La Puerta a un mundo de palabras ilustradas, y a veces, hasta ilustres. Te contamos sobre lo que leemos, vemos y escuchamos.

Plumas y Teclas

JESSICA GALERA, REBECA EGEA, DIANA BUITRAGO, RUBEN H. ERNAND, LA EREMITA

Categorías

Últimos artículos publicados

Noctea: El Imperio del Cuervo – Diana Buitrago

Con Noctea tengo que deciros que me ha sorprendido. Diana Buitrago escribe lo que yo llamo “Alta Fantasía” : con los ingredientes de los clásicos que tanto nos gustan a los amantes del género, las dosis justas de romance aunque ella se empeñe en destacarlo como tal en su obra, y acción, aventura y violencia sin pausas para respirar. A raudales.

Archivo del Blog


Entrevistas y Colaboraciones

HABLEMOS DE FANTASIA CON RUBÉN H. ERNAND

Hoy viene al Redondal Rubén H. Ernand, autor de la saga Grimdark El Trastorno de Elaranne, de dos de cuyos libros, La Primavera Ausente y La Corona Marchita ya os he hablado, pues me parecieron soberbios y a la altura de los autores consagrados.

Suscríbete para estar al día

Únete a 9.111 seguidores más

Anuncios

Comentarios recientes

  1. A quien le interese el tema, echadle un ojo al libro de historia de los vampiros de Nick Groom que…

  2. El vampiro que no es un vampiro 🤣. Yo también tengo ganas de que ocupe su lugar en la historia…

  3. Cómo se comenta más arriba, un artículo muy interesante, Diana. Me ha llamado poderosamente la atención la reflexión que haces…

  4. ¡Muchas gracias, Margari! Los vampiros tienen su encanto y también su culto. Algunos los adoran soñando con ellos y otros…

  5. ¡Muchas gracias! Siempre me han fascinado los vampiros, algo tienen que los hace especiales ante mis ojos. Seguramente, habrá más…


Anuncios

DESDE EL REDONDAL EN INSTAGRAM

Frases sabias de nuestros lectores
Hay libros en que el amorio (sin ser empalagoso ni único) es lo que mueve e impulsa la historia. En otras en cambio solo coexiste con el resto de la trama.

Rebeca Egea
La palabra “clásico” me recuerda a esta otra expresión “de culto”. El primero es más literario, el segundo más cinéfilo. Pero ambas parecen ahuyentar a la gente. Unos lo toman como coleccionismo y otros como reducido grupo de adeptos

José Antonio Sánchez