Negro sobre Blanco

Ana de Blanco sobre Negro me impulsó a ser bloguera y me dió a conocer este mundillo, tutelándome y presentándome a las chicas y chico #Yincaneras. Gracias a ella comencé a valorar la novela negra de otra manera. El Redondal no sería sin ella.

Pilar La Eremita