TRATA DE TESTIGOS – MARTA SEBASTIAN

Resulta que ya había leído a Marta Sebastián y no lo recordaba, o más bien no asociaba los libros, que si recuerdo, con ella.
En mi descargo debo decir que fué una época difícil y confusa en que solo quería leer historias que me hicieran no pensar y me importaba muy poco de quién. Leí muchas cosas que he olvidado, solo para pasar el rato, y sin embargo, aunque no recordara a Marta, sí a Antía, protagonista de Sueños de Cristal y El amanecer de un sueño, una bella historia sobre la superación de los malos tratos.
Pasados los dos o tres primeros capítulos, cuyo estilo debería revisarse un poquito para considerar al libro «redondo» del todo… que me perdone la señora Sebastián porque no se decir exactamente en qué pero les daría un par de vueltecitas, quizá les quitaría un poquito de remoto aroma a chicklit que tienen… que desaparece enseguida porque el resto no tiene absolutamente nada a lo que poner objeciones en cuanto a estilo… ni tiene nada de chicklit…
Que me voy del tema; decía que pasados esos primerísimos capítulos, me he visto inmersa en una historia que merece la pena. De hecho llevo un par de días leyendo con «ojo reseñador» y empezaba a aborrecer hacerlo, planteándome aquello de «qué hace una chica como yo en un sitio como éste». Dejarlo vamos, y leer para mí, leer sin contar. Y Marta ha conseguido que me meta en la historia y me olvide de que luego tengo que contarlo. Así es que ahora voy y lo cuento. Porque me apetece.

SINOPSIS

¿Y si de la noche a la mañana tuvieras que desaparecer?
Amistad, amor, un buen trabajo… Abril siente que es la protagonista de una de esas hermosas novelas románticas que tanto le gusta leer.
Sin embargo, la aparición una noche de Khady, una chica senegalesa que está huyendo de un presente demasiado oscuro, cambia su destino para siempre.
¿Qué hacer cuando nada es como te creías, cuando ya no sabes en quién puedes confiar?
Participante en el Premio Literario Amazon 2020
De la noche a la mañana, Abril, la veinteañera protagonista de la novela, ve como su vida da un vuelco al ayudar a Khady, una belleza senegalesa, tras encontrarla huyendo herida y aterrorizada en la carretera. Ambas se ven inmersas en una vorágine que las conduce a ser incluidas en un programa de protección de testigos. Para saber qué las lleva a ello tendréis que leer la novela, pues si os cuento más os vais a perder descubrir las causas aunque podáis intuirlas.
Algo que me gustó mucho de Marta es que, contrariamente a lo que suele pasar en la novela negra, o al menos en las que he leído hasta ahora, es que el argumento de sus novelas, y en ésta no iba a ser menos, sin dejar de ser trepidante, si da treguas. Intercala momentos que te dejan sin aliento con momentos en que puedes respirar sin aburrirte nunca; introduce cierta cotidianeidad en medio de un ambiente terrorífico. Y se agradece. Los momentos románticos dotan además de cierta ternura a una lectura dura.
Me agrada que la protagonista no sea tonta, tan solo inconsciente del modo que lo seríamos cualquiera en su situación. Y ha creado a una coprotagonista adorable, Khady, a la que te dan ganas de proteger tanto como lo hace la propia protagonista.
Leyendo Trata de Testigos pasareis unos ratos amenos no exentos de emoción.
Mis deseos de recuperación completa a Marta tras haber sufrido el COVID y mucha suerte en su participación en el Premio Storyteller de Amazon.
El libro está disponible en Kindle unlimited. Os dejo el enlace.

Trata de Testigos

Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 1229 KB
Longitud de impresión: 235
Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
Idioma: Español
ASIN: B0881YT4VT

Nota : El libro tendrá foto con Mico, pero ay, está en celo, no tengo forma de pillarla en pose hasta que no se le pase.

El Trastorno de Elaranne I : La Primavera Ausente – Rubén H. Ernand

Os saludo, Navegantes de las Palabras. Me han llegado noticias de allende los libros contándome que ha surgido en las remotas tierras de la antigua Elaranne un nuevo maestro del género de Fantasía, Rubén H. Ernand.
Nos espera en Rynad, ciudad del Reino de Merethia. Preparad vuestros enseres de viaje, pues partimos a su encuentro para recorrer con su imaginación, personificada en los caracteres de Kirius, Terion, Vaelmir, Dyan, Arvand e Innae, los cinco Reinos que conforman Balaeron.
Junto con ellos, debemos impedir una guerra entre reinos vecinos para no malgastar fuerzas que necesitaremos, pues un enemigo más grande acecha: Tarkesia, repuesta de los Azotes sucesivos infligidos en el pasado por las tropas balaerianas, se ha unificado y quiere invadir Balaeron.

¿Os suena bien? Pues palidece frente a lo que vais a encontrar en el primer libro de la saga El Trastorno de Elaranne, «La Primavera Ausente», opera prima de Rubén H. Ernand.

Sinopsis del autor:

Hace siete años una devastadora epidemia, conocida como la Plaga, asoló los cinco reinos de Balaeron. Kirius, superviviente de la terrible enfermedad, vive en una próspera ciudad del reino de Merethia junto a su abuelo, bibliotecario de la ciudad. El joven arrastra unas extrañas secuelas que perturban su mente y lo apartan de los demás. Un siniestro ser imaginario, al que él llama el Ausente, lo atormenta haciendo que su cordura esté siempre en peligro. Kirius intenta combatir su propia oscuridad interior confiando en que los sueños de seguir los pasos de su padre, a quien nunca conoció, se conviertan en realidad.

Todo cambia cuando la muerte reclama al único hombre que se preocupaba por él. La llegada de un misterioso extraño, que parece tener fuertes vínculos con sus padres, cambiará su vida para siempre. Cuando varios reinos parecen abocados a una guerra que puede sumir en el caos a las tierras de Balaeron, Kirius se ve arrastrado a una carrera contrarreloj para evitar el conflicto. Mientras tanto, en su interior, tiene lugar un enfrentamiento encarnizado en el que lucha por discernir si se está volviendo loco y por superar el temor que le provocan el críptico Ausente, y una insondable oscuridad que parece empeñada en seguir sus pasos.

Los lectores del género de fantasía tendemos a buscar referentes en sagas anglófonas. Tras iniciarnos con Tolkien (o eso espero, pues es el Maestro de maestros, y si alguno de vosotros me dice que solo ha visto la película, sin leer la trilogía, y se considera experto en fantasía, ya puede reconsiderar su experiencia, pues es un simple amateur) quién no ha leído a Sanderson,  Sapkowski, Salvatore, Weiss y Hickman, Martin, o más recientemente Rothfuss, aunque a éste le leen expertos y profanos en la materia, que bien lo vale.
Es hora de volver la vista a nuestro idioma, pues os puedo asegurar tras leer a Ernand en su primera entrega, no me cabe duda alguna de que nuestro producto local no tiene nada que envidiar a los referentes; tenemos Grandes en el género y aquí os traigo a uno de ellos como muestra.
He disfrutado como lo hacía de jovencita cuando empezaba a conocer los reinos fantásticos, a personajes como Drizzt-do-Urden, Yandros, Tarod y Cyllan, Geralt de Rivia o Kvothe, y estoy segura que tras finalizar la saga añadiré a Kirius a la lista.
El Libro consta de tres partes, Una vieja Promesa, El Signo del Cuervo y Sangre, Sombra y Hueso.
Si bien los primeros capítulos tienen un comienzo algo desconcertante, entiendo que porque nos adentramos en territorio desconocido, con la confusión de lugares y personajes que eso supone, todo va ordenándose enseguida y nos enganchamos a la historia de la vida de Kirius, un vacilante adolescente que irá convirtiéndose en un hombre joven ante nuestros ojos.
Viviremos sus dudas, sus miedos e inseguridades, que son muchas, su sensación de soledad como huérfano y como portador de un poder que desconoce y le abruma. Con él iremos encajando las piezas en su lugar, pues Rubén es capaz de hacernos ver su mundo con los ojos de Kirius, y descubrirlo todo junto con él, sin anticipos innecesarios que nos roben el factor sorpresa.
Acompañan a Kirius dos personajes a cual más potente, el isgario Terion y el norvadiano Vaelmir, pero como no quiero desvelaros nada que la sinopsis nos os haya indicado ya, dejo que los descubráis vosotros, pues es parte del encanto de adentrarse en la cantería de mundos del autor.
Mención merecen también el aspirante a riadeim (mago) Arvand, amigo de Kirius, y la joven Tarkesia Innae, de los que espero saber más en otras entregas, pues en ésta son tan solo algo más que un esbozo, pero se intuye su importancia futura.
Habéis leído bien. He utilizado «cantería de mundos» en lugar de «worldbuilding» Es el término que acuñamos la escritora de fantasía Jessica Galera Andreu, el aquí tratado Rubén H. Ernand y yo misma, pues tenemos un idioma precioso y riquísimo como para usar anglicismos que podemos definir en español, que además es  muy lírico.
La prosa del autor es clara y directa, no exenta de cierto sentido poético en las descripciones, en las que no se extiende más allá de lo necesario, algo de agradecer.
Carolina de Bloodlines os trae esta gran entrevista al autor. Leedla, es interesante.
Podéis encontrar el libro en kindle, disponible también en kindle unlimited. Os dejo el enlace¨

Ver La Primavera Ausente

Por último, petición de una lectora a los escritores de fantasía: por lo que más queráis, introducid glosarios en todos los libros. Ayudan un montón.

Con Dios, lectores, o en este caso, con Los Tres.

Formato: Versión Kindle

  • Tamaño del archivo: 2302 KB
  • Longitud de impresión: 532
  • Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
  • Editor: IDP (14 de abril de 2018)
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B07C6LTSRY
  • Word Wise: No activado

La Biblioteca de los Prodigios

Mi bienestar blogueroemocional… A ver, un momento… ¡Vaya por Dios Corrector del demonio, ya estamos subrayando en rojo los palabros que a mi me sale de mi santo moño componer, porque a ti te incomodan!… pues le dan énfasis a lo que quiero decir y pienso seguir haciéndolo aunque tú me empapes el escrito de rojo. Que lo sepas. Verás tú cuando te hable de la canteríademundos la que me lías… pero esa es otra historia.
A lo que iba, que me disperso. Mi bienestar blogueroemocional (quieto Corrector que te estoy mirando mal) me pedía postear esta entrada como contrapunto a La Biblioteca de los Horrores, pues no sería justo que la una existiera sin la otra.
Conste que no me desdigo de ninguna de las palabras que escribí entonces, pues sigo encontrando horrores que no menciono porque ni dignos son de ello.
Autocita (este post va a estar lleno de Autocosas me parece):

El 60% del contenido de lo que os ofrece Kindle unlimited es muy bueno, bueno o aceptable, tal vez por eso lo mantengo. Incluso descubro algunos autores que se autopublican, que están a la altura de los consagrados y a veces la sobrepasan con creces.

Desde que descubrí que La Librería del Señor Livingstone es autopublicada, es decir, que ninguna editorial lo quiso, siento que, desde mi poco alcance, debo echar una manita a aquellos autores a los que les rechazan obras que los lectores leeríamos con gusto sin dudas, con mucho más gusto que algunas que sí publican.
Les aplaudo el valor de creer en ellos mismos cuando saben que tienen algo bueno entre manos, e inician la aventura de autopublicarse. Como hizo Proust. Si si, como os lo cuento, Al grandísimo Marcel Proust le rechazaron tantas veces que terminó pagando para que le publicaran.
No solo a él, a William Faulkner le rechazaron el Santuario por impublicable. A James Joyce su Ulises, y más cercano, Harry Potter de Rowling fué rechazado 12 veces.  En este enlace podréis ver cuántos autores y obras consagradísimos fueron rechazados por mentes editoriales preclaras.
Asi es que la autora de este aprendiz de blog va a traeros aquí todo aquello que lee que cree que merece la pena, ya sea mediante entradas comunes como esta, o dedicadas a cada libro en concreto. Por el momento os cuento las que leí hace algún tiempo y ya no tengo tan frescas como para dedicarles un post, pero me dejaron huella y ganas de volver a leer al autor. Vamos con la primera entrega:
  • Esteban Navarro, escritor de novela negra policiaca del que ya os recomendé El Ajedrecista y aún tengo en mi lista de lecturas descargadas La marca del Pentágono. Si picáis en el enlace os llevará a su página de Amazon, y las críticas de los lectores de casi todas sus obras son muy buenas en general.
  • Jessica Galera Andreu, escritora de Fantasía Young Adult que muchos adultos no tan jóvenes apreciarán como si lo fueran. Su «canteríademundos» angélica (bueno va, los entendidos lo llamarían worldbuilding pero tanto anglicismo no es bueno para nuestra literatura, así es que ella, Rubén H. Ernand y yo hemos rebautizado el término). De su saga «Trece Tronos» iremos hablando por entregas en entradas aparte, porque ella lo vale.
  • Diana Buitrago Los vampiros de esta escritora de Fantasía Urbana son algo serio, original, bien escrito y que te dejan con ganas de seguir leyendo. Se entremezclan ratos «crepusculares» con ratos «stokerianos», y curiosamente combinan bien. Su estilo narrativo es además impecable.
  • Joana Arteaga Si tengo que volver a leer romántica me quedo con ella. Sus Chicas de Bleeker Street, aunque la historia sea típica tópica, son adorablemente feelgood. Para pasar un buen rato sin más, pero el caso es que lo pasas.
  • R.M. André es algo serio en fantasía, tanto su Senda del Arquero como su Tierra de Bestias son libros para no perderse. Si yo fuera una editorial ya os digo si le publicaría, que cosas infinitamente peores han caído en mis manos bien encuadernaditas y famosas.
  • Rubén H. Ernand Le vamos a dejar aparte de momento que acabo de empezar. Y lo poco que he leído me gusta, vaya si me gusta.
Hasta aquí llegamos por hoy, pero prometo intentar una entrada mensual similar mínimo dedicada a los valientes autopublicadores que valen la pena a mi entender. Los que publicáis redacciones del sobrino rezad para que no os pille que ando con ánimos belicosos; pero claro, eso es hoy, mañana seguramente os ignore.
No olvidéis el paraguas si vais a sacar al perro que está cayendo la del pulpo. Para el perro digo, vosotros mojaos que da gusto.

Recomendación y pequeña entrevista con la autora: La Librería del señor Livingstone – Mónica Gutiérrez

Receta. Mezclamos los siguientes ingredientes batiéndolos bien hasta que adquieran la consistencia de una crema inglesa:

  • Un buen pedazo de arquitectura con encanto.
  • Un maduro gentleman victoriano (que no me oiga) entero de profesión librero.
  • Un niño superdotado entero con nombre de personaje de Dickens.
  • Una grácil e intuitiva arqueóloga barcelonesa entera que ha marchado a Londres a buscarse la vida como tantos españoles.
  • Una bella dama inglesa que sueña con publicar algo de Tolkien en su modesta editorial, en porciones generosas.
  • Media ancianita de rizos violetas y calcetines de pollitos ávida lectora.
  • Medio apuesto policía de Scotland  Yard.
  • Media joven británica muy amistosa.
  • Un cuarto de escocés malencarado pero bonachón.
  • Un cuarto de anciano sastre cegato.
  • Mitad de cuarto de escritor residente con querencia por las lámparas azules.
  • 100 gramos de abogada soberbia y 100 de aupair que ni está ni se la espera.
  • El manuscrito original del diario del Dr. Livingstone, supongo.
  • Muchos libros, pero muchos, sin escatimar, eso si de buena calidad.
  • Un puñado de conocimiento de lugares reseñables de Londres, especialmente pero no solo, de la City.
  • Una buena dosis de diálogos hilarantes y fino sentido del humor.
  • Una pizca de amor de pareja y mucho amor a la humanidad.
  • Otra de magia de la que existe, de esa que creamos los humanos cuando sabemos apreciar la belleza de la vida y que no precisa de varitas.

Las cantidades se miden por protagonismo bajo mi punto de vista, que después de todo cocino yo.

Removemos todo bien et voilà! tenemos La Librería del señor Livingstone leída. Durante el proceso, los vapores de cocción pueden provocar movimientos musculares bucales en forma de continua sonrisa, pero no hay que preocuparse, pues cuando esté listo, el resultado nos dejará el corazón ligero, feeling good.

Sinopsis, por si no he sido suficientemente explícita con la receta:

Agnes Martí es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood…Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

Os puedo asegurar que es la novela más deliciosa que he leído en mucho tiempo. Narrativa adorable. Ni un ápice de sufrimiento, sabes que cualquier situación imprevisible tendrá buenas consecuencias… Risas, muchas risas con las interacciones entre los personajes, y como muestra un botón:

 —Quiero escribirle una carta al profesor Gervase Fen —dijo sin preámbulos—, ¿sería tan amable de proporcionarme proporcionarme su dirección postal? Vive en Oxford.
(…)
—Señora Dresden, Fen es de ficción —advirtió el librero.

—No. Es de Oxford, estoy segura.

***

—A mí me parece un plan deleznable, ya te puedes imaginar —sonrió—. Mi abuela y la tía Prudence viven juntas en una casita en plena campiña, entregadas a sus tres pasiones: el bridge, la búsqueda de peregrinas excusas para despedir al jardinero que cuida de su pequeño cottage y los sombreros estrambóticos. Hasta la fecha han coleccionado unos veintidós.
—¿Sombreros?
—Jardineros.

En estos días de confinamiento es fácil encontrarte a los escritores en twitter. Encontré a Mónica, le eché cara y le pregunté. Además de contestarme me aclaró a qué se refiere el género feelgood que me traía tan de cabeza

LE : Mónica, disculpa que te moleste, primero gracias, conocí el libro por la iniciativa  del escritor invisible y me está encantando, de verdad ¿me contarías con tus palabras cómo surgió la idea del libro?
Mónica ; Hola, guapa. Claro, ninguna molestia. «La librería del señor Livingstone» es mi novela más personal hasta la fecha, quería que fuese un homenaje a toda la literatura que me gusta, como una pequeña historia que hiciese guiños a mi bagaje lector. El personaje del librero gruñón nació en un relato anterior y me gustaba tanto que me apetecía darle más recorrido. Añade a eso que estaba leyendo «Oliver Twist», que me encanta Londres y que como buena lectora adoro las historias sobre librerías y ya tienes «La librería del señor Livingstone».
 Hace años, tropecé con casualidad con el género feelgood en la figura de D. E. Stevenson y pensé que si me animaba a escribir novela sería feelgood. Para dramas realistas ya tenemos los telediarios, quería apostar por una literatura amable que me ayudase a desconectar del ruido.
Si tienes curiosidad los cuatro pilares de la novela feelgood son:
1. Final feliz
2. Evolución positiva del personaje protagonista como hilo principal. Puede haber historia de amor, pero no puede ser la trama principal porque sino sería novela romántica.
3. Ambientación y paisaje tan importantes como los personajes.
4. El punto dramático no puede ser una muerte
Igual me dejo algo, pero en términos generales es la línea que sigue Stevenson y todas mis novelas.

Yo me declaro adicta al género en tiempos difíciles ¿Y vosotros? Leedlo y me decís.

Ahora una bronca para las editoriales : ¡No tenéis gusto! ¡Pero si esta novela es una joyita de las raras! ¿Cómo ha tenido que autopublicarse?… con lo que sacáis a veces, que no pedimos que nos devolváis el dinero porque nos pilláis lejos, pero no por ganas…

Podéis encontrarla en Amazon kindle

  • Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform (19 de octubre de 2017)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1977843077
  • ISBN-13: 978-1977843074

Algunas palabras. 112 MicroRelatos – Sonia López Diaz

Hace unos pocos días, Sonia, So Sunny, me hizo llegar sus 112 microrrelatos.
Y me he encontrado con algo que podríamos definir con el título de uno de sus relatos: su «Teatro mágico». Sentimientos íntimos plasmados en una bella prosa con tintes de poema. Textos sobre el amor, la pérdida, la redención y la superación, amargos algunas veces, descarnados otras, sensuales y optimistas siempre.
Sonia es cordobesa criada en Alemania, pero su estilo tiene toques centroamericanos. Salvando las distancias, su forma de escribir me recuerda un poco a una Gioconda Belli de la New Age.
Si no os  gusta o no estáis acostumbrados a leer poesía, probad la prosa poética de So Sunny. Aligera el espíritu.
Os dejo una muestrecita que me ha encantado:

Me imagino contigo pegando salticos por la muralla china y tomando pizza en el coliseo romano, volcando la torre de Pisa. Me imagino jugando al escondite contigo en las ruinas del Machu Picchu, enredándonos en el laberinto de la pirámide de Keops y escuchando una fabulosa ópera en Sidney, me imagino cautivándote y seduciéndote por las calles de la Judería y la Mezquita en Córdoba.

Editorial Aliar Ediciones
Disponible en Kindle unlimited

El Ajedrecista – Esteban Navarro

En estos días de aislamiento, en los que Twitter está más activo que nunca, he tenido ocasión de «conocer» a autores desconocidos para mí, que no para el gran público (el autor del libro que reseño tiene unos cuantos premios y es considerado de los mejores en su género). Ya sabéis todos de mi escasa querencia hacia la novela negra, con la que he sido muy prejuiciosa.
La #Yincanera Ana, mi mentora en estas lides, me está introduciendo en el género, así es que he abierto la mente y me he encontrado a Esteban Navarro, que ofrece de vez en cuando poder descargar sus obras en kindle de forma gratuíta o por lo que cuesta ese café que en estos días no tomamos.
Tuve la suerte de descargar así «El Ajedrecista», una novela negra policíaca que os hará pasar un buen rato y conocer un poco más los intríngulis de la policía española, no en vano Navarro fué agente entre 1994 y 2018, por lo que (a veces lamentablemente, ya me comprenderéis cuando leáis la novela) se aprecia que conoce en profundidad aquello de lo que trata.
Lo primero que debéis saber nos lo avisa el propio autor mediante una cita del cineasta Jean-Luc Godard en el inicio:

‘Una historia debe tener un comienzo, un medio y un fin, pero no necesariamente en ese orden’.

Vamos, como siempre, con la sinopsis:

Un matrimonio de recién casados adquiere un piso de segunda mano. En el trastero hay pertenencias del propietario, fallecido diez años atrás, y la intermediaria de la venta (una amiga de la actual propietaria) les dice que una vez adquieran el piso se pueden deshacer de esos efectos.Antes de cerrar el trato les hace un suculento descuento con una única condición: tendrán que conservar el baúl de tres cerrojos que hay en el trastero hasta que la propietaria (que reside en una residencia de ancianos) fallezca.

Eso le dijeron los dioses a Pandora: no abras esta caja… y llegaron los males al mundo.

Sergio, un policía nacional recién destinado a Mataró, y su mujer, Ángela, compran un piso cuyo bloque fué construído por el propietario del mismo piso que ellos compran, Anselmo Calenda, para pasar sus últimos años de vida con Aurora, su mujer. No es excesivamente grande, pero tiene un trastero de quince metros cuadrados, en el que se encuentran un baúl de tres cerrojos que no pueden abrir hasta que muera Aurora.
Al cerrar el trato, por un precio más que ventajoso, Sergio y Ángela averiguan que Calenda murió diez años antes en el trastero, cuando una estantería le cayó encima. Realmente ¿le cayó o se la tiraron?
No os desvelo demasiado, pues Navarro nos lo cuenta casi al inicio de la novela, que efectivamente no fué un accidente sino un crimen, perpetrado por la sobrina del anciano Anselmo, Rita, personaje fascinante donde los haya.
Creo que es de las pocas veces en que «voy con el malo», con la mala en este caso, aunque tengo que usar ese dicho tan manido de que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos, y de hecho si un carácter del libro me enamora, es la asesina.
Partiendo de esa premisa, Navarro nos enloquece un poco con saltos de tiempo, haciéndonos viajar del presente al pasado y de nuevo al presente en cada capítulo, recorriendo la vida y la trayectoria de todos los implicados en la trama. Y aunque no soy partidaria de este estilo, pues prefiero la narración de línea continuada en el tiempo, debo reconocer que es absolutamente necesario para saber las motivaciones de cada quién, y qué los ha llevado a la situación que nos ocupa.
Y de fondo, casi siempre físicamente ausente pero constantemente presente como un vigía intuído, esa figura inquietante del Ajedrecista, un autómata del siglo XVIII con un solo brazo, capaz de jugar partidas de ajedrez.
El final se vislumbra en los últimos capítulos, aunque debo confesar que el último ha conseguido dejarme algo atónita. Yo esperaba que… creía que… en fin, tendréis que leerlo para saberlo.
  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 1537 KB
  • Longitud de impresión: 241
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B0826Z9F14
  • ISBN: 9781670264602
  •  
  • Navarro, Esteban. EL AJEDRECISTA (Spanish Edition) . Publisher. Edición de Kindle.