Ruina de la Luz. La continuación de la saga de Rubén H. Ernand.

Buenos días (o tardes o noches), redondaliers. Bueno, va, no me lapidéis. Es una bromita bienintencionada, pero ¿a que muchos os habéis imaginado a la Eremita haciendo un directo por Twitch diciendo eso de redondaliers? 🤣. En cualquier caso, que no quiero enfadar a la patrona, me alegro mucho de pasarme otra vez por aquí y dejaros cuatro letras después de tantos meses de ausencia. El oficio de escritor, a la que pretendes tomártelo un poco en serio, es muy exigente y me ha dejado sin tiempo para continuar con mis colaboraciones periódicas en el Redondal. No obstante, me gustaría venir esporádicamente y soltar mi textos-bombas, como un B-52 díscolo. Todo ello con la venia de la Eremita, faltaría más.

El tema es que fue ella la que me insistió en que pasara a dejar unas palabras para hablaros de mi próxima novela, que está a puntito de publicarse. A mí me daba un poco de apuro, todo sea dicho, por eso de hablar de mi propia obra. Pero también hay que decir que esos remilgos míos cada vez se vuelven más escasos, porque, a fin de cuentas, si no hablo yo de lo que me apasiona, ¿quién lo va a hacer? Así que acepto el reto y prometo ser breve y lo más objetivo posible.

Para los que no lo sepan, estoy inmerso en la escritura de una saga de fantasía épico-oscura que constará de 4 volúmenes. Tras casi un año y medio de espera y unos 15 meses de trabajo, el próximo día 10 de septiembre publicaré Ruina de la Luz, el tercer volumen de mi saga de El Trastorno de Elaranne. Hasta dicho día, está disponible en preventa en su versión digital. 222 mil palabras, 680 páginas y un quintillón de cápsulas de café después, por fin podréis tener la continuación de la historia de Kirius, Terion, Innae, Vaelmir y compañía en vuestras manos.

El conocimiento sin sabiduría es una condena que ahora pago. Se me concedió un atisbo a grandes misterios y eso sólo me condujo al más peligroso tipo de locura: la soberbia.

Rubén H. Ernand – Ruina de la Luz

En este libro las cosas se ponen aún más serias, tanto para los personajes como para el devenir del propio mundo. Las tramas, sin abandonar en ningún momento su carácter íntimo y cercano, se expanden cada vez más hasta volverse globales y más épicas. El ritmo se acelera. Los peligros se multiplican. O, al menos, esa ha sido mi intención. Si La primavera ausente era un libro más reflexivo, intrigante y oscuro, y La Corona Marchita tendía a acelerar un poco las tramas y abundar sobre las relaciones entre los personajes, este Ruina de la Luz continúa con esa progresión en el ritmo y sumerge a los personajes en la luz siniestra y enfermiza del final del verano. Si lo leéis, ya lo entenderéis.

Debido a mi condición de autor independiente, y a que poseo más voluntad que medios, he ido aprendiendo el noble arte de la edición sobre la marcha. Y los resultados por fin se aprecian en este volumen. He procurado mejorar la legibilidad del texto en la versión papel, he incluido letras capitulares, he mejorado los mapas y añadido un código QR para que podáis acceder a ellos en alta calidad, he incluido cenefas y separadores que le darán vida a las cabeceras de los capítulos, un amplio glosario al final del libro, diseñado el símbolo de la saga y otros detalles que espero que os gusten y os hagan disfrutar de una mejor experiencia lectora. Que no se diga que los indies no tenemos calidad. Y, por supuesto, también está la portada que Susana Conde ha creado para este tercer volumen de la saga. ¡Una pasada!

Espero que si no conoces Elaranne y eres un lector habitual, o no, de fantasía, le des una oportunidad. Entre todos debemos lograr que la fantasía escrita en nuestro idioma sea tan leída, esperada y valorada como la de algunos autores extranjeros a los que no tenemos mucho que envidiarle. Y si ya me has leído, te recuerdo que hasta el día 9 está abierta la preventa del libro digital, un poco rebajada sobre el precio final. Y sin más, me despido después de haber compartido con vosotros la alegría (y los nervios) que da tener tan cerca la publicación de otro de mis libros.

«Somos una rebelión» (Reseña de Uilmel-Trece Tronos de Jessica Galera)

Cuando Pilar propone, Diana responde. Y es que Pilar se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en una persona muy importante para mí: su risa y su llanto son también los míos. Y este Redondal, que es su casa, es uno de los rincones más maravillosos que conozco para abrir mi corazón de par en par. No sé si será una sorpresa para la autora del libro, a la que yo suelo llamar con cariño hermana del caos, pero como buena familia redondalera, ahí va nuestra contribución a tu magia literaria…

UILMEL (TRECE TRONOS-EL FIN DE LA DINASTÍA 2)

*Puede contener spoilers.

Título: Uilmel (Saga Trece Tronos-El Fin de la Dinastía 2)

Autora: Jessica Galera Andreu

Género: Fantasía

Número de páginas: 738 en formato tapa blanda

Edición: Independently Published (Autopublicación)

Dónde comprarlo: www.amazon.es

Web de la autora: https://jessi-ga.wixsite.com/fantepika

Algo huele a podrido en… ¿Átraro? Ni siquiera parafraseando a Shakespeare puedo ensalzar la huella que deja esta novela en la piel del lector. Un ambiente oscuro, tétrico y una carga de sentimientos tal, que se te retuercen las entrañas más de una vez. Las páginas pasan raudas, pues es imposible dejar de leer hasta el final y eso que la historia es muy extensa, pero merece la pena cada rincón que se esconde entre sus palabras. De lectura ágil, prosa pulcra, lenguaje directo y oscuramente bello, diálogos muy reales y grandes dosis de magia. Fantasía oscura, épica, urbana, romántica y juvenil; un mundo mágico donde uno desea perderse, a veces en Luzaria y otras en Noctia. Un postre exquisito para una saga que te hace temblar de principio a fin. No podrás creer lo que Jessica ha preparado para esta última parte que zanja la historia entre Resryon y Adrien. Una maldita locura.

Uilmel es la séptima novela publicada de la saga Trece Tronos, acotada bajo el subtítulo de El Fin de la Dinastía, de la que también forma parte la anterior novela, Arkanai. Esta nueva aventura nos cuenta el final de la historia entre Resryon y Adrien, un matiz que había quedado inconcluso ya en las primeras cuatro novelas de la saga principal y que nos había dejado con ganas de más. También nos relata, como el título de esta saga secundaria indica, el futuro de la dinastía Vakko, colocando a cada uno de sus protagonistas en el lugar que el destino ha otorgado.

¿Por qué son tan adictivas estas novelas? Yo lo achaco a la fórmula magistral de Jessica, que mezcla una buena narrativa, bella y pulcra, con grandes dosis de misterio, giros inesperados y pasión, mucha pasión. Porque no todo en esta vida lo mueve el amor, o por lo menos lo hacen otro tipo de sentimientos derivados de él o por su ausencia. La traición, el desamor, las frustraciones, la venganza…; son pequeños puñados de veneno que arraigan en nuestra alma y se van comiendo la esperanza. Quizás por ello, las grandes batallas del corazón dirimen el fin de las treguas que nos hayamos dado. Somos una rebelión, a veces contra nosotros mismos.

Si ya el fin de Arkanai anunciaba tormenta, Uilmel no puede comenzar sin una buena tempestad. Adrien ha muerto y, aunque su condición de Milenario le permite volver del Inframundo, Resryon deberá ir a buscarlo gracias al uilmel que los une. Sin embargo, las cosas se torcerán y no irá solo, llevándose con él al futuro de Ántico, su sobrina Alea. Lo que allí se encontrará dista mucho de lo que la imaginación ha podido crear para aquel lugar de pesadilla: monstruos infernales entre páramos aterradores y personas queridas. ¿Cuántos de los suyos no han sido malditos por la dinastía Vakko? El infierno está lleno de aquellos que reclaman libertad para un descanso eterno y Resryon deberá enfrentarse a diferentes peligros para salvarlos a todos, hasta perder la esperanza de salir de allí con vida. Res es un personaje cuasi divino, enfrentado a mil batallas, roto en mil pedazos, pero con una fortaleza extrema que se transmite en cada una de sus acciones, incluso de sus palabras. Sabio y valiente, tierno, profundo, todos queremos a uno como él en nuestras vidas, lo necesitamos. Un merecido emperador para un trono que nunca llegará a ser suyo, último resquicio de una dinastía marcada por la tragedia, un vestigio de lo que antaño se conoció como gloria y que hoy es solo un recuerdo del pasado.

Adrien deberá seguir el camino que la Vara de Paxia le señalará para salir del Inframundo, sin embargo, no piensa hacerlo sin Res y deberá tomar la decisión más dura de su vida, aquella por la que la memoria no permite siquiera llorar ni mantener el recuerdo de todo cuanto se ha vivido, para que duela menos. Adrien es la representación de la inocencia y la ternura, ahogado en mil inseguridades que nos vuelven humanos con solo ponernos en su piel. Aprender a ser valiente y enfrentarse al mundo entero por unos sentimientos que nadie comprende. La luz del Milenario solo podía ser albergada por un alma noble como la del dryadalis.

Anven se convertirá en la pieza fundamental de la batalla, que los elfos han desatado contra Átraro. Liderando a las legiones ánticas, la no-muerta se alzará como reina de Necron y habrá de luchar contra los sentimientos que se han despertado entre ella y Elain, convirtiéndose en un dolor tan profundo que desgarra esa vida que ya no le pertenece. Siempre he tenido sentimientos encontrados con este personaje. Anven es la amiga guerrera, valiente, pero que duda en sus sentimientos hasta el punto de poner a sus seres queridos en jaque. Sin embargo, su enfrentamiento con la muerte la cambiará por completo, ya no habrá espacio para dudar, y la fortaleza en la que se escuda se derrumbará para siempre transformándose en un poder más oscuro y profundo. Líneas que el kráatico de sus tatuajes le susurrarán en un idioma desconocido y ella habrá de descifrar poco a poco, como el que se encuentra con una nueva identidad dibujada en un mapa.

June será dotada con los poderes de la Primigenia, por haber acabado con Zessa Velzur, y su esencia se perderá en la linde entre la más absoluta oscuridad vampírica y los rescoldos de su vida élfica. Su magia descomunal hará tambalear al mundo y se alzará como reina de Kaulas, derrotando a enemigo tras enemigo, hasta la batalla final. Desde el principio, mi amor por la mandarina ha sido leal, pero en esta novela nos pondrá a prueba sacando su lado más oscuro y cruel, dañando, destrozando, vengándose. June nos recuerda en lo que los sentimientos negativos pueden convertirnos si no aceptamos todo aquello que nos ocurre y lo dejamos atrás.

Elain sucumbirá ante el poder de la Primigenia, que lo arrastrará en una marea imparable de asesinatos y vejaciones. Destruirá su mundo y lo volverá en contra de todo lo que ha luchado a lo largo de su vida, incluso de aquellos que más ama. Todo lo asolará la magia oscura de la vampira, en un acto egoísta que nos indica que toda relación forzada solo deja un reguero de cenizas tras de sí. El amor no se obliga, es como el respeto, se gana. Elain siempre fue fiel, el eterno amigo que toda persona querría tener a su lado, sin embargo, en esta historia sus lealtades cambiarán de bando y le demostrarán que la verdadera amistad resiste a tu lado en los peores momentos.

Eugenne se moverá entre dos aguas, despreciando al vampiro que ha convivido con él en los últimos tiempos y abogando por el elfo que pugna por volver a la superficie. Arrastrado por June en sus miserias o, quizás, despertando gracias a ellas. Una pieza clave en este embrollo mortal donde su amor hacia Jillianor puede contener el fin de una batalla. Los vampiros siempre han sido mi pasión y verlo despojado de esa condición me produce sentimientos enfrentados, no obstante, Eugenne tiene algo especial, como que va a lo suyo, no se mueve por amistades sino por intereses. Es un superviviente en un mundo donde nadie ha pensado lo suficiente en él y en esta novela borda su papel hasta el final, guardando terribles e inquietantes secretos.

Ladasdir y Tazzry seguirán enfrentadas, buscando la manera de conseguir el trono de la nación elfa en Íonthass, pero sus poderes solo asolarán un mundo mortal ya devastado con anterioridad. ¿Hasta dónde estarán dispuestas a luchar para conseguirlo? La muerte no parece ser ningún límite para ellas.

Un dios oscuro que se enamoró de la luz, así reza la leyenda que yace grabada en las mentes más ancianas de los elfos, hijos de aquellos semidioses que la divinidad envió para encontrar al dios traidor, que había dado la espalda a sus hermanas.

Pero, ¿quién es realmente ese dios oscuro traidor? Los elfos hablan de un uilmel, del único verdadero, que lo marca a él y a su luz, una conexión que ha de haber sobrevivido a los avatares del tiempo y que dará inicio a una guerra ancestral entre las divinidades oscuras y aquel que les dio la espalda.

Amor, respeto, lealtad, hermandad y amistad. Desamor, traición, venganza, rencor. Aquello que más amamos es lo que más puede dañarnos y nos adentramos una y otra vez en esa cruel batalla por la felicidad. El sacrificio del amor solo puede conducirnos a la sinceridad del corazón, abrirnos en canal y despojarnos de todo lo que llevamos dentro, ser libres y olvidarnos de los mil secretos que apuñalan nuestras entrañas, confinándonos a la más amarga de todas las soledades. Luchar por lo que crees, por aquello que amas, sin fisuras, sin dudas y recibir a cambio todo lo que uno merece. ¿Puede haber batalla más dura que la que se libra en nuestro interior? Ningún uilmel élfico trazado en la piel de dos amantes, ningún tatuaje, ningún lazo…, puede ser más inquebrantable que el amor. Nada lo es.

LAS RUNAS DEL ALMA II: SANGRE DE REYES – ELIAS SAAVEDRA

Aunque es duro dejar atrás a los nuestros, al fin y al cabo ellos son por los que luchamos, en el fondo necesitábamos volver a sentir el fuego de la aventura recorriendo nuestras venas. Cualquiera que no comprenda el sentir de un verdadero guerrero, diría que estamos ansiosos por hallar la muerte.

Saavedra, Elías. Las Runas del Alma II: Sangre de reyes (Spanish Edition) (p. 563). Edición de Kindle.

Saludos, gentes del Redondal. Andábamos Rubén y yo enfrascados en uno de nuestros múltiples debates, de esos que empiezan con “tú eres un…” y acaban con  “y tú más”, pero de buen rollito, de forma algo más ingeniosa o eso espero.

Esta vez discutíamos quién reseñaría el segundo gran texto del insigne Eliam de Savaaz, conocido fuera de las fronteras de Maurania y Atalantia como Elías Saavedra,  continuación de la Saga de Las Runas del Alma, esta vez titulado Sangre de Reyes:

Venga, cuelg… digo hazla túuuu
No tonta, cuelg.. digo hazla túuu
Que no, que túuuu

Aquí ya Rebeca e Inda empiezan a mirarnos un poco mal. Y Rubén, que es algo así como el Mcgyver  arreglabucles infinitos, me dice:

  • Oye, ¿y por qué no la hacemos entre los dos?

Glubs (Onomatopeya de tragar con dificultad y pensar ¡ay Dios!) Escribir con un maestro de la Alta Fantasía hispana sobre otro. Escritor y aficionada.  En fin, ¿quién dijo miedo? Y aquí va la inconsciente que quedará a la altura del betún pero oigan, una hará lo que pueda.

Han pasado unos diez años desde que Jeth Farga y los chicos de la Arena de Rucan acabaron con la amenaza de Ebon, poseedor del Orbe Dominum, y los diablos grises. Se han asentado, algunos se han casado y hasta han tenido hijos. No os diré quiénes. Tan solo que dos de ellos, los pequeños Sanara y Ralus, de nueve años, junto con Servin Kalmar, son los grandes y entrañables protagonistas de esta segunda entrega. Ya se vislumbra su rol trascendente en la saga, puesto que como todo héroe que se precie, emprenden en Sangre de Reyes su pequeño gran viaje iniciático acompañados de Servin Kalmar. Y aquí cedo la pluma a Don Rubén H. Ernand, que espero me deje retomarla un poco más adelante.

Y yo tomo el relevo, en forma de pluma estilográfica metafórica, y continúo donde lo ha dejado La Eremita. Pero antes, dejadme que esboce una media sonrisa, de esas incrédulas y sardónicas, al escuchar cómo La Eremita me llama “Maestro de la Alta Fantasía Hispana”. Haré que impriman un montón de tarjetas con mi nombre y ese cargo debajo y las quemaré todas en una pira por la profunda vergüenza que sentiré al verlas 😂. Pero ¿dónde nos habíamos quedado? Ah, sí, junto a Servin, Ralus y Sanara. Tres grandes personajes, con sus más y sus menos, pero que acaban por robarte el corazón porque son, sin duda, los más sólidos, honestos y entrañables de todo el libro. Un trío genial y que acaba por volverse inseparable, aunque sólo el tiempo dirá si es así. Pero no son los únicos, desde luego, y los viejos protagonistas de El legado de los safir tienen su lugar y su cuota de páginas.

Desgranado ya el argumento del libro, ¿qué aporta este nuevo libro sobre el primero? En la entrevista que le hice hace algo más de un mes a su autor, Elías Saavedra (gran escritor y mejor comensal, como ya sabréis los que la habéis leído), le comenté que había notado una evidente mejora en su estilo, que ya era bueno en su primer libro. Y es así. Se percibe una nueva madurez en su forma de escribir y en el tratamiento de la historia. Y no es que Elías escatime en momentos divertidos, chascarrillos y en usar a algunos personajes para proporcionar ese alivio cómico tan de agradecer en obras que, por lo demás, cuentan una historia épica o dramática. Los niños, el mago Julius, el propio Servin o los piratas nos dan momentos de distensión que son de agradecer y que el autor sabe usar a la perfección. En pocas palabras, Elías es un cachondo y tiene un gran sentido del humor, por suerte para nosotros, sus lectores. Pero la historia, sin duda, es más oscura que la de El legado de los safir, el comienzo del libro ya lo deja claro, y eso es así no tanto por el qué ocurre sino por el cómo.

Imagen del afamado herrero Ernand trabajando en su forja. Sin duda, el mejor personaje del libro 😎 .

Más allá del tono, el estilo también ha madurado. Sigue siendo como a mí me gusta: ágil, con las descripciones justas y necesarias, entrando en la mente de los personajes cuando debe hacerlo y, en definitiva, con un buen equilibrio entre diálogo, acción y descripción. A ello contribuye una edición impoluta, tanto en errores ortotipográficos como en su maquetación, francamente indistinguible de un libro editado por una editorial tradicional cualquiera. No sé a vosotros, pero a mí, como lector y también como escritor, me encanta ver esa progresión en un autor porque significa que se mueve, aprende, progresa y, en definitiva, es mejor en su trabajo.

Si tuviese que elegir un único aspecto a destacar en este Sangre de Reyes ese sería, tal y como ocurría con su predecesor, su elenco de personajes. Y eso que, como he dicho, la historia ha ganado en complejidad e interés. Pero los personajes llevan el peso de la trama, son muy carismáticos, verosímiles y a la que nos descuidemos comenzarán a hacernos ojitos y tocarnos la patatilla. Advertidos estáis. Tal y como pasaba en la primera parte, los personajes tienen alma y eso se nota porque al poco de comenzar esta segunda parte volverás a empatizar con ellos, incluso, como me pasó a mí, tras los casi cinco años pasados desde mi lectura de El legado de los safir. Y cuando sientes que te encantaría compartir una jarra de cerveza (¡y un buen plato de jamón! 🤤) con ellos es que te tienen en sus redes y se han convertido en inolvidables. La magia de la literatura en acción.

Y va siendo hora de pasar a las conclusiones, así que… ¡Ugh! ¡Vale! Ya te cedo el testigo, Eremita, no era necesario pisarme el dedo gordo del pie. Ella, como maestra de ceremonias, tiene más soltura bajando telones que yo.

Toma ya ¿Y ahora qué le queda a esta Eremita por decir? Solo una cosita: Así como el Legado de los Safir podría considerarse autoconclusivo, no ocurre lo mismo con Sangre de Reyes. La historia no ha alcanzado el clímax ni de lejos; esperamos que Elías se esté empleando a fondo y llegue pronto la tercera entrega, no nos vaya a salir como un Rothfuss cualquiera. Si llego a saberlo… le hubiera leído igualmente pese a mi frágil promesa de no leer sagas inconclusas tras mi experiencia Rothfuss-Martin. Porque os puedo asegurar que al igual que Rubén (al que por cierto, me encanta pisar el callo – onomatopeya de risa malévola – ) he disfrutado cada línea, y esa manera que tiene el autor de hacerme sentir fascinación por el que parece – es que no quiero creer que lo sea aunque todo indique lo contrario – el Gran Villano de la historia. Con villanos así, no me des buenos, gracias. Aunque los buenos de Sangre de Reyes sean y estén tan buenos que den ganas de comérselos (Al herrero Ernand no que igual resulta algo indigesto o Rebeca me cruje, y no se cuál de las dos opciones es la menos deseable).

Leedlo y disfrutadlo buenas gentes del Redondal. Las malas también, que aquí somos inclusivos. Os dejamos el link a kindle Unlimited : Sangre de reyes

Id por el Sol esta vez, que hace un frío que pela.

Versión digital:

  • Tamaño del archivo : 2450 KB
  • Word Wise : No activado
  • Longitud de impresión : 572 páginas
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B08GQ9L57P
  • Texto a voz : Activado
  • Versión impresa:
  • Tapa blanda : 563 páginas
  • ISBN-13 : 979-8676962760
  • Dimensiones : 15.6 x 3.58 x 23.39 cm
  • Editorial : Independently published (28 agosto 2020)
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B08GVGCK1J

Hablemos de fantasía y almas con Elías Saavedra

Tiempo ha, llegué a plantearme estudiar la carrera de periodismo. Por fortuna, el sentido común imperó y ahora no pertenezco a uno de los gremios más mal pagados, explotados y desprestigiados en este país lleno de malos pagadores, explotadores y prestigitadores ­­—de los que en vez de palomas guardan billetes de 500 en el sombrero de copa—. Claro que, a cambio, estudié Filología inglesa, así que no estoy como para sacar pecho precisamente… Todo esto viene a cuenta de que yo también quería sumarme a la flamante sección de El Redondal “Hablemos de…” con una entrevista a un joven y hambriento, esto último va con segundas, autor de fantasía de nuestro país: Elías Saavedra.

Imagen de Elías Saavedra junto al mar.
Elíam de Saavaz, afamado historiador maurano.

Conocí a Elías allá por el año 2016. Acababa de comprarme mi primer lector de ebook, estaba trabajando en el enésimo borrador de La primavera ausente y hacía poco que había decidido que me autopublicaría en la plataforma de Amazon KDP. Y necesitaba referentes, saber qué se cocía en la fantasía autopublicada de este país, si mi novela era lo suficientemente buena y, en general, necesitaba saber si valía la pena meterme en este mundillo de locos. La primera impresión no pudo ser peor: novelas muy verdes, errores a mansalva, escritores bisoños y clichés (cuando no copias descaradas) sonrojantes; muchas de ellas entre las 10 o 20 más vendidas. Pero un buen día me encontré un mensaje en un foro de una persona que llamaremos Mr. X, por darle más misterio al asunto, en el que recomendaba leer una novela, El legado de los safir, de forma entusiasta y enlazaba su comentario a la misma en Amazon, que os dejo aquí abajo:

Reseña de El legado de los safir en Amazon.
Mr. X también fue uno de los que me hicieron comprender la importancia de reseñar lo que leemos. ¡Reseñad, por Tutatis!

Cuando lees una reseña así, cuando mencionan que los personajes tienen alma, algo que yo considero esencial en cualquier obra de ficción, no queda más que rendirse e intentar averiguar si todo eso que has leído es cierto. Y vaya si lo era. Pero esa es otra historia que os contará mejor La Eremita, metamorfoseada en maga patosa de flequillo imposible, pero con el mismo buen corazón, en su reseña de El legado de los safir.

Dicho todo esto, hace poco decidí quedar en una taberna (virtual, que no está el tema para tonterías) con Elías para que todos aquellos que lo conozcáis o queráis hacerlo, podáis leer un poco más sobre él. Así que, tras un poco de charla ociosa, comentar anécdotas sobre qué personajes van a morir en nuestros próximos libros, darnos consejos sobre tratamientos capilares y la recomendación firme de Elías de que bebiendo más alcohol es como se cura el hígado, llegamos a la parte jugosa. Elías coge el micro (creo que pensaba que venía a un karaoke, pero no se viene abajo al constatar que de cantar nada) y toma la palabra.



Lo primero, gracias Rubén y a toda la familia de El Redondal por haberme invitado. Se está de maravilla en este porche, transmite armonía, y además es una delicia la cerveza y los pimientos asados están exquisitos. Por cierto, se han acabado y…

Luego traigo más, no te preocupes. Ahora, al turrón.

También terminé el jamón…

Dije turrón, no jamón, pero ya que estamos… Háblanos un poco de tus inicios como autor y lector. ¿Qué libros te marcaron en tu infancia? ¿Qué te impulsó a querer escribir?

Siento si no soy muy original, pero guardo un maravilloso recuerdo de La historia interminable de Michael Ende, que me enseñó que en la Fantasía los límites los marca nuestra imaginación; y El Hobbit de Tolkien con el que descubrí la Fantasía Épica. Con respecto a mis primeros escritos, no escribí nada medianamente serio hasta mis primeros años en la universidad y muy poco y de baja calidad. La mayoría ni me he atrevido a releerlo, aprecio demasiado mis ojos. Bueno, hay algo salvable por el cariño que le tengo: un cuaderno en el que escribía las crónicas de un quijotesco personaje, una comedia loca. Es un proyecto que he retomado y tarde o temprano espero que salga a la luz.

Y al hilo de la pregunta anterior, ¿qué te impulsó a crear la historia de Las Runas del Alma y qué personas o historias te influyeron para hacerlo?

Empezaré por las historias que me influyeron.  El Señor de los Anillos sin duda, pero soy muy fan de una saga de videojuegos: Final Fantasy. El VII, el VIII y el X me han marcado. Sus mundos maravillosos, la magia de los elementos y sus personajes. Luego están mis pasiones, todo lo relacionado con lo medieval me resulta inspirador. Y sobre lo que me impulsó a escribir Las Runas del Alma, debo decir que prácticamente dejé de escribir desde el 2002 al 2009, más o menos, pero durante todo ese tiempo no dejé de fantasear con aventuras de guerreros, espadas, magia… Llevaba una historia dentro, pero ni me planteaba ponerme a escribirla hasta que un día, ordenando un cajón, rescaté una hoja en la que apenas tenía escrita una carilla y media donde se presentaba a un guerrero llamado Zílum. No recuerdo cuándo la había escrito, pero me dio por reescribir el inicio de esa historia. El resultado se lo di a leer a mi primo, Fran, y éste me animó a seguir. Fue el momento clave. A partir de ahí recordé lo que disfrutaba escribiendo y descubrí mi vocación.

Quienes lean los dos volúmenes de tu saga notarán una evidente mejoría como autor de uno al otro. ¿Cómo te has preparado durante los años pasados entre el primer volumen y el segundo? ¿Te has documentado visitando tabernas, alternando con las camareras y comprobando el sabor de la cerveza o es solo una impresión mía?

Como bien intuyes, he visitado tabernas para documentarme, pero el problema fue que de tanto probar el sabor de la cerveza al día siguiente no recordaba mis notas mentales… (Elías hace un gesto con la mano, como si tratase de aclarar que bromeaba, pero instintivamente acto seguido coge su jarra de cerveza y pega un buen trago). Lo primero, agradezco mucho tu apreciación sobre mi mejoría, por el respeto que te tengo como el gran autor que eres. Sobre tu pregunta, pues con el primer libro de la saga encontré mi estilo. Entre escribirlo y repasarlo incontables veces le dediqué más de seis años. A partir de su publicación he ido puliendo mi estilo de muchas maneras, ¡y lo que me queda! Por un lado, he escuchado toda crítica constructiva que me ha ido llegando, analizándola y tratando de absorber lo mejor de cada una. Por otro, descubrí el foro literario Abretelibro.com. En él se celebra un concurso de relatos de diferentes temáticas en cada estación del año, y me animé a participar. Pues gracias a eso conocí a muchos amantes de la literatura, leí sus relatos, leyeron los míos, me los elogiaron, me dieron zascas… y de todo fui aprendiendo. Sea cual sea vuestro nivel, si os gusta escribir, os animo a que os paséis por Ábrete Libro. Luego, una vez que eres escritor, al leer lo haces de forma diferente a cómo lo hacías. Por lo menos eso me ocurre a mí. Al leer analizo cada frase, el estilo del autor, los recursos que emplea, sus descripciones y mucho más. De ahí trato de extraer todo lo que me pueda aportar, adaptándolo a mi estilo. Y finalmente, soy muy afortunado de contar con el apoyo de unos correctores que me dan muy buenos consejos. Disculpa por alargarme, Rubén. ¿Puedo servirme más cerveza? Tengo la boca seca.

Sí, pero antes un poco de salseo. Si tuvieras que elegir a un personaje como tu favorito, ¿cuál sería y por qué Servin?

Pues no vas mal encaminado (Elías ríe. Mira al plato de los pimientos asados, pero sigue vacío). Lo justo son dos respuestas, una por novela. En El legado de los safir me quedo con Sparta. Me ganó totalmente, por su pasado, su lealtad y por su lucha pese a estar mermado por su cojera. Y en Sangre de reyes… has dado en el clavo: Servin Kalmar. Su estilo de vida es un reflejo del vacío que siente, pero los pequeños Sanara y Ralus irrumpen para obligarle a remover todos sus sentimientos. He disfrutado mucho con ese trío.

Los que te conocemos un poco sabemos de tu buen gusto musical. ¿Qué grupos escuchas a la hora de ponerte a escribir? ¿Podrías darnos el nombre de algunas de las canciones que te han inspirado para escribir Sangre de Reyes? 

Depende (recordad que Elías es gallego). La verdad es que hay mucha variedad, según el momento, pero voy a mojarme. Wardruna, un grupo nórdico que trata de recrear la música de sus antepasados vikingos empleando instrumentos de aquella época. Puede que os suene si os digo que forma parte de la BSO de la serie Vikingos. A partir de ahí descubrí otras bandas del mismo estilo y fui elaborando mi propio recopilatorio. Y luego me quedo con la BSO de la película Interstellar. Y bueno, en las escenas de combates un poco de Power Metal en castellano siempre viene bien. Desde Tierra Santa a Dünedain.

Aún estoy leyendo Sangre de Reyes, pero ¿qué puedes contarme del futuro de la saga? ¿Habrá tercera parte? ¿Tienes otros proyectos en mente?

Proyectos tengo demasiados, ¡lo que me falta es tiempo! Para que se entienda, pongamos que El legado de los safir es como El Hobbit; pues ahora vendría la trilogía de El Señor de los Anillos con Sangre de reyes y otros dos volúmenes. Es decir, quedarían dos libros. Tengo en mente también escribir un spin-off con Madoka Ukur-Nar como protagonista, narrando lo que le ocurre durante los once años que transcurren entre la primera y la segunda novela. Es un personaje muy querido por los lectores y también para mí. Fuera de Maurania, acabo de escribir un cuento infantil, que ha gustado bastante entre los que lo han leído y en principio se va a ilustrar. Veremos que sale de ahí. Y lo que queda de año lo dedicaré a escribir el guion de un corto que producirá mi hermana, que es actriz; y a retomar la novela quijotesca que te comentaba, cuyo personaje es un treintañero obsesionado con impartir justicia y que, pese a medir poco más de metro y medio, no le teme a nada. Se hace llamar Cobra. A partir de enero de 2021 regresaré a Maurania. Creo que viene bien dar un espacio entre novela y novela de Las Runas del Alma para volver a sentir la morriña de reencontrarme con los personajes.

Esta tenía que hacértela sí o sí, ¿conoces, allá por las bellas tierras gallegas, alguna taberna que se parezca un poco a La Gloriosa y esté regentada por varias hermanas? Es para un amigo…

(Elías ríe, alza su jarra y brinda con Rubén). La verdad es que disfruto mucho cuando mis personajes pasan por tabernas, posadas y demás, porque realmente vivo lo que están viendo, escuchando y sintiendo. Sé que a ti te ocurre algo similar, Rubén, solo hay que pasarse por El Trastorno de Elaranne. En el mundo real me tengo que conformar con la buena compañía, que es lo importante, ya que no conozco ningún local tan bien ambientado en la época medieval.

Por último, ¿algo que quieras decirles a los lectores de El Redondal antes de que sigamos poniéndonos morados?

Gracias por leer esta entrevista. Ojalá que les haya resultado interesante y animarlos a que recorran nuestros mundos de fantasía, donde encontrarán refugio de cualquier preocupación. En la saga de Las Runas del Alma descubrirán una aventura épica, pero también muy emotiva.

Quiero añadir que en mi visita a El Redondal me he sentido como en casa. Es magia pura. ¡Un abrazo a todos, guerreros y guerreras!

No, gracias a ti, Elías, y a tu gran sentido del humor. Y déjame decirte que alguien que escribe escuchando la BSO de Interstellar tiene todos mis respetos.

P.D. Rubén, te acompaño a por los pimientos y el jamón.

Y con los pimientos, el jamón y ¡la tortilla! acabamos. No sé si hemos hecho una entrevista o un episodio de Robin Food, pero estoy seguro de que habréis salivado un poco con lo que habéis leído. Y es que el buen comer y el buen leer son primos hermanos, así que comed y leed como si no hubiera un mañana.

Las Runas del Alma: El Legado de los Safir – Elías Saavedra

Bueno bueno… deduzco, porque me estáis leyendo, que habéis sobrevivido a Halloween, a los empachos de buñuelos, y a este puente raro y confinado de Noviembre que nos ha tocado vivir (ahora que lo pienso… igual no y me estáis leyendo desde el Más Allá, sería tan de Halloween después de todo… ostras me estoy acoj… esto… acongojando. Mejor vuelvo a lo mío) El caso es que yo ahora ya puedo salir de casa y lo he hecho. Pero resulta que estaba leyendo Las Runas del Alma de Elías Saavedra, y creo que no le voy a perdonar haberme fastidiado el Puente.

Porque veréis, me decían vamos a tal sitio, vamos a tal otro, vamos a hacer tal cosa… y yo pensaba para mí: «no se cansarán y querrán dormir la siesta o algo, que he dejado a Jull cayéndose de un puente, a Zílum dando un mandoblazo a alguien, a Sparta hablando con Madoka de algo interesante, a Farga abroncando a Servin y Milia porque han regresado en unas condiciones poco óptimas, y yo quiero ver qué pasa, dejadme leer en paz leñe, que yo lo que quiero es volver a Maurania»

Así es el libro que os traigo hoy, adictivo de principio a fin. Pero vamos por partes, que me he propuesto ser ordenada y seguir mi guión en eso de recomendar, reseñar o como queráis llamarlo, que ya, francamente queridos – dice La Eremita poniéndose el sombrero de Rett Buttler – me importa un bledo.

Os voy a hablar muy poquito de él porque vamos a tener el honor de entrevistarle Desde El Redondal, y seguro al cien por cien que él os lo cuenta mejor. A mi semiclón clon clon, Rubén, le ha dado por seguirme los pasos y se ha dicho: «Vale, ella está leyendo a Elías, pues ahora voy y le entrevisto». Y yo encantada claro. De vez en cuando a este muchacho que creó a Kirius, Terion y Vaelmir le da por querer hacerme feliz, cuando no por llamarme señora madura flamante propietaria de un adosado, y a mi, aunque diga verdades como puños (lo del adosado va a ser que no, es que es escritor y le gusta adornar las cosas; se ve que un piso en Aluche no queda literario) me dan ganas de pegarle una colleja como las de la Sole, pero no se lo digo nunca porque sería peor.

Por el momento, las fuentes oficiales dicen de él que Elías Saavedra Vázquez nació en 1981 en A Coruña (Galicia). Apasionado de la fantasía, la temática medieval, la ciencia ficción y el misterio, a finales del 2015 autopublica su primera novela, Las Runas del Alma: El legado de los safir.

Yo añado que ha publicado recientemente otra novela de esta saga, Las Runas del Alma II: Sangre de Reyes. Para más detalles, esperemos a la entrevista. Yo estoy deseando leerla ¿Y vosotros? Rubén, no nos hagas esperar demasiado.

Un prólogo y 20 capítulos de fantasía épica con alma, que nos sumergen de cabeza en el continente de Maurania, comenzando en la isla de Rucan, donde Jullius Morgan, torpe aprendiz de mago, descubre por accidente, enterrada entre los libros que por azar o poca destreza caen sobre su cabeza, una carta que el legendario mago Uklen Auraverde dirige a su hijo antes de morir:

Los reinos de Maurania trataron de hacerles frente, pero los safir no solo son grandes luchadores, todos ellos poseen un dominio de la magia fuera de lo común que los hace muy superiores en el combate. (…)

(…) en el supuesto de que gracias a la magia de las runas expulsemos a los safir, la mera existencia de tales fuentes de poder pondrá a prueba durante toda la eternidad la codicia de la raza humana e, hijo mío, he conocido a demasiadas personas de alma frágil, fáciles de corromper. Sin embargo, no veo otra opción. La decisión está tomada, los pactos sellados y tan solo queda ejecutar el conjuro prohibido. En estos difíciles momentos puedo asegurarte que no temo a la muerte hacia la que me encamino.

Saavedra, Elías. Las Runas del Alma: El legado de los safir (Spanish Edition) (p. 9). Edición de Kindle.

Los estudiantes de último año del Coliseum se preparan para demostrar su pericia como magos o guerreros en combates que se librarán en La Arena de Rucan, que recibe, procedentes de todo el continente, a aquellos que comprarán sus servicios durante años. El que demuestre ser el más débil y peor dotado, será sacrificado.

Un misterioso guerrero desembarca en la Isla de Rucan sin ser consciente de la magnitud real de la misión que estaba a punto de emprender, si bien sus ambiciones, de consumarse, harían estremecer los cimientos del imperio más poderoso del continente de Maurania. Guiándose por su instinto selecciona a un grupo de jóvenes rucanos que lo acompañarán en un viaje mágico que transformará sus vidas, enfrentándolos a sus propios miedos y fantasmas del pasado con la muerte acechando a cada paso. Pronto comprenderán la oscura amenaza que se cierne sobre Maurania y la verdadera repercusión de su misión.

Al otro extremo del continente, el más despiadado y legendario de los asesinos, portador de una de las cinco Runas del Alma, es sometido al embrujo de una vidente que le obligará a cuestionar el ser en el que se había convertido.

Sinopsis de Amazon

Los lectores habituales de fantasía coincidiréis conmigo en que, por lo general, al inicio de una historia, es algo complicado y desconcertante adentrarse en los mundos que empieza a describirnos un autor. Comienzan a surgir personajes de toda índole que no sabemos cómo encajar en la narración, hasta que esa mano mágica que inventa tales mundos y personajes, consigue que nuestra mente haga click y encaje las piezas del puzzle. Y es ahí cuando nos tiene, y seguimos fascinados el viaje y la aventura. Pero cuesta cuanto menos un par de capítulos.

No es así en el caso de Las Runas del Alma I. En el principio leemos sobre un pequeño trozo del mundo que Elías nos tiene preparado, la Isla de Rucan. Allí vamos a conocer a los personajes en torno a los cuales gira el libro, y aunque sabremos de antemano que su cantería de mundos es más amplia, mucho más, no abandonaremos Rucan hasta conocerlo casi como la palma de nuestra mano. Estamos dentro desde el prólogo.

También vamos a enamorarnos enseguida de ese torpe y larguirucho aprendiz de mago conocido como Jull, candidato al sacrificio en La Arena de Rucan, al que Servin, un rudo y fanfarrón matón, hijo de un noble y hermano de la estrella del Coliseum, apoda como Patoso. Empatizaremos y admiraremos a partes iguales al joven huérfano Zílum Glúcom, guerrero formidable capaz de manejar con soltura mandobles que otros ni podrían levantar. Simpatizaremos con la menuda rubita Milia, diestra con el arco y las dagas.. y nos alegrará sobremanera que sea a estos alumnos del Coliseum a los que elija Jeth Farga, el guerrero misterioso que desembarca en Rucan y contrata a Sparta, el mendigo cojo tatuado con un dragón, para acompañarle en su viaje a una peligrosa misión.

Estos seis héroes nos van ganando en cada página, porque rebosan humanidad, espíritu y compañerismo por todos sus poros de papel. Simplemente enamoran, y Elías hace que conozcamos su interior de tal forma que sabemos cómo van a reaccionar ante cada reto que se les plantea (no así el desenlace de tales retos, que nos sorprende la mayoría de las veces, gracias a Dios). Creo que pocas veces he leído héroes tan puros de alma, tan auténticamente amables.

Cuando abandonamos Rucan y nos adentramos en el vasto continente de Maurania con ellos, durante ese viaje iniciático que emprende todo héroe en este género, uniremos a nuestros principales al Rojo, Maestro de Guerreros que es una máquina de matar sin inmutarse, y a Madoka, guerrera Ukur de piel verde que se ve forzada a incorporarse al viaje del grupo.

Por supuesto hay más personajes, pero el grupo principal es el que os describo. Buenos muy buenos y malos muy malos. Qué queréis que os diga, aunque me agrada que los perfiles a veces se difuminen y nos muestren su lado oscuro, me encanta cuando las líneas están tan definidas que me permiten amar y odiar sin matices, sin términos medios.

Del principio al fin la aventura no cesa, engancha hasta ansiar conocer el desenlace, que podría considerarse autoconclusivo, aunque quedan cabos sueltos que seguro se resolverán en la segunda parte. Yo voy a descargármela ya mismo.

No os voy a contar más, no quiero arriesgarme a los spoilers, pero tras leer a Elías Saavedra confirmo mi impresión de que tenemos grandes maestros de la fantasía en castellano, y me arrepiento mucho de no haberles dado una oportunidad hasta hace relativamente poco, en pro de los archiconocidos anglófonos. Craso error por mi parte.

Una cosa más: Es autopublicado, pero su estilo narrativo es impecable, y solo he «pillado» ¡una! errata en ochocientas y pico páginas. Un bálsamo para los ojos, pero no es solo eso, es que permite seguir la aventura sin desconcentrarte por errores estilísticos o de índole sangraojos, ya sabéis a qué me refiero.

Por poner un pero, mas es un pero pequeñito y personal: no entiendo el título. Runas hay obviamente, de los elementos. ¿Por qué del Alma? ¿Del Alma de Maurania quizá? ¿Del Alma de Uklen, su creador? ¿Del Alma de la diosa Gacia? Si lo descubro os lo cuento.

Que Maurania os sea propicia y os decidáis a conocerla, redondaleros míos. Os dejo el link de descarga. Gratis para Kindle Unlimited

Las Runas del Alma: El Legado de los Safir

La imagen de esta entrada es de Pete Linforth en Pixabay, algo tuneada claro.

  • Longitud de impresión : 888 páginas
  • ASIN : B016Z3OK74
  • Tipografía mejorada : Activado
  • Texto a voz : Activado
  • Lector de pantalla : Compatibles
  • Idioma: : Español

Edición en papel :

  • Tapa blanda : 743 páginas
  • ISBN-13 : 979-8608258312
  • Dimensiones del producto : 15.6 x 4.72 x 23.39 cm
  • Editorial : Independently published (1 diciembre 2015)
  • Idioma: : Español
  • ASIN : B085RT8JPS

HABLEMOS DE FANTASIA CON RUBÉN H. ERNAND

Tengo que confesaros dos cosas:

La primera es que para inaugurar esta nueva sección de entrevistas y colaboraciones Desde El Redondal, he abusado de la confianza de dos buenos amigos y grandes autores indies, sacándoles de sus conversaciones con Calíope, Clio, o cualquier otra de las musas que les inspiren, y casi obligándoles a venir a charlar con esta mortal y por tanto con vosotros.

La segunda es que, no contenta con distraerles ¡Me he atrevido a pedirles que nos hagan un regalazo! Pero para saber qué es, tendréis que llegar al final del artículo; ya se sabe que nadie da duros a peseta – ya chicos, qué queréis que os cuente, hoy se diría euros a céntimo pero, qué narices, queda más literario a la antigua usanza –

Hoy viene al Redondal Rubén H. Ernand, autor de la saga Grimdark El Trastorno de Elaranne, de dos de cuyos libros, La Primavera Ausente y La Corona Marchita ya os he hablado, pues me parecieron soberbios y a la altura de los autores consagrados.

Rubén nació en Canarias, aunque no reside allí en la actualidad. Por alguna razón ha decidido venirse a vivir entre godos. Estudió Filología Inglesa, y él dice que empieza a ser madurito. No pongo su edad no vaya a ser que me retire el saludo, que nos ha salido coqueto cual señorita victoriana (ahora me lo retira seguro). Claro que eso lo dice él que es escritor y vive de inventarse historias; mejor creedme a mi cuando afirmo que no es cierto.

Y aunque con tales antecedentes nos preguntemos aquello de ¿Qué hace un chico como tú en un sitio como éste?, escribiendo largas horas de su vida en vez de andar con su chica, a la que martiriza teniéndola como lectora beta, de copas (sé de sobra que no es un martirio para ella), nuestro lector egoísta de fantasía no puede hacer otra cosa que dar palmas con las orejas visto el resultado.

Dicho lo cual, La Eremita se pone en modo reportera literazzi (literario – paparazzi), de las pesadas, de esas que meten la alcachofa-micrófono en la boca del que quieren que hable, e inicia la ronda de preguntas. Rubén, hablemos de eso que nos apasiona a ambos, de Fantasía:

P: Dinos ¿Cómo fué tu primer contacto con la Literatura de Fantasía?

R: Debía de tener unos diez años, tengo memoria de mosquito, cuando una de mis hermanas compró el primer libro de la saga El señor del tiempo de Louise Cooper en aquella cosa maravillosa, que todos los lectores de este país usábamos en los años 80/90, llamada Círculo de Lectores. Flipé muchísimo con lo que estaba leyendo. Warps, magos, gente con espadas, dioses y planos de conciencia superiores… ¿pero se puede escribir sobre estas cosas? Pues sí, se podía, y es lo que me gusta hacer ahora.

P: Vaya, parece que bloguera y escritor nos iniciamos casi con la misma saga. Se lo contaba hace poco a Tes, de La Bestia Lectora. Parece que El Iniciado, primer libro de la trilogía, tiene algún hechizo en su nombre y llama a más iniciados. Para los que nos leen, un warp en la saga de Louise Cooper es un tornado que se lleva a la gente por delante dejándola en otros lugares más o menos deseados. ¿Piensas que te influye algún autor de los considerados Grandes del género?

R: Siempre te influye algún autor, sea grande o no, porque escribir es interiorizar y hacer tuyo lo que has leído (y vivido, pero esa es otra historia). En mi caso, siempre digo que mis mayores influencias son Abercrombie, Tad Williams, Robert Jordan, David Eddings y, por que no, la propia Louise Cooper.

P: Permíteme indicar a nuestros lectores que en la Sección Cazamundos hay un índice de autores de fantasía con los links a la wiki, donde pueden consultar la obra de los escritores que mencionas con un solo click, si desean saber más. Siempre digo que los autores de fantasía sois como pequeños dioses creadores; ¿Puedes hablarnos un poco del proceso de creación de tus mundos? ¿Es intuitiva esa cantería de mundos, según surge o lo has imaginado antes? ¿Qué puedes decirnos?

R: En mi caso es una mezcla de ambas. Antes de ponerme a escribir diseño las líneas maestras del mundo en el que va a desarrollarse. Hay que sentarse y contestar a unas cuantas preguntas: ¿Cómo es físicamente el mundo? ¿Qué cosas han ocurrido de importancia? ¿Quiénes lo pueblan? ¿Qué creencias y culturas tienen esos moradores? ¿Cuáles son las formas de gobierno que tienen? Y así hasta agotar todos los pronombres interrogativos xD. Después, mientras voy escribiendo la historia me centro en los detalles que necesito según las necesidades de la historia. Es decir, voy de lo macro a lo micro. En general, es un proceso intuitivo en general, pero hay que sentarse muchas veces e imaginar opciones y las ramificaciones que puedan tener para la historia que quieres contar.

P: Tenemos tus dos libros publicados en la mano ¿Tienes claro algún otro proyecto a futuro?

R: Hoy por hoy, estoy centrado en acabar la saga que constará de 4 volúmenes más un spin-off.

P: Yo los espero con impaciencia, y seguro que quienes nos estén leyendo y «te prueben» se unirán a mí. Por último ¿Porqué te decidiste por la autopublicación en vez de por los canales «tradicionales»?

R: Porque creía que era lo que me proporcionaba más control sobre mi obra y lo que me dejaba más tiempo para escribir. Creo que también es una forma de estar más en contacto con tus lectores, los precios son más ajustados y hay herramientas, como Kindle Unlimited, que benefician muchísimo al lector. Y, por supuesto, soy de los que creen que ser autopublicado es una decisión personal y no implica que seas mejor o peor que un autor que ha publicado con una editorial tradicional. Al final lo importante es hacer lo mejor posible tu trabajo y respetar a los que van a leerte.

No te robamos más tiempo Rubén. Esperamos ansiosos el tercer libro de El Trastorno de Elaranne que sabemos está a punto de salir del horno. Gracias y sabes que esta es tu casa.

Y bueno gente, aquí va la sorpresa: Rubén nos ha dejado 10 ejemplares digitales del primer libro de la saga, La Primavera Ausente, para que lo regalemos enviándolo por mail a las 10 primeras personas que comenten este artículo contestando correctamente lo siguiente:

¿Puedes decirnos un personaje de la saga de Libros o serie de TV Juego de Tronos de George RR Martin indicando la Casa a la que pertenece si la tiene? Comentad con la respuesta, un mail de contacto y si preferís formato MOBI (para Kindle) o EPUB y a los 10 primeros que contestéis correctamente os haremos llegar un ejemplar en los próximos días.

Los no afortunados o más tardones, os recuerdo que lo tenéis gratuitamente en préstamo en Kindle Unlimited, o podéis comprarlo por apenas 2,99 Euros.

Si estáis interesados en saber más de Rubén H. Ernand, podéis encontrarle en su página web.

Volvemos a vernos el próximo Miércoles en esta sección. Id por la sombra que se derriten las piedras.

Perdonad a la Reina – Blanca Mármol

Mirad lo que me he encontrado fisgoneando entre las obras participantes  en el Premio Amazon Storyteller 2020: una novela de fantasía épica, que no forma parte de una saga, es decir, es autoconclusiva, con una gran historia que no necesita más.
He de decir que ha sido una muy grata sorpresa, pues me descargué cuatro, y dos que no mencionaré son directamente infumables. Dignas de la Biblioteca de los Horrores del Redondal. Espero que la que me queda no me decepcione, pues el argumento promete. También es Fantasía.
«Perdonad a la Reina» no lo ha hecho. Ha superado todas mis expectativas. Por su género no se si tiene alguna posibilidad de hacerse con el premio, pero deseo a la autora, Blanca Mármol, que quede entre las finalistas. Lo merece.
Vamos primero con la sinopsis de la autora:

En una sociedad gobernada por los más poderosos, lo único que mantiene la paz entre clases son el miedo y el Nuevo Orden, el sistema que se fraguó tras la Gran Guerra y que aún sigue vigente en el Mundo Conocido.
Ajena a los enfrentamientos políticos que amenazan el equilibro dentro de las imponentes ciudades-estado, y demasiado pequeña para entender lo que está ocurriendo, Vayra presencia horrorizada el secuestro de su hermana mayor. Sin saberlo, es testigo de un instante que cambiará su vida y el devenir de la historia para siempre.
Hija de una de las familias Arpistas más temidas, la joven crece preparándose para ocupar una posición que no debería ser suya.
Obsesionada por la desaparición de Allera, e incapaz de desterrar la culpa que la persigue desde ese día, Vayra se lanza a buscar lo imposible, una pista que le indique lo que pudo suceder con ella. Esperanzada, recorre los lugares más recónditos del mundo, sin saber que su camino la conducirá al corazón de una incipiente revuelta, y la llevará directa a enfrentarse con la peor de sus pesadillas, la verdad.

La fuerza de la novela no está en su cantería de mundos (eso que los anglófilos llamáis worldbuilding y que Jessica Galera, Rubén H. Ernand y yo nos resistimos a utilizar como muestra de respeto a nuestro idioma), que es bastante simple, sino en la jerarquía social de sus habitantes y la grandeza de su personaje principal, femenino para más señas. Algo a lo que no nos tienen muy acostumbrados los autores de fantasía.
La Fuente ha repartido la magia entre unos pocos privilegiados, denominados Arpistas, capaces de rendir las voluntades de todos convocando su lira, con cuya melodía convierten a todo ser viviente en un títere de sus deseos. Ayudados por los Escribanos, capaces de dominar los elementos, ejercen un control total de las ciudades y sus habitantes supeditando el bienestar general a sus propios intereses.
Vayra, heredera de una familia de arpistas, presencia el secuestro de su hermana mayor cuando ambas son unas niñas, y durante un viaje en su búsqueda, ya adulta, las circunstancias la obligan a plantearse la injusticia del sistema, iniciando su lucha contra el poder establecido de una manera que sin dudas os va a sorprender.
Me ha encantado esa poderosísima Vayra, con sus defectos, sus virtudes, y esa grandeza digna de una heroína de leyenda, capaz de llevar sobre sus hombros el peso de la novela sin aburrir ni una pizca, tanto que cualquier personaje secundario queda desdibujado ante su historia.
Os gustará esta fantasía fácil, con muchas batallas y poco amor,  grandes lealtades y deslealtades, y sin muchas complicaciones descriptivas.
Yo no conocía a Blanca, y he visto en Amazon que tiene otro libro más. He tardado nada y menos en bajármelo. Quiero volver a leerla.
Eso si, tiene algunos fallitos de edición, pero son soportables. La narrativa es bastante buena.
Aquí os dejo el link de descarga, gratis para kindle unlimited o 2,99 euros si no lo tenéis
Ahora sí, id por la sombra que no veáis si aprieta la cosa. Y con mascarilla, no me cansaré de repetirlo, que os quiero ver a todos por aquí, no vayamos a tener una tontería
  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 3390 KB
  • Longitud de impresión: 373
  • Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B088LXS82T

El Trastorno de Elaranne II: La Corona Marchita – Rubén H. Ernand

Antiguos y nuevos amantes de la Literatura de Fantasía, pues sé que muchos de vosotros estáis descubriendo el género gracias al cine con El Señor de los Anillos y a la tele con Juego de Tronos, si de verdad queréis volver a leer algo muy bueno, me vais a agradecer que os recomiende El Trastorno de Elaranne de Rubén H. Ernand.
Si la primera parte, La Primavera Ausente , me pareció buena, la segunda, La Corona Marchita, me ha dejado sin palabras. Puedo afirmar sin ruborizarme un ápice, aunque ya se sabe que para gustos los colores, que no he leído nada mejor desde Rothfuss.
Un seguidor de Twitter me preguntaba tras recomendarle La Primavera Ausente si era como el escritor estadounidense, entiendo que me decía en calidad. En aquel momento le contesté que era diferente. Hoy le contestaría un sí rotundo. Sobre todo en esta segunda parte.
En ella nos reencontraremos con un Kirius aún titubeante que ha hallado sus orígenes isgardianos, tomando el rango de nobleza y riquezas que le corresponden por nacimiento, se ha separado de sus amigos y protectores, Terion y Vaelmir, por circunstancias que descubriréis en la novela, y ha perdido la voz del Ausente que le acompaña desde la niñez.
La amenaza tarkesia se cierne implacable sobre Balaeron, y Kirius, Terion y Vaelmir deben luchar, esta vez por separado, para que Isgarad no declare la guerra al Dominio y Balaeron se mantenga unida para poder hacer frente a la invasión enemiga con alguna posibilidad.
Entre intrigas cortesanas en Isgarad, la cabeza de Vaelmir pendiente de un hilo, y un Terion desubicado al principio, personajes como Alora, princesa de Isgarad, Berimar, Maddor y Abbil Randeo se presentan ante nosotros, mientras Dyan, Arvand, Minedea, Innae, Ceala, Shildan y Julius van tomando su lugar protagónico en la historia.
Sinopsis:

Kirius acaba de llegar a Isgarad, tras esquivar una muerte segura provocada por el veneno de ashal dorado. Para su propia sorpresa, ha conseguido recuperar su identidad y el legado de su familia de manos del propio rey; un legado que tiene múltiples caras y aristas y algunas de ellas cortan. Sin Vaelmir ni Terion a su lado, lo único que encontrará en el viejo hogar de los Brinnair es oscuridad, cenizas y soledad. Pero es muy consciente de que su historia está lejos de acabar. Advertido por el Ausente, su tenebroso acompañante con quien empieza a recuperar una conexión perdida, se prepara para un futuro incierto y carente de esperanza. Pronto descubrirá que el odio a su familia sigue muy presente en Isgarad y que la sombra de Malken, el caballero renegado que los asesinó, es más alargada de lo que creía.

Terion también regresa a su vieja patria, pero sus peores temores se han hecho realidad. Se enfrenta a una vida que detesta y a la que renunció mucho tiempo atrás, a la desconfianza del rey y al odio de Kirius por sus errores pasados. A pesar de todo, sabe que debe ingeniárselas para protegerlo de sus innumerables enemigos, confrontar a su hermano para evitar una guerra devastadora y hallar una manera de salvar a su amigo Vaelmir de una previsible ejecución.

Mientras tanto, muy pocos en Balaeron son capaces de apreciar el cambio que se está produciendo en el propio mundo. Las hojas caen en el bosque y el poder de hombres y dioses se marchita anticipando un evento que cambiará al mundo de forma radical: el Trastorno.

Y cuando algo que pasa en un libro al final hace que se te ponga un nudo en la garganta, sabes que has leído algo bueno
El estilo en esta segunda parte ha dado un salto cualitativo importante. Sin ser malo en la primera, en absoluto, en La Corona Marchita se notan las horas de rodaje narrativo, la experiencia es un grado supongo. Es algo más descriptivo, lo que enriquece la historia. Mirad, no me gusta hacer comparaciones, porque cada cual tiene su estilo personal, pero si quiero que os hagáis una idea del tipo de escritor que es Ernand, os diría que es una mezcla entre el ansia sangrienta y guerrera de Martin, tan Grimdark, y el lirismo de Rothfuss. Pero repito que no es que se parezcan, es intentar poneros en situación con ejemplos conocidos.
He dicho bien. Conocidos. Rubén es un autor indie, autopublicado. De esos que los noveles en estas lides de lo autopublicado tendemos a pensar que son rechazados de editoriales o directamente malos. Nada más lejos de la realidad. Gente como él, Jessica Galera, Marta Sebastián, Dolores Conquero, Mónica Gutiérrez… me quitan prejuicios de encima de un plumazo. Ya quisieran muchos «editorializados» estar a su altura.
El problema es que tienen que currarse ellos la autopromoción, y no es fácil ni barato. Pero os puedo asegurar que con buenos publicistas El Trastorno de Elaranne sería un Best Seller en España, así como alguna de las sagas de Jessica Galera darían para una serie de TV exitosa.
Creo que en El Redondal no os voy a recomendar nada «malo», es más, procuro traeros lecturas que pienso que os van a dejar un buen sabor de boca, así es que estaría bien que echáramos una manita a estos autores indies que valen la pena y hablemos de ellos, que el boca a boca también es efectivo.
La ventaja de los indies para nosotros es que sus libros son asequibles. Recuerdo el último de Rothfuss que leí, o más bien lo recuerdan los 22 eurazos salidos de mi cartera, o los 18 del último de Juego de Tronos de Martin y ya hace años. También es verdad que son en papel, no en kindle ni electrónicos.
Los libros de Rubén los tenéis en formato kindle por 2,99 Euros, o gratis si estáis suscritos a Kindle Unlimited.
Y si no tenéis con qué leer en formato kindle os voy a facilitar, además del enlace al libro de Rubén, la aplicación gratuita de amazon para leer en formato kindle, o en su defecto, el enlace a Calibre, que os permite convertir el formato kindle a ebook o pdf para tablet o móvil. No digáis que no os comparto herramientas para buenas lecturas.
 
 
Ahora sólo espero que la tercera y cuarta parte de esta saga sigan esa trayectoria ascendente. Las espero con impaciencia.
Id por la sombra, que Lorenzo aprieta ya que es un gusto. Y con mascarilla por favor.

Saga Trece Tronos 2: Reo – Jessica Galera Andreu

Seguro que recordáis aquel anuncio de patatas fritas en que decían «¿a que no puedes comer solo una?» Eso es exactamente lo que ocurre cuando comienzas una saga de Jessica Galera Andreu. Ya me pasó con Divano. Con trece tronos voy por el mismo camino. Hasta las cinco de la mañana estuve ayer leyendo Reo sin poder parar. Estoy considerando seriamente pedir a la autora una indemnización por daños y perjuicios a mis horas de sueño, o, en su defecto, un antiojeras milagroso (algunos libros deberían llevarlo como regalo promocional en vez de un marcapáginas, y a fé que éste es uno de ellos)
Si en Dryadalis empezábamos a conocer las formas de vida de Luzaria y Noctis (o Átraro, como lo denominan sus habitantes), y a los personajes que van a acompañarnos durante los cuatro libros de la saga, empezando a entrar en materia, en Reo ya vamos a tumba abierta. La acción se sucede desde el inicio y no hay punto de inflexión. Caronte recorre ya en su barca la Vía negra hecha río en busca de su tributo en almas. Cada capítulo os impulsa a continuar al siguiente con ansias de conocer el desenlace, aunque disfrutando de cada paso o palabra que nos va a llevar a saberlo.
Un momento ¿dije saberlo? Ja. Sí, claro que llegas a saber una parte, pero al mismo tiempo se abre otra trama relacionada y aparecen nuevos personajes de los que dejan huella. Trece Tronos vuelve a dejaros sin aliento y con necesidad imperiosa de continuar hasta llegar a la conclusión.
Y los finales «galerianos»…. os voy a contar algo: quien dice que Ana Guerra es la Reina del hype, nunca ha leído a Jessica Galera. Cuando se pone en modo saga, no hay manera de cerrar un libro sin desear abrir el siguiente de inmediato. No da tregua. Ni al principio, ni en medio, ni al final.
Sinopsis de «Reo»
Una vez rota la Ley Común, el Muro de Caronte ha quedado sellado. Los noctis ya no son bienvenidos en Luzaria y tampoco los lúzaros lo son al Imperio de la Noche, pero algo sigue gestándose a uno y otro lado de la silenciosa mole de piedra, donde los secretos se destapan.
Adrien es incapaz de dejar de pensar en Tayr a pesar de todo lo ocurrido. June sabe que poner la verdad sobre la mesa llevará a su hermano a tomar la decisión más difícil de su vida, pero los acontecimientos se precipitan y Adrien está dispuesto a todo por defender lo que siente y a aquel por quien lo siente.
​Las monedas con las que se paga el paso a Caronte serán esenciales para moverse con ciertas garantías en un mundo cubierto de intrigas e intereses cruzados; no solo poque el barquero ha salido de paseo, sino porque todos desean hacerse con los arkanais; enemigos y aliados parecen guardar un fin común: Romper la maldición y la libertad de las terras del imperio. ¿Qué puede haber de malo en ello?
​»No hay peor cárcel que una mente atormentada ni mayor laberinto que un corazón roto».
Adrien y June volverán a Noctis, y se reencontrarán con Resryon, Moran, Elain, Eugenne y Otanna, mientras aparecerán otros nuevos personajes fascinantes como Zarik, Lucilla y Tine. Todo ello mientras son vapuleados en guerras y traiciones que…. que nos os cuento más ¡a leer!
Los mundos de pesadilla de Galera son de lo más original que he encontrado en fantasía. Akiteria, la cárcel en la que Tayr/Resryon da comienzo a la aventura, me ha fascinado. Y sorprendido. Mucho.
La trama argumental importante sigue siendo el romance entre Res y Adrien, pero os puedo asegurar que no estamos ante un libro de romance. Ni de lejos aunque lo tenga. Es un libro de guerra, de traiciones, de egos superlativos, monstruos y leyendas. Y Amores de Sangre y Furia.
(Una apreciación personal: me encantaría que alguna vez la autora dejara a sus personajes limpios durante más de tres páginas. Siempre acaban cubiertos de lodo, tierra, sangre… así es la historia)
La saga continúa en:
Aunque yo voy a continuar leyendo de inmediato hasta terminar, como no puede ser de otra forma, ya tenéis suficientes elementos para decidir si queréis leer esta saga. Si lo hacéis os garantizo diversión y movida de la buena.
Os dejo los enlaces de kindle. Si estáis suscritos a Unlimited son gratis. Si no, no os cuestan más que lo que gastaríais en un par de cafés
 
 
Ah, me encantan las sagas. Me garantizan que algo que me gusta me va a durar algún tiempo, sobre todo cuando voy por la mitad.
No salgáis sin mascarilla que hay bichos.

Sigue leyendo Saga Trece Tronos 2: Reo – Jessica Galera Andreu

El Trastorno de Elaranne I : La Primavera Ausente – Rubén H. Ernand

Os saludo, Navegantes de las Palabras. Me han llegado noticias de allende los libros contándome que ha surgido en las remotas tierras de la antigua Elaranne un nuevo maestro del género de Fantasía, Rubén H. Ernand.
Nos espera en Rynad, ciudad del Reino de Merethia. Preparad vuestros enseres de viaje, pues partimos a su encuentro para recorrer con su imaginación, personificada en los caracteres de Kirius, Terion, Vaelmir, Dyan, Arvand e Innae, los cinco Reinos que conforman Balaeron.
Junto con ellos, debemos impedir una guerra entre reinos vecinos para no malgastar fuerzas que necesitaremos, pues un enemigo más grande acecha: Tarkesia, repuesta de los Azotes sucesivos infligidos en el pasado por las tropas balaerianas, se ha unificado y quiere invadir Balaeron.

¿Os suena bien? Pues palidece frente a lo que vais a encontrar en el primer libro de la saga El Trastorno de Elaranne, «La Primavera Ausente», opera prima de Rubén H. Ernand.

Sinopsis del autor:

Hace siete años una devastadora epidemia, conocida como la Plaga, asoló los cinco reinos de Balaeron. Kirius, superviviente de la terrible enfermedad, vive en una próspera ciudad del reino de Merethia junto a su abuelo, bibliotecario de la ciudad. El joven arrastra unas extrañas secuelas que perturban su mente y lo apartan de los demás. Un siniestro ser imaginario, al que él llama el Ausente, lo atormenta haciendo que su cordura esté siempre en peligro. Kirius intenta combatir su propia oscuridad interior confiando en que los sueños de seguir los pasos de su padre, a quien nunca conoció, se conviertan en realidad.

Todo cambia cuando la muerte reclama al único hombre que se preocupaba por él. La llegada de un misterioso extraño, que parece tener fuertes vínculos con sus padres, cambiará su vida para siempre. Cuando varios reinos parecen abocados a una guerra que puede sumir en el caos a las tierras de Balaeron, Kirius se ve arrastrado a una carrera contrarreloj para evitar el conflicto. Mientras tanto, en su interior, tiene lugar un enfrentamiento encarnizado en el que lucha por discernir si se está volviendo loco y por superar el temor que le provocan el críptico Ausente, y una insondable oscuridad que parece empeñada en seguir sus pasos.

Los lectores del género de fantasía tendemos a buscar referentes en sagas anglófonas. Tras iniciarnos con Tolkien (o eso espero, pues es el Maestro de maestros, y si alguno de vosotros me dice que solo ha visto la película, sin leer la trilogía, y se considera experto en fantasía, ya puede reconsiderar su experiencia, pues es un simple amateur) quién no ha leído a Sanderson,  Sapkowski, Salvatore, Weiss y Hickman, Martin, o más recientemente Rothfuss, aunque a éste le leen expertos y profanos en la materia, que bien lo vale.
Es hora de volver la vista a nuestro idioma, pues os puedo asegurar tras leer a Ernand en su primera entrega, no me cabe duda alguna de que nuestro producto local no tiene nada que envidiar a los referentes; tenemos Grandes en el género y aquí os traigo a uno de ellos como muestra.
He disfrutado como lo hacía de jovencita cuando empezaba a conocer los reinos fantásticos, a personajes como Drizzt-do-Urden, Yandros, Tarod y Cyllan, Geralt de Rivia o Kvothe, y estoy segura que tras finalizar la saga añadiré a Kirius a la lista.
El Libro consta de tres partes, Una vieja Promesa, El Signo del Cuervo y Sangre, Sombra y Hueso.
Si bien los primeros capítulos tienen un comienzo algo desconcertante, entiendo que porque nos adentramos en territorio desconocido, con la confusión de lugares y personajes que eso supone, todo va ordenándose enseguida y nos enganchamos a la historia de la vida de Kirius, un vacilante adolescente que irá convirtiéndose en un hombre joven ante nuestros ojos.
Viviremos sus dudas, sus miedos e inseguridades, que son muchas, su sensación de soledad como huérfano y como portador de un poder que desconoce y le abruma. Con él iremos encajando las piezas en su lugar, pues Rubén es capaz de hacernos ver su mundo con los ojos de Kirius, y descubrirlo todo junto con él, sin anticipos innecesarios que nos roben el factor sorpresa.
Acompañan a Kirius dos personajes a cual más potente, el isgario Terion y el norvadiano Vaelmir, pero como no quiero desvelaros nada que la sinopsis nos os haya indicado ya, dejo que los descubráis vosotros, pues es parte del encanto de adentrarse en la cantería de mundos del autor.
Mención merecen también el aspirante a riadeim (mago) Arvand, amigo de Kirius, y la joven Tarkesia Innae, de los que espero saber más en otras entregas, pues en ésta son tan solo algo más que un esbozo, pero se intuye su importancia futura.
Habéis leído bien. He utilizado «cantería de mundos» en lugar de «worldbuilding» Es el término que acuñamos la escritora de fantasía Jessica Galera Andreu, el aquí tratado Rubén H. Ernand y yo misma, pues tenemos un idioma precioso y riquísimo como para usar anglicismos que podemos definir en español, que además es  muy lírico.
La prosa del autor es clara y directa, no exenta de cierto sentido poético en las descripciones, en las que no se extiende más allá de lo necesario, algo de agradecer.
Carolina de Bloodlines os trae esta gran entrevista al autor. Leedla, es interesante.
Podéis encontrar el libro en kindle, disponible también en kindle unlimited. Os dejo el enlace¨

Ver La Primavera Ausente

Por último, petición de una lectora a los escritores de fantasía: por lo que más queráis, introducid glosarios en todos los libros. Ayudan un montón.

Con Dios, lectores, o en este caso, con Los Tres.

Formato: Versión Kindle

  • Tamaño del archivo: 2302 KB
  • Longitud de impresión: 532
  • Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
  • Editor: IDP (14 de abril de 2018)
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B07C6LTSRY
  • Word Wise: No activado