COLECCIONES DE OBRAS MAESTRAS POR MENOS DE 1 EURO
0 (0)

Pilar La Eremita

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces (Alicia en El País de las Maravillas. Lewis Carroll)

You may also like...

8 Responses

  1. Jose Lezcano dice:

    Vaya. Yo también lo había descubierto este año y creía que era algo legal y bueno… En fin. Bueno es tener distintas visiones.
    Saludos

  2. Hola PreAn Feliz año- Si ya decía que yo que nadie da duros a peseta… Ahora hasta me está dando palo abrir mi versión de Wide 🙁 Voy a poner una llamada de atención en la entrada para que lean los comentarios

    • PreAn dice:

      Feliz año también para ti. Ábrelo e intenta leer, puede que tengas suerte y vengan de una fuente decente, aunque siga siendo ilegal.
      Lo malo de este sistema es que Amazon penaliza a los traductores de verdad, porque como da por sentado que todas las traducciones son así de guarras, no permite que mantengan los derechos de su traducción. Lo sé por una compañera, traductora profesional literaria para multinacionales, últimamente de vacas flacas, que se planteó subir traducciones de libros que le gustaban que ninguna editorial quería sacar porque eran poco comerciales. Se tiró tres meses traduciendo una obra inédita en castellano de un autor fallecido hace más de setenta años, fue a subirlo a Kindle y el sistema le obligaba a ponerlo como “Public Domain”. Es decir, pasaría a percibir un porcentaje menor de ganancias, pero además, de facto, renunciaba a los derechos de SU traducción, su texto, lo que tradujo ella, de lo cual era, a todos los efectos, autora original bajo toda la legislación europea. Básicamente, regalaba por contrato su obra al dominio público y cualquiera podría emplearla. Si quería no renunciar a sus derechos tenía que darse de alta como editorial (y pagar, claro). Como traductora autoeditada, en kindle, solo existía la opción de Public Domain.

      Obviamente no lo subió. Amazon…

  3. PreAn dice:

    Ojo con estas traducciones. Es una cosa bastante guarra: particulares y/o editores agarran contenido gratuito que circula por la red y lo ponen a la venta tirado de precio. Se sacan céntimos de beneficio, pero se los sacan. Y es completamente ilegal en muchos casos, porque puede que el autor esté muerto, pero el traductor de estas obras no tiene por qué estarlo, y su traducción está sometida a los mismos derechos que cualquier obra: el contenido no está libre hasta 70 años después de su muerte.

    ¿Lo más guarro de todo?

    Que ni siquiera suele figurar quién es el traductor. Y vienen de OCR escaneados llenos de erratas o de contenido de Wikitextos o de la vieja biblioteca virtual El Aleph. Y todo sin corregir ni maquetar. Suelen faltar páginas o capítulos enteros. Es bastante vergonzoso que se permita que este contenido esté a la venta… pero así es Amazon.

  4. Gema Martin dice:

    Yo los clásicos los prefiero en papel, y aun así quedan durmiendo el sueño de los justos en mis estanterías hasta que me da el ay!. Lo tendré en cuenta en cualquier caso. Besosssss

  5. margari73 dice:

    No he tenido buena experiencia con estas traducciones de amazon, así que esta vez no me animo. También reconozco que para los clásicos soy un poquito exigente. Normalmente tiro para ediciones de Cátedra, que me gustan mucho. Y no suelen estar muy caras. Pero gracias por la info!
    Besotes!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: