HASTA LAS PRINCESAS DE HIELO SE DERRITEN – IRIS ROMERO

Ya estamos en Julio. Y no sabemos ni cómo hemos llegado, pero aquí estamos. Para inaugurar el mes os traigo una lectura ultraligera, de esas que sueles descargarte cuando tus neuronas están para mucho ruido y pocas nueces, porque son gratis con KU – De verdad, algún día tengo que hablaros por fin de la peli de Kenneth Brannagh y Emma Thompson. Siempre lo digo y nunca lo hago. Algún día –

La mayoría de estas Fast reads, si, es mi adaptación literaria del Fast food, pasan sin pena ni gloria. Hasta te olvidas de que alguna vez las leíste, y que el autor/autora de gracias por ello porque si las recordara no dejaba títere con cabeza… En serio, cuando me despida del Redondal y me importe un bledo hacer enemigos literarios voy a escribir un artículo que se va a esoquenosediceperotodoshacemosaunquenoquedefinoenunblog la perra, ya me entendéis. Ahora es que me da como pereza pelearme así es que lo seguimos dejando en puntos suspensivos.

Pero de vez en cuando, te salta una que pasa con bastante más gloria que pena. Y entonces voy y la traigo, porque lo vale. Eso me ha pasado con Hasta las Princesas de Hielo se derriten, de Iris Romero.

El titulito se las trae, pero me hizo gracia la sinopsis, y como andaba buceando entre los participantes del Premio Amazon Storyteller por cumplir el trámite de leer alguna, pues se supone que escribo un blog de libros entre otras cosas, y me llamó la atención el argumento, me la bajé sin muchas expectativas.

Todo un acierto oigan, porque es una historia de amor, si, pero el amor es casi lo que menos importa. Iris nos sumerge de forma hilarante en el mundo de la televisión, de los reality shows, en forma de uno de lo más original (si algún productor de TV me lee que tome nota, previo permiso de la autora de la novela que ha tenido la ocurrencia). Los participantes recorren lugares malditos. No os desvelo cuáles, pero todos muy sonados y terroríficos. Aunque en este caso yo no se si hay que tener más miedo de los mitos del terror o de los participantes. Lo que le hacen a la pobre novia de Chucky… Ay, si fuera Iris Romero tendría miedo de ser tan iconoclasta con esas cosas, que las carga el diablo.

La pareja protagonista, una chica albina que ha nacido sin el gen del miedo, literalmente, y un medium que se parece a Tom Hiddleston, tiene una química nada repipi (me encanta esa palabra), lo que le añade un puntito de sazón al tradicional guiso romántico.

En suma, una novela divertida para leer en un ratito, bien escrita y que deja un buen sabor de boca. Sin más. Para una de esas tardes en las que uno/una no puede con la vida.

Me llamo Emma, 

aunque todos me conocen como
“Emma sin miedo”. 

Trabajaba como reportera, grabando en casas embrujadas o psiquiátricos abandonados. Parece espeluznante, pero una enfermedad muy rara me impide sentir miedo.

Mi vida era perfecta hasta que llegó William, o como me gusta llamarle: “El señor siniestro”. Dice que es médium, pero yo creo que tiene más cuento que otra cosa, y por su culpa he sido relegada al puesto de ayudante.

¿Es necesario decir que lo odio?

Según él, soy la mismísima princesa de hielo, 
fría y despiadada, 
y no sabe hasta qué punto es cierto.

Sinopsis de Hasta las Princesas de Hielo se derriten, de Iris Romero
  • ASIN ‏ : ‎ B09479T6B1
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tamaño del archivo ‏ : ‎ 1558 KB
  • Uso simultáneo de dispositivos ‏ : ‎ Sin límite
  • Texto a voz ‏ : ‎ Activado
  • Lector de pantalla ‏ : ‎ Compatibles
  • Tipografía mejorada ‏ : ‎ Activado
  • Word Wise ‏ : ‎ No activado
  • Longitud de impresión ‏ : ‎ 426 páginas

La imagen de fondo del post es de prettysleepy1 en Pixabay

Enlaces de descarga del libro:

Kindle Unlimited : https://amzn.to/3qFX8dt

Si no lo tenéis, 2,99 euricos

Después de este paréntesis ligero, amenazo con volver con algo serio. Muy serio. Tanto que me está dando reparo empezar. Pero empezaremos. Cuidaos.

LA TESIS DE NANCY – RAMÓN J. SENDER

Hace mucho tiempo que tenía ganas de recomendaros encarecidamente este libro si no lo conocíais ya de vuestra época escolar, pues creo recordar que era de obligada lectura. Si os lo perdisteis, estáis a tiempo de remediarlo. Y si no, creedme cuando os digo que vale la pena releerlo y volver a soltar unas risas con las aventuras y desventuras de una inocente americana en Sevilla, y cómo se las cuenta a su prima Betsy mediante las diez cartas que le remite a los Estados Unidos.

Ramón J. Sender

Me vais a permitir hablaros someramente de este autor de la Generación del 36, a la que pertenecen mis admirados Miguel Hernández, Cela, Buero Vallejo, Celaya, Delibes, Laforet… Y tantos otros ilustres que no me da la entrada.

Nacido en Chalamera (Huesca). Tomó parte en las guerras de Marruecos en las décadas de 1910 y 1920. A su regreso se instaló en Madrid y trabajó como periodista en El Sol hasta 1929, fecha en la que empezó a escribir para periódicos más radicales. Participó en actividades anarquistas, que terminaron decepcionándole, por lo que se hizo comunista, aunque más tarde, durante la Guerra Civil española, renegó también de esta ideología y en 1938 se exilió a Francia y posteriormente a México y Estados Unidos. Su obra, de carácter realista, analiza con crudeza la realidad social desde una óptica revolucionaria. Es autor de Imán (1930), una novela sobre la guerra de Marruecos; Mr. Witt en el cantón (1935), con la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura; Crónica del alba (1942), de carácter autobiográfico; Requiem por un campesino español (1960; primera edición de 1953 con el título de Mosén Millán); El bandido adolescente (1965), sobre el pistolero norteamericano Billy el Niño; y La aventura equinocial de Lope de Aguirre (1968), entre otras muchas. Falleció en 1982 en San Diego. Podéis encontrar más detalle de su biografía en su web (ramonjsender.com)

Nancy viaja a Sevilla a fin de investigar el folklore y las costumbres españolas para su tesis doctoral. Experimenta todos los tópicos andaluces que a la velada crítico-humorística pluma de Don Ramón J. Sender se le antojan, vistos desde la perspectiva de una inocente y literal jovencita rubia americana, como un novio gitano, aventura con un señorito andaluz trasnochado en un cortijo, querer subir a caballo a La Giralda… Lo que podáis imaginar como estereotipo andaluz para un extranjero.

Los malos entendidos por una traducción e interpretación de los dichos populares por parte de Nancy, y la forma de narrárselo a Betsy en su epistolario son francamente hilarantes. Os dejo unas muestras como aperitivo, pues son la mejor presentación de la obra:

¿Qué decirte de la gente española? En general, encuentro a las mujeres bonitas e inteligentes, aunque un poco…, no sé cómo decirte. Yo diría afeminadas. Los hombres, en cambio, están muy bien, pero a veces hablan solos por la calle cuando ven a una mujer joven. Ayer pasó uno a mi lado y dijo:

—Canela.

Yo me volví a mirar, y él añadió:

—Canelita en rama.

Creo que se refería al color de mi pelo.

En Alcalá de Guadaíra hay cafés, iglesias, tiendas de flores, como en una aldea grande americana, aunque con más personalidad, por la herencia árabe. Al pie de mi hotel hay un café con mesas en la acera que se llama La Mezquita. En cuanto me siento se acercan unos vendedores muy raros —algunos ciegos—, con tiras de papel numeradas. Dicen que es lotería. Me ofrecen un trozo de papel por diez pesetas y me dicen que si sale un número que está allí impreso, me darán diez mil. Yo le pregunté al primer vendedor que se me acercó si es que tenía él tanto dinero, y entonces aquel hombre tan mal vestido se rio y me dijo: «Yo, no. El dinero lo da el Gobierno». Entonces resulta que todos esos hombres (y hay millares en Sevilla) son empleados del Gobierno. Pero parecen muy pobres.

Me suceden cosas raras con demasiada frecuencia. Y no se puede decir que los hombres sean descorteses, no. Al contrario, se preocupan del color de mi pelo y hasta de mi salud. En la puerta del café hay siempre gente joven, y cuando vuelvo a casa veo que alguno me mira y dice: «Está buena». Yo no puedo menos de agradecerles con una sonrisa su preocupación por mi salud. Son muy amables, pero no los entiendo. A veces se ruborizan sin motivo. O se ponen pálidos. Sobre todo cuando les pregunto cosas de gramática.

De veras, a veces no entiendo las reacciones de la gente. Verás lo que me pasó en el examen de literatura clásica. Estaba sentada frente a tres profesores ya maduros, con su toga y un gorro hexagonal negro —el gorro no en la cabeza, sino en la mesa—. Y uno de ellos se puso a hacerme preguntas sobre el teatro del siglo XVII. Tú sabes que en eso estoy fuerte. Bueno, voy a decirte exactamente lo que preguntó y lo que contesté, y tú me dirás si hay algo que justifique los hechos. El profesor me dijo:

—¿Puede usted señalar algún tipo característico del teatro de capa y espada?

—El gracioso —dije.

—Bien. Otro.

—La dueña.

—Otro, señorita.

—El cornudo.

Y los tres profesores, que eran calvos, se pusieron terriblemente rojos, hasta la calva, hasta las orejas. Yo miré disimuladamente a ver si mi vestido estaba en desorden, y luego a mi alrededor por si había sucedido algo inesperado; pero todo era normal.

En fin, me aceptaron el plan de estudios que había hecho cuando decidí venir aquí. Con objeto de celebrarlo fuimos varias muchachas a Alcalá de Guadaíra y las invité a merendar en el café de La Mezquita. Había una tertulia de toreros, seguramente gente de poca importancia, aunque son muy jóvenes y tal vez no les han dado todavía su oportunidad. Hablaban a gritos y yo apunté bastantes palabras que ignoraba. Por cierto que uno de ellos dijo que no torearía si no le ponían diez mil beatas delante. Beatas son mujeres piadosas que van a misa cada día. Entonces yo pensé que aquel joven deseaba atraer a la plaza a la población femenina de buenas costumbres. Eso debe dar reputación a un torero. Pero más tarde me dijo Mrs. Dawson que al hablar de beatas tal vez se referían a una moneda antigua que es la que usan los gitanos para sus negocios.

No digo que sea lo uno o lo otro. Solo digo lo que escuché.

La Tesis de Nancy. Ramón J. Sender

Por fin salió el toro. Había en el ruedo más de quince personas, todas contra un toro indefenso. Y el animal no atacaba nunca a las personas-era demasiado humanitario y bondadoso-, sino solamente a las telas que tenía delante. Con toros que no atacan más que a la tela, cualquiera podría ser torero ¿verdad? Pero yo no lo sería a ningún precio, aunque se dice que hay mujeres toreras. Los americanos que estaban conmigo reaccionaron igual que yo. Tal vez porque en nuestro país todo el mundo toma leche y amamos a las apacibles vacas y sus maridos. Aquí sólo toman leche los bebes. Bueno tengo motivos para pensar que a Mrs. Dawson le gustan los toros. No me extraña porque es escocesa y cruel.

La Tesis de Nancy. Ramón J. Sender

En fin, ya veis que pasaréis buenos ratos. Hay tantos fragmentos que te hacen soltar la carcajada que no sabía cuál escoger. Eso sí. no dejéis de percibir la crítica soterrada y no tan soterrada a los “mitos españoles” de la época, y una vez “bien reídos”, mirad más allá de la hilaridad que provoca Nancy y poneos en su piel… y veréis como no da tanta risa (o si, que es bueno reírse de uno mismo y dejar de “españolear”, “alemanear”, “inglesear”, “australianear” o lo que sea… sin sentido del humor).

Os dejo el enlace a la edición que leí pues me resultó cómoda, aunque hay bastantes. Solo buscad

  • Editorial ‏ : ‎ Magisterio Español; Quinta edición (17 marzo 1989)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 321 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8426571344
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8426571342
  • Link de amazon : https://amzn.to/3xNWEo2

Chorrofantasía contra la Pandemia (Una Reseña Gaditana)

Buenos días/tardes/noches sean…

El VadeReto de este mes será… ¡Ahivá, que esto no es el Acervo!

¿Qué hago yo aquí, os preguntaréis? ¡Como sois pocos en el reondé, parió el grueso! (que la abuela está de vacaciones). Pues ná, que la Eremita me hizo un encarguito y uno, que es un mandao, no se ha podía negar. Además, me encanta este sitio, su jefa y sus adláteres. Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a soltar guita por aquí en lugar de hacerlo en los comentarios.

El otro día, mientras intentaba mantener los ojos abiertos y peleaba, denodadamente, contra la siesta tardía, la Eremita me espabiló del tó. Quería recomendarme un libro que estaba leyendo y con el que se estaba meando… de la risa, no seáis malpensaos. Me lanzó la carná, que se dice por aquí, y yo que soy de buen comé pues la atrinqué.

«¿Ská, mira, te quieres reír un poquito?» Empezó suavasito. Yo que el buen reír y el buen yantar lo llevo en la sangre, pues le dije que claaaaaroooo. Y ahí caí en su trampa. «Pues te voy a pasar un libro con el que se te va a caer la dentadura postiza. Y… ya puestos… ¿por qué no me haces una reseñita de él en el Reondé?»

Y aquí estoy. Lo siento por vosotros. Por favor, si me tiráis tomates, que sean con melva canutera.

Empecemos por el final. Iros al sitio de la Amazonia y compradlo que está mu baratito y un buen puñao de carcajadas no está pagao. Más con los tiempos que corren. Además si sois de unlimited está de gañote (gratis pa los de fuera).

¡Ya, ya voy!

El libro es “Grumo y Mosquito” y su autor Borja Alonso Alonso. Solo la portada ya son cinco puntos positivos. Obra de Lucía Gracia Salazar:

Antes de entrar en materia os pongo la sinopsis que el mismo autor tiene en Amazon:

«Un aspirante a genio criminal y su protegido intentan atracar una botica a punta de espada y ballesta. Sin embargo, la dueña del local —que es una veterana de guerra durazan— lo impide, alerta al vecindario y pone a la ciudad patas arriba. Mientras tanto, secuestradores y rehenes empiezan a darse cuenta de que tienen más en común de lo que pensaban.

»Grumo y Mosquito es un retelling de la obra de teatro “La Estanquera de Vallecas”, una novela corta ambientada en un marco épicodelirante y chorrofantástico a mitad camino entre la épica oscura y la colorida parodia de las novelas de fantasía.

»NO HAS LEÍDO NUNCA UNA CHORRADA COMO ESTA»

Con respecto al argumento ya está todo dicho. Si queréis saber cómo llevan a cabo el robo, lo que se encuentran, como lo guisan, como se lo comen y como termina el fandango, leed la novela.

Aparte de la magnífica ambientación, los ingeniosos diálogos y sus momentos delirantes, yo destacaría dos cosas de esta divertida obra. Primero, está muy bien escrita y se deja leer con facilidad y buen gusto. Además, tiene un humor desvergonzón, pero sin ser grosero ni frívolo. Todo lo contrario. Buenos golpes y mucho lío entre los personajes.

La Eremita llevaba toda la razón. Me he reído bastante con las locuras de estos locos entrañables y he llegado a soltar varias carcajadas, que dadas las horas nocturnas en las que leo, seguro que los vecinos piensan que me fumo las macetas.

En segundo lugar, aunque parezca, a priori, la típica comedia de enredos, bullas y disparates, Borja la lleva con mucho tino y arte hacia el conocimiento de los personajes. Como una bella obra de teatro, en este escueto escenario, el interior de la botica, viviremos momentos intensos, divertidos, adorables…  y también tiernos, íntimos e incluso filosóficos. Aquí radica, desde mi total y desautorizada opinión, el gran tesoro de la novela.

No voy a desvelar cuántos y quiénes son los aparecidos en la trama, pero como su propio autor los ha mencionado en su sinopsis y título, voy a hablar de los ladrones y la dueña de la botica.

Grumo y Mosquito son los arquetipos de la pareja pícara hispánica. Uno joven y otro “mucho menos joven”; uno alto y otro “mucho menos alto”; uno pasao de vueltas con la vida y el otro más inocente que encomendarme a mí un jamón pa que te lo cuide; uno ejerce de jefe, aunque manda menos que yo solo en mi casa con el perro, y el otro de aprendiz ufano en la profesión del buen mangar. Los dos forman una pareja deplorable, pero, quizás por eso mismo, entrañable y dicharachera. Cada uno intentará remediar lo irreparable a su manera y hacer lo imposible por salvar el pellejo del otro, pero con más corazón que cabeza.

El otro personaje mayúsculo es la dueña de la botica. Se hará la jefa incuestionable de la trama sin que podáis remediarlo. Con más años, que la careta de Tutankamón, es resabida, curtida en mil batallas y con un carácter que ríase usted de los sargentos de la legión. Grumo y Mosquito se las esperan felices por atracar a una vieja, pero ¡Qué vieja! Eso sí, no por ser más bravía que la niñera de Braveheart se hará odiar por los lectores. Todo lo contrario. Aunque sus tejemanejes con las hierbas y cafeces experimentales le hagan parecer una bruja, se convertirá en esa yaya huraña, pero ashushable, con la que nos gusta merendar por las tardes después del cole. (¡Jopé, No hace siglos de eso!)

El trío hará las delicias del personal. Tanto por sus peleas físicas y dialécticas, como por sus entendimientos de la vida. Que esta obra tiene mucha filosofía, como ya he dicho, aunque parezca solo un desvarío de mente escritoril. Son muchos los momentos en esta pequeña, pero intensa obra, en que te sentirás como si estuvieras con ellos encerrados en la botica divagando sobre el sentido de la vida.

Aunque no se especifica época durante la trama, el que habla, que ya en lugar de peinar canas intenta dispersarlas para que ocupen más espacio, ha creído ver indicios de “El Buscón” o el “Lazarillo de Tomes”, aunque también, como dice su autor, de “La Estanquera de Vallecas”. Me los he imaginado en esa España medieval dónde cada uno se ganaba la vida como podía. Como ahora, pero sin televisión e Interné. Aunque se habla de trasgos, demonios, gobernantes corruptos y opresores y…, eso, cómo ahora mismo.

En definitiva, una obra que merece mucho su lectura. Os hará reír, disfrutar y pensar. Su lectura es rápida, 77 paginicas del kindle, y además, como los convites, tiene las tres bes: buena, bonita y barata.

Quiero finalmente darle las gracias a la Eremita por la recomendación, y la invitación a este suicidio, y a su autor por regalarme el ebook para su disfrute. Espero no habé sío demasiao monótono y aburrío.

Cuidaros mucho, poneos la mascarilla por encima de la nariz, no seáis palurdos, y quedaros en casita leyendo siempre que sea posible, que hay muchos libros dónde perderse y vivir mil aventuras, sin peligro ni riesgo alguno.

Salud, cerveza y jamón. (bueno, zumito y tofu pa los protestones)
Jose Antonio Sánchez (jascnet.wordpress.com)

Datos del libro:
Título: Grumo y Mosquito.
Autor: Borja Alonso Alonso
Ilustradora: Lucía Gracia Salazar
Tamaño del archivo: 5.477 KB
Longitud de impresión: 77 páginas
Número 12 en los más vendidos de Amazon.
Enlace del libro en Amazon:
https://www.amazon.es/Grumo-y-Mosquito-Borja-Alonso-ebook/dp/B08D6F7YLJ/ref=sr_1_1
Cuenta del autor en twitter:
https://twitter.com/borradorcrisis
Web del autor:
http://www.borjaalonsoalonso.com/