La vida ausente
0 (0)

You may also like...

15 Responses

  1. PreAn dice:

    A quien le interese el tema, echadle un ojo al libro de historia de los vampiros de Nick Groom que se acaba de publicar. Se llama El vampiro, una nueva historia. La cosa es más compleja y empieza mucho antes que con Polidori.

    Abrazo.

    • ¡Esto se anima! Creo que realmente todo empezó mucho antes, en todas las culturas hay seres parecidos a los vampiros, la sangre siempre ha sido nuestro regalo y condena. Otra cosa es quién creó la primera historia con ellos. Me apunto el título, muchas gracias por tu contribución 🙂

  2. 17fcorodenas dice:

    Cómo se comenta más arriba, un artículo muy interesante, Diana. Me ha llamado poderosamente la atención la reflexión que haces al respecto de nuestro anheloo de inmortalidad como germen de esas leyendas que se enraizan casi en los orígenes del ser humano.
    Me vas a permitir un apunte, aunque igual ya tienes conocimiento: la primera referencia literaria no la debemos a Stocker, sino a Polidori, el médico personal de lord Byron. De hecho, hay toda una historia detrás. Hace poco publiqué un relato breve en Cruce de caminos donde se esboza, pero hay películas y artículos que lo detallan a la perfección.
    Un saludo.

    • Genial apunte, tuve constancia de él, aunque no he profundizado en la historia como se merece. Gracias por pasarte a comentar y contribuir con nuestra pequeña causa literaria. Los relatos siempre son bienvenidos 😉

  3. margari73 dice:

    Fantástico artículo! No sé por qué los vampiros siempre nos han atraído tanto, aunque en los últimos años se los ha maltratado un poco. Pero incluso así, ejercen cierta fascinación.
    Enhorabuena por la magnífica entrada.
    Besotes!!!

    • ¡Muchas gracias, Margari! Los vampiros tienen su encanto y también su culto. Algunos los adoran soñando con ellos y otros les rendimos pleitesía escribiendo, Hay que devolverles su reinado del terror… y fantasía.

  4. He encontrado muy interesante tu artículo, en especial porque a mí me gusta escribir sobre los vampiros, aunque dándoles un toque… distinto. Es interesante la forma en como desmenuzas el porqué de nuestra fascinación con estos seres de oscuridad y, francamente siento que has dado en el clavo. Como dicen en España, enhorabuena.

    • ¡Muchas gracias! Siempre me han fascinado los vampiros, algo tienen que los hace especiales ante mis ojos. Seguramente, habrá más motivos por los que despiertan nuestro interés y que no he reflejado en este artículo, sin embargo, quería profundizar y no quedarme sólo con el físico envidiable y los rasgos más bellos con los que nos ha malacostumbrado el cine y la literatura.

  5. Qué buen artículo. No hay nada como escribir sobre algo a lo que uno esta conectado de alguna manera. ¿Verdad, Diana Tepes? 😁 Los vampiros han sido muy maltratados por la moda, que es como una plaga de langostas que todo lo arrasa, aunque por suerte siempre deja brotes atrás. La esencia de lo vampírico, la fascinación que nos provoca, sigue intacta y estoy seguro de que el futuro nos deparará muchísimas historias de calidad en la que ellos serán los verdaderos protagonistas.

  6. Cada vez tengo más ganas de leer más. No se he leído mucha literatura sobre vampiros pero lo mucho o poco a de Anne Rice ya me atrae. Nunca he estado en Transilvania pero he visto fotografías y tienen un halo de místico que no se lo quita nadie. Voy a seguir leyendo más a ver si puedo hacerme con más que atraer a esta curiosa lectora que tenéis por aquí.

    Muy interesante, elaborado, bien redactado.
    Un saludo!! (Me ha gustado mucho)

    • ¡Y a mí me encanta que te guste, por supuesto! Es difícil contar algo sobre los vampiros que no se haya contado ya, así que quise hacerlo más íntimo ;). Transilvania es espectacular. Muchas gracias por pasarte a leerlo y comentar. Aquí seguiremos en El Redondal.

  7. Vas a poner los colmillos largos a los vampiros con este articulazo Diana. Impresionante.
    ¿Sabes lo que me pasó a mi en el Castillo de Bran? (aparte de bajar los Cárpatos en un microbus sin frenos, la experiencia más acojonante de mi vida) Cuando lo ví me pareció poco más que una mansión grande campestre muy bonita, pese al precioso cementerio a los pies del cerro donde está. La sorpresa llegó cuando una vez en Madrid revelé las fotos. No tenían nada, pero nada que ver con lo que fotografié. Eran verdaderamente terroríficas, como sacadas de una película de miedo. Es algo que me tiene aún hoy día muy intrigada la verdad. Y en Poiana Brasov, la ciudad cercana, es cierto que se respira un aire peculiar… No creo en vampiros pero a fé que por aquella zona hay energías cuanto menos raras…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: