmente? ¿Qué habrá de nuevo en esta segunda parte?

Que tendrá un toque algo más adulto que la primera parte y muchísima más acción. Todo los personajes están ya en el tablero y ahora veremos hasta dónde pueden llegar y qué destino aguarda al mundo.


Intrigada me dejas. La verdad es que no se me ocurre por dónde pueden ir ahora los tiros. En todo caso tocará esperar. Hemos hablado ya de los elementos que caracterizan tus novelas. Centrémonos en lo personajes. ¿Cómo te gusta que sean aquellos que nos guiarán a través de las aventuras y desventuras de tus páginas?

Los grises. Detesto a los personajes planos. Eso malos que lo son sin explicación alguna, o los héroes que todo lo pueden por que sí, me aburren sobremanera. Los personajes que se mueven en el punto intermedio, que tienen un gran trasfondo y un objetivo, esos son los que me encantan.

Luces y sombras. Ciertamente son los más creíbles y los más ‘humanos’, personajes imperfectos con sus virtudes, defectos y motivaciones, que ya dicen que los extremos no son buenos.


Una de mis partes favoritas de la entrevista. Fragmentos, fragmentos, fragmentos. Me encanta que sea el autor el que nos hable de su obra ¿quién si no iba a ser? Pero cuando es el propio libro el que, de alguna manera abre sus páginas y comienza a hablar, exponiéndonos sus argumentos para que apostemos por él, es sencillamente maravilloso. En este caso, Francsico nos regala dos extractos des u novela (si cuando digo que es todo generosidad…). Vamos con ellos:

“La Ciudad Cambiante no está en ninguna parte. Está situada entre el tic y el tac de los relojes, en el espacio en blanco que hay entre las páginas de los libros, dentro del mundo real. Pero a la vez tan alejado de este que es imposible que ambos se toquen.”


“No terminó la frase. Se giró hacia mí y se quedó blanco. Vi miedo en la expresión de su rostro, estaba asustado. No sé qué fue lo que vio exactamente cuando me miró, yo solo podía sonreír. Él estaba vivo. Le había salvado la vida. Los ojos se me nublaban, los párpados me pesaban. Apenas podía ver. Intenté levantar la mano. Quería tocarle.–Estás a salvo –fue lo último que dije antes de perder el conocimiento.”

Una vez que hemos profundizado en la obra de Francisco, me gustaría saber por qué ha apostado él por la autopublicación:

Por la libertad. No dispongo de mucho tiempo libre al día y la autopublicación me da la libertad de controlarlo todo sobre mi obra, de poder decidir qué hacer en cada momento y qué me parece lo mejor para ella y eso me encanta.


Otro autor que nos confirma lo que ya deberíamos empezar a naturalizar: que la autopublicación es una opción más, un camino, como lo es la edición tradicional o la coedición para llegar a los lectores y, ciertamente, ofrece una libertad total que hace fácil entender su elección una vez que el autor ha sopesado pros y contras.

Mohamed Hassan – (Pixabay).

Y para poner el punto y final a la entrevista, me gustaría que Francisco diera algún consejillo a las personas que estén empezando en este mundo que no es sencillo, que se plantean la posibilidad de escribir o que dudan ante el paso de la publicación.

Que ignoren lo que les digan los demás, sobre todo si lo que les dicen es malo o no encaja con ellos. Muchos dirán que es un sueño imposible, o incluso una perdida de tiempo, que escribir no da para comer o yo que sé, mil idioteces del estilo. Que todas esas cosas no sirvan para desanimarlos, que busquen su propio camino y lo sigan, por que al final son ellos quienes tiene que hacer frente a todo y si se esfuerzan, sin duda lo conseguirán. Además, después de esto, les diría que se dejen llevar por sus historias, ya que estas a menudo nos dicen más a nosotros de lo que nosotros podemos decirles a ellas.


Pues ya lo sabéis, pocos consejos mejores que los que sugiere Francisco. Y en lo que a mí respecta, solo me queda darle las gracias por el tiempo concedido y por su amabilidad y , de paso, dejaros el enlace a su novela, así como a sus redes sociales para que, si os apetece, podáis seguirlo. ‘La Ciudad Cambiante’ es un fantástico regalo para estas navidades, ya lo sabéis, así que… ¡felices fiestas y cautela!

Enlace a la novela

Instagram

LAS RUNAS DEL ALMA II: SANGRE DE REYES – ELIAS SAAVEDRA

Aunque es duro dejar atrás a los nuestros, al fin y al cabo ellos son por los que luchamos, en el fondo necesitábamos volver a sentir el fuego de la aventura recorriendo nuestras venas. Cualquiera que no comprenda el sentir de un verdadero guerrero, diría que estamos ansiosos por hallar la muerte.

Saavedra, Elías. Las Runas del Alma II: Sangre de reyes (Spanish Edition) (p. 563). Edición de Kindle.

Saludos, gentes del Redondal. Andábamos Rubén y yo enfrascados en uno de nuestros múltiples debates, de esos que empiezan con “tú eres un…” y acaban con  “y tú más”, pero de buen rollito, de forma algo más ingeniosa o eso espero.

Esta vez discutíamos quién reseñaría el segundo gran texto del insigne Eliam de Savaaz, conocido fuera de las fronteras de Maurania y Atalantia como Elías Saavedra,  continuación de la Saga de Las Runas del Alma, esta vez titulado Sangre de Reyes:

Venga, cuelg… digo hazla túuuu
No tonta, cuelg.. digo hazla túuu
Que no, que túuuu

Aquí ya Rebeca e Inda empiezan a mirarnos un poco mal. Y Rubén, que es algo así como el Mcgyver  arreglabucles infinitos, me dice:

  • Oye, ¿y por qué no la hacemos entre los dos?

Glubs (Onomatopeya de tragar con dificultad y pensar ¡ay Dios!) Escribir con un maestro de la Alta Fantasía hispana sobre otro. Escritor y aficionada.  En fin, ¿quién dijo miedo? Y aquí va la inconsciente que quedará a la altura del betún pero oigan, una hará lo que pueda.

Han pasado unos diez años desde que Jeth Farga y los chicos de la Arena de Rucan acabaron con la amenaza de Ebon, poseedor del Orbe Dominum, y los diablos grises. Se han asentado, algunos se han casado y hasta han tenido hijos. No os diré quiénes. Tan solo que dos de ellos, los pequeños Sanara y Ralus, de nueve años, junto con Servin Kalmar, son los grandes y entrañables protagonistas de esta segunda entrega. Ya se vislumbra su rol trascendente en la saga, puesto que como todo héroe que se precie, emprenden en Sangre de Reyes su pequeño gran viaje iniciático acompañados de Servin Kalmar. Y aquí cedo la pluma a Don Rubén H. Ernand, que espero me deje retomarla un poco más adelante.

Y yo tomo el relevo, en forma de pluma estilográfica metafórica, y continúo donde lo ha dejado La Eremita. Pero antes, dejadme que esboce una media sonrisa, de esas incrédulas y sardónicas, al escuchar cómo La Eremita me llama “Maestro de la Alta Fantasía Hispana”. Haré que impriman un montón de tarjetas con mi nombre y ese cargo debajo y las quemaré todas en una pira por la profunda vergüenza que sentiré al verlas 😂. Pero ¿dónde nos habíamos quedado? Ah, sí, junto a Servin, Ralus y Sanara. Tres grandes personajes, con sus más y sus menos, pero que acaban por robarte el corazón porque son, sin duda, los más sólidos, honestos y entrañables de todo el libro. Un trío genial y que acaba por volverse inseparable, aunque sólo el tiempo dirá si es así. Pero no son los únicos, desde luego, y los viejos protagonistas de El legado de los safir tienen su lugar y su cuota de páginas.

Desgranado ya el argumento del libro, ¿qué aporta este nuevo libro sobre el primero? En la entrevista que le hice hace algo más de un mes a su autor, Elías Saavedra (gran escritor y mejor comensal, como ya sabréis los que la habéis leído), le comenté que había notado una evidente mejora en su estilo, que ya era bueno en su primer libro. Y es así. Se percibe una nueva madurez en su forma de escribir y en el tratamiento de la historia. Y no es que Elías escatime en momentos divertidos, chascarrillos y en usar a algunos personajes para proporcionar ese alivio cómico tan de agradecer en obras que, por lo demás, cuentan una historia épica o dramática. Los niños, el mago Julius, el propio Servin o los piratas nos dan momentos de distensión que son de agradecer y que el autor sabe usar a la perfección. En pocas palabras, Elías es un cachondo y tiene un gran sentido del humor, por suerte para nosotros, sus lectores. Pero la historia, sin duda, es más oscura que la de El legado de los safir, el comienzo del libro ya lo deja claro, y eso es así no tanto por el qué ocurre sino por el cómo.

Imagen del afamado herrero Ernand trabajando en su forja. Sin duda, el mejor personaje del libro 😎 .

Más allá del tono, el estilo también ha madurado. Sigue siendo como a mí me gusta: ágil, con las descripciones justas y necesarias, entrando en la mente de los personajes cuando debe hacerlo y, en definitiva, con un buen equilibrio entre diálogo, acción y descripción. A ello contribuye una edición impoluta, tanto en errores ortotipográficos como en su maquetación, francamente indistinguible de un libro editado por una editorial tradicional cualquiera. No sé a vosotros, pero a mí, como lector y también como escritor, me encanta ver esa progresión en un autor porque significa que se mueve, aprende, progresa y, en definitiva, es mejor en su trabajo.

Si tuviese que elegir un único aspecto a destacar en este Sangre de Reyes ese sería, tal y como ocurría con su predecesor, su elenco de personajes. Y eso que, como he dicho, la historia ha ganado en complejidad e interés. Pero los personajes llevan el peso de la trama, son muy carismáticos, verosímiles y a la que nos descuidemos comenzarán a hacernos ojitos y tocarnos la patatilla. Advertidos estáis. Tal y como pasaba en la primera parte, los personajes tienen alma y eso se nota porque al poco de comenzar esta segunda parte volverás a empatizar con ellos, incluso, como me pasó a mí, tras los casi cinco años pasados desde mi lectura de El legado de los safir. Y cuando sientes que te encantaría compartir una jarra de cerveza (¡y un buen plato de jamón! 🤤) con ellos es que te tienen en sus redes y se han convertido en inolvidables. La magia de la literatura en acción.

Y va siendo hora de pasar a las conclusiones, así que… ¡Ugh! ¡Vale! Ya te cedo el testigo, Eremita, no era necesario pisarme el dedo gordo del pie. Ella, como maestra de ceremonias, tiene más soltura bajando telones que yo.

Toma ya ¿Y ahora qué le queda a esta Eremita por decir? Solo una cosita: Así como el Legado de los Safir podría considerarse autoconclusivo, no ocurre lo mismo con Sangre de Reyes. La historia no ha alcanzado el clímax ni de lejos; esperamos que Elías se esté empleando a fondo y llegue pronto la tercera entrega, no nos vaya a salir como un Rothfuss cualquiera. Si llego a saberlo… le hubiera leído igualmente pese a mi frágil promesa de no leer sagas inconclusas tras mi experiencia Rothfuss-Martin. Porque os puedo asegurar que al igual que Rubén (al que por cierto, me encanta pisar el callo – onomatopeya de risa malévola – ) he disfrutado cada línea, y esa manera que tiene el autor de hacerme sentir fascinación por el que parece – es que no quiero creer que lo sea aunque todo indique lo contrario – el Gran Villano de la historia. Con villanos así, no me des buenos, gracias. Aunque los buenos de Sangre de Reyes sean y estén tan buenos que den ganas de comérselos (Al herrero Ernand no que igual resulta algo indigesto o Rebeca me cruje, y no se cuál de las dos opciones es la menos deseable).

Leedlo y disfrutadlo buenas gentes del Redondal. Las malas también, que aquí somos inclusivos. Os dejamos el link a kindle Unlimited : Sangre de reyes

Id por el Sol esta vez, que hace un frío que pela.

Versión digital:

  • Tamaño del archivo : 2450 KB
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 572 páginas
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B08GQ9L57P
  • Texto a voz : Activado
  • Versión impresa:
  • Tapa blanda : 563 páginas
  • ISBN-13 : 979-8676962760
  • Dimensiones : 15.6 x 3.58 x 23.39 cm
  • Editorial : Independently published (28 agosto 2020)
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B08GVGCK1J

Por un puñado de beskar: The mandalorian

El Redondal me llama y yo respondo, como Rohan ante Gondor, un alumno ante su profesor o un político cuando recibe la llamada de sus amigos del Ibex-35. Y es que toca pergeñar un nuevo artículo, para solaz de la Eremita que habita en lo profundo del desierto de Tattooine, como jefaza de los jawas, y en esta ocasión vuelvo a revisitar mis raíces audiovisuales. Hoy vengo a hablaros de una serie que estoy viendo ahora mismo, junto a unos cuantos millones de espectadores más, y que no es otra que The Mandalorian. Sí, he dicho The Mandalorian porque de un tiempo a esta parte las plataformas de streaming ya ni se molestan en traducir los nombres de las series porque pa qué…

Hablar de The Mandalorian es hablar de Star Wars. La primera película de la saga fue estrenada un poco después de mi concepción (aproximadamente, los detalles exactos no los sé ni quiero saberlos xD), pero no sería hasta casi los 90 cuando pude verla. De hecho, visioné antes a la competencia, Star Trek, que no a las películas de George Lucas. Eso sí, cuando por fin pude verlas siendo un pipiolo de 13-14 años, me volaron la cabeza. Y es que en Star Wars encontré dos de mis, hasta hoy, grandes pasiones: la astronomía y la fantasía. ¿Que qué tiene que ver la astronomía con Star Wars, te preguntas? Pues no mucho, el realismo científico no es el fuerte de esta saga, pero sale un planeta llamado Alderaan que tiene un curioso parecido con el nombre de la estrella Aldebarán. And that´s all, folks xD Ah, no, que te preguntas por qué he dicho que Star Wars es fantasía. Bueno, es más que evidente, pero para eso no hay nada mejor que remitirme a las palabras de un personaje de The Mandalorian: “Los jedi son una antigua orden de hechiceros”. Y mejor no hablo del viaje del héroe…

Pero centrémonos en The Mandalorian. Con su segunda temporada a punto de acabar, se ha convertido, de facto, en el mejor producto de Star Wars de la era Disney y, me atrevo a decir que el mejor desde El retorno del jedi. Y es que las precuelas, los episodios 1 a 3, fueron una pequeña decepción en su momento. Y de la nueva trilogía sólo he sido capaz de ver el episodio 7. En pocas palabras, no era para mí y no lo sentí como parte de Star Wars. Pero, ¿cómo ha conseguido una serie tal hazaña? ¿Con efectos especiales? ¿Con un guion enrevesado? ¿Con personajes complejos? En absoluto, el arma supersecreta usada por su director y guionistas es…

Tan feliz como un perrete sacando la cabeza por la ventanilla.

Sí, Baby Yoda, El Niño, o Redacted, es en buena medida el culpable de ese éxito. Un personaje entrañable, genial y que nos hace esbozar una sonrisa a quienes recordamos a Yoda por las similitudes, y especialmente por las diferencias, con aquel. Hasta yo, que soy más flemático que un inglés puesto a tranquimazines, tengo ganas de comprarme uno de los peluches de B.Y. y estrujarlo un poco. Pero él no es el único acierto, desde luego. Acción y efectos especiales con una calidad similar a la de cualquier blockbuster, un sentido del humor agudo pero dosificado, aire de western y de libro de aventuras añejo, capítulos enlazados por una trama interesante pero no omnipresente y conexiones evidentes con el lore de Star Wars, incluidas sus series de animación que cada vez me resultan más tentadoras. Dave Filoni, el director de The Mandalorian y de dichas series de animación, ha dado con la tecla que consigue volver a emocionar a los viejos fans de la saga y congregar a las nuevas generaciones en torno a la pantalla. Y, creedme, amigos, no es nada fácil conseguir tal cosa. Lo sé de buena tinta porque mi mujer, que siempre ha detestado todo lo relacionado con la saga, tenía más ganas de que empezara la segunda temporada que yo 😅.

Y por cierto, ¿cuál es el argumento de la serie? Sin entrar en detalle y en mis propias palabras, cuenta la historia de un Clint Eastwood espacial que trabaja como mercenario y carece de demasiados escrúpulos. Antiguo huérfano acogido por los legendarios mandalorianos como uno de ellos, se verá ante un desacostumbrado conflicto moral cuando un cliente exmiembro del antiguo imperio le pague una suma asombrosa por secuestrar y entregarle nada más y nada menos que a un niño pequeño.

Lo cierto es que a la serie no le sobra nada. Ni el omnipresente casco de Din Djarin (aunque es llamado Mando de forma coloquial), interpretado por Pedro Pascal, ni esos planos largos en los que vemos a la pareja protagonista viajando, ya sea por el espacio a bordo de la Razorcrest, o en speeders o motos gravitacionales por el desierto. Como he dicho, The Mandalorian tiene mucho de novela ajada del far west o incluso de las novelas de aventuras de los 50 ambientadas en continentes extraños y salvajes. Hay referencias constantes a esos géneros que he comentado y a las viejas películas de samuráis de Kurosawa; es decir, a todo lo que inspiró en su momento a George Lucas para crear Star Wars.

Aunque lo parezca, no es un selfie de la muerte. Pero también os digo que el tusken en primer plano acaba en la morgue.

Desde luego tampoco echa en falta el exceso de dramatismo y de épica, a menudo impostados e inefectivos, de las últimas películas. Aquí no encontraremos dobleces: es el viaje de un hombre lacónico envuelto en metal y un niño, que por muy verde que sea actúa como tal, creando un evidente contraste con el mandaloriano. Y ya está. La fórmula funciona, ¡vaya si funciona! Y nos mantiene deseando que llegue el viernes para ver otro y comprobar qué nuevas conexiones, o referencias a la saga, salen a la luz. O simplemente para ver al mandaloriano aterrizar en un nuevo planeta y visitar un pueblo que parece sacado de la Oklahoma de 1890 mientras B.Y. persigue a unos cuantos sapos alienígenas para zampárselos. Bon appétit, pequeño.

DEBATE: LECTURA A PRIMERA VISTA

De alguna manera incomprensible nos hemos plantado a finales de noviembre, en pleno Black Friday, periodo prenavideño y, en definitiva, en plena vorágine consumista. Y ya que hay que consumir… pues consumamos libros, ¿no?

Y es que últimamente mi lista de pendientes no deja de crecer. Tengo la sensación de ser como aquel emisario de las películas que se presenta ante el rey con un voluminoso rollo de pergamino que, al ser desenrollado, recorre todo el salón del trono. Y una, que es indecisa y lo quiere leer, ver y hacerlo todo al mismo tiempo, no consigue decidir qué libro elegir para acompañarla los próximos días. Así que he traído mis dudas a los integrantes de El Redondal para que me iluminen son su sabiduría y me cuenten cómo se las arreglan ellos para elegir.

¿Tu lista de qué? ¿de lecturas? No, no, yo no la he visto…

Así que, empecemos por el principio. Contadnos, ¿qué es lo primero en lo que os fijáis a la hora de elegir un libro?

Rubén: En mi caso es un poco un conjunto de cosas que podríamos definir como las sensaciones que me da el libro. Está claro que lo primero que entra por los ojos son la portada, el título y el nombre del autor. Después me leo la sinopsis y con esas cuatro cosas, más otros detalles, me hago una idea de qué me voy a encontrar y las sensaciones que me transmite.

La Eremita: Os vais a reír, pero…. Esa intuición que me falla en muchos aspectos de la vida me funciona maravillosamente a la hora de elegir un libro. Algo indefinible me llama y aún hoy no sé lo que es. Si no hay uno que destaque y algo en mí que me diga ¡quiero leer ese!, pues entonces empiezo por pensar en el género que me apetece leer, veo portada que pueda esclarecerme un poco el subgénero o que me atraiga, sinopsis, precio…

Diana: La portada y el título es lo que primero me entra por los ojos y lo que atrapa mi atención desde el primer momento. Cierto es que si la sinopsis no me convence, la portada se queda en un simple vestido bonito. La sinopsis serían unos ojos relucientes y atractivos, sin los que cualquier carcasa no tendría sentido.

Jessica: Coincido con Diana, en lo que primero me fijo es en la portada. Es el primer impacto visual y si, generalmente, no me llama la atención es difícil que indague sobre algo más. Si la portada capta mi atención, me voy a por la sinopsis y por último, vistazo rápido sobre la cantidad de diálogos que hay en el interior (me gusta que sean muchos; los diálogos hacen la narración más dinámica y me trasladan la sensación de estar ahí, escuchando, sin que nadie me lo cuente).

¿Qué tipo de portada os llama la atención? ¿Habéis descartado libros por su portada? Y si es así, ¿qué les faltaba o sobraba?

Jessica: Me llaman la atención los libros con portadas llamativas, con ilustraciones o imágenes atrayentes o vistosas, de esas que te hacen evocar grandes historias o, cuanto menos, captan tu atención. Lo mismo con los títulos que se salen un poco de la norma, que implican un juego de palabras o que responden a algo llamativo.

Diana: Depende del género literario espero encontrar cierto tipo de portadas, pero en general me atraen las oscuras o las muy mágicas. Puede ser que haya descartado alguno por su portada, aunque para mí crea un tándem con el título. Cuando están en sintonía todo fluye y la lectura apetece. Si la portada y el título no tienen nada que ver me produce una incongruencia y pierdo el interés. Me gustan las portadas que dan pistas sobre la historia y que te desafían a leerla.

La Eremita: Uhm… entra o no entra por los ojos. Colores y diseño atractivos hacen que vaya directa a ellos. Fuego con espadas y flores, imágenes originales o impactantes hacen que vaya de cabeza a ver qué es. Incluso una portada monocolor con sólo el título me atrae como la luz a una polilla. No me llaman aquellas excesivamente gore, excesivamente infantiles, excesivamente adolescentes o portadas de andar por casa.

Rubén: Coincido con La Eremita, a mí me echan para atrás esas portadas genéricas, con ilustraciones reusadas de bancos de imágenes gratuitos que puedes encontrar en muchos blogs o RRSS. Le dan apariencia al libro de falta de personalidad, de ser uno más de un montón, o de falta de ambición del autor. En mi opinión, la portada perfecta es aquella que un lector cualquiera, al acabar de leerlo, la vea y la relacione de forma inequívoca con lo que acaba de leer.

He descartado el oráculo, el tarot y el péndulo para acudir a los sabios de El Redondal y lo primero que me dicen es que me fije en la cara del libro. La verdad es que esperaba algo más profundo al acudir aquí. Pues nada, si esas tenemos fijémonos ahora en lo segundo que miramos todos, en su culo (no me seáis mal pensados, que tenéis la mente muy sucia…) y no estoy hablando de la anatomía del autor sino de la contraportada dónde encontraremos la sinopsis.

No lo niegues, ¡has pensado en esos culos!

¿Os ayudan las sinopsis a elegir el libro? ¿Qué esperáis encontrar en ellas?

Diana: Para mí las sinopsis son vitales. Siempre las leo porque te dan una idea de lo que te espera al leer y me ayuda a decidirme. A veces las portadas no hacen justicia a las historias y merecen ese último pequeño empujón de éxtasis hacia sus mundos internos. Deben revelar lo justo para captar el interés del lector, destacando todo aquello que los amantes de ese tipo de literatura en concreto puedan llegar a disfrutar más. Es una pequeña campaña de marketing, vendiendo la mejor historia jamás contada.

La Eremita: Sí, sí y sí ¿Cómo no hacerlo? Sería como comprar un tarro de mermelada sin saber de qué sabor es y luego resulta que es de ciruela que la detesto con todas mis ganas. Vamos, que es imprescindible. Nunca leo un libro sin leer la sinopsis. Y descarto por sinopsis. Que me indiquen qué voy a leer. Si con pinceladas es suficiente, ok, sin embargo, prefiero que me den pistas del/de los hechos más relevantes. Ojo, solo pistas.

Rubén: Las sinopsis son muy importantes, por supuesto, y casi siempre son el factor decisivo. Los que escribimos sabemos que escribir la sinopsis de un libro es una de las partes más complicadas y delicadas de todo el proceso. Demasiada información, y estaremos echando por tierra parte de nuestro trabajo. Demasiado poca, y puede que el que la lea la encuentre insípida y no le llame la atención. Yo creo que hay que dar unas pinceladas, pero con brocha gorda. Es preferible destripar algún detalle menor de la historia a perder la atención de un posible lector.

Jessica: El primer reclamo para mí es la portada, pero es solo una forma para llegar a lo verdaderamente importante y lo que decidirá, con toda probabilidad, si leo el libro o no: la sinopsis.  Para mi la sinopsis perfecta es aquella que no es excesivamente larga pero te deja con la miel en los labios, que te hable de qué vas a encontrar en el libro sin chafarte su lectura y que te dejen intrigados y con ganas de saber más.  

Bueno ya tenemos dos grandes puntos en lo que creo que coincidimos la mayoría de los lectores. Pero, yendo a un tercer factor, ¿el nombre del autor os condiciona la próxima lectura?

Diana: Si ya he leído al autor antes y me ha convencido, es posible que vuelva a repetir sin pensar demasiado. Si recomiendan mucho a un autor famoso puede llamarme la atención también, para comprobar si efectivamente tienen razón o es solo una moda. Al final, aprendemos de lo que leemos. En lo que respecta a los autopublicados suelo leer más los libros de personas conocidas o por recomendación, aunque me atrevo con desconocidos sin problema si la historia me llama. Leemos por placer, el nombre del autor no debería condicionarnos a la hora de disfrutar de una buena historia.

La Eremita: Sí, claro que me condiciona, sobre todo para saber qué no leer. Obviamente he intentado leer previamente algo que posiblemente no haya podido tolerar. Añado más: adoro a Stephen King y en estos momentos cualquier libro escrito por él no lo leería por circunstancias personales. Condicionadísima. Si desconozco al autor no es impedimento para que lo lea, no descarto por desconocimiento. Suelo buscar alguna reseñita de colegas blogueros para ver por dónde soplan los vientos. Si encuentro y hay opiniones variadas, leo. Si todas son negativas, descarto. Si no hay, leo. Positivas leo obviamente.

Jessica: Para mí es irrelevante el nombre del autor@. Si un libro me llama, se vendrá a casa lo haya escrito quien lo hay escrito, ya sea un best-seller súper famoso o un autopublicado con su primera novela. De hecho, la mayoría de libros que tengo en casa, entraron en ella sin saber quién los había escrito. Es algo que ni siquiera miro durante la compra. 

Sí es cierto que hay libros que te llegan desde la fama o el conocimiento del autor si ya los has leído previamente y puede avalar su lectura, pero si no me resulta llamativo el argumento es difícil que lo lea por más que pueda “adorar” a ese escritor o escritora. 

Rubén: Tengo a unos pocos autores en un altar y sé que me puedo fiar de su calidad, aunque eso no quiere decir que me interese todo lo que publican. En el caso de los autopublicados, representan el 75 % de mis lecturas anuales, los trato como a cualquier otro autor. Si no los conozco, su libro me tiene que haber llamado la atención de alguna manera o tengo que haber visto previamente cómo escriben. Me puedo equivocar, por supuesto, y encontrarme con que no me gusta su estilo o que no tiene la calidad mínima. En el peor de los casos cierro el libro y tan amigos.

Se nos han quedado muchas cosas en el tintero, como el precio y como afecta este en la compra de los libros, pero eso tendrá que quedar para otro debate.

Contadnos ¿cómo vais a elegir vuestra próxima lectura? ¿Seguís algún extraño ritual que no hemos mencionado? ¿Lo hacéis a través de las runas, lanzáis una moneda al aire o a través de un servicio de book box?

A sangre y fuego

A SANGRE Y FUEGO

Empieza la semana con más oscuridad de la acostumbrada y no me refiero a los nubarrones de tormenta o a la niebla que azota las noches leridanas. Puede que fuera la migraña, la apatía o el sinsabor de encender el televisor y tener la desgracia de ver las noticias. Últimamente, manda la oscuridad.

Rebeca, que se ha convertido en mi musa pro-entradas-Redondal, me ha inspirado tocándome ese tema sensible que los escritores siempre guardamos como oro: los sentimientos.

Siempre he defendido que escribimos así como somos, que mostramos en nuestras historias más de lo que nos gustaría, que contamos nuestros sentimientos y nos abrimos en canal, aunque antepongamos la máscara de la metáfora. Desahogarse con la palabra, rezándole al dios secreto de lo oculto, para mostrar la sinrazón de nuestras vidas, ahogadas en tinta y papel.

Los lectores tenemos la responsabilidad de buscar al autor y rebuscar en sus entrañas, destripar cada palmo de letras para descubrir sus tesoros, acompañarlos en sus pesadillas y demonizar sus terrores.

Imagen de Anja en Pixabay

Autobiografías, el placer de contarlo tú mismo

Las autobiografías son narraciones de las vidas de personas contadas por ellas mismas. ¿Cuántos de nosotros no hemos soñado alguna vez con contar las peripecias de nuestras vidas? Siempre hay algo que merece la pena compartir, un episodio sombrío o el más espectacular jamás escrito. Nos creemos seres únicos y, en realidad, lo somos. Vivimos en paralelo, los unos junto a los otros, pero la forma de sentir esa realidad cambia de persona a persona y de ahí nuestro espíritu biógrafo.

Tampoco vamos a olvidar que contar algunas experiencias puede ser alentador para los que estén pasando por un momento similar, que nos pueden hacer reflexionar sobre temas que jamás hemos vivido o que, simplemente, fomentan nuestra conciencia social. No vivimos aislados en planetas, aunque nos guste alardear de que cada casa es un mundo por explorar. Nos parecemos, soñamos lo mismo, y también sufrimos igual.

La biografía es esa parte de la literatura que nos muestra que somos de carne y hueso, que por dentro nos corre la misma sangre que da poder al sentimiento. Viejas argollas de metal nos atan a las mismas disyuntivas, nos hacemos las mismas preguntas, buscamos la felicidad.

El “Diario de Ana Frank” marcó a todos aquellos que habían sufrido como ella, compartieron sus amarguras en plena Segunda Guerra Mundial y nos rebanó el corazón, sangrante de tantas batallas absurdas.

Infinidad de personajes famosos, políticos, actores, cantantes, deportistas… todos tienen su parcela personal donde contar cómo llegaron a la fama y los ardides vividos para conseguirlo. Nos podemos sentir identificados en algún momento con su relato o dejarnos llevar por la fantasía de una vida que supera la ficción. Tal vez nos suban el ánimo y nos recuerden que cualquiera puede conseguir sus sueños, luchando, con perseverancia y ahínco. Sentir que podemos lograrlo es una de las bazas de este tipo de lecturas.

Libros de autoayuda y superación personal

Recuerdo el libro “El Secreto” de Rhonda Byrne o “El poder está dentro de ti” L. Hay, de una época en mi vida en que me buscaba y no encontraba por ninguna parte. Son narrativas amenas, reflexivas, que intentan sacar una parte positiva de todas las cosas e intentar mejorar la vida del lector. Reconozco que cuando los lees te sientes bien. Puede que no te resuelvan la vida y que al finalizar la narración no haya ocurrido nada especial a tu alrededor. Seguirás teniendo los mismos problemas y el mundo girará en esa misma dirección desquiciante que nos aterra, pero sin duda, el poder de estos libros se basa en remover nuestras entrañas y sacar la basura fuera. Barrer todo lo que no interesa y centrarnos en ese presente olvidado del que nadie habla. Una aventura hacia ese desconocido interior al que nunca escuchamos como es debido. ¿Rendirse? ¡Atrévete a leer!

Libros espirituales

No están muy lejos de la autoayuda y a veces se confunden. A mí me gusta diferenciarlos haciendo hincapié en el papel que las diferentes religiones y filosofías han tenido sobre la historia de la humanidad. Siempre me han fascinado otras culturas y por ende, todas esas religiones desconocidas a las que millones de personas rinden culto a diario. Panteones repletos de dioses o uno solo, infunden sentimientos tan contradictorios como el amor y el miedo. La Biblia, El Corán, La Torá, el Budismo, Tao, I Ching… y muchos libros que hablan sobre ello en sus historias. Aquí incluyo porque siempre me hizo gracia, a “Y Dios vuelve en una Harley” de Joan Brady y “El Alquimista” de Paulo Coelho.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Cuentos de Navidad

Sí, es extraño que haya metido este tipo de cuentos, pero son entrañables y me remueven por dentro. ¡Y no solo en Navidad!

Lo sabéis, pero no queréis reconocerlo. Están ahí, aguardando todo el año a que abráis las puertas a sus mundos de magia y nieve. Más allá de la religión y la pura tradición, los cuentos navideños son pura fantasía, a medias entre el drama, la familia y el amor. Desde “Un cuento de Navidad” de C. Dickens y “El cascanueces” de Hoffman hasta el cuento navideño de nuestra compañera Jessica Galera Andreu “Diana, a la luz de un candil”.

Los cuentos proporcionan esa pizca de luz en un mundo de tinieblas, al calor del hogar, bajo un manto de fría realidad. ¿No es la época de los milagros? Desde luego, nos hace falta a todos uno, quizás podríamos escribir nuestro propio cuento navideño. Uno donde todo termina bien y 2020 ha sido solo un sueño…

Poesía

¡Ah, nada como el sentimiento vivo de la lírica para atrincherar el corazón! ¿Nunca os habéis quedado temblando ante unos bellos versos? La poesía tiene la capacidad de desmontar un corazón en apenas segundos, un arma afilada y convulsa que nos escupe al nivel del betún y nos arrasa por dentro como una hoguera. Sentir es como engañar al alma para que tiemble y deje su pedestal eterno; de las brasas de ese rastro luminoso nacen los versos.

Homero, Shakespeare, Baudelaire, E. Dickinson, Machado, Neruda, Calderón de la Barca… En todas las épocas y continentes ha habido personas dedicadas al antiguo oficio de crear poesía. Elegante manera de exaltar las más bellas pasiones, pero también las más temibles y oscuras. Los versos jamás dejan indiferentes.

Novela Romántica

Megan Maxwell, Elísabet Benavent, Nora Roberts, Abril Camino, Jane Austen, Emily Brönte…; hay un largo rastro de novelas antiguas y modernas donde el sentimiento aflora como parte natural de la vida. Se ríe y se llora, se ama y se odia. El amor hace de la vida un lugar más agradable y nos morimos por el placer de ser amados, nos sumergimos en la piel de los amantes y vivimos sus desgracias, apartamos la razón a un lado y nos dejamos llevar por el corazón. Aquel que no siente es que está muerto.

Imagen de Devanath en Pixabay

Fluir con los sentimientos

Si algo he aprendido en mi corta vida de escritora es que hay que dejarse llevar por los personajes y sus historias. Cuando se ama, se ama; cuando se llora, se llora. Las relaciones piden a gritos conflictos y soluciones, trampas mortales y limbos donde adentrarse en mil placeres diferentes. Para crear un sentimiento hay que vivirlo.

Quizás no nos da la vida para procurarnos ese episodio narrado, pero como buenos actores que somos, debemos meternos en la piel de nuestros personajes muy a menudo. Cuando escribimos somos nosotros mismos y mil vidas más. Contagiamos las palabras de crítica y rencor, de añoranza, pasión y deseo. Volcamos lo que el mundo nos da y lo reconvertimos en pedazos de historias de pseudo-realidad porque, más allá del relato, hay mucho del escritor que lo cuenta.

Para conocer en profundidad a los autores, solo hay que leerlos. Nuestros libros son rutas de paso para todo lo que sentimos, desde ideas políticas, nuestra forma de encarar relaciones románticas, nuestros deseos futuros… Todo está escrito y disgregado en pequeños tesoros escondidos, que el buen lector sabrá reunir e interpretar rebuscando en nuestras almas.

A modo personal, debo añadir que cuando decidí escribir “Por tu sangre”, mi primera novela autopublicada, me hallaba en un momento personal terrible. La fibromialgia se había apoderado de mi cuerpo y tenía el control sobre mi vida. Estaba hundida y escribir me sacó del agujero recordándome que tan solo yo tenía el dominio sobre mis actos. Escribí sobre vampiros por la fuerza y melancolía del personaje. Una dicotomía que entendía muy bien, porque yo misma sufría en mi piel la debilidad y me azotaba el recuerdo de una vida mejor. Los vampiros me salvaron de la depresión y pude volcar en ellos muchas de mis inquietudes y anhelos. Cada personaje que creamos lleva un poco de nosotros mismos porque le hemos dado vida con nuestra esencia vital, somos un poco vampiros todos convirtiendo seres cualesquiera en inmortales

Un placer, como siempre, desahogarme con el lector, camarada de mis emboscadas, amigo estelar.

Chorrofantasía contra la Pandemia (Una Reseña Gaditana)

Buenos días/tardes/noches sean…

El VadeReto de este mes será… ¡Ahivá, que esto no es el Acervo!

¿Qué hago yo aquí, os preguntaréis? ¡Como sois pocos en el reondé, parió el grueso! (que la abuela está de vacaciones). Pues ná, que la Eremita me hizo un encarguito y uno, que es un mandao, no se ha podía negar. Además, me encanta este sitio, su jefa y sus adláteres. Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a soltar guita por aquí en lugar de hacerlo en los comentarios.

El otro día, mientras intentaba mantener los ojos abiertos y peleaba, denodadamente, contra la siesta tardía, la Eremita me espabiló del tó. Quería recomendarme un libro que estaba leyendo y con el que se estaba meando… de la risa, no seáis malpensaos. Me lanzó la carná, que se dice por aquí, y yo que soy de buen comé pues la atrinqué.

«¿Ská, mira, te quieres reír un poquito?» Empezó suavasito. Yo que el buen reír y el buen yantar lo llevo en la sangre, pues le dije que claaaaaroooo. Y ahí caí en su trampa. «Pues te voy a pasar un libro con el que se te va a caer la dentadura postiza. Y… ya puestos… ¿por qué no me haces una reseñita de él en el Reondé?»

Y aquí estoy. Lo siento por vosotros. Por favor, si me tiráis tomates, que sean con melva canutera.

Empecemos por el final. Iros al sitio de la Amazonia y compradlo que está mu baratito y un buen puñao de carcajadas no está pagao. Más con los tiempos que corren. Además si sois de unlimited está de gañote (gratis pa los de fuera).

¡Ya, ya voy!

El libro es “Grumo y Mosquito” y su autor Borja Alonso Alonso. Solo la portada ya son cinco puntos positivos. Obra de Lucía Gracia Salazar:

Antes de entrar en materia os pongo la sinopsis que el mismo autor tiene en Amazon:

«Un aspirante a genio criminal y su protegido intentan atracar una botica a punta de espada y ballesta. Sin embargo, la dueña del local —que es una veterana de guerra durazan— lo impide, alerta al vecindario y pone a la ciudad patas arriba. Mientras tanto, secuestradores y rehenes empiezan a darse cuenta de que tienen más en común de lo que pensaban.

»Grumo y Mosquito es un retelling de la obra de teatro “La Estanquera de Vallecas”, una novela corta ambientada en un marco épicodelirante y chorrofantástico a mitad camino entre la épica oscura y la colorida parodia de las novelas de fantasía.

»NO HAS LEÍDO NUNCA UNA CHORRADA COMO ESTA»

Con respecto al argumento ya está todo dicho. Si queréis saber cómo llevan a cabo el robo, lo que se encuentran, como lo guisan, como se lo comen y como termina el fandango, leed la novela.

Aparte de la magnífica ambientación, los ingeniosos diálogos y sus momentos delirantes, yo destacaría dos cosas de esta divertida obra. Primero, está muy bien escrita y se deja leer con facilidad y buen gusto. Además, tiene un humor desvergonzón, pero sin ser grosero ni frívolo. Todo lo contrario. Buenos golpes y mucho lío entre los personajes.

La Eremita llevaba toda la razón. Me he reído bastante con las locuras de estos locos entrañables y he llegado a soltar varias carcajadas, que dadas las horas nocturnas en las que leo, seguro que los vecinos piensan que me fumo las macetas.

En segundo lugar, aunque parezca, a priori, la típica comedia de enredos, bullas y disparates, Borja la lleva con mucho tino y arte hacia el conocimiento de los personajes. Como una bella obra de teatro, en este escueto escenario, el interior de la botica, viviremos momentos intensos, divertidos, adorables…  y también tiernos, íntimos e incluso filosóficos. Aquí radica, desde mi total y desautorizada opinión, el gran tesoro de la novela.

No voy a desvelar cuántos y quiénes son los aparecidos en la trama, pero como su propio autor los ha mencionado en su sinopsis y título, voy a hablar de los ladrones y la dueña de la botica.

Grumo y Mosquito son los arquetipos de la pareja pícara hispánica. Uno joven y otro “mucho menos joven”; uno alto y otro “mucho menos alto”; uno pasao de vueltas con la vida y el otro más inocente que encomendarme a mí un jamón pa que te lo cuide; uno ejerce de jefe, aunque manda menos que yo solo en mi casa con el perro, y el otro de aprendiz ufano en la profesión del buen mangar. Los dos forman una pareja deplorable, pero, quizás por eso mismo, entrañable y dicharachera. Cada uno intentará remediar lo irreparable a su manera y hacer lo imposible por salvar el pellejo del otro, pero con más corazón que cabeza.

El otro personaje mayúsculo es la dueña de la botica. Se hará la jefa incuestionable de la trama sin que podáis remediarlo. Con más años, que la careta de Tutankamón, es resabida, curtida en mil batallas y con un carácter que ríase usted de los sargentos de la legión. Grumo y Mosquito se las esperan felices por atracar a una vieja, pero ¡Qué vieja! Eso sí, no por ser más bravía que la niñera de Braveheart se hará odiar por los lectores. Todo lo contrario. Aunque sus tejemanejes con las hierbas y cafeces experimentales le hagan parecer una bruja, se convertirá en esa yaya huraña, pero ashushable, con la que nos gusta merendar por las tardes después del cole. (¡Jopé, No hace siglos de eso!)

El trío hará las delicias del personal. Tanto por sus peleas físicas y dialécticas, como por sus entendimientos de la vida. Que esta obra tiene mucha filosofía, como ya he dicho, aunque parezca solo un desvarío de mente escritoril. Son muchos los momentos en esta pequeña, pero intensa obra, en que te sentirás como si estuvieras con ellos encerrados en la botica divagando sobre el sentido de la vida.

Aunque no se especifica época durante la trama, el que habla, que ya en lugar de peinar canas intenta dispersarlas para que ocupen más espacio, ha creído ver indicios de “El Buscón” o el “Lazarillo de Tomes”, aunque también, como dice su autor, de “La Estanquera de Vallecas”. Me los he imaginado en esa España medieval dónde cada uno se ganaba la vida como podía. Como ahora, pero sin televisión e Interné. Aunque se habla de trasgos, demonios, gobernantes corruptos y opresores y…, eso, cómo ahora mismo.

En definitiva, una obra que merece mucho su lectura. Os hará reír, disfrutar y pensar. Su lectura es rápida, 77 paginicas del kindle, y además, como los convites, tiene las tres bes: buena, bonita y barata.

Quiero finalmente darle las gracias a la Eremita por la recomendación, y la invitación a este suicidio, y a su autor por regalarme el ebook para su disfrute. Espero no habé sío demasiao monótono y aburrío.

Cuidaros mucho, poneos la mascarilla por encima de la nariz, no seáis palurdos, y quedaros en casita leyendo siempre que sea posible, que hay muchos libros dónde perderse y vivir mil aventuras, sin peligro ni riesgo alguno.

Salud, cerveza y jamón. (bueno, zumito y tofu pa los protestones)
Jose Antonio Sánchez (jascnet.wordpress.com)

Datos del libro:
Título: Grumo y Mosquito.
Autor: Borja Alonso Alonso
Ilustradora: Lucía Gracia Salazar
Tamaño del archivo: 5.477 KB
Longitud de impresión: 77 páginas
Número 12 en los más vendidos de Amazon.
Enlace del libro en Amazon:
https://www.amazon.es/Grumo-y-Mosquito-Borja-Alonso-ebook/dp/B08D6F7YLJ/ref=sr_1_1
Cuenta del autor en twitter:
https://twitter.com/borradorcrisis
Web del autor:
http://www.borjaalonsoalonso.com/

Y un día como hoy

Hola Redondaleros. Una entrada un poquito especial. Un día como hoy, hace muchos muchos años en un pueblo junto al m… ah no esperad, esa era la de Poe. Repito. Hace muchos muchos años en un “poblachón manchego” lleno de gatos, que hoy es la capital del Reino, nacía mi señor padre.

Algunos, bueno muchos, años después, éste creo que sí cerquita del mar, nacía alguien a quien considero ya un buen amigo, nuestro colaborador y gran escritor de Fantasía Rubén H. Ernand.

Y a mi no me queda otra que aprovechar la magia de este rincón para desearles a ambos con todas mis ganas muchísimas felicidades. Espero que estéis en mi vida muchos 14 de Noviembres más, porque me siento privilegiada de teneros en ella.

Sólo (acentuado a propósito) puedo regalaros mi cariño. No es gran cosa, pero es lo que tengo. Cuando me toque la lotería de Navidad ya si eso hablamos.

Bueno qué demonios, a Rubén le regalo una rareza bonita. Que nunca dejes de imaginar mundos.

Muchas Felicidades.