LA HIJA DE LAS MAREAS – PILAR SANCHEZ VICENTE

Ya estamos en Noviembre. A mí me parece que hace pocos días estaba alzando la copa de cava para brindar por el nuevo 2021… y sin darme cuenta están los dos patitos a la vuelta de la esquina.

Me lo decían mi madre y mi abuela: cuanto más mayor te haces más corre la vida. Ostras pero es que la mía últimamente va como en Formula I. Tan rápido que no sé bien en qué momento pasé tal curva o enfilé aquella recta, y tan cerca de la meta apenas si recuerdo el circuito que acabo de recorrer. Y es curioso, porque a más velocidad del asfalto más lento es el bólido que conduzco: empecé manejando yo un Ferrari y acabo siendo paseada por Morgan Freeman, como Miss Daisy

Volviendo a lo que nos ocupa, de madres, abuelas y recuerdos va el libro que os traigo hoy. Pero no es solo eso. La Hija de las Mareas es mucho más. Una novela histórica, feminista sin radicalismos, y reivindicativa de los derechos fundamentales del ser humano, que hace de ella una lectura absolutamente inolvidable.

Este año he leído libros buenísimos no, lo siguiente, pero este me ha resonado en las entrañas, en los genes, en mi conciencia de género y en mi sororidad. Porque va de historias de mujeres con y sin nombre en la Historia; de lo mucho que hicieron nuestras predecesoras para que tengamos hoy nuestro sitio. Seguimos luchando, pero su batalla fue infinitamente más dura y difícil. Por ello quiero unirme a la dedicatoria del libro de Pilar Sánchez Vicente:

Dedicatoria del libro La Hija de las Mareas de Pilar Sánchez Vicente

Además, compartir simultánea con las mujeres de #SoyYincanera (los hombres del grupo andan pelín liadillos en estos últimos tiempos) y con la propia autora, ha dado valor añadido a la lectura. Si tenéis tiempo pasaos por el Hashtag #LaHijadelasMareas. Hay comentarios impagables, de esos que salen desde las tripas al leer lo que fuimos, al constatar lo que ahora somos. Y las reacciones desde lo más profundo de nuestra femineidad, a veces con risas, a veces con gritos indignados, son unánimes sin haberlo pretendido.

Es muy de agradecer además que la autora haya comentado con sus aportaciones todas y cada una de nuestras citas del libro, que son muchas, creedme. Un trabajo de chinos (jod.. es decir jolín con los dichos… merienda de negros, trabajo de chinos… pero qué puñeta, es como se entiende). Ha sido muy enriquecedor.

Pilar es nueva por estos lares, así es que vamos a conocerla un poquito:

Pilar Sánchez Vicente

Pilar Sánchez Vicente es documentalista y escritora. Licenciada en Geografía e Historia, trabaja como jefa del Servicio de Publicaciones, Archivos Administrativos y Documentación del Gobierno del Principado de Asturias. Es presidenta de la Asociación Profesional de Especialistas en Información (APEI). Fue guionista y presentadora de varios programas en TVE-Asturias y el canal Internacional de TVE. Entre sus obras destacan: Breve Historia de Asturias (Ayalga, 1986; VTP 2006), Comadres (KRK, 2001) y Gontrodo la hija de la luna (KRK, 2005).

La fuente es la biografía de Roca Editorial, pero la tenéis escrita de puño y letra junto con su bibliografía completa y más información en la web de la autora.

Sin más preámbulos, vamos con la sinopsis:

En el año 1820 Andrea Carbayo de Jovellanos, La Gabacha, hija de Gloria Carbayo, la Encantadora, y de Gaspar Melchor de Jovellanos, Jovino, escribe sus memorias para dejar constancia de las aventuras y desventuras que la llevaron al lugar donde se halla, perseguida por la intransigencia del inquisidor Valdés.

Reviviremos su infancia en Obiedo y viajaremos con ella a Oxford, donde, disfrazada de hombre, asistirá a la presentación de importantes descubrimientos para la Medicina actual. En París vivirá de cerca la Revolución con su inseparable Olympe de Gouges, volcándose en la lucha por los derechos de las mujeres y en su trabajo en la imprenta. Un oficio, el de impresora, que ejercerá también en Gixón a su regreso. Será entonces cuando conozca a su padre y disfruten ambos de fructíferos paseos por el arenal. Directora de una escuela para niñas desfavorecidas, fundará un periódico que desempeñará un papel clave durante la guerra de la Independencia. Este conflicto bélico, que asolará la región convirtiéndola en un escenario dantesco, conducirá a Jovellanos a la muerte, facilitando que Valdés culmine su venganza sobre ella.

Ilustrada, intelectual, tertuliana, escritora, traductora, maestra, feminista… Andrea fue una precursora en muchos aspectos, sin que ello impidiera que fuera borrada de la Historia, como otras tantas mujeres en toda época y lugar.

En el año 2021, cuando se cumplen 210 años de la muerte del ministro y prócer gijonés Gaspar Melchor de Jovellanos, la publicación de este manuscrito y el inesperado descubrimiento de una hija secreta agigantan la leyenda sobre tan ilustre personaje.

Sinopsis en Roca Editorial de La Hija de las Mareas de Pilar Sánchez Vicente

Comienza la novela con un prefacio sobre la caída de la Villa de Xixón en manos de Enrique III, Rey de Castilla, en 1395; un breve apunte histórico que presenta a la primera mujer fuerte de esta historia, la Condesa Isabel de Viseu, que, si bien no pasa de ser una presencia anecdótica en el libro, es casi una declaración de intenciones de la autora: «Con lágrimas en los ojos, Isabel de Viseu ve arder su sueño». Como tantos sueños de otras que veremos arder a lo largo de las páginas.

Quinientos años después, en forma de memorias, empieza la historia de tres mujeres Carbayo, apellido cuyo significado es «roble» , trasmitido a las hijas generación a generación, pues, como estirpe matriarcal de raíces vikingas, curanderas por herencia – brujas, las llamaban antes – no toman el apellido del padre. Son Carola, Gloria, y la autora de las memorias, Andrea.

Abuela, madre e hija. La Anciana, la Madre y la Doncella… concepto atávico de la deidad en la brujería y en el inconsciente colectivo, que, aunque pueda confundir a la patriarcal Inquisición, no es más que el ciclo vital del principio creador femenino y la completa comunión y provecho de los dones de la naturaleza. Tal vez mediante ceremonias arcanas en algunos casos, pero bien es sabido que el ser humano infunde fuerza mental a sus intenciones usando rituales desde que el mundo es mundo…. Habría mucho que hablar sobre el tema, pero no creo que tal simbolismo fuese propósito consciente de la autora y me desvío; volvamos pues con Andrea Carbayo y sus antecesoras.

Con Carola y Gloria nos sumergiremos en el mundo casi feudal de dos villas norteñas españolas. Conoceremos el origen de la enemistad eterna entre las Carbayo (Las Encantadoras) y la familia noble de los Valdés, el comienzo de la apertura a las ideas ilustradas de los Jovellanos, y las insignes figuras del Dr. Bertrand y Melchor Gaspar de Jovellanos, que como abuelastro/mentor y padre natural respectivamente, serán presencia y ausencia presente, valga la contradicción, en las memorias de Andrea Carbayo.

De estas primeras etapas he de decir que me resulta fascinante el mundo del curanderismo, despojado de todo tipo de mística, que la autora describe en el libro. El producto de esa botiquina escondida en el subsuelo de Xixón que supera cualquier botica legal es mágico, pese a no tener nada de magia y sí mucha sabiduría ancestral. No voy a hablaros más de ella, descubridla en la novela, os garantizo que vale la pena.

Carola y Gloria, pese a sus ideas avanzadas, asumen el destino que la Sociedad de la época les asigna, y mediante sus artes de sanación hacen de su capa un sayo y viven como las dejan, haciendo lo que quieren cuando pueden, intentando no hacerse notar . No así Andrea, que no entiende de diferencias sociales por raza o género, y dedicará su vida a la lucha por la igualdad.

Marcada con el sambenito de ser bisnieta de la Bruja de Veranes, enemiga acérrima de los cerrados Valdés, Andrea marchará a Obiedo junto con su abuela y su abuelastro, el Dr. Bertrand. Allí comenzará a vislumbrar que la vida va más allá de una pequeña villa costera enfrascada en sus tradiciones medievales. Tras la muerte de Carola acompaña al Dr. Bertrand a París y Oxford, donde descubre el mundo más allá de la incultura y cerrazón de una sociedad española cultural y evolutivamente sofocada desde tiempos de Felipe II.

En París establecerá su residencia y conocerá a otra mujer que marca su historia, la dramaturga monárquica y sin embargo ilustrada y feminista Olympe de Gouges. Vivirá los prolegómenos y participará en la Revolución Francesa, periodo histórico que siempre me ha maravillado y que la autora describe desde el punto de vista de una integrante femenina del Tercer Estado de una manera magistral.

Bajo el mandato de Robespierre, Andrea se ve obligada a regresar a Obiedo y posteriormente a Xixón (permitidme que conserve los nombres tal y como aparecen, y leeréis la explicación de su transformación en Oviedo y Gijón en la novela). Conoce en persona a Jovellanos, a la hermana de este que es su tía aunque nunca lo sabrá, y continúa su lucha usando las artes de imprenta adquiridas en París, no sin las dificultades que le supone ser un afrancesada en tiempos de la ocupación y la Guerra de la Independencia, y una avanzada a su tiempo en sus reivindicaciones de género, que ni el mismo ilustradísimo Jovellanos comparte, pues en el sexo masculino debe estar imbuido el sometimiento femenino basado en la maternidad en aras de su supervivencia genética.

Tanto más que contar sobre el libro que os aburriría, así es que vamos a cortar aquí. Pero hacedme caso, sobre todo vosotras, que lleváis por tradición oral en vena lo que os han contado vuestras abuelas y madres: leed este libro porque es, sencillamente, una joya. Historia novelada y feminismo razonado en unos cientos de páginas.

Como despedida, os dejo algo incluido en el libro, que hoy os puede parecer perogrullada, pero fueron las verdades del barquero (no sabéis la de anécdotas y dichos curiosos que hay en la novela). Cuidaos, redondaliers (¿pensábais que lo olvidaría? Je).

PETICIÓN DE LAS DAMAS POR LA LIBERTAD A LA ASAMBLEA NACIONAL.

Cuaderno de Quejas. París, 1789

Sin duda es sorprendente que después de haber dado tan grandes pasos en la vía de las reformas y haber abatido el bosque de los prejuicios, decretando la igualdad de derechos para todos los individuos, hayáis excluido de puestos, dignidades y honores a la mitad de los habitantes de este vasto reino. […] ¡Ah, ilustres señores!, ¿nosotras seremos las únicas para las que siempre existirá la Edad de Hierro? […] ¡Atreveos a reparar a nuestro favor las antiguas injusticias de vuestro sexo! […] PROYECTO DE DECRETO: La Asamblea Nacional, queriendo corregir el más grande y universal de los abusos y reparar los daños de una injusticia de seis mil años, decreta y declara lo siguiente:

1.- Todos los privilegios del sexo masculino son entera e irrevocablemente abolidos en toda Francia.

2.- El sexo femenino gozará para siempre de la misma libertad, las mismas ventajas, los mismos derechos y honores que el sexo masculino.

3.- El género masculino ya no será mirado, incluso en la gramática, como el más noble, puesto que todos lo son.

4.- Ya no se incluirá en actas, contratos, obligaciones, etcétera, la cláusula insultante de autorización del marido, pues ambos deben gozar dentro del matrimonio del mismo poder y la misma autoridad.

5.- Los pantalones ya no serán exclusivos del sexo masculino, sino que ambos sexos tendrán derecho a llevarlos.

6.- Cuando un militar, por cobardía, comprometa el honor francés, no se le degradará vistiéndolo de mujer, pues ambos sexos son igual de honorables.

7.- Todas las mujeres podrán ser admitidas en asambleas de distrito y departamento, nombradas en cargos municipales y elegidas diputadas en la Asamblea Nacional, respetando siempre la ley electoral.

8.- También podrán ser promovidas a cargos de Magistratura.

Pilar Sánchez Vicente. La hija de las mareas. Roca Editorial.

Ficha técnica:

LA ILUSTRÍSIMA – MARTA PRIETO

Un saludo otoñal para los redondaliers (cómo vais a odiar a Rubén por darme estas ideas, me consta, je). Tengo que contaros que las chicas Yincaneras, esas con las que comparto lecturas simultáneas en Twitter y un poquito en Instagram, me han sacado de mi eremitorio este pasado septiembre para llevarme a la Feria del Libro de Madrid y actividades paralelas, y le han dado a mi cerebro ganas de su marcha literaria, pues lo que proponen suele ser muy bueno.

Y allá vamos, dispuesta a compartir periodo de lecturas con ellas nuevamente.

La novela con que se ha inaugurado la temporada bajo el hashtag #SoyYincanera es La Ilustrísima, de Marta Prieto, una autora novel que nos ha presentado la Editorial Alrevés, a la venta desde el pasado 27 de Septiembre. Para poneros en situación ¿recordáis el caso de asesinato de Isabel Carrasco, la presidenta del PP y de la Diputación Provincial de León? La mataron a tiros sobre un puente en el 2014… googleadlo porque hablaremos de ello, fue muy sonado en su día.

Marta Prieto

Como siempre que traemos a una autora nueva al Redondal, sepamos un poco de ella. Marta Prieto nació y vive en León, donde se licenció en Derecho. Ávida lectora desde la infancia, ejerció la abogacía y trabajó en la Administración Pública. Actualmente se dedica por entero a su verdadera vocación, la literatura. Lleva años escribiendo, contando historias que no han salido del cajón y de las que solo ha disfrutado su círculo más cercano. Ya trabaja en un nuevo libro a la vez que revisa antiguos textos por si tuvieran cabida en el mercado editorial. Hasta ahora, el cuento y los relatos delirantes han sido su campo de trabajo. La Ilustrísima es su primera novela.

Fuente: Alrevés Editorial

Como os decía, La Ilustrísima trata de la recreación novelada en clave casi de humor crudísimo y ácido, certero y cotidiano, de los hechos, personajes y circunstancias que llevaron al crimen que os mencionaba. Que nos lo anticipe la sinopsis:

El 12 de mayo de 2014 la ciudad se estremeció: el cadáver de la presidenta de la Diputación yacía sobre la pasarela que cruzaba todos los lunes de camino a la sede de su partido. De inmediato, una sábana de rumores y especulaciones cubrió su cadáver. ¿Cuál, de sus muchos enemigos, podría tener más motivos para asesinarla? La Ilustrísima era una mujer odiada y temida. Polémica, ambiciosa, sin pelos en la lengua, acaparadora de cargos, obsesionada por conocer los secretos de toda la ciudad y perseguida por la prensa, que comenzaba a husmear en sus amaños y componendas. El morbo correrá desbocado por las calles lluviosas de una ciudad con ojos y veneno en cada esquina, en cada ventana, descubriendo una trama de odio, celos enfermizos y secretos tejida durante años. Un relato coral, apasionante e irónico que nos habla de corrupción, de poder y de cómo este se acepta, o no, cuando quien lo ostenta es una mujer. La Ilustrísima es una novela apabullante, descarnada y certera. Marta Prieto, con una prosa casi naturalista, ha urdido un relato social por momentos hilarante, otros brutal, que es también el retrato de una ciudad de provincias en la que parece, solo parece, que nunca pasa nada.

Sinopsis de La Ilustrísima. Marta Prieto con Alrevés Editores

La Ilustrísima es Rosario Llamazares, Presidenta de la Diputación por el Partido de la Derecha. Bajita, ambiciosa y con pocos escrúpulos, ávida de poder como un pequeño Napoleón de provincias.

Con ella, y alrededor de ella, conoceremos, o más bien reconoceremos, las corruptelas de la baja política, aunque refleja las de la alta – Ya lo dice el Kybalion, como es arriba es abajo – . Y digo bien, reconoceremos, pues la autora, en un lenguaje aparentemente llano, nos va relatando todos esos chanchullos que oímos cada día en los teledarios, en los puñales por la espalda, por la cara o por donde puedan de nuestra elevadísima y llena de estilo clase política patria, o en las tertulias de los funcionarios en el café de la esquina. Nótese la ironía en la letra itálica. Por si acaso. Que ni la ironía merecen.

Y con y sobre todo esto, las conexiones establecidas entre los personajes; van hilando una trama de envidias y venganzas que desembocan en el crimen. Todo ello imaginado, aunque con mucha verosimilitud, por la mente de la autora, que añade grandes dosis de crítica social en clave semihumorística a la realidad política y cotidiana de una ciudad provinciana que parece anclada en tiempos pasados, en este caso León, pero bien pudiera tratarse de muchas otras ciudades de la geografía hispana.

No voy a contaros de los personajes, pero sí deciros que todos y cada uno de ellos tienen un perfil psicológico notablemente claro y definido; Marta les dota de una filosofía vital de lo común que reconoceremos como propia o de conocidos en cada una de sus acertadas aseveraciones. Son personajes que, como se dice ahora, tienen calle.

Comenté por ahí que Marta Prieto me traía a la memoria a Don Camilo José Cela. Y lo dije porque su narrativa, aún utilizando un lenguaje que pudiera parecernos popular, muy cotidiano, nada más lejos. Os asombraréis al comprobar cómo aparece de pronto una palabra, una frase, un modo de hilar la prosa que deja entrever que la sencillez es tan solo una apariencia, y hay una persona con una vasta cultura lingüística cuyo merito es escribir de forma en que no se nota, pero se percibe. Y a mí eso me encanta como buena gafapasta o pseudocultureta que soy. Ah, y dice coño. Muchas veces. Y todos los sinónimos que llevan la ch y yo aborrezco. ¿Hay algo más de Cela que eso? (risas)

Interesante, distinta y diferente. Eso es La Ilustrísima. Y su final, titulado El Pastel, es la releche en verso. Bueno no, en prosa.

Venga, a cuidarse y todo eso. Con Dios o con quien plazca a vuesas mercedes.

  • Editorial ‏ : ‎ EDITORIAL ALREVES, S.L; N.º 1 edición (27 septiembre 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 332 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8417847782
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8417847784

CANDIDATOS AL PREMIO LITERARIO AMAZON 2021:TODO ES YA HISTORIA – G.G. VELASCO

Otra pedazo de novela para el PLA 2021. Complicado lo van a tener los señores jurados, en serio os lo digo. Hay mucha calidad; la pandemia ha sido productiva para el Universo de la Palabra Escrita. Obras con introspección y reflexión, cualidades que aplicamos sin dudar a lo que hemos leído hasta ahora de G.G. Velasco. Y… considerables idas de olla, pero ojo, de las guays, de esas que según pillamos el libro nos empezamos a decir ojipláticos: pero… pero… pero… y seguimos leyendo obnubilados, mientras la mente del autor nos lleva a mundos imposibles, como en Todo es ya Historia.

Rizando el rizo, ya no jugamos solo con un mundo postapocalíptico, sino con conceptos de física y mecánica cuántica sobre el Tiempo.

Quince años después del colapso de la isla de Ardra, Sira Faris, ranger al servicio de la ciudad fortificada de Monteburgo, recibe el encargo de aventurarse en el inhóspito exterior para traer de vuelta a un fugitivo muy especial.

Su incursión a través de las ruinas del pasado y los horrores del presente, ya de por sí casi suicida, se complica cuando un improbable suceso la obliga a encarar otra amenaza incluso peor: el recuerdo del papel que ella misma jugó en la caída del país y su vínculo con un misterioso dispositivo capaz de alterar el futuro.

Pero, ¿existe de verdad alguna diferencia entre el presente, el pasado y el futuro o todo está ya escrito y no queda espacio para el libre albedrío? Tan solo Noel León, un controvertido científico íntimamente ligado a la historia de Sira, tiene la respuesta. Y quizás, solo quizás, el poder de revertir el desastre.

Sinopsis de Todo es ya historia de G.G. Velasco

La novela es una mezcla entre la distopía postapocalíptica y el road trip. Sira Faris, ranger de Monteburgo, recibe por parte de Ciric Klem, almirante dictador de la ciudad, la misión de traer de vuelta a su hijo adolescente, Melvin, fugado con su amiga Anne Senna, en pos de una vida mejor en Punta Allende. Hay rumores de la existencia allí de avances científicos que permitirían curar la pandemia mortal que asola la isla de Ardra. Junto con ellos y su halcón, Nan, recorren la isla hasta su destino no sin múltiples percances, amenazas de monstruos, pérdidas y encuentros de sus rumbos vitales, a un ritmo tan frenético que atrapan al lector sin tregua alguna hasta la conclusión.

Y solapándose a la aventura, en capítulos alternos, conocemos el pasado y la causa del presente mediante la historia de Sira y Noel León, un eminente científico del que Sira se enamora, y que aporta, entre otras muchas cosas, y no como trama básica pero sí motivacional, el toque de romance.

He hablado de pasado y presente, pero es erróneo, pues la base argumental de la novela es la relatividad del tiempo, las realidades paralelas, alternativas, las líneas temporales confluyentes… uf, tendría que entender de física para explicarme mejor, y no solo no es mi fuerte, es concretamente mi debilidad y no en el «buen sentido» – de hecho he enloquecido literalmente con los enunciados del inicio de cada capítulo, principios físicos. He intentado entenderlos. Y mi cerebro ha cortocircuitado. Pero no os preocupéis, es cosa mía, y la aventura es la aventura, no lo es menos por un enunciado ininteligible para mentes de letras puras –

Con respecto a esto último, Velasco hila de forma magistral la narrativa para contarnos el pasado que es presentepresente que es pasado presente que es futurofuturo que es pasado. Brillante. Hasta yo lo he entendido tan solo con el arte de la palabra. Leedlo para entenderlo. Si es que al final, aquellos que dicen que las matemáticas lo explican todo no pueden estar más errados: los números sin expresión carecen de sentido, y el instrumento fundamental de la expresión de conceptos es la palabra.

Algo curioso: le iba a poner un pero a la novela. No llegaba a entender el final. Y de pronto, escribiendo el párrafo anterior, me ha cuadrado todo y le quito el pero. Se me acaba de encender la bombillita. Qué intriga ¿verdad?

Otra especialidad de Velasco, es introducir temas sobre los que reflexionar mientras estás inmerso en la aventura. Casi sin darte cuenta, como la pildorita camuflada en la comida.

Los personajes, muy bien definidos y altamente queribles los que tienen que ser queridos. Aunque odio tanto que me rompan el corazón…. y el capullo del autor no para de rompérmelo en Todo es ya Historia. Solo le perdono porque al final, he leído algo muy bueno (aunque ahora necesite feelgood en vena)

Como siempre, con BSO incorporada, el autor os da el código de barras al final del libro. Y el título de cada canción al inicio del capítulo bajo el principio físico (os juro que hasta el tercero o así, pensé que eran letras de canciones megaextrañas, je. Ya os dije que la física me cortocircuita las entendederas)

Y por último, que sepáis que sigo sin entender lo del puto Gato de Schrödinger. Las paradojas y yo, ni con Velasco oigan. Mi mente no llega.

Hasta la próxima, redondaliers (a mí no me miréis, reclamaciones a Rubén)

Link de descarga en KU

  • ASIN ‏ : ‎ B09DS2WFFK
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 1273 KB
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 446 páginas

PASTORES DEL MAL – FÉLIX GARCÍA HERNÁN

Quienes quieran que fuesen los que estaban metiendo las narices en este embrollo no tenían ni idea del adversario al que se estaban enfrentando.

Hernán, Félix García . Pastores del mal (Narrativa nº 112) (Spanish Edition) . Editorial Alrevés.

Acabo de terminar justo ahora, Miércoles 15 de Septiembre de 2021 a las 22h01 esta tremenda novela de Félix García Hernán. Y quiero ponerme con la opinión, reseña, o como queráis llamarlo, de inmediato. Tengo ganas de llorar. Tengo ganas de escribir en la pantalla del ordenador, como hace nuestro ya conocido y admirado Javier Gallardo (Cava dos fosas) en un momento dado durante la historia: «…. Dios». Bueno vale, soy incapaz de escribirlo entero dada mi educación católica, ya que, aunque hago gala de mi agnosticismo, los condicionantes adquiridos y grabados a fuego en el alma, si la hubiere, pesan. Pero son cuatro letras. Y es una blasfemia, tal vez merecida. Y que no me vendan eso de los designios inescrutables.

«Si Dios existe, espero que tenga una buena excusa para el abandono en que tiene sumido al mundo».

Hernán, Félix García . Pastores del mal (Narrativa nº 112) (Spanish Edition) . Editorial Alrevés.

Me gustaría advertiros algo: es una novela para adultos. Dejad a los jóvenes de espíritu seguir creyendo que el mundo es bello. Item más, como os dije en la anterior ocasión, García Hernán no escribe para pusilánimes. Sin embargo, le leería una y cien veces. Hasta en un tema tan escabroso como el que trata este libro, nada menos que el auge y – gracias a Dios, que a veces no es tan «….» – caída de una red de pederastia, sale este autor airoso con gallardía a través de su personaje Gallardo, el adalid del lector en la trama.

Dicho lo cual, vamos con la sinopsis:

Cuando el padre Damián Isún cambió de postura para acomodarse en su cama, el corazón le dio un vuelco al palpar, bajo la colcha, el cuerpo desnudo y sin vida de uno de sus pupilos. ¿Cómo había llegado allí? El pánico se apoderó de él y acudió a su antiguo discípulo, mosén Estanis, en busca de ayuda y refugio. 
El mosén no dudó en contactar con el comisario Javier Gallardo, que aunque se había retirado hacía poco del servicio, nunca podría olvidar que le debía su vida al religioso. Así, junto al ahora inspector jefe Raúl Olaya, Gallardo intentará demostrar la inocencia del padre Damián.
Juntos descubrirán una poderosa organización internacional cuya voracidad desmedida destroza y utiliza a cientos de niños y entre cuyos dirigentes se hallan destacados miembros de la banca, la política, las finanzas o la Iglesia. Con una prosa arrolladora, directa y sin artificios, pero absolutamente adictiva, Félix García Hernán maneja, con la precisión de un relojero, o mejor, de un cirujano, una trama que nos llevará, sin un respiro, de Barcelona a Roma, Nueva York, París o Wisconsin, y lo confirma como un narrador especialmente dotado para novelas donde lo social y la denuncia conviven con la acción más vertiginosa.

Pastores del Mal. Félix García Hernán con Alrevés editorial

¿Os suena? Hace casi nada, este Papa Francisco, que parece una lucecita de actualidad en el pozo oscuro y ancestral que es La Iglesia, así con mayúsculas – esa con la que topaban Don Quijote y Sancho y cientos de miles de personajes ficticios y no tan ficticios durante siglos – ha ido a la yugular del problema en la medida en que le han dejado (aunque se haya quedado en las venitas, pero lo intentó creo)… si no sabéis de qué os hablo tirad de hemeroteca, no tendréis que bucear en exceso.

—¿Hay algo peor que un pastor de la Iglesia que se esté aprovechando de su situación para caer en el pecado más perverso?

Ahora fue Javier quien tardó en contestar, midiendo muy bien sus palabras.

—Sí, que ese pastor haya industrializado el mal

Hernán, Félix García . Pastores del mal (Narrativa nº 112) (Spanish Edition) . Editorial Alrevés.

Ya en la ficción, en Pastores del Mal, toda la trama me trae a la mente una compleja y peligrosa partida de ajedrez, con Javier Gallardo como Dama blanca y el Obispo Dawkins como Rey negro. Ambos van moviendo sus alfiles, Raúl Olaya y Francesc Rodadera en blancas, Peter Andersen y Jaume Llull en negras, hasta conseguir el jaque mate definitivo al Rey Negro. El papel de Rey blanco lo asumen para mí los niños implicados, defendidos o atacados por el resto de piezas del tablero. Porque la investigación que narra la novela es un poco atacar y defender moviendo y eliminando piezas estratégicamente por ambas partes hasta la conclusión.

Por el camino quedan, o no, caballos, torres y peones, como Mosen Estanis, el Padre Damián, Carballeira, Oscar Romero, o los incalificables Manuel Oliveira y Remei Puig.

La partida es fascinante, y por supuesto el lector va con blancas. Tan ajedrecístico me parece que hay hasta un momento enroque del Rey Negro que hace a la Dama Blanca pensar en tirar su rey al tablero. Pero ganan blancas. Y respiramos. Porque es ficción después de todo. Ojalá la victoria fuera real.

Por fortuna, también habían caído esos miserables pastores del mal que, escondidos tras sus alzacuellos, se habían aprovechado de su posición dominante en los colegios para explotar a los críos.

Hernán, Félix García . Pastores del mal (Narrativa nº 112) (Spanish Edition) . Editorial Alrevés.

Y cuando acaba la lectura/partida y cerramos el libro, descubrimos que nos ha encantado y lo hemos pasado muy bien, pese al mal y a lo que pudiera parecer a priori, ya que, como Cava dos fosas, lo integramos en la categoría de novelón. Y os mueve todo lo movible, lo cual es la magia de una gran lectura.

Yo firmaría por tener muchos Gallardo, Olaya, Rodadera.. en la vida real. Quién sabe. Tal vez existan y no lo sepamos. Puede que, como en la novela, ellos sufran el doloroso proceso del descubrimiento, y nosotros solo leamos el resultado escandaloso de arduas investigaciones en la prensa y redes sociales .

Por último, contaros que conocí al autor y a gente de la Editorial el pasado 9 de Septiembre en la presentación del libro. Fue interesantísimo e instructivo. Y muy divertido gracias en parte al desparpajo de Mercedes, la editora. Gracias Félix, Sr. Dolz, y resto de ponentes, un placer conoceros. Y Mercedes, Lola y Silvia, sois unas cracks.

No quiero despedirme sin un #BishopDawkinsFall !!!!

Hasta la próxima re… no, no os llamaré redondaliers como Rubén. En qué estaría pensando este muchacho, para mi que se le quedó la mente en Tarkesia.

Pastores del Mal

Páginas: 390

Idioma :Español

Año de publicación: 2021

ISBN978-84-17847-61-6

LA ÚLTIMA PALOMA – MEN MARÍAS

Qué horror. Pero si los horrores son como La Última Paloma, que me horroricen mucho, por favor. Porque en esta grandísima, oscurísima novela, hay también mucha belleza. La belleza narrativa que cuenta cosas como «tener la voz preñada de luto». Con frases y párrafos que hacen entender hechos y conceptos, no con los ojos que leen y el cerebro que los procesa, sino con las entrañas que los asimilan, y los presentan ante nosotros meridianamente claros, sin los filtros de la mente. Pocas veces he leído a nadie no ya describir, sino escupir emociones crudísimas a la cara del lector con alevosía, solo a golpe de palabras. Men Marías escribe con y para los cinco sentidos. Y el sexto a veces.

Nadie sale de casa. Mucho miedo. Hay un silencio de Viernes Santo que lo devora todo.

Marías, Men. La última paloma (Autores Españoles e Iberoamericanos) . Editorial Planeta.

El mundo de repente brillaba, sonaba más alto, olía a jardín.

Marías, Men. La última paloma (Autores Españoles e Iberoamericanos) . Editorial Planeta.

¿Os parece que sepamos un poco de ella? ¿Quién es Men Marías?

Men Marías

Men Marías (Granada, 1989) se licenció en Derecho y ejerció la abogacía desde los veintitrés años, especializándose en el sector mercantil. Debutó como escritora con la obra Pukata, pescados y mariscos, que fue galardonada con el Premio de Novela Carmen Martín Gaite 2017 y un accésit en el Premio Torrente Ballester 2017. En el género del cuento, ostenta un total de 28 menciones de ganadora y finalista en diferentes certámenes literarios españoles e internacionales. Además, es tutora de técnica literaria, novela negra y poesía en su ciudad.

Fuente: Planeta de Libros

….

La Última Paloma es una novela negra, muy negra. Sin paliativos. Quiero decir, sin «apellidos» que la atemperen en cierto modo como Domestic o Gastronomic… Y este es su argumento:

Frente a la base naval de Rota, tras el cordón policial que acordona la brutal escena, un grupo de vecinos clama que se haga justicia: el cuerpo de la joven Diana Buffet yace salvajemente mutilado y con unas enormes alas cosidas a su espalda.

Ni las cámaras ni el helicóptero de vigilancia de la base han captado una sola imagen que pueda servir a la investigación; algo incomprensible.

La sargento Patria Santiago sabe que el asesino va a volver a matar, pero nadie la cree, ni siquiera el cabo Sacha Santos -a quien le gustaría ser algo más que su compañero-, porque al igual que piensa el resto de Rota, Patria ha convivido con el dolor demasiado tiempo como para ser de fiar.

Una sola pista, la investigación que Diana estaba haciendo sobre la base, y su relación con la desaparición de una joven hace sesenta años, cuando los americanos llegaron a Rota, parecen ser los únicos hilos de los que tirar.

Sólo quien conoce el dolor puede enfrentarse a un crimen tan macabro

Sinopsis de La última paloma. Planeta de Libros

Son las ocho menos veinte de la mañana del 2 de Septiembre de 2021. Aún no he dormido. Tranquilos que me voy en cuanto acabe esta opinión/reseña/lo que sea. Hasta el 20 % de esta novela (lo siento, mi kindle a veces marca las lecturas en porcentaje leído, no en páginas…) me costaba entrar. Algo hizo click en mi interés y llevo dos días aprovechando cada minuto libre para volver a Rota, a saber de Las Palomas. Hasta que acabo de finalizarla, y aún estoy sin aliento con la conclusión, o justo con lo anterior a ella. Pero no podía parar. A ver quién es el guapo capaz de irse a dormir sin saber.

La acción transcurre en Rota, pueblo de la provincia de Cádiz con una base naval estadounidense que se instaló allí en tiempos de Eisenhower y Franco.

La Última Paloma es una novela a cuatro voces: la Sargento de la Guardia Civil Patria Santiago y el Cabo Mayor Sacha Santos, protagonistas e hilos conductores de la trama, nos van dando su versión de los hechos con su implicación personal en ellos. Un narrador en tercera persona nos retrotrae a los años en que la Base empezaba a formar parte de un pueblito de la Andalucía profunda y franquista, a la fuerza o no. Una cuarta voz mezcla pasado y presente, pero de esa no voy a hablaros más que en esta mención.

Y no voy a hacerlo porque, como ya os he dicho en muchas ocasiones, privaros de la sorpresa de lo que vais a leer sería juego sucio por mi parte, puesto que es parte fundamental de la historia, y no estoy aquí para analizar la novela en profundidad, sino para animaros a que la leáis porque merece la pena. Mucho. Quién soy yo para no invitaros a descubrir de primera mano tal y como yo he hecho, cada uno de los detalles y los giros inesperados.

Por eso no he leído más que por encima ninguna reseña antes de leer el libro y escribir esto, porque si algo aprecio de la novela negra que no tienen otros géneros, es su potencialidad de dejarme boquiabierta cada pocas páginas, de jugar con mi mente cuando creo tener el argumento encarrilado hacia una conclusión…. y constato, una vez más, que el escritor, cuando yo voy, él viene. Que lo que yo creo no puede estar más desacertado. Y esa es su maravilla, que la vida, a ciertos años, guarda pocas sorpresas.

Sí puedo mencionaros la complejidad, no ya solo de la trama, sino de cada uno de sus personajes fundamentales. Todos ellos tienen sus claroscuros, más oscuros que claros, que no llegas a entender hasta casi el final, pero llegas. Patria Santiago es tan fascinante como tortuosa, hasta el punto (álgido por otro lado) de llegar a comprender las motivaciones de un asesino tan siniestro que no les va a la zaga a los míticos Jack el Destripador o Rasputín. Sacha Santos es casi simple, un respiro en los ahogos, una recta entre curvas peligrosas, aunque también tenga sus recovecos, pero inteligibles.

(Nota: me hubiera encantado conocer más a la víctima. Una notable personalidad. Es la ausente omnipresente.)

Interesante y curioso resulta saber cómo afecta y cambia las costumbres y la superficie de un pueblo andaluz de los cincuenta la llegada de «los americanos», que lo convierten en una isla de libertad y libertinaje en plena dictadura ultracatólica y conservadora. No así en su fondo, que sigue manteniendo su carácter quasi-lorquiano, porque:

El calor del verano y la humedad hacen de Rota una urna sellada y envuelta en una niebla acuosa que la convierte en un secreto.

Marías, Men. La última paloma (Autores Españoles e Iberoamericanos) Editorial Planeta.

La Última Paloma es en definitiva, eso. Una urna de secretos pasados que rompe su cristal en el presente en forma de violentos asesinatos, y el esfuerzo por sacarlos a la luz, mientras ellos caminan hacia la suya propia, de dos miembros de la Benemérita, y algunos, pocos, implicados, pues todos tienen algo que esconder.

Mi conclusión es que la leáis, si no lo hacéis os perdéis algo bueno. Y mi opinión/evolución:

Que he sufrido, os lo garantizo. Ya sabéis que soy aprensiva. Pero tenía que saber.

No hasta el final Ana, pero sí hasta que faltaban 3 ó 4 páginas. Y sí Men, gracias a Dios lo encontré. Y comprendí, y me supo a gloria la esperanza.

¿Que por qué os pongo esto? Porque en estas novelas, las reacciones desde las tripas valen más que tres párrafos llenos de ornamentos. Si te mueve, te mueve. Y eso vale oro.

Y ahora sí, después de dormir algo voy a leer otras reseñas. Paraguas chicos, que por Tutatis, el cielo cae sobre nuestras cabezas.

Editorial: Editorial Planeta

Temática: Novela contemporánea | General Novela Novela negra | Thriller

Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos

Número de páginas: 544

  • ISBN-10 ‏ : ‎ 840824230X
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8408242307

DONDE HAYA TINIEBLAS – MANUEL RIOS SANMARTÍN

Gente, no vais a creer lo que voy a escribir a continuación. Preparados, listos, ya: ¡Me he divertido leyendo novela negra! Todo un thriller policiaco para más señas, con esa temática tan típica que suele verse en las series de polis de TV: mafiosos rusos, prostitutas de lujo, curas retrógrados y retorcidos… Pero bueno, todo eso os lo cuento después o voy a acabar esta «reseña», «opinión» o lo que sea en un tris, y no es plan. En serio chicos, me vuelvo loca intentando definir lo que hago; por mucho que yo diga que son opiniones lo llaman reseñas, y a mi me parece pretencioso, pero bueno, habrá que adaptarse a aquello de a donde fueres haz lo que vieres.

Como es la primera vez que traemos al autor por estos lares redondaleros, me dejáis que os hable un poco de él ¿verdad? Porque además os va a sorprender lo que hay que contar. Yo lo flipé cuando lo supe via Twitter, así es que ahora os toca alucinar a vosotros. Allá va:

Fuente: Web del Autor

Este señor de las pistolas y los billetes, que no se si va a perdonarme haber elegido esta foto entre todas las de su galería, pero es que a mi me ha hecho gracia, qué le vamos a hacer, es Manuel Ríos Sanmartín. Todo un director de cine y TV, productor ejecutivo y guionista.

No es el primero que tenemos por aquí. No sé si recordáis a Guillem Morales y El accidente de Lauren Marsh, distópica y dura novela negra que leímos hace tiempo. ¿Por qué a todos los cineastas les dará por este género? Curiosidad más que nada.

Dejemos que el mismo Manuel nos hable sobre él, o su web más bien. Aprovecho para invitaros a visitarla, es bastante interesante:

PRODUCTOR EJECUTIVO/DIRECTOR ARGUMENTAL
Series: SIN IDENTIDAD, 2 DE MAYO, MIS ADORABLES VECINOS, COMPAÑEROS, MENUDO ES MI PADRE.
Miniseries: RESCATANDO A SARA, HISTORIAS ROBADAS, RAPHAEL, SOY EL SOLITARIO.
DIRECTOR
Miniseries: RESCATANDO A SARA, RAPHAEL, SOY EL SOLITARIO.
Series: COMPAÑEROS, MENUDO ES MI PADRE, MAS QUE AMIGOS.
Cine: NO TE FALLARÉ, PERDÓN PERDÓN (cortometraje).
GUIONISTA
Miniseries: JOAQUÍN SABINA (Biopic, en desarrollo),
CABALLO DE TROYA, RESCATANDO A SARA, HISTORIAS ROBADAS, RAPHAEL, SOY EL SOLITARIO,
Series: SIN IDENTIDAD, 2 DE MAYO, MIS ADORABLES VECINOS, COMPAÑEROS, MÁS QUE AMIGOS, MENUDO ES MI PADRE, MÉDICO DE FAMILIA.
Cine: NO TE FALLARÉ, MARADONA, AMIGOS…
NOVELISTA
CÍRCULOS (Ed. Suma de Letras. 2017) LA HUELLA DEL MAL
(Ed. Planeta. 2019).
PREMIOS
Premio Ondas (Compañeros, Médico de familia) TP de Oro
(Compañeros, Médico de familia), PREMIO INJUVE…

Ahí es nada ¿eh? Ya os avisé, que había mucha tela que cortar con este hombre ¿Cómo no iba a gustarnos su novela? Que es la tercera parece, así es que cuando nos vuelva a dar por la novela negra, habrá que retomarle.

¿De qué va Donde haya tinieblas?

Solo un asesino en serie en tiempos de Instagram hará que dos policías se pongan de acuerdo: él, un boomer chapado a la antigua; ella, una milenial con ganas de cambiar el mundo.

Una modelo de diecisiete años a la que le falta el ombligo desaparece en Madrid. Los inspectores Martínez y Pieldelobo se hacen cargo de la investigación, pero chocan desde el primer momento. Él es un padre cincuentón y caótico, tierno pero mordaz y un tanto anticuado; ella, una milenial combativa, inteligente y feminista.

Mientras recorren por España lugares misteriosos y templos en apariencia tranquilos, surgen dos hipótesis para desenmascarar a un asesino en serie: o la mafia rusa está detrás de una red de prostitución de lujo o hay un psicópata religioso que pretende enmendarle la plana al mismo Dios.

Este thriller plantea una reflexión irónica sobre la intolerancia, la dicotomía entre pecado y belleza, entre misericordia y castigo, y las relaciones entre el hombre y la mujer como dos seres destinados a entenderse desde el principio de los tiempos.

Sinopsis de Donde haya tinieblas. Manuel Ríos Sanmartín

Karolina Mederev, famosa modelo e instagramer rusa, de esas que publican en sus stories hasta el diámetro del cereal apto para veganos que han consumido en el desayuno, ha desparecido misteriosamente. Mientras los inspectores de la UDEV (Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta, de la Policía Nacional) Martínez y Pieldelobo investigan en Madrid lo que creen un secuestro, la joven aparece muerta en el altar de una ermita extremeña con frescos del Génesis en su bóveda.

Él, Juan Martínez, es un cincuentón no mal parecido, un babyboomer de educación tradicional católica, empático, sagaz y con mucha filosofía de vida común, de esa que proporciona el día a día cuando tienes capacidad para interpretarla. Uno de tantos, que intenta ser políticamente correcto y adaptarse con más o menos acierto a los tiempos vertiginosos en los que las redes sociales son la nueva vida en sí misma. Tiene una habilidad especial para los motes, ante su reconocida incapacidad para recordar nombres (El Muñequín, La Bótox, El Clinteastwood, La Pitbull…) Y es, ante todo, un buen poli y un buen tipo.

Ella, Nuria Pieldelobo, es una treintañera millenial guapísima de educación laica, y lo que hoy llamaríamos feminazi, muchosdanes en aikido, cabezota, competitiva, insoportable e inteligente. Cada uno de sus actos es una reivindicación feminista, y se cree en poder de la razón absoluta. Para interactuar socialmente con ella sin recibir una andanada verbal demoledora o decenas de miradas de desprecio, de esas que hacen encogerse al tipo más bregado, se necesita un manual de… de… de lo que le parece bien a Nuria Pieldelobo y no llenaría un capítulo.

Y esta pareja forzosa y casi antagónica va encajando poquito a poco como van encajando a lo largo del libro las piezas para llegar a la resolución del espeluznante caso que nos plantea el autor, que hace que el lector entienda los mecanismos mentales que hacen pensar a Pieldelobo en asuntos relacionados con mafias rusas, explotación de menores y prostitución de alto standing, aunque queramos muchas veces sacudirla ante su empecinamiento, y tendamos más a seguir la línea de pensamiento de Martínez, que va convenciéndonos de la motivación con explicación de la imaginería religiosa que puede llevar al descubrimiento del culpable.

No creo estar haciendo spoiler ninguno, puesto que por los títulos de las partes en que se divide la novela ya podemos intuir de qué se trata. Y aún así el viaje con ellos merece la pena, tanto como su paulatino e interesante acercamiento de posturas. Os aseguro que hay pasajes impagables en los diálogos entre ellos, tan disfrutables como la misma trama de la novela. Dejo una cita que me ha provocado la carcajada, de uno de sus múltiples diálogos (Debo aclararos que la novela está narrada en primera persona por Martínez):

—Me he leído la Biblia —dijo engullendo un buen pedazo de paletilla con un trozo de pan que había cogido de la cestita—. Me la habías regalado para eso, ¿no?

Casi me atraganto de la sorpresa. Lo había hecho más para reírme de su incultura religiosa que porque esperase que se la fuera a empollar de verdad.

—¿Entera? —acerté a preguntar.

—He empezado por el Génesis, claro está —prosiguió—. Y tengo que reconocer que es entretenido.

—El mayor best seller de la historia de la humanidad.

—Tiene de todo: buenos y malos, gente con superpoderes, desastres naturales, amenazas, asesinatos…

—Lo pilla Marvel y hace una saga.

Ríos San Martín, Manuel. Donde haya tinieblas

Destacable me parece una observación de un testigo, monitor de spinning, al que Martínez llama con retranca El fitnessmanager: resolver hoy en día un crimen con las vidas publicadas en redes sociales, cámaras en cada rincón, etc… tiene poco mérito. El mérito lo tenían los policías del XIX, investigando sin tanta tecnología… claro que hoy en día se sigue sin conocer a ciencia cierta quién fué Jack el destripador… Ay, igual prefiero no saberlo que yo soy mucho de Holmes, Poirot, Miss Marple (eran del XX pero no estaban «enredados»). Una clásica, vaya.

También quiero contaros que Manuel Ríos Sanmartín ha conseguido dejarme literalmente con la boca abierta en Donde haya tinieblas en cinco ocasiones. En general he podido seguir el argumento no sin sorpresa pero pillándole la lógica, pero esas cinco cosas no las esperaba, no. Por supuesto no voy a contároslas… puede que lo comente si me lo preguntáis, pero en privado que no es cuestión de arruinaros giros argumentales que os remuevan algo.

Y que me he leído de algo menos de la mitad hasta el final del tirón, entre que no podía parar y que tengo la cabeza con algunas preocupaciones covidianas que no me dejaban conciliar el sueño (de momento soy negativa, pero dos familiares no. Y somos cuatro. Eso sí, todos vacunados, no debería llegar la sangre al río, pero andamos en aislamiento)

Pillad paraguas o escudo antigranizo. Y leeros Donde haya tinieblas. Sigo con la racha de Negra. Me quedan dos y vuelvo a fantasía u otras hierbas. Cuidaos.

Editorial: Editorial Planeta (9 Junio 2021)
Temática: Novela contemporánea | General Novela | Novela negra | Thriller
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
Número de páginas: 528

  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8408243144
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8408243144

CANDIDATOS AL PREMIO LITERARIO AMAZON 2021: LOS REFLEJOS AUSENTES – FRANCISCO JAVIER RÓDENAS

Sé bien que para afirmar con rotundidad que estamos ante un finalista del Premio Literario Amazon 2021 tendría que haber leído tanto como el jurado del mismo. Pero cuando una obra tiene una calidad narrativa como Los Reflejos Ausentes, merece sin dudas destacarse, y no considero demasiado osado señalarla como tal, pues, como sabéis, llevo leídas obras participantes en un par de premios ya, y os puedo asegurar que está entre las mejores a mi criterio. Pero yo no soy jurado, solo una lectora, aunque una que cree reconocer la calidad esté o no en mi línea de lecturas preferidas.

Francisco Javier nos trae en esta ocasión un romance, pero uno diferente, con ciertas trazas de la distopía de su Néo Kósmo en cuanto a los nombres alegóricos de las ciudades en las que transcurre la historia. Una historia de amor y ausencia del pasado que se refleja en el futuro con misterio y anhelo.

Sinopsis y contraportada

Y el espacio entre Lucas y Telma, así como el que ellos mismos ocupan, contiene una historia de un personaje que observa al mundo sin implicarse y comienza a vivir cuando, obligado por las circunstancias y un curioso grupo de otros personajes, en vez de observar participa; la de una mujer que se reconstruye, y la de dos amantes del pasado que, aun ausentes, marcan el presente y el futuro de los dos amantes del presente.

Los nombres de las ciudades y las estaciones de tren como puntos de partida de viajes a tránsitos vitales, dos historias de amor, caracteres bien definidos y una trama misteriosa, así como el estilo del autor, hacen que esta novela merezca la pena disfrutarse.

Quiero dar las gracias a Francisco por dejarme leer su obra antes de ser publicada, a Margari, la gaditana de Mis Lecturas y más cositas, y a María la Klingonesa de Leyendo en K, por compartir conmigo la lectura y sus impresiones. Aprovecho para recomendaros que os deis una vueltecilla por sus blogs. Son más serias que yo y recomiendan cositas buenas. Para mi son un referente de buenas lecturas. Si ellas lo dicen, yo lo leo (cuando puedo).

Que el verano nos abandone pronto a todos. A más leer.

Los reflejos ausentes

  • ASIN ‏ : ‎ B09CZ48D6Z
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 3731 KB
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 218 páginas

LOS MUERTOS NO SABEN NADAR – ANA LENA RIVERA

Lejos empiezan a quedar los tiempos en los que Gracia San Sebastián, mi detective patria favorita hasta hoy, resolvía casi por accidente crímenes vecinales de barrio. Recordaréis que en la segunda entrega, Un asesino en tu sombra, la dejábamos con una oferta de colaboración externa con la Policía. Y empieza a notarse en la envergadura del caso que llega a sus manos en esta tercera novela. Las investigaciones de fraudes de pensionistas a la Seguridad Social son un recuerdo.

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus tesoros. El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.

Sinopsis de Los muertos no saben nadar. Ana Lena Rivera

Ya me advirtió Ana que se acordó de mi escribiendo la escena del brazo, pues le reprochaba la cantidad de sangre de la segunda novela, ya que la primera era bastante suave en cuanto a hallazgos hemolíticos susceptibles de provocar reacciones epidérmicas manifiestas (poner los pelos de punta vaya). Bien, pues parece que el elemento rojo y las muertes violentas crecen exponencialmente con el número de novelas protagonizadas por Gracia.

Y sin embargo, Rivera sigue siendo apta para profanos en novela negra, pues no se regodea en exceso en lo macabro – ojo, he dicho en exceso – y, estando a la altura de lo que parece requerir el género, tiene las dosis de cotidianeidad y amabilidad que hacen que, si no nos deleitamos especialmente con el mundo criminal y su entorno negro, continuemos leyendo sin querer cerrar el libro horrorizados, aunque no podamos porque queremos saber qué pasa.

No por ello trata casos menos truculentos. En Los muertos no saben nadar, partiendo del hallazgo de un miembro amputado, Gracia va escalando en su investigación desde lo que cree en principio una estafa piramidal, hasta una trama internacional de blanqueo de dinero, mafias de la Europa del Este y sus actividades delictivas incluidas. Sin olvidar los avatares, inmersos en la trama, de familias provincianas acomodadas y su entorno. – Reconozco haber soltado una carcajada ante la frase de una señorona empresaria, Fabiola, personaje de la novela: «Pero ¿quién ha puesto un muerto en mi barco? Habrán sido los del sindicato seguro» –

¿Cómo se relacionan las muertes de un financiero, una muchacha adolescente atropellada cerca de su casa y un mafioso rumano? De la mano de Gracia y el inefable comisario Rafa Miralles, como personajes familiares recurrentes en las novelas de Ana Lena Rivera, vamos desgranando la trama hasta su siempre sorprendente desenlace. Todo ello sin olvidar las aportaciones llenas de sentido común del entorno privado de Gracia, la grandísima Adela, madre de todas las madres, aunque sea la de Gracia, Geni, la cotilla pero genial mujer de Rafa Miralles, Sarah, su mejor amiga, y Bárbara, su hermana.

En el ámbito personal. Jorge, el exmarido de Gracia ha regresado a Oviedo, no se sabe muy bien con qué propósito, para sembrar discordia en su nueva relación con Rodrigo, al que conocimos en la segunda entrega (y que a mi me cae como el c… quiero decir fatal)

Sigue siendo destacable el amor de esta autora asturiana por su tierra, y su profundo conocimiento de la misma. Cada vez que lees una de sus novelas tienes la impresión de haber estado allí, y en cada libro empiezas a sentir ciertos lugares como familiares.

Viendo la evolución de Gracia San Sebastián, miedo me da la cuarta entrega, que seguro llegará, pues quedan frentes abiertos, pero seguiré fiel a ella y confiando en que Ana, que sabe que soy aprensiva, seguirá llevándome de su mano por esos caminos negros cada vez más duros.

Ea niños, primera novela negra del año leída. Vamos con la segunda a ver si el autor es tan hábil como Ana Lena para hacer que no abandone gritando.

  • Editorial ‏ : ‎ Maeva Ediciones (10 marzo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 480 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8418184248
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8418184246

CANDIDATOS AL PREMIO LITERARIO AMAZON 2021 GÉNERO ROMANCE 2

Va la segunda y última entrega global sobre lo que he leído en romance entre los candidatos al PLA. Si escribo alguna más será de las de 5, porque con la que está cayendo me produce urticaria pensar en lo que conlleva el género. Me van a perdonar ustedes, pero un sábado 14 de Agosto en Madrid, a 40 grados a las nueve de la noche, pues va a ser que pensar en escenitas tórridas y excesivamente emocionales no me sube la bilirrubina, sino más bien la temperatura, y la ola de calor no está para bromas; si estalla el termómetro tengo que ir a por la escoba y hay que economizar movimientos, así es que no, no me apetece pensar en besos y caricias cuando de lo que tengo ganas es de decir «quita bicho, las manos y cualquier otra parte de tu cuerpo susceptible de emitir calor, quietas»

Pero lo prometí, así es que a cumplir. No esperéis demasiado. Mis neuronas están licuándose y así no hay manera.

Enlace a El Legado de la Bibliotecaria

Autor: L.D. Hevia Viejo

A esta historia de brujas, vampiros y asesinos le doy 4 estrellitas porque me he reído bastante.

Es una historia típica del género de romance sobrenatural, pero tiene un puntito diferente: una finísima ironía en cada una de las escenas, y a la vez un atisbo de un importante conocimiento de la autora sobre los temas sobrenaturales que trata.

Para que os hagáis una idea: hay una bruja mona y cabezota, como en todos, y hay un vampiro macizo, como en todos. Pero el vampiro es algo tonto. Mucha testosterona y poca neurona. Le quieres, claro, es el prota masculino, pero te enamoriscas poco, más bien te ríes.

A eso le unes una trama de asesinato bastante misterioso, y tienes un cocktail interesante en forma de novela.

Entretenida, muy entretenida. Apunto a esta autora en mi lista de lecturas divertidas cuando necesito cierto esparcimiento mental.

Romance sobrenatural.

Enlace a El banco de los secretos

Autor: Gaia Jiménez

Os confieso que tal vez esta bonita historia merecería más de 4 estrellas, pues tiene un estilo bello, impecable, con ese punto de recogimiento y análisis de sentimientos imprescindible para destacar por encima de cualquier novelita romántica intrascendente.

Pero aquí se me plantea un dilema personal. Una especie de «no eres tú, soy yo». Creo que estoy mayor para comprender ciertos problemas de pérdidas de rumbo vital a determinadas edades, y no conecto de ninguna manera. Me impacientan. Quiero sacudir a los protagonistas y soltarles un «déjate de chorradas y vive como puedas, como sepas, o ten huevos, u ovarios en este caso, y deja de vivir. Pero sobre todo deja de sentir pena por ti misma/mismo»

Mirad, no lo sé explicar mejor y ya lo siento. Después de todo es una bonita historia de amor o amores, impecable y bellamente escrita. Así es que creo que podréis disfrutarla y por eso me atrevo a recomendar que la leáis, porque en este caso, mi miniconflicto con esta novela, que es buena, es absolutamente arbitrario.

Me diréis que he recomendado otras en las que existen los mismos problemas de identidad. Y sí. Pero son hiperficticios. Aquí también, pero la autora los reviste con una nebulosa de realidad que me impacienta. Porque la novela en si es eso, una nebulosa de la protagonista (o una considerable empanada mental dicho en términos llanos). Pero es buena.

Romance.

Pues ya he cumplido. Sé que no es mi mejor artículo, pero la fundición o Altos Hornos que tengo por cerebro ha hecho lo que ha podido. La próxima os gustará, de verdad.

Id por la sombra… si la encontráis.

LOS LITEGATOS II. ESTA VEZ CON CANAUTORES Y UN CONEJO COMECABLES…

Y no es el conejo blanco de Alicia, ya lo veréis. Aunque para no defraudaros, la imagen del artículo es de cuento, en concreto Los Músicos de Bremen, de los Hermanos Grimm. Y es que los animales son omnipresentes en la literatura universal.

Un pequeño arañazo en el antebrazo, mordiscos y ronroneos melosos varios de Mico, el ama de este cotarro de los Litegatos, me han recordado que le prometí un artículo más sobre los compañeros de nuestros ilustres escritores y blogueros. Y qué mejor que hacerlo para conmemorar el próximo día mundial del gato el 8 de Agosto.

Por cierto, si alguien me encuentra un día del año que no sea día de algo le pongo un monumento como mínimo. Tomad reto.

No hemos inventado nada, pues genios como Baudelaire, Bukowski, Virginia Wolf, o Borges adoraban a sus animales de compañía. Os dejo este link a un artículo sobre ello por si os pica la curiosidad: Escritores famosos y sus mascotas. Predominan sus majestades los gatos, pero veréis que hay quien tenía hasta gallinas, águilas ¡y osos! Es francamente curioso.

Sin embargo, esta segunda entrega Desde El Redondal la vamos a inaugurar con algo poco frecuente por estos lares, más dados a la prosa que al verso, porque viene a cuento, y es tan divino como el ser al que está dedicado:

A UN GATO (Jorge Luis Borges)

Homenaje particular de La Eremita a Borges y su gato


No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

Estos son los amables autores y blogueros que, previa persecución de esta Eremita incluyendo amenazas de azuzarles a Mico, mi pantera-gato, han accedido a presentarnos a sus mascotas. Y Desde el Redondal las compartimos con vosotros en riguroso orden de recepción/éxito de las amenazas y chantajes felinos:

DIANA BUITRAGO. ESCRITORA DE FANTASÍA

Bichita, la dama felina de ojos misteriosos e insondables que muestra la foto, es la gata de Diana, a la que casi vimos «nacer» o más bien ser adoptada. Realmente al verla, es tan aristocrática que merecía llevar tratamiento nobiliario. Creo que hubiera elegido para ella algo tan Dumasino como Milady De Winter Diana nos cuenta de ella:

«Bichita llegó a mi vida en diciembre del 2020, en plena pandemia y mientras esperaba que me practicaran dos biopsias del pecho, que podían cambiar mi vida para siempre. Fue mi talismán protector, me trajo alegría y suerte en la salud. Es una gata malvada con la que juego cada día y me deja la huella de sus dientes por todas partes. Pero también es cariñosa y ladronzuela, lista y obediente. Le encantan las pinzas de la ropa, las gomas del pelo y los calcetines. Y le gusta estar siempre rodeada de gente, es la reina de la casa. No la puedo querer más»
Saber más sobre Diana:

Bichita llegó a mi vida en diciembre del 2020, en plena pandemia y mientras esperaba que me practicaran dos biopsias del pecho, que podían cambiar mi vida para siempre.

JESSICA GALERA ANDREU. ESCRITORA DE FANTASÍA

Jessica amplía la familia con Fetuchini, Chamote y Kyra.

«Estos dos son: Fetuchini (el siamesín; los nombres son obra y gracia de mi hijo). y Chamote (el vacachula; los pesudónimos son míos jajajajajja). Una gata vino a parir a casa y pues aunque han hecho nido en el jardín, el otro día vimos una doña serpiente, que como vivimos en el campo abundan y, por si las moscas, los metimos en casa. Aquí siguen de momento.

Como este año has abierto la cosa a otros seres, pues ahí va la perrilla: Kyra-Kyrina-Kirasol-Kiki-Kikipú. Tiene 13 años, es una yaya pero solo lo dirías porque se le está poniendo el morro blanquito. La tía camina dando saltitos y se vuelve loca jugando a la pelota (aunque ahora dura menos tiempo jajajajaj). Es un cacho de pan, aunque a veces la riñamos porque es mu follonera y hace cosas que no debe. Pero bueno, a estas alturas…»
Saber más sobre Jessica:

Una gata vino a parir a casa y pues aunque han hecho nido en el jardín, el otro día vimos una doña serpiente, que como vivimos en el campo abundan y, por si las moscas, los metimos en casa. Aquí siguen de momento.

KEREN TURMO. BLOGUERA

Kenia es la perrita de Keren, de los blogs Historias con K y El Rincón de Keren. De Kenia nos cuenta su ama:

«Pues… hoy puedo mostrarte en qué posición me la encontré un día en pasillito del piso de mi madre. Todas las tardes voy a mi habitación y pongo música, normalmente por la mañana lo dedico al blog y repaso de todo lo que tenga que ver con escribir, asi que cierro la puerta: ¿esto está preparado?, sí; ¿he repasado lo otro? vale; esto quedaría mejor así o mejor le doy un descanso. Y así se me dan las tantas pero ese día era de tarde y salí a por agua en la cocina. Y me la encontré boca arriba tirada en el suelo, la mire y tenía la lengua para afuera , pero su barriguilla no se inflaba y se contraía. Estará fingiendo. Fui a la cocina pensando en mi pastor alemán, el que tuve cuando vivía en el sur de España, ¡qué bonito era! Y qué recuerdos con el american stanford de mi hermano, volví hacia mi habitación y la vi todavía tirada en el suelo, hacía un calor de mil demonios, abrí absolutamente todas las puertas porque las ventanas estaban de par en par. ¿Y si le ha dado un golpe de…Calor? La miraba y con los dedos decía su nombre ¡kenia? Nada. ¡kenía! Y abrió los ojos colgando la lengua. Volvi a gritar extrañada ¡kenia? Y se incorporó bostezando. Y yo pensando, qué vida más perra y qué susto me ha dado»
Saber más sobre Keren:

La miraba y con los dedos decía su nombre ¡kenia? Nada. ¡kenía! Y abrió los ojos colgando la lengua. Volví a gritar extrañada ¡kenia? Y se incorporó bostezando. Y yo pensando, qué vida más perra y qué susto me ha dado

GG VELASCO. ESCRITOR DE NOVELA, VARIOS GÉNEROS

Este simpático caballerete canino que parece saber latín es Floyd, el perrete de G.G. Velasco. Tengo que reconoceros que cuando visité la web del escritor caí rendida a las cuatro patas de este bichejo, y eso que soy de gatos. Esto nos dice GG de él:

«Te envío estas dos fotos de Floyd. Son viejunas, pero es que le ha salido una cosa rara en el ojo hace unos días y ahora mismo no está muy presentable que digamos.

No sé muy bien qué contarte sobre él, así que soltaré algunas partidas aleatorias. Se llama Floyd en honor a Pink Floyd, aunque por las caras que pone cuando le pongo sus discos no sé yo si le gustan mucho. Nació en Sevilla pero al mes y pico lo trajeron para Galicia que es cuando yo me hice cargo de él. Tenía siempre frío porque era diciembre y yo lo llevaba en la mochila para que no temblara todo el rato.

Su desarrollo sexual fue muy precoz y ha desarrollado una técnica infalible para deshacerse de mí cuando se escapa (le encanta fugarse para ir a los contenedores de una carnicería cercana), consistente en plantar un pino express para que así yo me tenga que parar a limpiarlo y así proseguir con su escapada. Es enormemente inteligente pero demasiado inquieto y estresado.

¿Qué más? Nunca jamás estuvo enfermo (y ya tiene ocho tacos), hasta lo del ojo. Un día lo lleve a hacer una etapa del camino De Santiago y se canso a falta de cinco km para terminarlo y tuve que llevarlo yo en brazos (quince kilos, pesa).

Le encanta robar comida a los turistas del parque donde lo llevo a pasear y es un auténtico experto en ello. Cada vez que salgo a pasear con el tengo un montón de líos con la gente por estos y otros motivos. Creo que mi el no yo estamos muy hechos para la vida en sociedad…😅😅

No tiene rabo porque se lo cortaron antes de traerlo para acá, pero lo que sí tiene es un huevo de cada color: uno rosa y otro negro. Hay un colgado en el parque que dice además que la mancha del negro tiene la forma de la virgen.😅😅

Pierde pelo a punta palo, pero es que además ese pelo es blanco, recio y puntiagudo, lo cual complica bastante que yo pueda vestir prendas negras, Mis favoritas. Come cualquier cosa sin medida. Hasta las cáscaras de los mejillones, pero la pastilla desparasitadora ya la puedes triturar y desmenuzar u ocultarla en otros alimentos que tiene un don para localizarla y no tragársela.

También le gusta mucho subirse a la cabeza, no sé muy bien por qué.
Saber más sobre GG:


Floyd no tiene rabo porque se lo cortaron antes de traerlo para acá, pero lo que sí tiene es un huevo de cada color: uno rosa y otro negro. Hay un colgado en el parque que dice además que la mancha del negro tiene la forma de la virgen.😅😅

FRANCISCO JAVIER RÓDENAS. ESCRITOR DE NOVELA, VARIOS GÉNEROS

Estas monadas felinas son April, Silver y Echo, de Francisco Javier Ródenas. Y aquí su historia contada por su humano: «Aquí están, de derecha a izquierda y por orden cronológico.

Primero April, cuyo nombre responde al mes que entró en nuestras vidas. Sí, el abril de hace siete años. 
Mi hijo llegó a casa tras el instituto jurando y perjurando que aquella bolita de pelo que a duras penas conseguía abrir los ojos, estaba tirada en una papelera y que él la había rescatado. Aunque aquella versión nunca pudo ser confirmada ni desmentida, acogimos a la criatura con el instinto maternal (también paternal) de quien sabe que tiene que sacar una vida adelante. Los biberones a altas horas de la madrugada me recordaron tiempos que creía ya superados. No así el continuo y frustrante estímulo para que la criatura hiciera su primera y saludable deposición. En este caso, mejor no entrar en detalles.
Nuestro modo de entender el mundo animal, el de toda la familia, cambió no obstante a partir de entonces. El que se siente por una mascota, es un amor distinto, pero tan auténtico como el que nos profesamos los seres humanos entre nosotros.

El caso es que, con tal de que no se quedara sola, decidimos adoptar a la parejita, un macho blanco que ha terminado siendo marrón. Silver fue el nombre elegido aunque ahora no parezca tener mucho sentido. Es el guiri de la casa, el raro, el que se ve menos que Rompetechos, el que hace un ruidito a modo de esos muñecos de goma cuando aterriza tras un salto.

Un año después, quizás movidos por ese modo nuevo de ver a nuestros congéneres animales, decidimos acoger también a Echo, un gatito desvalido que apareció maullando bajo un contenedor.
Es el más cariñoso de los tres, aunque solo con los humanos de la casa. A los demás gatos, especialmente a April, la lleva a mal traer. Con los extraños, por el contrario, es un cagares. En cuanto suena el timbre, corre a esconderse en cualquier rincón.

En estos siete años, nuestras vidas han sufrido un gran cambio a mejor. Es evidente que un gato no tiene nada que ver con un perro. El que espere del felino una clara manifestación de afecto, lo lleva claro. El gato es un ser independiente que tiene su forma particular de darte a entender que eres de los suyos (que no él de los tuyos), que te acepta y te quiere, pero a su manera. Una manera, por otra parte, maravillosa.»
Saber más sobre Francisco Javier:

El que espere del felino una clara manifestación de afecto, lo lleva claro. El gato es un ser independiente que tiene su forma particular de darte a entender que eres de los suyos (que no él de los tuyos), que te acepta y te quiere, pero a su manera. Una manera, por otra parte, maravillosa.

ELÍAS SAAVEDRA. ESCRITOR DE FANTASÍA

Este adorable ser tiene 16 añitos y se llama Lúa. Es la gata de Elías Saavedra, y esto nos cuenta desde los mundos de Maurania, donde ha ido a vivir otra de sus mascotas, de ella:

«Cuando la adoptamos estaba muy malita, pero por suerte salió adelante. En ella destaca su «rabucho», porque su cola forma una especie de nudo.

Tiene un ronroneo superpotente. Le gusta merodear cuando escribo y a veces me siento observado, pero no sé por qué.. Mientras escribo también se me acuesta en las piernas y cuando se me duermen tengo un truco para que se vaya: leer en alto. La cabrita no lo soporta.

También le encanta «ayudarme» cuando estoy trabajando poniéndose delante de la pantalla, del teclado o del ratón. 

A pesar de todo, es un honor ser su esclavo.
Saber más sobre Elías:

A Lúa le gusta merodear cuando escribo y a veces me siento observado, pero no sé por qué.. Mientras escribo también se me acuesta en las piernas y cuando se me duermen tengo un truco para que se vaya: leer en alto. La cabrita no lo soporta.

CAROLINA. BLOGUERA ESPECIALIZADA EN FANTASÍA Y ROMANCE SOBRENATURAL

Carolina tiene un blog, The Blood Lines, al que acudo cuando busco lecturas que me hagan escupir corazones pero algo sangrientos. Me encantan sus análisis y recomendaciones de sagas de romance sobrenatural y de buena fantasía. Nos presenta a los simpáticos Tequila y Luka, aunque uno de ellos esté solo en espíritu pero siempre presente:

«Tequila fue mi hermano. Estuvimos juntos desde los 8 años y era el que mejor me conocía. Hacíamos todo juntos y siempre que nos metíamos en un lio íbamos a buscar al otro para tener compañía en el castigo.
Después de 12 años, llego Luka. Con esas orejas tan características de el. Fue el que mas me ayudo cuando Tequila se fue.
Le encanta estar en la calle y comer (tiene un agujero negro en el estomago) y además pide comida a todo el mundo.»
Saber más sobre Carolina:

Tequila fue mi hermano. Estuvimos juntos desde los 8 años y era el que mejor me conocía. Hacíamos todo juntos y siempre que nos metíamos en un lio íbamos a buscar al otro para tener compañía en el castigo.

DEBORAH P. GÓMEZ. ESCRITORA DE NOVELA DE SUSPENSE Y ROMANCE

Desde El Redondal hemos conocido recientemente a Deborah P. Gómez en la primera entrega de la posible saga La Piedra del Sol. Y este elegante y presumido can es su Yako. ¿Y quién es él que decía aquella canción tan oldie? Que nos lo cuente ella:

«Encontramos a Yako en la protectora y nos enamoramos instantáneamente de sus orejas puntiagudas, las manchitas marrones que dibujan el arco de sus cejas y su carita de trasto. Y él debió de sentir el mismo amor por nosotros porque inmediatamente vino corriendo… y me vomitó encima. Ese fue el comienzo de una bonita amistad que dura ya cinco años.

Juguetón insaciable y cariñoso como él solo, a veces este pequeño mastodonte no es consciente de su tamaño real y se te tira encima para que le abraces, ocasionando los más disparatados accidentes.  A Yako le encanta ver la tele, la música rock y que le hagan fotos.
Mas fotos con sus hermanos»
Saber más sobre Deborah:

Encontramos a Yako en la protectora y nos enamoramos instantáneamente de sus orejas puntiagudas, las manchitas marrones que dibujan el arco de sus cejas y su carita de trasto. Y él debió de sentir el mismo amor por nosotros porque inmediatamente vino corriendo… y me vomitó encima.

MÓNICA GUTIERREZ ARTERO. ESCRITORA DE NOVELA FEELGOOD

Y aquí llega Pooh, el conejo comecables que interviene en «Próxima Estación» de Mónica Gutierrez Artero. Esto es lo que ella nos cuenta de esta esponjosa criaturita:

«Pooh tiene cinco años y llegó a nuestra familia en abril, cuando tenía cuatro meses de vida. Es un conejo enano cabeza de león y tenía pocas posibilidades de encontrar hogar porque es positivo en E. cuniculi, un parásito que cuando se activa produce problemas en los riñones y en la vista.

En casa es uno más: tiene su esquinera, su dispensador de agua y heno, pero corretea por toda la casa a su antojo. Cuando hace frío sube al sofá en busca de mimos, le encanta que le acariciemos la cabecita y el lomo; en verano es un poco más arisco y pasa mucho tiempo en la terraza. Si me siento en el suelo, tarda poco en acercarse para darme besitos y pedir sesión de caricias. Le encanta mordisquear cables y libros, por lo que todos los estantes inferiores de mis librerías están vacíos. Su verdura preferida es la escarola y las hojas de las fresas, y hay que cepillarlo una vez al día para evitar que se le hagan nudos en el pelaje. Si me ve entrar en la cocina se viene conmigo, se sienta sobre mis pies y me mira con anhelo hasta le doy alguna hojita verde.

Pooh me ha enseñado a querer y respetar a los animales, a entender que la Naturaleza es sabia y que la familia no entiende de especies. Houdini, el conejito que aparece en «Próxima estación», está basado en él, fue una manera de expresar todo mi cariño por Pooh.» 
Saber más sobre Mónica:

Pooh me ha enseñado a querer y respetar a los animales, a entender que la Naturaleza es sabia y que la familia no entiende de especies. Houdini, el conejito que aparece en «Próxima estación», está basado en él, fue una manera de expresar todo mi cariño por Pooh

Hasta aquí la entrada litegata segunda parte. Quién sabe si a Mico se le antojará otra en algún momento y hacemos trilogía. He hecho las imágenes con mi poca pericia pero con todo mi cariño, y por supuesto son de libre uso para los implicados en ellas.

Agradezco muchísimo a los que han colaborado en este artículo distinto. Gracias por vuestro cariño y vuestro tiempo dedicado a este aprendiz de blog chiquito pero ya algo matón, y a la pesada que suscribe. Y a los lectores, que disfrutéis de estas monadas. Miau.

Antes de irme ¿os cuento un secreto? Tengo algo de miedo… he juntado tantos animalicos tradicionalmente enemigos que no sé yo si por las noches, cuando no les vigilemos, no se van a pelear entre ellos y petarnos el garito este (Icono de ojos rodantes y risa nerviosa). Que síii que ya me voy.

CANDIDATOS AL PREMIO LITERARIO AMAZON 2021: LA PIEDRA DEL SOL – DEBORAH P. GOMEZ

Hoy no hay entrada global, pues os traigo un 5 puntos de 5, de los megastar que creo que merecen entrada propia. Veréis, yo creía que iba a leer una novelita de romance más con ambientillo circundante misterioso. Pues nada más lejos. Romance tiene y mucho, pero en el mismo grado que suspense, y si bien al principio me costó un poco entrar en la historia, según avanzaba empecé a devorarlo hasta conocer el desenlace, de puritita intriga. Y sí, he utilizado un mexicanismo, pero viene al caso (o a la neta).

Vamos con la sinopsis, pero que nos la cuente Deborah que seguro que lo hace mejor, que para eso es escritora y periodista:

Hace 4 años que Elena dejó su Valladolid natal para comenzar su aventura periodística en Londres. Joven y decidida, no duda un instante cuando su jefa, la gran Gina Dillan, le pide que investigue a Ethan McGowan, un hombre con más secretos que dólares en el bolsillo que acaba de aterrizar en la ciudad.

Pero a Gina se le olvidó mencionar un pequeño detalle: Ethan está acusado de asesinato, tráfico de drogas y a saber cuántas cosas más. Tampoco mencionó que aquel psicópata fuera tan atractivo.

Elena empieza a desconfiar. Lo único de lo que Ethan parece culpable es de un exceso de ego y de imaginación. ¿A qué viene esa obsesión con la cultura nórdica? ¿Qué es ese colgante azteca que rodea su cuello? ¿Y por qué ese repentino interés con la historia de Valladolid?

Comienza así el caso McGowan, una investigación sin pies ni cabeza en la que presente y pasado se dan la mano y nada parece tener sentido. Lo único que Elena tiene claro es que la Piedra del Sol podría esconder un secreto que podría poner patas arriba la historia de la humanidad. Y es que su jefa ya le había advertido de que, para tener éxito, tenía que empezar por dudar de todas las verdades.

La Piedra del Sol (El Caso McGowan) es una novela de misterio, amor (enemies to lover), erotismo, historia y aventuras que te llevará de viaje a través de Roma, el México precolombino y las leyendas vikingas, pasando por una España pre pandémica y un Reino Unido en pleno Brexit.

Como veis, es una novela que se desarrolla en un entorno de temas de plena actualidad junto con otros que lamentablemente nunca dejan de estarlo.

Elena, periodista vallisoletana que, como muchos licenciados, emigra a Londres para optar por un mejor trabajo, que encuentra en una revista de moda femenina, se ve envuelta a instancias de su insoportable y elitista jefa, Gina, en la investigación a un posible narcotraficante y asesino mexicano-escocés, Ethan Mcgowan. Lo que en principio parece un caso de asesinato de una mujer a manos de un novio celoso, acaba convirtiéndose en una oscura trama sectaria, con reminiscencias de aquel infausto programa nazi conocido como Lebensborn. Y la autora nos introduce en esta trama partiendo de una premisa histórica probable y construyendo una paralela basada en ese ansia de muchos seres humanos de preservación de su pureza genética.

Todo ello aderezado con grandes dosis de romance, unos protagonistas con esa química que hace arder las páginas, escenarios de ensueño, personajes secundarios sólidos y con entidad propia, y un estilo narrativo actual, elegante, y sin apenas faltas de edición.

Me ha gustado conocer a esta autora, leer su historia, y que me gane incluyendo citas como esta:

Tú y yo tenemos un amor pendiente. Pero vamos a llamarlo café, que da menos miedo.

Selam Wearing

Como nota curiosa e hilarante, teniendo en cuenta que la acción del libro ocurre en el año 2019, os voy a dejar una conversación entre Elena y Gina, su jefa, que me ha hecho esbozar una sonrisa recordando aquellos tiempos en que, como Gina, pensábamos que China estaba muy lejos…

De momento no voy a mandarte muy lejos, necesito que cubras el Año Nuevo chino en Londres, si es que se llega a celebrar con la que está cayendo en Wuhan…

–¿Y qué tiene que ver Wuhan con Londres? –pregunto perpleja–. ¡China está a millones de años luz de aquí!

–¿En serio no has visto las noticias? –pregunta sin dar crédito a mi ignorancia–. ¿Dónde has estado metida, Lorena, en España o en Marte?

Mi cerebro está a punto de corregirle, pero sé a ciencia cierta que lo de cambiarme el nombre solo lo hace por fastidiar. Es la marca de la casa.

–Cuando estoy de vacaciones desconecto del mundo, así que me temo que sigo sin saber de qué me hablas –respondo al fin.

–Alguien se comió un murciélago en sopa y la han liado parda –me explica. La miro como si me estuviera hablando en chino, literalmente.

–La verdad es que no había oído nada de eso, ni siquiera sabía que pudieras hacer sopa de murciélago. Suena tan apetitosa como la sopa azul de Bridget Jones –respondo desconcertada–. (…) hemos estado viajando por el norte de España estos días y decidimos desconectar de telediarios y tecnología. (…). ¿Es grave?

–¿El coronavirus? –pregunta perpleja–. ¡No, no creo! Aunque los chinos son unos dramáticos y van a poner el país en cuarentena si no consiguen controlar el brote. Por suerte, parece una simple gripecita, no creo que trascienda más…

–¿Un país comunista como China reconoce una cuarentena y me dices que no es grave? –pregunto atónita–. Ve preparando el bunker…

–Tranquila, dudo mucho que el virus llegue a Londres. Como tú bien has dicho, están a millones de kilómetros de aquí. Te apuesto lo que quieras a que en dos meses nadie se acordará de esto.

La piedra del Sol – Deborah P. Gomez

Link de descarga Kindle Unlimited: La Piedra del Sol

  • ASIN ‏ : ‎ B08XM29CVQ
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 4483 KB
  • Uso simultáneo de dispositivos ‏ : ‎ Sin límite
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Lector de pantalla ‏ : ‎ Compatibles
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 647 páginas

Amenazo con volver pronto. No olvidéis el abanico que en esta temperatura infernal es un artefacto la mar de útil – y queda bonito qué puñeta –

CANDIDATOS AL PREMIO LITERARIO AMAZON 2021 GÉNERO ROMANCE 1

No quería hacerlo, pero al final no me he podido resistir a fisgar entre las obras participantes y leer unas cuantas. Os voy a hacer un spoiler de quién tiene la culpa: Don Francisco Javier Ródenas, autor de Néo Kosmo, a quien se le ocurrió mandarme un nuevo novelón aún no publicado preguntándome (a mí y espero que a algunos más) si debía presentarla. Un rotundo sí del que os hablaré en su momento.

Gracias a ello descubrí a Iris Romero y sus princesas de hielo que se derriten, algunos ejemplares dignos de nuestra Biblioteca de Los Horrores, y varias lecturas gratas de las que pretendo hablaros en 6 u 8 entradas. Quisiera dedicar dos artículos a romance – aquí tenéis el primero – dos a fantasía, dos a novela negra (ugh) y dos a otros géneros. El número de libros por artículo lo desconozco; irá según lo que encuentre.

En mi escala de valoraciones personal, puntuándolos de 1 a 5, no os traeré nada que a mi juicio esté por debajo de 4. Si merecen un 5 en mi opinión tendrán entrada propia y en solitario cual megastars.

Y para alcanzar el 4 deben tener no más de 3 faltas de ortografía justificables por edición en todo el texto, una redacción adecuadamente literaria (no solo buena) y una historia que valga la pena. El 5 pues… debe ser un top a mi entender. Si algún autor se pierde por aquí y desea que lea algo, puede hacérmelo saber mediante el formulario de contacto, pues hay ciento y pico páginas de candidatos y reconozco que de momento no he pasado de la 8, así es que si queréis darme un silbidito no haré oídos sordos, pero por favor, por el amor de Dios, Alá, Krishna, Buda y todo el Caos… si no estáis seguros de cumplir con los estándares de mis baremos de puntuación mejor nos ahorramos el mal rato, vosotros y yo, que blogueros hay muchos, yo no soy nadie, y para gustos los colores. Tampoco pasaría nada, puesto que aún no hago reseñas negativas, pero no os mencionaría, e ir «pa ná» es tontería que decía Mota el de la tele.

Esta vez no os voy a poner sinopsis, tendréis que pinchar el link, que ya sé que hace calor pero un click en el ratón no os resta una sola frigoría, je. (Creo que sueno un poco prepotente… disculpadme de verdad, no es mi intención, es que tengo la paciencia cortita y la lengua larga estos días) Vamos al lío:

Enlace a Mr. Damon

Autor: Noah Evans

Es la cuarta entrega de una serie que recorre las andanzas de cuatro chicas en su treintena, que se denominan a sí mismas unicornios. En la serie, compuesta de Mr. Lyon, El Malo, El Mago y Mr. Damon, Claudia, Natalia, Vicky y Mayte se enamoran de tipos que quitan el sentío, por supuesto, eso va inherente al romance por lo general, a cual más pintoresco.

Risas, buen rollo y mucho feelgood. Ratitos muy amenos. Noah Evans no es Jane Austen ni de lejos, pero gracias a Dios está a años luz de E.L. James y hierbas similares.

Para muy aficionados al romance. Abstenerse amateurs del género.

Romance contemporáneo.

Enlace a Tu voz bajo la lluvia

Romance victoriano light, es decir, muy pasado por el filtro de la actualidad. Típico tópico de Conde inglés que se enamora de bella granjera. Pero ¿sabéis qué pasa? que Jana Westwood tiene una forma de escribir que me encanta. Es muy lírica, y muy dada a adentrarse en el análisis de sentimientos y motivaciones de tal forma que al final, no es la historia en sí, no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta. Y no suele haber anacronismos en sus narraciones.

Cuando me apetece leer romántica en Kindle Unlimited, Jana Westwood es una apuesta segura para mí.

Drama romántico con pinceladas históricas.

Enlace a En el corazón de alguien

Mirad, con este he dudado si hacerle una entrada propia, porque un 4,7 se merece de largo. Tal vez no le de el 5 por la edición, no lo sé exactamente… algo… algo no me acaba de entrar para darle el 5. Pero os confieso que he llorado a moco tendido con el final. Literalmente. Tal vez es el inicio el que no acaba de decidirme a darle el total de puntos… Sin dudas guardo el nombre de la autora para mis futuras elecciones de romántica, porque tiene visos de llegar a ser estupenda.

Si el principio os parece dudoso, os animo a seguir solo porque el final lo vale. Una historia de amor contemporánea en tiempos del COVID que nos hace sentir bastante bien la lucha y el desaliento de una sanitaria, Beth, protagonista de la historia, su entorno, su día a día y sus circunstancias. Con personajes muy reales y entendibles. Me ha gustado. Mucho. Pese al llanto. El caso es que me ha movido fuerte, no me ha dejado con la sensación de «uno más» con la que me quedo con muchas de estas lecturas y que olvido rápido.

Drama romántico contemporáneo.

Hasta aquí hemos llegado por hoy gente. Estos libros están entre las páginas 1 y 5 de los participantes al PLA de Amazon en género romance. Hay un par más que tengo pendientes. Os lo cuento a la próxima. Algún horror entre ellos y uno que no tengo muy claro si mencionar o no, pues llega al 4 justito si me esfuerzo, me lo pensaré.

Destacables para protagonistas de una entrada por ahora ninguno, aunque quiero señalar que me he podido saltar alguna obra maestra porque por alguna razón no me ha atraído la portada, que soy muy puñetera con eso, el título o la temática. Recordad, solo soy una aficionada y son mis gustos. No quiere decir que obviéis los demás, pues los horrores los vais a adivinar a poco que leáis las sinopsis. Solo pretendo ayudar con mi humilde criterio si os perdéis por el PLA y ante la marabunta de participantes, no os decidís.

Eso sí, si leéis alguno, de los que os traigo u otros, recordad puntuarlos y comentar en amazon. Entiendo que ayuda a los autores y es una manera de agradecerles que nos hayan hecho pasar un buen rato.

No os derritáis que Lorenzo promete ya venir con fuerza.

MORIR, EL ÚLTIMO TABÚ – TONI SANCHEZ BERNAL

Tenía muchas, muchas ganas de leer el libro que os traigo hoy. Puede que, como el autor, ande en busca de respuestas. Aun sabiendo de antemano que no voy a obtenerlas. No de un libro. No mientras viva, y cuando muera ya no habrá preguntas, bien sea porque mi ego se ha disuelto o porque obtendré las respuestas.

Este artículo va a ser un poco un batiburrillo entre lo personal y la presentación de un libro. Me disculpo de antemano, pero no veo otra forma de hacerlo cuando se trata del tema del que aquí se habla.

No es fácil enfrentarse a la posible desaparición total. ¿Os habéis planteado el porqué, de un tiempo a esta parte, se adorna y mitifica tanto la figura del vampiro? Y a lo largo de lo siglos ¿por qué ese interés del ser humano pudiente en dejar huella en forma de construcciones funerarias monumentales, y del no pudiente en dejar esa misma huella en la forma que sea? Uno encara la posible Nada gritando ¡Al menos, recuérdame!, o soñando con convertirse en un ser bello e inmortal obviando el lado depredador o incluso con su coste.

He reflexionado mucho sobre la muerte, tanto como el autor, con cuyas premisas me identifico, así como lo hará todo aquel que, con la mente sin prejuicios, se atreva a hacer tales reflexiones. A aquel que ose y no se las haya tenido que plantear aún, el libro de Toni Sanchez Bernal le dará que pensar.

Y digo bien, a aquel que se atreva. Yo he tenido que hacerlo. Seguramente como varios de vosotros. En esta etapa de mi vida he tenido que mirar a la muerte a la cara, muy de cerca, en tres ocasiones. Primero mi marido, luego mi mejor amiga, y después mi madre. En dos casos han muerto con mi mano en su mano. Las tres, han sido muertes anunciadas. He vivido de cerca la aproximación, la agonía y el momento. Y el después. Contemplar la posibilidad de que la pérdida es total, o intentar tener esperanzas de verlos en otra vida o lo que sea (bienaventurado el que lo cree a ciegas)…

Nunca un título fue tan acertado. Es el último tabú. Aquel al que los que no se han tenido que enfrentar de cerca, rehuyen como si no existiera. No es fácil vivir para morir, y sin embargo, es la consecuencia y conclusión más deseable. A las reflexiones del teólogo al que el autor entrevista os remito.

También he vivido esos miedos. Cuando tuve que encarar la muerte por primera vez, con un diagnóstico de cáncer incurable de mi marido, con «fecha de vencimiento», era tremendamente difícil encontrar a alguien que quisiera escucharme hablar sobre el hecho del fallecimiento próximo, que yo necesitaba procesar. Dos minutos de reloj por cortesía, o por el cariño que me tenían, y luego huían mediante un cambio de tema u obligaciones inexcusables. Creedme que no suelo regodearme paladeando el dolor. Casi nunca. Necesitaba entender, respuestas, que obviamente no podían darme. Les hacía enfrentarse a ellos con lo que de momento no contemplaban en sus vidas. El fin de ellas. Y fue para mi más que evidente que no era por falta de deseo de consolar, sino por reparo a tener la muerte cerca de alguna manera. Desistí de hablarlo con los amigos e incluso familiares cercanos, y dejaron de huir. Lo entendía, pues yo había estado en su lugar recientemente. Mi alternativa fueron la brutal aunque humana sinceridad de un médico, de mi padre, que día a día y casi sin que me diera cuenta me preparaba para ello y me hacía vislumbrar la aceptación, y el aliento espiritual de un sacerdote. Bueno, el sacerdote el pobre hombre lo intentó, porque, lamentablemente (qué fácil sería la vida si, como decía Unamuno, pudiera tener fe), mi conclusión es como la que menciona el teólogo al que Toni entrevista:

La religión es consuelo para el futuro, coartada para el pasado y evasión del presente

Entrevista a Juan José Tamayo. Teólogo. Morir, el último tabú. Toni Sanchez Bernal

Aunque debo reconocer que en todas y cada una de las muertes encontré cierto consuelo en una Iglesia. Soy de las que piensan que religiones hay muchas, pero en el fondo, la creencia es la misma y si me han educado en una tradición, no necesito otra. Y conste que busqué. Y esta fue mi conclusión:

Creo, no creo o lo dejo en puntos suspensivos, pero todos los caminos llevan al mismo lugar, y si he iniciado uno, por ese sigo. Si lo abandono, no es para escoger otro que me lleve al mismo sitio, porque de alguna manera tengo la impronta por nacimiento, y mi espíritu, si lo tengo, vibrará más en esa frecuencia que en otras inconsciente o subconscientemente.

No se lo que me espera cuando muera. Afronto mi muerte con el miedo a la disolución del ego, pero también con la paz y el descanso de tal disolución. Pero sin dudas, quiero conocer teorías, las respuestas que tienen mi congéneres al fin último. Y el libro que tengo entre manos es un buen medio. Corto, denso, pero meditado y con las preguntas adecuadas. Al menos las que emiten en mi longitud de onda. Vamos con él, aunque a estas alturas sé con certeza que varios de vosotros habréis abandonado la lectura del artículo, y otros ni lo habréis abierto. A los realistas que os quedáis, os cuento lo que podéis leer.

Para ver la bio de este escritor y cineasta, voy a remitiros a su página web, donde además podréis encontrar un booktrailer del libro que nos ocupa

Toni Sánchez Bernal – Escritor y cineasta (tonisanchezbernal.com)

Os dejo además su cuenta de Instagram, pues en mi escasa experiencia en redes sociales, es de los perfiles más interesantes que me he encontrado. Echadle un vistazo: @tonisanchezbernal

Morir, el último tabú, empieza como acaba; con una elegía a la vida, con la filosofía del «No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy», por si te mueres, pues aunque no lo pienses, sabes que puedes morirte durante los próximos segundos. Elige vivir, y vivir el presente sin asuntos pendientes. Pero si te mueres ¿Qué pasa?

Toni entrevista a varios líderes espirituales de distintas religiones, corrientes de pensamiento y filosofías de vida, que intentan darnos una respuesta. Y digo bien cuando escribo «intentan», porque si algo he sacado en claro es que nadie lo tiene claro. Y que predomina la teoría de la reencarnación en la mayoría de las creencias. Tal vez sea la más fácil de asumir. A mi modo de ver las razones las explica perfectamente el teólogo Juan José Tamayo en la primera entrevista, sin dudas la que más me ha marcado, pues su visión aséptica del todo va con mi mente analítica:

Entre las causas del arraigo cultural de esta creencia [La Reencarnación] cabe citar las siguientes:

Búsqueda de una justa igualdad de oportunidad, de una segunda oportunidad, de un volver a empezar para la gente que vio truncada su vida.

Un proyecto humano no tiene por qué realizarse en el espacio de una sola y única existencia.

La ley del karma parece una respuesta más atractiva que la tan realista y con frecuencia terrorífica visión católica de las postrimerías (fuego eterno del Infierno, torturas, Dios sanguinario).

Morir, el último tabú. Toni Sanchez Bernal

Para ser muy sincera, tengo que reconocer dos cosas:

La primera es que me he saltado por completo la entrevista con los responsables de la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid. La razón es que me da miedo. No quiero saber de momento. Sé que para alguien que dice no creer es algo antitético, pero es lo que hay. Ruego me disculpéis. Más adelante la leeré, pues la curiosidad me puede, pero quiero dormir por las noches, que ya me cuesta.

La segunda es que hubiera dado un riñón por estar presente, aunque calladita eso si, pues el entrevistador no juzga, tan solo plantea y escucha, y yo hubiera ido a la yugular en algunas respuestas, en cada una de las entrevistas reflejadas en el libro, pues son personas notables que derrochan sabiduría en lo que tratan, esté o no de acuerdo con sus planteamientos o la doctrina que siguen y/o predican. Y ellos son:

  • Juan José Tamayo: UNA VISION GLOBAL
    Secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII. Escritor y colaborador en publicaciones como El País.
  • Padre Ángel: CATOLICISMO
    Sacerdote fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994.
  • José Luis Sáenz-Díez: CATOLICISMO
    Sacerdote desde el 1972. Actualmente encargado de las exequias de la iglesia. «Mi trabajo es orar por los difuntos.»
  • Lama Thubten Wangchen: BUDISMO
    Discípulo del Dalai Lama desde los dieciséis años y director de la Casa del Tíbet de Barcelona desde su fundación en 1994.
  • Hussam Khoja: ISLAM
    Imam y responsable de asuntos islámicos en la mezquita de la M-30, la más grande de España.
  • Sergio García: FE BAHA´I
    Coordinador de la Oficina de Asuntos Públicos de la comunidad Bahá’í de España
  • Tian Xin Xian: TAOISMO
    Regresó de China como Maestra Taoísta occidental. Actualmente es directora de la escuela Aquí y Ahora, situada en Madrid.
  • Juan Carlos Ramchandani: HINDUISMO
    Sacerdote brahmana. Primer presidente de la Federación Hindú de España y vicepresidente del Hindu Forum of Europe de Bruselas.
  • Moshe Bendahan: JUDAISMO
    Presidente del Consejo Rabínico de España y rabino principal de la Comunidad Judía de Madrid.
  • Marta Matarín: BRAHMA KUMARIS
    Responsable de la coordinación del centro Brahma Kumaris de Barcelona y profesora de Raja Yoga.
  • Mª Jesús Albertus y Juan Miguel Fernández: ESPIRITISMO
    Responsables de la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid, el principal centro espírita de España.
  • Sheik Shojaeddin: SUFISMO
    Maestro Sufi de la Orden Molaviye Persa para Europa

(Nota personal aunque no le importe a nadie: Creo que conozco a Moshe Bendahan. Me prestó un libro en francés sobre Cábala que tardé un siglo en devolverle, bendita sea su paciencia. Era un Bendahan seguro y era rabino, aunque igual era su hermano. Y se que estar a su alrededor daba mucha paz. Mucha. No, no soy judía, fue el azar)

Ha sido interesante y clarificador leer cada una de las entrevistas. Temas que conocía de sobras, pues tuve una época larga muy espiritual, y toqué muchos palos, y otros que se me han desvelado o aclarado. Me ha resultado curioso que a su manera, todos tienen como norma de conducta el sistema de Retribución o castigo con las mismas premisas, aunque lo disfracen más o menos. Y muy, muy humanas, a pesar de su liderazgo, sus respuestas a la pregunta de cómo afrontarían su propia muerte. Ellos, en el fondo, también dudan. Aunque no lo digan. Es algo que se percibe.

Os aconsejo sinceramente leer este libro que clasificaría casi como documental. No es un libro fácil, pero yo no me lo perdería. ¿Sacarme de dudas? Definitivamente no.

Y ahora, si tenéis lo que hay que tener, respondedme:

¿Cómo crees que afrontarás tu propia muerte?

Pregunta de Toni Sanchez Bernal a todos los entrevistados en Morir, el último tabú
  • Editorial ‏ : ‎ Kolima; Primera edición (22 mayo 2019)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 176 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8417566384
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8417566388
  • Peso del producto ‏ : ‎ 253 g
  • Dimensiones ‏ : ‎ 14 x 2 x 22 cm
  • Enlace ebook : https://amzn.to/3yoxsFa
  • Enlace libro en papel : https://amzn.to/3dKlwpb

Una última observación para la Editorial: ¡Por el Amor de Dios! ¡Pensad un poco en los que ya no tenemos la vista tan joven! ¡La letra es de pulga! Juro que he estado a punto de buscar una lupa y vale que no soy joven, pero tampoco tengo edad para eso!!!!!!!

HASTA LAS PRINCESAS DE HIELO SE DERRITEN – IRIS ROMERO

Ya estamos en Julio. Y no sabemos ni cómo hemos llegado, pero aquí estamos. Para inaugurar el mes os traigo una lectura ultraligera, de esas que sueles descargarte cuando tus neuronas están para mucho ruido y pocas nueces, porque son gratis con KU – De verdad, algún día tengo que hablaros por fin de la peli de Kenneth Brannagh y Emma Thompson. Siempre lo digo y nunca lo hago. Algún día –

La mayoría de estas Fast reads, si, es mi adaptación literaria del Fast food, pasan sin pena ni gloria. Hasta te olvidas de que alguna vez las leíste, y que el autor/autora de gracias por ello porque si las recordara no dejaba títere con cabeza… En serio, cuando me despida del Redondal y me importe un bledo hacer enemigos literarios voy a escribir un artículo que se va a esoquenosediceperotodoshacemosaunquenoquedefinoenunblog la perra, ya me entendéis. Ahora es que me da como pereza pelearme así es que lo seguimos dejando en puntos suspensivos.

Pero de vez en cuando, te salta una que pasa con bastante más gloria que pena. Y entonces voy y la traigo, porque lo vale. Eso me ha pasado con Hasta las Princesas de Hielo se derriten, de Iris Romero.

El titulito se las trae, pero me hizo gracia la sinopsis, y como andaba buceando entre los participantes del Premio Amazon Storyteller por cumplir el trámite de leer alguna, pues se supone que escribo un blog de libros entre otras cosas, y me llamó la atención el argumento, me la bajé sin muchas expectativas.

Todo un acierto oigan, porque es una historia de amor, si, pero el amor es casi lo que menos importa. Iris nos sumerge de forma hilarante en el mundo de la televisión, de los reality shows, en forma de uno de lo más original (si algún productor de TV me lee que tome nota, previo permiso de la autora de la novela que ha tenido la ocurrencia). Los participantes recorren lugares malditos. No os desvelo cuáles, pero todos muy sonados y terroríficos. Aunque en este caso yo no se si hay que tener más miedo de los mitos del terror o de los participantes. Lo que le hacen a la pobre novia de Chucky… Ay, si fuera Iris Romero tendría miedo de ser tan iconoclasta con esas cosas, que las carga el diablo.

La pareja protagonista, una chica albina que ha nacido sin el gen del miedo, literalmente, y un medium que se parece a Tom Hiddleston, tiene una química nada repipi (me encanta esa palabra), lo que le añade un puntito de sazón al tradicional guiso romántico.

En suma, una novela divertida para leer en un ratito, bien escrita y que deja un buen sabor de boca. Sin más. Para una de esas tardes en las que uno/una no puede con la vida.

Me llamo Emma, 

aunque todos me conocen como
“Emma sin miedo”. 

Trabajaba como reportera, grabando en casas embrujadas o psiquiátricos abandonados. Parece espeluznante, pero una enfermedad muy rara me impide sentir miedo.

Mi vida era perfecta hasta que llegó William, o como me gusta llamarle: “El señor siniestro”. Dice que es médium, pero yo creo que tiene más cuento que otra cosa, y por su culpa he sido relegada al puesto de ayudante.

¿Es necesario decir que lo odio?

Según él, soy la mismísima princesa de hielo, 
fría y despiadada, 
y no sabe hasta qué punto es cierto.

Sinopsis de Hasta las Princesas de Hielo se derriten, de Iris Romero
  • ASIN ‏ : ‎ B09479T6B1
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 1558 KB
  • Uso simultáneo de dispositivos ‏ : ‎ Sin límite
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Lector de pantalla ‏ : ‎ Compatibles
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 426 páginas

La imagen de fondo del post es de prettysleepy1 en Pixabay

Enlaces de descarga del libro:

Kindle Unlimited : https://amzn.to/3qFX8dt

Si no lo tenéis, 2,99 euricos

Después de este paréntesis ligero, amenazo con volver con algo serio. Muy serio. Tanto que me está dando reparo empezar. Pero empezaremos. Cuidaos.

BAJO EL CIELO DE BERLIN – CARMEN SERENO

El calor insano que está apretando en este Junio madrileño invita a perderse por latitudes más frescas. Y como entre bichos pandémicos y carteras achuchadas no podemos permitirnos tomar aviones, trenes o barcos, siempre nos queda el recurso de los libros que nos hacen viajar tan lejos como el autor, en connivencia con el lector, quiera llevarnos. Y encima decidimos si queremos un viaje de aventura, romántico, fantástico… todo un chollo vamos.

Yo he elegido perderme con Carmen Sereno como guía, por Berlín y asomos de Estambul. Ya viajamos con ella, si recordáis, por Estocolmo y Wellington.

Lo que nos propone la autora en esta ocasión es conocer ese Berlín vivido por un alemán de ascendencia turca, Kriminalinspektor de la BKA, Jamal Birkan, y una enfermera alemana con cara de ángel, Nina Haas. Además, están muy buenos. Como siempre con Carmen. No os digo más que como aliciente, Herr Birkan es exactamente Can Yaman. Y mira que yo quería imaginarme a mi Serkan Cayoglu, pero ella no me deja. Su descripción del personaje lo hace imposible, y ves al actor turco como Jamal Birkan sin poder conceder otra licencia a tu imaginación. Pero oigan, si todas las obligaciones imaginativas son así, que me obliguen mucho que me dejo. Ay Allah Allah, qué calor.

Con un hilo argumental lamentablemente muy actual, pues gira en torno a la investigación de una serie de asesinatos racistas de ciudadanos de origen turco afincados en Alemania por parte de neonazis, recorreremos Kreuzberg, Charlottenburg, parte del antiguo Muro, Alexanderplatz, y otros lugares emblemáticos de Berlín. Todo ello mientras vivimos el incipiente romance entre el policía y la enfermera, que si bien es parte fundamental de la trama, no lo es todo, pues conocer la problemática social que plantea la autora y llegar a incriminar a los asesinos, que se conocen desde casi el principio, pero son difíciles de incriminar y cazar, es la trama en si misma.

Estamos ante una mezcla sorprendente de novela negra y romántica, pues tiene todos los ingredientes de crítica social, estructura policial y criminal bien estamentada e historia de amor que posibilita su inclusión en ambos géneros sin ningún género de dudas. Un libro que no decepcionaría a los detractores del romance. Os lo aseguro.

Lo dije y lo repito: la señora Sereno no me decepciona. Entretiene, pues aunque se mete en ciertos berenjenales que podrían hacer demasiado densa su novela, no es el caso, ya que aunque trata ciertos temas someramente se nota la labor de investigación y quedan reflejados en su justo punto. De hacerlo más en profundidad sería otro género. Apuesta segura en mis lecturas. Leedla. Si os place claro.

«¿Cómo puede volar un ángel cuando tiene las alas rotas?» Berlín, año 2015. El inspector Jamal Birkan se enfrenta al caso que cambiará su vida. Durante la investigación de unos asesinatos a ciudadanos turcos en la capital alemana, conoce por casualidad a Nina, una bella enfermera de rasgos angelicales por la que se siente poderosamente atraído. Sin embargo, la joven está relacionada con el caso, y Jamal deberá luchar con todas sus fuerzas contra esa atracción prohibida. ¿Serán capaces Nina y Jamal de mantener las distancias o se lanzarán al abismo sin mirar atrás? Un thriller romántico con sabor a Turquía de la autora ganadora del Premio Chic

Sinopsis. Bajo El Cielo de Berlín. Carmen Sereno
  • Editorial ‏ : ‎ Chic; N.º 1 edición (26 mayo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 496 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8417972501
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8417972509
  • Peso del producto ‏ : ‎ 550 g
  • Dimensiones ‏ : ‎ 15 x 3 x 23 cm
  • Version Papel https://amzn.to/3xsynUx
  • ASIN ‏ : ‎ B0953CSK27
  • Editorial ‏ : ‎ Chic Editorial; N.º 1 edición (26 mayo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 1901 KB
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Lector de pantalla ‏ : ‎ Compatibles
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 438 páginas
  • Version ebook https://amzn.to/3vqRCfC

GENTE DE SIGNOS – INÉS GONZALEZ

Haced una pausa en la lectura de novelas de ritmo frenético. Dejad en paz al asesino y a su implacable perseguidor, al mago y a los monstruos con los que combate; regresad de esos mundos ignotos… que los amantes se amen sin el voyeur que los contempla allende las páginas… Y leed. Sólo por el placer de paladear las palabras, las frases, los párrafos, las páginas… por apreciar cuando un texto tiene la métrica exacta, la simétrica belleza de un cuadro o la melódica cadencia de una sinfonía…

Eso nos da Inés Gonzalez en su Gente de signos, la armonía del lenguaje en 84 páginas con relatos cortos de toda índole, en los que lo que menos importa es lo que cuenta sino cómo lo cuenta.

Leer este librito participante en el Pla 2021 ha sido para mi como saborear una copa de vino Gran Reserva entre crianzas y reservas (que están bien, pero un lujo al año no hace daño)

Es Leer Por Amor al Arte.

Los signos son consustanciales a la humanidad. Los personajes de este libro son víctimas, obsesos o partícipes de ese universo. Caen en la trampa de las palabras, los números, las imágenes, las notas musicales u otras señales. Se reconocerán en estos relatos los escritores, los que imaginan, los que se hacen preguntas y los que gustan de sumergirse en las ficciones un poco extrañas. Este libro obtuvo mención honorífica única en la Bienal Ramos Sucre del año 2011.

Gente de Signos

LO QUE VIENE: TRIO DE ASAS

Antiguamente se diría Ases, pero a ver si me va a pillar la Montero en un renuncio, se chiva al Coletas y mi centrista convencida alma acaba perdida en el Valle de los Caídos por designio de la ministra, ministro o ministre. Y va a ser que no, que los dos ángeles de entrada en la basílica con los dos espadones me daban un yuyu considerable. Siempre los pasaba corriendo y sin mirar, no fueran a cobrar vida como en las Leyendas de Bécquer… Si hay que decir asas pues se dice.

Siempre me quedaría recurrir a la jovencita pelirroja, pero la he escuchado hablar a la muchacha, y aunque la oratoria hubiera podido venirle de cuna se ve que se ha saltado una generación. Será que el material de la nueva chaqueta paterna perjudicó la trasmisión genética. Quien quiera entender que entienda que diría Lope.

En fin, vamos al lío. Una escritora de fantasía cuyo libro tengo pendiente para cuando me de la cabeza (Alia Salazar. El Ocaso del Sol) me comentó que en mi estado actual era mejor retomar lecturas de mi época infantil o juvenil. Un buen consejo que iba a seguir. Pero al reanudar mi cibervida social aprendí que tres de mis escritoras favoritas, que me han hecho pasar ratos increíbles leyéndolas, habían publicado. Consciente de que son apuestas seguras, serán mis próximas lecturas.

Podría haberlos leído y hecho directamente las reseñas. Pero decidí que igual queréis compartir conmigo el tiempo de lectura y me atrevo a recomendarlas a ciegas, porque se que no me/nos va/n a defraudar. Así confío en ellas.

Jessica Galera concluye la Saga Trece Tronos con Uilmel. Un lujazo reencontrarnos con Adrien, Res, June, Eugene, y tantos otros:

«El tatuaje élfico es una marca destinada a que los amantes que se la trazan se reencuentren en otra vida, una y otra vez. Pero entre los trazos de su tinta se ocultan ancestrales secretos, ecos de leyendas olvidadas por el paso implacable del tiempo.

Y el Uilmel es, precisamente, la única esperanza para Adrien y Resryon. Elegir el paso adecuado, sin embargo, en mitad de la tensión existente se convierte en todo un desafío en el que cualquier mínimo error puede desencadenar el conflicto.

Oscuras fuerzas reclaman su lugar en el Imperio de la Noche y también en las tierras de la luz. Las piezas se preparan para la batalla más antigua del mundo, llegada desde la última puerta.

¿Será el amor suficiente para detenerla? ¿Lo será para afrontarla?

«Esta es la historia de un dios oscuro que se enamoró de la luz».

Jessica Galera. Uilmel

Disponible en Amazon

Ana Lena Rivera vuelve con Gracia Sansebastián, la detective que nos atrapó en las dos entregas anteriores, con Los muertos no saben nadar.

«La tercera novela de la autora de Lo que callan los muertos, ambientada entre Oviedo y Gijón. Una nueva investigación de Gracia San Sebastián, que ahora colabora con la policía.

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus tesoros. El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.»

Ana Lena Rivera. Los muertos no saben nadar

Disponible en Amazon y Maeva Noir

El 26 de Mayo podremos viajar a Berlín con Carmen Sereno. Con ella fuimos a Estocolmo y a Nueva Zelanda. De la mano de la Editorial Chic/Principal de libros podremos vivir una historia de amor con mucho sabor a delicias turcas. No os puedo avanzar mucho más, pero si deciros que leer a Carmen no es solo leer romántica. Berlín bien vale sus páginas.

Disponible 26 de Mayo 2021

Y eso, que a la próxima, reseñitas y tal. Pero fiaros de mi que estas «asas» gustan seguro

FELIZ AÑO Y PRIMER AÑO

Mañana hace un año que Mico, como apoyo moral, y yo, empezábamos a dar nuestros primeros pasos Desde El Redondal, tras aquella fantástica iniciativa de Ana Kayena en Twitter, #Quierosertuautorinvisible. Recibir en mi casa el primer libro de Ana Lena Rivera a cambio de comentarlo en redes, y las palabras de Ana fueron el detonante para retomar un poco más en serio, si es que ésto tiene algo de serio, la forma de compartir las lecturas que me gustan en un blog.

Se me abrió un mundo. Presentaciones de libros, la blogosfera, interactuar con autores de tú a tú… verter mi pasión en una afición que me llena y me gusta compartir a mi manera, por si unas palabras en el ciberespacio ayudan a alguien a pasar momentos con ese placer indescriptible que es la lectura, mientras llenan los más difíciles de mi vida dándome una razón para volver a mirar el mundo con ilusión… Quería en suma, contar a la gente que incluso en los tiempos más aciagos, perderse en páginas que narran historias, que se convierten en un avión, barco o tren que te desplaza a lugares ignotos, que te cambian la piel de ciudadana media del siglo XXI por la de un pirata, un vampiro, un bárbaro, una guerrera o una indefensa damisela decimonónica, un presidente de República Bananera, una reina, una campesina, una asesina, una sufragista… y todo ello sin moverse del sitio cuando las circunstancias no te lo permiten, es un privilegio para el ser humano.

Item más, o sea, además dicho de manera redicha, valga la redundancia, he hecho amigos y conocidos con derecho a aprecio – a roce no, que, amén de no tener el ese pa muchos farolillos, estoy en esa etapa de mi vida en que me gratifica más llenar lo que se posa en la almohada que lo que se posa en el resto del colchón, que también, pero eso está bien servido gracias – Creo que enemigos no, o al menos mi cerebro no los ha registrado, con lo que me amparo en la felicidad de la inconsciencia.

Un inciso: Odio, absolutamente odio, toda palabra que para designar a los genitales femeninos contenga la letra ch. Ya veis. Maniática que es una.

Aunque… realmente si hubiera hablado podría haberlos hecho. Porque a fuer de sincera, no entiendo mucho el mundo del bloguerío. Veréis, es que a mi, eso de dar me gusta como un bot para conseguir interacciones, como que no va conmigo. Si tenéis un «me gusta» mío o un comentario, tened por seguro que lo he leído, me ha gustado, y si he comentado, algo me ha movido a hacerlo. Son de verdad. Al principio quise seguir la tendencia, pero en un tiempecito decidí que para ese viaje no necesitaba alforjas, que pesaban mucho y que prefería pocos y bien avenidos, calidad a cantidad.

Porque el objetivo de la muchedad es que te regalen libros a cambio de críticas. Y si algo he aprendido es que quiero seguir siendo libre, opinando sin condiciones. Podéis darme, pero no lo hagáis esperando recibir. Si algo no me gusta, no va a estar aquí, por mucho que sea caballo regalado. Le voy a mirar el diente. Quien quiera entender que entienda. Eso sí, cuando doy, doy desde las tripas, y es de verdad, como la española cuando besa, que ya no tengo edad para besar por frivolidad.

Otro inciso para decir que amo de verdad la riqueza del refranero español. Creo que este año le voy a dedicar una sección, que bien lo vale

También advierto que algo va a cambiar. Hasta ahora solo traía lo que me gustaba. Este año me planteo cambiar eso. Si no me gusta, os lo voy a contar, y os voy a decir por qué. Después vosotros decidís porque, salvo casos flagrantes de ineptitud, para gustos los colores.

Y hasta aquí hemos llegado. Esta Yo sin máscaras y en crudo quiere daros las gracias. Os nombraría uno por uno pero mi consabido despiste hará que me deje a alguien y, con lo sensibles que estáis cualquiera se arriesga, que si algo no soporto son los ofendiditos. Superior a mis fuerzas, a las pocas que me quedan oigan. Pero sabéis quienes sois. Se os quiere, de aquella eremita manera.

No os perdáis, que seguiré por aquí dando lo que pueda y más. A veces, hasta un poco de ingenio que sale de vez en cuando de la reserva de un agotado depósito. Y agarraos, que pueden venir curvas redondaleras… y quien avisa no es traidor, que como buena soy muy buena, pero como mala, soy mejor (ay, benditos dichos)

Cedo la micro-palabra (micro de micrófono no de palabra pequeña, que si algo tienen mis compañeros de aventuras, es que son grandes) a aquellos de mis cuatro colegas que quieran tomarla. Y haced una entrada, que igual que no respeto las interacciones «ir por que vengan», me importan un comino los tiempos interposts. He dicho.

Ah, y feliz 2021

Una auténtica navidad – Angela bennet

Mirad chicos, no soy buena reseñando romántica, asumiendo que se me de bien hacerlo con algún otro género… pero tenía que traeros esta novelita por varias razones:

1.- Porque ha sido capaz de enternecer mi corazón de Grinch.

2.- Porque está muy, pero que muy bien escrita.

3.- Porque es como ver una teleserie navideña de Hallmark, de esas que no eliges, pero cuando te encuentras con ellas en la pantalla por casualidad sigues viéndola porque, en tiempos de cinismo y maldad es como salir al balcón y respirar un poco de aire limpio tras estar mucho tiempo en una habitación cargada. Te devuelve al corazón ingenuo de la infancia, a cuando creías en el género humano.

4.- Porque pasa en uno de esos pueblos yanquis entre montañas que parecen vivir en una eterna navidad, donde, aunque sea en los libros, no se ha olvidado el espíritu de comunidad.

5.- Porque la historia de amor es bonita sin excesos, lógica y creíble. Y no es tóxica (¡oh, milagroooo navideño!)

6.- Porque hay una niña encantadora nada repelente.

7.- Porque tiene magia navideña de la que puedes creerte.

8.- Porque hay una casa victoriana que se cae a trozos pero ah… promete y a mi me encantan las novelas que hablan de construir o reparar algo bonito.

9.- Porque a este guiso literario no le falta ni le sobra azúcar. Está en su punto.

Y qué demonios, porque es Navidad y me ha gustado. Gracias Kate, Lucy, Chris, y a ti Angela por crearlos.

Lamento la imagen chapucera, pero se adecua al estado que me ha provocado la novela. No me regañes mucho Rebeca, no quería darte trabajo de más.

Kate y su hija Lucy acaban de llegar a Telluride, un pueblo situado en las montañas de Colorado, en busca de un nuevo comienzo.

Chris, bombero de profesión, vive centrado en su trabajo y volcado en su pueblo. Arrastra un pasado doloroso y no busca tener una relación.

Sus caminos se cruzan, lo que surge entre ambos es inesperado y cambiará sus vidas.

Un pueblo encantador, un entorno idílico y una casa que supondrá un gran reto.

¿Conseguirán Kate y Chris superar sus miedos? ¿Podrán Kate y Lucy tener al fin una auténtica Navidad?

Sinopsis de Amazon

Enlace de Descarga: Una auténtica Navidad

  • ASIN : B08P7MRKXZ
  • Idioma: : Español
  • Tamaño del archivo : 1832 KB
  • Texto a voz : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 221 páginas

Tres Centímetros

TRES CENTÍMETROS

A mi tío Vicen, que en paz descanse.

Gracias por enseñarme que los ángeles no tienen por qué tener alas ni ser perfectos.

Los ángeles solo aman…

Tres centímetros. Nunca un número había marcado tanto su vida. Había nacido un tres, del tercer mes, de un año acabado en tres. Esa misma cifra había pasado fugaz entre sus manos en varias ocasiones como si el destino lo hubiera marcado con un número en lugar de un nombre.

Se frotó las manos para entrar en calor, aunque la lluvia seguía calándole hasta los huesos. Miró hacia abajo y contempló sus pies desnudos bajo el aguacero. ¿En qué momento había perdido los zapatos? Iba a enfermar. Se rio.

La barba de varios días se había convertido en un confortable abrigo para las bajas temperaturas y el revuelto cabello también, aunque el peso del agua lo hubiera pegado a su rostro y gotas desperdigadas le resbalaran por la piel.

Lloraba, pero las lágrimas se confundían con la lluvia y dotaban a sus ojos claros de un brillo sobrenatural. Nunca le había gustado expresar demasiado sus emociones, como si pudieran herir esa secreta fragilidad interior, que intentaba disimular para el resto del mundo. Una coraza para que nadie lo viera jamás dudar, vulnerable, expuesto. Sin embargo, ahora que esos tres centímetros marcaban a fuego su vida, no le quedaba más opción que reírse de todas sus costumbres, porque ocultarse a uno mismo no dejaba de ser un ritual. Abrirse no era sencillo cuando se había pasado la vida huyendo de todo lo que dolía, ajeno a las entrañas que devoraban a los demás en silencio. Nunca se preguntaba si los demás sufrían, a pesar de que él mismo escondía sus emociones hasta un punto enfermizo. Y ahora todo se desbordaba como el caudal de un río seco anegado por el torrente. ¿Y ahora qué?

La noche había caído hacía un par de horas, pero ni siquiera se había fijado en ello. Su reflejo en un escaparte de juguetes le recordó la hora que era. No se inmutó. Nadie lo esperaba allí fuera, ni dentro de ningún hogar. Se había encargado bien de que sus relaciones fueran cortas y superficiales, sin llegar a la raíz donde se forjan las amistades y el amor. No tenía a nadie ni ningún hombro sobre el que llorar.

La Navidad estaba a la vuelta de la esquina y las tiendas resplandecían de luces y música. Se preguntó por qué no lucían tan atrayentes el resto del año. Quizás había alguna magia extraña que impelía a los comercios a derrochar fantasía solo en aquella época, dejando para otros momentos la monotonía y el gris deslucido del pavimento.

Lo odiaba todo. Odiaba las luces, las canciones navideñas, las risas… Y había descubierto que la felicidad le causaba pavor. Siempre huyendo de todo lo que merecía la pena, como si esa vieja y aprendida carrera de fondo fuera una meta alternativa que solo él conocía. Porque en realidad, nunca había querido ser feliz, le aterraba serlo y despertar una mañana y darse cuenta de que lo había perdido todo.

La traidora memoria le recordó el único tesoro que guardaba muy adentro, lo único que había conseguido penetrar en el muro infranqueable de su coraza y latía al son de su guerrero corazón. La imagen de sus padres decorando un viejo y destartalado abeto, sus sonrisas, los dulces, los villancicos, los abrazos, los besos… sus recuerdos siempre se interrumpían en la parte dolorosa, eran el límite para no escarbar más adentro de donde puede que no existiera forma de regresar. Como si el dique de contención se rompiera y todo lo que él creía ser fuera arrastrado por una marea negra y espesa.

Gritó, pero el ímpetu de la música navideña era tan potente que nadie lo escuchó. La risa de los niños era un poder superior que enmascaraba toda tristeza. Se dio media vuelta, intentando alejarse de aquella parte recargada de la ciudad, necesitaba escapar y recuperar el anhelado silencio. Echó a correr y topó de bruces con una mujer.

La joven rubia posó su mirada de asombro en su rostro mientras lo cubría con su propio paraguas, después observó sus pies desnudos y comprendió que algo no estaba bien en él. Sin embargo, no le preguntó nada. Cogió su mano y él la miró sorprendido a su vez. La desconocida la colocó en el mango del paraguas, regalándoselo. Le guiñó un ojo, se echó la capucha del abrigo sobre la cabeza y desapareció corriendo bajo la lluvia.

Vincent se quedó muy quieto, temblando. Después de todas aquellas horas desafiando al destino y a la muerte, una sola persona había conseguido que volviera a sentir frío y miedo, fragilidad. Era un tirano de los sentimientos y aquel paraguas había sido el arma definitiva para arrancarle el corazón sangrante.

Caminó, ahora sin mojarse el torso, con el lindo paraguas rosa creando coloridas formas sobre su cabello húmedo. Había dejado de importarle lo que pensaran de él. Tres centímetros, eso era todo lo que importaba ahora.

Consiguió escapar de la calle principal y las farolas titilaron para que supiera que lo habían visto. Todo estaba plagado de mensajes divinos a los que nunca prestaba atención. Todas las almas elegían a sus padres al nacer y él siempre lo había tenido claro. Se había enfrentado a todos por ellos y había escogido a aquella pareja no por casualidad, eran increíbles. Aunque los había perdido con suma facilidad. La vida le había enseñado aquella primera lección dolorosa: todo lo bueno es efímero.

Era curioso como los demás no podían recordar la razón por la que eligieron sus cuerpos, ignorando las razones que los habían llevado a soñar con vivir. Porque esto era a lo que aspiraban todas las cúspides celestiales y los coros de ángeles, a poder llegar a sentirse vivos.

Él recordaba cada palmo de su existencia y los motivos que lo habían llevado a querer gastar su única vida en la Tierra. Sin embargo, la realidad era muy distinta a lo soñado. Sentir era tan maravilloso como cruel y doloroso.

Lentamente, había deseado no haber nacido, haber podido retractarse de su deseo y seguir siendo un ángel cualquiera. La vida era para una clase de valientes a los que no podría nunca más que elogiar. Todo le había salido al revés y se había vuelto introvertido y oscuro, banal y oculto para el mundo con el que un día se había atrevido a soñar.

Un gato negro se paró enfrente y Vincent dio un respingo al escuchar una voz muy poco felina.

—Tienes que volver.

—¡De ningún modo! —exclamó el hombre malhumorado.

—No has aprovechado tu vida como prometiste.

—¿Por qué no? ¿De qué hablas?

—Miedo. Te has vuelto un cobarde que vive escudado en el miedo a sentir nada.

—Conozco mayores traiciones al Cielo.

—No hay mayor traición que mentirse a uno mismo.

—Yo…

—Lo quisiste todo y comprendiste que la vida dolía, muchos aprenden la lección como tú, pero no creas que todos son tan necios como para no valorar el regalo que se les ha dado. Has fracasado, Astart.

—¡No me llames así!

—El hijo pródigo vuelve a casa —canturreó el gato alejándose de él en otra dirección.

Vincent maldijo en silencio. Toda la eternidad esperando y después de todo el sufrimiento, su futuro lo decidirían tres centímetros. Los mismos que iban creciendo en el interior de su pulmón izquierdo, bajo el corazón, como si la vida y la muerte se engendraran siempre en lo profundo e interior del ser humano. Como si en las entrañas estuviera el origen y el fin de la vida y a él le tocara aquella clase de suerte siniestra.

Se volteó rápidamente y localizó al gato escabulléndose calle abajo, plegó el paraguas y apuntó en su dirección. Una ráfaga de luz cruzó la distancia que los separaba y alcanzó al felino justo en la cola. Maulló contrariado y salió huyendo echando humo. Pero, ¿era el paraguas un arma divina?

Lo observó con detenimiento y recordó quién se lo había regalado. Levantó la vista al frente, sobrecogido por un presentimiento siniestro y ahí la encontró.

La joven rubia ladeó la cabeza para inspeccionarlo, luego una sonrisa afloró a sus labios. No se había fijado la primera vez, pero tenía una expresión rígida en su rostro, imposible de modificar. Era una de ellos, una elfa. A diferencia de los ángeles, los elfos no tenían que reencarnarse para sentir como humanos, eran almas errantes atraídas por la luz. Los Ancestros contaban que aquellos míticos seres solo se presentaban en vísperas de la Navidad. Que llegaban a la Tierra para traer luz en mitad del invierno, guiar a los extraviados y luchar contra la oscuridad. Era hermosa. La forma nunca había sido un obstáculo para las misiones del Cielo y él parecía un caso perdido.

—¿Qué queréis de mí? —bramó Vincent consternado. Era consciente de que su tiempo se acababa.

—¿Recuerdas por qué quisiste vivir? —demandó la elfa que ahora sujetaba un báculo dorado sobre sus manos.

—Sí, claro. Quería, quería sentir.

—¿Y qué más?

—Y ser amado. —La contundencia de sus propias palabras le heló la sangre. Después de sus padres, ¿lo había amado alguien más? La coraza se le cayó a los pies y gimió herido. Había fracasado en su cometido terrenal y ahora ya era demasiado tiempo para volver atrás. Tantos años perdidos fingiendo que era feliz, tantas horas desperdiciadas pensando que vivir solo consistía en respirar.

Se miró los mismos pies desnudos y manchados de barro. La lluvia había amainado y se sintió perdido sin la cortina de agua, ahora sus lágrimas dibujarían surcos sobre su piel, como viejos tatuajes visibles para todos.

Tres centímetros…

—No todo está perdido, Vincent.

—¿Por qué estás aquí?

—Para que cumplas tus sueños.

—No era esta la vida que yo quería.

—La vida es neutra, nosotros le damos valor. Perder a los que amas duele, pero mucho peor es no haberlos tenido jamás. Amar es un avenida de dos sentidos, amas y te aman, incluso cuando ya no están. ¿Por qué escondes el dolor?

Vincent sintió sus mejillas húmedas y tembló. Siempre se había sentido seguro de sí mismo, fuerte, capaz de afrontar cualquier cosa y ahora se hallaba frente a una elfa de la Navidad, abriéndole su corazón a una extraña.

—¿Podré recuperar el tiempo perdido?

—Oh, Vincent, tú sabes que el tiempo solo discurre en una dirección. Lo pasado, pasado está. Solo importa lo que sientes ahora, eso es lo que te da valor. Solo importa este momento, este instante. ¿Sientes cómo te desborda la emoción?

El hombre se colocó la mano sobre el pecho y sintió el corazón latirle con fuerza, era un dragón que llameaba en sus entrañas, esas que ya estaban dañadas de tanto aguantar la marea. El amor era un sentimiento tan fuerte que lo creaba y destruía todo a su paso, un huracán.

Se quedó plantado con la palma de la mano regocijándose del alborotado interior. Amar dolía y era tan agradable como volar. Un solo minuto de una vida plena no podía compararse a toda una vida vacía.

La elfa alargó la mano y Vincent la tomó lentamente. El báculo dorado se agitó y el hombre volvió a volar por el cielo, el viento secando sus cabellos, la etérea sensación de ingravidez, la luna coronando el firmamento y la falsa convicción de que todo había sido un sueño.

Un golpe contra el suelo le recordó quién era. ¿Cómo había llegado allí? Se sentía sucio y destemplado. Tiritando de frío se levantó aturdido y se llevó la mano al pecho, el corazón le latía muy deprisa y le gustaba aquella sensación. Un recuerdo surgió en su mente y lo estrujó para darse el valor que le faltaba a veces, era un guerrero, iba a luchar hasta el final. El tres siempre había sido su número de la suerte…

Imagen de Susan Cipriano en Pixabay

©Diana Buitrago

A sangre y fuego

A SANGRE Y FUEGO

Empieza la semana con más oscuridad de la acostumbrada y no me refiero a los nubarrones de tormenta o a la niebla que azota las noches leridanas. Puede que fuera la migraña, la apatía o el sinsabor de encender el televisor y tener la desgracia de ver las noticias. Últimamente, manda la oscuridad.

Rebeca, que se ha convertido en mi musa pro-entradas-Redondal, me ha inspirado tocándome ese tema sensible que los escritores siempre guardamos como oro: los sentimientos.

Siempre he defendido que escribimos así como somos, que mostramos en nuestras historias más de lo que nos gustaría, que contamos nuestros sentimientos y nos abrimos en canal, aunque antepongamos la máscara de la metáfora. Desahogarse con la palabra, rezándole al dios secreto de lo oculto, para mostrar la sinrazón de nuestras vidas, ahogadas en tinta y papel.

Los lectores tenemos la responsabilidad de buscar al autor y rebuscar en sus entrañas, destripar cada palmo de letras para descubrir sus tesoros, acompañarlos en sus pesadillas y demonizar sus terrores.

Imagen de Anja en Pixabay

Autobiografías, el placer de contarlo tú mismo

Las autobiografías son narraciones de las vidas de personas contadas por ellas mismas. ¿Cuántos de nosotros no hemos soñado alguna vez con contar las peripecias de nuestras vidas? Siempre hay algo que merece la pena compartir, un episodio sombrío o el más espectacular jamás escrito. Nos creemos seres únicos y, en realidad, lo somos. Vivimos en paralelo, los unos junto a los otros, pero la forma de sentir esa realidad cambia de persona a persona y de ahí nuestro espíritu biógrafo.

Tampoco vamos a olvidar que contar algunas experiencias puede ser alentador para los que estén pasando por un momento similar, que nos pueden hacer reflexionar sobre temas que jamás hemos vivido o que, simplemente, fomentan nuestra conciencia social. No vivimos aislados en planetas, aunque nos guste alardear de que cada casa es un mundo por explorar. Nos parecemos, soñamos lo mismo, y también sufrimos igual.

La biografía es esa parte de la literatura que nos muestra que somos de carne y hueso, que por dentro nos corre la misma sangre que da poder al sentimiento. Viejas argollas de metal nos atan a las mismas disyuntivas, nos hacemos las mismas preguntas, buscamos la felicidad.

El “Diario de Ana Frank” marcó a todos aquellos que habían sufrido como ella, compartieron sus amarguras en plena Segunda Guerra Mundial y nos rebanó el corazón, sangrante de tantas batallas absurdas.

Infinidad de personajes famosos, políticos, actores, cantantes, deportistas… todos tienen su parcela personal donde contar cómo llegaron a la fama y los ardides vividos para conseguirlo. Nos podemos sentir identificados en algún momento con su relato o dejarnos llevar por la fantasía de una vida que supera la ficción. Tal vez nos suban el ánimo y nos recuerden que cualquiera puede conseguir sus sueños, luchando, con perseverancia y ahínco. Sentir que podemos lograrlo es una de las bazas de este tipo de lecturas.

Libros de autoayuda y superación personal

Recuerdo el libro “El Secreto” de Rhonda Byrne o “El poder está dentro de ti” L. Hay, de una época en mi vida en que me buscaba y no encontraba por ninguna parte. Son narrativas amenas, reflexivas, que intentan sacar una parte positiva de todas las cosas e intentar mejorar la vida del lector. Reconozco que cuando los lees te sientes bien. Puede que no te resuelvan la vida y que al finalizar la narración no haya ocurrido nada especial a tu alrededor. Seguirás teniendo los mismos problemas y el mundo girará en esa misma dirección desquiciante que nos aterra, pero sin duda, el poder de estos libros se basa en remover nuestras entrañas y sacar la basura fuera. Barrer todo lo que no interesa y centrarnos en ese presente olvidado del que nadie habla. Una aventura hacia ese desconocido interior al que nunca escuchamos como es debido. ¿Rendirse? ¡Atrévete a leer!

Libros espirituales

No están muy lejos de la autoayuda y a veces se confunden. A mí me gusta diferenciarlos haciendo hincapié en el papel que las diferentes religiones y filosofías han tenido sobre la historia de la humanidad. Siempre me han fascinado otras culturas y por ende, todas esas religiones desconocidas a las que millones de personas rinden culto a diario. Panteones repletos de dioses o uno solo, infunden sentimientos tan contradictorios como el amor y el miedo. La Biblia, El Corán, La Torá, el Budismo, Tao, I Ching… y muchos libros que hablan sobre ello en sus historias. Aquí incluyo porque siempre me hizo gracia, a “Y Dios vuelve en una Harley” de Joan Brady y “El Alquimista” de Paulo Coelho.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Cuentos de Navidad

Sí, es extraño que haya metido este tipo de cuentos, pero son entrañables y me remueven por dentro. ¡Y no solo en Navidad!

Lo sabéis, pero no queréis reconocerlo. Están ahí, aguardando todo el año a que abráis las puertas a sus mundos de magia y nieve. Más allá de la religión y la pura tradición, los cuentos navideños son pura fantasía, a medias entre el drama, la familia y el amor. Desde “Un cuento de Navidad” de C. Dickens y “El cascanueces” de Hoffman hasta el cuento navideño de nuestra compañera Jessica Galera Andreu “Diana, a la luz de un candil”.

Los cuentos proporcionan esa pizca de luz en un mundo de tinieblas, al calor del hogar, bajo un manto de fría realidad. ¿No es la época de los milagros? Desde luego, nos hace falta a todos uno, quizás podríamos escribir nuestro propio cuento navideño. Uno donde todo termina bien y 2020 ha sido solo un sueño…

Poesía

¡Ah, nada como el sentimiento vivo de la lírica para atrincherar el corazón! ¿Nunca os habéis quedado temblando ante unos bellos versos? La poesía tiene la capacidad de desmontar un corazón en apenas segundos, un arma afilada y convulsa que nos escupe al nivel del betún y nos arrasa por dentro como una hoguera. Sentir es como engañar al alma para que tiemble y deje su pedestal eterno; de las brasas de ese rastro luminoso nacen los versos.

Homero, Shakespeare, Baudelaire, E. Dickinson, Machado, Neruda, Calderón de la Barca… En todas las épocas y continentes ha habido personas dedicadas al antiguo oficio de crear poesía. Elegante manera de exaltar las más bellas pasiones, pero también las más temibles y oscuras. Los versos jamás dejan indiferentes.

Novela Romántica

Megan Maxwell, Elísabet Benavent, Nora Roberts, Abril Camino, Jane Austen, Emily Brönte…; hay un largo rastro de novelas antiguas y modernas donde el sentimiento aflora como parte natural de la vida. Se ríe y se llora, se ama y se odia. El amor hace de la vida un lugar más agradable y nos morimos por el placer de ser amados, nos sumergimos en la piel de los amantes y vivimos sus desgracias, apartamos la razón a un lado y nos dejamos llevar por el corazón. Aquel que no siente es que está muerto.

Imagen de Devanath en Pixabay

Fluir con los sentimientos

Si algo he aprendido en mi corta vida de escritora es que hay que dejarse llevar por los personajes y sus historias. Cuando se ama, se ama; cuando se llora, se llora. Las relaciones piden a gritos conflictos y soluciones, trampas mortales y limbos donde adentrarse en mil placeres diferentes. Para crear un sentimiento hay que vivirlo.

Quizás no nos da la vida para procurarnos ese episodio narrado, pero como buenos actores que somos, debemos meternos en la piel de nuestros personajes muy a menudo. Cuando escribimos somos nosotros mismos y mil vidas más. Contagiamos las palabras de crítica y rencor, de añoranza, pasión y deseo. Volcamos lo que el mundo nos da y lo reconvertimos en pedazos de historias de pseudo-realidad porque, más allá del relato, hay mucho del escritor que lo cuenta.

Para conocer en profundidad a los autores, solo hay que leerlos. Nuestros libros son rutas de paso para todo lo que sentimos, desde ideas políticas, nuestra forma de encarar relaciones románticas, nuestros deseos futuros… Todo está escrito y disgregado en pequeños tesoros escondidos, que el buen lector sabrá reunir e interpretar rebuscando en nuestras almas.

A modo personal, debo añadir que cuando decidí escribir “Por tu sangre”, mi primera novela autopublicada, me hallaba en un momento personal terrible. La fibromialgia se había apoderado de mi cuerpo y tenía el control sobre mi vida. Estaba hundida y escribir me sacó del agujero recordándome que tan solo yo tenía el dominio sobre mis actos. Escribí sobre vampiros por la fuerza y melancolía del personaje. Una dicotomía que entendía muy bien, porque yo misma sufría en mi piel la debilidad y me azotaba el recuerdo de una vida mejor. Los vampiros me salvaron de la depresión y pude volcar en ellos muchas de mis inquietudes y anhelos. Cada personaje que creamos lleva un poco de nosotros mismos porque le hemos dado vida con nuestra esencia vital, somos un poco vampiros todos convirtiendo seres cualesquiera en inmortales

Un placer, como siempre, desahogarme con el lector, camarada de mis emboscadas, amigo estelar.

Y un día como hoy

Hola Redondaleros. Una entrada un poquito especial. Un día como hoy, hace muchos muchos años en un pueblo junto al m… ah no esperad, esa era la de Poe. Repito. Hace muchos muchos años en un «poblachón manchego» lleno de gatos, que hoy es la capital del Reino, nacía mi señor padre.

Algunos, bueno muchos, años después, éste creo que sí cerquita del mar, nacía alguien a quien considero ya un buen amigo, nuestro colaborador y gran escritor de Fantasía Rubén H. Ernand.

Y a mi no me queda otra que aprovechar la magia de este rincón para desearles a ambos con todas mis ganas muchísimas felicidades. Espero que estéis en mi vida muchos 14 de Noviembres más, porque me siento privilegiada de teneros en ella.

Sólo (acentuado a propósito) puedo regalaros mi cariño. No es gran cosa, pero es lo que tengo. Cuando me toque la lotería de Navidad ya si eso hablamos.

Bueno qué demonios, a Rubén le regalo una rareza bonita. Que nunca dejes de imaginar mundos.

Muchas Felicidades.

El Visitante – Jon Vendon

Hace pocos días, me contactó via Twitter un autor novel que amablemente, me solicitaba que leyera, si me era posible el primer capítulo de su novela, recientemente autopublicada. Es algo que me pasa con relativa frecuencia, y todavía me extraña y me halaga, pues este Redondal es chiquitillo y no nos engañemos, nos leéis cuatro gatos. O eso quiero pensar para no sufrir de pánico escénico y quedarme sin palabras, o decirlas tartamudeando..

E..e..e.el..ca..ca..caso (venga no, Eremita, que te leen cuatro gatos) El caso es que me entró bien, que una es muy suya pa‘ lo suyo y cuando vienen en plan de oyess tia que me leash, que soy lo mash y eshcribo de pm, pues a mí mayormente no me da la gana aunque el susodicho se llame Miguel de Cervantes y me esté perdiendo El Quijote. Me pareció muy cortés, y yo, firme seguidora de Lady Mary Wortley Montagu, decidí echar un vistazo.

Se llama Jon Vendon, su libro es El Visitante, y me tuvo desde que leí el argumento. Diferente, intrigante, y de mi estilo. Decidí traéroslo. Y allá vamos.

Realmente no es mucho lo que he podido averiguar sobre él. En su perfil de redes dice ser de Barcelona, y rezando a San Google he sabido un poquito más a través de una entrevista publicada en el blog Tablón Cultural:

Es biólogo y escribía relatos antes de decidirse a autopublicar su opera prima, que es la que nos ocupa. La única foto es la de su perfil de redes.

Un tipo misterioso sin dudas. Algún día intentaremos que nos conceda una entrevista para saber un poco más… O no, y dejamos intacta esa variante literaria de escribir con pseudónimo, como Georges Sand o Fernán Caballero.

Doscientas ochenta y tres páginas divididas en nueve capítulos, que comienzan con una cita del Nuevo Testamento:

«Y estando Él sentado en el monte de los Olivos, se le acercaron los discípulos en privado, diciendo: Dinos, ¿cuándo sucederá esto, y cuál será la señal de tu venida y de la consumación de este siglo? Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo el Padre. Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.» Mateo 24:3.

Vendon, Jon. El Visitante (Spanish Edition) (p. 6). Edición de Kindle.

Ahí es nada. ¿Os imagináis que vuelve para mediar en el conflicto árabe-israelí y apoyar a un Papa modernista que curiosamente se llama Jorge y es chileno? ¿os suena? Pues ahí va la sinopsis:

Un hombre impide que un terrorista se inmole en una sinagoga de Jerusalén. Sin documentación, ni indicios que permitan conocer su procedencia, la identificación del sujeto que ha evitado el atentado se convierte en un rompecabezas para el Mossad, la agencia de inteligencia israelí. A falta de nombre, los dos agentes encargados del interrogatorio lo apodan «el visitante». Un joven ha grabado con todo detalle lo sucedido junto a la sinagoga, y el video, subido a las redes sociales, se hace viral, lo que provoca que el hombre retenido por el servicio de inteligencia israelí se convierta en un héroe, por cuya liberación se convocan manifestaciones a través de internet. Durante la protesta ante el Parlamento de Israel en Jerusalén, el ejército abre fuego contra los manifestantes, causando la muerte de decenas de personas, lo que desencadena una crisis internacional que pone contra las cuerdas al Gobierno de Israel. El Papa viaja a Jerusalén de incógnito con la única finalidad de entrevistarse con el héroe anónimo, quien finalmente es puesto en libertad. Tras su liberación se producen una serie de extraños sucesos. Mientras, los agentes encargados del caso no cesan de investigar sobre el individuo, que se ha convertido en una incógnita perturbadora para todos aquellos que han tratado con él.

Vendon, Jon. El Visitante (Spanish Edition) (p. 2). Edición de Kindle.

Sabéis de mi curiosa manía de fusionar escritores para daros una idea de lo que vais a leer en base a obras conocidas. Pues bien, Jon Vendon en El Visitante es, salvando las distancias, una combinación entre John Le Carré con su Chica del Tambor y JJ Benitez con su Caballo de Troya (el primero, que tiene tantos que perdí la cuenta, creo haber leído cuatro o cinco). Y el resultado me ha encantado.

Me fascina el Mossad. Me muero por ir a Jerusalem. De un tiempo a esta parte me ha dado por escuchar Getsemaní en las tres versiones conocidas, la de Ian Gillan, la de Ted Neeley y la de Camilo Sesto, a cual mejor. No podía no gustarme. Vendon nos introduce en el Mossad, aunque muy por encima, y nos lleva por las calles de Jerusalem de una forma tan creíble que, sabiendo de su misterioso perfil, me he llegado a plantear si no es un agente retirado. Pero no, encontré la entrevista y supe que era un biólogo. Lástima. Hubiera puesto una pizca de pimienta más a la obra.

El libro es ágil. Mantiene la intriga en cada secuencia de tal forma que es imposible dejarlo sin querer saber más. Es impredecible dentro de lo predecible. Sé que es difícil semejante contradicción, pero es así. Sabes quién es el personaje misterioso, imaginas fácilmente lo que va a ocurrir, y sin embargo, el poder de Jon es que quieres leerlo.

En el transcurso llegamos también al Vaticano. Como con el Mossad e Israel, no profundiza en exceso, y sin embargo da detalles suficientes para sostener la trama.

Si no conoce personalmente aquello de lo que escribe, no me cabe duda de que se ha documentado concienzudamente. Invito al autor a matizar más los claroscuros, por ahora más claros que oscuros, en futuras novelas, que espero y deseo haya, pues tal vez lo ha reflejado muy someramente. Porque se intuye que puede.

Algo parecido me pasa con los personajes. Son adorables. Todos. Y puede que en un espía o un yihadista desee un poco menos de adorabilidad. Y a pesar de todo, esa misma adorabilidad junto con la espiritualidad – por supuesto – del personaje en torno al cual gira todo, deja muy buen sabor de boca, sin perder un ápice de acción y misterio. Si no existe el género Thriller-feelgood, Jon Vendon acaba de inventarlo. Ya. Suena raro. Tendréis que leerlo para creerlo.

Su estilo narrativo, si bien no es incorrecto, necesita madurar aún un poquito. Tiene muchísimas partes impecables y otras verdecitas, excesivamente coloquiales, pero para ser su primera novela, lo damos por bueno, puesto que no impide una lectura correcta. Una amiga me ha señalado que es posible que tenga giros de catalanoparlante en castellano que a mí puedan resultarme chocantes.

En resumen, una novela entretenida que sin duda os hará pasar buenos ratos. Y Jon Vendon promete. Le seguiré con interés. Y por supuesto le animo a continuar. Hay más que madera de escritor: hay un bosque entero.

Os dejo el link. Gratuito con Kindle Unlimited: El Visitante

  • Tamaño del archivo : 3160 KB
  • Longitud de impresión : 283 páginas
  • Word Wise : No activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Texto a voz : Activado
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B086GWNZJZ
  • Versión impresa: Peso del producto : 467 g
  • Tapa blanda : 265 páginas
  • ISBN-13 : 979-8637813797
  • Dimensiones del producto : 15.24 x 1.52 x 22.86 cm
  • Editorial : Independently published (27 marzo 2020)
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B088T1CP19

Debate: Los límites del escritor: ¿don innato, voluntad o perseverancia?

Pues otro mes que ha pasado y aquí me tenéis de nuevo poniendo orden en esta panda de… maravillosas y locas, muy locas personas, que no cambiaría por nada del mundo. Creía que al llegar al tercer debate la cosa iba a fluir más y sería más fácil, pues os diré que NO ha sido así. Menos mal que me autobauticé como Ordenadora del caos de El Redondal, así que voy a intentar hacer un poco de magia para darle algo de sentido a todo el copy-paste del chat en el que hemos organizado el debate y la charla escritoril.

Esta vez hablaremos de escritores, de libros y de qué mínimos deberían tener estas obras para que cuando caigan en nuestras manos como lectores no nos sintamos estafados. Nos vamos a centrar sobre todo en los autopublicados porque es el terreno que pisamos cada día y conocemos en profundidad. Pero, por desgracia, este tema no afecta únicamente a los autopublicados, que es lo que la mayoría podríamos pensar. Algunas editoriales tradicionales, de autoediciones o de coediciones, tampoco cumplen estos mínimos. Es de suponer que creen que el lector no es importante y reducen sus costes, sacrificando la corrección y revisión de los manuscritos. ¿De verdad piensan que los lectores somos tontos? En fin, que paren el carrusel que servidora se baja. No sé si os pasa también a vosotros, pero yo cada día entiendo menos al mundo.

Empecemos por el principio. Para vosotros, ¿quién es un escritor? ¿El que escribe o el que pública?

Diana: Ser escritor es una profesión y hay que aprender a serlo. La ejecución requiere un aprendizaje previo, una práctica. La experiencia se gana con el tiempo, pero hay que estar abierto a mejorar. No todos los que escriben son escritores, pero merecen la misma oportunidad. No tienes que publicar para ser escritor, pero es una condición importante para visibilizarte en el mundo literario. Para mí la prueba de fuego empieza cuando publicas, antes es difícil que tú mismo sepas si estás al nivel.

Rubén: Yo aquí veo las dos posturas. Al final creo que puedes ser escritor sin publicar y puedes publicar sin llegar a ser escritor. Al final todo depende del compromiso que tengas con esta profesión. Discrepo de lo que ha dicho Diana en que no creo que publicar sea la única manera de saber tu nivel. Reconozco que no es fácil, pero puedes hacer autocrítica leyendo a otra gente e investigando un poco y buscar consejo y feedback para saber cuándo tu obra está madura como para poder publicarla. Por poner un ejemplo, Sanderson comenzó a publicar cuando llevaba escritas siete u ocho novelas, porque consideraba que no eran suficientemente buenas. Y Sanderson escribe como los ángeles, en eso estamos todos de acuerdo xD. Si yo hubiese publicado la primera versión de La primavera ausente, que lo acabé allá por 2015 o así, el libro sería mucho peor.

¿Son escritores los Youtubers que sacan un libro? Para mí no lo son porque les falta el compromiso mínimo con la profesión y el libro se convierte en un mero producto de marketing. ¿Es escritor el que escribe un libro sin molestarse ni siquiera en saber cuál es la forma correcta de puntuar y representar un diálogo? Probablemente sí, pero sin duda es uno pésimo.  

Jessica: ¿Se puede considerar a toda aquella persona que publique un libro como un escritor? Buf, complicado. Tal vez se pueda considerar un mal escritor si la historia no es buena (algo muy subjetivo) o si está plagada de faltas, carente de una buena estructura en la redacción y en definitiva, no es un buen texto desde parámetros objetivos. Ahora, si consideramos como escritor todo el que escribe, pues independientemente de si publica o no, lo sería.

La Eremita: Escritor es el que escribe. De hecho, me remito El Péndulo de Foucault de Umberto Ecco aunque no pueda hacer spoilers, aquello que resultó ser la nota que encontraron…. quien sepa de lo que hablo tiene la respuesta. Yo puedo publicar mañana una reseña y no soy escritora, pero publico. La escritura es creación, sí, pero bien escrita, valga la redundancia, que mi sobrino en la ESO también escribe redacciones. Recordad que hace un tiempo publiqué la Biblioteca de los Horrores donde os contaba justo eso, lo horrores con los que me habia cruzado en mi afán de leer.

Nuebo acecino en serie suerto. ¡Cuidado!
Mata lentamente haciéndote sangrar por los ojos.

Entonces, como lectores, ¿qué mínimos esperáis encontrar en un libro para considerarlo como tal?

Diana: Como autora siento empatía por otros, me pongo en su situación y puedo entender algunos fallos. Creo que la calidad se mide un poco en todo, cuando fallan la corrección, el estilo, el mensaje… no te apetece seguir leyendo. Cuando las obras no hay por donde cogerlas me parecen más un timo que un esfuerzo verdadero por mejorar. Me gusta que la historia esté bien hilada y sea original, después me fijo en la ortografía y el estilo. Obviamente, todo debería tener un sentido.

Rubén: Mis mínimos:

Más allá de que la historia me guste, que es subjetivo, espero que al menos parezca que se ha intentado corregir. Soy comprensivo con que haya faltas, más en un autopublicado que en un libro de editorial, pero espero ver un esfuerzo por parte del autor por corregir su libro. Si no tengo la impresión de que me está respetando como lector cierro el libro, por muy buena que sea la historia.

Otro mínimo:

Entiendo que el estilo se pule con el tiempo y escribiendo. Los primeros libros tienen un estilo poco maduro que se suele percibir enseguida. No hay problema; todos debemos empezar por algún sitio. Pero si el estilo parece el de un niño de 10 años, si no hay nada que brille en él, nada que se pueda salvar, otra vez lo mismo. Next.

La Eremita: Yo soy exigente: si quieres ser escritor has de saber escribir, lo que implica redactar correctamente y tener una ortografía impoluta. Puedo admitir algunos fallitos que intuya que son fallos de edición, pero no más allá. Para mi un escritor tiene que pasar la prueba del vello, que no es fácil. Cuando alguien escribe que se le pone el bello de punta ya la hemos fastidiado. Puedo empatizar con cierta inmadurez narrativa, pero recalco el «cierta”. De hecho, me agrada cuando noto evolución en la segunda obra de un autor. Me fascina.

Pongo un ejemplo con lo escritores aquí presentes, para los que me seguís ya sabéis que nunca digo algo por decir, que cuando lo digo es porque realmente creo en ello. La narrativa de Diana ha sido madura desde siempre. En cambio, en Jessica, que ya va bien desde principios, llega a cotas increíbles en obras siguientes. Por eso soy fan. Rubén ya presentó una narrativa madura en la Primavera, pero en la Corona era impecable, con una evolución más que notable. Para mí el primer mandamiento de la ley del escritor es: antes de escribir, lee por favor. Lee mucho. Y luego ya escribes si quieres.

Jessica: Más o menos estoy de acuerdo con lo dicho por mis compañeros, pero también me puede la empatía con el escritor. Lo que solicito, como lectora, por encima de cualquier otra circunstancia, es que la historia me atrape y me enamore. Me he dado cuenta de que soy capaz de obviar cosas gordas en la redacción de una novela, pero hay un límite y si llega un punto en el que piensas que no hay derecho y que algunos, deberían pulir antes de lanzarse. Aprendemos escribiendo, está claro, pero hay unos mínimos.

Es cierto que los errores de un autopublicado, quizás, se perdonan un poco más que el de libros editorializados. Es algo lógico porque los segundos pasan, o deberían pasar por unos filtros que lo primeros no lo hacen. Cada uno tiene un umbral de tolerancia diferente, pero todos coincidimos en que hay unos mínimos, que no pueden ser vulnerados. No hay nada peor que abrir un libro y sentirte engañado.

Lo siento, pero alguien te lo tiene que decir: nunca serás un unicornio

          

Personalmente creo que los escritores nacen con una sensibilidad especial para unir letras y hacernos disfrutar con sus creaciones al resto de los mortales. Pero es una predisposición innata hasta cierto punto, para que esta habilidad brille en todo su esplendor, y nos atrapen en sus historias, deberán sacrificarse, crecer, mejorar y evolucionar. Vamos, como todo en la vida, ya sabéis eso de “a dios rogando y con el mazo dando”.

¿Opináis que basta con tener un sueño para poder cumplirlo? ¿Querer ser escritor, te convierte en ello?

Jessica: No, no basta. Tener un sueño puede ponerte en el camino, pero el equipaje y los recursos para empezar a andarlo son cosa de cada uno. A medida que avanzas aprendes, y ese equipaje se hace más rico, aunque no más pesado. Pero si tú único fin es llegar y te da igual cómo o de qué manera, probablemente acabes dándote cuenta de que te faltaban muchas cosas. Querer es poder, pero no por arte de magia, sino de trabajo (mucho), de constancia, de esfuerzo y de un continuo aprendizaje.

Diana: Si nos pasamos la vida soñando con cosas imposibles, nos frustraremos y no avanzaremos porque la magia, aunque no os lo creáis, no existe XD. Por eso, lo ideal es tener sueños alcanzables o posibles y luego trabajarlos como todo en esta vida. Hay que marcarse objetivos porque es la única forma de avanzar y aprender, pero hay muchísimo trabajo detrás y es la única forma real de alcanzar tus sueños. Perseverancia, paciencia y constancia. Querer es poder, siempre que te impliques con el alma y desees mejorar continuamente.

La Eremita: Entiendo lo de querer cumplir los sueños, pero soy firmemente partidaria de aquello de que mi libertad empieza donde acaba la de otro. No quiero leer diarios personales ni redacciones infantiles cuando tomo un libro: quiero perderme en la historia sin distracciones innecesarias. Una mala redacción o una falta son distracciones que me enfadan más allá del límite tolerable.

Rubén: En esto estoy con La Eremita. Lo de cumplir un sueño y escribir está muy bien, tienes derecho. Lo que no tienes derecho es a pretender cobrar y engañar a un lector si no das el nivel para publicar y no te tomas en serio tu «profesión».

Para aquellos que no estéis metidos en este mundo o no conviváis con escritores quería mostraros esta parcela que no se ve. La cantidad de horas que dedican a escribir, reescribir, revisar, corregir, maquetar y mover las RRSS, es ingente. Sin olvidar que la mayoría también tienen trabajos “mundanos” para poder subsistir. Y familias a las que dedicar parte de su tiempo, claro. A veces nos creemos que escribir un buen libro no es para tanto, pero os aseguro que todas esas horas son horas sin salir de casa, sin quedar con nadie, sin descansar, sin vacaciones y una larga lista de sacrificios que estos chicos hacen para perseguir su sueño y ofrecernos a los demás historias en las que sumergirnos y soñar.

Contadnos, como autores, ¿qué supone querer sacar vuestros proyectos adelante?

Jessica: Estar aquí es un ejercicio de amor a la literatura, siempre lo digo: horas y más horas que le rascas a un tiempo que no tienes. Llega un punto en el que escribes de cualquiera manera, con ruido, con interrupciones, con sueño, enferma. ¡Da igual! Y a eso hay que sumarle las horas de corrección (a las que somos desastrosas se nos nota menos, pero juro que las hay). Luego alguno cuestiona que seas capaz de escribir una novela en X tiempo, pero no piensan en que las horas que ellos pasan haciendo el gamba en redes, de vacaciones, de cenas o de lo que sea, tú te las pasas escribiendo y corrigiendo. Maquetar y todo lo que hay que preparar para la publicación es agotador. He llorado mucho (literalmente) publicando novelas.

Diana: Lo peor para mí es cuando ya he terminado y me enfrento a esa tormenta que he creado casi sin respirar. La corrección, en todos los sentidos, y retocar mil veces lo que no acaba de cuadrar. Maquetar también es un horror. Y no se acaba ahí, porque también corrijo después de la publicación. Es lo mínimo que podemos hacer por los lectores.

Rubén: No hay mucho más que añadir a lo que ya han dicho Jess y Diana. Yo, por mi parte, me he llegado a pasar dos años reescribiendo y corrigiendo una novela xD, debido a mi afán de perfeccionismo y mi miedo a publicar por primera vez. Y con las dos, tras publicarlas, me he pasado casi tres meses sin escribir nada más, tan solo releyéndolas para seguir corrigiendo los fallos o las cosas que no me acababan de convencer. No es necesario llegar a tanto, pero creo que hay que tratar a cada novela como si fuera la última o la única que vas a escribir.

Y hasta aquí el debate de este mes. Como resumen podríamos decir que un escritor se construye a sí mismo a base de horas y horas de trabajo. También subrayar lo importante que es leer mucho antes de publicar, ser autocrítico y respetar a todos aquellos que te leerán en algún momento de su vida.

Y ahora contadnos vuestra opinión sobre el debate de hoy. ¿Tenéis alguna opinión diferente o creéis que nos hemos dejado algo en el tintero?